27 de febrero de 2013

En el "backstage" de TEDxUNIR: Nars y Lola Make Up

El pasado 23 de febrero, la Universidad Internacional de La Rioja organizó un evento independiente TED, en el que participé con un breve "talk" de seis minutos. Una mañana de sábado, copos de nieve bailando y un salón como de película de época, con espejos y molduras de yeso, en el Círculo Logroñés.



Imagen cedida por Teresa Serrano, su autora

Hubo conferencias realmente espléndidas: arquitectura y diseño, magia y neurociencia, superación..., pero sin duda el momento más divertido lo viví detrás de un biombo, en un improvisado camerino en el cual mi amiga C. nos repartía botellas de agua mineral: una ponente me pidió un poco de colorete para animar sus mejillas y terminé maquillándola con el rubor que llevaba en mi bolso, el inefable Luster de Nars.

Con Cristina Hernández. Imagen cedida por Teresa Serrano, su autora

Al mismo tiempo yo me había maquillado con el colorete número 6 de Lola Make Up, un melocotón rojizo de brillo soleado que combinaba muy bien con el iluminador de su nueva colección, que es dorado pálido e irradia luz. El grano es muy fino por lo que se integra en la piel aportando resplandor y un considerable brillo cálido, sin resultar demasiado evidente.


Brillo 20 de Lola Make Up
Detalle de imagen cedida por Teresa Serrano

 Y en los labios llevé el gloss número 20, ya sin labial desnudo debajo. Me encanta lo translúcido y goloso que es: regala a los labios un tono tímido y tenue, pero con mucho poder. Me hizo sentir cómoda y llena de color en el escenario.

P.S.: He subido a mi otro blog el vídeo, que está en YT.


25 de febrero de 2013

Glossypink de Glossybox me hace llorar de felicidad (oyes)

Con ocasión de San Valentín llegó a mi casa una edición especial de Glossybox que incluía varios productos irresistibles y una piruleta en forma de corazón, que fue precisamente mi primer "pintalabios" allá por la niñez: pienso que el eterno gesto de colorear mi boca intenta clonar ese  brillo rojo y dulce de las tardes doradas en parques...

A la hora de encarar esta crónica, prefiero centrarme en mi producto favorito de la caja para aportar un poco de originalidad, porque de perspectivas del conjunto está llena la esfera beauty. Me he debatido entre una deliciosa y delicada barra de labios llamada Glossypink y una prebase de sombras de la marca Jelly Pong Pong, que a simple vista poseía un atractivo innegable...

Glossypink de Glossybox- Nude and Improved de Jelly Pong Pong

... Pero tras una decena de usos debo decir que el lápiz cremoso, mitad corrector y mitad primer, provoca en mí 30% de amor y 70% de odio.

- Amor, porque se funde amorosamente sobre la piel, ilumina el contorno del ojo sin marcar líneas de expresión, y las sombras de ojos aguantan mucho sobre su trazo, aunque no se intensifican.
- Odio, porque los sacapuntas dobles convencionales se le quedan pequeños y no hay modo humano de sacarle mina, pero, sobre todo, porque ataca mis ojos sensibles de una forma temible. Pica mucho, "pero mucho, pero todo, pero hasta el cielo", expresión que me inventé siendo una cría para pedir agua a raudales.

Como conclusión diré que el jumbo Nude and Improved de Jelly Pong Pong me evoca este inefable chiste:


Tomado del blog de Morgan, No sin mis labiales


y por eso declaro producto favorito de la edición San Valentín de Glossybox la barra de labios Glossypink, que solo me hace llorar de felicidad.
Un labial cremoso pero firme que huele a batido de vainilla sacado de la película "Grease". Su tonalidad es igual de dulce y retro, un color "Pastelito de la Pantera Rosa" que deja nuestros labios azucarados y sutiles a la vez.

Tipo pija de la pradera, pero muy bonito.


Glossypink, oyes?
...Y pasan las horas, y el color se tatúa en la piel: permanece ya sin brillo en forma de tinte rosado, dando a la boca un color de labio de niña buena y sonrosada.

