30 de enero de 2016

Tag Resumen 2015... Cosmética facial y corporal

A petición popular, repito la fórmula del anterior post pero aplicada a los productos de tratamiento, tanto facial como corporal: 2015 ha sido un año de madurez, de saber lo que quiero, de mirar la lista de ingredientes y aprender a descifrarla... y de emprendimiento personal, bricolaje cosmético y grandes hallazgos.
Dedico el post a mi mejor amiga, Merl, Galadriel de cabello anochecido, porque hoy es su cumpleaños.


By Adaldrida!

Marca revelación: ya sé que va a sonar a soberbia insuperable y de verdad que lo siento, pero la firma revelación de este año que terminó ya es la mía propia: ¡By Adaldrida! 
Tras unos comienzos catastróficos en los que intenté emulsionar aceite de coco o de jojoba, decidí erigir como piedra angular de mi bricolaje cosmético el aceite de almendras dulces puro, barato y sin igual para pieles sensibles. Con esta base he creado tres joyas de las que estoy muy orgullosa, y que puede fabricar cualquier persona porque la formulación es de nivel principiante:  

1. Loción hidratante de aloe vera y aceite de almendras dulces aquí, (esto lo conseguí por casualidad y me salvó la piel en verano)
2. Aceite facial de belleza a la camomila aquí, (con este producto me convertí en artesana de verdad. Maravilla de las maravillas, y una creación cosmética que ya posee muchas horas de planificación y mimo detrás)
3. Exfoliante facial Bombón de chocolate aquí, (esto es ya el delirio)

Ay el pelo, el pelo...

Producto que siempre compro y nunca uso: Caprichos capilares; lacas espumas y aceites que compro tentada por la imagen del pelo ideal, y luego en casa recuerdo que odio, odio, odio la silicona, y estos aerosoles suelen incluirla como primer ingrediente.

Producto que no me llama la atención: corporales de Chanel y en general alta perfumería en mi piel: prefiero comprar en herbolarios y farmacias, no sólo por el precio desorbitado sino por la formulación.

Exfoliante de frutos rojos de Bio Beauté

Asignatura pendiente: era el exfoliante facial, ya que desde que retiraron el de gominolas de Kenzoki dejé de exfoliar mi piel sensible. Ahora utilizo el de frutos rojos de Bio Beaute que me regalo Cosuki Naru cuatro días a la semana y tengo la piel como nunca.

Toallitas a la camomila y aloe de farline


Dos productos low cost básicos: Lo tengo muy claro: el agua micelar de Garnier para todos los días y las maravillosas toallitas desmaquillantes de Farline para el gimnasio.

Secretos del Agua: mi salvación


Dos productos no low cost básicos: Ambos de la marca Secretos del Agua: el Agua de lluvia para el cabello y el Agua de musgo para la piel. Cuando dejo de comprar los champús y tratamientos capilares de esta firma, mi pelo se resiente.

Producto que todo el mundo recomiende y yo odio: los tratamientos en cabina. Me parece que son carísimos para lograr resultados puntuales.

La bañera, esa gran olvidada

Producto que no suele gustar y yo amo: No es que no guste, pero la gente ya no tiene bañera en su casa y no puede apreciar en todo su esplendor las sales epson o disfrutar de innovaciones como el té de baño. Como veis, Treets ha sido toda una revelación aunque me apena que hayan cambiado sus aromas para mejorar sus fórmulas.

Ibuki gel de Shiseido

Producto comodín: El gel anti granitos, anti rojeces, anti cataclismos y anti todo de Shiseido. Tiene una fórmula sublime, es fresco y calmante y, en verano, imprescindible.

Mi tesooooro...


El mayor descubrimiento: cada año descubro un santo grial para hidratar y calmar mi piel reactiva, y cada año es más barato que el anterior: mi Dios cosmético me ha bendecido con este don. En 2013 fue la Créme fraiche de Nuxe, en 2014 el fluido Toleriane ultra de LRP, y en 2015 el Face night elixir de Pure Czesc, que cuesta ocho euros y de veras es una de las mejores cremas que he tenido. De día la aplico sola, y de noche sobre unas gotas de mi aceite de belleza. Es magia, y magia a solo un clic porque Sé happy ya tiene página web operativa: dentro de muy poco le dedicaré post.

