30 de julio de 2013

Bésame mucho: hoy, labiales rosas para el verano

Dedico este post a "María Gracia"

El rosa es el color de labios ideal para lucir en una piel morena.
No, no he sucumbido ante ningún labial nuevo. Me he prometido a mí misma no comprar barras de labios hasta nueva orden, y me sigo absteniendo. Pero el pasado fin de semana una compañera de trabajo llevó a nuestra comida de despedida pre-veraniega estos pendientes:

De Claire´s


...y me quedé obnubilada: ¡no podía dejar de mirarla! Tanto, que al final me los regaló.
Y en el viaje de regreso a Logroño, me entretuve pensando en cuántos labiales de esas tonalidades que giran en torno al color batido de fresa combinarían con este complemento tan coqueto.
Que el rosa dulcifica las facciones y resalta el bronceado es algo que sabemos todas. Aquí os dejo una lista de los que bien pueden ser los labios del verano: no vale cualquiera, solo el tono pastel de cumpleaños que veis en el charm de los pendientes, y con un extra de jugosidad para no resecar la boca bajo el sol... Comienzo por las opciones baratas para terminar con sugerencias de lujo.


Pinkabilly circus de Catrice


Un labial de Catrice, cercano al fresa con un punto coral electrizante, un rosa cálido y muy cremoso, de reconocida calidad, que no alcanza los cinco euros de precio.


Fancy de Rimmel London

De la línea Age Renew de Rimmel, esta barra mantiene ese punto de hidratación que ansiamos en nuestros labios para el verano. Es un color rosa helado, con un brillo como de escarcha y un tono algo más inclinado a los matices ciruela o malva.


Yessensy nº3


Me lo regaló Miss Potingues hace mil años, ¡cuando aún vivía en Sevilla! Es mucho menos hidratante que los anteriores, y huele raro (a bazar chino o_O), pero es un rosa magnífico.


Chatterbox de Mac

Se puso de moda porque entre los foros de belleza corrió como la pólvora la noticia de que era el labial con el que maquillaban a Patricia Conde. Me encanta lo tierno que es: un rosa pastel que tiene carácter y una textura muy agradable, duradera e hidratante, ya que pertenece a los Amplified creme de la marca.


Roman Holidays de Nars

Me he permitido una ligera licencia al incluir esta imagen de un velvet lip matte de nars, pero fijaos solo en el color, no en la textura: la barra de labios Roman Holidays de Nars logra el color rosa "chuches" a la perfección.


Princess de Dior


Una última licencia poética: tengo el fabuloso gloss Princess de Dior que ha ilumonado mis mañanas laborables durante toda esta pasada primavera, pero creo que la "maison" posee una barra de labios del mismo tono y el mismo nombre evocador.

¿Y tú? Usas rosas de princesa en verano? ¿Cuál es tu elección? Y sobre todo, ¿te atreverías con estos pendientes?

28 de julio de 2013

Pedido a Iherb: arándanos, manteca de cacao y cera de abejas

Parecen los ingredientes de alguna suculenta receta... pero no.
De nuevo Morgan ha hecho de buena samaritana conmigo, añadiendo un par de productos para mí  a su pedido de Iherb.

Izquierda_ bálsamo de cacao de Madre Bees/
Derecha_cápsulas de arándanos de Solgar

Las cápsulas de arándanos llevan un par de años en mi vida, pero las compraba por temporadas en farmacia (Cramberola). Este formato es más retro, mucho más barato (diez euros/sesenta unidades), y contiene además vitamina C. Son mi chute de energía cotidiano.
El arándano es eficaz no solo para tratar cistitis que no tengo ahora mismo, diarreas que quiera Dios que no padezca..., sino que es en sí una fuente de vitaminas antioxidantes, cuida la piel y los ojos y es anticancerígeno. Y la verdad es que, por no consumir azúcar en balde, llevo todo el verano bebiendo Cocacola Zero, no todos los días por supuesto pero con una cierta alegría..., y me acabo de enterar de que la Cocacola Zero en España contiene un edulcolorante prohibidísimo en EEUU, México, UK y Venezuela... ¡telita! Lo mejor va a ser el agua mineral bien fría y espera, que no tenga tampoco mucho sodio. Afortunadamente aceptamos zumo de naranja natural como refresco de terraza veraniega...

