31 de marzo de 2013

Bésame mucho: hoy, Mandarin Bolero de Givenchy Le Rouge: review & swatches

¿Recordáis este post?
 

Givenchy "Le Rouge": expositor de la perfumería Nan. Belle (Haro)

 
En el segundo fin de semana de febrero descubrí lo nuevo de Givenchy, una barra de labios lujosa y rockera, luminosa y mate..., pero había comenzado ya mi potidieta y decidí dejarlo correr... hasta el Sábado de Resurrección.
El tiempo vuela, ¿verdad? Ya puedo ofreceros, con palabras y con imágenes, una completa crónica de este labial que Givenchy describe como "mate sensual" y que deja en la boca una sensación de labios vestidos, seda mate para ir a una fiesta.
 
 
Le rouge Mandarin Flamenco
 
En esta imagen podéis ver la calidad del cuero que forra el envase de este labial. Es un packaging sólido, arquitectónico, un cilindro poderoso en el que la volatilidad del espejo y la suntuosidad opaca del cuero se funden.
La cualidad protagonista de esta barra es que consigue un velo completamente mate pero hidrata verdaderamente el labio: no es solo que se sienta cómodo a corto plazo, sino que no acaba reseco al cabo del día o la semana.
 

 
En mis labios
 
 
Mandarin Bolero (y no flamenco, como lo llamé en anterior post), es un rojo coral muy alegre. Tiene un punto mandarina pero su matiz predominante es rojizo. Puedes pintarte los labios y...
 
 
...La chispa de la vida (foto mía)
 
...tomarte una Cocacola, y una buena banderilla Gilda, y tras el vermut del domingo y un pañuelo de papel limpiando las comisuras, tus labios aparecerán así:
 

 
Aprés Cocacola

 
Fotos hechas con mi móvil que no es nada del otro Jueves, pero que captan la permanencia y la frescura del color.
El rojo coral está de plena moda en esta primavera de lluvia soleada... y si es con Givenchy, ¡aún mejor!

29 de marzo de 2013

Los terminados de Adaldrida: Marzo 2013

En el lluvioso mes de marzo he terminado varios frascos.
En primer lugar, mañana pongo fin a mi potidieta cuaresmal. El balance es bueno: me la salté solo en dos días señalados, y me he resistido en varias ocasiones épicas...
No he sufrido mucha ansia, entre otras razones porque he tenido la vida muy llena, pero reconozco que me apetecen muchísimo los nuevos labiales de Givenchy y la colección Dolce Vita de Deliplús. Y que mi imaginación ya está proyectando una jugosa visita al corner de Nars en Goya, conversación con el gran Franc Delgado y algúna que otra compra insana...,  próximamente en Makimarujeos.

Los botes acabados durante la cuaresma son:


Terminados Marzo

1. Magic Concealer de Helena Rubinstein en el tono Medium.
Un corrector de ojeras que, al ser respetuoso con la piel y confortable pero nada graso, sirve también como corrector de granitos o rojeces, e incluso como maquillaje. No es barato pero sí generoso: ofrece unos treinta mililitros que me han cundido un año y medio. Contiene camomila y carece de aceites minerales o siliconas oclusivas. Y puede con todo. Es como una goma de borrar mágica y no como un disfraz: regala un rostro impoluto, fresco, aunque tus ojeras lleguen a tu barbilla y las rojeces bailen por tu cara un endiablado twist. Repetiré.

2. Barras de labios de Lime Crime en los tonos My Beauty Rocket y Cosmopop.
De la marca del unicorio me fascina el labial Retrofuturis, que es el rojo de mi vida y que compraré una y otra vez... Pero estos dos labiales no me han acabado de gustar. El primero era demasiado seco y naranja, y el segundo demasiado cremoso y pálido, y con un subtono amarillo que no favorece. Tras una temporada haciendo labores de alquimia para mezclar ambos, he conseguido terminarlos. No repetiré.

3. Agua micelar Dermik, de Mercadona.
Es el agua de la calma, así, con mayúsculas. Huele a camomila, aunque contenga lino alpino y no se encuentre el bisabolol en su fórmula. Es rica en betaína y en vitamina E, cuesta cuatro euros y la ultilizo como segundo paso de limpieza nocturna, como tónico y como limpieza de par de mañana. Es amor, amor, catástrofe, y repétiré sin fin hasta que se la lleve el viento.

4. Aceite puro de árbol de té de Bioderm.
Me lo compré por unos diez euros en el Arbolito y es el mejor remedio para prevenir y borrar imperfecciones de la piel. Es puro y posee un olor intensísimo, a desinfectante poderoso. Además sirve tanto para combatir un volcán aislado en el mentón como para apaciguar una islita de granitos rojos den las mejillas. Repetiré.

