30 de enero de 2014

Aquadisco, o cómo conseguir el efecto "wet" sin lacas ni gominas

Siempre me ha fascinado el efecto "wet" en el cabello. Esas imágenes pulidas de suplementos de belleza donde aparecen tupés imposibles y aparentemente húmedos que terminaban en ondas románticas...
A eso nunca he aspirado, pero reconozco que en verano siempre ansío lograr el look mojado y despreocupado, sin conseguirlo. Las lacas y gominas tienen cantidades industriales de alcohol, pican, huelen a gato y ganchillo, aplastan el pelo y lo dejan pringoso y encapotado.
 Hasta que ayer, en la piscina... encontré la solución, además de inventar una nueva disciplina deportiva de lo más relajante y oxigenante.

Imagen tomada de aquí


...Y no, la solución no consiste en dejarme todo el cloro en el pelo, Deo gratias.
He vuelto a ir a la piscina. Estoy preparando un post sobre mi neceser piscinero al más puro estilo Tía Maruja, pero mientras tanto, y ya que me marcho unos días de juerga espiritual, os dejo un par de ideas en este post acuático.

1.) Qué hacer cuando vas por el largo número dieciocho y se meten en tu calle dos hombretones como dos montañas, dando palazos y copando el espacio en tu contra... Lo que yo hice fue bucear un poco para no estamparme, y salir de la piscina en la que no cabía ni una cabeza más, estaba claro.
Y, de repente reparé en la piscina pequeña, que estaba libre, y permitido bañarse en ella. Como había cursillos en la otra mitad, sonaba una música de disco.
Bueno, me metí y estuve media hora de reloj dándolo todo, bailando frenéticamente dentro del agua. Al salir tenía ya seguidoras, como Forrest Gump. Yo sí que dije un par de palabras al detenerme: ¡¡¡vaya subidón!! Es maravilloso bailar en la piscina, pero sin step ni monitora ni churrito ni nada: a tu bola como si estuvieras en la disco.

2.) El cloro ataca la piel y el pelo. A mí el olor del colo hasta me gusta porque soy una freak de la piscina, pero el destrozo es incontestable. Sobre la piel hablaré más adelante, pero en el pelo se me ocurrió echarme aceite de coco de la Parfumerie Tiki (comprado en Iherb por la genial Morgan.) A modo de acondicionador, y a granel porque me dije... mi pelo está seco. Y sí, lo aclaré, pero se me quedó... como sucio, y recién lavado.
Llegué a casa y decidí arreglarlo añadiendo champú en polvo de buena calidad.

Hoy, en la oficina:
- Huy, cambio de look... ¡nunca te había visto con gomina! Pues te queda chulo.
- ¡Con el pelo mojado, qué valiente!

Casi sin peinar
Y se me ha encendido una de esas bombillas de los dibujos animados de Warner Bross:  Media hora de aquadisco + aceite de coco + champú seco de calidad = Efecto wet en el cabello. Sin gominas ni otras zarandajas.

29 de enero de 2014

Filosofía, Nars y el algodón de azúcar: (Coeur Sucré para Angelika)

Ayer fue el día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades. Y yo soy muy pro Tomás de Aquino: a los doce años leí su biografía novelada por Louis de Wohl y no he parado de re-leerla año tras año, como una cita de amor. Gordo, filósofo y autor del Adorote devote... ¡cómo no me iba a enamorar!
En mi universidad, la UNIR, hemos celebrado el día como se merece, con una conferencia de un filósofo insigne: Rafael Alvira, que dijo cosas tan sabrosas como éstas:






El caso es que, como siempre, la conferencia era por la tarde y yo no tenía mucho tiempo para ir a casa a maquillarme de nuevo, así que entré en Sephora y pensé... hoy pruebo el colorete Angelika, por aquello de que a Santo Tomás le llamaban el doctor angélico. Al fin y al cabo me maquillaron con él para el vídeo de Nars y me pareció fresco y dulce, una oda a la delicadeza y a la alegría de vivir.
Y, cuando llegué al mueble expositor de Nars, decidí acompañarlo con un labial de larga duración que casara bien con el rubor y mis ojos se quedaron prendidos en el brillo de labios Coeur sucré:

Imágenes tomadas de la web de nars

Así descubrí que son una pareja perfecta: un corazón azucarado para Angelika. El brillo encaja en la estética del rubor como la última pieza de un puzzle.

François Nars en un artista del color que ha sabido reencarnar el concepto "algodón de azúcar" en un maquillaje chic pero cotidiano. Se trata de un tono frío pero no muy chillón, por lo que desprende serenidad e inocencia.
Estos dos productos no solo borran de manera óptica el cansancio de tu rostro, sino que también insuflan un chute de energía a tu alma: te envuelve de repente un halo como de feria y de niñez que no  atosiga,  ya que lo puedes mezclar con vaqueros y accesorios góticos introduciendo un ojo ahumado.

