10 de agosto de 2015

Cremoso de melocotón con crumble de galleta María... y rubor Peach de L´Oreal París Le blush

El melocotón es la fruta del verano: su color, su olor, su sabor..., todo en él invita a disfrutar, grita vacaciones debajo de un árbol, habla de vida y de joie de vivre. Es una fruta plena, radiante, aromática y llena de luz.

Y, por supuesto, tanto la fruta como el color me apasionan, no es ningún secreto. ¿Que sería de mi tocador sin barras de labios ni coloretes en tono durazno? Una de las cosas que más me enloquecían de las antiguas barras de labios Par la vie de Bourjois es que desprendían un sutil aroma a esta fruta sublime. Hasta es una de mis notas olfativas preferidas en un perfume...

Mi desayuno, ayer

Sigo en la idea de crear desayunos gozosos (o, como dice LTM, de "lightizar" postres), por lo que escalando un peldaño más en la idea del cremoso de frutas he incorporado varios pisos gracias a un crumble light de galletas María.
El vaso contiene:
- 1 yogur de fresa cero por ciento del Día: son mi nueva obsesión sana, tienen solo 39 calorías y están buenísimos.
- 2 galletas María
- 1/2 melocotón
- 1 galleta para decorar, aunque también me la comí ^_^

El crumble se hace con mantequilla y eso no, no, no gusta... así que lo que hice yo fue triturar las galletas sobre el yogur batido, amorosamente se forma una capa galletil sobre la primera capa de yogur y tras repetir un par de veces tan suculenta acción se corona la hazaña con trozos de melocotón... ñam.

Peach de L´Oreal París

Hoy me siento gamberra, supongo que os habéis percatado: son las doce de la noche y estoy sola en la capital riojana mientras toda mi familia danza por playa y campo, pero mañana voy a Pampaluna para ver a mi mejor amiga... y eso bien vale una noche solitaria en la gran ciudad.
Y aprovechando que el Ebro pasa por Logroño..., gracias a estas horas en mi pisito he podido subir a Youtube un vídeo que os tenía preparado sobre Su Majestad el Color Melocotón, con motivo de mi reencuentro con los coloretes de L´Oreal París y mi absoluto flechazo, arrobo, amour fou y proposiciones honestas de matrimonio canónico al sin par rubor de la firma francesa que recrea el perfecto melocotón y que escuetamente han bautizado desde la firma como "Peach". Ni más, ni menos.




(Nota mental: tengo que comprar un trípode porque sino os vais a marear viendo mis vídeos, parezco discípula del grupo Dogma que grababan cámara al hombro..., pues yo grabo móvil en mano y aunque el resultado no se le parece en el sentido de que no es ninguna obra de arte, sí nos une este cierto mareo ocular que despertamos en el sufrido espectador).

Un melocotón puro

En el vídeo cuento lo que me ha emocionado encontrar de nuevo un rubor de L´Oreal París que coloree mis pómulos con tal maestría, un tono piel de melocotón perfecto porque es un melocotón perfecto: ni rosa ni naranja ni bronce, ni mate ni brillante, ni caro ni barato: el justo medio, la ardua mediocritas de la que hablaban nuestros clásicos. Un tono durazno puro y duro..., y preciosísimo.

Así queda en mi piel

¡Mirad cómo hace brotar la luz cálida del centro de mi piel, como encendida por la romántica llama de una vela!

12 comentarios:

  1. A mi me pasa como a ti, me encanta el color melocotón, el olor...

    ¡¡Vivan los melocotones!! Y el color de ese rubor me parece precioso.

    Ya los había visto en Primor pero de entrada no me llamó demasiado ninguno (quizá porque lo vi muy pequeñito) pero es que es precioso y muy posiblemente se venga a casa también.

    No te preocupes si te mueves grabando, tu voz lo compensa.

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
  2. Yo no puedo con el melocotón. Ni con la fruta, ni con su olor. Ahora, que es un tono que favorece mucho, ya lo creo que sí.
    Te queda fabuloso.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho el vídeo

    ResponderEliminar
  4. Que precioso el colorete! Te favorece mucho!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ay, melocotones, cuánto tiempo. Es mi fruta preferida después de la granada. Se me hace la boca agua pensando en ellos. Aquí en los trópicos solo hay piñas y unas guayabas más duras y más malas que la tiña. Tenía razón Levi Strauss, qué tristes son los trópicos... Mosquitos, cagaleras, hongos en las uñas y nativos malencarados que te odian.
    A mí el colorete me recuerda al Gilda de Nars (otra vez) y a uno muy bonito de Bobbi Brown, Clementine, que no sé si se seguirá fabricando.

    ResponderEliminar
  6. El Gilda de Nars no es melocotón sino coral, y el Gina es mandarina. La diferencia es que el tono melocotón tiene equilibrio entre matices amarillos y rosados, es más dulce.
    He dicho en el vídeo que Nars no tiene un melocotón puro, pero ayer pude probar el Liberté en el Corte inglés de Pamplona. Es melocotón muy cálido y es maravilloso.

    ResponderEliminar
  7. La verdad qué el melocotón apetece a todas horas... igual que ese desayunazo e igual que ese rubor!

    ResponderEliminar
  8. Que bonitoooo te queda ese colorete, es que el melocotón te favorece demasiado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. El colorete te queda fabuloso. Tiene que haber algo en sombras en Bourjois en la gama melocotón también, yo miraría.

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito es...
    M.

    ResponderEliminar
  11. ¡¡¡Haz más vídeos¡¡¡

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado mucho, a veces nos obcecamos en marcas como Nars o Mac o Chanel, y podemos encontrar buenos productos en marcas más baratas...

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...