31 de diciembre de 2011

Glossybox de Navidad: el lujo en caja roja.

 Desde Glossybox se han puesto en contacto conmigo para enviarme su cajita especial de Navidad, y sí que es especial: juzgad vosotras mismas.



Glossybox Navidad 2011
He leído en internet algunas críticas hacia estas cajas sorpresa, todas apuntan a lo mismo: pagar diez euros al mes por un puñado de muestras resulta excesivo.
Pero... ¿y si lo que ofrece la caja no son precisamente muestras? ¿Y si tres de las cinco sorpresas prometidas se presentan a nuestros ojos en su talla natural, es decir, en el tamaño real de su venta? Entonces estaríamos ante un ventajoso regalo y esto es lo que han querido hacer en estas fechas desde Glossyblox.
La caja brillante desprende más fulgor que nunca... Sobre festivas virutas de color abeto descansan cinco tesoros:

- Espuma de ducha de Rituals:
Amo esta firma, la crema corporal Honey touch se ha convertido en una adicción para mí. Glossy box nos obsequia con los doscientos mililitros de venta al público de este embriagador gel en un formato novedoso y muy placentero. El formato es muy parecido al de una espuma de afeitar... pero con un aroma nada masculino y una textura que se convierte en suave aceite. La espuma va fundiéndose en líquido y se desliza por nuestra piel envolviéndola, limpiándola e hidratándola. El aroma que desprende la espuma de la línea Zensation es  ligeramente dulce y fresco, ideal para saludar la mañana de un día laborable.

¿Lo compraría? Sí, por supuesto, aunque sin dudarlo compraría la espuma Yogi flow que huele a miel y a rosas como mi seductora crema corporal.
-Bálsamo labial Lip Care de Apivita:
La casa de farmacia griega ha creado los más deliciosos bálsamos labiales en formato stick, y he tenido la gran suerte de recibir el ejemplar endulzado con manteca de cacao. Ingredientes preciosos como la cera de abejas, el aceite de oliva y el karité se combinan con esta perfumada manteca para producir un auténtico volcán de hidratación y placer en nuestros labios. Huele a bollitos de la infancia, a chimenea, a puesto de castañas asadas. Y repara los labios rotos en menos de veinticuatro horas.

¿Lo compraría? ¡Sí! Ya no puedo vivir si él...

- Brocha Bionic Flat Buffer de Magic Coast:
Una marca de pinceles cosméticos que se llama Costa Mágica... promete. Y cumple. Esta brocha es la cosa más suave del mundo, pero también la más profesional. Tupida, de corte recto, ideal para aplicar maquillaje líquido o polvos... y suave, suave, suave. Su mango de madera y su delicadeza brutal a la hora de acariciar mi piel sensible me han hechizado.

¿La compraría? ¡Sí! Era lo que yo andaba buscando.

- Tónico hidratante de Murad:
El producto it de los laboratorios Murad, fetiche de numerosas celebridades, es un cóctel de ingredientes calmantes (agua de Hamamelis, manzanilla romana, infusión de algas rojas, estracto de pepino y estracto de melocotón),antioxidantes (lecitina de soja, polifenoles de uva y vitamina E), y exfoliantes (Sal Epson que exfolia y suaviza al mismo tiempo la piel, y ácido glicólico, que a sus
propiedades exfoliantes aúna virtudes anti edad, aunque puede irritar los cutis más sensibles.)
Viene en un formato de quince mililitros (en seguida recordé a Salander, ¡ideal para viajes! y trae dosificador.
Posee también su lado oscuro:perfume, colorante rojo y amarillo y una silicona aunque volátil.

¿Lo compraría?
No: contiene perfume y huele a perfume, concretamente las notas de melocotón y camomila hacen que me sienta como rociada con Petits et mamans de Bulgari... y hay muchas otras ofertas en el mercado que no contienen fragancia ni colorantes.

