30 de junio de 2015

Petróleo y Organza: un labial de L'Oreal París para una blusa de H&M

En ocasiones un producto de maquillaje y una prenda de vestir se buscan y se encuentran: surge el romance. Normalmente ocurre con colores y tejidos que nos deslumbran y nos hacen sentir cómodas y guapas al mismo tiempo..., y a mí me acaba de suceder.

Hace menos de una semana protagonicé un entrañable reencuentro con el labial de mis tiempos adolescentes, Organza de L'Oreal París, y  no nos hemos separado desde entonces. Me tiene hechizada su tono chocolate claro con matiz malva metálico, su poder de iluminar el rostro más cansado de la tierra y su capacidad de entenderse a las mil maravillas con ropa de color azul, una de mis tonalidades favoritas.

Top azul petróleo de H&M 

Durante mi último fin de semana en Madrid, mi madre me pidió que la acompañase a H&M para cambiar una camiseta y, al final, siempre acabas picando con algo. En mi caso ese "algo" fue un top de algodón por sólo nueve euros con noventa céntimos: me chifla la caída que tiene y su electrizante color petróleo.

Foto filtrada by Tita Hellen 

Esta segunda foto es obra de la bloguera Tita Hellen, que me dijo por WhatsApp "estoy inspirada" antes de regalarme semejante imagen filtrada.

Además del top llevo leggins de cremalleras de Zara que en realidad eran de mi madre y he heredado, (todo un triunfo porque son talla 44), zapatillas de Kylie Crazy, reloj Swatch y dos complementos a los que tengo especial cariño: un colgante de ámbar en forma de corazón que me trajeron mis padres de Praga hace muchos años y que tiene el extraño poder de perderse y ser encontrado una y otra vez, y una bolsita plastificada con el logo de la Universidad Internacional de La Rioja que a veces utilizo en lugar de bolso.
... Y, por supuesto, el labial Organza de L'Oreal.

Organza 236 L'Oreal París 

El día que redescubrí este sublime labial de adolescencia, acababa de estrenar la blusa azul petróleo de H&M y pude ver el efecto que causaban ambos, top y pintalabios, juntos.

Organza es un rouge delicado, goloso y centelleante: ¿a qué me recuerda? ¿Posibles "dupes" o clones? Sí, los hay. En primer lugar el cremoso y delicioso labial Spice spice, baby de Too faced que he utilizado durante todo este invierno y que misteriosamente ha desaparecido de mi tocador. Organza es más rosado y más metálico pero tiene también un punto cremoso, (acabado lácteo como de natillas, si no lo digo no soy yo). Y también se parece a los deseados Lip Brown y Lip Brownie de la sin par Bobbi Brown, sólo que hidrata más y cuesta la mitad.

Petróleo y Organza: la delicadeza del labial apacigua un poco el contraste vitamínico que podría causar el top, y la alegría encendida del azul llena de vitalidad el conjunto que podría parecer demasiado sobrio: un toque dulce y una pincelada azul como de cuento de hadas moderno. 

27 de junio de 2015

Yo supuro amor: un momento de gamberrismo intenso, o mi primer rap con AutoRap

Una comentarista del blog me dijo que adivinaba en mis publicaciones un punto gamberro al fondo que le gustaba mucho... y no se equivocaba.
Cuando soy feliz (o sea, en un noventa por ciento de mi vida gracias a Dios), puedo llegar a ser muy gamberra. Y cuando me siento gamberra, suceden estas cosas:



Hace casi un mes compartimos unos días jubilosos en Haro (La Rioja), y de un momento distendido nació este rap, "Supuro Amor", elaborado gracias a una aplicación para iOS llamada AutoRap. En un instante en el que yo salmodiaba "yo supuro amor" en distintos tonos, haciendo gorgoritos de pura alegría (era viernes), mi primo el del iPhone decidió convertir la retahíla en un rap. El momento en el que me di cuenta de que estaba grabando, comencé a reír sin parar...
Y así nació este disparate que Tita Hellen quiere convertir en politono, y mis tías en todo un hit parade de chiringuito. Ellas dicen que esta tontería puede haceros sonreír, alegraros el día... y ése ha sido desde tiempos antiguos el sublime fin de la comedia.

Las imágenes del vídeo son mías, y el montaje por supuesto es obra de mi genial primo. Lo tenéis en Youtube, aquí.
La vida es maravillosa pero a veces de tan intensa puede resultar estresante, y un poco de humor es capar de revelar su maravilla oculta. Así que ya sabéis:en ocasiones, yo supuro amor.

25 de junio de 2015

Agua oxigenada y miel: dos remedios caseros contra el herpes

Durante mi último fin de semana en Haro tuve un brote de herpes labial.
Me suele visitar como un volcán, de un día para otro, en momentos de picos de estrés, o sea, un par de veces al año. Entonces extremo mi higiene para no afectar a nadie y acudo a una farmacia en busca de aciclovir: "no puedo vivir sin ti, no hay maneeeeraaa", y el picor se calma en no menos de tres días.
Pero era domingo, no había ninguna farmacia cercana y sé por experiencia que si no lo atajas en los inicios se eterniza...

Miel artesanal y agua oxigenada 


"Agua oxigenada", recetó mi tía la enfermera: por curiosidad pura y dura me puse a googlear y vi que existen dos remedios caseros contra este mal, que ahora estoy capacitada para afirmar de forma empírica que funcionan.

Uno es el agua oxigenada, que no me provoca tanta aprensión como el milagroso aceite de árbol de té, que también dan como remedio eficaz pero no me atrevo aacercarme a la boca. En cambio estuve todo el domingo aplicando pequeñas compresas de H2O2 en el labio, y  a la hora de acostarme el alivio era empíricamente constatable.