21 de febrero de 2013

Perfume en aceite Furze de Lush: rompiendo promesas... con fundamento

21 de Febrero de 2011: Adaldrida deja su Sevilla natal, viaja a La Rioja y afronta su primer día en el que hoy es el trabajo de su vida.
Hoy es mi cumple-Unir, hace ya dos años que trabajo "de lo mío" como pregona mi abuela llena de orgullo, soy muuuy feliz y lo he celebrado saltándome a la torera la potidieta, es decir, pecando... con atenuantes.
Fue Ana, lectora de este blog, la que me dio la pista de que Lush había lanzado un perfume en aceite que olía a mimosas. Ana escribió que al oler la nueva fragancia se acordó de mí, y el comentario me emocionó y me hizo pensar, mmmm... mimosas!

Mimosas de vuelta a Logroño...

Y justo hoy, en medio de una semana atroz feliz pero intensa, tenía previsto un viaje relámpago a Madrid por motivos laborales. El día ha sido fantástico, empezando en un desayuno con mi madre que se encontraba también en la capital. Y, contemplando el fastuoso buffette, me dije a mí misma: paso de bollería, paso de dulces, paso de churros recién hechos... y me compro el perfume de mimosas. Al fin y al cabo el mejor ayuno es el que adelgaza, y hoy es un día especial.


Perfumes Gorilla de Lush


Con medio litro de zumode naranja natural, un plato de fruta fresca troceada y un yogur griego sin azúcar y con nueces picadas en el cuerpo me fui a mi reunión, feliz como una perdiz..., dando gracias al Cielo por este trabajo tan atrozmente bonito que ha tenido a bien darme, y nada más terminar... puse rumbo a Lush Alcalá.

El perfume Furze me ha enamorado desde el minuto cero. Tiene absoluto de mimosas en su formulación. Carece de alcohol por lo que no irrita mi piel sensible y su textura en aceite lo convierte en una fragancia muy duradera.
Huele a mimosas, vainilla y coco, es decir, es un perfume floral y "gourmand" bastante intenso, pero la chica de Lush me ha explicado que cada piel es un mundo y destaca una nota u otra de la pirámide olfativa. Esto lo he comprobado empíricamente: en ella, la fragancia era muy tropical, olía a playa y verano, y en cambio en mis muñecas la nota de mimosa destacaba adorablemente. El perfume llevaba mi nombre.
Dos horas después de aplicado, la nota de mimosa seguía presente. A cinco horas de su aplicación, el perfume perdura pero ya derivando claramente hacia el coco. Cuando esto escribo han transcurrido siete horas y mis muñecas guardan un rastro de vainilla limpia y ligeramente floral.

19 de febrero de 2013

Bésame mucho: hoy, el nude más dulce según Lola Make Up

Desde Lola Make Up me enviaron algunos productos de la nueva colección Secret Soul, acompañados de un dossier de fotografías cuya belleza casi inmaterial cortaba el aliento. La edición se compone de sombras de ojos verdosas y azuladas, un par de iluminadores realmente interesantes, lacas de uñas en tonos turquesas y varios labiales, que son los protagonistas de este post.

Lola lips- foto mía

Los labios Lola en esta primavera son sutiles, brillantes y desnudos..., pero no borrados: el nude en estos dos tonos vira hacia el beige praliné y el rosa caramelo. Colores pálidos pero radiantes y muy golosos.
Barely There es un labial cremoso, muy hidratante y que se adapta muy bien al labio. Lo colorea ligeramente y le da un aire al estilo "no llevo nada" pero sin camuflar la rojez natural de la boca.
Para conseguir el efecto "my lips but better", un labial debe ser suave y no sentar mal a la cara; por eso me parece un acierto la textura que han elegido desde Lola para crear este nude: es un beige muy dulce gracias al tornasol praliné que recrea la ilusión de labios comestibles... Y el brillo de labios resalta aún más esa dulzura.



Brillo de labios hidratante- Color intenso nº20
Imagen ofrecida por la marca

El gloss número 20 de esta marca es uno de los más bonitos que haya tenido yo nunca. No soy fácil para este tipo de labial, no suele convencerme..., pero las propuestas de Lola siempre me rinden. Lola inventa un brillo que se moldea, customizable, que te hace sentir cómoda. Un gloss que no plastifica los labios, que no te hace pensar que acabas de escaparte del plató de una peli galáctica.

