29 de junio de 2013

Los Terminados de Adaldrida: Junio 2013

El mes de junio de 2013 comenzó de la mejor forma posible, con la primera graduación de los alumnos de mi universidad... y ha terminado con cinco o seis botes de cosmética desaparecidos en combate. Haré pronto una crónica de mis rutinas matutina y nocturna actualizadas, porque en este mes he terminado botes muy queridos y he tenido que sustituirlos por otros en mi ritual de belleza.


Terminados Junio


1. Gel limpiador facial con oliva y camomila de Mythos: una gozada, al fin un gel transparente encierra al mismo tiempo una bomba de frescor para la piel y un exigente tratamiento calmante. Y cuesta 4,99 euros. Le dediqué una reseña en la que declaré formalmente mi amor: me reitero, y repetiré antes de que termine el verano.

2. Crema de nenúfar de Bodyfarm: Por menos de diez euros, esta crema se ha convertido en el hallazgo cosmético de la primavera y en una de mis hidratantes favoritas. Está pensada para pieles jóvenes por lo que no aporta brillos y no es grasa, pero no tiene nada que ver con un cremigel poco nutritivo: es densa, tiene una consistencia como de nata batida, y un sorprendente poder para calmar mi piel. Contiene aloe vera, azúcar y ceraa de jojoba, estracto de nenúfar y un cóctel de vitaminas. Repetiré ad infinitum.

3: Base de maquillaje Double Wear Light de Estee Lauder, Intensidad 2. He alabado este maquillaje en innumerables ocasiones. Mezclada con la crema de Bodyfarm, se consigue una BB cream casera magnífica, como comenté aquí.

4. Conseguí acabar a duras penas la famosa máscara Hypnose Doll Eyes de Lancôme en su versión resistente al agua: no es mal producto, pero no me acabo de arreglar con su cepillo, me deja las pestañas raras. Y el acabado tampoco es tan espectacular como para amortizar lo que cuesta. No repetiré.
La Bad Gal Plum de Benefit me encanta, peina mis pestañas, les deja un color ciruela precioso y no se descascarilla por la ojera a menos que me ría a carcajadas, pero llevaba mucho tiempo abierta, comenzó a picarme en los ojos y la tuve que jubilar. No repetiré porque ahora tengo otras prioridades, y en un rímel busco pestañas negras y a prueba de agua.

5. Crema de manos de Higos de Oleada, de venta exclusiva en El Corte Inglés. Debo agradecer a Miss Potingues este descubrimiento, ya que me cautivó su forma de describirla. La compré en Sevilla a principios de mes y me la he bebido en tres semanas, y no porque cunda poco sino porque la he usado en toda mi piel, no solo en mis manos. Cuesta 4,90 euros y es muy nutritiva. Huele a verano y a canción de Serrat, "a la sombra de una higuera". Huele a Biblia, a Cantar de los cantares y a amor exótico y delicado.

28 de junio de 2013

El colorete en forma de corazón de Too Faced: ¿vale la pena? (Post para Historias del metro)

"Historias del metro" es una de esas lectoras que te sorprenden.
La sorpresa es una liebre, dijo la escritora Carmen Martín Gaite. Y puede saltar tras cualquier esquina, añado yo: aunque sea la desconchada esquina de cualquier lunes. Historias del metro y yo éramos (somos) asiduas comentaristas de Pensar por libre y, de repente, me la encontré por estos andurriales preguntándome por cremas y barras de labios.

Ahora me pide mi opinión sobre el nuevo colorete de Too Faced, ese corazón de trazos rosas y amelocotonados que provoca olas de pasión. ¿Vale la pena?

