11 de diciembre de 2015

La hora del té con fresas (II): té verde y rooibos africano

Ha transcurrido todo un año desde que me compré mi querida taza de té en un bazar chino de Madrid, junto a una cuchara colador y cien gramos de la infusión "Pesadilla antes de Navidad" de Teterimundi... Desde entonces mi romance con esta bebida tan inglesa, tan sana y tan de moda se ha ido afianzando al modo de un largo noviazgo de los de antes, y he descubierto que mis variedades favoritas son el té verde y el rooibos africano.

Jarra de Natura

Cuando bebo un té verde, a media mañana en la oficina, junto a una sabrosa ración de fruta fresca troceada, o cuando saboreo un rooibos de noche, tirada en el amoroso sofá azul frente a un capítulo de El mentalista...  me siento bien. Muy bien.
Ambos tienen un sabor agradable, y ambos poseen vitaminas a raudales y amplias propiedades antioxidantes, diuréticas y diz que adelgazantes. Y otro gran poder del té verde es que sabe muy bueno frío, por lo que en septiembre volví a las buenas costumbres y retomé el mundo de las infusiones, que había abandonado con consecuencias cuasi catastróficas. Eso sí, dejé en hibernación la taza china y me  compré en Natura esta preciosa jarrita retro con pajita y tapadera, para poder introducirla en el frigorífico o llenarla de cubitos de hielo...

Té verde exclusivo de La tacita de té

Necesitaba un té frío para contrarrestar los calores sofocantes, había comprado "La sandía de Shakespeare" en Teterimundi y "Jardín de rosas" en Café té arte y ambas me fueron mal en el sentido de que no me acabaron de gustar y no me motivaban, luego no bebía té (y a mí el té me soluciona muchos momentos tontos... ) Así que hice una excursión a La tacita de té y encontré esta maravilla. Me temo que sólo se vende en esta tienda de Logroño, de ahí el nombre de "exclusivo". Es una mezcla de té verde Sencha con flores de aciano y fruta de la pasión deshidratada que lo convierte en una delicia, un refresco de verano.

Té verde menta moruno


Ya entrado el otoño, descubrí la tienda Sé happy de logroño y el té verde menta moruno, que comencé a beber caliente: éste es de la marca El reloj, comprado en el mencionado local, pero que también se consigue por internet. Marcó un antes y una después, ya que por vez primera un té no saborizado me gustaba per se: me enamoró la mezcla de frescura (por el aroma) y calidez (por la temperatura), y el sabor a caballo entre el chicle Boomer de mi infancia y la hierbabuena que aderezaba las bebidas de mi viaje a Puerto Rico... Es tan fresco, tan enérgico, un chute de vitaminas. Y sin embargo...

Mezcla by Adaldrida



Terminé haciendo de las mías, porque tenía un culín de té negro chocolate del Mercadona que ya me parece un aguachirli indecente y me dije, ¿y si creo un buen matrimonio juntando un tercio de esto con dos tercios de aquello? El resultado es puro After eight líquido: para cerrar los ojos de deleite y no volverlos a abrir hasta que llegue Navidad.
Y hablando de Navidad...

Rooibos en latte de Teterum


Estuve en Madrid, invitada a un congreso del CSIC, y me escapé con La Tía Maruja a la calle Fuencarral. Terminamos en Natura comprando té de la marca Teterum, ¡por fin! Me llevé una infusión de cacao, café, té negro (20%) y rooibos sudafricano (59%). Es como sumergirte en un baño caliente y luego entrar en una chocolatería, en una tarde navideña... Y con esta infusión y los fríos de noviembre regresé a mi taza china "de toda la vida":

Rooibos en latte de Teterum

No se puede tomar todos los días porque ¡se acaba! No, en serio, lo alterno con el té moruno porque esta infusión sí que está profusamente saborizada: contiene caramelo, crocante y hasta un uno por ciento de merengue que yo suelo retirar para no pringar el colador... y para quitar hierro al asunto, digo, azúcar al té. 
Sabéis que Teterum es una marca comprometida, que contrata a discapacitados para que empaqueten sus tés y los bautizan con el genial título de "artesanos con cariño": el mío se llama Raúl, ¡gracias!

...Y llegamos al momento más bonito del año, y acabo de descubrir las infusiones orgánicas de Yogi tea, que protagonizarán la tercera entrega de la saga (fuga) "La hora del té con fresas (o con piña..., o con mandarinas)". To be continued, ¡siempre to be continued!

11 comentarios:

  1. El Yogi Tea classic únicamente con leche está... mmmmm. Otro que me enamoró fue el Yogi Tea de hinojo y rosa (únicamente con agua, of course). Vi por los lares cibernéticos el Hornimans chai (original, no intenso) y yo, que era de té a granel exceptuando los excepcionales Yogi tea, me he enganchado. No es una maravilla pero crea adicción. El problema es que debe haber más gente adicta porque estaba agotado en un super y en dos hipermercados.

    ResponderEliminar
  2. Qué ricos. a mi me gustan todos, aunque quizá el que menos el verde: necesito que venga con compañía así que la idea del after eight me ha encantado.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. El té es de mis bebidas favoritas desde hace muchos años. En frío y en caliente, sin azúcar, sin miel y sin nada que le distorsione el sabor. Pero las infusiones aromáticas en buena compañía...qué perdición...y si encima van acompañadad de pastelillos árabes me hacen el dīa. Ya sé a lo que voy a dedicar mi tarde libre del viernes...a asaltar Natura! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yo soy aficionada al yoguitea de chocolate y al yoguitea detox, y en verano al te verde con menta y canela

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la jarrita retro, es preciosa. A mí también me encanta el té y ahora en invierno suelo beberlo caliente junto con las comidas, mi preferido es el té negro con caramelo de Lipton y también uno con chocolate y flores de lavanda que he encontrado en un mercadillo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Tengo una taza igualita... pero yo tomo el té en un termo de acero inoxidable, como hacen los chinos hoy en día. Mi favorito es el te rojo aunque a veces alterno con te verde aromatizado con flor de osmanto. Las mezclas no me gustan nada.

    ResponderEliminar
  7. Lo del té con mandarina me deja en ascuas!!!
    Me alegrod e que te haya gustado el té de Teterum. Yogi Tea tiene también mezclas muy buenas, pero van por otro lado.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad lo digo porque suelo beber té a media mañana con una pieza de fruta y un par de galletas, y ahora son mandarinas... Pero me has picado y acabo de infusionar cáscara de mandarina con el té verde menta, está buenísimo!

      Eliminar
  8. Qué entrada más inspiradora, me acercaré a Natura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojocuidao que no se vende en todos los Naturas, al local de Logroño por ejemplo no llega.

      Eliminar
  9. Todavia tengo un poco de roiboos de halloween, hace bastante que no me paso por la tetería donde lo compraba. Debería ir. Besotes

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...