31 de agosto de 2014

Manicura francesa plata y azul para despedir el verano

Mañana comienzo a trabajar, hoy mismo abandono Maestu. Pero no me marcho sola...
Todos los veranos acabo recibiendo un regalito de una de mis tías maestuanas: recuerdo que un año fue la novela Anna Karenina de Tolstoi y el siguiente, el perfume Lavande royale de Roger et Gallet.
En esta ocasión, me voy de mi Arcadia con una Barriguita vintage, es decir, una de las muñecas con las que jugué de niña...

Mi Barriguita y mi manicura

Y quiero despedir este magnífico mes sin demasiadas lágrimas, o al menos con las lágrimas justas para iluminar la alegría pasada, presente aún: "el dolor de ahora es parte de la alegría de entonces", repiten en la película Tierras de penumbra...

Truth or flare de Essie + Silver de Organic Glam

Fotos tratadas con filtro Vintage de Samsung

El color de las lágrimas es el azul, también a veces el plata... al menos en los cuentos de hadas. Y en esta manicura francesa he querido combinar ambos tonos, dando el protagonismo al maravilloso esmalte azul grisáceo "Truth or Flare" de la colección Primavera 2014 de Essie, con el plateado de Organic Glam como traca de fin de fiestas.

Túnel de Leorza a Cicujano

Esta foto pertenece a una de mis últimas excursiones por la mágica montaña alavesa: simboliza la luz verde, muy verde y muy serena, al final del túnel.

29 de agosto de 2014

¿Huile Prodigieuse Or de Nuxe en el rostro? 0% grasa, 100% Luz

En estos esforzados días he comprado también el aclamado Huile Prodigieuse Or de Nuxe.
Llevaba años soñando con este centelleante frasco, pensando que quizás sería "demasiado para mí": demasiado bonito, demasiado radiante, demasiado chic, demasiada luz en un frasco como para que la pudiera atrapar yo... ¿No os ha sobrevenido a veces esa poderosa sensación de que algo realmente bello no estaba a vuestro alcance?

Y un buen día llego a la conclusión de que, si de verdad me mirase como Dios me mira, como Dios nos mira a cada uno, nada sería demasiado hermoso para mí ni para ningún otro ser humano. De nuevo el Dios cosmético acudiendo en mi ayuda... y susurrando a mi oído que este aceite dorado me estaba esperando a mí, exactamente a mí.
Y huele a vacaciones, a gardenia, a paraíso, a Dios mirándome y queriéndome. A lluvia soleada. Y es seco de verdad, como una llovizna de sol que no empapa sino que acaricia.


Rostro: nube de polvos Shiseido + Huile Prodigieuse Or de Nuxe
Labios: Sun Shine de Givenchy + Huile prodigieuse de Nuxe
Ojos Idol Eyes + Knight Divine Mac + rimel de Clarins

Por eso, a pesar de que pensé usarlo en piernas, la lógica divina siempre nos sorprende, y como mis piernas son secas también necesitan una crema hidratante suntuosa y no un aceite seco (aunque se puede mezclar)..., en realidad lo uso como perfume y como pátina sobre las mejillas.

Y sus seis aceites preciosos, entre ellos el de camelia, hierba de San Juan, almendras dulces y macadamia,  envuelven la piel de rostro y escote y parecen bendecirla.
Cien por cien luz dorada. Cero por ciento alergia o reacción. ¡El Paraíso dorando mi rostro!

28 de agosto de 2014

Cuarteto de Mac: "Hoy es el primer día del resto de mi vida"

Estoy tomando decisiones importantes y enfrentándome a mis miedos, y sin mucho que decir por ahora digo sólo esto:
Tras un par de días agotadores en Pamplona, decidí regalarme un cuarteto de Mac, ya que desde hoy no voy a comer azúcar, así que todo lo que ahorre en comida insana irá a parar al tocador, y porque... al llegar a casa, ¡te mereces un premio!
Y sin más os enseño cuáles fueron mis cuatro sombras escogidas, más dulces que el azúcar.


