17 de septiembre de 2015

Happy end lunático: mi madre me regala ropa de Zara y Ba&Sh

¡Ya estoy deslunarizada!
La pequeña intervención quirúrgica tuvo lugar ayer por la tarde y fue de maravilla, me hicieron un precioso ojal con 22 puntitos.
Tengo mucha suerte: el carcinoma basocelular es el único cáncer maligno de piel que no da metástasis, y lo tenía a nivel muy superficial, pero a cambio es localmente agresivo y por eso hay que rebañar muy bien, quitando piel sana de los bordes. Para eso están los grandes cirujanos, y la doctora Escudero es grande.
He dormido genial (eso sí, boca abajo), y he palpado el cariño de mucha, mucha gente, on y off line, desde Jesusitodemivida que no me ha dejado sola hasta el comentarista más anónimo que preguntó por mí. Pero claro, la que más se ha volcado conmigo es mi madre.

Abrigo de Zara: 49,50 euros 

Salimos del hospital y nos trajeron en coche a casa: como estoy un poco loca yo había invitado a toda mi familia a una merendola para celebrar el Happy end lunático... y tras prepararlo todo mientras yo estaba cómoda en el sofá, my mum me dijo: si te ves con fuerzas nos vamos a Zara. Y tras una inolvidable sesión de shopping madre-hija, con momentazo "selfie en el probador" incluido, optamos por una camiseta romántica igual para ambas y por este abrigo propio de La reina de las nieves para mí: oversize, en color marsala como marca la tendencia, con falso borrego en el forro y las inmensas solapas... ¡y de nuevo talla M!

Pero en casa me aguardaba la segunda parte: parecía noche de Reyes Magos. Mi primo el del iPhone me regaló una preciosa chaqueta de punto de Primark, otra de mis tías un bolso de ante marrón tipo Sachel con cremallera maravilloso..., y al final mi madre se descolgó con este espectacular vestido comprado en París para asistir a la boda de mi último amigo poeta que se casa:

Ba&Sh: 180 euros (otro precio ya...)
Por detrás...

Un vestido en crepe, de los de lavar y colgar, en un azul petróleo luminoso que enloquece.
No conocía la firma Ba&Sh e investigando por la red he visto que es el máximo exponente actual del chic parisino: nació en 2003 fruto de la creatividad de dos mujeres, Bárbara y Sharon (de ahí el nombre), y lo reseñan revistas como Telva, sitios como Trendencias o Tendre et coquette , y bloggers como Paula Echevarría.
La talla se corresponde con una 44 y por arriba me sobra un poco, pero en los brazos es perfecta, por lo que mi madre va a ejercer de hilandera prodigiosa una vez más.

El semi recogido es obra de mi tía Paloma, que dice junto a toda mi familia que el pelo que a mí me favorece es un poco loco. messy y no planchado. Habrá que escucharles. Las fotos fueron hechas por mi primo el del iPhone, y como son de interior al igual que la primera en pleno Zara, están tratadas con filtro Radiante de Twitter.
Fue una tarde muy especial: comenzó en un quirófano... y terminó con un desfile de modelos.

16 comentarios:

  1. Qué bien que ha salido todo genial, me alegro muchísimo.
    Un besazo guapa, te sienta de maravilla el abrigo de zara. Muak.

    ResponderEliminar
  2. Guapa! Escribes como los ángeles! Me alegro todo bien un beso

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que todo fuera bien, ahora a tomarlo con calma.
    El vestido es brutal, te queda precioso¡¡¡¡¡, pero de verdad de la buena, es estupendo y esa sonrisa que tienes en la foto lo dice todo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. El vestido es super bonito y el recogido que te han hecho es muy bonito y romántico. Y me alegro que todo haya salido bien!
    Por cierto, me has antojado una de tus sombras de H&M, tendré que ir a verla en directo!!
    Muack!

    ResponderEliminar
  5. Me alegro que todo haya ido bien¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡la verdad es que salir de compras después de ese tipo de visitas a los hospitales animan un montón.

    A disfrutar de tus nuevas adquisiciones y de los regalos¡¡¡

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que fuera todo bien, y me encanta, pero con todas las letras, cómo te queda el vesido burdeos -nombre reciclado en marsala- y el abrigo.
    El vestido azul necesita un poquito de entalle, pero tu madre y sus prodigiosas manos seguro que te lo dejan perfecto.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  7. Que bien que la operación haya salido bien y puedas dejar la historia del lunar atrás.
    El vestido es precioso! El azul petroleo es mi color preferido. Para la boda yo lo acompañaría con un clutch claro (rosa palo, dorado...) o de varios colores luminosos creando contraste. Seguro que estarás radiante.
    Erlineli

    ResponderEliminar
  8. Me encanta el final lunático feliz! !
    Y el vestido te sienta genial y si encima tienes modista en casa será perfecto!

    ResponderEliminar
  9. Me alegro muchísimo!! Cuanta alegría rezuma este post, chiquilla! Me encantan tus adquisiciones, los dos vestidos y el abrigo.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  10. El vestido que hay debajo del abrigo me lo regaló mi tía Teresa este verano, es de Amichi y ha sido mi uniforme del verano, y con medias y cárdigan lo será de otoño.
    Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro de que todo haya ido bien. Que bonito el abrigo y que calentito. ¡Pero no nos has contado que merendasteis! Un besito

    ResponderEliminar
  12. Me alegro mucho, mucho, Adaldrida. Cuánta felicidad y cuánto amor de familia se lee en esta entrada. Un abrazo enorme. El abrigo es muy bonito, y el borreguito parece que se va a llevar un montón. Pero lo que me ha encantado definitivamente es el vestido, y sobre todo, ¡cómo te queda! Así, suelto en la cintura, estilizando. Insisto: un vestido con costura bajo el pecho (tipo imperio), con la parte de abajo más oscura que la de arriba te sentaría de miedo.

    ResponderEliminar
  13. Me alegro de que todo haya salido bien. ¡Qué bonito es tu vestido! ^^

    ResponderEliminar
  14. Una alegría verte tan bien y siempre tan positiva... y por supuesto, tan guapa! Se te quiere preciosa, mucho ánimo.

    Besotes

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...