31 de diciembre de 2014

Uñas (de gel) de Nochevieja con Nails Factory

Mi último hallazgo cosmético de 2014 ha sido la manicura semi permanente, de la mano de Nails Factory.
Mi tía Isa, la madre de mi primo el del iPhone, ha querido invitarme a hacerme las uñas de gel  para festejar el fin de año, de modo que ayer nos fuimos ambas al Centro Comercial Berceo: tarde de confidencias y risas, tarde de luces encendidas y esmaltes color champán.

Nails Factory en el CC. Berceo (Logroño)

Nails Factory es una franquicia que posee locales repartidos por toda la península, sus dependientas son españolas y grandes profesionales.
En primer lugar te dan a elegir entre francesa o esmalte liso, y te preguntan por el color que prefieres, tras ofrecerte una amplia gama de "testers". Yo elegí el tono 91, miel dorada metalizado, muy propio para esta noche de fiesta y con el vestido que llevaré.
Acto seguido retiran las cutículas, que yo tengo últimamente muy rebeldes, te liman las uñas y te las limpian bien. Luego aplican una capa de calcio...

En plena faena...

... convenientemente seguida de dos capas de la laca elegida. Entre capa y capa introduces las manos en una lámpara. Son muy rápidas y amables, y te dejan las uñas impecables, pulidas y con un efecto charol sublime.
Éste es el resultado:

Nails Factory 91
Nails Factory 91

Nails Factory 91

La manicura permanece unas dos semanas: lo he podido ver en las uñas de mi tía. Cuesta 9,90 euros y la verdad es que envicia...
EDITO: en mis próximas visitas pienso proteger mis manos con spf 50 y os aconsejo hacer lo mismo si os decidís por este tipo de manicura, ya que los dermatólogos advierten del peligro que entrañan las lámparas ultravioletas.
Lo más curioso es que justo hoy acabo de descubrir en Bodybel el dúo de esmaltes de la ansiada edición Coca cola de Opi...

Coca Cola by OPI

¡Pero tendré que esperar quince días a probarlos!

29 de diciembre de 2014

¿Ansia viva de dulce? ¡The Body Shop & La botica de los perfumes!

Ya tenemos aquí un nuevo capítulo de la saga fuga "mi Dieta-no-dieta y yo", que a su vez se corresponde con la segunda entrega de la sección "¿Ansia viva de dulce?". Pónganse cómodos... y que comience la fiesta.

El día de mi cumpleaños me puse fina de turrón Suchard, y esa semana no adelgacé, si acaso subí unos cien gramos... Fue entonces cuando tomé una decisión drástica: pasar mis primeras fiestas sin dulce ni aperitivos grasos, y nadando todos los días.
No está siendo fácil, porque soy muy golosa y hace mucho frío, pero ¡me siento tannnn bien!

Manzana glaseada de TBS: 16€
Colonia "Agua de chocolate" de La botica de los perfumes: 6,90€

Para empezar, estoy disfrutando de estas fechas en su sentido más hondo: no porque constituyan una especie de barra libre de azúcar como en años anteriores sino porque estoy con mi familia, porque Jesusitodemivida me hace feliz o, en un plano más superficial, porque me encantan los regalos y las tiendas encendidas..., digamos que la parte consumista de las Navidades se ha reducido a la mitad.

Además, el sentido del olfato se me ha vuelto agradecido y ahora hidratar mi cuerpo y ponerme colonia se ha transformado en un auténtico momento gourmand:
Por las noches me envuelvo en la deliciosa manteca de edición navideña de TBS "Manzana glaseada", y cuando viene mi madre a arroparme como si fuera una cría, me dice "hueles a caramelo"... Es un aroma de manzana caramelizada, de las que se venden en las ferias, pero en su versión verde, al estilo de una Granny Smith confitada. Es muy, muy dulce pero conserva un punto de acidez y frescura.

Por la mañana me regalo un par de flis flis de la colonia "Agua de chocolate" de La botica de los perfumes. No me gustan las fragancias muy dulces para llevar a la calle por el día, pero es que este frasquito evoluciona en la piel de un modo muy agradable: cuando lo aplicas huele de manera sutil a Nocilla, pero cuando se funde en mi cuello y en mis muñecas, adquiere de pronto un acorde jabonoso, de piel limpia, de sábanas recién planchadas. No deja de existir un fondo dulce pero es una dulzura muy femenina, alejándose de acordes sintéticos del tipo Natillas Danone.