-Sérum antiedad Prevage de Elizabeth Arden:
Trae cinco mililitros de este prodigioso suero para pieles maduras que, obviamente, no es para mí.

¿Lo compraría? No... más bien voy a regalarlo.

Os deseo a todas un Feliz Año Nuevo, repleto de baños de burbujas, un buen sueldo que os permita comprar coloretes de Nars de vez en cuando, y esa felicidad que nunca podrá comprarse... ¡Que Dios os haga felices como Él solo sabe hacerlo!

28 de diciembre de 2011

Por menos de 7 euros... Springfield se anima con el maquillaje

Lo hizo la firma gigante H&M, con resultado desigual, aunque sólo por haber lanzado el esmalte de uñas Blue my mind merece una página con letras doradas en la Historia del maquillaje. Lo hizo también Blanco, creando un colorete en tono vino bastante bonito y un labial nude fabuloso. Ahora le toca el turno a Springfield...


Colorete Peach y sombra de ojos BlueBlack, de Springfield, 4,95 euros c/u
(no, con los nombres no han arriesgado, desde luego.)

El hecho de que una cadena multinacional que vende ropa a buen precio lance en sus tiendas una gama de maquillaje low cost con mayor o menor fortuna es ya toda una tradición, y esta casa, que siempre me había llamado la atención por sus estupendos bolsos unisex en lona y en formato bandolera, ha hecho una buena inversión.

El maquillaje Springfield sólo se encuentra en las tiendas de hombre y de mujer (la marca posee muchos locales de ropa únicamente masculina), y el precio se declina en dos modalidades: rubores, sombras de ojos, lacas de uñas cuestan cuatro con noventa y cinco euros, y los brillos de labios aptos para la disco cuestan seis con noventa y cinco euros. También ofrecen sets de varios productos y tríos de sombras ahumadas por nueve con noventa y cinco, y actualmente poseen una golosa oferta: si compras tres productios de la primera gama, te cobran solo dos. Creo que los precios no pueden ser más competitivos..., y la calidad sorprende.



El colorete Peach: abajo sin difuminar, arriba muy difuminado

El rubor destaca por su textura, fina y delicada, y por la coquetería de su envase, de cartón recio y un femenino estampado floral del color del algodón de azúcar. Su contenido regala a las mejillas un tono encendido, sano, un melocotón que tira a naranja suave. Se trata de un color sólido, carente de purpurinas, pero con acabado suave y jugoso, nada mate. Me encanta, y es difícil que me guste un colorete de gama baja. Pellizcar tus mejillas con este blush es como tomar una bocanada de aite campestre.

La sombra de ojos es intensa, metalizada, pigmentadísima y de un color electrizante: el azul noche que tanto me gusta. Se trabaja muy bien gracias a su textura sedosa, pero la duración falla, como era previsible. Nada que una buena prebase no pueda solucionar.


Gloss con luz incorporada, 6,95 euros.

Pero sin duda lo mejor de esta nueva propuesta es el brillo de labios de inspiración disco, que Springfield pone a nuestro alcance al bonito precio de 6,95 euros. El gloss con espejo y luz incorporada en el envase era hasta ahora coto exclusivo de marcas sofisticadas al estilo de Model Co, accesibles sólo en prestigiosas tiendas nicho, que por un desembolso no inferior a veinticinco euros ofrecían esta pequeña extravagancia.


Crazy, en una de mis fotos borrosas... 

Crazy es un tono rosa vibrante, con destellos azules y glitter plateado. El gloss posee una textura láctea y translúcida, que aporta muchísima luz al rostro. Una luz que no solo procede del labial sino también de su tapón: al aplicarlo con el pincel ilumina tus labios con una luz fría y azulada, muy propia de discotecas, que hace muy fácil la aplicación en lugares donde... brilla la nocturnidad y la alevosía.