EDITO: he encontrado el primer frasco de aceite de árbol de té que usé antes de comprar éste, y voy a terminarlo, a pesar de que solo es puro al 25 %. Es de laboratorios Mild y contiene, además de su activo principal, vitamina E, perfume y ácido mistírico, derivado de la nuez moscada. Espero hablar de él en el post de Terminados de Abril.

5. The Yellow Stick de Cococare.
Manteca de cacao pura en un formato que funciona como una barrita de masaje: debes frotarla entre tu piel para hacerla deliciosamente maleable. Me gustan los (buenos) ingredientes puros porque minimizan los riesgos de alergia, y la manteca ce cacao es hidratante sin resultar oclusiva. Huele a una tarde de navidad bebiendo chocolate Valor con mis tíos, primos y abuela. Y lo mejor de todo: he descubierto que calma mi piel y la deja radiante. Lo uso como desmaquillante por la noche, como contorno de ojos y como hidratante, alternándolo con el aceite de argán. Se vende en Iherb por ¡un par de euros!, y necesito otra dosis: pronto repetiré.

27 de marzo de 2013

Radiante de cansancio: cómo refrescar el maquillaje por la tarde

El 22 de marzo participé en el club de Lectura de la biblioteca de la Universidad de la Rioja..., y como Carmen Sáez es una gran fotógrafa, aprovecho una de las imágenes que tomó del recital para hablaros de cómo podemos refrescar un rostro y un alma que llevan ya muchas horas de vuelo... pero que necesitan sonreír al público una vez más.


En la BUR- Imagen propiedad de Carmen Sáez

Ese día estaba cansada. Felizmente cansada, o radiante de cansancio, en palabras de Miguel D´Ors. Y no tenía mucho tiempo para vestirme, peinarme ni maquillarme a mi gusto. Fantaseé con la idea de llegar a casa, tomar un baño, exfoliar mis piernas incluso, envolverme en la maravillosa loción corporal Coco Addiction de Natural Honey..., pero lo único que pude hacer fue pintar mis uñas en la hora del almuerzo, regalarme un "flis flis" de inefable olor a mimosa y maquillar mis ojeras y mis labios (como dice la canción) en el aseo de mi oficina antes de tomar el autobús que me llevaba al campus universitario.

Estos son los puntos cardinales a seguir cuando no hay tiempo, y ya te maquillaste por la mañana: oler bien, lucir un bonito gloss, camuflar los signos de cansancio... y llevar las uñas arregladas.

El primer objetivo se consiguió gracias al vial de Summer by Kenzo que guardo en mi bolso. El segundo, gracias al embellecedor de labios de Clarins número cinco, que cada vez me fascina más y más.
El tercero, gracias al Magic Concealer de Helena Rubinstein, que contiene camomila y sirve de corrector y maquillaje (en el tono Medium). Hablaré de este tubo realmente mágico en un inminente post de "terminados", porque aquella noche fue la última de su vida. Tuvo, eso sí, un poético final.
Para el cuarto objetivo yo tenía preparada un arma de color explosivo: el esmalte de uñas "Electra" de Lola Make Up. Un azul Klein por el que bailan diminutas briznas de oro.

Gracias a estos cuatro magníficos la noche fue una fiesta:  Tenéis crónica en el fantástico blog de la Biblioteca, "Qué he hecho yo para leer esto".

24 de marzo de 2013

Mi ritual de belleza nocturna: Aceite de argán puro

En La Rioja existe una humedad muy inferior a la que yo disfrutaba en Andalucía, y el agua viene repleta de cal y muy clorada. No todo podía ser un cuento de hadas en mi nueva vida, en el terreno dérmico he perdido, y mucho.

Mi tez ha sido sensible desde que tengo veinte años, y no veo que se haya vuelto más reactiva pero sí más seca. Y, desde luego, mi pelo es mucho más seco y tiende a electrizarse, aunque sus raíces siguen siendo grasas. El "pelo pollo" ha sido el estado existencial de mi cabellera desde que vivo en el Norte.
Por otro lado, tanto mi cutis como mi cabello siguen siendo completamente reacios a siliconas y aceites minerales, y un exceso de grasa equivale a una islita de granos en la mejilla, un volcán solitario en la barbilla o un cuero cabelludo irritado y dermatoso.
Esta situación caótica puede resumirse en dos palabras: problema y reto.