El bálsamo labial a base de manteca de cacao de Madre Bees, firmado por la empresa californiana Sierra Madre, llegó por equivocación a mi vida y se ha convertido en mi producto favorito para hidratar y reparar labios. Cuesta menos de un euro, de hecho te lo regalan con tu pedido, y contiene aceite de oliva virgen extra, cera de abejas y manteca de cacao. Yo quería la barrita amarilla de Cococare y llegó esto. Y me encanta: huele sutilmente como a chocolate blanco, deja los labios perfectos y no encapricha, no necesitas utilizarla una y otra vez, cosa que sí ocurre con los bálsamos que contienen petrolatum.

Iherb y Morgan, siempre ilusionándome.

26 de julio de 2013

Look turquesa: collar babero de mercadillo y... quinteto de sombras Blue Lagoon de Dior.

Mezclar firmas de lujo con ropa de mercadillos locales: ¿no era ése el gran secreto de las mujeres más deslumbrantes? No sé si lo recordáis, pero en un tiempo no muy lejano se puso de moda entre la "gente bonita" admitir esto como quintaesencia de estilo en las entrevistas que concedían a publicaciones como Telva o Elle...
Lo recordaba hace un par de días, saliendo a la calle ataviada con un collar babero  "de mercadillo", y párpados color aguamarina firmados por Christian Dior.


Del Mercadillo de "Las Norias" (Logroño)

Nunca había tenido un collar babero, jamás pensé que me favoreciera, pero mi encantador primo Rodrigo (sí, ése al que de vez en cuando secuestro el Iphone para hacer fotos como éstas), me sorprendió en una de nuestras visitas a "Las norias" intentando pagar al tendero los cinco euros que costaba esta pieza..., para que luego digan que los hombres no son detallistas.

No es para llevarlo con vestido mexicano, desde luego... Lo utilizo para resaltar uno de esos trajes que me compro en H&M, de color liso (gris marengo, petróleo...)  y gran escote... aunque sin llegar a lo grave, como diría un personaje de comedias de los Álvarez Quintero.
Fue su color de agua soleada lo que me arrastró hacia él: despertó en mí la idea de combinarlo con el único producto de alta perfumería que me he permitido comprar en estas rebajas: la paleta 5 Coleurs en el tono Blue Lagoon, de la colección veraniega de Dior.


Mi primer quinteto de Dior... ¡chispas!


Las sombras de ojos de esta paleta son seda pura, refrescan la mirada y hacen soñar con vacaciones, con piscinas infinitas, con agua y cielo. La conseguí hace un mes con un 20% de descuento en Sephora y la he utilizado absolutamente todos los días que he maquillado mis ojos con sombras.

La sombra "uno" es un turquesa verde y tornasolado, con un brillo húmedo que enciende las pupilas. La "dos" es casi mi favorita: un azul cielo mate que resulta muy luminoso, ya que la luz nace del color. Es la sombra mate más suave y pigmentada que he probado jamás.

...Sombras-Luz de la paleta

A estos dos colores llamativos les corresponden dos tonos mucho más sutiles, dos sombras "luz". La "uno" es mucho más verdosa y la "dos", más azulada y pigmentadísima, aporta un halo de calma helada. Yo suelo renegar de las sombras claras e irisadas porque creo que se amontonan en el tocador y en realidad solo necesitamos una: por ejemplo, nunca llego a comprar el dúo Misfit de Nars porque solo usaría la maravillosa sombra verde menta... Pero estos iluminadores tienen una gran originalidad, al girar en torno a las tonalidades agua.



Dior Blue Lagoon + Nars Luster + Pestañas de fantasía

No podía faltar un look, a pesar de que éste sí haya sido fotografiado con mi pobre móvil no ha salido del todo mal. Sobre el maquillaje solar de Shiseido he aplicado un brochazo de Luster de Nars: mis dos amores cosméticos en verano... y en invierno. En el párpado móvil la sombra verde turquesa (la "uno" de la primera foto", y en el lagrimal la sombra luz más azulada (la "dos" de la segunda imagen.)
Quise jugar con las pestañas y, tras una capa de la máscara "Stay No Matter What" que es buenísima y baratísima, di un toque en las puntas con... ¡rímel color turquesa! La máscara "Mega azure" de 2B se puede conseguir en Beautik, cuesta cinco euros y da un color y un brillo magnífico a las pestañas.

