31 de octubre de 2015

Yo me maquillo para verme... ¡fea! (Halloween con Kryolan y Too Faced)

Halloween es un momento ideal para responder a todos los Jpelirrojos del mundo unidos que una mujer no se maquilla por adicción ni por sumisión sino... ¡por pura diversión!

Un rostro pálido tras la ventana...

No quiero darle más cabida a una polémica que nació con un tweet mal escrito (incoherencia no sólo en el contenido sino en la sintaxis), así que paso a describir el look.
Halloween no es una fiesta que me emocione: no la voy a tildar de estranjera porque eso rebajaría mi derecho a beber Coca Cola, por poner un ejemplo entre muchos, pero siempre he celebrado Todos los Santos y para mí esta fiesta posee hondas raíces cristianas. Sin embargo, Chesterton diría que religión y diversión no son incompatibles, es más se completan... Y en esta ocasión Halloween me ha servido para experimentar con el maquillaje divirtiéndome como propugna François Nars.

Kryolan +Too Faced 

Últimamente la saudade me ha rondado porque varias personas fantásticas se marchan  de mi oficina, y aunque sé que es tonto sufrir por algo así, es el precio que tengo que pagar por ir feliz al trabajo cada lunes. Así que reuní dos productos de Kryolan y la preciosa (y en esta ocasión, terrorífica) sombra Label whore de Too Faced, y ¡me lo pasé pipa!

Dando mieditoooor 

Apliqué por toda la cara supracolor blanco de Kryolan con la brocha dúofibra de Real Techniques, para luego pintar ojeras y contornear con la sombra. Al poseer tonos marrones, azules y rojizos resulta perfecta. Por último, con un pincel de delinear y sombra mate rojísima de Kryolan, maquillé la línea de agua y tracé pequeños surcos en los ojos y la boca, emborronando y mezclando con toques de la sombra de Too faced en aleta de la nariz y boca.

Y éste es el resultado 
Aaaaarg 
Qué bonito...

Lo que me gusta de los productos de Kryolan es que voy a poder darles uso en mi vida cotidiana: la sombra roja se parece mucho al colorete Bite of an Apple de Mac, y difuminado aportará un efecto sano precioso, ¡y el graso blanco me va a ayudar a rebajar el tono de mis bases de maquillaje veraniegas!

29 de octubre de 2015

El color Marsala: barra de labios cremosa #19 Deliplús, sombras H&M Beauty... y mucho, mucho viento

Otoño en Logroño adquiere la tonalidad que Pantone ha designado como color del año 2015: ¡Marsala!

Final de Gran vía de Logroño- foto mía

Marsala es un vino de una región italiana (concretamente, la región de Marsala XD.) Es decir que el color Marsala es una tonalidad vino, por lo que también podríamos llamar a este rico tono "color Rioja", ¿o no?
Pero el Marsala no es sólo granate sino que tiene sus propias peculiaridades, que consisten en un ligero matiz cobrizo o rojo ladrillo, por lo que hoy al caminar por mi ciudad (en dirección al Mercadona, todo sea dicho), he levantado la vista y deteniéndome en estos maravillosos árboles otoñales he pensado en realizar un look de otoño, rojizo, granate, cobrizo: en definitiva, marsala.

Deliplús y H&M Beauty para recrear el otoño

¿Y qué mejor manera de emular el otoño riojano que poner a prueba una barra de labios de Mercadona, comprada justo después de contemplar tal belleza, y dos sombritas de H&M Beauty que llevaban ya un tiempo prudencial aguardando en mi tocador su particular "levántate y anda"? Las sombras son "Triple raspberry", un tono ciruela metálico precioso, y "Ginger snap", un cobre con poderoso matiz naranja y subtono dorado. Ambos son tonos sólidos,sin partículas brillantes pero con acabado metalizado, de textura sedosa y duradera, y ambos son otoñales a más no poder. Os recuerdo que estas joyitas cuestan cinco euros con noventa y nueve céntimos cada una, y que las adquirí en mi segunda visita al nuevo rincón de maquillaje de H&M, que no será la última.

Marsala en mis ojos


Cada vez me gusta más maquillar mis párpados con juegos de sombras, porque antes no sabía difuminar bien los cortes y ahora comienzo a integrar los colores de forma al menos decente. He llegado a la conclusión de que la clave está en elegir una gama armoniosa de tonos y en usar un pincel limpio para trabajar una vez aplicados todos los ingredientes. Sí, ya sé que suena a que he descubierto el mediterráneo, pero a mí me funciona.

...Y justo, cuando iba a fotografiar el look completo, con la barra de labios Cremosa #19 de Deliplús, ¡se desató un vendaval!


¡¡¡Que se me lleva el viento!!!

Apliqué "Ginger Snap" por todo el párpado móvil, y "Triple Raspberry" en la esquina externa del ojo y en la cuenca del párpado, todo ello acompañado por un rouge cálido, apagado y dulce como se puede ver no en esta foto, no..., sino en la siguiente: al final se detuvo un poco el ciclón y pude disparar una fotografía "seria", aunque el viento me había regalado un flequillo liso y grunge que después de todo hasta me llega a gustar...