Pero el golpe de gracia lo dio el tercer remedio casero propuesto por San Google: una  mascarilla de miel artesanal. Las propiedades antibióticas, anti inflamatorias, calmantes y regenerativas de la miel son mundialmente conocidas, (de hecho, el día que  me  decida a comprar bisabolol, manteca de karité y conservante Cosgard en  Aromazone para fabricar mi  crema ideal añadiré miel en polvo al pedido...), pero es que  su poder contra el herpes me  dejó  obnubilada por la rapidez con la que actuó. Tengo la suerte de contar con un tío que tiene abejas y que cultiva una miel exquisita: nada que ver con los mejunjes industriales que parecen jarabe de glucosa. Esto es calidad. Me suelo permitir una cucharadita en momentos de resfriado: aquella noche aderecé un yogur natural cero con este manjar, y apliqué con un bastoncillo un guisante de miel sobre el herpes. Encima deposité una gasita y me fui a dormir.
Ni  veinticuatro horas tuve que esperar: a la mañana siguiente habían desaparecido todos los síntomas. Y no han regresado. 

23 de junio de 2015

En L'Oreal Madrid: Organza, mi barra de labios favorita, y un trenzado medieval by Dani Gómez

Durante el pasado fin de semana, paseando por la madrileña calle de Fuencarral, encontré una tienda exclusiva de la firma L'Oreal París. Una luz cegadora, un espacio diáfano y blanco, un profesional atento y cálido, y unas horas mágicas de conversación y colorido sin fin me inundaron en esa mañana de domingo.

Como la felicidad aquí en la tierra nunca puede ser completa, me causa honda pena el hecho de no haber podido hacer fotos decentes. La única imagen digna es la que voy a mostrar a continuación, ya que mi flamante Galaxy estaba en reparación y tenía un mierdimóvil con una cámara lamentable, pero aún así me quedé obnubilada ante la profusión de maquillaje que ofrecía el local: un mueble expositor dedicado solamente a máscaras de pestañas, otro para bases, otro para barras de labios... Habéis acertado: éste último fue el que robó mi corazón.

Impresionante, ¿no?

Adoro los labiales Color Riche de L'Oreal, que además celebran justo ahora un glorioso aniversario. Son cremosos, duraderos y de colores atractivos, es decir, por dieciséis euros y medio (que en la tienda de Fuencarral se quedan en sólo trece), tenemos un producto de calidad que hace soñar a todas las mujeres de la tierra.

Y es que además en las perfumerías suelo ver la colección siempre muy menguada, por lo que me encandiló descubrir tantos ejemplares juntos. Si no hubiera sido casi final de mes me habría llevado cinco a casa, y lo cierto es que me probé una decena de tonos, melocotones, rojos, chocolates..., sintiéndome como el personaje de Julia Roberts cuando en Pretty woman la llevan a comprar vestidos.

...Y a modo de final feliz de película, volví a reencontrar el labial de mi vida, el color de mi adolescencia, el tono exacto que me hizo vibrar por vez primera ante una barra de labios: junto al mítico Peche juteuse de los labiales Par la vie de Bourjois, el delicado y preciosísimo Organza de los antiguos Accord naturels de L´Oreal fue el rouge que me embrujó cuando se acababa mi niñez.

Organza 236 

Yo estaba absolutamente convencida de que este añorado tono no se vendía ya, pues la colección Accords naturels desapareció hace mucho tiempo, pero un impulso me llevó a comentar a Dani mi amor por ese tono antiguo en concreto y vi cómo se le iluminaba la mirada: es eso lo que caracteriza a un buen profesional: saber reconocer entre la marea de referencias nuevas y antiguas un nombre que se siente familiar porque se posee en tienda.
El reencuentro ha sido emocionante: pronto veréis "en acción" al que me sigue pareciendo uno de los colores más favorecedores del mundo: un tono desnudo metálico y cremoso a la vez con subtono malva y cierto destello dorado. Es muy dulce y muy sutil, y tienen algo de chocolate claro que me encanta, con un subtono rosado que le aporta suavidad. Recuerdo que de jovencita pensaba en él como el labial que usaría en mi boda, y el nombre "Organza" sugiere que mis deseos no iban muy desencaminados.

Pero lo mejor estaba por venir.
Dani me había preguntado si yo era profesional, y yo bastante ruborizada respondí que no, que solo escribía un blog... Me preguntó el nombre, se lo di y seguí mirando sombras de ojos y labiales. Cuando me acerqué a pagar la barra de labios de mi vida junto con sombra mono por seis euros con noventa céntimos y una sombra en crema de larga duración (Infalible) por sólo cuatro euros y medio, Dani ya había mirado mi blog y me preguntó si le permitía hacerme un trenzado. Imaginad mi asombro y mi alegría.

Trenzado medieval by Dani Gómez

En mi vida me habían peinado con tanta belleza, ni me había tratado un perfecto desconocido con tanta delicadeza, sin pedir nada a cambio, simplemente por el placer de disfrutar una conversación y descubrir un blog nuevo. Dani me comentó que lo que había visto le había gustado mucho, y viniendo de un artista tan consumado, desde aquí agradezco infinito sus palabras.
Y las tres trenzas y los treinta preciosos minutos de su tiempo que me regaló.

21 de junio de 2015

El unicornio adolescente: Airborn unicorn de Lime Crime & Luna de Pierre René

Una lectora del blog, Carmen, me ha pedido que enseñara el fantástico labial Airborn Unicorn de Lime Crime "en acción", es decir, dentro de un look y un outfit completos.
Se podría decir de esta barra de labios que es fantástica en las tres acepciones del término: se trata de un producto realmente magnífico, cremoso, duradero y de una gran belleza, posee un nombre mítico que lo liga a la literatura fantástica... y el color, pese a su indudable hermosura, es difícil y propio de la literatura fantástica, es decir, no real... O como opinaba Viviana, otra comentarista: apto solo para teens.

