16 de octubre de 2013

Rosco Pásame el libro: Amor, feminismo y cosméticos en octubre

Durante la primera quincena de octubre he devorado un par de libros apasionantes que os quiero recomendar: el primero por sí mismo, porque es una belleza y un clásico de los clásicos, y el segundo porque es un ejemplo de feminismo lleno de ternura y contiene un par de capítulos dedicados a la cosmética natural árabe.


Novedades de Octubre marcadas en rosa


- Con la A, Ana karenina de Tolstoi.  Peso pesado del realismo ruso, es una novela que conmueve por lo bien escrita que está, por cómo describe pasiones y pensamientos con una introspección propia de bisturí psicológico, pero con una delicadeza de la que ya podrían aprender otros escritores realistas. Es la historia de un adulterio y un amor obsesivo, sí, pero también retrata otro amor en paralelo, la historia de Levin y Kitty: un amor puro, inocente y maravilloso que parece el reverso del torturado idilio que viven Ana y Vronsky. Ambas caras de la misma moneda. El amor en todas sus facetas, la pasión que destruye y la que salva.
Recomiendo su lectura en papel, pero por si acaso, aquí la tenéis en PDF.

Con la S, Sueños en el umbral, de Fátima Mernissi. Libro memorias realmente interesante: la autora es una activista marroquí que pasó toda su niñez en un harén en la ciudad de Fez. Descubrí este libro hace ¡dieciséis años!, en un seminario que impartía mi madre en la universidad sobre mujeres, cine y literatura, y hace unas semanas ha vuelto a cruzarse en mi camino.

Lo que más me gusta del libro es que no hay maniqueísmo en él, aunque sí hay denuncia y una clara corriente de solidaridad femenina: por sus páginas desfilan hombres feroces y hombres amables. Hombres polígamos y hombres monógamos. Hombres que obedecen a la tradición por miedo pero que aman a su mujer, la tratan bien y la defienden. También desfilan mujeres ansiosas de libertad, mujeres feministas, pero con un activismo volcado hacia la fantasía, la literatura y la ternura. Un feminismo que no renuncia a la sensualidad ni a la maternidad. Y el lenguaje es onírico y levemente humorístico, ya que todo está narrado desde la visión de una niña.

Sueños en el umbral

Atención a los capítulos 21 y 22 del libro, dedicados íntegramente a los tratamientos de belleza marroquíes. En ellos se trata el tema de la belleza femenina como una conquista, porque las mujeres fabrican sus propios ungüentos y salen del hamman como renacidas, sintiéndose bellas y poderosas. Aparecen en estos capítulos la henna, el argán, el kohl y el gassoul, hechizos que como amantes del potingue conocemos ya, pero también se detallan diversas mascarillas que confeccionaban las mujeres del harén, y que paso a describir:

- Se cuenta que para hacer desaparecer granos y pecas de un cutis graso lo que hay que hacer es batir la clara de un huevo muy fresco, y cuando esté grumosa aplicarla sobre la cara con las manos bien limpias con jabón natural. A los quince minutos, hay que retirarla con un paño de fibras naturales humedecido en agua.

- Como mascarillas nutritivas, el libro aporta dos recetas: una más difícil consiste en macerar pétalos de amapolas en zumo puro de limón hasta que se forma una pasta. Esta mascarilla aporta brillo y luz al rostro.  Otra más fácil consiste en batir la pulpa de dátiles maduros en leche fresca. Hay que dejar que la mezcla se seque en la piel mientras contemplas una vista que reconforte los sentidos...

Y, para perfumarse, las mujeres no usaban líquidos sino que quemaban un trozo de almizcle en un hornillo de leña, y exponían su pelo y sus ropas al humo. El aroma se prendía en ellos durante noches enteras. Es curioso el pasaje que narra cómo uno de los maridos del harén, al que desagradaba el olor del musk,  fue a la ciudad francesa para comprar ¡un frasco de Chanel nº5 para su esposa!

12 comentarios:

  1. Muy interesantes tus dos lecturas. Ana Karenina la leí de muy jovencita, no estaría de más darle un repaso ahora que tengo otra visión ;) BESOS!

    ResponderEliminar
  2. Yo también leí Ana Karenina hace muchos años.. me descargaré el pdf, gracias por el enlace.

    El otro me lo apunto. Cuando lees algún libro de ese estilo te das cuenta de las infancias tan distitas que existen...

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. El segundo me llama a voces, a ver si lo encuentro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Voy a probar la mascarilla de huevo!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu enlace a Anna Karenina, prefiero el papel y espero hacerme con él algún dia.
    El segundo me gustaria seguro, si quieres uno de ese tipo busca Amira de Shoeir Khashogi, creo que te gustará.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Tengo que dedicar una época a esos grandes clásicos para los que nunca consigo sacar tiempo con tanta novedad literaria.
    No me puedo creer que no haya leído Ana Karenina!!!
    Muchas gracias, me encantan este tipo de posts!

    ResponderEliminar
  7. Evafr, ¡¡¡tienes que leerla!!!

    Mareas, en realidad el tema musulmán no es mi favorito: lo que me gustan mucho son los libros de memorias. La autobiografía de Chesterto, cautivado por la alegría de Lewis, Los Chesterton de Ada Jones, Roma dulce hogar de Scott y Kimberley hHahn, la arboleda perdida de alberti...

    Gracias a vosotras por leer y comentar.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  10. Maaadre, recomiendas libros demasiado largos. Voy a por los capítulos 21 y 22 del de fátima Mernissi...

    ResponderEliminar
  11. Y yo que sigo sin apuntarme a las famosas cajitas.
    Voy al enlace del libro porque al final compramos en casa uno ebook ya que no tenemos más sitios para libros en casa. Dos estanterias repletas. Aunque el encanto de un libro en papel...no lo tiene ni tendrá nunca uno electronico.

    ResponderEliminar
  12. El segundo libro es un must total, lo voy a buscar.

    Anna Karenina lo tengo en inglés, versión de la BBC en papel en la estantería mirándome con carita de pena. Quizá lo rescate.

    Besotes

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...