Look Marsala... con mucho viento

La barra de labios cremosa es, para mi gusto, lo mejorcito que tiene la perfumería del Mercadona, junto a las toallitas desmaquillantes, la línea Gold 24K y la colonia Monogotas de melón. Por cuatro euros y medio, promete confort, alta pigmentación y colores maravillosos. Y de rabiosa actualidad... ¡como el color Marsala Rioja!

27 de octubre de 2015

Velvet Touch #2 de Kiko, ¿un clon del múltiple Orgasm de Nars?

Hoy os ofrezco el desenlace del enigma que planteé ayer.
El rubor que ha coloreado mis mejillas durante el pasado fin de semana es el Velvet Touch número dos de Kiko, el que desde bitácoras y revistas suena como un posible clon del afamado múltiple Orgasm de Nars. Tenía ganas de comprobarlo con mis propios ojos, porque desde hace tiempo me atrae irremediablemente el tono Orgasm, que nunca he comprado por considerar su nombre algo sonrojante, pero dada la escalada de nombres impúdicos que ha emprendido la publicidad cosmética, fabricar un colorete que supuestamente recrea el tono de las mejillas de una dama en su momento de mayor pasión carnal me parece hasta bucólico.

Velvet Touch #2 de Kiko: 7,95 euros

Los "múltiples" de Kiko son barritas estilizadas de sobrio empaque negro que esconden un rubor en crema con acabado de polvo, de tacto aterciopelado y pigmento muy duradero. El número dos es un rosa amelocotonado con una ligera chispa dorada integrada en el producto, aunque muy , muy sutil.
Desde que lo viera en un vídeo de Sara de Make Up Te, quería probarlo, y en una reciente visita relámpago a Madrid lo adquirí en Fuencarral, junto con dos bálsamos de la firma Crazy Rumors que conseguí en la perfumería Primor que han abierto en esta calle mítica.

Añadir leyenda

Ardía en deseos de probar estas barritas pero a la vez tenía mis reticencias: al fin y al cabo, no pueden ser lo mismo un producto que cuesta ocho euros y otro que cuesta cuarenta: yo sé que la versión de lujo de Nars no provoca grasa ni reacción en mis mejillas, porque poseo el South beach que me trajo mi amigo Pablo de su viaje de novios a Nueva York, y nunca me ha dado un problema..., pero en cambio no sabía cómo iba a evolucionar la versión de Kiko en mi piel. Así que estuve probándola en mis pómulos durante toda una semana. He cuidado y limpiado bastante mi cutis en estos días,en previsión de lo que pudiera ocurrir, pero a pesar de todo, puedo confirmar que el velvet Touch de Kiko no engrasa ni irrita la tez.
Pasamos entonces al quid de la cuestión: ¿realmente se parece al Orgasm de Nars?

Swatches comparativos

Para comprobarlo, fui a Sephora y probé el colorete y el múltiple Orgasm de Nars en el dorso de la mano, junto al múltiple de Kiko. Y se parecen mucho, mucho y mucho. El tono de Kiko es más suave y carece (casi) de ese brillo dorado. Al ser cremoso se integra muy bien en las mejillas, como advirtió una comentarista, y al ser aterciopelado no genera brillos extraños en la piel.
El resultado es un rubor rosado pálido con un matiz melocotón que parece nacer "de dentro de la mejilla", aportando así un aspecto del todo natural... aunque echo un poco en falta el glitter dorado de la versión de Nars. Kiko tiene un ligero punto dorado pero en realidad para todos los efectos queda casi mate, aunque con la jugosidad propia de los formatos cremosos.

Así queda en la piel 


Concluyendo: ¿es el Velvet Touch #2 de Kiko un clon del Múltiple Orgasm de Nars? Yo diría que sí. ¿Merece la pena su compra? Definitivamente, sí.

26 de octubre de 2015

Tres planes distintos y un único maquillaje verdadero: paleta "All about Bronze" de Essence


Durante el fin de semana, si no estoy de viaje suelo disfrutar de la compañía de mi familia en casa de mi abuela: veladas de siesta, película y manta, paseo al anochecer, quizás cine o teatro, misa y vermú los domingos..., pero todo en familia.
Sin embargo, casi toda mi familia ha viajado en estos días por un asunto... familiar, así que decidí llenar mi sábado y mi domingo, en principio solitarios, de gentes y de planes con un mismo denominador común: un maquillaje en tonos miel y humo realizado con la paleta "All about Bronze" de Essence.

Hamburguesa vegetariana y revista para empezar

Todo comenzó el viernes a medio día, cuando organicé una comida en la terraza "sólo para mí", tranquila, leyendo la revista In Style del mes de noviembre y saboreando una típica hamburguesa... vegetariana, de las que he descubierto en CataNatura. Ésta contiene copos de espelta y harina de avena como aglutinante, y calabaza, cebolla, zanahoria y algas wakame como aderezo. Acompañada de un bollito integral, pepinillos y mostaza parece sacada del más sofisticado búrguer de una gran ciudad.