Mi  primer quad de Mac

El producto de maquillaje de culto de esta firma "enciende el corazón y lo refrena", como dijo Garcilaso... Lo enciende su hermosura, lo refrena su precio. Catorce euros me ha costado cada pan, así que es bueno que solo sean cuatro.
El tiempo que disfruté mojando mis dedos y decidiéndome entre un millar de tonos diferentes, de todas formas, "no tiene precio", y me pareció mil veces mejor que el que hubiera dedicado a escoger pastel en una confitería.

Chuaches

Al fin las elegidas fueron: Knight Divine, de textura Veluxe Pearl (mi preferida). Un gris antracita con brillos que parece una noche estrellada. Idol eyes: esta sombra es difícil de definir. Yo diría que es una sombra luz pero con reflejos plateados y un subtono frío, magnético y azul lavanda. Club: el clásico "color ala de mosca" con acabado húmedo y efecto holo, ahora marrón, ahora rojizo, ahora verdeazul... Y Vex, un color piedra con matices verdosos y blancos como  de sombra luz.

Detalle Idol eyes/ Knight Divine

Voy a disfrutar los cuatro como una enana... durante el resto de días de mi vida.

25 de agosto de 2014

Daring game, la colección de Kiko que nos facilita la vida

La vida es sueño. La vida es juego. La vida es un carnaval.
En verano suelo jugar a naipes con primos, tíos y amigos, y tal vez por eso me ha ilusionado que la nueva colección de Kiko gire en torno a este tema tan lúdico. Las ediciones limitadas de Kiko son un prodigio de originalidad que siempre termina cautivándome. Pude ver la última, llamada "Daring Game", durante uno de mis viajes relámpagos a la ciudad en verano, en este caso, en Vitoria.
Esta edición limitada ofrece labiales, cuartetos de sombras, kajal al estilo árabe y lo que se convirtió en el objeto de mis desvelos: dúos de coloretes y sombras de ojos de larga duración en formato lápiz, que me han sorprendido muchísimo.

Detalle del mueble expositor

El packaging no defrauda: polveras rectangulares con estampados holográficos, lápices gruesos de colores metálicos rematados en color oro. Empaques de cartón blanco con un corazón, una pica o un trébol estampados en rojo...
Los dúos son un auténtico capricho, pero los jumbos, como detallaré más tarde, son un básico en el neceser para maquillar la mirada en un abrir y cerrar... de ojos.

Raspberry Rose and Peach

El rubor doble " Raspberry Rose and Peach " contiene dos tonos complementarios: un rosa frambuesa mate muy luminoso, a pesar de la textura, y un rosa melocotón con ligeras chispas doradas. Éste último recuerda mucho al mítico Orgasm de Nars, del cual existen ya muchas secuelas cosméticas, pero mi favorita es sin duda el centelleante Hot Mama de The Balm.
Como saben los lectores veteranos de este blog, amo este rubor por lo versátil, luminoso y fino que es, pero se lo regalé a mi madre pensando que iba a poder reponerlo fácilmente en un viaje a Madrid... y resulta que han retirado la firma de las perfumerías Primor. Sin embargo en verano puedo robárselo a mamá para dispararle una fotografía de comparación:

Peach de Kiko/ Hot Mama de The Balm

Existe una ligera diferencia de tono y de textura: el color que ha creado Kiko es un poco menos dorado y menos brillante, con menos tropezones de glitter, aunque el grano sigue siendo razonablemente fino frente a, por ejemplo, el Rose gold de Sleek que casi ¡raspa, mamá!

