18 de octubre de 2009

En Madrid a favor de la vida... y de Nars

Fui a Madrid en un autobús repleto, el número doce de la flota, para manifestarme. No me gustan las manifestaciones políticas. Nunca me he movilizado en contra del PP, y mira que hay razones... Ni he gritado nunca consignas para derribar al PSOE, y más razones hay aún. Sencillamente, no me gusta gritar no cuando se puede gritar sí.
Escuché algunos aullidos de "Zapatero dimisión" y me puse triste: el asunto no es que Zapatero dimita sino que no mueran más niños y se agilicen los trámites de adopción, porque hay muchos padres esperando esos hijos que otros matan. Sí, matan. No puedo suavizar la palabra. Yo, como Miguel d´Órs, creo que el aborto es un crimen:
(...) En cada útero un Auschwitz, un Dachau, un Stalin,
un Fürer, un Vietnam, un Paracuellos,
un negro y ciego y fiero bombardeo.
(Miguel d´Ors, Lecciones de historia.)
Pero, a pesar del evidente cabreo monumental contra el gobierno que todos teníamos encima, (son ya dos añitos largos de crisis), la manifestación fue un éxito. Qué mas da que algunas cadenas suelten su ridículo "doscientos cincuenta mil", los periodistas siempre buscan en primer lugar la imagen, y la imagen habla por sí sola. De Colón a Sol era un bramido humano, una fiesta sin contenedores ardiendo, un sí a la vida y a la mujer. Porque nos manifestábamos a favor de la mujer, y ese es el motivo de publicar este post aquí y no en mi otro blog. De hecho, por qué no decirlo, estoy a favor de la penalización absoluta del aborto siempre y cuando la mujer no fuera nunca a la cárcel por algo que es un trauma y a veces un engaño lucrativo para muchos.
Y, como este es un beauty blog y la vida es una mezcla incesante, termino contando que me escapé un momento al corner de Nars en Goya. Allí mis ojos vieron la nueva paleta Esssential eyes, que es preciosa y la recomiendo vivamente, aunque yo no me la compré... aún.
La foto pertenece a Caipirinha, del foro Mac. La paleta trae la preciosa sombra Thunderball, gris plomo mate impecable para hacer ahumados. También la Galápagos, un cacao cobrizo con miles de tropezones brillantes. Y la fabulosa Ondine, ciruela suave, y la Nepal, un rosa tierno preciosísimo. Por último la Night star, que debo reconocer con honestidad que no pigmenta nada y se la podían haber ahorrado, y la gran sorpresa: una sombra en crema nuevecita que aporta una luz maravillosa al ojo. En total sale por cuarenta y cinco euros, una burrada dicho así de golpe pero una inversión si hacemos cuentas: una sombra mono de Nars cuesta veinticuatro, y un dúo, treinta y cuatro euros. Por sólo diez más nos ofrecen ¡seis! sombras y en un tamaño bastante generoso. Y hasta el 29 de Octubre tenéis un quince por ciento de descuento, también en Nars.
También vi las dos nuevas bases de maquillajes que son mágicas, me probaron la Sheer matte y me prometí que en diciembre, cuando llegue mi cumpleaños y se me haya terminado la Unifiance matte de La Roche Posay que estoy utilizando ahora, me haré con un ejemplar de esa maravilla embotellada.