Aceite puro de argán, primera presión en frío, de crudigno: 24 euros


Hace cosa de un mes entré por casualidad en una herboristería de mi nueva ciudad llamada "El arbolito", y vi que tenían aceite de argán puro a buen precio. El argán posee grandes cantidades de vitamina E y propiedades regenerantes y antiedad, por lo que decidí comprar una botella de 250 mililitros: desde entonces, mi piel está hidratada y mi cabellera ha vuelto a su ser.

Como tratamiento facial, aplico unas gotas generosas en las palmas de las manos y hago masajes suaves en el rostro. El mejunje huele a una mezcla de frutos secos y embrujo árabe. En la zona del mentón, que tiende a taponarse más de lo debido, aplico antes un par de gotas de aceite puro de árbol de té marca "Bioderm", comprado también en El arbolito.
Lo que más me gusta es que la piel agradece el producto y "se lo bebe" poco a poco, y cuando me acuesto ya no hay ni rastro de película oleosa en ella. Amanece hidratada y muy calmada.
Alterno este aceite por las noches con otro producto del que hablaré más adelante, y gracias a la nutrición que le doy a mi cutis, por la mañana solo necesito una crema muy ligera para sentirlo confortable.

Como tratamiento capilar, aplico unas gotas igual de generosas de medios a puntas, envuelvo mi cabeza en un turbante de microfibra y me dispongo a dormir. Uso este aceite como mascarilla pre-lavado: a la mañana, lavo mi cabello con un champú hidratante sin siliconas (Smooth Start de John Frieda), y el pelo queda suelto, brillante, sin electricidad.
Si lo utilizo como producto de peinado, texturiza el cabello y saca bien el rizo, pero le aporta un efecto húmedo para todo el día que puede pasar por sucio.
De cualquier forma, en verano será la opción ideal para conseguir unas ondas de efecto surf, "recién salida del mar", y a la vez cuidar la melena.

19 de marzo de 2013

Bésame mucho: hoy, Nars Sheer lipsticks (wishlist)

LLuvia soleada en Vitoria, con mis padres. Tras la sobremesa mi madre, que es pura empatía, me preguntó:
- ¿Querrás darte una vuelta por la ciudad, eh?
Ya nos entendemos, "una vuelta" significa pasear por la calle General Álava, arriba y abajo: Sephora, Zara, llegar hasta el Corte Inglés..., la alegre tournée consumista que solía gastar junto a mis primas durante nuestras navidades adolescentes.
Yo abrí la boca para decir "estoy a potidieta cuaresmal", pero entonces decidí ponerme a prueba: entrar en unos almacenes que atesoran un expositor de Nars... y salir con las manos vacías. ¿Sería capaz?


Expositor de Nars en Sephora (Vitoria)

 Sí, salí de vacío tras una hora entera chafardeando labiales en Sephora, pero en mi mente iba haciéndose más y más larga la lista de deseos por cumplir en mi próxima visita a Madrid, pasada ya la Semana Santa.
 
En concreto, me parecieron muy apetecibles las barras de labios de textura "Sheer" de Nars, de las que solo poseo el famoso "Dolce vita".
La textura es el caballo de Troya de los labiales de mi firma preferida. La pasión nubla mis ojos pero no llega a cegarlos, por lo que puedo decir que algunos tonos maravillosos como "Niagara", "Heatwave" o "Joyous red" no son cómodos en el labio. Son impactantes, duraderos, una auténtica obra de arte en cuanto al color... pero tienden a resecar al menos las bocas más sensibles, como la mía.
Con el labial "Dolce vita" eso no sucede, porque su textura es completamente distinta. Deja un velo de producto que parece flotar sobre los labios... Se trata de un color saturado, pigmentadísimo, pero transparente.
Y he descubierto dos nuevos colores que comparten este acabado translúcido, lácteo, cremoso y benévolo.
 
 
Roman Holiday
 
 Roman Holiday es el rosa pastel por excelencia. Su dulzura te lleva de la mano a la capital italiana y a esas escenas con una jovencísima Audrey Herpburn iluminando todos nuestros sueños. Es un rosa muy "girlie", fresco y dulce, de acabado jugoso.
La fotografía no le hace justicia: fue hecha bajo una incipiente llovizna con la cámara de mi móvil.
 
 
Love devotion
 
Debajo de la misma lluvia fue tomada esta imperfecta fotografía que solo capta un pálido destello de la belleza que irradia el tono Love devotion. Fue una novedad en el verano del 2010 y yo no lo conocía, qué extraño.
Es un melocotón con acabado como de gelatina, un brillo acuático en un soporte sólido de barra, que regala un efecto de labio saludable, veraniego, rotundo y dulce.
 
Apuntados quedan ambos. Decidí invertir dos tercios del precio que hubiera pagado por alguno de los dos en...
 
 
...¡¡¡Una caja de lata llena de las gozosas trufas de Goya, para mi abuela!!!
 
