30 de marzo de 2012

Mi primer look uñil: uñas barrocas para un concierto

¿Habéis escuchado alguna vez la guitarra mágica de Pablo Sáinz Villegas? Genial guitarrista riojano para el que la música es un idioma universal...





No son palabras bonitas ni una tesis apolillada. Pablo Sáinz Villegas ha fundado un proyecto impresionante: El legado de la Música sin fronteras, en colaboración con la Fundación para la Protección de la Niñez en Tijuana (México). Su oficio es emocionar: ha conmovido tanto a señoras enjoyadas entre los tapices de un auditorio como a muchachos de uno de los institutos más turbulentos de Nueva York.

Tuve la oportunidad de escucharle, en un concierto que ofreció en el Riojafórum: allí la maravilla absoluta, la belleza con los ojos cerrados.  Para ese concierto, decidí sacar a pasear mi creatividad y maquillar mis uñas de un modo distinto. Y no utilicé un alegre rojo o un fucsia primaveral: iba a un concierto nocturno y decidí llenar mis manos de oscuridad dorada y barroca.



Luz artificial



Quise estrenar el oscuro y brillante dúo de Essence "Ticket to show" para envolverme en la noche y en la embrujadora música: porque Bach lo vale. 

Este esmalte se compone de dos fases: la primera es sólida y muy oscura, casi negra, y bailan en su superficie mil burbujas de color verde botella que apenas se vislumbran. La segunda es glitter líquido, sin más. Dorado y verde oliva, y verde musgo, y chispeante como el cielo de abril. Si se superponen ambos, tenemos una laca llena de misterio y alegría.


Luz natural




Detalle para Lili and Kors


Logré el matiz barroco al sustituir en una uña de cada mano la fase de glitter por el craquelado de Isadora en tono Gold Bomb, un oro viejo y brillante, de porcelanas chinas, de joya vintage curtida por la pátina del tiempo.

28 de marzo de 2012

En Logroño: Nueva Antiqua se reinventa

Nueva Antiqua: la magia de la calle Portales, en Logroño, concentrada en un local. Tienda en la que se respira calma. Tienda que huele a bodega en el mes de octubre. Aire vintage mezclado con ráfagas de minimalismo. No en vano, detrás de sus paredes de piedra hay un laboratorio y una farmacéutica, Beatriz, que trabaja día y noche inventando magistrales fórmulas... Cosmética pegada al terruño, cosmética artesana. Cremas con todo el poder de la vinoterapia.


Nueva Antiqua + Enoregalo

La mujer que atendía esta Arcadia en medio de la ciudad se jubiló a final del pasado año, y lejos de languidecer por falta de continuidad, Nueva Antiqua se ha reformulado y reinventado gracias a Amaia, una chica joven llena de energía creativa y dueña de una idea genial: Enoregalo.
La tienda sigue ofreciendo las fantásticas cremas de Nueva Antiqua... entre un mar de broches de fieltro en forma de racimos de uvas, piruletas con el mismo motivo, bolsos y anillos con delicioso sabor retro. Al igual que la línea cosmética, todo posee un marcado poso de artesanía.


Camiseta de la Calle Laurel


¿Un ejemplo? La mujer que elabora los broches de fieltro es la orgullosa madre del chico que diseña esta original camiseta: amarilla, cómoda y con el mítico cartel de nuestra mítica zona de pinchos estampado en su centro.



Cremas y collares...


Anillos y bolsos...


Embruja la mezcla de gustos distintos, clásico, preppy, hippie o incluso étnico, que flota en la tienda. Podría congregar en un minuto a un chico repleto de tatuajes y a su adorable abuela, repleta de perlas.  Cuando ves capazos de mimbre saludando la tímida primavera, el flechazo comienza a tomar cuerpo en tu mente.
Y cuando Amaia te anuncia que la camisa de diseño exclusivo cuesta diez euros, que puedes encontrar anillos extraños y hermosísimos por menos de ocho euros... lo sabes: acabas de aterrizar en tu tienda.