Gracias a mis chuches olfativas y a tropecientas tazas de té con sabor a mazapán de Teterimundi... hoy la báscula me ha sonreído como nunca: ¡¡¡ya estoy en 77 kilos!!! Diez desde que comenzó mi Dieta-no-dieta, y uno y medio en esta semana de Navidad.

26 de diciembre de 2014

Look de Nochebuena: ahumado con Stila, Too Faced y Bourjois

Un feliz ahumado de Nochebuena. Kilos de lápiz negro y una maravillosa sombra color humo como telón de fondo, subiendo por mis párpados, vistiéndolos de luz oscura. Después de un otoño de lo más natural, ya tenía ganas de marcarme unos ojos potentes, de ésos que parecen un signo de exclamación.

Mi look de Nochebuena 2014

Detalle

Qué bonitas son las sombras grises y a la vez luminosas. Qué embrujador es el tono Diamond lil de Stila, realzado por la prebase Candelight de Too Faced, ese halo dorado que hay que saber dosificar con sabiduría. Pensaba dejarlo ahí, párpados ligeramente oscuros y plateados..., y entonces se cruzó en mi camino el lápiz negro waterproof de Bourjois.

Productos utilizados

Delineé a ras de pestañas superiores y difuminé una línea gruesa a ras de pestañas inferiores, emborronando con un pincel de Real Techniques. Máscara de Clarins... y ojos poderosos que duraron la noche entera. La piel iba trabajada para reflejar mucha luz, con la base Illumi Corrector de Bell y el rubor en crema Convertible Color de Stila..., y en los labios elegí un tono orquídea radiante de los nuevos "Gloss me" de Sleek.


Seis horas después...
Foto chunga de ascensor- pido disculpas

Debo cantar una oda al 'primer" dorado de Too Faced: no funciona bien con todos los colores o texturas, por lo que al principio me enfadé con él, pero bien manejado aporta luz a raudales... y una permanencia a prueba de fuegos artificiales. Al final de la noche, al llegar a casa, vi mi cara reflejada en el espejo del ascensor: las cejas eran ya un desastre sin rastro de cera fijadora, pero en cambio... el "smoky eye" permanecía en heroica resistencia, como los habitantes de una mítica aldea gala.

24 de diciembre de 2014

Mi Belén de Playmobil

Hace poco, una comentarista recordó en el blog una expresión "muy mía", dijo: la de "jugar a las casitas con Dios".
En realidad, estas palabras tan geniales no son mías, sino que pertenecen a Don Henry, un cura que escribió un libro grandísimo, "El Belén que puso Dios", que gracias a su bendita imaginación sigue ampliando en su blog: el juego consiste en meterse dentro del Belén y ser un personaje más: ¿qué le diríamos al Niño si fuéramos un pastor, una lavandera, el burrito o el mismo San José?

Mi Belén de Playmobil

Este año, explotando mi vena naïf, me lo he puesto aún más fácil comprando este Belén de juguete... y montándolo en la entrada de mi casa con ayuda de Ana, mi tía artista.

Paso uno
Paso dos

Lo encontré en Juguettos por 34 euros, esperé un poco y lo volví a ver en  Toy planet por  sólo 26..., y me lo llevé a casa.

Angelito

Pastores y ovejas

Desde entonces... disfruto como una enana jugando a muñecos con Dios. Y desde este blog deseo a todos mis lectores muchos años de infancia espiritual, que el Niño que llevamos dentro no muera nunca..., y que el Niño Jesús os haga felices.

22 de diciembre de 2014

El auténtico Makimarujeo: en Teterimundi con Subflava y La Tía Maruja

De vez en cuando es bueno saltar "al otro lado del espejo": quedar con las autoras de varios blogs admirados, disfrutar, conversar y descubrir nuevos rincones juntas... ¡¡¡Blogueras por el mundo!!!
Es lo que nos ocurrió a Subflava, a La Tía Maruja y a mí ayer: una mañana de domingo, calles luminosas, bazares chinos y ¡té! Té de verdad, como dijo Sub. Y todo aderezado con diálogos chispeantes, una curiosidad común y toneladas de verdadero cariño.

De izquierda a derecha, LTM, Sub y yo

Aclaro que yo no conocía a LTM "in person", y que a Subflava sólo la había visto una vez, hace un año, en una inolvidable tarde de Navidad madrileña en Lush y Así. Pero gracias a la labor de Tita Hellen, nos hemos encontrado y éste es el comienzo de una gran amistad.