 

15 de marzo de 2013

Bésame mucho: hoy, Eclat Minute embellisseur levres de Clarins, tonos 5 y 6

Maravilla genial para los labios. Oasis y disfraz al mismo tiempo. Medicina y adorno, pues cura y embellece desde dentro. ¿Qué es?


¡¡¡Habéis acertado!!!


Compré mi primer Eclat Minute Levres hace unos tres años. Me cautivó su olor a galleta de nata, a petisú de vainilla. Su forma de hidratar sin dejarse sentir, como en secreto. La luz a raudales que regalaba a los labios desde su color albaricoque claro.
El tono escogido entonces no me gustó tanto, era demasiado claro para mí, y cuando se acabó opté por el tono rosa, el 2. Recuerdo haberlo comprado en un Bodybel de madrid días antes de empezar a vivir y trabajar en La Rioja. Esa tonalidad me enganchó: tan inocente, tan dulce, tan láctea, como de batido de fresa...

Ayer probé dos de los nuevos tonos de este tratamiento embellecedor, a caballo entre el gloss y el bálsamo. LLevaba tiempo pensando que necesitaba reponer cacao en mi neceser, y el miércoles mágico fue el día elegido para hacerme con estos dos embrujadores tonos.



Número 5


Esta es la prueba evidente de que estamos ante un poderoso producto "dos en uno", de esos que las mujeres trabajadoras agradecemos. El número cinco es un rosa fresa con un punto coral muy fresco.


Número 6


...Pero, para auténtica delicia, el número seis. Es un tono bronce o chocolate claro que se funde en el labio y le aporta dulzura, calidez y un brillo inaudito.
¿Por qué hidratan e iluminan estos tubitos con tanto poder? El secreto, como siempre, está en lós ingredientes: manteca de karité, manteca de mango y derivados de las vitaminas A y E. El precio recomendado de venta al público es de quince euros, pero yo, en la perfumería IF, conseguí ambos por veintiocho euros.

Sin duda, uno de los tres productos que llevaría en un bolso diminuto: junto con un corrector no muy claro y una máscara de pestañas explosiva, listas para triunfar en la oficina.

13 de marzo de 2013

Reflexiones... en la bañera (VI, Fumata Blanca)

Hoy es un gran día. Trece del Tres del Trece. Hoy tengo en mis manos el nuevo libro de Miguel d´Ors, que ha tenido la elegancia de enviármelo. Y en mi corazón hay... ¡¡¡un nuevo Papa!!!
Por eso termino el día reflexionando en la bañera, mecida por los endecasílabos dorsianos y por los efluvios que emanan del Juicy Pear Shower Gel de H&M.


Maravilloso aroma a peras frescas


1. Habemus Papam!!! Reconozco que no me gustan nada los periodos de sede vacante, por lo que me alegro infinito de tener un nuevo Padre en Roma... ¡Y qué pinta de padrazo tiene!

2. La noticia me pilló en el H&M del Centro Comercial Berceo de Logroño, comprando mallas negras. Encontré unas maravillosas, con el largo y el ancho justo, de tacto gozoso y precio imbatible, 9,90 euros, y me llevé dos. Están hechas de algodón al 95%.  En la cola miré las noticias por internet y al ver la fumata blanca... añadí al carrito este gel de la colección de primavera.

3. Y ya puestos, decidí romper la potidieta cuaresmal con fundamento, y hasta con bula (papal), y entré en la perfumería IF a por los nuevos colores del Eclat Minute Levres de Clarins... prometo pronta crónica.

4. El gel de pera despide un aroma muy fresco, sutil pero firme. Huele de verdad a zumo de peras. Hace una espuma muy blanca y fragrante, que se deshace fácilmente formando islas. Posee una textura gelatinosa y un color transparente, y ambos rasgos evidencian una buena formulación: No contiene siliconas y en cambio sí cuenta con glicerina y ácido cítrico aunque en pequeñas cantidades.

5. No podéis perderos el nuevo libro de Miguel d´Ors. Se llama Átomos y galaxias, está publicado en Renacimiento por lo que la encontraréis con facilidad, y sí, es poesía. Pero una poesía que habla de abejas, arrugas, lunes y boleros. Poesía  llena de una música que se mete en el corazón... así, poco a poco, y un día descubres que no puedes vivir sin leerla.

12 de marzo de 2013

Por menos de cinco euros... sombra de ojos Paradisco clon

Las sombras de tonos rosados sientan muy bien a ojos color miel como los míos, porque abren la mirada y resaltan lo que de verde puede haber en un iris así.
Pero tonalidades rosas hay muchas... y a mí las que me gustan son las que viran hacia el melocotón. Esta es la razón por la cual coloretes como el Rose Gold de Sleek o el Hot Mama de The Balm funcionaban tan bien en mis párpados, cuando era la feliz poseedora de ambos.