26 de marzo de 2012

Spaced, la nueva colección de Lola Make Up

Si quieres conseguir unos ojos limpios y sofisticados al mismo tiempo, no existe mejor forma de hacerlo que utilizar una sombra de ojos de color blanco plata, un tono glaciar que se puede templar con rubor y labial frescos y naturales.
Si quieres abrir tu mirada en un golpe, en un truco de prestidigitador (tris tras, ni lo ves ni lo verás), nada como utilizar un lápiz blanco metalizado en la línea interior de tus ojos.
Si quieres que tus mejillas luzcan salvajes y tiernas, con rubor campesino, nada como teñirlas de un rosa rojizo, que tenga la lozanía de los tonos rosados y la picardía de los rojos alegres.
Y si quieres que tus labios se parezcan a tus propios labios pero mejor, que semejen una boca jugosa,  festiva y en calma ala vez... prueba una barra de labios hidratante de color labio mordido pero en su versión más suave y vespertina.


Colección Spaced Primavera 2012 de Lola Make Up

...Y, si quieres conseguir todo eso a la vez... la colección Spaced de Lola Make Up es para ti.

Estos cincos productos de la nueva edición limitada de Lola para esta primavera aterrizaron en mi casa, vía correos. La sombra de color azul eléctrico terminó en el neceser de una de mis tías, pues pese a que su tonalidad vibrante me hacía guiños sé que, al final, criaría polvo en algún cajón de mi tocador.
Por el contrario, el labial, el blush, el lápiz y la sombra han vestido mi rostro a lo largo del fin de semana, y siguen siendo apuesta segura en este soleado lunes. Cuando puedes aplicarte el mismo tono, con más o menos mesura, un viernes por la noche y un lunes por la mañana, es el momento de proclamar la versatilidad de ese color.



Mejillas y labios en rosa rojizo

La joya de la corona en esta nueva entrega es la sombra plateada, de un plata claro, de cuento de hadas o viaje a la luna..., pero mis ojos se volcaron en el primer momento en el colorete y el labial. La barra de labios Soft embrace es generosa, hidratante. Es suave y "abrazable" como indica su nombre: rosada pero con un matiz cálido. Regala un efecto mojado y un tono rico y duradero a nuestra boca. El mismo efecto consigue el colorete, que clona el esplendor de las manzanas de cuento en nuestro pómulo.



Spaced

El kohl es automático, de mina blanda, y se desliza con delicadeza en el interior de nuestros ojos, aportando una luz metalizada. La sombra es cautivadora: recuerda a la mítica sombra Cloud de Stila que conseguí en París; como ella posee poderes ocultos. Si se aplica sobre un trazo negro, la anodina línea de kohl tradicional cobra vida, se vuelve centelleante y metálica. Pura magia espacial.

22 de marzo de 2012

¿Tinte y permanente de pestañas...? Gracias a Alicia Cadarso, ¡sí! (Y mi primer look con la Naked2 de Urban Decay)

LLevo mucho tiempo cansada de mis pobres pestañas.
Conozco a mujeres que poseen pestañas cortas, conozco a mujeres que poseen pestañas rubias... ¡pero ninguna de las mujeres que he conocido tiene unas pestañas tan invisibles como las mías! Es desesperación cosmética pura y dura lo que se apodera de mí cuando cualquier rímel, desde Kiko hasta Dior, termina por decepcionarme, y acabo confesando con tristeza a la fallida "pestañina"... ¡no sos vos, soy yo!
Hace unas semanas conocí a Alicia, dueña del salón de Estética Alicia Cadarso, situado en la peatonal calle Juan XXIII de Logroño. Gracias a ella sé que, además de cortas y muy rubias... ¡mis pestañas están metidas hacia dentro! Y ésa es la causa de todos mis males oculares.
Alicia me aconsejó permanente + tinte... y yo me dejé hacer. Ayer compartí con ella unas horas de relajación y una nueva mirada.



Pestañas negras y alzadas... ¡por fin!