22 de diciembre de 2011

Uñas de fiesta

Se acerca el final de año. Nochevieja tiene color de plata con lentejuelas, de verde esmeralda brillante, de champán dorado... y de felicidad con un punto de nostalgia que espantamos lanzando serpentinas al aire.
Puedes salir a quemar la noche, reservar un cotillón exclusivo, saludar el nuevo año en una isla... o llenar de confetti el salón, rodeado de tíos, primos y abuela que han deglutido las uvas al buen tuntún y se ríen viendo los patéticos cantantes de medio pelo que ha enlatado la tele porque no hay presupuesto para más... Y salir al balcón para pelarte de frío mientras escuchas los chisporroteos de cohetes como un vals de fuego.

Esta última es mi opción siempre.

Nail patches Navidad 2011 by Sephora

Pero lo que nunca falta en mi Nochevieja es un vestido bonito, purpurina en los ojos y unas uñas de fiesta. Este año me enfundaré en un traje verde de talle alto y pailletes, magnífico, aunque no posea ese matiz esmeralda o mar que es mi última obsesión (ved este magnífico post de Lu by Jane).

Y en el tema de la manicura, este año lo tengo muy fácil... Los nail patches de Sephora son uno de mis grandes descubrimientos del dos mil once que comienza a alejarse ya, y  para la Navidad que ya asoma, estos almacenes nos ofrecen increíbles uñas en dorado viejo, o en plata y negro a rayas diagonales, que desprenden miles de destellos diminutos y visten tus manos de burbujas... ¡salvajes!

19 de diciembre de 2011

Más regalos de cumple: mis amigos poetas (entrada personal)

Nunca pensé que asomarían aquí mis amigos poetas, en este blog que intenta hablar desde la poesía, sí, pero deteniéndose siempre en las pinturas..., armas de colores que empuñamos las damas, y que a ellos hasta ahora parecía no preocuparles.

Cremitas perfumadas y poéticas

Pero la amistad es una poción mágica que nos saca de nosotros mismos y nos hace disfrutar con lo que disloca y enamora a la persona amiga... Ésa y no otra fue la causa de que el aguerrido Lord Scutum se presentara en mi casa con un coqueto tarro de caramelos perfumados de Crabtree & Evelyn, ¡una lujosa marca nicho de la cosmética inglesa más in!
Pablo, que había traído un hermoso panetonne y la ya mítica botella de Bombay Sapphire, miraba los caramelos preguntando, ¿estás seguro de que se comen...? ¿No serán jaboncitos para el baño...? Pero sí, eran bombones, cosmética dulce y refrescante con un intenso sabor a lima.



Mini mundos...
Cuando Lord Scutum me entregó su segundo regalo, supe que hay cosas que no cambian: esta rara fotografía, bella y difícil como una historia de amor, es obra de un artista sevillano que se dedica a doblar negativos de modo artesanal... y realiza instantáneas esféricas de una hechizante Sevilla azul. El anónimo artista ha bautizado sus fotografías como "Mini mundos", y mi amigo me ha regalado una serie de cuatro mini mundos en los que aparecen rincones que, como el puente de Triana o los Reales Alcázares, fueron claves en nuestra amistad.

...Momentos después, Joaquín atravesó el umbral de mi puerta ofreciéndome con timidez ¡una bolsa de regalos de The Body Shop! Eligió la manteca y el exfoliante corporal con aroma a fresa, es decir, uno de los olores más golosos y apetecibles de la tienda, un revival olfativo de mi infancia que me lleva de la mano a los pastelitos de la Pantera Rosa y al escalofrío de fresa ácida...

De las mantecas de The Body Shop he hablado aquí y aquí. Mis favoritas son la de arándanos que fue edición limitada, y la de limón dulce que es sutil y femenina. Proporcionan una hidratación intensa, rica, prolongada en el tiempo y repleta de un olor inconfundible, muy duradero también. Son la solución de los codos rotos por el frío, de las piernas que pican por culpa de la sequedad extrema... hablamos de una crema grasa y confortable, con aspecto de mantequilla batida: de consistencia firme y apariencia brillante y lisa.
El exfoliante de TBS era una novedad para mí, por lo que agradezco mucho el regalo: es un gel transparente que al contacto con el agua hace espuma por lo que puede utilizarse como jabón de limpieza intensiva. El goloso aroma permanece en la piel durante toda una jornada, y las partículas que contiene son diminutas y nada agresivas, de un vivo color rojo.