Ingredientes del look

Y por eso he bautizado este maquillaje como "el look del unicornio adolescente": quise al menos crear una armonía de color por lo que he maridado el labial con una sombra de ojos color lavanda: Luna de Pierre René, sedosa, cremosa y metalizada.Se trata de una combinación muy literaria, ya que sus dos protagonistas poseen nombres más que poéticos.

Apliqué Luna por todo el párpado móvil con el dedo índice, y luego la acompañé con la sombra Dune de la misma firma en el lagrimal y la cuenca del ojo. He utilizado la máscara de pestañas Glamour doll de Catrice que cada día me gusta más. Y el colorete elegido fue el Rose Gold de Sleek, un rosa amelocotonado con chispa dorada que aporta luz al conjunto normalizando un poco el resultado.

Photo by Mum
Luz interior

Ya que estamos, os muestro también el conjunto que llevaba hoy: un vestido fresquito que me regaló mi tía Concha el año de la polka, es de H&M. El bolso me lo acaba de regalar ahora mismo la misma tía y es de Misako. Le va como anillo al dedo. Y las sandalias acababa de comprarlas, las estaba estrenando, son de Clarks.

Photo by Mum
Luz natural

No es un look para ir a comprar el pan, pero me he pasado un día entero en Madrid con él: he ido a misa, a la calle Orense con mi madre, a la perfumería Primor sola, al Rodilla y a unos cines con mi madre de nuevo para ver una película encantadora ("Requisitos para ser una persona normal", de Leticia Dolera)..., y nadie se me ha quedado mirando raro.

19 de junio de 2015

Loción limpiadora y Agua de colonia de Mustela: oler a limpio, tener la piel limpia

Mustela ha cambiado mi vida.
Mejor dicho, ha sido una comentarista del blog quien ha cambiado mi vida, enviándome un correo electrónico en el que me recomendaba el agua de colonia Mustela.
Llega el calor y yo solo quiero oler a limpio. Bañarme en litros de una fragancia limpia y suave, como de sábanas de algodón, como de pastilla de jabón radiante. Y eso se consigue invirtiendo en unos quinientos frascos de colonia de bebé, pero no una cualquiera, no: la mejor.

La casa Mustela me trasmite calma, tranquilidad, seguridad. Quizás sea porque suelo encontrar sus productos en la perfumería Nan´Belle de Haro, y siempre que estoy en Haro soy feliz. Soy incluso un poco más feliz que lo acostumbrado, que no es poco.
O no, puede que sea porque las únicas toallitas limpiadoras que hasta ahora me parecían aceptables eran justo las de Mustela, impregnadas en una mítica solución de la marca llamada Physiobebé.

Loción Physiobebé: 10,25 euros por 300 ml/ Agua de colonia: 7,15 euros por 200 ml
(Última foto con fondo de revista Vogue, lo prometo)

El fin de semana pasado en Haro hice cosas "normales": caminar por el campo con mi tía Ana, pedir el pintxo de bacalao marinado en el Café Suizo, rezar en la basílica de La Vega, jugar al móvil con mi primo el del iPhone, inventar un rap que se llama "Yo supuro amor" (si no me muero de la vergüenza antes acabaré subiéndolo a mi olvidado canal de Youtube para deleite y escarnio, que eso es muy sano)..., y bajar a la perfumería en busca de una colonia y un limpiador facial.

Physiobebé es la solución a todas mis plegarias: si las toallitas me gustaban, esto es que me deleita. Una solución líquida pero efectiva que huele a piel recién hecha. Sin siliconas ni parabenos, con un 97% de ingredientes naturales. Es como la loción limpiadora Cetaphil pero menos química y mucho más efectiva. No necesito empapar el tercer disco de algodón. Es un sueño hecho realidad.

La colonia no contiene alcohol, lo cual es bueno y es malo. Es bueno porque te puedes rociar con ella bajo el sol sin ningún peligro, vaporizar la ropa y el pelo sin dejar rastro... Y es malo porque no dura nada, es altamente suspirosa pero tiene un precio como para almacenar frascos en casa y en la oficina, ponerse tibia a flus flus y, por supuesto, vaporizar el pelo y la ropa para que dure un poco más.
El olor es para decir aiiiiins y no parar de decirlo nunca. Como para atiborrar la pantalla con esos emoticonos de ojos en forma de corazón. Y no, no huele a limoncito. Huele a piel recién hecha, a piel limpia, a pompas de jabón.
Huele a amor del bueno.

17 de junio de 2015

Labios lavanda: Airborn unicorn de Lime crime versus Heroine de Mac

En un principio, el color morado para los labios a mí me parecía horrible. Propio de amiga de madre o abuela que da besos pegajosos y perfumadísimos. Propio de señora mayor con medias color carne, sujetador color carne, bolso color carne y labios color carn... morados.
Bueno, pues llegó hace unos años la fiebre del crimen lima, llegó la chica pelirroja y deliciosamente friki (Doe Deere, aunque la he visto con el pelo de todos los colores), me tentó su pasión por los unicornios que comparto, y en el último momento me dejé llevar por la literatura y compré el mítico labial Airborn Unicorn, color... ¿lavanda?