En la piel

Tanto el brillo como el rubor duran mucho, muchísimo. Sin cuartearse, sin envejecer por momentos sobre la piel. Me parece genial la idea de un brillo que queda fijo en el labio: un gloss y no una barra, una textura mucho más acuática y ligera que las pesadas barras de labios de larga duración a las que estamos acostumbradas.
De nuevo una foto improvisada, no es la mejor del mundo pero en ella se ve cómo este labial relativamente nuevo es el alma gemela de un colorete que es ya un clásico en la casa aunque aún no lo sea en mi tocador.

27 de enero de 2014

Un cuento de hadas francés en tonos pastel: lo nuevo de Dior para esta primavera

Dior nos pinta la primavera de pasteles empolvados, azules tiernos, melocotones cremosos y rosas que tienen la misma tonalidad que el batido de fresa. La publicidad de su nueva colección "Trianon" es muy cuidada como siempre, aunque a mí tanto rococó francés me empalaga: sin embargo los productos me parecen impecables, impregnados de una estética cupcake transcendida en cuento de hadas o fiesta de cumpleaños sin fin.

Sábado noche, después de haber nadado largos sin fin en la piscina, después de merienda con amigas y juerga espiritual. Entro en Sephora sin un euro en el bolsillo, solo para saludar a una de las dependientas que me hace señas desde las puertas bañadas de luz... y me encuentro la colección entera, lista para probar y desear.

Me he entretenido durante las últimas horas del domingo realizando un mural de imágenes sacadas de los blogs "Shop Le Monde" y "Canadian Fashionista", con mis primeros favoritos de la colección Trianon para la primavera de Dior:


Dior Trianon Spring 204: Mi elección


1. Era previsible que una hobbit pija amante de los labiales de color melocotón cayera rendidamente enamorada de esta barra de labios, tono "Rose Crinoline". Es un melocotón pastel y empolvado, delicadísimo y muy femenino. La textura es muy cremosa pero firme, y el acabado  es sólido y también en crema: regala al labio un efecto lácteo como de natillas pero en color merengue de melocotón.

2. En cambio supuso toda una sorpresa mi flechazo hacia este tono fúcsia primaveral y frío: un rosa violeta de base azulada llamado "Allégresse" que me pareció alegre y enérgico sin perder el halo de cuento de hadas.

3. De los dos coloretes de la colección no elijo el coral, que me parece fresco pero tópico, ya muy conocido, simplemente un agradable "deja vù". No: me ha encandilado el rubor en tono rosa lavanda, es sutil e inocente, aporta vitaminas dulces al rostro. En pieles morenas puede que no diga gran cosa, pero si tienes la tez blanca, éste es tu colorete.

4. Y, por último, un esmalte que, junto a alguno de los dos labiales mencionados, será mío. El tono "Bouquet" es un melocotón pastel maravilloso, me recuerda mucho a mi adorado Tarte Deco de Essie que ya me abandonó, pero aún más luminoso y goloso.

La misma dependienta que me saludó me animó a probar productos y a hacerme una foto para el blog, así que  os dejo mi maquillaje improvisado de sábado:


Dior Trianon Look


Improvisado por lo divertido que fue disparar el flash a todo correr en los almacenes, porque aunque no se vea mucho estaba cansadísima... y porque nunca he mostrado una imagen tan saturada de malvas, fucsias y morados: no suele ser mi color. Llevo la sombra Angelique: no la incluí en el mural porque aunque el color es precioso, un malva tornasolado con mucho poder, no llega a tentarme. En realidad el colorete tampoco entra en mis planes, pero solo porque lo veo demasiado caro y tengo muchos ya... Verdad verdadera es que no poseo ninguno de este color, pero siempre tengo en mente hacerme con el Angelika de Nars.

En cambio, ese fucsia con acabado jugoso de los labios me hará soñar y consultar con la almohada... aunque, conociéndome, al final el que se me meta en los bolsillos será el Rose Crinoline.

25 de enero de 2014

Los Terminados de Adaldrida: Diciembre 2013 y Enero 2014

En noviembre gasté champús terribles utilizándolos para limpiar brochas, geles anodinos, aguas micelares y poco más. En diciembre gasté cosas interesantes, productos de los que quería hablar para bien y para mal, pero me pudo el ambiente festivo. Llega Enero, el mes más largo y desabrido del año, y eso que para mí comienza el día siete...
Y no tengo mejor plan que reciclar botes y abrazar a mi Niño Jesús de peluche por las noches... mi trocito de Navidad para todo el año.

Manteca desmaquillante de camomila de TBS

Aquí os dejo una foto pachanguera donde las haya... bajo la luz nocturna y con disparo de flash... Pero qué quieren, acabo de leer los terminados de Mareas y me entra la agonía viva por relatar mis andanzas, somos así. Disfruto tanto con las crónicas de productos terminados en otros blogs que me parece injusto privaros de la mía tan solo por pereza y porque el mal tiempo no me permita hacer fotos diáfanas de tarros vacíos.

Allá voy.

