29 de julio de 2009

MORENA SÍ, ROÑOSA NO.

Siguiendo en la línea de mi primer y último post en el Canguro, hablaré de bronceado. Esta vez del natural (con matices). Es muy común en verano ver a la gente tumbada al sol horas interminables. Sí, parecen conguitos. Todos morenos, todos quemados. Yo soy fan del protector solar adecuado a cada epidermis. Éste no sólo protege la piel de quemaduras inoportunas y malignas sino que además ayuda a coger un buen tono de bronceado. El bronceado ideal, para mi gusto, no es ese marrón roñoso sino el dorado, el que a pesar del color, no hace perder luz a la piel. Con un protector solar conseguimos broncearnos correctamente pero hay algunos trucos que pueden potenciar el efecto de sol dorado en la piel todavía más. Mis propuestas para embellecer la piel en verano consisten en utilizar iluminadores específicos. Para el cuerpo hay un aceite dorado muy famoso, de Nuxe (Huile prodigieuse Or), que se vende en farmacias. Este aceite da luz y tono dorado a las piernas, brazos y escote. Lo mejor de todo es que se elimina con una simple ducha. La versión económica la venden en Mercadona bajo el, ya clásico, paraguas de Deliplus. La diferencia es que el de Nuxe es dorado y las partículas muy finas y el de Mercadona es bronce y con pigmentos más gruesos pero... si la economía no está para derroches la segunda opción es buena. Otra opción para el cuerpo consiste en añadir iluminador en polvo suelto (o el pigmento vanilla de MAC) a tu crema hidratante corporal. Ese pigmento es espectacular y finísimo. Si no tenéis el pigmento o polvos iluminadores sueltos, podéis añadir unas gotas de iluminador liquido (por ejemplo Le Blanc de Chanel). Para el rostro podéis utilizar polvos de sol con iluminador, iluminador liquido o, mi último descubrimiento y perdición, los iluminadores Shimmer Brick Compact de Bobbi Brown. Este producto contiene cinco barras de tonos brillantes, que combinadas iluminan el rostro al instante, aportando brillo en las zonas a destacar del rostro. Increíble pero cierto, llevan meses en el mercado y yo no los había probado... o sea... ¡qué mal!... Fuera de coñas... ¡¡¡¡¡son geniales!!!!! Os recomiendo el tono Bronzer (en dorados) para el verano y el de rosados para otoño-invierno, cuando la piel pierde toda la alegría. En fin... hasta aquí mi pequeña aportación de hoy. ¿Qué trucos utilizáis vosotros para alegrar el bronceado?

22 de julio de 2009

Neceser de verano, botiquín de emergencia

Hoy he pisado las rebajas por primera vez en este caluroso mes de julio. Quería hacerme con dos o tres sombras de Mac, aprovechando que me han pagado la corrección de una tesis. "Todo jornalero merece su salario", me dijo mi cliente mientras me alargaba el abultado sobre, y yo ya estaba pensando en invertir una parte "del mismo" en mi neceser de verano... así somos las mujeres. En Mac me estaba esperando la sombra Creme de Miel de la colección Honey Body... adoro el color del fruto de las abejas, aunque la sombra es más bien un dorado muy ligero, digamos un iluminador de subtono cálido... no tengo ninguna de este estilo porque en general huyo de las sombritas claras. También se ha venido conmigo la sombra Parfait Amour, ¡por fin! LLevaba meses pensando en este tono lavanda intenso. Y he repuesto la mítica Satin Taupe, el marrón grisáceo más favorecedor del mundo, un topo-humo que es todo un clásico en mi bolsita de las pinturas: estaba en las últimas y gritaba desde su agujero cada vez más amplio: "¡Reposición ya!" En total, tres sombras que van a ser el trío veraniego para vestir mis ojos. Como diría la Romana, del Foro Mac, "se me pegaron a las manos"... Luego, por sentirme menos frívola, acudí a la parafarmacia para hacer caja con ese tipo de productos que no son caprichos sino necesidades. He encontrado un bote de gel de aloe vera marca Grisi en tamaño viaje, de cien mililitros; un desmaquillador de ojos al loto azul de Klorane, que yo uso para toda la cara, y una barrita de cacao de labios al Cold Cream de Avene. Estos tres elementos constituyen mi particular bálsamo de Fierabrás, con ellos en mi maleta puedo viajar tranquila. Y a la vuelta de la esquina me hacía guiños el enorme mostrador de Sisley... y yo escuchaba dentro de mí la voz de mi diablillo custodio chillando: "¡necesitas una colonia en formato viaje!" Bueeeeno, dialogué con mi conciencia, si tienen la Eau de Campagne en el tamaño más pequeño, me la compro". La tenían, y con una crema perfumada a juego, o sea el colmo de la felicidad. La felicidad estaba, además, de rebajas; y costaba sólo 55 euros. P.S.: Los "chuaches" están sacados del blog y la web de culto para una beauty victim: Make up Geek y Temptalia.