Airborn unicorn de Lime Crime/ Heroine de Mac

Y luego lo volví a hacer.
Porque creí haber perdido este labial tan especial, viajé a Bilbao, en un minuto de descanso entre vigilancia y vigilancia de exámenes me escapé al Corte Inglés, era la época en la que hacía furor el labial Heroine de Mac (de su colección Reel sexy), y me dije, "oye, a lo mejor se parecen".
Nada que ver.
Menos mal que así, when de repente, el pasado fin de semana saqué a pasear un bolso de verano de esos que hacía años que no abría, y en el fondo me aguardaba el unicornio lavanda de Lime Crime.
Así pude calibrar las (numerosas) diferencias:

Arriba, Airborn Unicorn
Abajo, Heroine

Para empezar, el envase.
Ya en su momento mi madre dijo, nada más vislumbrar el unicornio holográfico que lo adornaba, que era lo más cursi que había visto jamás. Yo estimo la opinión de mi madre y la elegancia es un ideal en mi vida, pero es que esta barra de labios en formato bala (lo único que tiene en común con Mac) me lleva a mi infancia, a los pasteles, a las tizas, a los pequeños ponys, sí, al Horror Rosa, pero funciona. Vamos, que dejo lo de ser elegante para otro rato. Me rechifla el packaging de Lime crime y la sobriedad negra de Mac me pone nerviosa.

Luego, la textura.
Los labiales de Lime Crime son cremosísimos. Un paraíso de hidratación. Pero no se derriten en los labios, resisten como indestructibles galos. De verdad, de verdad y de verdad. Me ha pasado con Retrofuturist, mi rojo dulce favorito, y me pasa con este unicornio lila tan tentador. Dejan huella en los vasos de cristal, para qué vamos a engañarnos, y supongo que en la piel o en el impoluto cuello blanco de la camisa de nuestro ser amado también dejaría huella, pero se lo perdono.
Heroine de Mac es igual de duradero, deja la misma escandalosa huella, pero la textura es como un millón de veces más dura. Algunas veces los labiales de Mac me parecen durísimos, y ésta es una de esas ¿raras? ocasiones.

Airborn Unicorn de Lime Crime

En tercer lugar, precio y accesibilidad al producto.
Ambos son productos caros, igual de caros más o menos. Una barra de Mac costaba unos veinte euros la última vez que la adquirí (en navidad, mi adorado melocotón cremoso Ravishin), y una barra de Lime Crime cuesta dieciocho dólares. Mac se puede conseguir en las tiendas Pro (en la calle Fuencarral en Madrid y en Barcelona ignoro la calle), además de una gran selección de centros El Corte Inglés. Lime Crime se consigue on line, en su propia web, en Amazon y en Ebay lo he visto. Creo que se puede adquiriri este famoso color sin problemas, mientras que el Heroine de Mac fue una Edición Limitada, pero luego se quedó en el lineal fijo para deleite de las fetichistas como yo.

Por último, lo que de verdad nos interesa:el tono.
El unicornio lila de Lime crime es suave, dulce  y delicadamente lavanda. Me recuerda a un pastel de moras, a los caramelos madrileños de violetas. Me entusiasma.

Heroine/Impassioned de Mac

En cambio, no me atrevo a utilizar solo el Heroine de Mac, porque es MUY morado y me visualizo a mí misma muy mayor, muy con medias color carne, muy con bolso color carne y muy con labios infinitamente morados. Para poder utilizarlo y gastarlo, emborrono el centro de la boca con Heroine a modo labio mordido sobre una generosa pátina de Impassioned, también de Mac.

Gana por goleada Doe Deere. Hubo una polémica fea con sus pigmentos de la que no sé cómo salió, con acusaciones de plagio de por medio, pero de sus barras de labios nadie dijo nada, y para mí son lo mejorcito de la casa.

12 de junio de 2015

Consejos paternalistas, empoderamiento femenino y el "rouge" de Julianne Moore

En esta vida es imprescindible que te corrijan a veces, cuando "toca". Yo tengo a mi alrededor una docena de personas que siempre me dicen la verdad: mis padres, que porque me quieren mucho me exigen aún más; mi confesor, que tampoco se queda callado, mis amigos poetas cuando les pido que me corrijan un nuevo libro... y una serie de anónimos que con mejor o peor intención, con mayor o menor acierto, me aconsejan.

A raíz del último, que "por mi bien" me  aconsejaba cambiar de zapatos, bolsos y lencería, y a raíz de la respuesta que obtuvo de otros lectores del blog, he estado reflexionando acerca del paternalismo más o menos bienintencionado. Muchos de estos comentarios me han hecho bien, otros me han resbalado y algunos me incomodan: ¿soy rara? Ahora veo que no. Publicarlos los publico, porque no llegan a insultar y porque no me gusta la censura, pero respondo como creo conveniente.

El look Blancanieves
Rojos puros de L'Oreal París tono Julianne Moore

Y ahora recuerdo un anonimo maternal que me dijo  (porque yo le di pie, vamos a ser sinceros), que los tonos rojos en la boca me daban un aspecto de niña disfrazada muy raro. Y yo guardé en el cajón de mi tocador el Rojo Puro Julianne Moore a pesar de lo mucho que me chiflaba su color rojo neón, alegre y con un punto rosado.
Bueno, pues se acabó. Con el buen tiempo he cambiado de idea: adoro el rouge, me da vida y me  hace sentir poderosa, con ese poder que nace de la luz y la alegría.

En este nuevo look Blancanieves (con fondo de árboles como de cuento) no he usado casi colorete, una pizca de polvos de chocolate de Bourjois, he manchado el párpado con una sombra color melocotón brillante de Wet'n wild  "y nada más "... y he cedido todo el protagonismo a este rouge mate pero sedoso, frío pero dulce a la vez, con un punto frambuesa que le da aspecto de golosina vintage.
Me aguantó media hora de elíptica  a nivel seis (había desmaquillado todo el rostro menos los labios, pues quería hacer la prueba), y la monitora que entró cuando yo terminaba me dijo de forma espontánea: ¡qué guapa!
Eso fue ayer, y desde entonces otras dos personas me han dicho que les gusta cómo me queda. Pero sobre todo, le gusta a la persona con la que tengo que dormir cada noche: ¡yo misma!