En primer lugar aplicó en mis párpados pegamento fisiológico para adherir el rulo a la pestaña. Eligió un bigudí ancho, grandote, con el fin de levantar la pestaña, no solo rizar la punta.Y luego, con unas pinzas de pico... empezó a manipular la materia prima.
Debo decir que el líquido de la permanente huele bastante mal, a huevos quemados..., pero en cambio los dedos de Alicia al rizar y teñir mis pestañas estuvieron llenos de delicadeza, y en ningún momento sentí escozor, algo que hubiera sido muy normal porque mis ojos son muy sensibles.



Imagen del "how to", tomada por Alicia

También me diseñó las cejas, depilándolas y aplicando tinte. Quedaron un tanto oscuras pero me gustan así: marcadas, definidas... Mis cejas son salvajes pero muy rubias también, por lo que pueden dar una sensación algo rara, de querer ser león y quedarse en cordero enfadado... Así ganan fuerza. prefiero la oscuridad salvaje al caos casi albino.
Durante toda la sesión hubo música de fondo. Una imagina que en un salón de estética va a encontrar velas encendidas (una cierta penumbra litúrgica), y música new age... Sin embargo, lo que sonaba eran los 40 Principales y nuestras risas al recordar la ya lejana adolescencia...

Alicia me dejó una mirada tan limpia y bien enmarcada que hoy decidí maquillarme lo menos posible, por lo que es el día perfecto para ofreceros un conato de "look Naked"...


Look Naked

LLevo tan solo maquillaje en polvo Bio Detox de Bourjois en el rostro, cacao Liposán en el tono Strawberry sparkle en los labios, una capa de rímel pestañas postizas desplegadas de Maybelline... y dos sombras de la paleta Naked de Urban Decay: Tease en el párpado móvil y la cuenca del ojo, y Sootycall en el arco de la ceja.

El tinte y la permanente de pestañas cuesta treinta y cinco euros, y el diseño de cejas otros diez. Sin embargo, a mí me lo dejó todo en treinta euros porque al fin y al cabo somos casi parientes: nos conocimos en el cumpleaños de uno de mis primos. ¡Qué bueno es tener famiglia!

19 de marzo de 2012

Primavera pastel gracias a Essie, Azul de mar y Mac

Primavera.
Tiempos de abrigo ligero, de viento con sol, lluvia fina y mimosas. Tiempo de azahar, naranjos abriéndose al sol de marzo.
En esta primavera nos inundan los colores "cupcake", dulces y empolvados. Del vainilla al azul lavado, vuelven las nubes de azúcar de mi adolescencia. ¿Recordáis las nubes de Don Algodón? Esos amarillos y verdes desvaídos que asaltaban nuestros párpados y nuestros pantalones... vuelven.
En pleno siglo XXI elijo el tono crema de melocotón, y maquillo mis uñas con esa tonalidad afrutada y pastel al mismo tiempo... gracias a Essie y a su inefable esmalte Tarte deco.



Tart Decó de Essie + anillo de Joe Cool

Los tonos cupcake en maquillaje combinan con otra tendencia dulce, algo kitsch y muy brittish: los lazos. Preferiblemente de plástico o pasta, aunque Tous ofrezca lazos de plata a precios menos económicos. Este anillo con lazo melocotón y pastel, a juego con las uñas, lo he conseguido en Azul de Mar por seis euros, y lo firma el diseñador inglés Joe Cool.


Fresh Honey de Mac
Y, si los tonos miel y melocotón invaden nuestras uñas y nuestros joyeros, ¿cómo no iban a teñir nuestras mejillas? Después de varias temporadas en las que me he dejado seducir (a regañadientes, es cierto) por rubores en rosa pastel o en tonos baya, vuelvo a mis orígenes... y lo hago de la mano de Mac.

Fresh Honey es el primer colorete mineral de esta marca que pruebo... y debo decir que supera en calidad a los rubores de la colección permanente. Éste se presenta en formato abombado, en polvo fino, cocido y pigmentadísimo, que hay que acariciar con ligereza. Pertenece a la edición limitada Naturally y he tenido una suerte infinita al conseguirlo. Su color es el de la miel fresca, pero también el de los melocotones madurados al sol. Bronce y luminoso, con un matiz de oro amarillo... cálido pero, al fin y al cabo, también dulce: ¡pastel soleado!