El Deseado

Ayer fui a los almacenes Sephora para mojarme los dedos y las mejillas con el nuevo capricho de Too Faced. Es una belleza, pero...
Lo cierto es que estoy en modo "estoico" estos días. Eso no quiere decir que no me guste el corazón, que no sea capaz de percibir el fulgor que irradia sobre la piel. Contiene un polvo compactodividido en tres franjas que pueden mezclarse entre sí: una más rosada, un melocotón pálido e irisado y un melocotón que vira más al bronce y que me recuerda al añorado rubor Papa dont peach de la misma casa. Si todo el colorete fuera de esta preciosa tonalidad, quizás me tentaría.

Sin embargo, no me gastaría 28 euros en este producto. Voy a explicar los motivos. El primero y fundamental es que en mi piel no resalta mucho,es solo brillo..., por lo que supongo que en  pieles menos claras que la mía funcione:

Así queda en la piel

Sin embargo, existen otras razones:

* El envase no podía ser más retro y romántico, pero cuenta con un handicap muy serio: su materia prima, cartón duro que siempre puede ensuciarse o estropearse.
* Me recuerda a cosas vistas ya. A los coloretes Sugarbomb o Hervana de Benefit. Al colorete Orgasm de Nars. Joyas que puedes encontrar en Sephora y en las que invertir ese descuento del 20%.
* Y si quieres un rubor que deje ese halo mágico de cuento de hadas pero aún multiplicado, y a la mitad de precio, no tienes más que buscar el colorete Hot Mama de The Balm, que en Maquillalia cuesta menos de doce euros.

Me lo probé sobre la sobrenatural base fluida  Touch Eclat Le Teint de Yves Saint Laurent, en el tono BD20. Este maquillaje sí que es toda una tentación: despide un fulgor paradisíaco. Y sin embargo, al ver la cantidad cuasi industrial de siliconas que hay en su formulación, decido abstenerme. Definitivamente estoy en modo estoico...
Hasta la próxima entrada.

24 de junio de 2013

Bésame mucho, y por menos de cinco euros: el verano según Mercadona

Mercadona de mi vida y de mi corazón. Me despedí de ti hasta las nuevas genialidades que inventaras, y ya están aquí. No paras, eres creatividad en estado puro.
Aún llevo en el bolso tu versión de los Chubby sticks tan de moda, en el tono cuatro que es una explosión de color naranja, y que tanto nos hizo reír a mi amiga Cris y a mí en Sevilla, cuando sacamos de nuestros respectivos bolsos un ejemplar idéntico... Y resulta que, tras volver de Palermo, en una de esas visitas rutinarias de jueves y nevera vacía, al doblar una esquina encuentro esto:

BB Bronze color

Supongo que casi todas tus compradoras se habrán fijado en la supuesta BB cream bronceadora que da nombre a la colección, pero yo... no. Entiéndeme, Mercadona, te quiero mucho pero el humo no ciega mis ojos. A veces eres genial, a veces cargas las tintas. Prefiero que me deslumbre un caballero de mirada ojival, antes que un inerte bote de hermoso color metalizado repleto de siliconas. Porque no enseñas los ingredientes en el dorso del frasco..., pero yo los imagino.

Caí, sin embargo, fulminada ante la barra de labios...

Deliplús Bronze colección verano 2013: 4,5 euros


Haces las cosas muy bien, Mercadona. Sabes que me entusiasman los labiales de tonos bronces, pero no un bronce oscuro, marrón brillante y saturado, no: esas tonalidades suaves con fulgor de playa y metal, de chocolate rojizo. Al color perfecto sumas la textura perfecta, golosa, cremosa, y ese aroma a bronceador sutil, coco y zanahoria entre la arena. Y el precio: cuatro euros y medio. Una maravilla bronce.


Foto muy mal hecha


Debo decir, Mercadona, que la cámara de mi móvil no ha sabido captar la belleza de tu última creación, pero ofrezco un pálido reflejo de su viveza y brillo.
Tampoco puede esta cámara ni ninguna otra dar indicios de la sensación aguda de confort que envuelve el labio cuando lo maquillo con esta barra de labios, ni cde cómo lo tinta deliciosamente, como si un niño me lo hubiera manchado de cacao, por lo que el brillo va abandonando con relativa rapidez la superficie de mi boca, pero ese color dulce y soleado resiste ahora y siempre al invasor.