El poema, as always...

Sin embargo, la fiesta terminó con otro regalo de siempre, una preciosa tradición cumplida: mi amigo, el poeta Jesús Beades, entregándome un poema inédito y manuscrito en una preciosa cajita de cartón pintado.

P.S.: Si quieren ver los regalos del pasado año, hagan click en mi otro blog. Y este es un proema que habla también de regalos.

17 de diciembre de 2011

Regalos de cumple, Deseos de cumple

Ayer fue mi cumpleaños.
El primer regalo que he podido disfrutar es celebrarlo en Sevilla: ver el adviento iluminado junto a mis padres, reunir en mi antigua casa a mis amigos, regalarme una mañana en mi peluquería de toda la vida y descubrir que la calle Sierpes huele deliciosamente a jabón... pronto os hablaré de Lush.
Durante esta encantadora semana de vacaciones estuve en Madrid, merendando con la poeta Amalia Bautista y dejándome hechizar por los pinceles de Franc Delgado, de Nars Goya. Y en Salamanca, recitando poemas en el Palacio Anaya, en el Aula Magna de Filosofía. Y en Algeciras, conociendo la casa de mi amiga Merl, con chimenea y vistas al mar.
Y, ayer, en Sevilla. Ayer llovieron regalos:


Anillo en plata con baño de oro rosa, de Aristocrazy.
Lástima que la foto no dé más de sí...
 El primero que os muestro me lo compré yo misma en Madrid, pero con dinero paterno. LLevaba meses deseando conocer la joyería it del momento, Aristocrazy, situada en plena calle Goya... No me defraudó. En palabras de la dueña de Azul de mar (ya sabéis, la tienda de la calle Francisca Moreno que me entusiasma y en la que compré una mullida bufanda para el frío), es la joyería clásica de siempre, (pulseras de eslabones, la elegancia de los tres oros)... pero con un toque glam de sofisticación a la moda. Y, al trabajar en plata con distintos baños de oro amarillo o rosa, los precios no se disparan. El anillo en forma de hoja me costó 69 euros.



Frutas para coleccionar...

En mi familia coleccionamos frutas de mármol italiano, y en cada viaje a Roma conseguimos un nuevo ejemplar. Mis padres viajan a Italia una o dos veces al año por motivos de trabajo, y de su última escapada es este apetitoso par de cerezas, que decorará mi casa en La Rioja... ¡es el comienzo de una nueva colección!

Mis amigas del trabajo me han regalado un magnífico doctor bag de tela acolchada en un electrizante color ciruela: en él cabe un mundo abreviado y parece el bolso de la Mary Poppins, pero con bolsillos que lo convierten en un cubículo agradable.

Otro regalo que ha arrancado lágrimas de emoción a mis ojos es... ¡La película The Holiday! Mi amiga Inma no solamente es atenta lectora de mi blog, sino que, además, me ha explicado que Blue Ray significa "Alta definición", y ha aderezado la entrega del paquete con mis popias palabras: no es por Jude Law... ¡es por Kate Winslet!
La deliciosa película Sweet Home Alabama: otro detallazo de mis padres, conscientes de mi tenebroso lado pink. Y la serie de la BBC "Daniel Deronda", basada en una novela de George Elliot: cortesía de mi amiga Ana, conocedora de mi pasión por las novelas del siglo XIX y las series de época.




¿Quién no desea este sérum...?

Y mi tía Eva me ha pedido que le haga una lista de deseos para mi cumple y Navidad (desde aquí quiero decirte que te adoooro, eres comestible.)