13 de marzo de 2012

Para maquillar mi piel y que respire... ¡Bourjois!

Bourjois es la firma de cosmética que me inició en el alegre arte del color en la cara. De adolescente le robaba a mi madre su sombra de ojos en tono Marron glacé, partida ya en dos mitades y envuelta en papel de plata de tanto utilizarla, furtivamente y a la luz del día...
A los quince años me compré por vez primera la barra de labios Par la vie en el tono 51, Peche Juteuse: un melocotón rosado, jugoso, que bajo el radiante envase desprendía un aroma embriagador, mezcla de cremas antiguas y fruta húmeda que nunca olvidaré.

Tampoco borraré de mi memoria este post de Adriana, en el que nos mostraba una esplendorosa paleta de Urban Decay y acompañaba su estilismo de ojos casi desnudos con un labial amelocotonado de cuyo nombre no lograba acordarse... ¡y era mi adorado y descatalogadísimo Peche juteuse!


Corrector healthy mix de Bourjois

Un básico de Bourjois que no falla en mi neceser es el corrector Healthy mix. Recuerdo haberlo usado en la presentación de mi último libro, hace ya dos años, y ya entonces era arma conocida para mí. En el combate diario es un tenaz aliado, por su cremosidad y ligereza. Esta paradoja cosmética fue creada como tapaojeras, y a tal efecto contiene estracto de melocotón para aportar luz a la mirada y de frambuesa para activar la circulación...
Pero los creativos franceses que lo inventaron gozaban de la inspiración divina (el furor poético que descubriera Platón no iba a servir solo para crear versos, digo yo...), y lo hicieron libre de aceites y de siliconas, o sea, el perfecto instrumento para cubrir rojeces y algún granito ocasional. Un bálsamo para mi piel que para colmo de dichas es barato. ¿Merece o no Bourjois estar en el podio de mis favoritos?



Bio Detox de Bourjois

Hoy renové mis votos de felicidad con esta marca de supermercado, al probar el maquillaje compacto más bonito y fácil de llevar que existe: Bío Detox. Últimamente me decanto por las bases en polvo, pero casi todas contienen silicona y acaban saturando mi piel. Me han llegado a fallar la polvera turquesa de Shiseido, y la Hello Flawness de Benefit: ¡qué bajo caen los poderosos...!
Y como no tenía un rincón de Nars a mano para comprobar la salubridad de sus bases compactas, y había escuchado algún encendido elogio a Tita Hellen, entré en un Bodybell y me llevé esta preciosa polverita blanca a casa, con su espejo panorámico de 360 grados y su precio de economía submarina.

Posee el sello Ecocert, garantía de seriedad ecológica cuanto menos. No testa en animales, algo que por otra parte es lógico si quiere ser tenido en cuenta como una auténtica alternativa eco. Afirma que el cien por cien de sus ingredientes son naturales, lo que borra de un plumazo parafinas y siliconas. Si vamos a la lista, el único aceite reseñado es el de moringa. La suavidad es extrema: se trata de un polvo que revela luz, que no marca pliegues en la piel.



Bio Detox en mi piel: tono 54, Beige

Sin corrector alguno sobre el rostro, con el único acompañamiento de rímel en las pestañas y un leve rubor frambuesa en las mejillas, podéis ver lo limpia, bonita y relajada que deja la piel. Podría hablar aquí de la sensaciíon de piel desnuda que regala... pero, pensándolo mejor, es más bien como llevar un vestido de viento.

9 de marzo de 2012

Por menos de 40 euros... un clutch inspirado en el famoso Alexander McQueen... en Mika Complementos

¿Cuánto puede costar un auténtico Alexander McQueen? ¿Le preguntamos a las celebrities que invanden la alfombra roja? ¿Interrogamos a las chicas "it" que alegran las calles portando un vaso de refresco en una mano y el famoso clutch de anillos y calaveras en la otra?