Sin embargo, lo realmente valioso de la colección, lo que espero con ansia que conviertan en permanente, son los jumbos: cuestan seis euros con noventa céntimos, y me llevé un dorado maravilloso, un topo necesario y un verde esmeralda con un punto botella metálico espectacular.
Se deslizan en el párpado como mantequilla, y aún así, resultan pigmentadísimos y permanentes. Tengo datos empíricos:

De abajo arriba: 24, 11 y 29

¡Cuatro horas después!

Al día siguiente

Creo haber dicho más de una vez que las antiguas sombras permanentes en stick de Kiko no me gustaban nada, y lo mantengo: hacían masilla en el pliegue del párpado y eran tan secos que el color se cuarteaba sobre la piel. Éstos en cambio son jugosos y tienen embrujo. Me encanta colorear el párpado con una pasada del lápiz topo (el 24) y cuando está bien asentado, sobreponer el dorado (11).

Look Daring game, Take One

Look Daring Game, take two

Lo mismo hago en el párpado inferior, aunque en ese caso el más oscuro solamente lo utilizo en la línea de agua. El resultado es un marrón entreverado de burbujas, al estilo de la sombra Beauty marked de Mac pero más suave, quizás el mayor parecido sea con la Cordura II de Nars.
En las mejillas he usado la parte "Peach" del dueto, mientras que con la "Raspberry Rose" he mojado los labios, tras un poco de bálsamo: truco aprendido de la revista In Style de septiembre.

21 de agosto de 2014

Bésame mucho: en verano, Su Majestad el Gloss (hoy, Sephora)

El Gloss ha constituido uno de mis grandes hallazgos del verano.
Y no es que hasta estas alturas de mi vida yo no hubiera descubierto los brillos labiales..., pero siempre los vi desde el lado oscuro:
Un imán para el cabello, churretes por las comisuras, olor a plástico o a natillas de tetra brick sintético, vinilo y pailletes de discoteca dando el sol de cara y haciéndote sentir como  si quisieras protagonizar la película "Fiebre de sábado noche"... en la oficina y encima, lunes.

03 She sparkles de Sephora

Sin embargo, fue ver en Sephora un gloss dorado y caer rendida a sus pies.
She sparkles: un brillo color ámbar con mil burbujas doradas nadando en su interior. El color del verano. Y del otoño.

Así queda en el labio

También me apetecía probar un "rouge" poderoso pero en textura ligera, y aprovechando el veinte por ciento de descuento me llevé un rojo clásico con cierto matiz dulce, tirando a fresón maduro sin perder la sensualidad propia de un "rouge": el número 18 "Shiny the red"


18 Shiny the red

La prueba de fuego para ver si favorece un labial es aplicarlo "a cara lavada ", sin gota de maquillaje: si logra iluminar el rostro "per se", hemos encontrado nuestro labial.

She sparkles de Sephora... y nada más

Shiny the red... y nada más

En ambas fotos me muestro al natural, incluso antes de pasar por la peluquería Mishea y antes de retocar mis cejas con las pinzas de Mont Bleu.
Son fotos imperfectas como yo, hay rojeces y pelitos desmañados..., y sin embargo aparezco radiante, pues era mi primer día de vacaciones... y tanto el gloss dorado como el rojo de Sephora iluminarían toda una ciudad.

19 de agosto de 2014

La primera vez: limas de uñas y pinzas de depilar de Mont Bleu

Todo rito posee fecha de inicio, tiene una primera vez. ¿Recuerdas cuándo te depilaste las cejas y limaste tus uñas por vez primera? Yo guardo ese momento muy vivo en mi memoria... porque sucedió ayer.

Hace un mes recibí un mensaje de correo electrónico de parte de la firma checa Mont Bleu, que fabrica limas y accesorios de belleza en cristal de Bohemia, preguntándome si estaría interesada en una colaboración.
Dudé un poco, ya que yo nunca había utilizado una lima de uñas ni una pinza de depilar: ambos objetos me solían provocar mucha grima. El mero hecho de arrancarme un solo pelo de las cejas me provocaba cortocircuitos..., y las limas de uña me causaban una dentera insuperable.