El nº 20 de Lola Make Up es casi translúcido, nada más verlo me lo llevé a la oficina..., pero posee un subtono dulce y una chispa soleada, y recrea en los labios el maravilloso efecto piruleta.



En mis labios- Luz natural


Me encantó leer la lista de ingredientes del brillo, impresa en la impecable cajita negra que lo presenta. Este brillo de labios posee aceite de coco, lecitina, jugo de aloe vera y vitamina e, lo cual se hace notar. Pero también vi en la formulación una asombrosa mención al "Anise alcohol"... Mmmmm, licor de anís como ingrediente, ¡ahora entiendo todavía un poco más la felicidad que produce su uso!

18 de febrero de 2013

Bésame mucho: hoy, por menos de cuatro euros... Vintage Peach de Essence. Y un top 5 de labiales melocotón


No me gustan las barras de labios de Essence.
Son endebles, se desmoronan y no pigmentan nada, y además... en mi boca duran un suspiro. Su única baza era lo baratísimas que son, pero esta ventaja solo les valió hasta que se popularizaron las tiendas Beautik, ya que ahora por solo un par de euros más puedes encontrar los sublimes labiales de Catrice, que, usando las sabias palabras de Shakespeare, les superan "en hermosura tanto como el primero de mayo como al último día de diciembre"...


Vintage peach, Essence: 3,99 €


... Y de repente aparece este labial doble para desmontar todas mis sesudas teorías.
Esta fue mi última compra antes de ponerme a potidieta, y el primer pintalabios* que he usado tras curarme de un herpes labial.

Vintage Peach es una edición limitada perteneciente a la colección Vintage District de Essence. Es una unión feliz de barra de labios y gloss. La barra es suave, satinada y bastante sólida. Es de un color melocotón más bien pálido, dulce, de un naranja pastel y tropical. El gloss tiene un maravilloso tono vitamina, a medias entre zumo de melocotón y zumo de naranja, y miles de diminutas chispas doradas bailan en su superficie.

La duración sigue siendo el talón de aquiles de este labial, hay que repasar cada hora. Sin embargo, por los tres euros y medio que me pidieron las chicas de Beautik, me parece que vale la pena.


Chuache borroso pero fiable


(*) Pintalabios: ya sé que no es palabra muy bien utilizada pero me niego a desterrarla de mi diccionario sentimental. En mi niñez era el término de moda!
Los pintalabios melocotón son mis favoritos, ya lo sabéis. Os ofrezco mi particular Top 5 Peach:

1. Aunque estén ya descatalogados, por si los encontráis en Ebay, dejo aquí escrito que los melocotones más bonitos del mundo son el Peche Juteuse de la desaparecida linea "Pour la vie" de Bourjois, y el Peche Frivole de la muy llorada gama KissKiss de Guerlain.

2. Creo que sigue aún existiendo el que durante mucho tiempo fue mi melocotón de cabecera. Peach Pop de Clinique. Un melocotón mucho más naranja, más cálido, que carece casi en su totalidad de base rosada.

3. Los relativamente nuevos Chubby sticks de Clinique tienen un tono melocotón tierno muy dulce, llamado Mega melon.

4. El tono de Mac que más se acerca al melocotón puro es Ravishing, que además posee textura Cremesheen y es una delicia. Lo enseñé en este look de luz de vela. El tono de Nars que más se parece al melocotón es el Barbarella: nude, pero melocotón.

5. Y, actualmente, mi melocotón favorito y baratísimo... Princess Peach de Catrice!

16 de febrero de 2013

El efecto Pop: Claire´s y Superskunk

El efecto Pop (o Poppy, como lo llamó uno de mis compañeros de la universidad), consiste en combinar prendas neutras con otras divertidas. Guiños a nuestra educación sentimental, detalles chillones que no desentonan, que arrancan una sonrisa, que proclaman a gritos nuestra niñez tardía en aquellos años ochenta: anuncios de Cocacola, videos musicales de Kylie Minogue, canciones de La Guardia, botas amarillas del capitán Pescanova, nubes de Don Algodón y la deslumbrante voz de Enrique Urquijo.

El efecto Pop puede lograrse muy bien eligiendo los complementos adecuados...


Foto by mi primo Rodrigo

... Como un paraguas estampado con la bandera inglesa. Como un bolsito en forma de uno de los antiguos y adorables radiocasettes.