Nuestro desayuno en Rodilla se podría resumir en tres palabras: siliconas, latín y Calderón de la Barca. Así somos, pasamos del tofu a la meditación sobre la muerte y de los pintalabios al haiku con la fluidez de una bailarina.
Luego nos perdimos en el bazar chino Pza Santo Domingo, cerca de Gran Vía, porque las tres quedamos prendidas en una taza de té que desde el escaparate prometía tardes cálidas por sólo dos euros con cincuenta. Y yo encontré por fin una cuchara colador por otros dos euros y medio. Y ya que de té iba la cosa, en vez de conducirnos al mercado de Leganitos como era nuestro primer plan, Subflava nos llevó a Teterimundi.

Foto de La Tía Maruja


Absoluta maravilla situada en la plazuela de San Gines, cabe una preciosa iglesia de lo más literaria, (allí se casó Lope de Vega y Quevedo fue bautizado...)
Pude oler el rooibos de tarta de manzana, y los tés de edición navideña. Me llevé uno llamado Pesadilla antes de Navidad que huele a mazapán, y lleva té negro, canela, cardamomo y nubes de merengue. Lo reservo para las fiestas, para llenarme una taza cuando mis tíos y primos estén poniéndose tibios de turrón.

La casita de chocolate, de Teterimundi

Anoche estrené la taza y el otro saquito que compré, un té negro con cacao y nueces de macadamia llamado La casita de chocolate. Con un colador como Dios manda y una tapa de cerámica, todo infusionó mucho mejor, obviando el hecho de que ésto es té de verdad, Subflava dixit.

Mi taza china
Su otro lado

La casita de chocolate es una infusión que te calienta el alma. En la bolsita huele a cacao especiado. En taza es de color oscuro y el olor a chocolate es muy suave pero persistente. El té sabe bastante pero el cacao se nota y lo suaviza, en una mezcla de vigor y  dulzura. Despeja, sacia y apaga el ansia de dulce, pero tampoco es nada dulce. No lo he endulzado con nada, de todas formas...
Pagué cinco euros noventa por dos saquitos de cincuenta gramos. La experiencia ha sido buenísima, la taza china me rechifla... pero me quedo con las risas a tres bandas y con la ilusión de repetir la velada dentro de pocos días, y esta vez incluyendo a Tita Hellen.

20 de diciembre de 2014

Reflexiones en la bañera (XVII: Ziaja en la estación de autobús de Madrid)

Hace un par de semanas tuve que detenerme por espacio de una hora en la estación de Avenida de América en Madrid. A mí me angustian un poco las estaciones de autobús, por lo que me alegró ver en ésta una tiendecita llamada "Aromas artesanales" que vendía Bell y Ziaja, y allí me refugié.

Me llevé un tubito de base Illumi Corrector de Bell, que a pesar de las siliconas volátiles y no volátiles que lleva es mi maquillaje low cost favoritísimo por la luz y acabado que regala..., y un par de joyitas de Ziaja para mi tocador y mi bañera por menos de cinco euros.

Envuelta en mi nuevo gel que huele a Navidad, he logrado volver a reflexionar sumergida en burbujas.

Gel de pan de gengibre/ crema 10% panthenol

1. Al fin consigo llenar la bañera de mi casa, tras un paseo largo y el trimestre casi terminado: la radio, una revista y olor a galleta de gengibre... ¡Casi vacaciones!

2. No me suele gustar Ziaja. No es nada natural, las cremas para la cara que he usado han sido el horror, y los famosos geles de olores ricos a mí me empachan muchísimo, los he probado todos y el único que repetiría es el de galleta.

3. Pero cuando vi este bote tan goloso y leí "gengibre"... algo cortocircuitó en mi memoria, uniendo conceptos como la Navidad, mis lecturas infantiles de Enid Blyton y la película Shrek... y pagué los casi dos euros que cuesta sin siquiera probarlo.

4. Ya en casa, me embrujó su aroma a galleta con toques picantes y especiados: con este gel, Ziaja ha conjurado el "peligro de los osos amorosos", que diría mi amigo Beades, el poeta.