- Me encantaría probar el nuevo sérum Idealist Even Skintone Illuminator de Estee Lauder: ilumina la cara, corrige rojeces y es libre de aceite, ¡está gritando mi nombre con letras luminosas! Aquí tenéis una sansacional reseña firmada por Kitty, de Mil Caprichos.

- Y me encantaría tener de nuevo el bálsamo corporal de monoi Spa wisdom Polynesia, de The Body Shop: durante mucho tiempo fue mi crema corporal favorita, agoté como cuatro tarros... y este post de Pilar me ha despertado nostalgia, ¡la necesito para vivir!

Y la lámpara de Aladino ya no da para más. Gracias, gracias, gracias.

8 de diciembre de 2011

Bésame mucho: hoy, Kate Moss para Rimmel

En esta ocasión creo que viene de perillas ese refrán que tanto gusta a los periodistas y disgusta a los poetas: "una imagen vale más que mil palabras"...
Sin embargo, voy a intentar explicar con palabras por qué me enamora este rouge que ha sacado a la luz Rimmel London con el sello y la ayuda, mucha o poca, de la modelo inglesa Kate Moss.

Kate Collection Long Lasting Lipstick de Rimmel, nº1

El tacto del envase: satinado, mate y limpio a la vez. Tus dedos se deslizan por él con infinito deleite, volviéndose suaves y sedosos. El diseño, minimalista y sofisticado al mismo tiempo, el logo en forma de corona marcado en relieve en la tapa frontal, el clic metálico estallando en tus oídos... todo llueve de la misma manera y te dirige a un mismo objetivo final: el de disfrutar en el cotidiano instante, rápido o laborioso, de subrayar tus labios con lápiz rojo...

El aroma que desprende la barra de labios: un olor que conjura tu niñez, tardes de navidad caminando por calles encendidas y los bolsillos repletos de piruletas en forma de corazón rojo. Todo lo rojo y dulce que hubo en tu infancia te invade al abrir este pintalabios que huele a frutilla, a gominolas de grosella, a caramelos Drácula.

El color que brilla, que roza tu boca para sublimarla. Un color rico, duradero y muy cremoso. Un rojo clásico, rojo Lipstick que guarda, sin embargo, al fondo un matiz afrutado, como de fresa encendida. Es ese subtono el que hace que tus dientes brillen también, tornándose más blancos.
Un matiz que encuentra el perfecto telón de fondo en el tono pálido pero elegante de la BB Cream Au Ginseng de Erborian y en el color ciruela con chispa dorada del colorete Pommegranate de Sleek, fabulosos compañeros.

El precio: 6,26 euros en los almacenes Bodybelle.

Y el buen hacer de la firma Rimmel, cien por cien brittish, cien por cien low cost. Una casa que sacó al mercado el primer maquillaje en mousse con efecto refrescante para el verano, que reinventó el nude en su mítico labial Asia, aportándole un toque dulce como de natillas... ¿puede equivocarse?

6 de diciembre de 2011

Carta a los Reyes Magos (I). Whislist de deseos Fnac

Fnac organiza un concurso para bloggers en el que nos pide que expongamos nuestro más anhelados deseos... por un valor inferior a 2012 euros. Señores de Fnac, les voy a salir baratita, pero aún así, allá voy.

Cuando pienso en Fnac, se me vienen a la cabeza mil imágenes de películas y discos, para mí esta tienda significa cine y música... y una tarde inolvidable con mi tía Ana que venía a visitarme a Sevilla y se quedó extasiada, y estuvimos horas sin fin escuchando música de bandas sonoras en los auriculares que estos almacenes ponen a disposición del público...
Lo que intento decir es que en esta lista de deseos para el Rey Baltasar no encontrarán wiis ni playstations, y sí mucho disco digital para recreo del oído y la vista... por eso lo de los dos mil doce euros me suena a algo lejanísimo.

Empiezo.