Limas y pinza Mont Bleu

Esto no significa que nunca me arreglara las cejas ni las uñas..., sino que siempre lo dejé en manos de profesionales, aunque debo confesar que en el momento del limado solía escabullirme.
Sin embargo nunca había probado limas de cristal, y pensé que podía ser una experiencia diferente, digamos más benévolo.
La firma me mandó este increíble paquete que contiene dos limas y unas pinzas, todo ello fabricado en cristal de Bohemio y adornado con centelleantes cristales Swaroski:

Limas y pinza Mont Bleu

Y, ya que había aceptado la colaboración, para realizar una reseña como Dios manda debía hacer uso de los productos enviados... así que me dije, "para todo hay una primera vez".
Efectivamente, las limas de cristal no tienen nada que ver con las denterosas limas "de lija" que yo siempre he detestado. Esta lima limpia y barroca se desliza por las uñas como cantando una canción.
Para realizar la prueba, pedí a mi madre que me cortara las uñas en pico (yo sólo me las sé cortar al ras y cuadradas), y luego las limé para suavizar aristas.
éste es el resultado, tras una pasada de aceite para cutículas de Sally Hansen y dos capas de esmalte Watermelon de Essie:

Manicura completa

No es mi forma preferida, aunque se estile..., pero como experiencia ha sido muy buena.
La firma tuvo el detalle de incluir unos pendientes de Swaroski en el envío que se han convertido en mi uniforme diario:

Pendientes Mont Bleu

Por último, decidí enfrentarme con uno de mis demonios cosméticos: las cejas. Siempre dependo de la visita a un centro o las manos de mi madre, cuando la tengo cerca, y así van mis pobres cejas por la vida, salvajes a veces, pulidas otras y casi siempre en cuarto creciente.
Ayer me enfrenté al espejo de aumento con las pinzas en la mano, pensando para calmarme que un objeto tan bello no podría dañarme... ¡y lo he conseguido!

Colorete Lover  + cejas depiladas by Adaldrida

El resultado ha sido discreto pero bastante digno. Las pinzas Mont Bleu son tan bellas como precisas. Supongo que me he dejado algún pelito que otro porque mi visión no es precisamente buena...,
Pero ver que puedo depilarme decentemente las cejas a mí misma sin morir de dolor ni conjurar cataclismos ha sido realmente liberador. ¡Gracias, Mont Bleu!

17 de agosto de 2014

Eau de raisin de Caudalie, ondas surferas y vestidos mexicanos

Siempre visito la bucólica farmacia de Maestu para hacerme con el agua termal de Caudalie, a base de uva Sauvignon. Esta maravilla con olor a bodega suele borrar cualquier rojez de mi rostro..., y ahora también me ha arreglado el pelo durante los últimos diez días antes de pasar por las mágicas manos de mi peluquera.
Descubrí que el agua de uva de caudalie esponja y ondula el cabello por casualidad: iba a pasear con mi madre por el camino de Leorza, cuando cometí el error de mirarme antes al espejo...
Me vi el pelo tan incapaz, recordé que toda esa semana había sido una secuencia encadenada de "bad hair days", vi el aerosol de agua termal en la repisa... me sentí inspirada y actué. Vaporicé una dosis de agua de uva por toda la melena, me coloqué cabeza abajo y la peiné con los dedos apretando distintos mechones.
El resultado fueron unas ondas surferas relajadas que me duraron todo el día:

Ondas surferas relajadas + vestido mexicano

El agua de uvas de Caudalie cuesta en torno a diez euros y es una de mis favoritas, junto a la de Evian y la de La Roche Posay. Es un agua termal diferente gracias a los polifenoles de uva. Antes su aroma era aún más evidente y embrujador, como relaté en este antiguo post de mi otro blog. Llevo seis veranos gastando un magnífico frasco de este tónico, al que han rebajado un poco el olor a bodega...
Este año he comprado también un contorno de ojos de esta marca, ya que se me terminó el Aquaphor y la prodigiosa farmacia de Maestu no lo vendía. Siento decir que no me ha parecido gran cosa, pero en cambio el "Eau de raisin" me sigue encandilando.