El sábado por la mañana me quedé en casa leyendo, y al mediodía quedé con mi amiga Anita y su novio a comer el delicioso sándwich vegano del bar Delicias. Luego fuimos a la inauguración de una sublime tienda friki llamada La frikilería (donde tarde o temprano el anillo de Galadriel, Nenya, será mío, mi tesoooro), y terminamos merendando en la cafetería Faborit. Yo pedí un alegre zumo natural de naranja y piña, y mis amigos se perdieron en esta monstruosa fuente de placer:

... Vayyaaaa

Terminé la tarde en solitario vagabundeando por la feria del libro antiguo..., y luego en mi casa escuchando el magnífico concierto Por ellas de Cadena Cien, a beneficio de la Asociación Española Contra el Cáncer. Vibré con Los Secretos, Maldita Nerea y Carlos Baute mientras leía en la cama..., pero no estuve sola en absoluto, porque desde la otra punta del país mi amiga Merl me bombardeaba el wasap pidiéndome consejos de maquillaje. Estaba en un centro comercial y deseaba comprar una base líquida sin siliconas, que cubriera y que no se notara: vamos, casi nada. La dirigí mediante mensajes de texto y audio a la zona de parafarmacia, y...

Alegre conversación sobre tonos de maquillaje
Acabó comprando la base que yo frecuento, Toleriane Teint Fluido, sólo que en un tono más oscuro.
Y en la mañana de domingo, quedé con mi amiga Cris para pasear por el Parque del Ebro y para asistir a la marcha por la Vida en el espolón, que gracias a Dios no convocaba HazteOír (plataforma que me ofende hasta el punto de no acudir a lo que convoca aunque supuestamente persiga los mismos fines que yo), sino una asociación riojana llamada Criame que ayuda eficazmente a las mujeres embarazadas, escucha y no juzga aunque obviamente intenta disuadir de abortar a las mujeres que acuden a ella.

Tosta de espinacas al huevo

Acto seguido comí en casa de mi tía Pilar, un plato que cocinamos entre ambas y que consiste en unas espinacas frescas rehogadas en aceite de oliva, con un huevo revuelto y roto y sobre unas rebanaditas  de pan integral recién tostado.Terminamos en su sofá, con mantita, viendo la película "Ejecutiva en apuros" con Renée Zellweger. A gusto.

Para todos estos planes me maquillé con mi base de maquillaje Toleriane Teint Fluído de LRP (consejos vendo que para mí SÍ tengo), un colorete del que os hablaré pronto, dos capas de rímel Volume 1 second Waterproof de Bourjois + una capa de rímel They´re real de Benefit en las puntas (¿se nota que estoy cansada de que mis pestañas rubias no se vean densas y negras?), labial All about Cupcake de Essence y... una sola paleta: la protagonista del post, la "All about Bronze" de la nueva generación de paletas de esa misma firma.

La paletita en cuestión

Por cuatro euros con noventa y cinco céntimos, hallamos una armonía de ocho tonos sedosos, pigmentados y brillantes, con un resplandor exento de purpurinas. Las tonalidades van desde una sombra luz rosada, otra blanquecina (la única que no me acaba de convencer), dos dorados espectaculares, dos tonos rosa-miel y dos colores topo que me rechiflan. Tenéis reseña y muestras en mi nuevo vídeo de YouTube:



En el look de hoy utilizo primer de Urban Decay, ése que olvidé reseñar en el vídeo; el tono dorado cálido en todo el párpado móvil y el frío en el primer tercio del párpado, la sombra luz rosada en el lagrimal y bajo la ceja, y haciendo transición en la cuenca, y el tono topo más gris en la esquina externa del párpado.

Look dorado de fin de semana
Me ha robado el alma esta sinfonía de colores cálidos y luminosos. Del día a la noche, de un paseo por el parque a un concierto nocturno (en casa y en pijama, pero eso no tiene por qué saberlo nadie, ¿verdad?), la veo versátil y brillante, justo lo que mis ojos necesitaban.

23 de octubre de 2015

Por menos de cinco euros: esmaltes de H&M Beauty, bonitos, baratos, ¡y muy buenos!

Desde hace años vivo una apasionada historia de amor-odio con mis uñas.
Me gusta verlas bien, pero soy incapaz de cuidarlas como debo. Siento pánico al retirar sus cutículas, me da una grima insuperable limar y pulir su superficie... Y nunca, nunca consigo maquillarlas de un modo decente: de pequeña tuve problemas de motricidad y me suspendieron Plástica porque me salia de los bordes al dibujar, y con la aplicación de la laca me sucede lo mismo.

Esmaltes de uñas de H&M Beauty: 4,99 euros 

...Pero H&M Beauty me ha devuelto la ilusión por la manicura. Y la razón es muy sencilla: con los esmaltes de esta firma low cost resulta fácil aplicar el producto.

Pintar mis uñas me daba mucha pereza en los últimos tiempos. Veía cómo firmas reverenciadas del estilo Essie, OPI y Chanel a mí me duraban intactas apenas un día y sobre todo dejaban miles de defectos asu paso.
Con la práctica aprendí a huir de los colores sólidos tan de moda pero tan traicioneros: descubrí que los tonos metalizados y los recubiertos de glitter eran los más sufridos. Por eso, cuando vi la infinita colección de nuevos esmaltes de H&M Beauty, me alegró ver que poseía muchísimas referencias con ambas texturas.

Precious 

La primera laca que compré, junto con la sombra de ojos Sun Workship que se ha convertido en un básico para mis párpados, es Precious: un tono oro viejo metalizado y con tornasol, duocromo, repleto de reflejos bronces, verdosos e incluso rojizos. Es como la sombra Label whore de Too faced, pero en esmalte y en gama dorada.

