11 de enero de 2016

Champú a la camomila de Urtekram y henna Radhe Shyam: aclarándome las ideas

Llevo mucho tiempo con el pelo borrascoso, enfadado. Llevo mucho tiempo con el pelo que pide hidratación a gritos pero al mismo tiempo se engrasa con sólo mirarlo. Llevo mucho tiempo con el pelo fosco y oscuro, y las mechas rubias desaparecen en él como por arte de magia (negra). ¡Demasiados Bad Hair Days!
Cortarlo fue un primer paso, y muy acertado, pero hacían falta más. Tras sesudas meditaciones comprendí dos cosas: necesitaba un champú lo más natural posible que no resecara ni engrasara el cabello, y necesitaba aclararlo con algún remedio no agresivo.

Ingredientes para aclarar el pelo en casa

Acudí a CataNatura, mi herbolario de confianza... ¡y conseguí ambos objetivos en una sesión de spa casero dominical!
En primer lugar encontré toda la gama de productos capilares Urtekram, y en ella, un magnífico champú a la camomila que por siete euros ofrece una formulación de cuento de hadas: sobre una base lavante de coco y maíz, extracto de camomila y aceite de camomila en un lugar muy destacado del Inci. Aloe vera como primer ingrediente. Y cero de siliconas, y cero de H2O2, y cero de sulfatos. Hay perfume, muy al final.
Iba a pasar por caja feliz como un regaliz cuando me detuve ante el estante de las cajas de henna Radhe Shyam. Recordé que mi amiga Anita (¡cuánto te echo de menos!) me había recomendado la henna, ella la utiliza y tiene el cabello precioso... pero negro. 

Primer paso...
De todos modos vi que había henna "rubio dorado", en este caso mezclada con una planta llamada casia, por cuatro euros, y decidí cometer una locura.
Pensé que cualquier cosa sería mejor que la decoloración que me propone Myriam de Mishea, único paso efectivo si quería volverme rubia, porque los sucesivos baños de Neo color habían conseguido que mi color rojizo saliera siempre a la superficie...Ten cuidado con tus deseos... porque se harán realidad: yo quería ser pelirroja cuando tenía el pelo largo, y ahora con mi nuevo corte quiero volver a ser rubia y no puedo.
Me lavé el pelo y preparé el mejunje. 

Enriqueciendo con manzanilla y limón

Anita lo solía mezclar con té y un huevo: lo del huevo me daba pereza pero el té me pàrecía mejor opción que simple agua, y ya que estaba buscando aclarar mi pelo, me decidí por manzanilla.
La dependienta de CataNatura me recomendó añadir vinagre o limón, y preferí esto último. Fui mezclando con una cuchara de madera (el metal y la henna no hacen buenas migas) hasta conseguir una pasta grumosa pero uniforme y firme.

Mmmm... papilla para la nena...

Decían que iba a dejar el baño perdido y que el mejunje chorrearía goterones... pues no ha sido para tanto: sólo he manchado el lavabo y lo he limpiado al momento. Creo que tener el pelo corto ayuda mucho :) También decían que debía tener la mezcla sobre mi pelo tres horas bajo papel film y aplicar calor: yo sólo he podido invertir dos horas pero ha surtido efecto. Después he vuelto a lavarme el pelo con el maravilloso champú de Urtekram.
El resultado se puede resumir en una palabra: alucino. Os ofrezco en primer lugar una imagen del antes y el después: 

Nochevieja: me había lavado el pelo el día anterior, y aún así...

Hoy... con la misma luz interior 
Tita Hellen me había dicho: "cuidado con la henna que escupe el tinte anterior". Y yo: ¿de verdad?, ¿me lo prometes? Más que una catástrofe me parecía una promesa paradisíaca. Y se ha cumplido: señoras y señores, dos horas de henna Radhe Shyam más dos lavados a la camomila de Urtekram te aclaran las ideas... y te aclaran un tono entero y verdadero. 

