22 de octubre de 2013

"Loves me, loves me not" de Yankee candle: el frescor de una llama ardiendo

Los sábados en otoño son especiales. Mañanas en la calle, con sol aún, y tardes refugiada en casa, mientras detrás de las ventanas ya oscurece. Intenté captar este contraste en un tweet:



Lo que no me cupo dentro de los famosos 140 caracteres, lo voy a contar aquí: la película de la tarde en casa, con manta y palomitas de maíz, estuvo arrullada por la llama de una preciosa Yankee candle.
Ha llegado el otoño y he pasado a la acción, tras casi dos meses oliendo la esencia concentrada en los tapones de cristal, pero aún sin ganas de encender la mecha... he disfrutado de un fin de semana lleno de luz de vela.


Loves me, Loves me not

Las palabras "luz de vela" son poéticas ya de por sí, pero para mí tienen un doble significado. Mi amigo Lord Scutum bautizó con esa expresión nuestras conversaciones, en la lejana Sevilla, frente al río, en un café cualquiera. "Nuestra amistad tiene luz de vela" solía decir. Es el tornasol dorado que tienen, al trasluz, los muchos años de risas, confidencias y sueños que se cumplen.

Lo recordaba ayer, cuando toda mi casa olía, de forma sutil pero deliciosa, a campo de margaritas. Una mezcla curiosa: la llama aportaba calidez y el aroma, frescor. Era un olor bucólico, floral y dulce pero con una dulzura silvestre, virgen. Me hizo evocar, alternativamente, la sensación de andar con los pies desnudos sobre una extensa pradera y la de convertirme en novia, vestirme de blanco y ponerme margaritas en el pelo.

Y mientras tanto, Jane Fonda y Robert Redford bailaban "Descalzos por el parque".

17 comentarios:

  1. No tuviste un fin de semana mejor, esos de pelis clásicas y de velas perfumadas.
    Que ganas de probar el formato vela, probé los tarts pero ahora me tocan las divinas velas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Llevo usando las tarts de esta marca desde que me mudé. A mi chico le gustan tanto, que el mismo las enciende. Este aroma no lo he probado, pero lo apunto para mi próximo pedido.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. El postmuy bonto y poético pero la foto no le hace justicia al texto...un fondo de pared blanca de gotelé con luz plana no me evoca ninguna calidez! Tu blog me parece de lo mejorcito que anda por ahí, y en un comentario que nos habla del placer de los sentidos la imagen debería ser algo más que la muestra del producto. Espero que no te moleste mi comentario. un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja ahora mismo estaba sentada en el sofá de mi casa mirando como esta de oscura la casa y eso que tengo la ventana hasta arriba pero como el día esta nublado parece que esta oscureciendo y de repente se me ha venido a la cabeza que ya mismo estaré muchas tardes en las cuales mi chico estará currando hasta las 8 y media y bueno me encanta eso de una peli con mantita en el sofá! Un buen cafelito calentito para entrar rápidamente en calor , una vela aromática o simplemente una vela encendida que me recuerda a cuando en mi casa se iba la luz y poniamos las velas por toda la casa o los baños que desde que cumpli los 13 o 14 años me encantaba darme con musica relajante y el baño lleno de velas me has echo recordar muy buenos momentos de mi infancia y adolescencia aunque ahora esos baños aun existen!! Me ha gustado muchisimo el post además que soy una loca de las velas y pronto en mi blog habrá entrada hablando de unas velas muy chulas te dejo el link de mi blog por si te quieres pasar y sino eres seguidora te espero que en cuanto seamos 300 habra sorteo!! http://beatrizmariquititasrojas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. Anónimo, tienes razón. No solo no me molesta tu comentario sino que te lo agradezgo, entre otras cosas porque es un elogio.

    La foto es pachanguera, sí. Empezando porque estaba hecha en una tarde ya sin luz y con mi cutremóvil. Sin embargo, el fondo no solo es pared sino atril de madera, una esquina de mariposa bordada y dos pipas: es mi mesa de trabajo y me pareca algo cálido salvo por el gotelé de las paredes.

    Gracias por leer y comentar.

    ResponderEliminar
  7. Y a mí que la foto me gusta... con lo difícil que es fotografiar una llama encendida.
    M.

    ResponderEliminar
  8. Hola, no conocía estas velas pero tomo nota, como siempre el texto impecable. Por cierto, ni se te ocurra cerrar el otro blog. Antes he olvidado decírtelo. Besos

    ResponderEliminar
  9. Tengo que probar esa vela, sí o sí.
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Hace un par de años me aficioné a encender de vez en cuando una vela, sobretodo en el salón de casa. Lo hace aún más acogedor. No siempre las tengo de olor, pero sí decoradas. Suelo hacerles un bonito dibujo con la técnica del decoupé y quedan muy bonitas en cualquier rinconcito.
    Hará un par de años que me dí el capricho de una vela que a día de hoy es mi favorita, pero que a mi bolsillo no le gusta: la de frutos rojos de lóccitane. Vienen en una cajita de metal hexagonal que desprendía un rico olor dulce pero muy sútil y agradable (http://mx.loccitane.com/vela-frutos-rojos,58,2,8436,168311.htm en este enlace la puedes ver).
    Quizás algún día la vuelva a comprar porque cuando la olía sentía una sensación de bienestar increíble.

    ResponderEliminar
  11. Hola a todas, voy a meterme donde no me llaman y luego contar una experiencia personal con las velas (muy positiva). Por favor, que la autora del blog no se moleste. El anónimo comentador de ants,que no soy yo, se refería no a que la foto tenga o no calidad técnica, sino artística. Y ha dicho (puesto por escrito) una cosa que yo pienso frecuentemente: qué bueno es este blog, y qué bajón con algunas fotos; y coincide el bajón (en i concreto caso) con los post más bonitos y que más climax crean. No digo más, que luego la lío.
    Otra cosa, las velas y la moda que hay de ella me-re-chi-fla. Cuando saco alguna foto (vuelta con las fotos) y hay una vela en danza el color, el espíritu, el tono, a atmósfera...todo se vuelve más noble y más bonito. Lo malo es que las baratas no huelen a nada y las qu huelen bien son un sablazo (L'Occitante, Acqua di Parma).

    ResponderEliminar
  12. Con esas palabras, me venderías lo que fuera. ¡Quiero esta vela!

    ResponderEliminar
  13. Me encanta la imagen: veo en la luz la poesía que se pasea por tu texto. Percibo el olor que desprende y baila por tu mente.

    Saludos,
    Fini

    ResponderEliminar
  14. Aqui, en Zaragoza, el verano se niega a irse, asi que de momento nada de velas. Haras mas reviews de los aromas? Disfruta tus sabados y un beso!

    ResponderEliminar
  15. Bea, sí, haré review de la vela Vainilla Cupcake. de la vainilla Lime no puedo hacerla, porque la reservo para el premio del concurso ¡y no loa voy a encender, claro! Y en algún momento quiero hablar de tarts, cuando las pruebe.

    ResponderEliminar
  16. Mmmm... Me encantan esos días que describes porque Yo en cuanto encuentro el fin de semana adecuado también me concedo esos caprichos.
    ;)

    ResponderEliminar
  17. Madre mía, qué envidia de olor de vela, qué maravilla y qué relax.

    La verdad es que así da gusto encender velitas.

    Besotes

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...