Mimosa blossom 

En una segunda incursión me hice con este precioso esmalte que ya en mi primera visita me había guiñado el ojo, pero lo vi tan primaveral o veraniego que me resistí. Sin embargo, yo soy algo hippie en esto de los colores, y me rebelo ante la idea de que haya tonos de invierno o de verano. Al final se vino conmigo a casa y estoy haciendo uso y abuso de este amarillo dulce y floral, salpicado de glitter dorado y diminuto. Tiene el color de mis flores favoritas.

Primrose Pearl 

Por último, en esa ocasión me llevé también este "tono-para-siempre": Primrose Pearl, un blanco perlado e irisado con matices rosas y dorados que llevo a la boda de un amigo y a unos tribunales de TFM indistintamente.
Las tres manicuras que muestro presentan innumerables fallos, as usual, pero no se ven o se ven muchísimo menos. Y, sobre todo, en las tres ocasiones tardé siete minutos en pintarme las uñas..., y me duraron intactas siete días. ¿Quién da más... por menos de cinco euros?

21 de octubre de 2015

Copper blonde: el color de moda y cómo cuidarlo gracias a la línea Radiance de The Body Shop

Hace un mes me decidí a pedir cita en Mishea porque como ya sabéis, tenía una boda y ¡quería volver a ser rubia!
Mi pelo estaba tal cual es, o sea de un color que yo llamo miel pero que también se puede bautizar como "bronde", haciendo uso del término que tanto furor causó en verano: ni rubio ni castaño, esa tonalidad que puso de moda la actriz y chica del momento Blake Lively, y que es la mía natural..., pero como la moda es volandera, el concepto ya está en franca retirada y en este otoño imperan otras tonalidades, entre ella el "Copper blonde" que ahora luzco, y que conseguí casi sin pretenderlo.

Recién salida de la peluquería

Lo que yo necesitaba era un golpe de alegría y resplandor de cara al otoño, y decidí en teoría dejar de lado por una vez mis tentativas hacia el pelirrojismo y pedir a Myriam una mechas rubias al uso, eso sí, no de un rubio frío platino sino de un rubio cálido y dorado: por poner un ejemplo, más Charlize Theron que Doris Day.

Y lo había logrado, pero olvidaba que a mi cabello le gusta jugar y que es tozudo... por lo que cuando acabó de secarse mi melena ondulada (que Myriam había rizado con un producto de fijación media de Secretos del Agua y difusor), descubrí que el rubio guardaba un claro matiz a la moda.
Me encantan los tratamientos de Neo, la línea de coloración de Secretos del Agua, porque carecen de amoniaco y se asimilan más a una henna poderosa, lo que se agradece mucho cuando tu cabellera está frágil y dañada... Pero ésto, claro, tiene su lado oscuro que para mí no lo es, ya que resulta divertido y emocionante, con su punto de misterio: al ser una coloración natural, en realidad no la puedes elegir a la carta, siempre puede variar un poco y siempre te queda la intriga entre dos o tres medio tonos cuál será el resultado final. En esta ocasión, el resultado final a la mañana siguiente y a la luz del sol lucía así:

Virando hacia el Copper blonde

El pelirrojismo me persigue. El color utilizado por Myriam, un 11.0 de la gama Neo de Secretos del Agua, en mi linda cabecita toma reflejos cobrizos más que considerables, y se convierte en un rubio cobrizo espectacular.
Ironías de la vida, acababa de leer en una de las revistas de frecuento (¿In Style? ¿Elle? ¿Telva?, no recuerdo...), que se imponía un tono precioso, ya adoptado por muchas famosas, a caballo entre el rubio cálido y el pelirrojo claro llamado Copper blonde. A la boda llegué justo con ese color demandado:

Copper blonde

Y pensé, ya que la fortuna ha querido regalarme este color tan vibrante y favorecedor, voy a hacer lo que esté en mi mano por cuidarlo. Así comenzó un peregrinaje por tiendas capilares y supermercados buscando un buen champú sin sulfatos, pero ninguno me convencía... hasta que recordé la gama de arándanos de TBS. Hace varios veranos me hice adicta a un spray de esta línea, desenredante y protector, que desprendía un aroma como de lujuria cosmética. El champú despide del mismo olor y es uno de los mejores productos capilares que he probado en mi vida,

Rainforest Radiance de TBS

Me ha gustado tanto que iré adquiriendo los otros productos de la colección. Es muy fluido y casi transparente (cuanto más opaco y colorido sea el champú, más siliconas y porquerías artificiales contiene), huele a tortitas con nata y arándanos caramelizados, y deja el pelo así:

Recién lavado, sólo champú

Libre de sulfatos, siliconas y parabenos, este producto lava el pelo en profundidad, dejándolo suelto, limpísimo y con cuerpo durante casi una semana... y ¡más brillante cada día!

19 de octubre de 2015

#BesosRosas de Astor + Intral de Darphin + #PorEllasCadena100: cosmética y música contra el cáncer de mama

19 de octubre: día mundial contra el cáncer de mama.
Hoy no pretendo hacer literatura del dolor propio o ajeno, sólo ofrecer un pequeño homenaje a una gran amiga: sí, como tantos, también yo tengo una persona querida que se me fue demasiado joven, dando un testimonio de fuerza y entereza a todos los que la querían..., o mejor dicho la quieren. Se llamaba se llama María Ángeles, era es mi encantadora profesora de literatura de COU, ésa que creyó en mí cuando yo era una pipiola, y que no llegó a ver mi primera publicación  que disfruta de todas las presentaciones de mis libros desde la primera fila del Cielo.