Hace un mes estuve en la tienda que  Kiko Make Up Milano tiene en el CC parque Rioja (Logroño). Fue una tarde de risas con amigas, compré una sombra de color rosa bebé que sirve para colorete, y una de las afamadas "water shadows", la número 219: un rosa coral con chispa dorada absolutamente espectacular.


Paradisco Clon by Kiko


En mi búsqueda de colores frescos para ir a la oficina, me decidí por esta sombra para llenar el párpado de color dulce y ácido... y nada más: solo una leve pasada de Rímel lo acompaña. La sombra cuesta cuatro euros con noventa, se difumina muy bien, dura bastante... y me recordó con intensidad a la Paradisco de Mac, cuyo color me fascinó siempre, pero cuya textura "frost" me disgustaba, y por eso nunca la tuve.
He visto "chuaches" en internet y la 219 de Kiko es más intensa, pero la tonalidad y el matiz dorado son muy parecidos. Se trata de rosas vitamínicos, llenos de chispa... dorada.

En la piel llevo la polvera azul piscina de Shiseido aplicada con la Bambuki brush de Physician formula: quería mostraros el acabado tan luminoso y natural que regalan al rostro esta brocha y este maquillaje compacto cuando unen sus fuerzas: la mejor arna en el color debe ser empuñada de la mejor manera posible

11 de marzo de 2013

Tartaletas de guacamole según Adaldrida

El fuego me da pánico.
Ya no existen esas lumbres que dejaban escapar llamaradas, pero el aceite y el agua siguen hirviendo, y todo lo que hierve me pone nerviosa. Por eso adoro la minipimer, que no hierve. De entre las recetas que hago con minipimer, mi favorita es la de guacamole, es lo que me sale más logrado y por eso me la suelen pedir en las fiestas con amigos y familia.
Yo hago un guacamole suave pero picante. Esta aparente paradoja se explica porque no le pongo cebolla, y en cambio abuso del tabasco. La cebolla es un antibiótico natural pero últimamente he comprobado que no todos los estómagos lo resisten. Tampoco el tabasco está hecho para todos los paladares, pero la que no se resiste a él soy yo, porque me chifla.

Para un guacamole según Adaldrida se necesitan:


Volovanes de guacamole


2 aguacates maduros pero firmes. El punto de los aguacates es importante: una vez abiertos, la carne debe separarse de la piel sin esfuerzo
Medio tomate maduro. Mi preferido es el que tiene gajos, como en las fruterías de juguete que teníamos de niños
Aceite de oliva del bueno
Sal
Tabasco
Medio limón
Hierbabuena: la receta tradicional lleva cilantro pero yo prefiero esta hierba aromática, le da un toque fresco maravilloso.

Se trocean aguacates y tomates, se introducen en el vaso de la minipimer y se riegan con el zumo de medio limón. Luego se añade aceite de oliva y sal, unas gotas de tabasco y la hierbabuena. Se tritura todo hasta conseguir una crema fina y con cuerpo, se rectifica el punto de sal y de tabasco, y... se rellenan unos volovanes.
Dos aguacates y medio tomate dan para rellenar doce moldes de hojaldre, que  en Mercadona se compran por medias docenas al precio de 1,49 euros. Es una marca que se llama "Confiletas" y tiene un hojaldre fino que sabe muy bueno. Estoy pensando en rellenarlos de vez en cuando con espinacas y piñones, unas vainas verdes  o menestra: es una forma de comer verdura algo menos sana, pero al menos comes verdura.

¿Os ha gustado? No os pregunto si queréis algún otro post con esta temática porque me temo que es la única receta con la que triunfo.
Aunque también sé hacer tarta piscina.

9 de marzo de 2013

Neceser de invierno. (Post para Naoko)

Ayer publicó Naoko todas las fotografías que ha recibido al retarnos en su concurso "enséñanos tu neceser". Yo no he podido participar porque no tengo perfil en Facebook, pero me encanta makimarujear y por eso os muestro el maquillaje que suelo llevar en mi bolso, salvaguardado por un coqueto neceser.