Imagen tomada de Fashion On line malasya

Alexander McQueen era un genio. Un genio es un visionario, alguien que posee una poderosa intuición, como una llamarada.
El clutch es ese bolsito de fiesta rígido, en forma de estuche o de bombonera, con boquilla metálica deliciosamente retro. Para mí, el clutch ha sido siempre la quintaesencia de la elegancia, algo rancia pero siempre bella. Me lo imagino siempre en manos de mujeres como Audrey Herpburn, como Grace Kelly... y nunca en manos de Lady Gagá.

...Y ahora vienen los creativos de Alexander McQueen y nos cuelan un clutch canalla, con una boquilla en forma de anillos enormes, con una estética entre gótica y kitch... Y, ¿rechina en nuestras retinas el invento? No... todo lo contrario: es el vintage reinventado. Es, también, el concepto "bolsito-joya" llevado hasta el extremo, hasta sus últimas consecuencias. Cuatro anillos poderosos coronan nuestros dedos... que sujetan al mismo tiempo el estuche brillante: negro, dorado, rojo... pero siempre recubierto de dorada purpurina o vestido de un deslumbrante charol.

¿Y si ahora dejamos de soñar con la alta costura y encontramos un bolso inspirado en este modelo, al módico precio de 35 euros? Yo lo encontré en Mika, en la calle san Antón (Logroño), y vengo a mostraros cómo podemos vestir nuestras manos de rock festivo:


Imagen mía

Que las calaveras están de moda es más que evidente: incluso Joaquín Sabina se ha doblegado al dulce yugo, posando en la entrevista que le hace Elle (no os la perdáis) con un anillo que ha provocado incluso mi envidia. Conseguir por solo 35 euros un bolsito negro de pailletes y boquilla metálica en forma de cuatro anillos, en una tienda que sondea las modas y ofrece al público inspiraciones bastante fieles... es la mejor forma de comenzar la primavera.


Imagen mía

Ya no tenemos que elegir entre look rockero, desaliñado o lady, brillante o macarra... ¡con solo un complemento podemos conseguirlo todo a la vez!

7 de marzo de 2012

Bricolaje cosmético: el colorete "bonne mine"

¿Recordáis ese post en el que salvaba un maquillaje compacto de Revlon, destrozado, destrozándolo más aún en el mortero para transformarlo en polvos libres?
Quedó la polvera de Revlon, negra y extraplana, redonda, sobria, con el pan dorado y limpio. Esa polvera vacía pedía a gritos algún rubor casero, y ayer me decidí a confeccionarlo... pero para ello tuve que cometer un sacrilegio cosmético.

Apple red de Mac pro

Sí, es el colorete Apple red, de Mac. Sí, es un colorete Pro, de los que únicamente se venden en la impecable tienda profesional de Madrid o Barcelona. Y sí, es rojo y mate... es muy rojo, y muy mate. Y no le he dado ni un solo uso desde que me lo compré.

Éste es el típico caso de compra compulsiva en la que no suelo caer, porque luego me duele de todo corazón. Os expongo los atenuantes: aquella mañana de sábado estaba feliz, estaba en Madrid, estaba con Kitty, de Mil caprichos... Ella es maquilladora, y por tanto posee el mítico bono del veinte por ciento de descuento a profesionales. Yo no conocía la nueva tienda Pro de Fuencarral. Así que entré, vi, y tras tomar entre mis manos una talla de viaje de la famosa iluminadora Strobe Cream, lo cual era una buena compra, en vez de quedarme calladita musitando "no necesito nada más"... me di la vuelta y arramblé con el colorete más rojo y asesino que pude encontrar en el expositor.


Imagen borrosa donde las haya...
pero en plena acción: ¡bricopotingueando!

Este rubor es tan ruborizante que de nada sirve mezclarlo con rosa para convertirlo en coral, así que he optado por rebajar algo el tono y transformarlo en un fucsia subido, lo que las francesas llaman "bonne mine" porque regalan al rostro un aspecto de salud campestre... y por supuesto quitarle ese acabado infinitamente mate.
Me esmeré en desmenuzar el colorete: ahora sé lo que sienten las editoras de belleza de la revista In Stile al romper una divina cajita de Orgasm de Nars para fotografiarla "desectructurada"... Un extraño placer mezclado con miedo, adrenalina pura.
Y lo mezclé con unos polvos de color miel con purpurina dorada de Yes Love. Amasando bien ambos colores con el rodillo, logré un polvo de un intenso y vivísimo rosa fucsia, con un ligero brillo.