El paraguas es de Claire´s, el Horror Rosa en el que de repente encuentras de todo. Es plegable y bastante sólido, y me costó, creo, 9,90 euros hace ya casi un año. Desplegarlo bajo la lluvia es como un grito de alegría en la oscuridad.
El bolso en forma de radiocasette es una adquisición de mi último viaje a Madrid, y lo conseguí en plena estación de Atocha. Lo vende la marca Superskunk por diecinueve euros y es lo más retro y pop que haya tenido yo  nunca.

Ambos casan a la perfección con el abrigo de Los Telares que compré al comenzar el invierno, y aportan el toque diverido y "moloner" a un conjunto de pantalones negros y blusón negro y blanco.

14 de febrero de 2013

En Cuaresma, potidieta... mística

Comienza la Cuaresma, un parón en mi vida. Un momento especial.
Me considero hedonista católica, por lo que los ayunos no se hicieron para mí. Pero en ciertas épocas algo dentro de mi ser ruge... "¡por un mes siquiera, deja de atesorar labiales en tu tocador!"
Y como nunca he sido kantiana, y el deber por el deber me deja fría..., he buscado un adjetivo a mi potidieta y lo he encontrado: es una potidieta mística y por eso la comienzo en un Miércoles de Ceniza.


Lectura para la Cuaresma

Para alegrar mi mes de austeridad, tengo en la mesita de noche este libro.
No es solo lectura para católicos, sino para toda persona sensible que desea vivir la vida como un teatro emocionante. No conozco a Enrique Monasterio en persona, pero llevamos mucho tiempo leyéndonos el uno al otro. Hace muchos años, cuando aún no nos leíamos, publicó un librito para jugar a muñecos con Dios en Navidad, y ahora repite la feliz fórmula pero extrapolándola a la Semana Santa. Es un libro que da voz a diversos personajes que compartieron escenario con Jesús, jugando a pensar y sentir como ellos.

Es, también, una obra que ha nacido de su blog, del que soy asidua comentarista, y quizás por eso...


Dedicatoria del libro:
"[...] Adaldrida, poeta incluso cuando escribe sobre maquillaje"

... ¡tengo un hueco en la dedicatoria! Al abrir el libro y leer la primera página, el corazón me dio un vuelco de emoción.
...Y, como la vida es surrealista y Dios tiene de vez en cuando estas pequeñas bromas reservadas para mí, justo el Miércoles de Ceniza llegaron a mi casa una enorme caja de Glossybox y una preciosa cajita de Lola Make Up, y hoy acabo de recibir un paquetito que pedí a Iherb. Tengo además varias reseñas pre-cuaresma en la recámara: El blog no va a quedar vacío.

13 de febrero de 2013

Por menos de cuatro euros... Bodyfarm, a fondo

Como ya os comenté en mis últimas reflexiones en la bañera, un buen día, al entrar en el Bodybell de Gran Vía para ver si había llegado la loción corporal Coco addiction de Natural Honey, pude comprobar que no había llegado (Mambrú se fue a la guerra...), pero al doblar la esquina encontré lo que no buscaba:


¡El universo Bodyfarm! - Foto mía


La primera impresión fue un extraño deja vù, un escalofrío recorriéndome y una pregunta: ¿ha llegado Korres a Bodybell? Mirad el mueble así, con la vista un poco nublada, y que levante la mano la que piense que no se hubiera dejado embaucar por un minuto. El parecido entre ambas firmas es innegable. Pero los precios anunciados me sacaron de mi error, y me hicieron ver que estaba ante un capítulo inédito de la parafarmacia griega.

Comercializada en España por la conocida casa Beter, Bodyfarm huye generalmente de siliconas y parabenos, y promete borrar el petrolato y los alcoholes sintéticos de sus formulaciones... Y todo ello a precios de supermercado, que oscilan entre los 3,99 euros que cuestan cremas comporales, geles y champús y los 9,99 euros que piden por un sérum de uva roja con ácido hialurónico que regalaría a mi madre: no digo más.

A día de hoy, tengo ya cuatro favoritos de esta marca.