5. Como afirma el maravilloso villancico de Cadena 100 que ahora cantan Raquel del Rosario y Leire Martínez, comprendo que hay personas que en Navidad estén tristes por haber perdido seres queridos, pero lo que no me cabe es la gente que critica "el consumismo de estas fechas". ¿Por qué no cargan contra las rebajas de enero? Me gusta tanto diciembre que me cuesta empatizar.

6. Añoro muchísimo el CD "In the Christmas mood" de Glenn Miller Orchestra, villancicos y jazz... Lo perdí en un traslado y lo aconsejo encarecidamente. Ahora tengo un CD con voces como Sinatra y Doris Day... Mencantan los villancicos anglosajones al estilo "película entrañable de Hollywood".

Ziaja Baby for 1 year & older

7. Pero el hallazgo de mi hora en Avenida de América es sin duda esta cremita de Ziaja Baby. Esta línea es lo mejor y único realmente bueno de la marca para mi gusto.
10% de panthenol, reza la portada, y al dorso ves la formulación y justo, hay bastante química pero no hay perfume, alcoholes ni dimethicone, y el pantenol está ¡en primer lugar!
Su textura es fluida, huele a calma y en dos días, este tubito me ha arreglado todo un  señor eccema. Por menos de tres euros, lo he tirado al bolso y lo he llegado a usar en la cara, con buenos resultados. El pantenol es una provitamina con un alto poder regenerador, así que...¡España lo necesita!

18 de diciembre de 2014

Sisheido me hace un regalo de cumpleaños, y mi mejor amiga descubre el filtro Waterlogue

Nada hay más bonito en la vida que regalar y que te regalen: un símbolo que nos recuerda que la misma vida es puro regalo. El día 16 de diciembre, después de una jornada de trabajo llena de felicitaciones, invité a mi casa a toda mi familia, con fondo de villancicos y mi nuevo Belén de Playmobil recién montado... Disfrutamos de una velada light con desfile de regalos a los postres.

Desde Sisheido
Colgante de Folli Follie

Sin embargo, el primero que abrí no me lo había comprado nadie de la familia, ya que acababa de llegar desde Shiseido. Lo he dicho y lo repito: es precioso que una firma se sienta "querida" en mi espacio y me devuelva ese cariño.
Me mandaron este colgante firmado por Folli Follie, que representa el carácter japonés que simboliza la Belleza. Me hechizó su delicado acabado en oro rosa.
El colgante iba acompañado de un sérum de la marca que regalaré en Reyes, ya que lleva alcohol denat y no es adecuado para mi tipo de piel, y dos cartitas emocionantes:

El regalo completo

Me enviaron un papel en blanco para que escriba un deseo y se lo mande, pues lo quieren colocar en el árbol de Navidad de su oficina. ¿No es encantador?
Por supuesto me probé el colgante nada más abrirlo:

Outfit de cumpleaños

Esta foto la realizó mi tía Concha, que junto a mi tía Ana me regaló un kit para comer fuera de casa chulísimo, os lo enseñaré en otro post sobre dieta creativa. Mis tíos Javier y Eva me regalaron el cepillo de púas de madera marca Tek, y mi primo el del iPhone me sorprendió con un muñeco de nieve de peluche, del Primark, que os mostraré en el post de Terminados de diciembre.

Nada más quedarme sola tras la fiesta, me llamó mi mejor amiga, Merl, que vive en Algeciras. Estuvimos hablando casi una hora y wasapeando después hasta altas horas de la madrugada... Y, entre otras cosas, me contó que se había bajado una aplicación llamada Waterlogue para Android, que permite "acuarelar" fotografías, y me regaló un par de obras de arte:

Waterlogue by Merl
Waterlogue by Merl

Cuántas gracias tengo que dar cada día. Como dice tantas veces mi madre... ¡cuánta vida en una vida!

P.s.: Éste es mi último post cumpleañero, ya dejo el tema ^^.

16 de diciembre de 2014

Confesiones de cumpleaños: mi Dieta-no-dieta y yo

Una lectora del blog me ha pedido que cuente mi experiencia con la dieta-no dieta que estoy siguiendo, y me dispongo a hacerlo en el día de mi cumpleaños.


Para comenzar, debo decir que le llamo “no dieta” porque no es un régimen de comidas ni ningún plan milagro, es y ha supuesto en mí una honda concienciación, otra forma de vivir. Simplemente, sé que debo andar o nadar todos los días, y sé  que no voy a volver a entrar en un McDonals ni a comer un Phoskito en un futuro medio, porque no me compensa. Ni un día es un día, ni San Jorge y el dragón ni  San necesito un respiro: si necesito un respiro, me compro un gloss.
Dicho esto, adelgazar cuesta muchísimo y hay que pasar hambre, sí, pero no mucha, porque si tiramos mucho de la cuerda, al final se rompe. 