21 de junio de 2013

Crónicas de Palermo, II. En verano, maquillaje italiano (Deborah y Collistar: reseñas y fotos)

En Palermo he leído una ponencia, he visto arte, he visto pintadas comunistas, he comido melanzane, he conocido a gigantes del calderonismo, he escuchado conferencias maravillosas.
Y en una hora libre que tuve, volé sola hacia la Via Roma y entré en una perfumería italiana: Cocoon.

Perfumería al atardecer

Comenzaban a encenderse las farolas (la hora violeta, lo llama mi amiga Merl.) Entré y me llenó el ambiente de luz blanca, luz plena, lujo centelleante y amabilidad italiana. Cocoon es una cadena de perfumerías que vende firmas como Clinique, Estee Lauder, Elizabeth Arden, Clarins... Vi, por cierto, un nuevo maquillaje compacto e hidratante de Clinique que aún no ha llegado a España y que tenía una pinta fabulosa.
Y me detuve en dos expositores de marcas que ya conocía: Deborah y Collistar. Maquillaje italiano.... a unos cuatro euros menos del precio que pagamos por él en la península ibérica.

Maxi Terra Abronzante nº2: 7,80 euros

Conseguí una maxipolvera de sol de Deborah que combina una textura mate con un acabado extra brillante en dorado casi naranja, formando el logo de la casa. Me dislocan los bronceadores brillantes, aún recuerdo con nostalgia los antiguos Glam Bronze de L´Oreal. Yo utilizo el polvo de sol como colorete, no pretendo engañar a nadie ya que mi piel es muy blanca..., así que no me atraen los cantos de sirena de la nueva moda mate, que promete naturalidad. Yo en una polvera bronce no busco naturalidad sino exceso, haciendo mío el lema de Fangoria: más es más.

Deborah + Collistar en mi piel

Lo he estrenado hoy, en el primer día de verano. Aplicando ambos acabados con una brocha tipo Yachiyo, no resultan carnavalescos sino luminosos. Me han durado to-do el día, de nueve de la mañana a nueve de la noche, también en los ojos. Me chiflan las sombras de color bronce, y la opción más barata es mojar los párpados en nuestro polvo de sol. Lo apliqué con los dedos, sin prebase ninguna. No ha hecho pliegues ni ha desaparecido.
En los labios llevo una barra de Collistar que parece un hechizo de cristal y color pálido:


Petalo de Collistar: 10,90 euros

Al verla me evocó poderosamente al desaparecido labial de Scarlett Johansson de L´Oreal, ¿os acordáis de él? En un sensual tono melocotón pálido. El envase es de calidad y de gran belleza, translúcido y deslumbrante.
Como el verano que comienza... cuando termine la lluvia.

19 de junio de 2013

Crónicas de Palermo, I. El rubor que llevé al congresoo: Terracotta Blush de Flormar

Acabo de aterrizar de Palermo.
Han sido unos días de trabajo intelectual intenso en un lugar idílico, de prisas en el aeropuerto mientras vislumbraba los centelleantes escaparates de Furla y L´erbolario: el reloj y el bolsillo me han salvado de caer deslumbrada ante tanta maravilla.
El motivo del viaje fue leer una ponencia en un congreso por lo que no he tenido casi tiempo para ver la ciudad, aunque he podido contemplar los míticos teatros e iglesias por fuera, y hasta el mismo lugar del congreso, Sala delle capriate de la Universidad Degli Studi de Palermo, estaba invadido por el arte...