11 de junio de 2015

Seis meses sin ir al peluquero: Agua de lluvia de Secretos del Agua

Señoras y señores, llevo seis meses sin pisar la peluquería.
Las causas son principalmente dos: falta de tiempo y falta de dinero, aunque no suelen darse a la vez. Digamos que cuando dispongo de una mañana de sábado para entregarme a los efluvios de un salón no me viene bien desprenderme de cincuenta euros, y cuando tengo el billete saltando en la cartera dispuesto a convertirse en un nuevo look, no puedo gastar una mañana entera en dar otro paso hacia el pelirrojismo.
Así que he vuelto a las tijeras de mi madre..., y a mi color natural de cabello.

Mi pelo a la luz del sol 

Dicho color ahora mismo es un tono miel dorada, un rubio oscuro de base clara con algún subtono cobrizo que aún perdura, pero poco. He descubierto que es un color que me gusta, y que con la ausencia de mechas el pelo gana en fuerza lo que pierde en brillo.
De vez en cuando acudo a mamá o a mi tía C., ambas auténticas artistas del corte: les pido sanear las puntas y mantener el flequillo, porque como dije me gustan las melenas largas y quiero tener una... Y, eso sí: utilizo buenos productos en casa.
Buenos productos para mí son: un champú ligero sin siliconas que no apelmace, y un acondicionador sin siliconas que hidrate y evite la electricidad.

Agua de lluvia de Secretos del Agua 

Durante mucho tiempo usé el champú Soufflé d' Or de Mythic oil (L' Oreal professional), que a día de hoy es mi favorito por lo bien que limpia y por lo suelto y brillante que deja el pelo, pero he querido probar otro producto: Free from frizz se vende en Bodybel por unos siete euros, aunque afortunadamente yo lo compré con un bono y me salió por sólo cuatro y pico, ya que no me gusta nada: lo único bueno es su aroma, huele deliciosamente a chuches de sandía. Lo malo es lo demás: engrasa el pelo y no acaba del todo con la electricidad.

Lo que realmente ha transformado mi pelo es este acondicionador natural: le debía a Madia Leva una review de la mítica Agua de lluvia de Secretos del Agua. No me voy a detener a explicar qué es el agua biopolar porque no soy química y a lo peor meto la pata: el producto en sí es blanco, suavísimo y casi líquido. No huele a casi nada porque es muy natural. Posee gran cantidad de agua (biopolar, ya digo), por lo que hay que escurrir muy bien la melena húmeda antes de aplicarlo. Y no es un producto barato, cuesta unos veinte euros pero puede durar un año entero.
He notado un antes y un después con esta preciosa botella blanca: hablo de un pelo que brilla sin necesidad de tintes. Hablo de suavidad, increíble suavidad. Y  puede usarse también como producto de acabado, depositando un guisante en las puntas y peinando luego con un peine de carey. ¡Y adiós al pelo pollo por siempre jamás!

9 de junio de 2015

Outfit & dieta creativa: vestidos ceñidos, sándwiches veganos y red smoothies

Llega el verano y lo que más, más ilusión me puede hacer, ¿lo adivináis...?, sí, ¡es sacar mis antiguos vestidos del armario y probar fortuna!
Éste es un mini vestido bastante entallado que me compré hace muchos, muchos años en el C&A del centro de Sevilla: recuerdo cómo entonces aún estaba mal visto comprar ropa allí y cada vez que mi madre y yo emprendíamos una excursión a sus probadores me sentía en clandestinidad: mis amigas pijas lo tildaban de cani, para mis amigas hippies resultaba muy comercial aún... Ahora tiene otro nombre y una imagen más a la moda y me parece que ya no es una tienda proscrita. Ésta fue una de mis últimas compras allí, de adolescente, y llevaba casi una década sin usarlo por ser demasiado ceñido.

Look blanco, negro y rosa

Pero una de las cosas que he descubierto es que cuando empiezas a tener cintura y una silueta guitarra en vez de botijo (últimamente estoy perdiendo más volumen que peso), la ropa algo ajustada comienza a favorecer. Lo que más me gusta del vestido es que luego es evasé y asimétrico, y sus juegos geométricos en blanco y negro, con cierto toque a lo animal print.
Lo combiné con leggins negros y con un dueto de complementos que me apasiona: unos zapatos de C Doux color batido de fresa que me compré en Zarauz el último verano que pasé con mi abuela Cecilia, y un bolso de la marca Sun´N Sand de bandolera y de tela estampada como las tapicerías inglesas, con rosas en tonos pastel, que era de mi madre y acabo de heredar.
En la cara llevo dos productos que dan mucha luz: los maravillosos polvos de chocolate de Bourjois especial mejillas, que aportan un halo cobrizo sublime, y el gloss de larga duración Tasmania de nars, un rosa bebé con subtonos melocotón que brilla como ninguno.