¿Merece la pena invertir en este quinteto de Dior? Sí, si no te enamoras de una paleta distinta cada mes... Yo, que suelo amontonar barras de labios y sentirme tentada por cajitas de rubor, para las sombras de ojos soy muy minimalista y podría pasar el invierno con la Naked 2 de Urban Decay... y el verano con Blue Lagoon.

24 de julio de 2013

Vestidos mexicanos

Vestidos mexicanos: frescos, floridos, elegantes. El tacto del algodón suavizando las tardes veraniegas. Los dibujos coloristas, bordados a mano, alegrando la vista. La feliz combinación de fondo sólido, de un solo color, y detalles repletos de vivacidad. La talla generosa, volandera, que te hace sentir como en casa cada vez que lo visitas.

Verano es igual a vestido mexicano. Estos trajes han sido mi refugio desde que fui quinceañera. Recuerdo uno en color fresa que nos regaló una mujer cubana, pobre como casi todos los cubanos, que estaba muy agradecida por algún favor que mi madre le había hecho, y no teniendo otra cosa de valor, le dio su traje. Y como la hechura me venía a mí mejor que a mi madre, disfruté yo el regalo tan especial.


de 100% México

Los vestidos mexicanos tuvieron su época dorada: había festivales de México en El Corte Inglés. Había ferias de artesanías que los vendían, y a buen precio. Ahora son difíciles de encontrar como una joya enterrada, pero mi madre estuvo en una tienda de Madrid, "100% México" (que tiene página web), y me acaba de regalar esta maravilla.
No ha sido barato, porque está hecho a mano. Con rebajas y todo ha llegado a costar cien euros, aunque tengo otro blanco igual de la misma tienda que hace unos meses costó la mitad: depende de modelos.


De 100% México

Esta es la prueba de que en verano se puede vestir "fresquita" sin perder la compostura ni desnudarse del todo: ¿Cuál os gusta más?
Creo que voy a comprar o pedir como regalo de Navidad uno por año. Me sientan bien, me hacen parecer elegante y me hacen feliz. Este es el comienzo de una gran colección.

22 de julio de 2013

El acierto de Avon Long Lasting y el fiasco de la BBcream de Essence

Ya os conté que la hija de la señora que viene a limpiar a mi casa distribuye Avon. A veces la madre me deja un catálogo con la esperanza natural de que yo "pique", y yo pico de mil amores.
En la última escaramuza descubrí que Avon ha lanzado una línea completa de productos de larga duración, consistente en barras de labios, bases fluidas, sombras de ojos y mi elección: una máscara de pestañas y un delineador en formato tintero que prometen la eternidad.

Máscara de pestañas y delineador de la línea Long Lasting de Avon;
Tono Black: 8,90 c/u

En efecto, el "eye liner" es inmutable: esta foto está tomada tres horas después de haber pintado el dorso de mi mano y de haber jugado largo rato con el agua como una niña... El rímel es también inmutable, no migra ni hace excursiones extrañas... Y el acabado podéis verlo aquí.


En mis pestañas...


La imagen es de muy mala calidad, pero aún así, impresiona el negror y brillo que regala esta máscara de Avon a las pestañas: las separa y alarga y no hace grumos ni volúmenes raros.

En esta foto acalorada llevo la famosa BB cream de Essence que no me ha gustado. Se me pega a la piel y me pringa, se oxida y parece que "se me suben los colores". Por supuesto no se extiende bien por mi cara, pese a que huele muy rico, a mejunje del tocador de la abuela, y que salió victoriosa del experimento del terror que le practicó Mareas...
¡Y brilla como la espada de Isildur!

18 de julio de 2013

Perfumes de verano: hoy, Eau d´Hadrien de Annick Goutal

Los perfumes tienen historia. La historia de su creación. Pero también poseen "intrahistoria": cuándo, cómo, dónde los compraste. Todas esas circunstancias se quedan impregnadas en su aroma, por eso sientes una rara felicidad cuando te perfumas.