Uno de los cuadros en el Rectorado de la universidad de Palermo
Foto furtiva durante una conferencia

Y ayer cené en un restaurante esplendoroso y popular al mismo tiempo, Il Biccolo (junto a la iglesia de San Francisco Javier.) Si alguna vez la vida os lleva a Sicilia, os recomiendo una visita gastronómica a este lugar encantado. Pedid spaguetti Norma, con berenjena y ricotta salada, y de segundo, Involtini, y no os arrepentiréis. La especialidad culinaria de Palermo es el pescado, (aconsejo también unos ravioli rellenos de salmonetes que pidió una colega y me dejó probar),  pero estos rollos de carne macerada con piñones y laurel y envueltos en cebolla son una auténtica delicia.

En una próxima entrega os hablaré de mi pequeña incursión en las perfumerías sicilianas (encontré una junto al hotel), pero hoy ofrezco reseña del colorete que utilicé para maquillarme la tarde de mi intervención, y prácticamente en todas las jornadas:


Terracotta Blush de Flormar, tono 46: 12,90 euros

Lo compré en mi última visita a Sevilla, y aunque no tenía muchas esperanzas puestas en él (la marca no era hasta ahora una de mis favoritas), después de tres días de idilio siciliano puedo deciros que es el único rubor del mercado que desbancaría a Nars en mi tocador.
Su textura de polvo cocido ya lo hace especial, ya que lo hace duradero y le aporta ese acabado en mosaico de tonalidades veteadas. Regala a la piel una luz alegre y "de diario", y un brillo perlado de mi color favorito, "pesca".


Así queda en la piel

El tono puede ser mucho más intenso, pero lo apliqué con una brocha en forma de mofeta. Por menos de trece euros encontrarás un colorete cuyo acabado es muy profesional. Y que me aguantó tardes infinitas bajo el sol de Palermo.

15 de junio de 2013

Por menos de ocho euros podemos oler a limpio, delicado y fresco: Love things de H&M

Mañana viajo a Italia, a un congreso internacional en Palermo, y ayer viernes mi amiga Anita me dijo:
- Necesitarás comprar algunas cosas... ¿vamos a Berceo?
- No tengo ni un duro, respondí lacónica. Bueno sí, tengo algunos duros pero los he ahorrado para el viaje así que...
- H&M, me respondió mi amiga en dos palabras, digo en dos letras: y allá nos fuimos. 

Siempre me lo paso bien de compras con Anita. Y el centro comercial Berceo de Logroño es una joya del concepto multitienda que recorremos entre risas. Tras una breve visita a Sfera y a Forum Spot, donde conseguí un par de comodísimas Victorias sin cordones, recalamos en H&M y mientras ella investigaba entre vestidos veraniegos yo me adentraba en el mundo olfativo de esta casa que cada vez acierta más.


Sandalwood de H&M/ Love Things de H&M: 7,95 euros/ 50 mil 

Este rincón de la tienda me dejó cautivada. No solo por la delicadeza y belleza que encierran sus frascos (ese árbol pintado en el cristal merece un poema), sino por el aroma tan rico y complejo que desprende su interior. H&M ha rebasado el terreno de lo facilón, de fragancias planas que evocan el algodón de azúcar o el flan Royal: sigue habiendo brumas corporales en esa línea, pero con estos frascos se ha dado un salto cualitativo: son colonias que ya quieren ser perfumes.

Sandalwood es amaderada, con fuerza pero sutil al mismo tiempo. Huele a bosque, a árboles y a chimenea aún no encendida. Gracias a sus notas es bastante persistente.

Love things ha sido mi elección para este viaje: una colonia suave, sutil, delicada y maravillosa. Huele a jabón y polvos de talco, y sin embargo carece de esa salida seca o rasposa que muchos perfumes limpios poseen. No es nada seco, es fragrante. No huele a pastilla de jabón entre la ropa limpia en un armario, sino a jabón blanco deshaciéndose en espuma en el momento del baño. 
Supongo, aunque no soy ninguna experta y a lo mejor patino, que han jugado con notas como el iris o el melocotón, que son las que logran este rastro jabonoso. Me recuerda mucho a Petits et mamans de Bvlgari pero más femenina, sin rastro de olor a bebé. Y a Flower de Kenzo pero sin ese final seco como de polvos de arroz que a mí al menos me acaba cansando.