No quería compactarlo con alcohol, porque soy alérgica a ese ingrediente. Y no tenía en casa colirio, la alternativa "eco-friendly" al alcohol.  ¿Qué utilicé? Agua de mar Sinomarín. Este tónico limpia las fosas nasales como ninguno... pero no compacta muy bien los pigmentos, ¡forma grumitos!


Colorete made by adaldrida

Diremos, como los partidarios del Cola Cao de toda la vida, que precisamente en los grumos está la gracia. Me quedó un auténtico rubor "Bonne mine", ese toque ácido y saludable es el que recrea en las mejillas la paz de una tarde campestre. Es el rubor de Kristen Dunst en María Antonieta, la peli de Sofía Coppola.

El último paso es hacer presión durante toda una noche con un objeto pesado: en mi caso, tres librotes gordos. Encontré los tres libros más gruesos de mi biblioteca: la obra completa de Cunqueiro, tomo II; Emma de Jane Austen en una preciosa edición de tapas duras, y el ciclo Bronwyn del poeta Cirlot, publicado en Siruela también con tapas duras.
Esta mañana, el colorete seguía teniendo grumos pero estaba compacto. Me lo apliqué en las mejillas con mano ligerísima, sobre una capita de polvos Hello Flawless de Benefit:


Colorete Bonne mine by Adaldrida

 Éste es el resultado. Y puedo aseguraros que permanece intacto durante toda la jornada laboral.

5 de marzo de 2012

Tónico casero con Solán de cabras y Lush: Dream Steam, lo mejor de la casa

En el encendido mes de Diciembre del año pasado realicé un viaje a Salamanca para recitar poesía en su preciosa universidad de piedra antigua, y durante un día y una noche estuve en Madrid, de paso. Y, además de comprar un anillo bañado en oro rosa de Aristocrazy, visité lan tienda Lush situada en Alcalá, 104. Entonces descubrí los que hoy en día son mis productos favoritos de la marca: el gel de baño Snow fairy y las nuevas pastillas tónicas Dream steam.

El gel es una edición navideña con olor a gominola de fresa bañada en pica pica. Rosado y delicioso, es el mayor hacedor de espuma aromática que he conocido. Lo estrené un poco antes de mi recital, en la bañera del hotel, que resultó ser de hidromasaje.
¿Qué ocurre cuando añades al agua de un jacuzzi la misma cantidad de jabón que derramarías en una bañera corriente y moliente? No quieras saber la respuesta. Era martes y trece, y casi muero ahogada en una montaña de dulce espuma rosa que llegaba al techo. Encontré espuma hasta en mis tacones. Fue un recital en una nube... auténtica.

Toner tabs Dream steam de Lush
infusionando en agua solán de Cabras

Las toner tabs de Lush sonn eficaces y muy divertidas, porque permiten jugar a laboratorios. Ya conocéis mi afición por el bricolaje cosmético: un tónico no es otra cosa que una infusión de buenos ingredientes para nuestra piel, y si puedes lograr medio litro de tónico al precio de cinco euros, ¿por qué pagar más?
Y, aunque sus pastillas de té verde me gustaban, lo cierto es que Lush carecía hasta ahora de una tableta dirigida a cutis sensibles: Dream steam ha llenado esta laguna. Rebosante de principios activos que calman la piel como la camomila, la lavanda, el té verde y el absoluto de rosa (cuyos pétalos adornan la pastilla), es la fórmula mágica para emulsionar en medio litro de la mejor agua mineral del mundo, Solán de Cabras.

Puse al fuego su delicioso contenido y, cuando rompió el hervor, lo vertí en una de esas jarras de vidrio color caramelo que posee mi abuela y añadí sobre el agua mineral las dos pastillas que había comprado. La ebullición fue impresionante: parecía que un castillo de fuegos artificiales se había colado en la cocina.