1. Manteca desmaquillante a la camomila de The Body Shop:

Lata que compré con amor y grandes expectativas... y que no repetiré.
Metes los dedos y tomas una untuosa porción de algo que se mueve entre la noción tradicional de manteca y el concepto de cera. Lo disuelves en tu rostro, masajeando y te derrites... de repente el baño se convierte en un spa facial, la suciedad va escurriéndose entre los dedos, todo parece resbalar, flotar, fluir...
Sí, pero entonces se acaba y tienes que repetir el rito, y... ¿cómo? ¿Metes los dedos sucios en la manteca? ¿Te lavas las manos y entonces metes los dedos húmedos? Algo no funciona: al final la lata se llena de restos de agua o de maquillaje. Y además si tu piel no es seca, seca, al tercer día te das cuenta de que el spa se ha convertido en una fiesta de la grasa, pura y natural pero grasa al fin y al cabo.

He vuelto a mi loción limpiadora Cetaphil, por cierto. Es como un viejo amor que no falla, que en ocasiones aburre un poco pero que siempre añoras y acabas abrazando una y otra vez.

...Y el resto de Terminados

2. Crema concentrada de aloe vera de Dr. Organics:

Señor, qué cosa más mala.  Ya sé que mi primera impresión de esta crema fue magnífica... pero no he podido acabarla como veis en la imagen. Mi piel se acostumbró a ella en un mes y ya no le hacía nada, era como untarse el rostro con agua y además agua del grifo... porque de repente comenzaron las rojeces y una falta de hidratación morrocotuda que me hizo dejarme de tonterías y visitar de nuevo la perfumería Muro para hacerme con la Creme Fraiche de Nuxe que es mi crema nocturna de cabecera aunque cueste sus buenos treinta euros: bien pagados están.

3. Leche Virginal de Yipsophilia:

Otra de mis compras habituales en la perfumería Muro, pero esta vez no repetiré. Esta loción sirve de segundo paso de limpieza y de tónico, es excelente, su fórmula es todo un poema bucólico y huele como a postre de leche de soja. Pero es que cuesta 22 euros, sí, 22 euros, y no está la Magdalena para tafetanes, sobre todo desde que descubrí cómo hacer mi propio tónico casero.
El líquido es irreprochable, pero por el precio que piden podrían mejorar el dispensador que siempre se atrofia al cuarto "flis flis", es matemático. Y el tapón de plástico es endeble y siempre se resquebraja.

4. Bálsamo vitalidad de Secretos del agua:

Me parece el acondicionador perfecto para cabellos grasos, hidrata sin aplastuciar el pelo. Para mí no es porque no combate la electricidad. Me parece que me gustan más los productos de esta marca para la piel que su catálogo de cuidados capilares, aunque el champú purificante es una maravilla.
Reciclaré el bote para ir a la piscina,  ¿porqué lo llamaremos talla de viaje cuando queremos decir talla de gimnasio?

5. Quitaesmaltes Expréss "Fast & Easy" de Kiko:

He cantado un réquiem a esta quintaesencia del buen hacer. Una esponja bañada en un líquido elemento sin acetona (no lo puedo probar pero en mis uñas se ha portado como un limpiador libre de acetona), que por lo tanto no huele a acetona sino a manzana verde, un olor rico rico (pero no debemos aspirarlo tampoco, claro está.) Esto lo retira todo, todo y todo. Nada en los bordes, nada de sequedad en la uña. Es puro arte hecho potingue.

...Y menos mal, porque ya me estaba deprimiendo tanta crítica que podía resumirse en "ni fu ni fa". También he acabado un par de desodorantes en crema Seda Silk de Bily, lo adoro y pronto hablaré de él en unas reflexiones en la bañera.

23 de enero de 2014

Look dragón: naranja + dorado + rojo (Taj Mahal de Nars)

Este post está dedicado a mi amigo Beades

De niña me encandilaba la serie de dibujos animados "Dragones y mazmorras". De siempre me gustan los cuentos de hadas, las sagas que mezclan caballeros, cristiandad y elementos mágicos. Mi tesis fue una edición crítica de una comedia novelesca de Calderón. He terminado de leer una adaptación del Orlando enamorado de Boiardo y el Orlando furioso de Ariosto... y en una feria de artesanía en Vitoria me compré un colgante en forma de cabeza de dragón.


Foto tratada con filtro "Hora dorada"de Twitter

Era una espina clavada en el corazón lo que yo tenía, ya que en otros mercados medievales que visité no me atreví a llevármelo a casa. Me lo vendió una amiga vasca y artesana, Sara, que posee un puesto en las ferias de Navidad y verano donde ofrece grabados, pulseras de cuero y estos amuletos de metal sin níquel que llevo años admirando y comprando.

La adquisición del dragón colgante me hizo reflexionar sobre mis tonalidades favoritas y recrear un look con el colorete Taj Mahal de Nars, que es todo un dragón hecho color.

Pido disculpas por la presencia de verrugas

En los labios llevo mi labial rojo de By the Face mezclado con el incandescente brillo naranja de Lola Make Up: ambos fueron bautizados con el número tres... por algo será: juntos hacen una pareja de incendio.

Taj Mahal tiene un color naranja encendido, repleto de burbujas doradas, que despierta las mejillas y asciende hasta los párpados: por primera vez lo mezclé con sombra de ojos dorada y, si se aplica un par de capas de rímel muy negro, no da aspecto enfermizo sino una luz misteriosa como de leyenda artúrica, fuego de Merlín.

