29 de abril de 2010

Maquillaje provenzal

L´Occitane es mi firma bío preferida, pero por una extraña razón suelo quedarme embobada viendo sus expositores y luego no compro casi nada.
Y es extraño, porque me gusta aún más que Lush, y en Lush siempre compro cosas: champú sólido para el pelo, pastillas de jabón...
Es muy extraño, porque me gusta aún más que Korres, pero en Korres siempre compro cosas: esas deliciosas mantecas labiales con color de piruleta...
Y resulta muy, muy extraño, porque me gusta más que The body Shop, pero en Tbs siempre compro cosas: mantecas corporales, champú de plátano, tinte labial o el increíble bálsamo corporal de monoi.





De L´Occitane solo he conseguido llevarme dos o tres productos a lo largo de mi dilatada vida como compradora, pero han dejando honda huella. Y, por eso, hoy no hablo de Lush ni de Korres... hoy hablo de esta delicada firma.

L´Occitane es Francia, los campos de lavanda, las fragancias delicadas, la suavidad del talco y el aroma a limpio y a jabón. Toda esa feminidad embotellada flota en la tienda, con estanterías de antigua botica y el estilo impóluto de una alquimia que es artesanía. El trato exquisito de las dependientas, que te dajan ver, oler, saborear antes de ofrecerte ayuda, y un par de básicos que no pueden faltar en el tocador de ninguna mujer completan el cuadro.

Estos básicos son:
1) La crema de manos con un 20% de manteca de karité: uno de mis cinco imprescindibles. Su simple aroma empolvado, fresco y dulce a la vez, me pone de buen humor. El karité no necesita presentación: con la riqueza y suntuosidad que lo caracteriza, penetra en las manos nutríendolas, como una lluvia fina.

2) El bálsamo corporal Bebé y Mamá, con un packaging retro que enamora: una lata redonda de metal con las letras grabadas envuelve una pomada exquisita para la piel sensible del cuerpo...  Y, sin embargo, en este mes de abril, L´Occitane me ha sorprendido con... ¡maquillaje!
 La coleción Peony (fragancia + make up) ya está en la tienda de la calle Sierpes. Un perfume cuyo olor nos hace soñar, romántico con una nota floral de peonía importante, pero equilibrado con salida cítrica de pomelo y corazón cálido de almizcle... Un profesional lo explica mejor aquí.
La línea de maquillaje es paradisiaca. Cuenta con cuatro brillos labiales, todos en tonos rosados que a mí no me llaman la atención, pero sí he probado la textura y es suave y perfumada, riquísima. Cuenta también con tres dúos de sombras en tonos lilas, amarillos, morados... realmente bonitas aunque yo me he propuesto no comprar sombras de ojo en una temporada, tengo muchas y mis favoritas siguen siendo las de Mac. Los coloretes son hermosos, auque me sucede lo mismo con ellos: con mis preciosos coloretes de Nars tengo ya todo lo que quiero, y si alguna vez vuelvo acaer en la tentación... prefiero que sea con François.



Sin embargo, creo que L´Occitane aporta varios productos novedosos al panorama del maquillaje actual: para empezar, uno de los cuatro colorete, el llamado Hélène e inspirado en una peonía blanca y dorada, es uno de los mejores iluminadores que haya probado nunca yo. Que no me oiga Franc, pero me recuerda al famoso Multiple Luxor de Nars. Tiene ese acabado luminoso y cálido al mismo tiempo, color marfil pero con un rosado muy, muy tenue. Y cuesta 16 euros, no digo más.
En segundo lugar la firma acompaña su colección de maquillaje con dos brochas divinas, una kabuki gruesa para los polvos bronceadores Mine d´Or, y una kabuki pequeña para los coloretes. Cuestan en torno a 13 euros y valen su peso en oro.
Las barras de labios son frescas, hidratantes, transparentes. Al principio las veía muy ligeras, pero ahora su textura de gloss me parece un acierto, de cara al verano. Aunque me gusta mucho "Mme Louis Henry, de color rosa cobrizo cubierto de un oro envejecido", mi favorita es "Feu d'Artifice", inspirada en una peonía de color carmín con puntos dorados. En el envase parece un carmín granate muy llamativo, pero en el labio se vuelve dulce, un rosa frambuesa con brillos dorados casi imperceptibles, que hacen una boca acuarelada, mordida, como de niña buena que juega a ser mala. Adoro los rojos translúcidos, ¡me recuerdan a Liv Tyler!