Ebullición cosmética

"¿Ya estás mezclando L´oreal con Cocacola?", me preguntó mi primo Rodrigo al entrar en la cocina y pillarme en plena alquimia. Un aroma a rosa de damasco y té verde lo invadía todo. Los pétalos flotaban en la espuma bulliciosa. Y la calma absoluta se filtraba en todos los poros de mi piel.

 
Tónico Dream Steam...
gracias a Lush y a Solán de Cabras

Medio litro de relajación, media hora de diversión. Me chifla la "cosmética fresca, hecha a mano"... ¡sobre todo si esas manos son las mías!

3 de marzo de 2012

Favoritos de Febrero para el cuidado de la piel

En Febrero he sido fiel a mis productos desmaquillantes de Mercadona: sigo disfrutando intensamente del delicado aroma del aceite, su sensación ligera y untuosa al mismo tiempo me invade, los dedos se convierten en miel al contacto con el rostro y el masaje es suave pero firme: en círculos concéntricos la suciedad va desapareciendo y la piel se relaja y se nutre.  LLevo usando esta botella mágica a lo largo del largo invierno, y aún sigue medio llena.

En Febrero he sido fiel a los productos de limpieza capilar de Aussie, a pesar de que en mi último viaje a la capital haya surgido un leve flirteo con el champú de Kiehls. El milagro australiano aportó paz y armonía a mi pelo cuando más salvaje e intratable se encontraba.

En Febrero mis manos se han impregnado con el fresco y dulce aroma del té verde firmado por Elizabeth Arden, y mis ojos han dormido tranquilos, relajados, envueltos en paz y en hidratación... gracias al contorno de ojos en aceite que compré durante las navidades en un mercadillo de artesanía.



Favoritos de Adaldrida Febrero 2012

En definitiva... el mes del amor y las rebajas ha sido para mí un tiempo para amortizar mis hallazgos cosméticos de los meses anteriores y para declararme absolutamente in love con ellos... Os hablo ahora de otros tres productos que han reinado en mi tocador durante febrero de 2012.

1. Crema hidratante Yes to cucumbers, de venta en Sephora: es también un viejo amor, que ha destronado en mi corazón a la cremita Kelual DS de Ducray, al gel Azelac de Sesderma, a cualquier crema de farmacia que haya podido gozar hasta ahora.
Cuesta dieciséis euros, cunde para dos meses de uso diario (mañana y noche y su textura es blanquecina, muy suave y sedosa, ligera pero firme. Mi piel ama este generoso frasco con dispensador tipo plump, y su devoción posee cimientos muy sólidos:
Se trata de una auténtica bomba de relajación e hidratación, un cóctel de ingredientes frescos. Jugo de aloe vera, té verde, caléndula, camomila, aceite de almendras dulces, de coco y de soja, estracto de algas y de rosa de damasco, y, por supuesto, pepino. Exactamente el noventa y ocho por ciento de sus activos es de origen natural, y carece en absoluto de alcohol, siliconas y parafinas, algo que yo considero imprescindible en un producto facial.

2. Toallitas para bebé "Frescas y perfumadas" Deliplús. El paquete de ochenta unidades cuesta sesenta céntimos en Mercadona. Hacen el apaño en esas noches de juerga torera en las que llegamos a casa a las tres de la mañana y nos encontramos con El Horror... toca desmaquillar. No las uso a diario porque incluyen una silicona y propylene glicol, pero también contienen camomila y aloe vera, y se nota. Son la solución para limpiar zonas recónditas del cuerpo, y también las uso para retirar el exfoliante una vez a la semana. El agua de logroño es cloro puro y duro e intento que su contacto con mi cara sea el mínimo posible.

3. Crema 8 horas de Elizabeth Arden: éste podrá ser bautizado como "el hallazgo del mes de Febrero". Un descubrimiento difícil, porque para mí el aroma de un producto es factor decisivo y, en este caso, mi nariz en un principio dijo "no". La mítica crema huele a ungüento amarillo, a grasa medicinal, y para colmo de males sus primeros ingredientes son petrolato, parafina y lanolina. Lo tiene todo para incomodarme, y sin embargo mis labios necesitaban una cura intensiva, por lo que decidí cerrar los ojos y realizar un acto de fe ciega.
Creer en esta crema ha sido para mí más difícil que creer en dios Uno y Trino.. pero los resultados han sido (casi) sobrenaturales. Mis labios rebeldes se han vuelto suaves, reparados, lisos... comestibles.