20 de enero de 2014

Mascarade: tres máscaras impresionantes de Belle & Make Up

La marca blanca de cosmética de Eroski no deja de asombrarme. Aún sigo cautivada con los meteoritos que iluminan la piel o con las sombras levemente rojizas y tornasoladas de la anterior colección de Belle, cuando recibo en mi casa cuatro despampanantes tubitos de rímel, pertenecientes a una nueva edición limitada llamada Mascarade.

Se trata de productos al alcance de todos los bolsillos y de todos los ojos, sean sensibles o duros como el diamante, ya que su fórmula no migra ni produce reacciones alérgicas.


Máscaras de pestañas de Belle & Make Up


Y yo, que ando siempre a la búsqueda de un buen traje para vestir mis pobres pestañas, contengo la respiración.
De las cuatro máscaras que me han enviado, hay una de color marrón que no enseño aquí porque no es mi color: el rímel de este tono nunca cubre del todo mis pestañas rubias. He visto que hay otra de color azul marino que en algún momento probaré.

Quedan tres máscaras fascinantes por lo que tienen de versátil, de volátil: una duoscópica que cuida y alarga las pestañas, otra resistente al agua que aporta definición, y otra de cepillo coqueto que promete volumen.

Empieza el juego, señoras.

Máscara Dúo de Belle

Pido disculpas por la calidad de las imágenes: cuando estaba preparando el post comenzó a llover, por lo que las dos últimas están realizadas bajo techo y con poca luz. Las he tratado con filtro en blanco y negro, solo eso, para darles algo más de glamour.

Las máscaras en dos fases me suelen gustar mucho,  ya que tratan, acondicionan y alargan de forma óptica las pestañas. Y Belle no iba a ser una excepción: la fase blanca es muy pigmentada y generosa, la pestaña se siente cuidada y envuelta. Y el negro es rico pero no escandaloso: las pestañas se ven largas y bien peinadas. Cuando me desmaquillo de noche veo que el ojo no ha sufrido y eso me llena de orgullo y satisfacción.

Megadefinition Waterproof de Belle

Megadefinition Waterproof: pensé que no haría buenas migas con este rímel porque su cepillo es de silicona, pero me gusta cómo separa y ennegrece cada pestaña, y el hecho de que no abandona su puesto en todo el día como un buen centinela.

Volumen
Sin embargo mi preferido es el rímel que regala volumen. El goubillón es adorable y difícil como un buen amor: otra grata sorpresa, ya que normalmente me disgustan los cepillos cónicos. Pero en este caso se trata de un cono muy coqueto, de cuerpo redondeado y extremo diminuto. Yo utilizo solo la parte gruesa haciendo hincapié en el centro de las pestañas, y así las peino  y separo. La fórmula es negra, negra de verdad. Queda una mirada densa pero sin grumos y con la base muy oscura por lo que parece que me he delineado el ojo.

Espero que esta edición limitada perdure en el tiempo y se convierta en permanente, ya que nunca una máscara, barata o cara, había hecho esto por mí.

17 de enero de 2014

Ya podemos comprar Uvas frescas en Logroño: en Atípica y Galería Martínez Glera


Uvas frescas es una deliciosa marca de cosméticos lanzada al mercado en el pasado año por Laura Muga en la ciudad riojana de Haro.  Mi abuelo fue enólogo y todo el mundo que rodea la cultura del vino me enamora, comenzando por el paisaje de viñedos y el aroma ds las bodegas tradicionales...

... Y terminando por la cosmética, ya que mi cuerpo no soporta el alcohol: prefiero disfrutar de los polifenoles de la uva por vía tópica, y últimamente andaba tristona porque la magnífica firma de vinoterapia Nueva Antiqua se despide. Desde aquí quiero decir a Beatriz que echaremos de menos su trabajo, que lo que hace es puro arte y que le deseo toda clase de cosas nuevas en su nueva andadura.

Productos de Uvas Frescas en el escaparate de Atípica (C/ Portales, Logroño)

La antigua tienda de Nueva Antiqua se llama ahora Atípica, la lleva Amaya que es un compendio de buen gusto y simpatía, y comercializa productos de Uvas frescas, que hasta ahora solo se podían conseguir en Haro.
Como se puede ver, la nueva marca de enocosmética viene envuelta en una estética dulce y cuidada, pero como siempre ocurre la belleza está en el interior.
He probado el aceite de uva bío y el bálsamo labial de esta marca, llevo utilizándolos más de medio año y debo decir que ambos son magistrales. Carecen de siliconas, ahcoholes y parafinas, poseen un ligero aroma cítrico porque contienen aceite de romero y de naranjas dulces, vienen avalados por varios certificados bío y son, sobre todo, puro éxtasis y placer sensorial frente al tocador.



Galería Martínez Glera (C/ Marqués de Vallejo, Logroño)

Pero no solo en Atípica podemos conseguir estas joyitas para la piel. En las pasadas navidades descubrí otro local caminando por la calle marqués de Vallejo que me fascina porque parece una calle de película italiana, toda de piedra y niebla, y porque en ella están ubicada tiendas como Verde Doncella, la Perfumería Muro y Equivalenza, tres referentes en mi ruta comercial en la ciudad...