Imagen tomada del blog de Morgan

Un cambio de hábitos supone ilusionarse con nuevos alimentos, disfrutar con los treinta largos en la piscina ( que ahora están llegando a cuarenta), y comer variado y rico, ¿por qué no?
Vamos a poner las cartas boca arriba, os lo cuento todo: a principios de septiembre, yo pesaba 87 kilos. Una barbaridad. Así, según los cánones, me sobraban 30 kilos, pero es mejor planteárselos de diez en diez. Yo digo me sobran diez kilos y voy a poder con ellos. En cambio treinta es una muralla y piensas uffff… no puedo. Y tampoco debes pensar que vas a ir a kilo por semana, la dietista me advirtió de que eso era inviable. 
La clave radica en el deporte y en buscar, comparar, ser creativa y aprender a amar la… ¡¡¡verdura!!!



Yo aborrecía la verdura, pero he descubierto la quinta gama de Mercadona, de la mano de Verdifresh. Son bolsitas de verdura fresca y envasada al vacío. Tienen brócoli, un trío de brócoli, coliflor y zanahoria que admite micro y arranca lágrimas de lo sabroso que es, y un mix para plancha con calabacín, cebolla roja, puerro y mi amada zanahoria que está muy bueno… lo aderezo con una cucharadita de salsa Tzatziki que también compro en Mercadona y  que es bastante razonable en cuanto a calorías.
Así me monto platos como éste:


Pan de pita, verdura y salsa de yogur

Resumiendo, mis claves son:
1. Deporte diario. Media hora mínimo, pero si voy a la piscina acabo haciendo una hora y cuarto.
2. No ceñirme a un menú: esto no es una dieta sino un plan de futuro, así que es imprescindible la  creatividad.
3. Evitar grasas y azúcares, premiarme con chuches de dieta y llevar una cuenta al día: si me paso en el desayuno, sé que he agotado la ración de hidratos de carbono diaria.
4. No hacer vida monacal ni encerrarme: se puede comer sano en muchos, muchos sitios.

¿Ha habido problemas? ¡Un montón! Por la noche me acomete un hambre atroz, un ansia de “cosas ricas”, y es justo por las noches cuando no se quema nada… A veces no venzo, pero he aprendido trucos: 
A. Ponerme a leer un libro muy interesante.
B. Llamar por teléfono a mis amigos y/o familia.
C. Abrir una bolsita de zanahorias baby que compro en Carrefour, marca “Fresquia”. Mi otro aliado sano y placentero.

Pero aún peor que el ansia nocturna es el pánico a la báscula.  Me estanqué en los ochenta y de ahí no bajaba, me entró el miedo atroz y dejé de pesarme, al final ayer me dije, valor y al toro… ¡Y la báscula respondió bien!
A día de hoy, peso 78,4 kilos. To be continued…

15 de diciembre de 2014

Un paso más hacia el pelirrojismo... y tres productos para cuidar las mechas en la piscina

Mañana cumplo 37 años, y quería estrenar este tan impar y sin par número... un poco más pelirroja.

Sobre todo quería alejarme de las vetas rubias-rubias que han gobernado mi vida desde la primera vez que acudí a una peluquería, a los veinte años. Así que en la mañana del pasado sábado me dirigí a Mishea, la peluquería de mis sueños, situada en la calle Múgica de Logroño, una joya escondida, minimal, diminuta y blanca, con productos de Secretos del agua en el escaparate..., para poner una vez más mi melena en manos de Miriam.
Ella me propuso un baño de mi color natural para luego realzar con una mezcla de mechas cobrizas, en los tonos 834/843 de la línea de color de Secretos del Agua.


Miriam en acción

Mi base es un rubio oscuro, ceniza dorada lo llamó Miriam demostrando una veta poética, y ese tono casa perfectamente, gracias a Dios, con mis aficiones pelirrojas. A la hora de peinar, yo andaba pensando que con un tono tannnn bonito no quería una melena lacia cuando ella me sugirió: "¿y si lo seco con difusor sin más?" Es lo que tienen los buenos profesionales, ¡que te leen las intenciones!
Siempre nos habíamos decantado por el pelo liso y se sorprendió de que me salieran tirabuzones como si tal cosa, sin espumas ni nada, trabajando sólo con las manos y el secador. "¡Si lo llego a saber nunca te aliso la cabellera!", decía entre risas. Mientras tanto hablábamos de poesía, de editoriales, de chicos, del blog y de Navidad.