La pera... a un euros

Cuando ya íbamos a pagar, encontramos este mueble expositor lleno de delicias en oferta: ¿recordáis el post de la fumata blanca, cuando os hablé del gel de pera de H&M? Entonces solo vi el gel, pero ahora encontré sus compañeros, el bodymilk y la bruma, por solo un euro cada uno. Me miraban con cara de perro flaco y bizco, y me los llevé. "H&M solo quiere un amiguito, un hogar y mucho amor".

Bueno, se me va la pinza... pero es que soy muy feliz. No es tan fácil encontrar colonias deliciosas por un precio tan bueno.

11 de junio de 2013

Redescubriendo Lush: Godiva, Farmacia de guardia y Emotional brilliance

Tras el recital  del viernes llegó el sábado y fui a Lush, en la calle Sierpes.
Me chifla esta típica zona sevillana por el bullicio que posee, porque cosen velas de acera a acera y siempre está en sombra y porque es el comienzo de un paseo literario que solía ofrecer yo a los muy interesados hace ya unos añitos, pero no es nada original en cuanto a tiendas, está repleta de franquicias.
Si quieres tiendas artesanas con un punto canalla, underground o rococó, debes ir a las calles Regina y Amor de Dios. Y si quieres una tienda de juguetes nostálgica, debes ir a la calle Cuna...
Pero como el sábado por la mañana lo que yo deseaba era visitar Lush, puse rumbo a Sierpes.


Compritas Lush

Quería un champú sólido y me decanté por el Godiva porque lleva acondicionador incorporado y porque huele a jazmín. Lo usé hace años en Sevilla y entonces me pareció que dejaba el pelo algo melifluo, pero "nadie se baña dos veces en el mismo río", y ahora es justo lo que mi cabello necesita, porque aniquila la electricidad.
El acondicionador son auténticos trozos de manteca de karité pura insertos en la pastilla, que dejan el pelo chirriante de limpio pero muy suelto y suave. También contiene absoluto de jazmín, manteca de cacao, cera de jojoba y aceite de coco, y no posee siliconas ni alcohol.
Produce espuma nada más frotar la pastilla con el pelo mojado, dura unos sesenta lavados y cuesta nueve euros. Yo acabo limpiando toda mi piel con la espuma sobrante, porque desprende un aroma embriagador a jazmines dulces.


Farmacia de guardia

Cuando me compré el perfume en aceite de mimosas y coco, el día de mi cumpleunir en Madrid, me agasajaron con una muestra del jabón Farmacia de guardia que por una semana me hizo feliz.

Este hermoso trozo me ha costado trece euros, y no me parece caro para lo que promete y cumple. Hay en su formulación camomila, calamina y aceite de árbol de té, que son mis tres ingredientes favoritos para mimar mi cutis. También anuncian aceite de lavanda en su composición, y aunque a veces suele darme alergia esta vez no me ha molestado para nada. Es el jabón más suavizante que haya conocido.
Se corta con mucha facilidad en láminas que paso por mi rostro húmedo, suelta una espuma láctea muy suave y blanca y va a ser mi segundo paso de limpieza durante este verano (y el otoño, espero.)
Lo que siento por esta barra limpiadora es amor. Ese amor que se traduce en mimos, en calorcito, en cuidados al llegar a casa.


Emotional brillance color "Entusiasmo": 17,90 euros


Por último, he probado el maquillaje de Lush. Ya me hice hace un año con su máscara de pestañas natural, que es muy negra, muy respetuosa y no se descascarilla en la ojera, pero ahora he comprado dos de sus nuevos labiales líquidos. Este producto de Lush es claramente caro, ya que trae cinco gramos y cuesta lo mismo que una barra de labios de Mac al uso, pero me producía curiosidad y no me arrepiento de la inversión.
Se trata de un formato curioso y algo medicinal, el típico frasquito de sueros o aceites esenciales para usar gota a gota, aunque aquí el dosificador ha sido sustituido por un aplique con esponjita similar al de los gloss.
Entusiasmo es un tono coral asalmonado con un toque rosa ácido perfecto para alegrar un día cualquiera.