Compré esta fragancia fetiche en la perfumería Muro, en las primeras navidades que pasé trabajando. Era cinco de enero. La víspera de la noche mágica. Entré en mi librería favorita, y el librero me regaló un libro inolvidable. Pasé por el escaparate de la perfumería, entreví los frascos de Annick Goutal y no lo dudé: era el momento de Eau D´Hadrien. Un perfume de verano... comprado en plena víspera de Reyes Magos.

Eau D´Hadrien es el perfume insignia de Annick Goutal, una fragancia con matices literarios y a la vez toques muy vitalistas. Inspirado en las "Memorias de Adriano" de Marguerite Yourcenar, sugiere la idea de un verano en el Mediterráneo, bajo la sombra de naranjos e higueras. Evoca conceptos como amor, lujo y libertad, pero también vacaciones, campo y mar en un solo camino. En su pirámide olfativa hay ciprés, lima ácida, pomelo, mandarina y aldehídos.

Junto a su funda dorada



Bien, ahora es el momento en que digo que no volvería a pagar casi cien euros por este perfume. Que me está costando terminarlo... Porque una fragancia no está hecha solo de recuerdos felices ni de mitos periodísticos: el factor más importante es la piel. Y en mi piel sus notas cítricas se tornan amargas, un poco ariscas incluso.
En invierno y primavera ni me planteo utilizarlo. Pero el verano hace que me reconcilie con ese punto de frescor agreste (frescor ardiente) que tiene Eau D´Hadrien.
En verano hasta puedo percibir un fondo dulce tras la salida tan ácida, y ese contraste resulta revitalizador. Y también noto los acordes amaderados del ciprés: la calidez que envuelve la frescura y le aporta permanencia.

No me arrepiento de esta compra: yo soñaba con un mito y encontré una realidad bella pero difícil. LLegamos al punto en el que un perfume se convierte en... una metáfora de la vida.

17 de julio de 2013

Essential´aroms, Cattier y Natura Siberica: mi ritual de belleza "Bío"

A principios de junio viajé a Sevilla y pude visitar mi añorada tienda ecológica Gea.
Por entonces había terminado mis productos de rutina facial diaria (que por cierto he repuesto): gel limpiador de oliva y camomila de Mythos y crema hidratante de nenúfar de Bodyfarm. Estos son por ahora los dos pilares de mi ritual de belleza nocturna, y acababan de derrumbarse: por eso me emocioné a la vista de esta vitrina barroca y centelleante:

Essential´aroms en Gea

Comprar cosmética en un herbolario sale muchísimo más caro que hacerlo en grandes superficies, sobre todo si estás acostumbrada a ventilar tus necesidades básicas, limpiar e hidratar la piel, por poco más de quince euros ambas y encima comprando ingredientes de primera calidad..., pero me dije, voy a adquirir auténticas joyas de la cosmética mientas ayudo al pequeño y entrañable comercio, ¡compensa! Y me gasté algo menos de cincuenta euros sin pestañear en lo que ha sido mi rutina de junio y de la mitad de julio.

Los cuatro fantásticos

1. Agua floral de manzanilla romana, de Essential´aroms: 15 euros. Su único ingrediente es infusión 100% procedente de la destilación al vapor. Esta marca ecológica es conocida por sus aceites esenciales y sus hidrolatos, y el de manzanilla calma la piel en segundos. Enfriada en la nevera ha sido un auténtico refresco para mi rostro, y si alguna pega puedo ponerle, es su olor a... manzanilla, era natural. La manzanilla huele a enfermo. Ayer apuré la última gota; cuando me prepare yo misma este tónico, añadiré unas gotas de aceite esencial de romero o mejor aún de geranio, para aromatizar.

2. Loción limpiadora a la camomila, de Essential´aroms: 15 euros. Es el mejor aceite desmaquillante que haya conocido. Es mágico: no irrita los ojos y retira cualquier rastro de suciedad dejando cara de porcelana a su paso. Sus únicos ingredientes son aceite de almendras dulces, aceite de camomila y vitamina E. Con semejante formulación, lo uso como contorno de ojos y como crema nocturna. Y cunde mucho: lo tengo al setenta por ciento tras todo el mes de junio utilizándolo de las tres formas. Volveré a él en otoño y repetiré ad infinitum.