La foto de la colección pertenece a este blog.

28 de abril de 2010

Cuando llega el calor...

Cuando llega el calor sudamos, nadamos, nos cansamos, bebemos litros de agua helada, guardamos litros de zumo de naranja natural en la nevera, nos premiamos al mediodía con una cocacola light que contenga una gota (¡solo una!) de ron añejo dominicano, comemos ensaladas de tomate con mozarella, compramos sandalias y pareos, nos cuidamos los pies, maldecimos el calor, bendecimos la luz.

LLega el calor y nuestra piel necesita cuidados especiales. Necesita protección, mucha protección solar. Y aquí comienza la odisea de todos los veranos, encontrar un spf 50 + que no nos irrite, que no engrase nuestra piel ni la deje blanquecina y pastosa, que no huela a playa y calor, ese aroma tan típico de los autobronceadores que detesto... Y con cada condición van cayendo por tierra diferentes marcas, Avene no, La Roche Posay tampoco, Clinique tampoco. ¿Qué nos queda?

A mí, al menos, me queda el Prep + Prime spf 50 de Mac: sólo por este producto deberían ponerle un altar a esta firma. Tiene textura de prebase que mejora la piel, la alisa y la suaviza. Es completamente transparente aunque con un velo sutil y sublimador, no huele a nada, no tiene aceites, no tiene alcohol ni perfume, aunque probablemente sí contenga algún tipo de silicona no comedogénica. Y... tiene un factor de alta protección. Ya sé que no es un producto de farmacia, y por eso hay quien no cree que funcione como fotoprotector solar. Pero los productos para el cuidado de la piel de Mac son impecables: su aceite desmaquillante es uno de los mejores del mercado, su exfoliante de cenizas volcánicas ha sido reseñado en multitud de blogs y revistas como la novena maravilla mundial y, por último, este cómodo frasco negro hace maravillas en mi pobre ser. Mi piel es problemática y exigente, y en ella funciona.

Así que no busco más, sobre todo porque Hawaiian Tropic no trae a España su famoso bloqueador solar oil free con spf 50. Para el cuerpo es una auténtica gozada el bote fucsia de esta casa: se llama Pink bites (mosdiscos rosas), huele deliciosamente a coco y tiene la protección corporal más exigente que he encontrado nunca.

En segundo lugar, necesitamos una crema de día ligera que nos refresque, a ser posible en formato gel. Para pieles grasas recomiendo el gel Azelac de Sesderma, que combate el acné, las manchas y las primeras líneas; para pieles secas, el gel-crema Glacier essence, de Sensilis, que contiene agua de glacial suizo. Y para pieles sensibles y reactivas como la mía, el hidra gel calmante de Carla Bulgaria Roses beauty, con un 95% de agua de rosas búlgaras, un poderoso calmante natural. Luego, por la noche, ya podremos volver a nuestros tratamientos nutritivos de siempre: Kelual de Ducray, Hidra calm de Ren o la buenísima y barata Código juventud de L´Oreal... Y, dos veces a la semana, la mascarilla de dulce de nube de Kenzoki.

El tercer cuidado imprescindible, cuando llega el calor, es un spray de agua termal. Refresca, clama e hidrata la piel en una bruma envolvente, un oasis en medio del verano. Me gusta especialmente el agua termal de Sauvignon de Caudalie. Mételo en tu bolso el veinte de abril... ¡y no lo saques hasta noviembre!