Ambición... un poco mal puesta

Ambición se ha postulado como candidato a nuevo Rojo de Mi Vida, y creo que va a desbancar al Retrofuturist de lime Crime, aunque solo sea por su durabilidad. El color es vivo, con un matiz anaranjado muy alegre y favorecedor, y se tatúa en la piel: hablando en plan coloquial, tanto Entusiasmo como Ambición aguantan carros y carretas.
Leí en algunas reseñas que estas nuevas barras de labios líquidas de Lush resecaban; en la tienda me dijeron que, al contrario, eran hidratantes:  Yo diría que ni lo uno ni lo otro. En el labio no se comportan precisamente como un bálsamo, pero tras unas horas sorprender comprobar que no resecan lo más mínimos. Y mis labios suelen tener peligro en ese sentido...

9 de junio de 2013

En el backstage de La llave dorada en Sevilla: base de maquillaje 3 in 1 de Calvin Klein.

El viernes siete presenté La llave dorada en Sevilla, en La casa del Libro. La noche entera fue un regalo: tuve la suerte de que me lo presentara Jose Julio Cabanillas, que dijo cosas preciosas y logró ponerme colorada ante tanta generosidad. Acudieron casi todos mis amigos poetas, mucha familia y algunos lectores empedernidos que no suelen faltar a ningún acto cultural: también algunos lectores de mi otro blog a los que me alegró conocer.


Junto al poeta Jose Julio Cabanillas



Firmando ejemplares mientras mi amigo Nico me mira...


Para el acto decidí maquillarme de forma muy suave, con labios de color fresa rebajado y piel luminosa. Estrené oficialmente el colorete Floral Grunge de Essence, y me apetecía utilizar base líquida para potenciar el efecto pastel lleno de delicadeza. Hace casi dos meses que no uso maquillaje fluido ya que se me terminó la Double Wear Light de Estee Lauder, así que me fui al Corte Inglés un poco antes del recital para chafardear por la sección de perfumería...
Y encontré el espacio de Calvin Klein: blanco, limpio, impoluto.


Maquillaje 3 in 1 de Calvin Klein en el tono 200 "Fair": 28 euros

Había un maquillador de la firma que me atendió, aconsejándome la base fluida 3 in 1. Es un éxito rotundo de la marca y comprendo por qué: en una textura confortable caben una fórmula libre de aceites y de silicona..., y un acabado jugoso y mate al mismo tiempo. El tono que escogió para mí se funde perfectamente en mi tez, aportando tan solo un matiz cálido que neutraliza rojeces.

 
Con mis amigos poetas de Númenor y una cara de felicidad absoluta,
en la azotea de la Casa del Libro durante el "vino español"

Para poner a prueba mi nueva adquisición, no añadí corrector alguno en ninguna zona de mi rostro. La base refrescó mi piel, atenuó mis ojeras incipientes y hasta camufló un granito que me ha salido en la barbilla, fruto de mis andanzas con la crema de miel y jalea real de Mercadona. Contiene siliconas, lo vi en la formulación pero la curiosidad me pudo. Huele deliciosamente bien y tiene una textura de gel lácteo magnífica... pero no es apta para piel grasa ni sensible: la veo más como crema de verano de pieles secas.



Foto hecha por mi amiga Cris



Fue una tarde feliz. LLegué a la librería acalorada, un poco tarde como corresponde a los usos sevillanos (y aún así fui la primera...) El maquillaje no se había alterado y el colorete seguía luciendo su tono melocotón ruborizado.
A la tarde le siguió una noche también feliz, y cuando llegué a mi casa después de horas de conversación y pescaíto frito en uno de esos bares inefables de Sevilla, la base de maquillaje estaba intacta.