También encontramos en esta calle la galería Martínez Glera, regentada por un profesor de la Universidad de La Rioja que conozco, Enrique. Nunca me había detenido en su escaparate porque antaño era una galería de arte, algo que no está a mi alcance... Pero, como corren malos tiempos para la lírica, se ha reconvertido en tienda de vinos y aceites exquisitos, centro de culto para gente con paladar y... ¡para amantes de la cosmética del vino y del aceite!

Productos de Vinoterapia en Martínez Glera

Iré adentrándome poco a poco en este espacio que parece no tener fin, auténtico paraíso para una potinguera. Por lo pronto ya he visto que tienen un nutrido catálogo de marcas como La Chinata o Dermoalcalá... Pero en este post abro el primer capítulo con la estantería de cosmética del vino: Uvas frescas, por supuesto, y también otras marcas que yo no conocía.

Pude probar, recién llegados, productos de Skinwine, una firma que trabaja con la DO Jerez y su ingrediente principal, las sales tartáricas, que exfolian la tez suavemente aportando luminosidad a y dejándola como la piel de un bebé. Estoy probando su crema  hidratante Uva gel, de la que haré reseña próximamente y que ha borrado de la faz de mi cara una islita de granitos rojos  que tuvo la osadía de visitarme por Navidad.

Esto es solo el comienzo, como ven. To be continued...

15 de enero de 2014

Scandal BB Cream Rosa & Vainilla de Skin79: lujo coreano

En las pasadas vacaciones me tocó hacer de Reina Maga para una amiga mía. Su familia me encargó que le comprara maquillaje... Mi amiga no tenía casi nada salvo algunas barras de labios, así que fue muy divertido crearle un fondo de tocador con productos de Sleek, Catrice, Wet´n Wild..., pero para la base de maquillaje quería algo bueno, bueno: y me decanté por una BB Cream de la marca coreana Skin79.

No quería comprar la Chiffon BB Cream que he estado usando y he terminado ya, porque aunque me guste mucho posee varios inconvenientes: su textura micro aireada no es propia de una principiante, no aguanta más de cinco horas y la duración era una de las pocas condiciones que me habían sugerido, y por último no aguanta bien el agua: con ella lágrimas, sudor, regueros de H2O corriendo por la barbilla... hacen surco en la piel.

En el Primor de Madrid descubrí la BB cream Scandal "Rose & Vanilla".


Scandal BB Cream de Skin79: 23 euros

Busqué opiniones por la red con el móvil y vi que tenía buena cobertura y permanencia en la piel, así que me serví dos botes, uno para mi amiga y otro para mí.
La he estado probando durante casi dos semanas y puedo decir que es fantástica: no tiene nada de hidratante pero lo tiene todo en cuanto a base de maquillaje y en cuanto a tratamiento: matifica la piel, la cubre, la protege con un factor solar ¡cincuenta! y la calma con un supuesto complejo de rosa y vainilla que aporta al producto un aroma muy agradable, nada cargante ni sintético.

El envase es atractivo incluso a ojos de quienes no amamos especialmente el color rosa: es lujoso sin resultar recargado y dulce sin caer en lo cursi. Presionando un botón sale el producto, es difícil que salga sin hacer una buena presión pero de todas formas ése es un fallo, no trae tapa protectora.


En acción...


El tono parecía un poco oscuro para mí, pero se fundió en la piel de mi rostro como una tela cortada a su medida. Ignoro si esto sucederá con otras carnaciones distintas a la mía, pero en mi caso esta base es de las que adaptan su color como por arte de magia.
Hay que aplicarla rápido porque se fija en la tez, pero no es incómodo trabajar con ella. Cubre tanto como una base de maquillaje, no mancha ni emigra con el agua, y deja una piel muy bonita:


No es la mejor de las fotos pero...

Ahora viene la letra pequeña: Esta BB cream contiene silicona. Casi todas lo hacen.  Es verdad que ésta al menos contiene también camomila, té verde, rosa damascena... una formulación de ensueño. En mi piel no solo no ha causado problemas sino que ha tenido un efecto calmante bastante notorio. Pero quiero dejar claro que sí posee silicona, de la volátil y de la que no es tan volátil.

 La presencia de ingredientes tan distintos en la fórmula me recuerda a esos días débiles en los que sucumbo ante un whopper del Burguer King y luego decido caminar más de una hora, merendar fruta y cenar un caldo depurativo. Un punto de vista razonable sería decirme, no necesitarías tanto purgante si no hubieras comido esa hamburguesa... pero otro punto de vista asume lo hecho y dice, ya que sucumbiste, equilibra al menos el desaguisado. Me imagino al artífice de esta pequeña joya cargando las tintas en ambos sentidos de la formulación y pensando: el complejo de rosa calmante lo arregla todo.

13 de enero de 2014

Diorific de Dior: la historia de un bolsito que quería convertirse en "pintalabios"

En la pasada Nochebuena, una de mis tías me regaló una cartera de Desigual.
No me gusta Desigual. Me cansa, y se me antoja de muy mal gusto la campaña que lanzó este año con anuncios del tipo "me lo tiro aunque sea mi jefe".