Sándwich vegano del Delicias 

La foto me la hicieron en el Delicias, una cafetería de Logroño que me entusiasma porque está situada en pleno parque del Espolón y tiene una terraza deliciosa. Antes tenía una barra bastante normalita a base de fritos (aquí manda la gamba gabardina) y alguna exquisitez como el pintxo de foie fresco que en mi otra vida solía pedir de vez en cuando, aunque prefería el del bar Donosti en plena calle Laurel maridado con pétalos de violeta caramelizada...
El caso es que han renovado toda la carta y ahora ofrecen cosas muy ricas y saludables, y la más rica y más saludable de todas es este sándwich vegano que cuesta cuatro euros y medio, se sirve templado y constituye una comida muy sabrosa y razonable porque aporta hidratos gracias al pan integral, no aporta grasas ya que carece de salsas y mayonesas y el pan no ha sido tostado con mantequilla, cosa que en muchas cafeterías hacen, y el relleno es pura verdura:

- Calabacín laminado a la plancha
- Trigueros a la plancha
- Pimientos rojos asados
- Lechuga, y
- Cebolla caramelizada.

Os juro que se me caen las lágrimas de pura delicia cuando hinco el diente.

Red Smoothie By Adaldrida

Y después de reseñar un descubrimiento gastronómico fuera de casa... paso a relataros mi última aventura entre fogones: he decidido crear un batido de verduras variando un poco el color, porque ya las espinacas, lechugas y cogollos de Tudela me salían por las orejas y hay que variar.
Este combinado que parece un Bloody Mary posee:

- 1 tomate rojo grande, de buena calidad.
- 4 fresones grandes
- 1/2 cucharadita de azúcar moreno (esto último lo he quitado en versiones posteriores y no ha pasado nada, pero es moreno y muy poca cantidad.)

Con estas medidas salen dos vasos altos, y sólo con pelar, trocear y utilizar batidora queda esta textura espumosa tan apetecible. Sabe a vitaminas, a vida, a campo: es algo ácido pero buenísimo y muy fresco. Quiero mezclarlo con zanahoria, quiero mezclarlo con manzana, hacer mil variantes y una, ya se sabe: to be continued, ¡siempre to be continued!

P.S.: Por cierto, hoy es el cumple de mi primo el del iPhone, le hago un homenaje aquí.

7 de junio de 2015

La transgresión creadora: labial Latte de Lush en los párpados... y Aquaphor en las cejas

Como profesora de Didáctica de la Literatura, me fascina el concepto de Transgresión creadora que acuñó Gianni Rodari y que nada tiene que ver con rudas rebeldías políticas sino con ejercer el derecho a la imaginación, a la fantasía, que según Tolkien calmaba nuestro legítimo derecho a ser felices.
Trasgredir en literatura infantil es inventar, soñar, crear nuevos personajes o nuevos finales a nuestros cuentos favoritos, como propuso Rodari en su Gramática de la fantasía (aquí lo tenéis en pdf)..., y en cosmética consiste en usar barras de labios en las mejillas y sombras irisadas en el arco de Cupido. Y ayer cometí un acto puro de transgresión creadora..., aplicada al maquillaje.

Latte de Lush: 8,95 euros

El pasado fin de semana estuve en Madrid: quería visitar la Feria del Libro y gozar de una reunión de Blogueras por el mundo..., que comenzó en Lush. Con Subflava entré primero en Callao y luego en Fuencarral. Íbamos buscando una mascarilla fresca que quería ella. Si en nuestra primera parada me contuve, durante la segunda recordé que necesitaba un exfoliante labial, y que en esa materia Lush merece Matrícula de Honor. Y esa fue mi perdición, ya que al lado de los tarritos de azúcar para labios había latas de pigmento labial,¡de colores muy tentadores!

Latte es un pigmento cremoso de un tono bronce dulce. Desde Lush lo definen como bronce brillante, yo más bien lo llamaría goloso y metálico. Nada más abrir la lata pensé que llevaría kilos de manteca de caco en su fórmula, pues el olor que desprende es adictivo. Luego he visto que no: lo que huele tan bien es el absoluto de vainilla mezclado con azúcar glass y café liofilizado. También contiene cera japonesa. Y, por supuesto, colorantes y aroma: lo cortés no quita lo valiente.
A pesar de tratarse de un formato en crema, posee un acabado metalizado y ligeramente empolvado, por lo que se me ocurrió en el último momento que sería una preciosa sombra de ojos también.

Look de mañana para la oficina 

La pre base aquí es paso imprescindible: utilicé la de la marca Urban Decay en el tono Sin, que por cierto he terminado. Encima apliqué a toques diminutos con el dedo meñique el color de Lush: en un primer momento, al ir a trabajar, me bastó con esto y con una pasada de máscara de pestañas Maybelline para crear una mirada muy limpia. Por la tarde decidí iluminar el lagrimal con la sombra Dune de Pierre René, y sobre todo depilar y fijar las cejas; y aquí entra en la danza el tubito americano de Aquaphor.

Aquaphor

Después de nuestra visita a Lush y a Hema (de esto último haré una crónica merecida), terminamos en un chino cercano a Quevedo, y allí se nos juntó Tita Hellen, que nada más verme sacó del bolso un encargo que yo le había hecho: un bote hermoso de Aquaphor que un amigo suyo compró en un "drugstore" de los Eh Eh Uh Uh.
Aquaphor es una pomada tipo Biopel u ocho horas de Elizabeth Arden, es decir, a base de parafina pero con resultados cuasi milagrosos, pero para mi gusto es muchísimo mejor que éstas porque: A) no huele a nada, y B) contiene bisabolol, principio activo de la camomila, ultra calmante. El tubo de cincuenta gramos me costó seis euros.

Yo ya usaba el Aquaphor para:
- Calmar rozaduras y eccemas corporales
- Hidratar codos
- Hidratar labios
Y como excelente contorno de ojos, pero me faltaba el último y genial uso:


Look bronce de tarde

Al hacerme la foto por la mañana, antes de entrar en el trabajo, noté lo salvajes que tenía las cejas (el flequillo bienhechor las oculta), por lo que ayer en mi casa me armé con mis pinzas de Montbleu y depilé al menos lo grueso. Por supuesto, terminé con el párpado rojo e hinchado... menos mal que no tengo que depilar ninguna otra zona de mi cuerpo, con las cejas ya tengo infierno suficiente.
El caso es que decidí usar Aquaphor para calmar la rojez, que bajó en cuestión de segundos, y ya que estaba... me dije ¿por qué no fijo las cejas con esta pomadita?