El resultado

El resultado: al final sí le dio un par de toques con unas planchas, pero muy poca cosa. Esa tarde tenía merienda con varias amigas de UNIR y luego cena familiar, y por supuesto, llovía. Voy tres veces al año a la peluquería..., pues las tres veces, llueve. En esta ocasión no me molestó porque pensé: "es Jesusitodemivida que me guiña el ojo para que mañana vaya a la piscina sin pena".
Porque no voy a dejar de ir a la piscina por ser un poco más pelirroja. Suerte que en Lobete ya no hay cloro sino electrolisis salina, y se nota muchísimo la mejoría sobre ojos, piel y pelo... Pero nunca está de más proteger el color, y para esa delicada tarea propongo tres productos:


Collage mío a partir de fotos de Google Imágenes


1. Oro líquido de Secretos del Agua, antes de entrar en la piscina. Es una mezcla de aceites vegetales que nutre el cabello y lo protege del cloro, la sal, el calor... Cuesta la friolera de treinta eurazos, pero cuando cobre pienso agenciármelo.

2. Champú Brillant Bliss de Rituals: adoro el champú Carpe diem de esta marca, y ahora he decidido probar éste, que tiene una fórmula inmejorable, pertenece al ritual Ayurveda que es mi preferido y promete brillo y protección del color a la par que hidratación.

3. Agua de lluvia de Secretos del agua: de los tres es el único producto que poseo y me tiene hechizada. Rica en agua biopolar, cunde muchísimo, esponja el pelo, si lo escurres bien antes de aplicarlo no aporta excesivo peso y sí le regala suavidad extrema: ha borrado la electricidad y el encrespamiento de mi cabellera.

12 de diciembre de 2014

Mi ritual de belleza invernal: Demak'up & Nuxe

Por temporadas nos inunda una ola de reseñas clónicas por cortesía de las casas cosméticas y su política de envíos masivos: son entradas con fecha de caducidad, "tempus fugit", pasa el momento y ya nadie recuerda qué incluía la cajita especial de Navidad 2012 o a qué olía la vigésimo sexta versión efimera de tal o cual perfume...

... Pero también existen campañas creativas y reseñas en cadena que apetece leer y releer, porque dejan ver un trocito del alma de su autora, y eso interesa siempre.

Mi ritual de belleza

Hace unas semanas fui descubriendo en diferentes espacios un post sobre limpieza facial con un protagonista común: los discos desmaquilladores Demak'up. Me pareció una iniciativa original, entradas en las que las blogueras más aguerridas, como Naoko, mostraban su rostro desnudo y hablaban de ese ritual de belleza que nos envuelve noche tras noche.
Y ahora me sumo yo a la fiesta nocturna...

Desde hace tiempo soy adicta al sistema japonés de doble limpieza, para el cual acudo primero a un aceite limpiador: alterno el desmaquillador mágico de Rituals con el de camomila de TBS o la loción limpiadora de Essential aroms.
Es justamente después cuando entran en juego el agua micelar de Nuxe y los sublimes discos Sensitive de Demak up.

El agua de Nuxe es amor y maravilla, un auténtico spa facial. Su primer ingrediente es agua de rosa canina, y  eso se nota: desde su olor, suave y fresco como de madre abrazándote, hasta el resultado final: limpieza sin agresión. Y tampoco es de las más caras: yo pago 16 euros por casi medio litro en la perfumería Muro.
Los discos de la gama Sensitive están enriquecidos con aceite de algodón y son tan suaves que termino pasando uno limpio y seco por mis mejillas, sólo por el placer de sentir su dulce abrigo.

Una o dos veces por semana, depende de lo sucia o limpia que note mi piel, me aplico acto seguido una mascarilla de arcilla rosa de Cattier. Ya he hablado varias veces de este producto natural que compro en Gea, en Sevilla, me cuesta cinco euros y me dura un año enterito.