Hasta este año, yo nunca había ido a cambiar un regalo de Navidad. Me gusta casi todo lo que me regalan y me enamora el mismo hecho de dar y recibir un regalo. Es un símbolo, habla de cariño y entrega. Ya sé que también existen obsequios de compromiso, pero como no soy una personalidad importante, no suelo recibirlos.

Para ser justa debo decir que el bolso no era feo, la artífice del regalo posee un gusto exquisito. Tenía una combinación de tonos rojos y granates bonita, invernal, como de niños comiendo tarta de arándanos delante de una chimenea, pero sé que no le voy a dar uso... y entonces, la artífice del regalo lo acompañó de un misterioso "tícket regalo por si quieres cambiarlo", lo cual... era demasiada tentación.


... Mi elección

En Madrid me dirigí al Corte Inglés de Nuevos Ministerios, aterricé en el rincón de la marca y enseñé el flamante tícket regalo. Como nunca había hecho nada igual pensé que debía elegir otro producto de la firma y estaba dispuesta a pedir que me dejara cambiarlo por algo de, por ejemplo, Adolfo Domínguez que estaba al lado y que me emociona... cuando, sencillamente, la dependienta me dio una tarjeta de plástico por valor de 39 euros que podía gasta en CUALQUIER departamento de los grandes almacenes... incluyendo perfumería.

La media hora siguiente la pasé vagando entre los lujosos muebles de Tom Ford, Bobbi Brown y Dior como un niño al que acaban de decir que puede escoger el juguete más caro de la tienda. Y al final me decanté por uno de los maravillosos Diorific de la colección Golden Winter de Dior.

Estos labiales de lujo no se venden más que en unos cuantos puntos exclusivos, se ofrecen envasados en el estuche joya más dorado y cautivador que he visto desde los KissKiss de Guerlain, un envase que posee un aire de espejo de feria, como uno de los cuadros de Escher...
Y se declinan en tonos que van desde el rojo encendido al labio desnudo.


Diorific de Dior en el tono Royale

Yo elegí el término medio: el tono Royale, un rosa favorecedor y empolvado, de color entre el rosa palo y el rosa viejo. Un poco pastelito de la Pantera rosa, dulce e inocente pero con un punto de sofisticación gracias a su acabado casi mate.  La textura no es tan untuosa como la de los nuevos Rouge Dior, pero no resulta en absoluto seca.

...Así queda en mis labios

Lo voy a utilizar mucho, es un tono y una textura que faltaban en mi neceser, y cada vez que me maquille la boca pensaré en la artífice del regalo... el bolso que quiso convertirse en "pintalabios".

10 de enero de 2014

Flor de Oro & Acacia de La Collection Grasse de L´Occitane: mimosas y poesía

Karine Dubreuil es la creadora de los delicados perfumes de L´Occitane en Provence, y ha encontrado su inspiración en las navidades de su infancia, transcurridas en la región mítica del perfume, Grasse. Y en Grasse, señoras y señores hay... ¡mimosas!

Esplendor amarillo en L´Occitane

Llevo un año y medio buscando un buen perfume de Mimosa que no me arruine y que pueda utilizar en la oficina. Descubrí que L´Erbolario tiene uno pero no lo comercializa en España, hay que viajar a Italia para conseguirlo. Y las creaciones de Annick Goutal y Anne Flipo son esplendorosas pero demasiado intensas para el día a día, además de costar cien euros cada frasco.

Pero... ¿por qué me emociona tanto este acorde? Lo nombro incluso en uno de mis poemas inéditos:


A FEW OF MY FAVOURITE THINGS
 
Calderón y John Ford, una piscina
soleada, las hayas, chocolate
y siempre seis de enero, los columpios
y las barras de labios, Fred Astaire
bailando sobre nubes, el charol
y todos los perfumes de mimosa...
Y las calles azules, y tu voz
convirtiendo la bruma en espejismo.


La mimosa reúne dos virtudes que parecen paradójicas: es radiante y sensual, soleada y femenina. No quiero decir con esto que una mujer no pueda ser chipeante, de hecho existen muchas mujeres así que iluminan la tarde más gris..., pero a la hora de crear perfumes se suele tender hacia lo oriental para evocar la feminidad. Nosotras mismas solemos decir "esta colonia es cítrica, fresca, alegre..., y ésta en cambio es sensual", cuando lo sensual puede también ser inocente, radiante y evocar felicidad.
Los perfumes de mimosa me hacen feliz, por eso me gustan tanto. Y si cuestan cincuenta y nueve euros acompañados de gel de baño y crema corporal, aún más. Y si son de L´Occitane, fáciles de conseguir y rodeados de ese mimo con que la marca envuelve sus productos, la alegría llega a plenitud.
 