Look bronce (ojos cerrados)

Sólo dos palabras: ¡¡¡Me rechifla!!! Las fotos fueron realizadas justo después de depilarme: no se ve ni un átomo de irritación ni de inflamación en la zona, y las cejas me duraron en su sitio toda la tarde y noche, con un plus de hidratación que les impide acartonarse...
Añadí sombra Dune de Pierre René en el lagrimal, color latte en los labios por supuesto, y polvos de sol de chocolate especial mejillas de Bourjois debao de los pómulos.

¡¡¡Larga vida a la transgresión cosmética!!!

5 de junio de 2015

Ojos azul piscina y labios acuáticos con Lola Make Up by Persé

Ojos azul piscina y labios acuáticos: ésta suele ser mi apuesta en maquillaje cuando llegan los días de calor. Podéis imaginar mi sorpresa y alegría al recibir un coqueto paquetito desde Lola Make Up  que contenía justo los dos ingredientes de mi cóctel cosmético veraniego:

Lola Make Up para este verano

Los productos labiales son junto al rubor el punto fuerte de esta firma, a mi parecer. ¿Quién no recuerda ese vibrante y lacado gloss color naranja vitamina que nos encandiló hará ya unos añitos y que ahora que vuelven los labios cítricos me vendría tannnn bien?

Gloss 

El gloss Ultra brillante volumen número seis viene presentado en un tubito de plástico duro y translúcido, con aplicador biselado, algo que no me emociona porque prefiero el pincel que resulta más preciso. En una primera impresión  te parece que el color va a resbalar en la superficie de tus labios, porque la sensación es acuosa, no pegajosa, pero luego te sorprendes al ver tu sonrisa brillar con una pintura relativamente duradera. Al menos un par de horas me ha aguantado, aunque la permanencia no es su objetivo y sí lo son el brillo extremo y el volumen óptico que aportan a tu sonrisa.

Número 006 

El número seis es un rosa delicado pero optimista, de base azul y sin embargo equilibrada, y de acabado sólido. No es nada pesado, se lleva con facilidad y mi único problema reside en dosificar la cantidad de producto, porque este aplicador aparentemente sencillo se ríe en secreto de mí.

Lápiz de ojos Jewel  

El lápiz pertenece a la colección "Light fantastic", se llama  "joya" (Jewel) y es un turquesa radiante, soleado, un tono poderoso y optimista, naïf y seductor..., de ésos que a mí me gusta usar para inundar el párpado inferior, a ras de pestañas.

El look del verano

Se puede utilizar de noche con negros o azules marinos..., pero también es válido para alegrar la mañana de un miércoles cualquiera, dejando casi limpio el párpado móvil: en este look cotidiano lo combino con la también radiante sombra de ojos Dune de Pierre René, rimmel Colossal Go extreme Waterproof de Maybelline (mi favorito), y colorete Luster de Nars, por supuesto.

El look del verano 


He estrenado este precioso delineador en un día de altas temperaturas y mucha humedad, y debo decir que si perfilas por fuera, esa línea sí se termina emborronando con el paso de las horas..., pero en cambio la línea de agua resiste, ahora y siempre, al invasor.

3 de junio de 2015

La hora del té con fresas, (I). En caliente: Teterimundi, La tacita de té y Mercadona

Voy a hablar de mi experiencia con el té partiendo de una premisa:
Yo consumo tés saborizados, las "mezclas" que tan de moda están y que a la vez tanto denostan los puristas... Y es que el té por el té aún me deja fría, no he alcanzado esa cumbre de la mística que rodea este mundo: yo bebo té por llenar el estómago entre horas con algo sano, lo acompaño con fruta según temporada, y que sepa "rico" sin necesidad de endulzar es para mí todavía condición sine qua non.

La hora del té con fresas 

Existen dos grandes tendencias en cuanto a estilos de vida que hoy inundan no sólo la blogosfera sino toda nuestra cultura pop: de un lado estaría la vida-sana-barra-ecológica, la línea "Healthy", y del otro tendríamos una repentina pasión por la repostería "mona" de  inspiración norteamericana: la línea "Cupcake". Y curiosamente estos dos polos casi opuestos a veces se unen en el mundo de las infusiones.
Seamos serios: no tiene mucho sentido juntar un té rojo que se supone que depura el organismo con un osito de gominola, por eso me disgusta la química dulce en el té, pero no hay nada malo en adornar un poco con cacao, vainilla o frutas deshidratadas.

Té negro chocolate Mercadona 

Dejando esto claro, voy a describir los tés e infusiones que más me han gustado durante estos meses. Siento no poder hablaros de precios, soy un desastre para recordarlos, pero ninguno es como para dejar a nadie en la indigencia.

El primero que descubrí es el té negro chocolate de Mercadona: para estar hablando de una gran superficie, es un té a granel elegante y muy bueno. Sobre una base de té negro, el que más teína posee y por eso perfecto para saborear por la mañana, contiene canela, coco y sólo un tres coma seis por ciento de cacao, pero huele como una reconfortante taza de chocolate. Aporta sensación de satisfacción, estómago lleno sin pesadez, calienta el ánimo y me encanta, sin más.