Eau de Raisin de Caudalie

Por cierto, en la foto del paseo hacia Leorza llevo un vestido mexicano, del mismo modo que en el pasado post llevaba uno blanco. Dos o tres comentaristas alabaron lo que les parecía una blusa o camisa, pero no: se trataba de un auténtico vestido mexicano. Hace ya tiempo les dediqué una reseña pero aún no me atrevía a fotografiarme vestida con ellos. Sin embargo, aprovechando que mi madre estaba al otro lado del objetivo y ella siempre arranca la mejor imagen de mí, os ofrezco estas dos fotos.

Otro vestido mexicano... esta vez tras la peluquería

Son frescos, coloristas y elegantes... ¡la mejor opción para el campo y el verano!

15 de agosto de 2014

Por menos de 7 euros: mirada esmeralda con Idol eyes by Kate Moss, de Rimmel London

El color esmeralda es lujo, embrujo y misterio resplandeciente. En unos ojos miel realza e ilumina la pupila, arrancándole destellos ambarinos.  Y si viste las pestañas por seis euros y medio..., el resplandor se convierte en prodigio.

007 Eye Rock Emerald de Rímmel London

Estuve buscando un rímel relativamente bueno pero barato, ya que se me ha terminado el de Eyeko firmado por Alexa Chung, y en otoño quiero hacerme con alguno de gama alta..., cuando al entrar en Bodybel encontré una nueva edición de Kate Moss para Rimmel London que incluye la ya famosa máscara Scandal eyes en distintos colores.
Me quedé obnubilada por el tono metalizado y vibrante de la máscara verde:

Así queda en los ojos

Hoy, día de la Virgen, ha habido fiesta familiar en Haro y la he estrenado en un look limpio, junto a una sombra de larga duración de Deborah, el labial Sun shine de Givenchy rebajado con los dedos, y el también esplendoroso colorete Lover de Illamasqua.

Me cautiva cómo separa las pestañas, cómo las alarga aportando volumen a la vez y cómo envuelve cada pestaña coloreándola. Deja un tono suficientemente oscuro, pero rico y distinto. Lo mejor: sin ser waterproof tienen un acabado muy diáfano, no se descascarilla y no mancha el párpado inferior.  Y todo por menos de siete euros.

De Alexa Chung he pasado a Kate Moss..., ¡y he ganado con el cambio! 

13 de agosto de 2014

Optic blast glasses + mechas pelirrojas by Mishea + Rouge de Givenchy

Casi todas las mujeres albergamos en nuestro interior a una pequeña hortera que de pronto, ante una tendencia que agrede el buen gusto, explota en una declaración de amor imposible.

A mí me acaba de suceder con las tan vituperadas gafas de espejos flúor: me encantan y sabía que en algún momento el diminuto monstruo que llevo dentro las reclamaría.
Y ocurrió en la perfumería Nan'Belle de Haro, mientras compraba un exquisito "Rouge" de Givenchy: salí de la tienda con el precioso labial... y con unas optic blast glasses de tipo aviador.

Mi look de verano

La única excusa válida que he encontrado es que ambos complementos, gafas y barra de labios, combinan entre sí..., y con las mechas pelirrojas que pensaba volver a hacerme en Mishea.
La idea ha sido dar un paso más hacia el pelirrojismo y aumentar la proporción de vetas del número 843 de Neo Color (Secretos del Agua), aunque combinados aún con el número 834,  un tono dorado con matices ámbar, y con algunas mechas platino para dar luz.

