23 de enero de 2016

Mi manicura en Nails Factory Berceo... un año después

Hace poco más de un año mi tía Isabel me invitó a probar la manicura semi permanente, las famosas uñas de gel que causaban furor.
La atención en el local de  Nails Factory del Centro Comercial Berceo, en Logroño, me pareció fabulosa..., pero no acerté con el color: estábamos en Navidad y elegí un tono dorado oscuro que me cansó al cuarto día, por lo que en una semana fui a retirarlas.

Filtro Instant de iPhone

De esta experiencia saqué una bonita y útil conclusión: para disfrutar de las uñas de gel durante la prometida quincena, hay que escoger un tono clásico (un rouge) o un tono desnudo (una manicura francesa)... En definitiva, algo que no empalague y que te identifique. 
Así que para celebrar esta última Nochevieja me atreví a pedir nuevamente hora en Nails Factory, y salí encantada, luciendo el número 115: una manicura en rojo cereza de acabado vinilo espectacular, que combinada con mi anillo swaroski de Las mil y una cuentas me ha hecho brillar en estas fiestas.


Tono 115

Tono 115 de Nails Factory 

Ahora puedo decir que la manicura roja me ha durado impecable veinte días exactos. Las uñas no se me han debilitado, todo lo contrario: las veo más fuertes que nunca y por primera vez he experimentado la seducción, elegancia y limpieza de un rojo perfecto, sólido y lacado, y si no hubiera sido por un par de esquinas insidiosas que se levantaron justo ayer, habría seguido sine die disfrutando de este tono clásico y universal.

Tono 115 veinte días después 


Así lucían esta mañana mis uñas antes de volver a pasar por las expertas manos del profesional de Nails Factory. Pedí hora y cuál fue mi sorpresa al encontrar a Tomás, un chico encantador con una risa única a quien conocí en Sephora (hace sus prácticas allí) y con el que mantuve una deliciosa conversación sobre Kat Von D hace un par de meses.

Tono 17 de Nails Factory 

Yo iba con la idea de pedir una sencilla manicura francesa, pero Tomás me recomendó este rosa tulipán (número 17). Es un rosa apagado y neutro, no es para nada princesa ni Barbie aunque sí un poco batido de fresa, pero eso me gusta. Ahora me alegro de haberle hecho caso a Tomás...

Tono 17


Pero lo mejor de la velada ha sido el exquisito trato que recibí por su parte, amenizado con una conversación muy entretenida: me gustó mucho ver cómo hablaba con pasión y autoridad tímida, con maestría, de su trabajo. Me aconsejó la forma cuadrada con esquinas redondeadas y el color rosa apagado en las uñas..., y acertó.

11 comentarios:

  1. Es un tono precioso, a mí se me estropean mucho las uñas con la manicura semi-permanente...

    ResponderEliminar
  2. Ese es mi tono favorito para los labios. Me lo apunto.

    ResponderEliminar
  3. Da gusto encontrar buenos profesionales en el camino de la belleza. Por topar con "malos profesionales" a veces le he cogido yo recelo a lo que debería ser un capricho y un placer. Coincido con Anónimo, ese color para labios es mi preferido. Y aunque nunca lo hago (porque mis uñas van camino de la perdición), me parece tremendamente sexy conjuntar labios y uñas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que bonitas! Nos deberiamos dar todas un capricho así de vez en cuando

    ResponderEliminar
  5. A mí también me gusta mucho este tono para labios y Tomás lo comentó también, él sugirió acompañarlo con el labial Mother de Kat Von D pero para mí es demasiado mate, os parece que en algún momento haga post sobre labios rosa tulipán?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síii, por favor!! Me gustan mucho tus post de labios. De los primericos que encontré y disfruté cuando descubrí los blogs fueron los tuyos...

      Eliminar
  6. Creo que Tomás hizo un gran trabajo, no sólo a nivel técnico de uñas sino de escucha y asesoramiento personalizado, que es lo que ditingue a un buen profesional. El color del esmalte no sólo es bonito y muy llevadero para cada día, sino que te pega mucho.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta el primer tono, las uñas rojas son chulisimas.

    ResponderEliminar
  8. Primavera en cada uña. Y si te lo pone un solete de persona, majete total que te habla de Kat, pues ya te alegra la mañana.

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Sin duda, una experiencia de las que valen la pena por lo estético...y por lo humano! Preciosos ambos tonos y acertadísimos. Coincido con Bea en que el Rosa Tulipán parece pensado para ti ♥♥♥
    Un besazo!

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...