Exotic peach de Astor, contra el cáncer de mama

Una lectora me pidió que hablara de los productos que venden las distintas marcas en este mes destinando los beneficios de las ventas a la lucha contra esta enfermedad. El año pasado hablé de la campaña #BesosRosas de Astor y en esta ocasión quería hacer algo distinto, por ejemplo, sé que el grupo Estée Lauder se implica muchísimo... pero desde aquí lanzo una pequeña queja: estos productos solidarios siempre llegan al Corte Inglés pero no a pequeñas o medias perfumerías, por lo que en Logroño, si quieres ser solidaria en este mes y por esta causa, lo más fácil es adquirir uno de los labiales Soft Sensation de la casa Astor, engalanados con el tradicional lazo rosa (y esta vez en el empaque), y al imbatible precio de 5,99 euros que van a parar a la Asociación Española contra el Cáncer.

El año pasado la gama de colores era bastante más reducida, sobre todo había tonos rosas (es comprensible), pero lo que yo suelo lucir son colores melocotón y rojos, así que me alegró ver en las perfumerías In Faradis y Bodybel una oferta tan variada, y al final los besos rosas se volvieron un poco amelocotonados...

Exotic Peach en mis labios

Utilizo las barras de labios Soft Sensation de Astor desde mi adolescencia, ya que son de las más hidratantes del mercado al poseer ácido hialurónico, y nunca había visto un color tan vibrante, tan optimista como éste. Es el tono Exotic Peach y me ha ganado por completo porque te ilumina el rostro e incluso te cambia el humor.
Y andaba yo pensando en lo frívolo que podía parecer pensar que comprar un simple "pintalabios" arreglaría algo, cuando, en medio del estrés y del trancazo de un jueves como cualquier otro, descubrí mi rostro en un espejo y pude comprobar cómo este labial me borraba la cara de cansada al instante. Y a veces no necesitamos grandes gestos, sino pequeños regalos cotidianos que te hagan sentir que hay luz dentro de ti.

Peachy pink de Astor

Lo cual no quiere decir que el labial que compré en la campaña del año anterior, Peachy Pink de la misma gama, no aporte luminosidad al rostro, pero se trata de un resplandor más dulce, menos vitalista, como veis en esta imagen. Por cierto que he tenido que acudir a una farmacia (porque el trancazo ya es faringitis), y he visto que en Logroño sí se puede adquirir un producto de la campaña de Estée Lauder, y además un producto mítico y muy necesario:

Darphin contra el cáncer de mama

Los laboratorios Darphin colaboran con la campaña poniendo a su disposición el famoso y eficaz sérum anti rojeces Intral: llevo años probándolo en viales y muestras y sé que es magnífico, pero me retraía su precio. Ahora, los sesenta y tres euros irán a parar a una de las mejores causas del mundo solidario... por lo que me estoy planteando muy seriamente su compra. En mi ciudad poséis encontrarlo en la farmacia de la calle San Antón y en la farmacia Barquín, por lo menos.
Nuevamente, se nos propone un producto que lucha por sacar de la mujer esa luz que lleva dentro: "no eres el miedo que queda, eres la vida que das", susurran en su canción para Cadena 100 los componentes del grupo Maldita Nerea.

Y de esto sí quería hablaros:




El 24 de octubre se celebra en Madrid el concierto Por ellas, que ofrece Cadena 100 y que será emitido en Divinity. Puedes comprar aquí, por solo 0,99 euros, esta preciosa canción que han encargado a uno de mis grupos españoles favoritos, aunque yo prefiero incluso la primera canción que hicieron, (que puedes también comprar aquí), firmada por Robert Ramírez pero con la colaboración de los geniales Javi Nieves y Mar Amate, que me alegran todas las mañanas y que tienen un corazón más grande que una casa. La historia de esta primera iniciativa que desembocó en canción es emocionante: hubo una oyente de Cadena 100 que se sometía a sus sesiones de quimio con los cascos puestos escuchando el programa de Javi y Mar, riendo incluso a veces, y se repetía: "no estás sola..." Está claro que esta historia conmovió a ambos periodistas y decidieron aportar no un granito, sino todo un castillo de arena a esta gigantesca lucha.



Termino el post de hoy con un vídeo que me descubrió Enrique Monasterio y que, en medio de toda la crudeza de esta realidad, siempre me arranca una sonrisa de esperanza. ¡Por todas ellas!

16 de octubre de 2015

Mi ritual de limpieza nocturna: manteca a la camomila de TBS y loción limpiadora Cetaphil

No hay nada que me guste más que colarme en el tocador de famosas y no tan famosas que publican sus rutinas de belleza en revistas, redes sociales y blogs: el término makimarujeo nació así, porque los dimes y diretes sobre quién se casa con o se divorcia de quién me aburren o me apenan, en cambio adoro descubrir quién se maquilla o desmaquilla con qué.
Desde hace más de un año practico el prestigioso método de doble limpieza japonesa, sólo que adaptándolo a las necesidades de mi piel y de mi bolsillo.
Nunca me tentó seguir un complicado y caro sistema patentado por una sola casa, porque uno de los productos me puede gustar y el otro no tanto, y porque me entusiasma elegir yo misma mis rutinas de belleza: es la parte creativa del ritual, y combinando lociones de farmacia con jabones de herbolario y cremas hidratantes de tiendas tipo Tiger me siento como cuando fabricaba la casita de mis muñecas con vasos de plástico volcados a modo de mesa de comedor y chapas de botellines de Coca cola a modo de taburetes... Mitad alquimista, mitad niña que juega.