By Mishea

Además, Myriam trató mi pelo con un baño de barro natural de la misma firma, de medios a puntas,  para aportar brillo e hidratación,  por lo que noto el cabello muy ligero pero jugoso,  como suculento.

Sun shine de Givenchy


El labial de Givenchy pertenece a la gama de los Rouge Interdit Shine, acuáticos y brillantes, muy oportunos para el verano. Este tono en concreto se llama Sun Shine y tiene su intrahistoria conmigo: llevo mirándolo con ojos de deseo al menos ¡diez años!  Quería comprarlo ya en mis últimos años de carrera, y es ahora cuando el deseo se ha materializado en unos fulgurantes labios de verano.

Sun shine de Givenchy
Así queda en los labios


Se trata de un tono fresa con matices corales y mil partículas doradas bailando por su superficie.
Tres pautas para construir un look fresco,  luminoso y un punto kitch,  para rematar con uno de mis queridos vestidos mexicanos. 

11 de agosto de 2014

Dual Intensity de Nars: y la luz se hizo... y era una luz aterciopelada

Vitoria en verano es fiestas: pañuelitos al cuello, tiendas desiertas y plazas llenas.
Cumpliendo una placentera tradición, viajé a Vitoria para disfrutar durante un día de sus fiestas: asistimos a un concierto en la Florida, visitamos la feria de artesanía, comimos de pintxos en plena plaza de la Virgen Blanca gozando del jolgorio..., y antes de regresar a la paz del campo, nos detuvimos en el Corte Inglés.

Corner Nars en ECI Vitoria

Nada más entrar, por la puerta que da a Jesús Guridi, encontramos el viejo espacio Swatch, que tan buenos ratos nos hizo pasar a mis primas y a mí... y a la izquierda, el nuevo espacio dedicado a mi firma de lujo favorita: Nars.
En esta ocasión, después de cotillear un poco en labiales y coloretes, me fui directa a la novedad: unas sombras mono, de elegante envase minimal y acabado barroco, por contraste: preciosista, metalizado y con la posibilidad de crear distintos efectos en seco o en húmedo.

Dual Intensity de Nars (Callisto/ Lysithea)

Había una moderada variedad de tonos: desde un azul noche a un marrón chocolate rojizo, pasando por varios dorados pálidos. Yo me llevé un rosa topo metalizado, "Callisto", y un gris perlado y luminoso, "Lysithea".
El tacto de estas sombras es sedoso y etéreo, como de agua aterciopelada, y por eso es ideal para mojar los dedos en ellas y manchar los párpados. Era lo que le faltaba a Nars, ya que sus sombras monos y dúos eran de alta calidad y pigmentación pero a mí a veces la textura se me atragantaba, y desde luego se debían utilizar con pincel. Y yo tengo algo de hippy y mucho de torpe, a veces no me manejo bien con la pincelería pero, sobre todo, a veces me gusta jugar a tizas con las sombras de ojos...

Lysithea sin y con (agua termal)

Las sombras Dual Intensity de Nars se pueden usar en seco con los dedos o en mojado con un pincel empapado en agua termal. La diferencia radica en la intensidad y en el brillo:

Lysithea es uno de esos tonos que tanto me gustan porque, al tener ojos rasgados, pequeños y algo hundidos, me abren la mirada aportando profundidad. Yo necesito colores oscuros en el párpado, y adoro los tonos humo, topo y antracita. En este caso se trata de un gris de intensidad media, que al contacto con el agua brilla y adquiere un matiz perlado.

Callisto sin y con ( agua termal )


Callisto es un rosa metalizado con un ligero subtono topo. En seco se parece mucho a la magnífica sombra Party all night de Essence, por lo que parece que no  merece la pena gastar los 27 euros que cuesta... pero en mojado se vuelve luz metálica y rosada, luz que dura toda una jornada en el párpado, luz escarchada y fría, pero suave y serena.


