4 de enero de 2016

Green Smoothie + Compota de Navidad light, o cómo adelgacé un kilo en estas fechas

Tras un mes de franca decadencia y estancamiento, he sacado fuerzas de flaqueza (nunca mejor dicho) y no he podido comenzar de mejor forma ni en mejor forma el año: gracias a la decisión casi casi heroica de no comer ni un solo dulce navideño y de retomar el domingo marciano y la media hora diaria de zumba (aunque sea en casa), ¡¡¡he adelgazado un kilo en esta semana!!!


Mi Green Smoothie definitivo

Una pequeña victoria que la balanza se había empeñado en negarme durante un tiempo, y que refuerza mis buenos propósitos para el año que comienza. Y como dedicar un día a la semana a pastar en alegría me da tan buenos resultados, traigo aquí mi receta definitiva de Green Smoothie, ésa que triunfa,  ésa que logra un sabor tan bueno que no da pereza tomarlo mientras tus tíos y primos se atiborran de arroz de la abuela a tu lado... o casi.

- 50 gramos de lollo rosso o lechuga de hoja de roble
- 25 gramos de brócoli cocinado al vapor
- 1/2 plátano 
- 1/2 manzana 
- el zumo de una naranja 
- pimienta negra 
- una pizca de cayena 

Se tritura todo con la minipimer y salen dos batidos hermosos y grumosetes para las dos tomas diarias. Es mejor no incorporar agua, la gracia está en tomarlo con cuchara en plan crema, acompañado en la comida con una rebanada de pan de espelta, y en la cena con espárragos o zanahorias baby.
Otro plato que ha triunfado es el desayuno dulce: a principio de la mañana se necesita tomar hidratos de carbono sin tonterías, sobre todo si se va a bailar después. Yo he decidido elaborar mi propia Compota de Navidad, un postre que siempre me ha fascinado, bajando las cantidades de azúcar y aportándole un toque brittish muy goloso pero poco calórico:

Compota de Navidad Light
 
Ingredientes para dos personas:

- 1 manzana Reineta 
- 1 pera
- 1 cucharada de postre de azúcar moreno
- canela en rama
- cáscara de naranja
- bonus strack

Se pone la fruta fresca troceada en un cazo a la lumbre, fuego lento durante unos diez minutos hasta que se deshaga un poco, con medio vasito de agua, una cucharadita de azúcar negra, la cáscara de naranja y una rama de canela. Se deja enfriar en sendos platos, y ahora llega el bonus track: se añaden por encima un par de alegres cucharadas de natilla de vainilla light (mis preferidas son las de Vitalínea), a modo de "créme anglaise".

Os aseguro que tras este brunch dulce una tiene fuerzas para rechazar el coulant de la celebración de los cien años de la tía abuela Mari en un hotel de alto copete,  los bombones de la fiesta de Navidad en la perfumería Renascence... o los turrones de la abuela, a los que al menos se puede enfrentar una preparándose una buena taza de Rooibos en latte de la marca Teterum.
 

10 comentarios:

  1. Si me tomo una sola cucharada del postre, me da un dumping de los que hacen historia. La manzana asada, desde mi punto de vista, no necesita azúcares extra, ya que ella solita sube su índico glucémico cuando se cocina.

    Eso sí, te felicito por tu disciplina, y por ese kilo eliminado menos. No lo has perdido, que sabes dónde estaba, le has echado de tu cuerpo, que es diferente, jajaja!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que por la mañana necesito azúcar de verdad, no sólo fructosa:) pero se puede hacer igualmente sin la cucharadita asesina.

      Eliminar
  2. Mucho ánimo con ese sano propósito y felicidades por los logros. La papilla/batido tiene que estar bien rica, yo me preparo ese tipo de cosas en casa "para estar fuerte" y se echan cada risa a mi costa... Me has recordado la.manzana asada, ya sé que prepararé esta tarde. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hija mía que maravilla de compota te has marcado.
    Aunque a la compota no le añado nunca azúcar porque me gusta solo el sabor de la fruta...nunca pensé en mezclar con natillas pero oye que idea, lo voy a probar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Creo que probaré a hacer la compota, que no soy muy verde yo XD

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena! Debes ser de las poquísimas personas que pierda peso estas fechas (yo no me he pesado aún, miedo me da).
    Un besazo, guapa!

    ResponderEliminar
  6. El postre es bueno, viva el postre! un aplauso a tu epicidad luchando contra la báscula, sabes que en Desvania somos fieles servidoras de este invento del demonio

    Mery Weasley

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena por tu kilo perdido!!
    Me apunto ambas recetas que me apetecen probarlas y pintan muy bien!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Me parece muy lograda la receta de la compota
    M.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por vuestros comentarios y feliz noche de Reyes

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...