Mi rutina de limpieza nocturna 

Pero sí me convence el concepto "doble limpieza", que así de forma coloquial y resumida consiste en desmaquillar primero con una fase oleosa, porque el maquillaje es aceite y ya se sabe que la grasa sólo sucumbe ante la grasa, y limpiar después el rostro con una fase jabonosa.

La primera concesión que me permito es interpretar esto muy libremente: en verano utilizo un aceite ligero como el de almendras dulces rebajado con agua mineral a modo de bifásico (lo descubrí este año), seguido de agua micelar, y en invierno elijo la manteca limpiadora a la camomila de The Body Shop y luego la loción Cetaphil. Nunca uso un gel espumoso como segundo paso, porque el agua de Logroño es terriblemente clorada y dañaría mi piel, así que prescindo del aclarado.

La manteca de TBS cuesta catorce euros y tiene una consistencia cerúlea que cuando se trabaja con los dedos se transforma en aceite: huele muy bien, a campo y a ausencia de alcohol, petrolato o dimeticona, y los ingredientes son consistentes pero no pesados ni oclusivos: el sublime aceite de oliva, la preciosa manteca de karité que tanto amo, y una pequeña ración de química inofensiva.
Pasemos a hablar del formato: este objeto de culto en mi tocador viene presentado en una latita muy retro, preciosa pero nada práctica, en el sentido de que es muy fácil contaminarla metiendo "los dedazos" en ella, cosa que ya me ocurrió la primera vez que la usé: al final el producto se ensucia y hay que tirarlo a la basura. Esta vez no me va a ocurrir porque me ha cautivado y una hobbit pija enamorada es una hobbit pija decidida a poner los medios para que nada ni nadie le separe del objeto de su devoción.

Cómo aplico la manteca de TBS

...Y la solución vino en forma de espátula de silicona, que compré junto a mi madre en Tiger o en Casa, no recuerdo bien. Al comenzar el ritual limpio bien la espátula y mis manos con jabón, abro la lata, tomo con la espátula una pequeñísima porción de manteca, la trabajo con los dedos pulgar e índice y aplico en mi cara, haciendo suaves barridos y presiones.
Al momento noto que todo fluye, el maquillaje se derrite entre mis dedos, es una experiencia incluso sensual aunque adecuada a todos los públicos :)

De la loción limpiadora Cetaphil he hablado mucho, pero siempre hay alguna lectora que me pregunta por ella: la descubrí en el botiquín de Maestu hace varios veranos ya, hay dos tamaños y cada cual tiene una virtud:el grande posee un dosificador muy cómodo y el pequeño se puede trasportar en la bolsa de viaje y se puede conseguir por unos diez euros dependiendo de la farmacia.
Su fórmula es muy química pero asombrosamente respetuosa con la piel, ya que se ha formulado con los ingredientes mínimos para no irritarla. Y, sin embargo, lo que más me gusta de esta loción es su textura, que tras un par de accidentes pueden ver en mi nuevo vídeo de Youtube: es muy fresca y resbala de un modo delicioso por la piel al ser láctea y gelificada al mismo tiempo, y suavísima. Por eso es una gran opción en cualquier momento del año, en cualquier clima. Es suficientemente fresca como para resultar cómoda y suficientemente suave para resultar confortable. Y también es eficaz, eso sí, como segundo paso del ritual de belleza.



Aquí tenéis mi última aventura en Youtube: podría haberla editado borrando la parte embarazosa en la que todo se me cae al suelo... pero supongo que la imperfección es parte del encanto de estos vídeos tan descaradamente no profesionales.

13 de octubre de 2015

Maquillaje Toleriane teint fluido de LRP + brocha dúofibra de Real Techniques = fulgor otoñal

Llega el otoño con sus deslumbrantes tonos dorados, cobrizos y granates de edición limitada..., y la piel necesita ya algo más que un brochazo de polvo compacto con protección solar para brillar con luz propia: es el momento de buscar un maquillaje fluido, hidratante y no graso, pero... ¿cuál?

Toleriane teint fluido de LRP 

En mi obsesión  por huir de alcoholes, petrolatos y siliconas oclusivas he terminado buscando en la parafarmacia, y dentro de ella, en la gama Toleriane de La Roche Posay destinada a las pieles más sensibles, que nunca me ha fallado.
El maquillaje de esta gama se presenta en un aséptico tubo, primer acierto, y cuenta con una fórmula aceptable que, aun no siendo totalmente bucólica, es la mejor opción dentro de la cosmética comercial.
Me gusta mucho este maquillaje porque es un todo en uno, respeta el cutis y no necesita corrector previo. Me gusta la duración y el confort que proporciona. Y lo que no me gusta... se puede arreglar.