6 de junio de 2013

Duelos en la cumbre: Rubor Floral Grunge de Essence Vs Colorete Melba de Mac

He comprobado últimamente una verdad consoladora: las ediciones limitadas de Essence llegan a los almacenes Beautik y a las perfumerías Bodybel con dos semanas de diferencia, por lo que si el objeto de tus desvelos ha desaparecido en la primera tienda, siempre podrás acudir a la segunda.
Una comentarista del blog me anunció que Essence había lanzado un colorete melocotón muy especial llamado Floral Grunge. Fui a Beautik, me encontré la colección arrasada y me resigné.

Pero hace un par de días entré con total inocencia en el Bodybel de la Gran Vía, y...

Expositor de Essence en Bodybel

Allí estaba. La colección al completo, llamando poderosamente mi atención. La lectora del blog no había mentido ni un átomo: el colorete Floral Grunge cuesta 2,49 euros y es fresco, alegre, luminoso y magnético...  Y me recordó con viveza a mi rubor favorito de Mac, que lucí en la defensa de mi tesis:  el Melba. Así a primera vista me pareció que la versión de Essence era más viva y relajada que la de Mac, menos mate, aunque sea ése el acabado que presenta.
Y me dije... hagamos un "duelos en la cumbre".


La vie en péche

Me llevé a casa el esmalte compañero: es muy transparente pero su tonalidad primaveral y relajante merece la pena.
 El colorete es un grito de alegría, pero una alegría de color pastel. Aunque parezca mentira nunca había teñido mis mejillas de un tono melocotón tan suave y dulce, alegre y a la vez tierno. El mítico toque de salud campestre se mezcla en la piel con un acabado como de niñas comiendo cupcakes a la puerta del colegio.


Arriba Mac/ Abajo Essence


Si el Melba de Mac me parecía una tonalidad fresca y feliz, al lado del colorete de Essence palidece, amenaza con apagarse. Dura más tiempo en la piel, sí, pero no mucho más. Es muy difícil encontrar un buen colorete a precios mini y accesible en España: éste lo es.
Y hay una diferencia nada despreciable en tiempos de crisis: Floral Grunge cuesta dos euros y medio, mientras que Melba cuesta veinte.

4 de junio de 2013

Mi alumno peluquero me corta el pelo/ Koh-i-Noor: a veces, lo caro vale la pena

En Sevilla, mi pelo era sedoso y ondulado, hasta tenía tirabuzones naturales si lo lavaba con uno de esos champús sólidos de Lush... Era suave y agradecido, jamás precisó de mascarillas ni de planchas y aunque a veces se aborrascaba acaracolándose, nunca nunca nunca había sido poseído por la electricidad como le ocurre aquí, en Logroño.
He fatigado perfumerías en busca de los champús adecuados. He alternado mascarillas nutritivas con ausencia total de mascarillas. Nada dio resultado hasta que, hace unos cinco días, decidí cortármelo e invertir en un buen cepillo y un buen peine.

La idea de cortar drásticamente mi melena surgió de imprevisto, como la inspiración sorprende a los poetas. Fue un rapto de locura divina la que me llevó a pedirle a mi alumno peluquero, Jesús Moreno Velasco, que metiera las tijeras e intentase hacer algo creativo con mi cabello.

Corte de pelo by Jesús Moreno, peluquería Alexandre (Logroño)

Jesús fue mi alumno en Didáctica de la Literatura, consiguió muy buena nota y luego me pidió que le dirigiera su Trabajo de Fin de Grado. Quiero dejar claro que ahora no soy su profesora sino su directora, por lo que no seré yo quien le evalúe.