22 de abril de 2010

SORTEO +100 +30.000

He llegado a los cien seguidores y a las treinta mil visitas (o más) y quiero deciros ¡gracias! Me lanzo con este motivo a la moda de realizar un sorteo entre las seguidoras del blog: mi sorteo será discreto porque no me lo financia nadie, y para elegir ganadora mo usaré tecnologías punteras... O sea, sorteo "de andar por casa", para el que propongo las reglas que suelen seguir otros blogs: 1) La condición para participar es seguir mi blog y escribir un comentario en esta entrada: no se admiten anónimos. 2) realizaré el sorteo el siete de mayo, y publicaré el nombre de la ganadora en este blog. Inmediatamente después habilitaré la moderación de comentarios durante 24 horas, para que la ganadora pueda escribir su dirección de correo postal sin ser vista por ningún internauta. 3) Y ahora os presento el premio, que consta de tres partes: PARTE A: Mis tres productos favoritos de la marca de maquillaje NYX: Brillo de labios Megashine en el tono Lollipop, rubor en el tono Peach y jumbo (sombra cremosa en lápiz) en los tonos Lavender y Milk (o sea, dos jumbos.) PARTE B: Cinco muestras de mis cinco productos favoritos para el cuidado de la piel de cara y cuerpo: Muestra de la loción limpiadora Cetaphil, de la prebase con protección solar alta Prep + Prime spf 50 de Mac, de la mascarilla Dulce de Nube de Kenzoki y del bálsamo corporal de monoi Spa Wisdom Polynesia de Tbs. Por último, un sobre individual del baño blanco de loto de Kenzoki. PARTE C: un ejemplar de mi último libro, Las siete barbies solteras. ¡¡¡Suerte a todas!!! AÑADIDO: Ayer no pude conectarme, hoy abro y... ¡37 comentarios! Sólo quería aclararos un par de cosas. 1: Si no tienes un blog no es necesario que me sigas, es algo evidente. 2: si tienes un blog, estaría bien que me enlazaras, aunque no lo pedí de primeras porque me parecía que era exigir publicidad... Pero ya que dos o tres bloggers lo han ofrecido, respondo: claro que lo podéis hacer, y claro que está ¡recomendadísimo! 3: como veo que el libro interesa, añado al sorteo un segundo y un tercer premio: la segunda y tercera ganadora obtendrá un ejemplar cada una.

3 de abril de 2010

La prueba del algodón (Dulce de nube de Kenzoki)

Una semana entera utilizando los tres productos de Kenzoki que me regaló Alejandra han dado un gran resultado: Esta mañana estuve en una tienda de la calle Portales, en Logroño.

La tienda se llama Nueva Antiqua y la regenta una farmacéutica que vende cosmética artesana. Ya tengo su gel de aloe vera puro, sus polvos para los pies que en verano hacen magia y su Agua frutal de uva, una colonia fresquita de confección casera que huele a bodega en el mes de octubre... Estaba mirando sus productos para piel sensible, como hago siempre que entro en cualquier farmacia o perfumería, cuando la dueña viene hacia mí, me mira a la cara y me dice: tú no necesitas esa crema".

Cinco palabras mágicas que no había escuchado nunca, que nunca pensé escuchar. Normalmente, cuando me acerco a alguna vendedora lo que suele decirme es, con cara de horror: "¡qué roja, sensible y reactiva tienes la piel!" Cuanto más cara es la firma que la señorita representa, mayores son los aspavientos, lo he comprobado. Pero, muy a mi pesar, casi siempre las señales de alarma eran justificadas, muy justificadas. Hasta ahora:: mi piel está calmada, translúcida... Siempre tenderá hacia el fastidioso tono rosado, pero las inflamaciones, alergias y archipiélagos de granitos rojos han desaparecido.


La autora del milagro ha sido, sin duda alguna,la Mascarilla de Dulce de Nube. La crema de loto blancoes digna, hidrata y refresca la piel, pero la veo más normal, más parecida a otros formatos en gel crema que he usado antes: Glacier essence de Sensilis, por ejemplo, o Moisture Surge extra de Clinique. Sin embargo, teniendo en cuenta que entre sus componentes hay aceite mineral, (elemento peligroso), repito que es una buena crema.

Pero es que la mascarilla de Dulce de nube es una crema sobrenatural.
Su textura es untuosa y ligera al mismo tiempo, algo esponjosa, como las nubes de azúcar. Huele a dulce, a mimos. Es un olor que calma los sentidos e induce a la relajación. Hidrata en profundidad y no engrasa: esto es una gran sorpresa porque sus ingredientes son muy nutritivos: manteca de karité, manteca de cacao y aceite de camelina. Con esta misma composición una crema de Lush, por ejemplo, me hubiera destrozado la cara, pero esta delicia de crema incluso borró un par de granitos que tenía en la barbilla. Relaja, calma, llena de luz la piel. La he utilizado todas las noches y ya no sé vivir sin ella. Cuesta cuarenta y cuatro euros, y no me parece naaaada cara para la calidad que ofrece. La veo a la altura de La Mer: recuerdo que conseguí una muestra del Gel de la Mer que contenía siete gramos hace casi un año, cuando salió a la venta, y que me gustó mucho menos que esta mascarilla. La necesitáis todas y lo sabéis: yo la necesito, tú la necesitas, ella sin dudar la necesita.