1 de marzo de 2012

En Madrid. Kielhs baja sus precios y salva mi melena

En Madrid hay una calle que todas conocemos y amamos: Fuencarral.
Fuencarral es la calle de los deseos cumplidos, del amor a primera vista y a primer olfato, de los sueños a medio vestir.
Fuencarral tiene dos zonas bien delimitadas: una cosmopolita, amplia, con escaparates de relumbre, y árboles, y vida, es la que va de la poética glorieta de Quevedo hasta Tribunal. De Tribunal parte (y va a morir a la Gran vía), el Fuencarral recóndito, alternativo y recientemente peatonalizado. Una calle estrecha de andamios vacilantes, mercadillos y olor a hierbas prohibidas.
Pero también huele a jabones gracias a Lush, y cuenta con tiendas tan inolvidables como Korres, Fossil y Muji.

..Y Kiehls.
Una cierto sabor familiar...

Sólo había entrado una vez en esta tienda con fachada de farmacia vintage, y fue para comprar un bálsamo de labios con color, que era lo más barato que ofrecía la firma. Pero en mi viaje relámpago a Madrid quise aprovechar la rebaja que Kiehls ha anunciado en sus tiendas de forma permanente (un 30% en algunos de sus productos más famosos), y comprar el tan alabado champú de aminoácidos.

Impresiona ver tantos tarros alineados en anaqueles como de botica antigua. Impresiona ver, flotando suavemente sobre nuestras cabezas, una preciosa lámpara de cristal idéntica a las valiosas "arañas" que atesoraba una de mis tías bisabuelas. Lo que ya no me impresionó tanto fue el trato exquisito y la profusión de muestras que recibí por parte de las chicas, porque lo recordaba y sé que es el sello de la casa.



Mi compra en Kiehls

A mi madre le impresionó verme pedir un champú de aminoácidos como quien pide pasta dentífrica... le pareció una "petición muy profesional" .
Yo había oído hablar de este champú como un superventas de la marca, y dado que estoy a la caza y captura de champús algo especiales y libres de siliconas que hagan una buena terna cono mi amada mascarilla de Aussie, me arriesgué.
Lo he utilizado en dos ocasiones, solo, sin el milagroso bálsamo australiano "encima"...  y puedo decir que son los dieciocho euros mejor invertidos en los últimos meses.
Los aminoácidos resultaron ser proteinas de trigo, que hidratan y nutren el cabello dándole cuerpo de una forma ligera. El pelo se esponja, como nutrido por una lluvia que lo empapa, pero baila a mi espalda libre y sin ese toque melífluo de los detergentes demasiado pesados.
Y su segundo ingrediente principal es... el aceite de coco. Este aceite natural es toda una joya de la cosmética, imprescindible en jabones artesanos y en cremas corporales. Es el secreo sotto voce de actrices como Miranda Kerr y Eva Mendes.
Y, lo más importante: es uno de los pocos aceites que mi piel tolera y agradece... y posee un aroma enloquecedor.
El olor a coco sintético es insufrible. El auténtico aceite de coco huele a playa pero de un modo muy discreto y dulce: un dulce que no empalaga y que preludia el verano. El aroma impregna mi pelo y se esparce por el aire cuando giro la cabeza. Con intensa suavidad.

Conseguí mil sobrecitos de muestras: las cremas faciales se las regalé a mi madre, pero estoy probando el contorno de ojos de aguacate y la Creme de corps, dos productos que también me apetecía conocer.

¿Una pega? Sí: me hubiera gustado comprar la crema de centella asiática para mitigar mi piel sensible... y vi la silicona estre sus primeros ingredientes. Aún más: la textura, el olor y los principios activos de este bálsamo me parecieron idénticos a los de la crema Xhekpon, de venta en farmacias por unos seis euros. Una de cal... y otra de arena.