Cofre Flor de oro & Acacia de L´Occitane: 59 euros

Lo descubrí en Madrid, lo compré con un dinerito que me había dado mi madrina por Navidad. El perfume tiene una salida de bergamota que acentúa el acorde soleado, un corazón de mimosa y un fondo de miel y almizcle que lo convierte en un aroma dulce pero muy limpio. Es una fragancia muy de L´Occitane, delicada y elegante, sin dulzura empalagosa. Lo acompañan un gel de ducha que protagonizará mis próximas reflexiones en la bañera, y un tubo de crema corporal que, al poseer solo cincuenta mililitros, voy a reservar para el cuidado de manos y codos.
2014 ha comenzado con un hallazgo chispeante: al fin he encontrado mi perfume.

8 de enero de 2014

Reflexiones en la bañera (XI) El pato reno... y la anagnórisis del champú

Los días siete y ocho de enero deberían desaparecer del calendario. Sus horas son grises, las luces se apagan y yo buceo en la saudade post navidad más lastimosa del mundo.
Y ya que según Santo Tomás de Aquino filosofar y tomar un baño son dos de los remedios que poseemos para combatir la tristeza... aquí viene una nueva tanda de reflexiones sumergidas en Snow Fairy de Lush y en el misterioso dúo de champú y acondicionador que han salvado mi pelo.

Tratamiento "Oro Líquido" de Salon Hits


1. Mi cabellera ama el aceite de argán, así que he decidido dar a la bestia lo que pide. Oro líquido de Salon Hits es un champú a base de este rico líquido y libre de siliconas oclusivas, y para mayor deleite, un acondicionador que culmina el proceso. Cada bote cuesta menos de tres euros en Bodybell.

2. En el bote pone que si no te sorprende te devuelven el dinero, me chifla esto de que hasta el consumismo esté invadido por la poesía porque... ¿cómo se mide la sorpresa? No se puede. La satisfacción que preconiza el Corte Inglés es un concepto capitalista, pero la sorpresa es una noción poética.

3. A mí sí me ha sorprendido Salon Hits: hidrata mucho y da brillo y, sobre todo... ¡¡¡el cabello no se electriza!!! Adiós al pelo pollo por siempre jamás. Hasta regala unas tímidas ondas sin necesidad de trabajar la melena. Por contra, el pelo no dura magnífico más de tres días, pero he descubierto que espaciar los lavados no es mi prioridad.

4. Como según la liturgia el tiempo de navidad dura hasta el domingo, me he bañado con el pato disfrazado de reno otra vez, y os lo enseño. He comprobado con pena que no flota, hace literalmente "chof" como en el chiste, "entra uno en un café y ¡chof!"

¡¡¡CHOF!!!


5.  En estos momentos de depre post Navidad necesito rodearme de cosas bonitas. No me importa volver al trabajo, me rechifla mi universidad, es el hecho de que acabe este tiempo lo que me deja, también, chof. Por eso estoy leyendo  el "Orlando enamorado" de Boiardo y el "Orlando furioso" de Ariosto en una edición preciosísima, y acabo de comprar dos comedias románticas por excelencia, "Tenías que ser tú" y "Hasta que la ley nos separe".

6. Enamorada ando de la voz que le han puesto en español a Pierce Brosnan, quiero pero ya a ese hombre que susurra casi igual que Miguel D´Ors en sus recitales. Es la misma voz que le ponen al actor en Mamma mía... Mamma mía qué voz tan poderosa.

7. "¿A qué huele Snow Fairy?", me pregunta un comentarista. Huele a infancia embotellada. Huele a mis vacaciones en Vitoria, cuando atracábamos la tienda de golosinas Gretel. Huele a esas tiras de dulce picor, a fresa ácida pero azucarada. Y no, no huele simplemente chicle. Y no, el gel de chicle de Ziaja no se le parece ni de lejos. Y no, no me cuesta nada gastarme veinte lereles en un botellón de medio litro, eso sí, lo estiro todo el año.

7 de enero de 2014

Mis Reyes 2014: magia a prueba de bombas (y de crisis)

Un par de comentaristas me pidieron un post con mis regalos de Reyes. Me hizo mucha ilusión el ruego pues me rechifla escribir este tipo de crónicas...

Nuestra mesa de Reyes ( foto con filtro de Twitter)

Este año se rumoreaba que los reyes iban a ser pobres, que la crisis, que mejor amigo invisible, que..., pero en mi casa nadie puede poner freno a la magia que se desencadena la noche del cinco de enero, y el tropel de regalos volvió a surgir en la mañana del seis como en el mejor cuento de hadas.

Para arrasar en Sephora...



...De hecho, yo había pedido un carrito de la compra, y cuando nos fuimos a dormir después de poner el zapato, ver la cabalgata desde el balcón de mi abuela,  poner turrón para los Reyes, hacer de pajes convenientemente y comernos el turrón de los Reyes, yo no había visto en mi rincón ningún bulto grande, y ya pensaba "bueno, lo busco en rebajas..."
Por la mañana, presidía mi rincón un lustroso carro de la compra, que un rey se había encargado de introducir a la tempestuosa hora de las dos de la madrugada.
Así las gastan Sus majestades en casa de mi abuela. Gracias a ellos, el cargar se va a acabar: el carro tiene seis ruedines por lo que incluso trepa por las escaleras. Lo usaré para ir al Mercadona, eso sí, procuraré no llenarlo en la perfumería...