3. Mascarilla de arcilla rosa de Cattier. 5,60 euros. Solo puedo decir una cosa: junto al aceite puro de árbol de té salvó mi piel de la debacle cuando se me ocurrió maquillarme durante todo un día con una muestra de Touch Eclat Le Teint de YSL (Yo: Silicona y Luciérnaga...) Me parece un precio irrisorio por un auténtico cóctel que limpia, hidrata y calma, todo a la vez. Si solo pudiera usar un cosmético por un tiempo, me debatiría entre la loción antes mencionada y este compuesto de arcilla, manteca de karité, aloe vera y menta piperita. Deja la piel fresca, suave e impoluta.

4. Crema de día para piel sensible de Natura Siberica: 14 euros. Es el único error que cometí en ese día de compras.
Contiene una infusión de hierbas naturales, entre ellas rodiola rosea, melisa y camomila; dióxido de titanio (ofrece un factor de protección solar 20),  y ácido hialurónico. La textura es rara, como siliconada pero no lleva siliconas, Deo gratias.
La he terminado. Es un producto que promete pero no cumple. Se me queda corta en cuanto a confort. No me calma la piel, no combate las rojeces aunque tampoco irrita. Y sí, hidrata... pero sin jugosidad. Lo que sí hace es dejar la piel muy mate.
Sin embargo la sorpresa llegó al probarla en el contorno de los ojos. Deja esa zona muy descansada y elástica, y hasta atenúa finas líneas de expresión sin escocer para nada. He encontrado el uso más adecuado del ácido hialurónico en mi piel: ¡como un contorno de ojos poderoso!

15 de julio de 2013

Adaldrida prueba el té por vez primera... ¡gracias a Secondo me y a Tea for Two!

A mí no me gusta(ba) el té.
En primer lugar, detesto los sabores amargos. Aborrezco la cerveza, las endivias, la escarola, el café o el bitter kas. Y como creía a pies juntillas que el té siempre era amargo, ni siquiera lo había probado aún.
En segundo lugar, me fascina el agua al natural: limpia, fría. Calentar y ensuciar agua no entraba dentro de mis planes.
Pero el té se puso de moda. Lo veía en el trabajo, en la blogosfera y en mi serie favorita. Veía a Patrick Jane en su sofá, con su sonrisa, sus manos poderosas y su taza de té. Y, de repente: ocurrió: ¡me regalaron un saquito de té artesanal aromatizado a la piña colada!


Foto hecha por mí y retocada con "filtro antiguo"


Hoy, 15 de julio de 2013, he bebido mi primera taza de té. Porque en el pasado fin de semana recibí la visita de Pilar, de Secondo me, y la llevé a cenar por la zona de pinchos en Haro, y terminamos en un pub inefable, el Virginia, bebiendo zumo de naranja natural con cointreau al gusto, y en el momento menos pensado...

.Foto realizada con el iPhone de mi primo Gonzalo

Pilar, que lee mis blogs desde hace ¡seis! años, me entregó uno de sus coquetos paquetitos. Si han visitado el blog Secondo me, ya saben que su autora es, además de experta en música, una consumada artesana, así que no me sorprendió encontrar un precioso broche de fieltro. Que, por supuesto, me apresuré a estrenar el domingo, alegrando un vestido de H&M que me encanta pero que era totalmente... gris.



Broche de fieltro made by Pilar, de Secondo me


Si yo pensaba que el broche era la única parte "practicable" del regalo... me estaba equivocando. El saquito de té que lo acompaña es de la tienda Tea for two, que próximamente venderá online. Desprendía tal aroma a piña colada auténtica que por una fracción de segundo tuve la tentación de usar el saquito como bolsa de olor en los cajones de ropa blanca, pero me dije... ¡pruébalo!


Foto realizada con el iPhone de mi primo Gonzalo


En el trabajo todos me han ayudado, asistiendo a uno de esos raros ejemplos de "primera vez". Mi amiga Myriam me ha enseñado a calentar el agua, y mi amiga Gisela me ha regalado una cuchara colador. Y debo decir que esta variedad de té... ¡me emociona!
Sabe a trópico y a sobremesa inglesa al mismo tiempo. La piña aromatiza un té suave y muy agradable, con un punto de embrujo. Y me ha sorprendido cómo sacia... y cómo refresca. Un mundo infinito se ha abierto para mí.
¡Gracias, Pilar!