Reflejos dorados, señoras...

No, no te vuelve rubia platino ni te ves convertida en Marilyn Monroe..., pero arranca reflejos dorados a tu cabellera, y no sé si es la henna o el champú o la conjunción de los astros pero por primera vez desde hace mucho (concretamente desde que terminé el agua de lluvia de Secretos del agua), me veo el pelo ¡suave!, y con el punto justo (el dorado término medio del que hablaban los clásicos) entre frescura y nutrición. Y brillo, brillo, brillo. Mucho brillo.

En el flequillo se puede ver

He utilizado medio paquete, y la mezcla con manzanilla y limón me ha chiflado. Y el champú me parece una gozada: se nota muchísimo en el flequillo, que suele ser mi perdición, en seguida se me ensucia o se me pone como rígido o pájaro loco, y esta vez volaba, suelto y grácil.
La luz (o la no-luz) de hoy no da mucho juego, pero aún así creo que se puede ver que he quedado ¡mucho más rubia!

15 comentarios:

  1. Pues sí que te ha quedado bien.
    La primera y única vez que usé henna en mi vida (puede hacer 20 años) me quedo el pelo fosco y ceniciento...yo entiendo que todo el mundo habla maravillas de ella (tengo una amiga que no quiere otra cosa) pero a mi no me funcionó.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. El cambio es evidente. Yo me he estado planteando la henna mucho tiempo pero me venían imágenes de mi adolescencia y ahora mismo no me puedo permitir ir por el mundo con el pelo como Triss Merigold. Sin embargo, tras ver tu experiencia positiva igual me animo con la cobriza.
    Lo de la grasa es tremendo. A mí ne ha llegado a durar el pelo limpio seis horas. Lo he atajado con los champús sólidos de Lush pero son taaaan malos. El cuero cabelludo me pica horrores y tengo costritas. Ya tenía buenas referencias de Urtekram así que también me animaré.

    ResponderEliminar
  3. Guaaau si que se nota. Ha quedado estupendo.

    ResponderEliminar
  4. Te ha queddo un rubio dorado muy bonito.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Menudo ritual de belleza que te has marcado! Estás genial con ese corte de pelo, te sienta de maravilla!

    ResponderEliminar
  6. que bonito te ha quedado. Has hecho que me plantee usar henna aunque no se si cubriría canas. No tengo muchas pero si algunas que hay que tapar. Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cubre muy bien, Roci. Lo único es que el color queda mucho más intenso sobre la cana.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por responder, anónimo. Yo no sabría decir porque no tengo canas :)

      Eliminar
  7. Qué bien te ha quedado! Yo soy totalmente fan de los hierbajos en el pelo, es de lo poco que me domina el encrespamiento invernal. Mano de santo!!! Besos!

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado lo de la henna
    y si encima cubre alguna cana me parece q me voy a atrever
    saludos

    ResponderEliminar
  9. Yo no entiendo nada de tintes Rocío, soy pelirroja natural y debo ser de las pocas mujers que nunca se ha tintado el pelo, me encanta mi color y tengo la suerte de que la naturaleza se ha portado muy bien conmigo y con 58 años aun no tengo canas relevantes!!!! pero... te ha quedado el pelo muy bonito y con mucha luz


    Besos

    ResponderEliminar
  10. Quiero probar ese champú! A mi pelo le tiene que ir genial, cuando lo tengo seco el rubio se ve apagado y fosco. Con la henna...no sé si me atrevo. Me encantan tus juegos de alquimia, has convertido tu pelo en oro! Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Oye si se nota el cambio, te ha quedado estupendo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Yo lo que tengo escuchado de la henna, en lugar de que "echa" el tiente anterior es que no coge bien los tintes posteriores. No tengo ni idea porque en mi nunca la he probado. El resultado es muy bonito, y por lo menos te libras de los químicos

    ResponderEliminar
  13. Me encanta como te queda, cuanta luz.
    M.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...