25 de octubre de 2013

Historia de mis cejas: la fierecilla ¿domada?

Entre todos los ritos de belleza, el ritual de las cejas es... peliagudo. Una vez, siendo yo muy niña, una amiga de mi madre me dijo que las cejas peinadas hacia abajo hacían cara de triste a cualquier mujer, por bella que fuera. Entonces no lo entendí.

Tomado de www.dibujarfacil.com

Ahora, claro que lo entiendo.

Hablar de mis cejas es hablar del caos absoluto. No elegí este espinoso tema porque sea yo un modelo en él, sino por todo lo contrario: soy una especie de anti-héroe, me he pasado media vida con cejas rebeldes, me he resistido como gato panza arriba ante el horror de la depilación y al fin he sucumbido ante el rutilante mundo del diseño ciliar..., con algunas lagunas en el tiempo.

Aviso que estas dos primeras imágenes pueden herir sensibilidades, ya que son de mi época salvaje "total":



En verde esmeralda

Etrusque de nars

Las fotografías fueron realizadas en Sevilla, en el año 2010. Le tengo mucho cariño a estos dos imperfectísimos looks, no lo puedo evitar. El primero lo hice con un lápiz cremoso doble que me regaló Miss potingues, y le dediqué a ella el maquillaje... El segundo lo hice al comprar por vez primera la mítica sobra Etrusque de Nars.
Lo peor del caso es que cuando llevaba las cejas así, nadie me dijo nunca nada por la calle, salvo algunos comentaristas anónimos en el blog que me recomendaban una depilación catártica... cuanto antes, mejor.

Lo confieso: nunca jamás en la vida una pinza había tocado mis cejas. Creo que la culpa la tiene el hecho de que yo carezco de vello corporal o facial, por lo que nunca jamás he depilado ninguna zona de mi piel, y las pinzas me parecían un instrumento de tortura.

Y llegó la fiesta Prestige de Sephora, hace exactamente tres años. No sé cómo, terminé bajo las manos artistas de Maite, de Benefit, y mis cejas tomaron esta bonita forma:

Look Caviar & Champán de Nyx


¡¡¡Menudo cambio!!! Mis ojos se veían limpios, abiertos, mucho más grandes. Y pensé: happy end del cuento de terror.
Ilusa. Las cejas hay que mantenerlas, como todo lo bueno. El amor, la amistad. La religión. Todo debe ser regado para que crezca en esta vida, y las cejas hay que cuidarlas también. Y yo no sabía, ni sé, ni sabré hacerlo. Tengo hipermetropía y acercarme una pinza al ojo es deporte de alto riesgo...

Digamos que he atravesado diversas etapas:

Emulando a Brooke Shields

Al llegar a Logroño vi con pavor que aquí no había bar de cejas de Benefit, así que opté por asalvajarlas pero intentando adornarlas. Ceja tupida. Utilizaba la sombra Mistery de mac, color ceniza mate, y un pincel plano, pero pronto comprendí que debía hacer algo con mi vida e indagué, descubriendo que en Yves Rocher depilaban las cejas por seis euros.

Recién salidas del salón

Desde entonces acudo cada mes o veinticinco días: no me hacen daño, combinan cera con pinzas, me calman la zona con tónico a la camomila y luego cubren con corrector la rojez de mis párpados que es digna de verse.
...¿Y a lo largo de esos veinticinco días? Peino muy bien y siempre uso fijador de cejas Kiko. Transparente, eso sí.
Al principio, aguantan muy bien. Estas dos fotografías están tomadas una semana o incluso diez días después de mi visita a Yves Rocher:


.Look Golden cat Eyes para boda

Look fresa para un taller de literatura en la UR

En contadas ocasiones pido ayuda a mi madre, si estoy disfrutando del verano o navidades, o a mi tía Concha, si estoy pasando un fin de semana familiar. Ambas me hacen un daño terrible, para qué mentir, pero me gusta mucho cómo me las deja mi madre:

En Maestu

Sin embargo, cuando sobrepaso los quince días tras mi visita mensual a YR, la vida se vuelve difícil, y solo me sacan del apuro el fijador de cejas de Kiko y el jumbo Milk de Nyx, que juntos aportan una imagen de limpieza a un look descuidado. Porque somos muchas las que no tenemos destreza con la pinza... ¡ni tiempo para acudir al salón cada semana!

14 comentarios:

  1. yo ahora estoy luchando con ellas. las depilaba demasiado y ahora tengo que dejar crecer algunos pelillos pero hasta que crecen es un horror. las cejas cambian totalmente el rostro. besos

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho cómo las tienes recién depiladas, no sabía que en YR las dejases tan bien. BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gadi, en Logroño al menos hay dos chicaa que son muy artistas...

      Eliminar
  3. Gracias por el post. 6 euros está muy bien.

    ResponderEliminar
  4. Yo iba hace muchos años a YR a depilarme las cejas y la verdad es que me las dejaban muy bien. Hasta que cerró ese salón y me busqué la vida por otro lado.
    Besotes, guapa!

    ResponderEliminar
  5. A mi me las hacen también porque cómo tú sin gafas esto de las cejas puede suponer un riesgo. Siempre voy a la misma chica pero yo espero unos 2 meses porque apenas si tengo pelos.
    Verás que con el tiempo duran muchisimo más con la forma.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Madre mia!! menudo cambio!! en sephora son unas artistas con las cejas pero es que en yves rocher te las dejan de maravilla, te abre mucho mas el ojo y luces de maravilla las sombras!!!
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yolanda, bienvenida al blog. La verdad es que sí, que abre la mirada...

      Eliminar
  7. Ahora yo también lo entiendo. Me empeñaba en peinarme las cejas hacia arriba para potenciar el arco y abrir la mirada y nunca me acababa de convencer. Ahora sé por qué: cuando hago eso soy un calco de la enfadada, así que nunca más. ¡Muchas gracias por el post y por los dibujos!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo, el maquillador franc delgado me enseñó que había de fijarlas no "hacia arriba" sino "hacia el extremo", de lado...

    ResponderEliminar
  9. Pues a mí me gustaba cómo te las dejaron en Benefit, no había leído ese post de la fiesta Prestige (porque entonces no leía tu blog), y me ha parecido que lo pasaste pipa...

    ResponderEliminar
  10. Joder sí que tenías cejas salvajes... menos mal que pusiste remedio.

    ResponderEliminar
  11. A mi me gustan mucho más ahora, antes era más ochenteras, ahora más glamourosas, las cosas como son.

    Pero la verdad es que tienes una deja en general muy bien definida, es fácil darle una forma bonita.

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Oye chica, ¡qué cambio! Estás muy guapa! Las cejas son muy importantes, y más importante es no acribillarse con las pinzas! algunas se despistan y se quedan "pelonas"

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...