Es entonces el momento de la hidratación, que en mi caso, y desde hace ya un año y medio, tiene nombre propio: Creme Fraiche de beauté de Nuxe. Pero si he gastado ríos de tinta (informática) para hablar de la crema, mi último hallazgo ha sido el sérum de la misma línea. Por fin encontré un suero que borra las rojeces de mi piel sin arruinar mi bolsillo: su textura ligera y fresca, sus ingredientes impecables y la absoluta calma que respira mi piel me hacen bendecir los treinta euros que cuesta... ¡Y mi rostro resplandece!

9 de diciembre de 2014

Ojos & labios: Ombre Matte de Clarins & La creme Lipsticks de Too Faced

Ojos sedosos, labios cremosos: un ideal de belleza que reúne sofisticación y comodidad, y que se hace todavía más fácil con estas dos armas de colores que llegaron a mí tocador en medio del fragor del Black Friday.

Ombre Matte de Clarins

Las sombras mate de Clarins no las compré en Sephora, ya que estos almacenes no venden colorido de la firma aquí en Logroño, pero fue esa misma noche cuando me dio "el repente" por probarlas y por comprarlas algo baratas, así que me dirigí a la perfumería Mariely de Logroño y allí las encontré por dieciocho euros cada una, cuando las he llegado a ver por veinticuatro euros.

03 Taupe

Aclaro que a mí no me entusiasman las sombras de ojos "matte", pero sí me emociona la idea de un producto de larga duración que puede ser aplicado con los dedos. Y me rechifla el tono 3 Taupe que han diseñado desde Clarins, como rendida enamorada que soy de los colores humo y topo para teñir la mirada con un velo de misterio.
Para mi gusto, la Ombre Matte "Taupe" de Clarins no es un topo puro, como puede serlk la Satin taupe de Mac, pues le falta cierto matiz marrón. Para mí se trata de un gris piedra... sublime.


Así queda en el párpado

Me llevé también la sombra número 5, la única que no es mate. Un gris antracita de acabado metálico, en el que no se aprecian purpurinas sino en resplandor intrínseco.

Sparking gray de Clarins

En el párpado se vuelve algo mate pero sin perder ese matiz helado y chispeante que le caracteriza. Ambas sombras duran toda una jornada sin hacer pliegues.

El mejor complemento para estas sombras es el tono Spice, Spice Baby de los La creme Lipsticks de Too Faced, al que desde ya declaro amor eterno. Un color puré de castaña, miel o albaricoque, todo en uno, confortable y cremosísimo, de tacto lácteo como de natillas, dulce y picante.

Spice, Spice Baby de Too Faced

La maquilladora de Too Faced me dijo que lo solía usar para maquillar novias, y ese dato no falla: todo lo que se suele utilizar en una boda es por definición ideal.

5 de diciembre de 2014

Duchándome con jabón en trozos... gracias a La botica de los perfumes

Desde que esta adorable franquicia, artesana y familiar, abrió sus puertas en mi calle, mi vida ha cambiado sustancialmente: ya no uso jabón líquido en mi higiene diaria. He descubierto la lírica del jabón en pastilla o, como a mí me gusta decir, en trozos.

Mi reciente compra en La Botica de los perfumes

... Y he descubierto que esa poesía limpia puede ser también accesible y cotidiana.
Porque yo era de ésas que, de cuando en cuando, se dejaban seducir por el irresistible aroma del jabón "Cariño, he lavado a los niños" o por el dulcísimo olor de "La madrina", de Lush, pero había que pensárselo bastante antes de encargar un corte.
No seré yo quien critique a una firma por ser cara, si lo que ofrece vale la pena..., y existen productos de Lush irrenunciables como la limpiadora Farmacia de guardia, también en pastilla. Pero el precio de los jaboncitos digamos "golosos" me dolía, y me ha alegrado infinito encontrar cerca de mi casa a un matrimonio que vende auténticas artesanías del jabón a dos euros los cien gramos.

La que fue mi primera compra

Y que estamos hablando de jabones hechos a mano y con alto contenido en glicerina, que dejan la piel como una patena y lustrosa por añadidura, sin resecar ni gota. Y no se convierten en agüilla tonta, es algo que también hay que decir. Duran. Cunden. También se puede comprar on line aquí.

En mi primera visita a la tienda de Gran Vía en Logroño me llevé el maravilloso Chocolate Menta que alegra mis madrugones, y el Cleopatra que con el tiempo se convertirá, si prospera el negocio (Dios quiera que sí), en un producto de culto, porque lo tiene todo para triunfar: un nombre mítico e inspirado, un aroma envolvente de Ylang Ylang y espliego, y un aspecto campestre gracias a las auténticas florecillas de lavanda que lo recubren.