11 de julio de 2013

Perfumes de verano: hoy, Muguet de Crabtree & Evelyn para celebrar

En verano, los olores cambian. El calor exaspera el sentido del olfato, cualquier aroma me parece invasivo, y lo que busco es un rastro de limpieza, transparente y festivo, que es muy difícil encontrar.
Es difícil porque me cansan los perfumes a base de limón, y porque tampoco me apetecen las notas de naranja y mandarina, que he fatigado tras años utilizando Aqua Allegoria Mandarin Basilic de Guerlain. Cuando llega julio me apetece usar perfumes veraniegos que no sean cítricos y sí muy frescos y limpios.

...Y elijo el muguet.

Lily, de Crabtree & Evelyn

El muguet es emocionante, húmedo y cristalino, y me recuerda a la canción The First of May de los Bee Gees. Y a mi padre que medio en broma me dice siempre: "has nacido con un lirio en la mano". El muguet comparte conmigo una inocencia depurada que ya no es ingenuidad: un poder abrir los ojos al mundo y verlo limpio y brillante.

Hace unas semanas despertó en mí el ansia por encontrar una fragancia con muguet y pregunté a Botanyuki, la autora de un blog impresionante.  Ella acudió rauda a ofrecerme toda una lista de candidatos, y me hizo especial ilusión que mencionara la casa Crabtree & Evelyn. Esta firma me evoca un mundo de jardines ingleses, pastillas de jabón y delicadeza; se vende en la perfumería Muro, en Logroño, el lugar al que siempre regreso... y siendo una marca nicho no es particularmente cara.

Y como antes de ayer recibí una noticia laboral estupenda, la mejor que me podían dar..., pensé: es el momento.


Fragancia, 40 euros/ Dúo, 26 euros.

En la perfumería Muro me recibieron con la misma calma y dedicación de siempre. Cruzar sus umbrales es como entrar en otra esfera. Se alegraron con mi alegría, y cuando ya estaban empaquetando el generoso frasco, me enseñaron el dúo de gel y loción hidratante de la misma línea.

Los tres productos desprenden la misma fragancia ultra femenina y sutil. La nota de lirio del valle viene envuelta por musgo aterciopelado y un fondo muy tenue de almizcle y de ylang-ylang. Huele a verano y a París, pero sobre todo huele a delicadeza cristalina, a alegría en sotto voce.

9 de julio de 2013

Reflexiones en la bañera: (VIII, Délice de soleil de Bourjois)

Ayer estrené el gel de la edición veraniega de Bourjois, en el que supongo que será mi último baño de la temporada: en verano apetece mucho más una ducha casi helada que unas burbujas humeantes...

Délice de soleil es un gel de aceite: cuando el producto sale del bote es líquido, sedoso y fundente aunque fresco. Es también muy fragrante y capaz de hidratar mientras limpia. Pero al contacto con el agua se comporta como un gel y se deshace en espuma, islas y penínsulas de jabón recorren la bañera. Es tan suave que sirve como gel íntimo. Y como champú. Y huele a vainilla y a frutas tropicales. Huele a vacaciones en las playas de Puerto Rico.

Ayer, fundida entre la bañera y sus vapores que parecían susurrar "Hawaii, Bombay, son dos paraísos",  reflexioné sobre todos los descubrimientos que he hecho en las últimas semanas:


Délice de Soleil, Bourjois



1) He descubierto que puedo decidir no tomar bebidas azucaradas... y cumplir mi propósito. Me estaba enganchando al Kas de naranja y era lo último que necesitaba. De vez en cuando me premio con una Coca Cola Zero: he descubierto que no es el horror, en vaso alto con hielos y limón, incluso llega a engañarme.

2) He descubierto que no necesito una de las míticas polveras de "Les Beiges" de Chanel, por mucho que me tienten.  Las he mirado, me he extasiado y luego he dicho "no".

3) He descubierto que nadie tiene derecho a robarme la alegría, y que, aunque suene egoísta, "primero soy yo". Porque mi felicidad es mía y de muchos otros, y para hacer felices a los demás debo cuidar antes mi pequeña alegría.