Colgante en forma de llave dorada

Este año los reyes han conseguido regalarme un colgante en forma de llave dorada, como les pedí hace un año. Además es un dije que no se encontrará igual en tienda alguna... ya que se trata de la llave del armario de unos primos míos.
Y hubo una agenda preciosísima de Paperblank, un bolso de cuero marrón, una pulsera de Nous (es decir, imitación de tous comprada en las Norias, elección de mi primo Rodrigo...) Pero pasemos a lo que importa, al menos en este blog... Cosmética.

Loccitane y Dior

El perfume  de la colección de Grasse de L´Occitane lo encargué directamente yo a Baltasar y le dedicaré post, pronto muy pronto.  Pero Balta había leído mi lista de deseos y me hizo llegar también, por medio de mis tíos Javier y Eva, el rojo más cremoso, vibrante y coralino de la tierra: Trafalgar, de Rouge Dior.

Rouge dior in Trafalgar

Solo puedo decir una cosa. me gusta infinitamente más que el ya mítico 999. Es menos icónico y elegante, menos "lo lleva Natalie Portman"..., pero a cambio desprende alegría de vivir, sensualidad fresca. Es sedoso, cremoso y maravilloso.
Por último, he recibido una máscara... ¿de pestañas? No... una máscara para mirar al futuro y superar la saudade post Navidad:

Foto disparada por mi primo el del Iphone

...¡¡¡Una auténtica máscara veneciana!!! Ya estoy soñando con los carnavales del vino en Haro.

3 de enero de 2014

Happy holidays, Secret it girl: el día en que volví a enamorarme de Essence

A menudo los mejores hallazgos cosméticos se producen cuando buscábamos cualquier otro objeto. Es lo que me sucedió a mí, a comienzos del mes de diciembre. Entré en Bodybel para comprar un champú y un acondicionador que me están dejando anonadada, y de los que pronto revelaré el nombre...

(En los cuentos de hadas siempre hay un personaje que no es lo que parece, por ejemplo Aragorn en El Señor de los anillos, y al final de la trama se produce la Anagnórisis o revelación de su auténtica identidad, justo antes de la Eucatástrofe o final feliz que colma los deseos naturales de felicidad que alberga todo lector... Así que en este espacio pronto sucederá la anagnórisis del misterioso champú.)

Sombrasde ojos  Happy Holiday- Colorete Secret it Girl  de essence

Menudo comienzo friki me he marcado, solo para señalar que en el camino del champú aún sin revelar me tropecé con el colorete Secret it girl de Essence, que aporta un halo melocotón fresco y aterciopelado, y que su compra fue el comienzo de un nuevo y renovado idilio con una firma a la que, antes, solo hacía caso cuando mis bolsillos estaban vacíos...

El día que conocí a Tita Hellen descubrimos juntas  la colección "Happy Holidays" de esta marca alemana, y me quedé prendada de sus dos sombras de ojos, al precio de dos euros con cuarenta y nueve céntimos cada una. Poseen tonalidades cálidas, invernales, navideñas. Un color abeto (1) y un color oro viejo pálido (2), que juntos y acompañados del rubor ya mencionado lucen así:

Sombras Happy Holidays + Secret it girl blush de essence

La sombra dorada se acerca más a un tono miel o joya medieval, pero admite ser aplicada por todo el párpado, incluso llegando al lagrimal y trepando por la la cuenca, y viste los ojos como si fuera un abrigo, aporta "mirada de chimenea".
La sombra verde abeto es maravillosa, tiene un ligero matiz plateado pero casa bien con dorados cálidos. la he aplicado en la esquina externa y da un toque de viveza al conjunto.




El resto es rímel Clump Defy de Max Factor color marrón, que si se trabaja a capas y en ráfagas breves da muchísima curvatura y longitud a la pestaña; una poderosa capa de la polvera azul de Shiseido  y un poco de bálsamo con color en los labios.
Y, por supuesto, el champú que aún no tiene nombre, que ha conseguido para mí un pelo nuevo, suelto, con brillo y sin electricidad.

1 de enero de 2014

Despidiendo (o saludando) el año con Rituals

¡¡¡Feliz 2014!!!
Solo quería agradecer a todos mis lectores el cariño que me demostráis... y enseñaros mi look de Nochevieja, en el que todo el protagonismo fue para las novedades en maquillaje de Rituals.

Matt finish foundation/ Peach glow/ Medieval blue


La base es aterciopelada y de larga duración, contiene silicona pero poca y deja un efecto de piel mimada, descansada. Sin embargo seca muy rápido y es difícil aplicarla, si te descuidas puedes dejar parches en la piel. Digamos que es incómoda al principio y el confort con mayúsculas durante el resto de la velada.

El esmalte es embrujador, como de miniatura de copista, absolutamente mágico y medieval, por supuesto. El azul más medieval del mundo.

El colorete es resplandor y misterio,regala ese halo de mejillas campestres que tanto me gusta. El rubor y las perlas del Chino de Telmo aportan al rostro luz de vela.

Look de Nochevieja

Sombra Bad Behaviour de Nars en los ojos, gloss Merengue de Nyx en los labios, un LBD de encaje negro de H&M... y ¡a celebrar!