Look campestre

Ofrezco un primer look un poco descuidado ya que cuando me pinté los ojos andaba por el campo, pero en los párpados llevo una mezcla de ambas sombras... aplicadas con pincel mojado.

9 de agosto de 2014

Mis precios locos en Sephora: Need sunglasses? de OPI + cremitas de Yes to.

Need sunglasses? es un esmalte que lanzó OPI en una de sus apabullantes colecciones veraniegas, un amarillo neón que me atrajo desde siempre... pero no estaba dispuesta a pagar quince euros por un capricho que solamente utilizaría en verano o en alguna manicura ocasional.
... Y, de repente, el uno de agosto pasé por Sephora a ver si quedaba algún precio loco, ya que durante el mes de julio estuve en otras cosas..., y me lo encontré ¡a cuatro euros y medio!

Bajo luz natural- Galería

A mí me sonaba que este color era bastante cálido, del tipo "amarillo pollo", e hice la prueba. En la galería de mi casa en Maestu, desbordada de sol cuando lo hay, colocó mi abuela hace muchos años una jaula con dos pajaritos de juguete (esto es tener una abuela original), y disparando la foto puede verse: son idénticos. Need sunglasses? de OPI es el genuino amarillo pollo, señoras.

Luz natural- jardín

Además de este esmalte que alegra las tardes de agosto, me pude llevar una de mis cremas faciales favoritas de todos los tiempos, la hidratante para pieles sensibles Yes to Cucumbers, por cuatro euros irrisorios.
La estamos utilizando mi madre y yo, es densa pero fundente, se presenta en un envase airless y contiene un 98% de ingredientes naturales, entre ellos la manteca de karité,el aloe vera, el pepino, el té verde y algo de camomila lleva también.



Mis Precios Locos


Yo ya sabía que esta cremita era como una lluvia fina para mi piel, pero el gran descubrimiento ha sido cómo esponja y hace brillar la piel de mi madre. Si queréis un tratamiento para piel madura sin mucha complicación, es una buena idea, sobre todo combinándolo con el suero y el contorno de ojos de la línea de arándanos de Yes to, y en el cuerpo, la gozosa crema hidratante de Yes to tomatoes.

Iba a irme ya, feliz como una perdiz, cuando vi los brillos labiales Ultra Shine de la marca Sephora al veinte por ciento (lo cual se merece post aparte), y el mítico gloss centelleante Lab Shine de Make Up For Ever ¡a siete euros!

Lab Shine de MUFE


Se puede aplicar solo o sobre cualquier labial sin modificar su color, y es pura luz en los labios, un brillo cristalino fraccionado en infinitos prismas, la nueva versión tridimensional de una boca fina y pequeña.

7 de agosto de 2014

Aprendiendo a desayunar: lácteos, hidratos y fruta... y un paseo por la mágica montaña alavesa

A cuidar la piel por dentro también se aprende. Una alimentación rica en frutas hace que la piel brille, y a pesar de las recientes polémicas, los lácteos son imprescindibles. No en vano, los especialistas recomiendan sumar lácteos y frutas a los hidratos de carbono que tradicionalmente ocupaban nuestro desayuno.

Reconozco que durante el curso no desayuno casi, o desayuno mal. La falta de tiempo o el capricho juegan malas pasadas, y yo al menos oscilo entre el insano ayuno monacal cotidiano y el también insano "desayunar como una marquesa" en alguna cafetería durante los fines de semana.
En Maestu el tiempo se detiene, la carnicería ofrece alimentos sanos y apetitosos, y estoy aprendiendo a desayunar como Dios (y la OMS) mandan.

Mi desayuno veraniego

Uno de mis problemas al desayunar es que no me gusta el café, por lo que no puedo decir aquello de yo sin una taza de café no soy nadie..., pero acabo de descubrir las delicias de un buen queso blanco para comenzar el día.
El queso blanco que vende Nieves, la carnicera, invita a maridarlo con unas uvas moscatel (para ver si la mezcla sabe a beso, como afirma la musa popular). Y si a eso le sumas un par de tostadas, tenemos ya la ecuación perfecta.