Body milk de musk- imagen de Beauty Plaza

Estoy encandilada con este aroma. Si no digo que me tiene enamorada es porque únicamente las personas enamoran: las cosas solo enganchan. Y esta cosa deliciosa me ha enganchado desde la primera aplicación. Está pensada para las working girls que necesitan una nube de relajación y mimos cinco minutos antes de correr a la oficina.
Es facilísimo hidratar el cuerpo con este tarro con dispensador, a un solo "flis" tienes una nuez hermosa que te envuelve en comodidad y nutrición, además de perfumarte con un aroma limpio y exótico, dulce y sutil. El gel de la misma gama deriva pronto hacia notas metálicas, pero el body milk no se "oxida", se funde y perdura mimetizado, desprendiendo un olor a tu propia piel cálida y muy limpia, es embriagador.


Body milk de Botter caramel- ídem


Esta loción hidrata igual de bien que la anterior pero su aroma es diametralmente opuesto: huele a natilla con la superficie quemada con soplete. Su olor tiene dos fases: una láctea, como de crema de vainilla, y otra crujiente, como de barquillo caramelizado.
Y perdura toda la noche: yo la utilizo antes de acostarme, porque soy incapaz de salir de casa oliendo de un modo tan goloso.
Butter caramel de Bodyfarm me recuerda a Kate Beckinsale, que hablando de sus trucos de belleza en la revista In Style decía que, cuando usaba este tipo de perfumes... ¡su marido la perseguía por toda la casa armado con cuchara y tenedor!


Acondicionador de aceite de oliva

Bodyfarm ha logrado el milagro: tras un año entero sin utilizar acondicionador, he vuelto. Es muy fácil reconciliarse con el acondicionador cuando sus ingredientes son cera de jojoba, aceite de oliva, gel de aloe vera y pantenol. Cuando no se vislumbra silicona alguna. Cuando el mejunje se desliza en tus dedos ligero y sedoso, y hace que el cepillo baile una danza al entrar y salir de tu melena.
Antes del acondicionador, me lavo el pelo con el champú de estracto de algodón de la misma marca. Huele a frutas exóticas, a piña colada en un chiringuito delante del agua azul. Limpia el pelo sin electrizarlo, lo deja suelto, brillante, y tampoco lleva dimenticone.

¡Y todo por menos de cuatro euros!

11 de febrero de 2013

Bésame mucho: hoy, lo nuevo de Givenchy, Le Rouge

Este fin de semana estuve en Haro, en el carnaval del vino. 
Baile de disfraces y "varietés" en el claustro de los Agustinos, mientras las bodegas más señoriales de Rioja nos ofrecían sus nuevas añadas y un poco de queso y delicioso pan de hogaza para paliar la posible melopea. Bebí cava de Muga en una delicada y chispeante copa, y bailé hasta caer rendida en una oportuna "chaise longue".


Givenchy en Haro...

En Haro existen dos lugares para contemplar la Belleza: la basílica de la Vega, repleta de dorados y penumbra litúrgica, y la perfumería Nan´Belle, que atesora un inefable expositor de Givenchy. Puedo pasarme horas mirando maravillas, aunque luego me lleve un par de pintalabios de Essence que cuestan dos euros con cuarenta y nueve céntimos cada uno. Las dependientas me miran con benevolencia.

En este viaje he podido conocer la nueva barra de labios de Givenchy: Le Rouge.

Le Rouge, Givenchy

Estas barras de labios destacan por poseer una duración y una pigmentación extremas, pero también por aportar una hidratación razonable y vestir el labio con comodidad. El envase es oscuro y luminoso a un tiempo, y el aroma que desprenden tiene un matiz de grosella y una ligera nota de... mimosas, mi flor (y mi perfume) favoritos. ¿Puede existir una tentación mejor construida?
A pesar de tantos encantos ignoro su precio, ya que teniendo tan cerca la compra del labial de Tom Ford no iba a hacer otro desembolso de alta costura.
Pero tengo muy claras mi admiración y mis preferencias...


Mandarin Flamenco


Brun Vintage


Si en algo falla Givenchy es en su parquedad a la hora de crear tonos melocotones y corales, ya que siempre vira hacia los rojos fastuosos, los fresas que tanto resaltan la preciosa boca de Liv Tyler o los marrones sutiles y angelicales. Solo recuerdo un melocotón puro de Givenchy: la barra de labios líquida de efecto mate Lady Peach.