Así queda en la piel 

Toleriane teint fluido se declina en tres tonos de los cuales elijo el más claro, el número once, que según a quién puede parecerle  todavía algo oscuro.
De igual manera su acabado, después de varias temporadas de triunfo de las texturas más transparentes, puede resultar algo ortopédico, pero para solucionar ambos problemas le he encontrado una auténtica pareja hollywoodiense: la Duo fiber Contour brush de Real Techniques, esa varita mágica que arranca estrellas a la piel, ésa que logra captar la dosis exacta de producto y aplicarlo a pequeños toques, realizando luego diminutos barridos mágicos que hacen que tu rostro se vea unificado y corregido pero limpio, respirando...

Una gran brocha que saca lo mejor de un gran fondo de maquillaje.

12 de octubre de 2015

Estrenando Kat Von D: una que sí y otra que no (o look ¡nos vamos de boda!)

He tenido la oportunidad de brindarle a mis nuevos productos de Kat Von D un estreno "de campanillas": nada más y nada menos que la boda de uno de mis amigos poetas.

Todo un día de grandes emociones que ponen a prueba al que desde ya declaro como el mejor delineador que he probado nunca, y me hacen saber que no volveré a comprar un labial de esta marca. Es más: acabo de  regalar los dos que adquirí a mi mejor amiga, más amante que yo de las texturas mates y ultra permanente.

Look de boda 

Las barras de labios Kat Von D poseen un envase sublime y un color casi eterno: en la imagen llevo el tono Sexer tras cinco horas, cinco desde su aplicación. Había perdido ya algo de su resplandor ácido, pero el tono resistía "ahora y siempre al invasor"...
Y sí, estaba encantada con mi compra..., hasta que me desmaquillé por la noche y vi mis labios cuarteados. Prefiero texturas hidratantes como la de los Color Riche de L'Oreal París, y más cuando los nuevos labiales de Essence y Sephora son muy cremosos y tiñen los labios por un par de horas por lo menos.

En cambio el Tattoo liner me ha hechizado total y absolutamente, sin concesiones: no sólo dura impertérrito día y noche a ras de pestañas superiores e inferiores, sino que es relativamente fácil de usar, logra un trazo fino que no irrita el ojo y, por lo tanto, es el primer perfilador que he sabido utilizar en la línea de agua sin provocar cataclismos.

Ingredientes del look 

Uno de los momentos más inolvidables de la boda de un amigo es aquél en el que acudes al "tocador de señoras" para retocar tu maquillaje, y lo inmortalicé con este bodegón.
Además del dúo "delineador azul oscuro casi negro + labial fúxia", llevé la sombra de ojos Sun Workship de H&M Beauty y el rubor Peach de L'Oreal París. Trabajé la tez con el que se ha convertido en mi maquillaje fluido favorito, al que pronto dedicaré una amplia reseña.
Y tras un mes de tratamiento con Lacovin, mi pelo ha vuelto (casi) a ser el que era, por lo que me decidí por unas mechas ecológicas en el tono de moda, "copper blonde", que también protagonizarán un inminente post.

9 de octubre de 2015

El día D, de Kat Von D... en Sephora Logroño

Ayer fue un día especial. Llegaron las primeras pruebas de imprenta de mi próximo libro, y empieza la cuenta atrás para su publicación. Encontré a viejos y queridos amigos por la calle... y llegó el maquillaje de la famosa tatuadora Kat Von D a los almacenes Sephora de Logroño, y de toda España.

Kat Von D en Sephora 

Es una gran noticia, Kat Von D llega a nuestro país con sus "tattoo liners", su ansiado maquillaje ultra cubriente que a mí no me tienta porque es pura silicona (como el 95% de las bases de maquillaje de alta gama, por cierto), y sus barras de labios que son amor del bueno, oscuro y deslumbrante.

Delineadores de Kat Von D: 19,90 euros 

Lo primero que quise ver son los míticos delineadores de la firma: los hay de dos clases, Ink liner que no he probado y que se declinan en preciosos colores (turquesa, dorado, verde botella...), y Tattoo liners que son los que yo quería, duran un infinito y están pensados "también" para hacer tatuajes temporales...

Probando el Tattoo liner 

Me llevé el tono Trooper, un azul oscuro casi negro mate con el que grabé en mi mano esta frase que junto a Elen sila lumenn omentielvo, frase élfica que significa "una estrella brilla en la hora de nuestra encuentro" es mi favorita, y que si me animo en un futuro es la que elegiría para un tatuaje de verdad:
Omnia mea mecum porto,  la decíamos mucho mis amigos poetas y yo, significa que todo lo que eres, lo que has hecho, las personas que amas, los poemas que has escrito, van contigo, están escondidos en tus manos. Miras tus manos y ves tu vida, tus obras, tus vacíos que otros ayudaron a llenar, tus amores más nobles y apasionantes.

Labiales Kat Von D
 Izquierda Sexer-Derecha La femme

Filosófica se presenta la noche. El caso es que la frase no se ha movido un ápice de su sitio, en varias horas, por lo que supongo que para enmarcar la mirada este lápiz de finísima mina de fieltro no tendrá rival...

Además del rotulador me he comprado un par de barras de labios: son una auténtica joya, comenzando por el envase negro lacado con aires entre gótico y heavy metal, y el logo artísticamente grabado en el tapón.
Pero es que la fórmula vale los casi veinte euros que cuesta: es mate pero muy cremosa y tremendamente duradera.
La casa posee una fabulosa colección de labiales negros y berries como para hacer soñar a cualquier alma rockera, y de buena gana si el acabado no fuera mate me llevaría a casa el tono "Poe", ¡azul noche! O "Prayer", un ciruela profundo...
Pero he optado por dos barras que sé que voy a usar y mucho: "Sexer", un hipnótico rosa fúxia, y "La femme", un color labio con subtono entre ladrillo y melocotón. He pagado por los tres productos 53 euros, ya que me han hecho un diez por ciento de descuento.