Pepinos con miel, gran aperitivo

Ayer me compré miel artesanal de Antoñana,otro pueblo de la mágica montaña alavesa, para realizar el sabroso aperitivo de pepino con miel, y pude incorporarla también a mi desayuno en lugar del aceite de oliva: es una miel aromática, rica y espesa, y sobre el queso blanco sabe a pastel de las mil y una noches.

Todas las fotos, con filtro Vintage de Samsung

La ciruela ha sido recogida por estas manos que ahora escriben, en nuestro campo de Maestu. Tras el desayuno, lo mejor es calzarse las deportivas y pasear por esta preciosa tierra, que ofrece caminos maravillosos sin necesidad de hacer alto alpinismo.

Camino a Leorza

...Como esta bóveda verde, camino de Leorza, mi favorita. Cerca de Maestu existen travesías que rondan los cuatro o cinco kilómetros y albergan hadas y duendes a nuestro paso.

5 de agosto de 2014

Luminious Pure Aura CC Cream de Tony Moly: un Rey Mago llamado Anónimo

Estoy ya en mi Arcadia particular, disfrutando mi paraíso de verano.
Lo que más me gusta de mis vacaciones en Maestu es no madrugar, leer bajo los árboles, ir a por agua a la fuente, las misas en preciosas ermitas románicas... y vaciar mi neceser de viaje en el tocador blanco con encimera de mármol que hay en mi habitación.

Mi tocador, mi castillo


Nada más llegar lo hice, y al tropezar con una pequeña muestra de una CC cream de Tony Moly que me acaba de regalar una comentarista, decidí abrirla y probarla... y se hizo la luz.

El día que comenté en este espacio que se me había terminado el maravilloso gel con olor a verano de Bourjois, encontré en mi correo electrónico el encantador mensaje de una lectora anónima que se ofreció a comprar uno para mí. Agradecida y emocionada solamente pude decir gracias... sin saber que vendría tan bien acompañado.

Regalos de Anónimo (Irene)

Un cacao de Sierra Bees, un trío de sobrecitos de té, un vial de La vie est belle de Lancôme... y la muestra de CC cream más primorosa que hayan visto mis ojos, que me ha dado para tres usos generosos y me ha cautivado de tal manera que ya ando pensando en comprar el tamaño de venta al público.

Tony Moly es una firma de cosmética asiática célebre por sus originales envases, de marcada estética entre pop y "kawai". Estos ojos míos no han podido ver su mítico exfoliante labial con una apabullante presentación en forma de labios, pero sí que han disfrutado de su famoso tarro de crema en forma de tomate...
Por lo mismo, yo tenía catalogada a esta marca como la de los envases deslumbrantes, pero lo que me ha deslumbrado de veras es el interior: una crema poderosamente blanca y fundente, que al tocar mi tez adopta su mismo tono y la inunda de luz protegiéndola con un factor solar 30...

Así queda en la piel

Nunca jamás había aplicado en mi piel un producto que la iluminara tanto desde el interior. Es una luz que revela la mejor versión de tu rostro y esconde rojeces difusas y pequeñas pecas veraniegas. No saca brillos pero sí aporta un aspecto jugoso. Lo mejor: se puede matizar y la tez sigue viéndose con esa luz relajada que refleja la CC cream sola. Yo lo hice con los polvos de arroz de Bourjois, aunque en la foto muestro la crema al natural.

El sobre trae caracteres asiáticos por lo que no he podido averiguar sus ingredientes, pero supongo que la fórmula será una combinación de principios naturales y químicos como suele suceder siempre. De todas maneras, mi piel no se ha visto saturada ni axfisiada en estos días: ¡sólo ha habido luz!