Inolvidable Rachel... Adorable Ross

Pack Friends: Colección completa (Edición 15º Aniversario) Cuesta 84,99 euros (¡tooooma ya!), así que si mis reyes magos particulares me están leyendo, debo decirles que en realidad con una temporada me basta. Pero, como aquí se trata de sueños y dos mil doce son dos mil doce (sueños), pues incluyo este pack de lujo enterito.

Esta serie la he visto muy a salto de mata: de verano en verano. Me lleva de la mano a Maestu, al mes de agosto con mis primas rodeadas de revistas y horas libres, vestidos frescos de cuadritos vichy... y la tele vieja de la cocina vasca irradiando imágenes de Ross, Rachel, Monica...A lo mejor ahora me defraudaría, qué se yo..., pero me gustaría tener esta serie para echarle un ojo en el home cinema, la verdad.

Pack El ala oeste de la Casa Blanca (Serie completa)  Cuesta 86,99 euros... vuelvo a decir que con una temporada me conformo, aunque las temporadas de esta maravillosa serie vendrían a ser como las patatas Lays... ¿a que no puedes comer solo una...?
Sin dudarlo ni un minuto, mi serie de televisión favorita. Los actores, los personajes, las tramas... pufff no hay nada que no me parezca irresistible. Éste es un deseo auténticamente friki, ya que si he de ser sincera, debo confesar que ya he visto las siete temporadas... ¡pero quiero repetir!


Bob Saget... provocando cataclismos

Y antes de terminar el apartado series, tengo que mencionar la inolvidable Padres Forzosos de la que me emocionaría poseer alguna temporada... pero no la he encontrado en Fnac. Esa serie es mi niñez embotellada. Y mi despertar hacia lo que pudiera llamar la contemplación de la Belleza... masculina. Todas mis amigas (teníamos doce y trece años) andaban locas con el tío Jessie... ¡y a mí me chiflaba Danny, el padre! Era tan sonriente, formal, elegante y con esa nariz grande y recta... Ayyy.

Dejadme tres minutos para reponerme. Ya. Sigo, con las películas que desearía tener. Por cierto, llevamos 171,98 euros, si al final voy a llegar al límite del presupuesto (y todo...)

Delicioso Sergio...

Película Deliciosa Marta, de Sandra Nettelbeck. Solo cuesta 5,99 euros y... ¡me encantaría tenerla! Creo que la visionaría una y otra vez solo por ver a ese impresionante Sergio Castellitto. Qué alegría, qué delicadeza tan brutal, qué virilidad tan limpia rebosa... Y también tiene una importante nariz: eso es ser fiel a lo que llaman patrón de preferencias, supongo.

Película The Holidays, de Nancy Meyers. Cuesta 9,90 y no, no penséis mal... ¡no me gusta Jude Law! Me gusta Kate Winslet, me gusta el guión, me gusta la música, me gusta la peli. Satisface mi lado pink, que en navidad se agudiza. Y, hablando con uno de mis tíos que es bastante exigente en cuestiones cinematográficas, me dijo que le parecía una película muy agradable. Respiré aliviada. No estoy tan enferma, al fin y al cabo. Y quiero esta peli.



Er... olvidaba decir que el que me rechifla es Rufus Sewell

Película Creemos en el amor, de Jean Negulesco: cuesta 5,99 euros y la quiero sí o sí. La recuerdo como una de las pelis más deliciosas que haya visto en mi vida. Creo que el título original era Tres monedas en la fuente: tres americanas llegan a Roma y encuentran el amor... sublime, pícaro, doloroso... ese que te deja sin respiración. Las imágenes de la bellísima capital italiana, tanta agua bullendo y la música de fondo contribuyen a inflamar mis deseos. Quiero esta peli.


Amo a Kenneth Brannagh. Ahí dejo eso.

Película Mucho ruido y pocas nueces, de Kenneth Brannagh. Cuesta 17,99 en versión Blue Ray que no sé qué significa. La amo. Qué peliculón. Desprende alegría de vivir, poesía, ligereza y hondura al mismo tiempo. La fotografía, los racimos de uvas, la música... Patrick Doyle es el genio de la lámpara de Aladino. ¿Habéis escuchado Sigh no more, ladies? Es tan serena y feliz, tan repleta de gozo, que estremece.