6 de julio de 2009

Y AHORA YO....

Ciertamente alucinante. Una se dedica a escribir un blog y al cabo de un año se descubre con un montón de amigos interactivos que resultan ser reales. Yo soy Kitty, la autora de Mil Caprichos, y estoy aquí porque Adaldrida me ha invitado... ¡qué lujo! Me ha pedido que escriba de vez en cuando algún post delirante y consumista y yo, que me deshago como un bombón al sol en el mundo cosmético, le he dicho que si. Quizás os aburro pero pretendo traeros los productos que me llegan a casa desde las firmas cosméticas y que pruebo sin reparos en mi piel. Empiezo con un autobronceador no sin antes deciros que hasta hace poco era una auténtica detractora de los autobronceadores. Empieza mi aventura delirante y pijísima.... ¡o sea! Estée Lauder ha lanzado este verano una colección llamada Bronze Goddess. La colección incluye protectores solares, polvos de sol, base de maquillaje, agua colonia y, lo que nos ocupa, autobronceadores. Lo cierto es que los autobronceadores han producido repulsa en mi por un motivo muy sencillo: su olor. Una se aplica el autobronceador y huele a laboratorio incluso una semana después de aplicarlo, pero en este caso no es así: Una embriagadora fragancia envuelta en notas de Ámbar, Aceite de Coco, Vetiver y Sándalo. La nueva línea de autobronceadores para rostro y cuerpo de Estée Lauder proporciona un bronceado sin sol 100% natural. La colección incluye 4 autobronceadores con diferentes texturas (crema, leche o spray) para conseguir un bronceado inmediato y uniforme de la forma más cómoda. Cada una de estas fórmulas (excepto la fórmula en spray) incluye ingredientes como el polvo de Ámbar y la Mica que proporcionan a la piel un tono dorado radiante y luminoso. Los autobronceadores Bronze Goddess ofrecen un bronceado sin sol de intensidad media en menos de una hora. Y, si se desea conseguir un bronceado de mayor intensidad, se puede volver a aplicar cuantas veces sean necesarias. La experiencia: Ayer probé el autobronceador en mis piernas que, incluso después de un fin de semana al sol, seguían transparentes. Tengo un bronceado dorado en mis piernas que reflejan horas de sol en cálidas playas de Santo Domingo... pero sin sol, sin playa y sin República Dominicana. Lo mejor de todo es, si duda, el olor: Buenísimo al aplicarlo e imperceptible al día siguiente. Algunos consejos: Sea este u otro el autobronceador elegido os recomiendo hacer una exfoliante corporal, a continuación aplicar el autobronceador y dejar secar. Al día siguiente volver a aplicar autobronceador. Al cabo de una semana repetir toda la operación. No se qué opináis pero yo soy blanquita y con el calor del verano detesto los vaqueros así que el aliado vestidos de algodón fresquito y autobronceador me parece un lujazo. En fin... gracias por dejarme estar aquí. Acepto críticas y sugerencias. Todos los comentarios son pocos.