4) He descubierto que la firma de maquillaje IsaDora, de venta en Douglas, ha lanzado su propia versión de Chubby sticks, y que el tono Sugar Crush es el perfecto rosa veraniego, a caballo entre el matiz "bebé" y el toque "princesa". Es dulce y brillante y cremoso y... como dije que no iba a comprar más labiales, no me lo he comprado. Le pediré a alguna amiga que me lo regale :)

5 de julio de 2013

Off Topic: ¿Era Ken así de macizo en nuestra infancia?

Nota: este es un post de despelleje, escrito sin ánimo de ofender.

Me he lanzado al alegre mundo de las rebajas de julio, sola o en compañía. Y ayer, antes de llegar a Kiko, entré en una tienda llamada Toy Planet... Me gusta ver juguetes porque me evocan mi niñez, un motivo de inspiración poética que no se agota nunca. Pero me he quedado asombrada ante el nivel de gazmoñería hortera que deben soportar los niños hoy.

¿Recordáis nuestras adorables Barriguitas? ¿Nuestras Nancys vestidas de Primera Comunión? Que levante la mano quien no ansió jamás la granja de los Pinipones... Ubi sunt? 
Haciendo un alarde de objetividad puedo admitir que los Pequeños Poneys eran ya cursis en nuestra época, pero todos los demás juguetes ya nombrados eran el colmo del buen gusto y del azúcar en su justa medida.
Todo ha mutado a peor. Los ojos se han agrandado y lo ocupan todo. Los tamaños se han trastocado. Los colores se han enardecido. Y los dulces muñecos de antaño bailan entre una estética de cómic y un crudo hiperrealismo.
Al menos los Nenucos, aunque han sido retocados, guardan intacta su esencia... y las Barbies que ya eran tremendas cuando yo era niña siguen siendo igual de excesivas. Pero ¿Y Ken?


Tooooma ya!


Por favor, qué alarde de realismo sucio. ¿Bañador de amebas? ¿¿¿Tableta de chocolate???  Absorta me he quedado, y no de admiración. 
Probándome máscaras de pestañas en Kiko, seguía dándole vueltas. Una dependienta me dijo que en nuestra época los kenes ya eran escultóricos, pero claro, yo no los desnudaba, le respondí.  Sin embargo recordé que a mí también me regalaron un Ken hawaiano, vestido de bañador, y no era así ni por asomo. Para empezar tenía un rostro mil veces más varonil. Éste parece que se ha echado colirio en los ojos y que acaba de salir de una peluquería de señoras.

Y ni siquiera tiene manos poderosas. Menos tableta de chocolate y más manos varoniles, señores. Si quieren jugar al hiperrealismo, tráiganos a un Ken con barba de un par de días, un traje de corte impecable, manos de pianista victorioso y una sonrisa verosímil. Así podremos jugar.

3 de julio de 2013

1, 2, 3 soleil... y 1, 2, 3 ¡splash! en las uñas: el verano según Bourjois

Si todavía no has echado una mirada a la explosión de color que Bourjois inventa este año para añadirle aún más energía al verano, debes hacerlo sin tardar.

Shine edition propone labios acuáticos y soleados: fucsias con un punto dulce, grosellas con tornasol o color batido de fresa... y, por supuesto, mi elección: 1, 2, 3 soleil. Son labiales en textura de gelatina, vivos, húmedos e hidratantes. Y al festival se unen las uñas: psicodélicas pero de aplicación fácil, y  con un toque de frescor absoluto.
Sin embargo, mi producto favorito de la colección veraniega de Bourjois no se vende: es un gel de baño en aceite llamado Delice de Soleil que me tiene obnubilada y que te regalan por la compra de dos productos. Le dedicaré unas próximas reflexiones en la bañera.


Estos fueron mis dos productos.
1, 2, 3 soleil + Block Tourquoise, Bourjois

Delice de soleil fue la razón por la que volví a la perfumería a por los lápices labiales Color boost de Bourjois..., y a por mi segundo bote de regalo. El primero lo conseguí comprando una barra de labios soleada y un esmalte de uñas que encierra todo el color de los mares que no veré en este año.

1, 2, 3 soleil: naranja cremoso sin matiz amarillo en su pigmentación, con subtono rosa caramelo. Es alegre como un zumo de naranja, suficientemente colorido pero aún discreto como para poder llevarlo a la oficina. Va a ser mi uniforme de verano.
En cuanto a la laca de uñas...