Mandarin Flamenco es el único ejemplar de la colección que podríamos llamar coral, aunque coral encendido. Es un naranja alegre, campestre pero con carácter: un color naranja sanguina, un rojo anaranjado vibrante.
Brun Vintage es un tono muy "Givenchy", tanto en matiz como en el título que le da nombre. Conozco labiales de la firma desde hace muchos años, y ya el desaparecido Lip! lip! Lip! de la casa francesa tenía un marrón rosado, carnal y dulce al mismo tiempo. Entre los Rouge Interdit hay varios marrones con tornasol rosa viejo, y el Brun Vintage gira en torno al mismo concepto pero da otra vuelta de tuerca, con más pigmento rosa en su base, un tono labio cálido.


Brun Vintage- Mandarin Flamenco


El acabado de estos labiales es muy jugoso pero nada brillante. Me despedí de ellos pidiéndoles que me esperen, porque después de una cuaresma de necesaria contención... ¡volveré!

8 de febrero de 2013

Por menos de siete euros... 145 de Kiko, una sombra de ojos que sirve de rubor a las mejillas

La interacción entre color en las mejillas y color en los ojos no es nueva. Existe toda una gama de tonalidades, coral- bronce- rosa viejo, que funciona bien en ambas zonas del rostro.

He tenido coloretes que, con un poco de maña y precisión, podían ser utilizados como sombras de ojos. Coralista de Benefit ilumina la mirada con su tonalidad sonrojada y vitamínica a un tiempo; y Rose Gold de Sleek me gusta aún más adornando párpados que resaltando pómulos, ya que su chispa dorada es demasiado gruesa y como elemento de fantasía cromática me gusta más a ras de pestañas.
La dirección contraria no es tan fácil: las sombras de ojos están pensadas para brillar, para destacar, y en las mejillas corren el peligro de parecerse a esos letreros de neón que lucen los moteles de carreteras...


Kiko 145: 6,90 euros

Pero la sombra número 145 de Kiko es angelical y poderosa al mismo tiempo.
Fui a Kiko para hacerme con el tono 176 que recomendó Moli-Art: un gris antracita de textura aterciopelada y tacto húmedo, como de suelo mojado por la lluvia en una noche de invierno. Pero la sorpresa de la tarde vino de la mano de este rosa inocente, limpio y muy luminoso. No es tan sedosa como la 176 pero se trabaja bien tanto con pincel como con los dedos, y es muy duradera.
Tiene un equilibrio como de alquimia: el brillo que desprende es frío, de plata, pero el tono encierra un punto ácido que le aporta calidez.

Nunca había conocido una sombra de ojos tan sutil, tan dulce y viva al mismo tiempo, con un brillo tan perlado y un rosa tan embrujado. Tiene algo, tiene don.

5 de febrero de 2013

Bésame mucho: hoy, el rouge clásico, por Nars y Nyx (regalos para una amiga)

El pasado fin de semana mi mejor amiga celebró su cumpleños, y por una carambola del destino pude estar en Sevilla con ella.

Mi mejor amiga se parece a mí en algunos aspectos..., y en otros se encuentra en las antípodas: es poeta como yo pero en cambio no es nada coqueta en lo que se refiere a pinturas de guerra. Es guapísima, es élfica y parece flotar cuando camina..., pero no se maquilla (ni se desmaquilla) casi nunca.
Además es muy austera, y no solo le duele gastar dinero en ella misma sino que le duele que otro se lo gaste para regalarle. Sin embargo, en términos cosméticos, tenemos un vicio en común: el rojo de labios. Juntas descubrimos el Dubonnet de Mac, y ambas lo tenemos. Mi amiga piensa, como yo, que el rouge ilumina la cara y a diario es el único maquillaje que se consiente.


Eros de Nyx- Manhunt de Nars
Casi todas las barras de labios que tiene son regalos míos, así que en esta ocasión decidí comprarle un detalle mínimo y tirar luego de repertorio propio, buscando en mi baúl de pinturas un par de labiales que le sirvieran.
Estos dos rojos clásicos ya no son míos: me los había dejado en casa de mis padres, señal inequívoca de que no les estaba dando uso. Pero antes de desprenderme de ellos... decidí  pedirle que los fotografiara para hacerles una buena crónica.