Mi neceser

En realidad tengo dos que voy intercalando según temporadas del año y tamaños de mis bolsos: uno es más pequeño y alargado, de print de leopardo en color rosa chicle... y por supuesto ya lo enseñé, pero como ha cambiado la estación, y en invierno me permito bandoleras más grandes, he vuelto a una "bolsita de las pinturas" razonablemente amplia.
Mi neceser de invierno es de Misako. Todo lo que ofrece esa cadena en sus escaparates me parece atractivo, y como hay una tienda al lado de la oficina en la que trabajo..., en enero decidí hacer mis únicas rebajas en ella.
En su origen era un bolso de fiesta diminuto: tenía una asa que yo corté, y me costó... ¡¡¡cuatro euros!!! Lo cual parece un misterio y un milagro, dada la elegancia y alquimia que derrocha el improvisado neceser. Es acharolado, de color maquillaje y forrado de tela color menta.


... por dentro


En él llevo... la vida entera. Al abrirlo se puede encontrar una mezcla de productos caros y low cost bastante exótica:

1. Base de maquillaje Double Wear Light de Esteer Lauder, Intensidad 2.0.
2. Colorete Luster y Amour de Nars. (A mí me daban dos.)
3. Brocha kabuki y brocha para ahumados de Ecotools. (Baratas, bonitas y muy buenas.)
4. Sombras de ojos: Satin Taupe de Mac y Where´s the smoke de Benefit.
5. Prebase de ojos Colour Artist de Essence. (La mejor que he tenido y me costó tres euros y medio.)
6. Un rotulador del Mercadona de color turquesa. (Maravilloso y baratísimo.)
7. Rimmel waterproof. (No tengo fijo, el día que encuentre uno que de verdad me guste, arderá Troya.)
8. Barras de labios: dos. Princess peach de Catrice, (cuatro euros de oro), y Dolce vita de Nars, regalo de Mareas.
9 Gloss, otros dos: el número 20 de Lola Make Up, color golosina translúcida, y el tinte rojo rojísimo de Dita Von Teese para Isadora.

Este post está dedicado a Naoko: ya ves que no participé en tu sorteo por mi incapacidad tecnológica y mi absoluta falta de interés por facebook, pero en cambio tu propuesta no solo me interesó sino que me entusiasmó.
Cada día gestiono mi complejo de Mary Pottins, intento aligerar el fardo...  ¡y decido que no puedo quitar ni un átomo a mi bolsita de las pinturas!

8 de marzo de 2013

Dos problemas, dos productos: Physicians formula, en Iherb

Iherb es la solución cosmética a la crisis económica que sufrimos.
Ya puedes limpiar, tonificar y exfoliar tu rostro con productos de primera calidad que cuestan menos de diez y a veces menos de cinco euros. Puedes permitirte el lujo de ser exquisito y adquirir aceites puros por ocho libras. Y jabones naturales, mascarillas de menta fresca, comida vegetariana..., pero hasta ahora no había caído en la cuenta de que en Iherb también puedes... ¡maquillarte!


Physicians formula


Morgan y yo compartimos pedidos en Iherb. Ya lo hicimos en septiembre, y hemos reincidido.
En esta ocasión pude acercarme, gracias a ella, a  Physicians formula, una marca de droguería apta para pieles sensibles y con cierta conciencia ecológica. Pedí dos productos para solucionar dos problemas que había detectado en mi ritual de maquillaje diario.

El problema: he "partido peras" con la esponjita de látex del maquillaje solar de Shiseido. Mi polvera azul piscina me sigue pareciendo maravillosa, pero la esponja resbalaba en mi piel y a veces, o casi siempre, afeaba el resultado. Vi una inmensa brocha que costaba  9, 55 euros y me tentó.
¿La solución?   Bambuki brush es una brocha para maquillaje en polvo compacto que, aunque tiene fallos, es "cruelty free" y me ha descubierto un nuevo mundo. No la volvería a comprar porque pierde muchísimo pelo y no es tan suave como yo desearía, pero el acabado que regala a la tez es tan bonito que se lo perdonas todo. Al ser densa, reparte bien el maquillaje pero en una cantidad razonable, por lo que la piel aparece natural pero cubierta.
Esta herramienta de Physicians formula me ha enseñado lo fácil, eficaz y deslumbrante que es depositar base en polvo con una brocha suficientemente espesa, y ya he descubierto un ejemplar de Ecotools que puede sustituirla... cuando termine mi potidieta.

El problema: a pesar de lo que amo el colorete, a veces a las ocho de la mañana de un lunes me resulta excesivo, y solo quiero un "algo" que me dé color alegre pero casi invisible.
La solución: Happy booster blush in Natural, un colorete natural y luminoso.