Uñas turquesas por menos de once euros...


LLevo años buscando un esmalte de color turquesa perfecto. No uno cualquiera: igual que Alaska quería encontrar "un hombre de verdad", yo soñaba con el turquesa exacto, ése de la piscina que brilla en mis recuerdos, ése que grita vacaciones, relajación, felicidad... Mis amigas se ríen de mí cuando me quedo imantada a la vista de este color, el ansiado turquesa claro en su versión de joya acuática.

He tenido turquesas de Opi, de Essie, de Flormar... que no alcazaban el matiz de mis sueños: al fin lo he encontrado. Bourjois sabe cómo crear barras de labios y lacas de uñas. Y cómo tentarte para que siempre vuelvas.

1 de julio de 2013

Bésame mucho: Hoy, la versión de los "Chubby sticks" que nos ofrece Bourjois

Clinique fue la primera firma que lo hizo. Sus creativos inventaron un lápiz grueso y cremoso, de mina blanda y pigmentada, a caballo entre el bálsamo labial, el gloss y la tradicional barra de labios. Tengo dos "Chubby sticks" de Clinique, en tono melocotón desnudo y en color fresa,  y son radiantes y facilísimos de usar.
La prueba más evidente de que un producto cosmético ha calado entre el público es la proliferación  de versiones y productos inspirados en ese primer invento genial: Mercadona, L´Oreal o Margaret Astor son algunas de las marcas que han probado fortuna y formato con mayor o menor acierto... ahora le toca el turno a Bourjois.


Arriba, Orange Punch- Abajo, Peach. on the Beach: 8 euros c/u


El viernes 28 fue un día mágico: terminaba una semana de cansancio feroz y de pronto encontré una reseña de mi libro en el periódico La Rioja, invité a merendar a casa a una amiga de esas que infunden tranquilidad y felicidad a partes iguales, viajé a Haro a desconectar durante todo el fin de semana y disfrutar de las fiestas locales...

Y, antes, decidí pasarme por Bodybel a ver los nuevos lápices labiales de Bourjois.  Me llevé dos. No pensaba hacerlo, y me declaro oficialmente a potidieta labial desde ya hasta mi cumpleaños en Diciembre. No pienso comprar ni un pintalabios más, hasta nueva orden, pero lo cierto es que no me arrepiento de haber conseguido estos dos ejemplares, que parecen haber sido creados para caramelizar mi boca.

La textura., glossy y dulce

Los Chubby sticks de Clinique son divinos, pero cuestan en torno a los diecinueve euros. Pues bien, Bourjois ofrece por la mitad igual calidad y unos colores "cupcake" que electrizan dulcemente los labios. Y los hidratan maravillosamente.
Los Color boost se declinan en cuatro colores: un rojo bonito pero que no me atrae porque tiene base azulada, un fucsia muy fresco y alegre y dos corales magníficos, que por supuesto han sido mi elección.


Orange Punch



Orange Punch es un naranja poderoso pero muy tierno.
Estuve a punto de renunciar a él pensando que se parecía al Hidro brillo número 4 de Deliplús, y sin embargo no tienen nada que ver. En primer lugar está el tema nutrición: el lápiz que compré en Mercadona cumple su función pero no hidrata tan intensamente los labios como éste, y eso también se nota en el acabado: el de Bourjois deja un efecto de boca inundada de brillo húmedo, como la de los niños.
Por otro lado, Orange Punch es mucho más dulce, del tipo caramelo de mandarina, mientras que el de Mercadona era más eléctrico y soleado, más radiante también.



Peach on the Beach


Peach on the Beach tiene un nombre muy original y un color que me evoca mi primer pintalabios favorito, curiosamente de Bourjois (¿o no es coincidencia?) Ese equilibrio perfecto entre el naranja y el rosa, esa luz tenue y favorecedora al mismo tiempo lo convirtieron en mi primera opción.
Un consejo que suelen dar los maquilladores a la hora de comprar una barra de labios es ir a la perfumería "a cara lavada". Eso hice yo el viernes, y esta lápiz iluminó todo mi rostro: con solo una sonrisa.