...Y por último, para regalar, porque yo ya tengo la dicha de disfrutarla...


Que levante la mano la que no soñó nunca con Mr. Darcy...

¡¡¡La fabulosa serie de Orgullo y prejuicio de la BBC!!! Cuesta 29,99 euros y viéndola me enamoré más aún si cabe de Colin Firth... y de las novelas de Jane Austen, anque mi preferida sigue siendo Emma, y desde aquí declaro mi arrebatado amor por Mr. Knightley como personaje y por Jeremy Notham como actor.
Pero Colin Firth como Mr. Darcy es también impresionante. Brilla. No sé si habéi´s escuchado una anécdota muy comentada en internet que cuenta que un médico ha tenido que prohibir a una abuela inglesa el visionado de este film... porque al llegar a la escena del lago, a la señora ya centenaria le entraban taquicardias ¡y le subía la tensión!

Me he portado muy bien. Presupuesto, 241,93 euros.
Señores de la Fnac, esto es lo que deseo... ¡y que traigan a su hermosa tienda un pack de la inefable serie Full House! Y, si quieren ganarse el cielo y el fervor de una hobbit pija, traigan también un disco de Patrick Doyle que incluya los temas Sigh no more Ladies..., ¡y Non nobis, Domine!

Atentamente,

Adaldrida.

2 de diciembre de 2011

El Hallazgo de Noviembre: Línea capilar Aussie. La fierecilla domada.

En Noviembre no he hecho muchas compras: tenía un pacto conmigo misma que solo me atreví a romper ante la preciosa colección de los vampiros de Essence... y ante mi pelo ingobernable.
Últimamente, mi cabello anda pidiendo a gritos una buena poda, pero me negaba a entrar en cualquier peluquería y decidí resistir estoicamente hasta viajar a Sevilla y ponerme en manos de Meli, mi media naranja en cuanto a diseño capilar se refiere. No quiero llorar en cualquier otro salón.

Esta decisión tiene, por supuesto, sus esclavitudes y riesgos. Cuando deseas o tienes que mantener tu cabello largo debes cuidar las puntas e hidratarlo... y mi pelo estaba seco y aborrascado, enfadado con el mundo.

Champú Frizz miracle, 5,90 euros

Encontré la gama Aussie al completo en el Bodybelle de Gran vía, en Logroño. Había oído hablar de esta marca en Secondo me. No son productos baratos, pero son mucho más naturales que cualquier línea capilar comercial, poseen algunos ingredientes de gran calidad en su fórmula y prometen... ¡un milagro!
La pícara autora del blog Beau Coquette comentaba que si todos los australianos cumplen sus promesas como lo hace esta firma australiana... ¡ella viajaría a las antípodas para buscar novio! Y ahora que he probado su champú anti encrespamiento, esta frase ya no me parece hiperbólica.
La línea Frizz miracle contiene un ingrediente autóctono de esas tierras llamado "hojas de goma azul". En el bote se nos advierte, muy al estilo desenfadado de Lush, que estas palabras pueden sonarnos a cuento chino, pero se nos invita a probar... ver y vencer.

Y yo probé, vi los resultados y quedé rendida ante este champú que contiene 300 mililitros y huele a... puré de plátano.
No contiene siliconas, y entre sus ingredientes encontramos, además de los previsibles sulfatos que hacen espuma y el propylene glicol que a mí no me hace ningún daño, jugo de aloe vera, glicerina, magnesio, estracto de aucalipto y aceites esenciales para perfumar la mezcla.

Dejó mi pelo limpio, suave, flotando a mi espalda, con las puntas caracoleando como describe Pilar
Abandonas la ducha... te secas el pelo... te miras al espejo, cepillo en mano, y... ¡crees que acabas de salir de la peluquería!