Happy Booster en tono Natural: 11, 47 euros


Este rubor, supuestamente, aumenta tu felicidad debido a una infusión de plantas y al delicado aroma a violetas que posee. Yo diría que es la contemplación de la belleza la que nos pone contentos: es una de las cinco maneras de superar la tristeza según Tomás de Aquino. Y la conjunción de corazones en relieve rosa y bronce desvela una belleza sutil, que en las mejillas brilla pero con mesura.
En estos días de prisa consigo maquillarme en dos minutos gracias a estas dos herramientas: luego, solo basta una pasada de rímel y otra de gloss para encarar una jornada laboral.
¡Feliz y sin problemas... cosméticos!

6 de marzo de 2013

Bésame mucho: hoy, Chanel Rouge Coco Shine (sí, valen la pena)

Hace mucho, mucho tiempo, escribí uno de mis raros post destroyer, una reseña incendiaria en la que defendía que los Rouge Coco de Chanel no eran duraderos, ni hidratantes, ni tan especiales como para merecer el desembolso de treinta euros.
Ahora me doy cuenta de que el objetivo principal de su creador, Peter Phillips, era devolver un aura de leyenda a una herramienta que estaba cayendo en desuso para toda una generación de jovencitas atrapadas por el gloss..., y esa meta fue cubierta con creces.
Debo confesar que, aunque me sigue pareciendo un precio excesivo por un labial que al menos en mi boca se cuartea y desaparece pronto, el tono Mademoiselle me ha tentado más de una vez. Nunca he caído, pero...

Propaganda tomada de Google Imágenes


... En las pasadas navidades, conseguí mis primeros Rouge Coco Shine, y me temo que no serán los últimos.
Los compré gracias a una de esas preciosas ofertas de Sephora y me costaron 25 euros cada uno: y sí, merece la pena. Esta versión de tamaño reducido y textura mucho más brillante, como de gelatina de gloss, es muy, muy duradera en los labios aunque no lo parezca. Crea en ellos una película húmeda de color, un efecto piruleta que hidrata y alegra toda la cara.

Tengo dos ejemplares.

BOY
Foto mía

Boy: era el apodo del gran amor de Coco Chanel, y ha prestado su mítico nombre a este malva rosado jugoso y muy versátil. Puede parecer un tono labio, pero no tiene nada de rojizo ni de marrón. Si reunimos en nuestro neceser, pongamos por caso, el Dolce vita de Nars, el Boy de Chanel y el Lip Color Brown de Bobbi Brown, tendremos las tres declinaciones de este color universal (labio) que cada día me parece más sugestivo.



FLIRT
Foto mía

Flirt: melocotón acuarelado, rosado acuático... un tono que juega con la idea de labio besado. Permanece durante mucho tiempo y va adquiriendo un tono coral suave, más clásico y conocido, pero a corto y a medio plazo es un color muy fresco y nuevo, y muy de diario.

¿Qué otros tonos me atraen? En Vogue, un rojo piruleta con un toque de naranja. Candorous, un rosa pálido que deja el labio con un tacto de natillas. Y Sari Doré, un coral dorado que, en fase media, se convierte en un color caramelo de naranja que me recuerda a unos "crayons pour levres" que hace muchos, muchísimos años sacó al mercado Biotherm.

4 de marzo de 2013

Bésame mucho: Hoy, labios corinto y post de fantasía

Va a terminar ya el frío y yo aún no he hablado de la gran tendencia en labiales que ha asolado esta parte del planeta durante los últimos meses. En la primavera vuelven los corales, con una especial atención a los potentes rojos anaranjados que me permitirá sacar de paseo mi labial Heatwave de Nars... Pero, durante los últimos coletazos del nevado invierno, perdura aún la moda de los labios burdeos, ciruela, granate, vino... ¡corinto!

De abajo arriba:
Vesubio de Nars-  RS 619 de Shiseido- Zinfandel de Isadora

Gadirroja llamó a este tipo de tonalidades "Corinto", y con este giro lingüístico me cautivó por completo. La palabra Corinto me evoca la famosa epístola a los corintios sobre el amor, y también un ejército de pasas, que son la fruta de la lujuria. Nada de manzanas, nada de fresas. "Confortadme con pasas, que muero de amor", suplica la esposa del cantar bíblico a sus amigas, durante la ausencia del amado. Las pasas son un alimento de mucha enjundia, son adecuadas para todo ser que desfallece de pasión... y su color es perfecto para teñir los labios en los días invernales.

El corinto más bonito que he tenido fue un regalo de mi mejor amiga, el Dubonnet de Mac, pero se me terminó. Os muestro en este post tres labiales profundos que fueron adquiridos en temporadas anteriores a ésta gracias al consejo, directo o indirecto, de otras tres bloggers de belleza a las que admiro.


Matte lip de Nars en el tono Vesubio


Cuando salieron al mercado los increíbles labiales mates de Nars, Kitty de Mil Caprichos me recomendó el tono Vesubio. A mí me asustaba bastante, y al final fue mi padre quien me lo trajo de París. Ahora que lo pienso, Heatwave fue también un regalo paterno...