Todo lo que soy va conmigo... También esta noche de encuentros y descubrimientos que ya pertenece a mi pasado y, por lo tanto, siempre me pertenecerá.

7 de octubre de 2015

La conciliación laboral-deportiva: sneakers negras + camisa de cuadros vichy

Octubre es un mes para retomar rutinas y renovar armarios.
Ambas acciones van de la mano en esos días de medio lluvia, cuando sales de la oficina y todo tu ser grita "¡quiero ir a casa!", pero tu particular Pepito Grillo  (es decir, tú misma en tu mejor versión), tira de ti hacia el gimnasio...
Y hay que ponérselo fácil a la conciencia: lo mejor es ir al trabajo vestida más o menos como para hacer deporte, y  huir de la tentación que supone parar en casa a recoger la mochila.

Otro momentazo "selfie en los probadores" 

Pero ¿cómo se logra eso? Una solución es vestir un conjunto básico de mallas negras y top negro que sea formal y a la vez puedas sudar a gusto (teniendo otro par en casa de repuesto), y para encima elegir algo coqueto que marque la diferencia en el lugar de trabajo.
Por ejemplo, una preciosa camisa de cuadros pero alejada del estilo leñador, más bien de estética "lady". La compré por quince euros en una tienda local de Logroño que se llama Dana; es de la marca Cashew Flower y de la talla 46. Completan el look unos zapatos rojos de cuña y una bolsa de tela con gatos estampados que me compré en Tiger por dos euros y que no sólo me servía de bolso sino que en ella guardaba mis deportivas de Decathlon.

... Pero ya ni siquiera tengo que llevar el calzado en una bolsa, pues he conseguido unas sneakers absolutamente discretas: negras, mates, con velcro... ¡incluso rozan la elegancia!

Zapatillas en otoño 

Está claro que no son un par de tacones de Jimmy Choo, pero se estilan mucho las zapatillas deportivas en contextos urbanos. No hablo de llevarlas a una boda o evento muy formal, pero un día cualquiera en el trabajo, sí.
Y hoy las he llevado a la oficina con un outfit geométrico en blanco y negro y he preguntado a mis compañeras más elegantes y exigentes si podría llevarlas. La respuesta ha sido afirmativa: las puedo usar perfectamente en ambientes formales siempre que las combine bien: resulta obvio que si las llevo con un chándal, el problema no serán precisamente las zapatillas.

Una buena suela...

Me chiflan porque tienen algo de amortiguación y suelas con relieve, ideales para andar y para la elíptica. Son de Joma, una marca a la que tengo cariño porque firmaba mis patines de cuatro ruedas de cuando era niña. Costaban treinta y ocho euros en una zapatería local pero me las han dejado por treinta.

Y tú... ¿cómo concilias trabajo y deporte?

5 de octubre de 2015

Tangle teezer en Sephora: el milagro que mi pelo necesitaba

No me gusta abusar de la palabra "milagro"... pero,  ¿qué término utilizar cuando éste sucede?

Entré en los almacenes Sephora con un cupón de descuento del 20% diciéndome: contención y cautela, que debo ahorrar para un par de eventos este mes. Me llevaré tan sólo una barra de labios color rubor que lleva tiempo guiñándome el ojo... y un cepillo para mi pelo, pues acabo de perder uno de mis dos peines de madera.
... Y de pronto, como si los Reyes Magos hubieran escuchado mis deseos con unos meses de antelación, allí me aguardaba, reluciente, el Tangle teezer de color dorado:

Tangle teezer 

Durante años he visto desfilar este artilugio por las páginas de blogs y revistas, he visto surgir clones y copias en las perfumerías de mi barrio, pero yo quería el original y como no se me da bien comprar en la red, arrinconé mi deseo. ¡Y de repente lo veo a mi alcance!
Me llevé la versión "pocket", que cabe ampliamente en una mano y que posee una tapadera para cerrarlo y guardarlo en el bolso: si llevara un espejito en el interior de la tapa sería ya la perfección.

Una vez abierto...

El secreto de este cepillo son sus púas, cortas y flexibles pero firmes y dispuestas en diversas longitudes. Se enganchan a tu melena y navegan por ella, de raíz a puntas, sin dificultad: deshaciendo nudos sin dolor y, aún más importante para mí, sin electricidad.
No sé vosotras, pero yo me paso la vida con la idea de que voy despeinada, y es algo que me molesta. Hace unos años tenía la obsesión de estar siempre roja, que yo misma bauticé como "rosorexia", pero a esta manía de verme el pelo siempre mal no sé qué nombre regalarle: oscilo entre el pelo pollo y el lamido de vaca, ambos extremos detestables. Debe ser por mi cabello, que es fino y ondulado.

El resultado 

Pero esto se ha acabado, previo pago dedieciséis euros. Con el Tangle teezer, mi pelo se muestra así tres horas después de pasar por el espejo: incluso parece más rubio y reluciente, ¡incluso llegué a pensar por un breve instante que no necesitaba ir a la peluquería!