5 de mayo de 2015

Columpios y vestidos de Mit Mat Mamá: outfit del Día de la madre

En Haro hay unos columpios antiguos, bucólicos, junto a los muros de la basílica de la Vega, y en ellos me solía mecer yo en mi  infancia y primera juventud, hasta que no cupe en sus asientos.

Siempre me ha gustado mucho balancearme: sentir el viento en la cara, los pensamientos volanderos... El vaivén del columpio es todo un acelerador de pensamientos y recuerdos que  vuelan a compás de las piernas. Y el tres de mayo tuve la oportunidad de subir de nuevo y ver que sí, que ahora quepo en el columpio y puedo bailar sentada en él como en los buenos, viejos tiempos.
Puede parecer una simpleza, pero la chispa de la vida radica en estos pequeños retos logrados... mucho más que en un sorbo radiante de Coca Cola Zero.

Columpiándome de  nuevo

Regresaba de misa: domingo, día de la madre. Tacones Pitillos, "rouge" color labio de Lola Make Up, medias negras de Filodoro  y un precioso vestido gris marengo y azulón de flores, de Mit Mat Mamá, una firma que me rechifla.

Pues aún así estuve media hora impulsándome, sintiendo cómo se tensaba mi tripa, igual igual que cuando hago sentadillas en el gym. Me pareció un ejercicio bastante completo y divertido, y la prueba del  algodón que no engaña fueron las leves agujetas que me acometieron luego, eso sí, agujetas de felicidad.
Una  madre joven me contemplaba y al final me preguntó con no poca guasa cuántos años tenía. "37", repuso yo, poniendo cara de perro flaco y bizco. Pero lo hago porque es deporte, argumenté.

Y con este toque surrealista celebré la  mengua de mi trasero, empíricamente demostrada, y el tierno  reencuentro con mi  niñez en el día de la madre. 

13 comentarios:

  1. Pues ole tú, porque no eran tus 37 era la actitud tutankamónica de la señora la que debería dar vergüenza (jajaja).
    Me encanta tu vestido y el toque que le dan las medias negras.
    BESOS!

    ResponderEliminar
  2. El vestido me encanta, es precioso. Te ha quedado un tipin, felicidades por tu esfuerzo

    ResponderEliminar
  3. me encanta esos momentos, cuando volvemos a neustra niñez o en lso que nos absorbemos en nuestros pensameintos, sin importarnos quien nos mire. ¡enhorabuena por entrar en ese columpio que tanto te evoca!

    el vestido es precioso

    muackss

    ResponderEliminar
  4. Para divertirse no hay edad, así que ni caso a las guasas de seres normativizados.
    Hay que ver lo que has adelgazado, maja!!! Bravo por ti!

    ResponderEliminar
  5. Que vestido floral tan bonito!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¿Y por qué no? Cuando uno se siente feliz, no importa lo que hagas, y si es algo tan agradable y además saludable como balancearse en un columpio, ¿Por qué tiene que tener edad? Yo hubiera hecho lo mismo.
    Por cierto, me chifla el vestido...

    ResponderEliminar
  7. Se te nota mucho la bajada de peso. Ánimo.
    Cuéntanos más cosas de tu dieta, ¿tienes que tomar algún suplemento vitamínico o algo por el estilo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias por vuestros comentarios.
      Si queréis os hago nuevo post sobre la dieta no-dieta, aunque no quiero repetirme y hacerme pesadita.

      Eliminar
  8. Pues ole tú porque se nota tu felicidad en esta entrada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Bonito post. Me ha sorprendido tu edad, no te ponía más de 31, jeje

    ResponderEliminar
  10. Hola! Me gusta mucho tu vestido muy dulce y femenino.La dieta te ha dado resultado obviamente,felicidades,lo has conseguido!!.
    El balanceo de los columpios que maravilla! Me identifico con tu sentir,es alo tan único y desestresante para dejar la mente oxigenada y en blanco...pareces una muñequita.

    ResponderEliminar
  11. Si, por favor. La mayoría de las veces entro al blog por si hay algún post nuevo sobre tu dieta no- dieta jejjeje. Yo me encuentro ahora mismo a dieta si- dieta y me anima leer tus progresos.
    Muy bonito y primaveral el vestido.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...