Arriba Manhunt de Nars- Abajo, Eros de Nyx

Como veis, se parecen, aunque difieran en el acabado y en la intensidad. Ambos tienen una poderosa base azul que, en teoría, es el matiz que mejor sienta a las pieles claras, pero enfatiza las rojeces por lo que suelo evitarlo. En cambio me he dado cuenta de que alegra las pieles oliva, sacando la luz de su interior.

Manhunt es una creación de François Nars y cuesta 25 euros en el Corte Inglés, aunque en Kiss and Make up NY puede conseguirse por un precio mucho más amable. Es un rojo amapola translúcido. Lo que más me gusta de este rojo es su versatilidad: sirve para mojar el labio, para crear texturas de boca mordida apta para la oficina, y aplicado a conciencia es un rojo pasional aunque siempre con un punto húmedo.



Eros, de Nyx

Eros es un "rouge" de la marca Nyx que se consigue en Maquillalia al precio de 3,99 euros, y en tiendas físicas (Beautik), por solo un euro más.
Este tono en particular es uno de los mejores labiales Nyx, porque asombrosamente es firme y no tam cremoso como otros ejemplares de la colección: no reseca el labio pero tampoco se demorona sobre él, ni tiene aficiones viajeras. Es poderoso, alegre y carece de brillo casi por completo, pero no llega a ser mate.

Tuve la alegría de ver cómo se emocionaba mi amiga al abrir el paquetito, y de escucharle exclamar ¡¡¡Nars!!!, con asombro y emoción, señal inequívoca de que poco a poco mi pasión por el colorido está contagiándose, de forma lenta pero segura.

3 de febrero de 2013

Bésame mucho: descubriendo Tom Ford

Tom Ford es lujuria cosmética. Es lujo y elegancia, es arquitectura y escultura en una barra de labios, es cincuenta y dos euros, es "nunca tendré uno de sus labiales". Tom ford es colecciones de Estee Lauder sobrenaturales, es gafas de sol que nublan la vista.

Hasta el uno de febrero de este año, yo pensaba que nunca poseería ninguna pieza de Tom Ford.

Corner de Tom Ford en el C.I Castellana (Madrid)

Pero era viernes y principio de mes, y yo estaba en plena Castellana de Madrid por motivos de trabajo. Y me faltaba una hora y media para tomar un tren. Y de pronto me dije... voy al Corte Inglés de Castellana. Ahora o nunca.

Mi primera impresión: lujo desmedido. Alfombras rojas y no es Navidad. Mi segunda impresión: ¡decenas de hombres vestidos de traje y corbata! Esto es un gusto mío particular: adoro a los caballeros elegantes y bien vestidos, por lo que este post de Tita Hellen ha llegado a emocionarme. He leído afirmaciones del (por otro lado genial) creador de Cobi: dijo que la corbata es odiosa porque es prenda propia de banqueros, y no puedo estar más en desacuerdo: profesores de universidad, bedeles de biblioteca, conferenciantes, oficinistas, invitados a bodas... llevan traje y me hacen soñar despierta.



Nude Vainilla, Tom Ford: 52 euros
Mi tercera impresión... Amour fou por las barras de labios que ha creado este hombre. Con la nómina reciente y una breve participación en un congreso reciente también, me juré que el tono "labios desnudos" más dulce, cremoso y arrebatador de la alta perfumería tenía que ser mío.
El precio disuade e incluso escuece en la conciencia, pero me decidí. La cuesta de Enero ha sido empinada, el trabajo entisiasmante pero esforzado, y un par de motivos de celebración me bullían en el bolsillo...



Foto by my mother

Es una tonalidad crema maravillosa. Se desliza por el labio como una prenda de seda y se mantiene como un tatuaje. Es dulce y neutro, pero no borra la boca sino que la dibuja con sutileza, dotándole de un tacto y acabado de "creme brulée".
Me quedé enganchada también de un naranja azafrán encendido llamado "Wild Ginger", pero no me lo llevé. Dejar un deseo sin cumplir es muy bueno para el alma y el bolsillo: me quedé a medias entre el estoicismo ("no lo necesitas") y la esperanza ("la próxima vez quizás")...