Manzana y Edelflower/ Coco

Y hace una semana me llevé otros dos jabones y me estrené con las burbujas de baño, pagando por cuatro productos un total de siete euros.
Elegí un jabón verde y muy fresco, que huele a manzana Granny Smith con un punto herbal. Lo estoy reservando para mis duchas primaverales. En cambio, una pastilla que desempacaré cualquier día de estos es la rosada con virutas fucsias, que huele a coco pero a coco de verdad, dulce, seco y cremoso.

Burbuja corazón de coco choco

De las dos burbujas de baño, una es en forma de corazón y huele a batido de coco, y la burbuja redonda y azul cielo con florecillas campesinas es de  vainilla, salvia y caléndula. Las estoy reservando para un par de baños gozosos en Navidad... Por ahora, con cuatro tardes semanales de piscina y las mañanas del domingo en el spa no me da para llenar la bañera de mi casa.

Jabón de Alepo


Y pasamos a los regalitos. Sí, porque por una compra tan poco boyante, Carmelo me regaló una generosa muestra de Jabón de Alepo, y Julia me regaló un bolígrafo perfumador.
Ya sé que una comentarista opinó que este jabón no era adecuado para mi piel, pero no pude evitar probarlo en mis propias carnes y me chifla. No tiene componentes petro-químicos que son los que me sublevan el cutis, se compone de aceite de oliva y aceite de laurel, es muy untuoso pero en la jabonera no se derrite. Definitivamente L ' adoro.

El bolígrafo tiene una pequeña carga y un dispensador tipo "plump", nunca vi nada igual. Julia me lo llenó de Agua de colonia de chocolate... y va a protagonizar el próximo post de la saga "¿Ansia viva de dulce?"... con sorpresa final.

3 de diciembre de 2014

Ya es Navidad... en Kiko: la dorada colección Haute punk

Si la edición navideña de Essence resaltaba el lado cálido, de regreso al hogar, que poseen estas fechas, Kiko destaca su faceta de resplandor y elegancia, de invitación y regalo, con un visual en rojo y oro brillante que emula una exquisita mesa de Nochevieja con velas encendidas.

Set labios seductores: 11.90 euros

Y, como la Navidad es un regalo, lo que nos ofrece esta marca low cost italiana es la posibilidad de escoger entre varios cofres, sets o neceseres para regalar o regalar-nos.
La fiesta comienza con un embriagador cofre de exfoliante labial y bálsamo con color, que se declina en tres aromas irresistibles: gominola, naranja y canela y helado de frutos rojos.

Helado de frutos rojos

Yo me llevé dos, pero al final he reservado el de naranja y canela para regalarlo la noche del cinco de enero. Me he quedado con el de frutos rojos porque, aunque me gusta aún más el otro aroma que huele a postre centroeuropeo delante de una chimenea encendida, el color labio rojizo del cofre elegido me embrujó.

Así queda el labio

El exfoliante consiste en gránulos bastante gruesos de azúcar suspendidos en aceite, es muy hidratante. No sólo huele sino que sabe, a chuches tipo mora o beso. Las pielecillas desaparecen ya en un primer contacto, y el segundo paso es ya puro confort para el labio. El color es tenue y luminoso, a caballo entre el tono labio y el efecto piruleta.

Set de brochas de lujo: 39 euros

La oferta navideña de Kiko continúa con un conjunto de seis brochas y pinceles por 39 euros. Yo me he decantado por la oferta de Sephora (cuatro brochas por la mitad), ya que para ser Kiko me parece un tanto excesivo, pero no se puede negar que el set sea de auténtica locura festiva: mango y vitola en dorado lacado y cerdas sintéticas y suavísimas.

Tarjetas regalo

Hay otros sets, de esmaltes de uñas o de lápices de ojos en un precioso tono azul noche o un profundo cacao, más un rímel y una laca... Pero lo que más ha llamado mi atención es el envoltorio de las tarjetas de regalo, que se pueden cargar desde 20 a 999 euros (!) Estoy tentada de llevarme una (por el precio mínimo of course) y gastarla sólo por la maravillosa lata dorada de tachuelas que la envuelve. ¡Serviría de tarjetero en la mesita de la entrada de mi casa!