- Papá, ¿de dónde vienen los pintalabios de Nars...?
- De París, hija, de París.
(Y no mentía el abnegado padre...)

Vesubio tiene un nombre literario y un color muy poético: es rico, granate, ardiente..., nada más rozar tus labios parece que los quemará.


RD 619 de Shiseido

Fue una compra de la pasada primavera, impulsada por este post de Salander. De nuevo el poder de las palabras: la autora del blog Viajando a todo color definió este labial como "un violeta rojizo" y yo no paré hasta verlo con mis propios ojos.Posee un resplandor helado, húmedo, sobrenatural. Es tan brillante que enamora, y no tan atrevido como para relegarlo a noches de gala.


Zinfandel de Isadora

El corinto más oscuro de los tres se lo debo a Miss Potingues, que lo recomendó en su blog. Y cómo no, se llama Zinfandel y el nombre me entró por los ojos incluso antes que la misma tonalidad.
Los brillos hidratantes de Isadora son amorosos: acondicionan el labio y lo nutren mientras recrean en él el tono del vino más brillante.
Zinfandel es una variedad de uva croata que también se cultiva en Italia y que en el siglo XIX llegó a California... El origen del nombre es desconocido, pero en mis oídos sonó como a conde ruso. El amante de una nueva Anna Karenina, el príncipe Sergei Zinfandel.
¡Fantasías de poeta potinguera!

2 de marzo de 2013

Los terminados de Adaldrida: Enero y Febrero 2013

Tras varios años como blogger, he descubierto la magia que encierra una crónica de productos terminados: es muy fácil quedar deslumbrada por un producto de reciente adquisición, pero cuando has acabado un bote y lloras a lágrima viva, la recomendación posee mucho más valor. Cuando es el frasco el que ha conseguido terminar contigo, el consejo en contra también gana prestigio.

Y como seis o siete tarros han conseguido un honroso adiós en mi tocador en estos dos meses, vengo a amenizar vuestro fin de semana con un "terminados".

Estoy acabando varios botes de litro de gel de ducha: el primero en caer fue el de vainilla de Le Petit Marsellais que era élfico y convertía mi bañera en un hogar, le siguió el de lavandín de Yves Rocher, mucho más pequeño, caro y lleno de química pero con un olor igual de gozoso y relajante, y ahora estoy cantándole el réquiem a Coco addiction de Natural Honey, esa obra maestra de gel espumoso y cremoso al mismo tiempo, que huele a coco fresco, nada sintético, que es intenso y generoso, que perfuma todo el cuarto de baño y la piel durante horas. Repetiré cuando encuentre en el supermercado la crema corporal compañera.


Ni gota ni gota...

Pero, sin duda, éste ha sido el mes en el que mi armario ha quedado viudo de limpiadoras, cremas faciales, aceites y sérums...

1. Crema de día y de noche "Soin de la Roseraie" de Couvent des Minimes: le dediqué post, y reafirmo cada palabra que dije. Es deliciosa, calma e hidrata muy, muy bien, y además aplicada con generosidad me ha durado dos meses. Repetiré sin duda.

2. Crema personal para pieles sensibles de Apivita: tengo pendiente un post sobre mi visita a esta tienda en Madrid hace ya un mes y medio. La crema que compré es pura alquimia y me ha durado... un mes y medio exacto. Ya os hablaré de ella, es un pequeño jardín en nuestra piel.

3. Contorno de ojos Ultra rich de L´Occitane. No me ha gustado. Se supone que es rico en karité, pero a mí no me ha parecido nada hidratante. Su textura es cerúlea, no se funde bien. Y no me ha descansado el par de rayitas traicioneras que tengo bajo los ojos, que es lo que busco en un producto así. Mal.

4. Sérum de vitamina C de D´Lucanni. Le dediqué post, y confirmo lo dicho entonces: es eficaz, despierta la piel y la fortalece. Con el paso del tiempo toma un olor quizás demasiado fuerte, por lo que cuando repita tratamiento de vitamina C, lo haré en envases monodosis.

5. Aceite de jojoba "Argan oasis" de Jungle fever.Sigo pensando lo mismo (muy bueno) de este aceite, pero no voy a repetir: me encanta su olor oriental-misterioso y lo manejable y brillante que deja mi pelo, pero siempre termino peleándome con el envase. ¿Para cuando un bote de esos de flis-flis? ¿Tan caro es el aerosol?

Y esto es todo... ¿Os gustan este tipo de crónicas? ¿Queréis alguna más, digamos, cada dos o tres meses?