Un par de meses después de descubrirlo fui con Subflava y La Tía Maruja a Teterimundi, la Meca del té, y compré una mezcla llamada Pesadilla antes de Navidad que sabe a Mazapán y que tiene un único  "pero": sólo se comercializa en diciembre. Me temo que esta riquísima bebida sí incluye trocitos de merengue además de té negro, cardamomo, canela y clavo, pero eso es pecata minuta cuando pienso que me ayudó a cumplir mi propósito de no probar ni un trozo de turrón en todas las fiestas: tras cada gran cena o comida me bebía una taza, a veces infusionada en leche descremada, y me sentía dulcemente feliz.

Té verde Champán con fresas de La tacita de té 

A la vuelta de Reyes, mi amiga y compañera de trabajo Myriam Ferreira me ofreció probar el té verde fresa y nata de la marca Baque, un reciente regalo. Fue mi primera experiencia con el té verde y noté sus efectos desde el principio: mi piel mejoró y eliminé líquidos con muchísima más facilidad.
Para no dejar sin té a la pobre Myriam decidí buscar mi propia versión, y gracias a mi también amiga y compañera de trabajo Camino di con La tacita de té en Logroño, una tienda encantadora y encantada. El té verde Champán con fresas tiene el sabor ligero y herbal de este tipo de té  y un intenso toque a fresa ácida con una nota dulce al comienzo y otra muy picante al final que recuerda al champagne. Es un té altamente aromático.

Té verde de almendras 

En mi última visita a la tienda compré mi primer té frío, el magnífico té verde exclusivo al que dedicar post en exclusiva, y un reconfortante té verde de almendra que me recordó intensamente al Pesadilla... de Teterimundi pero con las propiedades del té verde y durante todo el año. Lleva canela y almendra y huele y sabe a Mazapán sin tener azúcar en su composición. Si venís a La Rioja, no dudéis ni un segundo en pasar por la calle Hermanos Moroy de Logroño para haceros con este tesorito.

Rooibos Strudel de Teterimundi 

Y éste es mi último hallazgo: necesitaba algo para beber por la noche cuando me asalta la tentación, y  Subflava me recomendó el rooibos Strudel de Teterimundi. Contiene la famosa planta africana, manzana, uvas y almendra... Huele y sabe a pastel de manzana sin aportar apenas calorías, y ayuda a conciliar el sueño.

Dulce fin de jornada 

Ahora que llega el verano, me he comprado una taza con tapa y con pajita en Natura, deliciosamente retro y a la moda, y un par de tés para preparar con hielo: to be continued...

1 de junio de 2015

"Silver lake" de Wet'n wild: look verde para Tita Hellen y uñas dulces en homenaje a Cath Kidston

En mi fascinante y veloz periplo por Madrid, gasté la mañana en el Corte Inglés de Callao, donde me compré un neceser de Cath Kidston, y en la perfumería Primor donde me compré, entre otras cosas, un esmalte de uñas de la marca Wet'n wild. Cuál fue mi sorpresa al llegar a casa y ver que sus colores eran idénticos:

Delicadeza azul 

Efectivamente, se trata de uno de mis tonos preferidos: "Wear skinny jeans" lo han bautizado desde la firma de maquillaje; un azul a caballo entre el dénim lavado y el lavanda pastel.
Fue verlos juntos, neceser y esmalte, y pensar... qué bien casaría este nuevo tono con el "Hope for love" de Essence. ¿Y si me atreviera con unos polka dots?

Manicura en homenaje a Cath Kidston 

Para mí, lo que define el estilo de  Cath Kidston no es su marcado sabor brittish o el toque ligeramente naïf que posee, ni siquiera el precio algo elevado: es la creación de un mundo, sello identitario que define a un artista, y en este caso lo que distingue el mundo Cath Kidston de otros mundos es la delicadeza y la ternura, dos cualidades que ya saben que me desarman. Por eso le dedico mi primera manicura decente...

Aquí tienen mi primer intento serio de nail art: por usar he usado incluso un punzón de Claire's y un producto de acabado: Strong mails de Kiko, por recomendación de una comentarista.

Ingredientes de la manicura 

Del punzón hablaré en un futuro próximo: el Strong mails me está gustando muchísimo porque se nota que fortalece la uña y porque aunque no sea su cometido sella el esmalte y aporta un brillo realmente precioso.

Detalle de la manicura 
La manicura completa 

"Wear skinny jeans" pertenece a la vitalista colección de primavera de Wet'n wild, llamada "Silver lake". Esta edición limitada consta de cinco lacas de uñas en tonos pastel y cuatro paletitas de sombras de ojos a todo color. Por cinco euros con noventa y nueve céntimos (las lacas costaban 2,99), me llevé la paleta California Roll, una mezcla de tonos claros, corales y verdes impresionante por la alegría que desprende.

california Roll de Wet'n wild 

Sobre todo me cautivó el verde claro: de base mate y surcado por mil diminutos tropezones de glitter, este color me recordó la Tierra Media, las películas irlandesas, los poemas épicos, por lo que para visitar la Feria del libro y pasar luego una inolvidable velada con Subflava y Tita Hellen, decidí estrenarla.

Look para Tita Hellen 
Look para Tita Hellen 

Pido disculpas porque los cortes de color no están trabajados: no tengo pinceles en Madrid, llevaba prisa y lo apliqué todo con los dedos. Usé la sombra más clara para iluminar el lagrimal, la sombra color piel brillante por todo el párpado móvil para unificarlo, la sombra verde en la esquina interna y la coral clara en la externa. En las mejillas llevo el colorete Rose Gold de Sleek, y en los labios, el Plumberry de Milani que tan gentilmente me regaló Mareas.

Le dedico el look a Elena, que nada más verme dijo: me chifla ese verde. Y realmente es el verde optimista que llevaba largo tiempo buscando: me lleva de la mano a los hayedos de Maestu.