Estábamos en su peluquería, que en realidad es un salón para caballeros en la calle Galicia (en Logroño). Había acudido allí al salir de la oficina para debatir un asunto de la investigación. Cerró la peluquería y nos pusimos a trabajar: unas horas extras que me pagó con un corte de pelo decidido, valiente, despejado y muy favorecedor.
¿Lo mejor de la velada? Sin duda, el hecho de que mientras me lavaba la cabeza seguíamos hablando de marcos empíricos, referencias bibliográficas y propuestas de intervención en el aula. Y otra cosa: como los asientos estaban pensados para varones, tuvo que ponerme un altillo "que suelo guardar para los impúberes", remachaba con la guasa zumbándole en los ojos.


Koh-i-Noor

Al día siguiente compré accesorios de la marca Koh-I-Noor, haciendo caso al refrán bíblico: a vino nuevo, odres nuevos. Me dirigí a la perfumería Muro y me enseñaron este cepillo y este peine de carey. No voy a mentir: el cepillo me costó treinta y cinco euros y el peine, veinte. Dolió un desembolso tan grande, pero cuando cepillé mi nueva melena por vez primera, di gracias a Dios, a la perfumería y a mi nómina por tal milagro.
Tanto el peine como el cepillo dejan el pelo suelto, brillante, como lo tenía antaño. Sin ni un átomo de electricidad. Y ha reducido en un ochenta por ciento la rotura del pelo, que con otros cepillos era inevitable.

A veces hay que jugar fuerte para cambiar una situación que no te gusta. Lo hice hace dos años, viniendo a vivir a La Rioja, pero ahora no me refería a asuntos tan  vitales. Fue uno de esos momentos en los que una está tan desorientada que se pone en manos de un experto y le dice: haz lo que quieras.
Jesús acertó. Y la dependienta de la perfumería Muro, también.

2 de junio de 2013

Besame mucho: hoy, rojo mate. Por menos de tres euros, barra de labios líquida de Essence

Ayer fue un día emocionante.
La primera promoción de alumnos de la Universidad Internacional de la Rioja se graduaba, y se organizó una fiesta por todo lo alto para celebrarlo. Hubo desde fuegos artificiales hasta baile desaforado al son de una banda de rock, pasando por una visita al museo del vino en Briones que me habían encargado supervisar. Acompañé a mis alumnos por salas magníficas para terminar al pie de los viñedos, y allí nos hicimos varias fotografías.

Silky red de Essence. imagen tomada por Miriam Moscatel


Y gracias a la cámara experta de mi alumna Miriam Moscatel puedo enseñaros imágenes de la barra de labios líquida de efecto mate Stay matte de Essence, duradera, magnética y accesible: solo cuesta dos euros con cuarenta y nueve céntimos. Para mi gusto la única pega que tiene esta nueva gama es que aún hay pocos tonos disponibles, pero como veis han lanzado un rojo impresionante al mercado low cost.
Silky red es un rojo mate, aterciopelado, vibrante y cálido, que no puede ser más fácil de aplicar porque a todos los efectos se trata de un gloss. Solo sobre los labios se vuelve mate y de una cremosidad y una hidratación sorprendentes.
Perdura por unas cuatro horas intacto: eso sí, no es intransferible. Te manchará vasos de cristal, labios del amado y hasta cigarrillos si tienes la desgracia de fumar..., pero es tal la saturación de color que, aunque vayas dejando huella, tu boca no pierde intensidad.

En Briones con Gloria Hernández, Miriam Moscatel y Carmen Escribano
LLevo otro gloss de Essence: Candy bar de la gama Stay with me

Combiné este labial potente con piel bastante cubierta (gracias a la base Double Wear Light de Estee Lauder, un toque de colorete Hervana de Benefit en las mejillas y un ligero ahumado con uno de los lápices de Rimmel London en los ojos. Es una apuesta muy sencilla que también casa con un brillo más cotidiano, como el Candy bar de Essence que aparece en esta foto.

.. Y para la graduación me he cortado drásticamente el pelo, pero esa es otra historia que contaré en el próximo post.