El pelo, again...

La mayor decepción: con productos faciales no suelo equivocarme casi nunca porque ya sé lo que quiero y miro muy bien los ingredientes..., pero he patinado mucho con los productos capilares este año.
2015 ha sido un Bad Hair Year, aunque gracias al corte de pelo en Myshea tuvo un final feliz. Pero en general he vivido en modo ensayo error con champús, y muchos me han decepcionado. 
Me defraudó la gama Original Remedies, el champú de Utekram, me han defraudado todos los serums o aceites que he probado, la espuma de Giorgi Line... Y tuve no ya una decepción sino una experiencia dantesca con el champú de camomila de Eugene Perma. Hay que volver a Secretos del Agua y The Body Shop, que no fallan nunca.

Propósito del 2016: volver a mi rutina de elíptica cinco días a la semana + aceite anti celulitis de Weleda: con estos fríos mortales me he dejado un poco.

Espero que os haya servido y entretenido este Tag, ya conocéis el ideal horaciano: Dulce et utile!

17 comentarios:

  1. Muy buena exploración por tus rutinas y descubrimientos, así como decepciones, cosméticas.
    ¡Cuánta razón con las bañeras! Desde aquí alzo la voz en pro de vover a ellas, aunque no se llenen y se usen, la final, como plato de ducha, pero la sensación es muy diferente entre entrar en una ducha plana, y un bañera. No sé, es como que da más sensación de hogar.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Cuando lo estaba escribiendo me he dado cuenta de que no es nada ecológico: mea culpa, no puedo evitar llenar mi bañera una vez por semana ni recomendarlo como placer absoluto. Recuerdo que una lectora me afeó esta conducta: lo siento, te he vuelto a defraudar, pero es que no puedo evitarlo. Bueno, sí, lo que hago es espaciarlo un poco y sustituí el baño semanal por el spa que supongo que reciclarán el agua. Y a diario gasto muy poco en la ducha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rocío, no te sientas mal por ese lujillo semanal acuático. Y eso que yo aprecio el agua como la vida, que en mi tierra hay poca. Yo no tengo bañera y no soy asidua a esa práctica, pero si pudiera, llenaría mi casa de fuentes para escuchar agua todo el día. Hemos de contribuir con lo que podamos, pero creo que es un capricho semi inofensivo. Un beso y sigo muy de cerca tu bicrolaje cosmético.

      Eliminar
  3. Una vez mas me ha gustado mucho tu post. Viva firma Adaldrida ;)
    Y lo del baño...pues si es una vez a la semana tampoco creo que sea para rasgarse las vestiduras, sinceramente. Aunque todos tengamos que concienciarnos con los hábitos ecológicos, al final esto es como los temas de impuestos: los que hacen daño "de verdad" no somos los pequeños consumidores/usuarios/ciudadanos...sino las grandes empresas que vierten, gastan, emiten... Y ojo, no es eludir responsabilidad, pero tampoco creo que se trate de sentir más culpabilidad de la necesaria.
    BESOS!

    ResponderEliminar
  4. Me ha parecido muy interesantes este post. Sisheido nunca defrauda, aunque solo está permitido una vez al año en mi caso jajaja

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Oh me encanta.
    Podrías hacer una última parte con tus perfumes y colonias de 2015...
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm... Solo he tenido un par de buenos descubrimientos M... Pero lo pensaré.

      Eliminar
  6. Urtekram dejó de fabricar con ingredientes orgánicos y empezó a usar algún que otro químico en torno a 2013. En los foros y páginas sobre Sensibilidad Química Múltiple podrás encontrar más información sobre el cambio de fórmula. Yo tampoco pillé los buenos y me decepcionó (porque baratos no son precisamente)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo leí esa entrada en ese blog y me temí lo peor. Gracias por el apunte.

      Eliminar
  7. Hola hobbit. He comprado dos labiales líquidos de K von D, uno de ellos es el tono Mother que comentaste en tu post de las uñas. Ambos son fantásticos (el otro es el tono Bachelorette) en cuestión de color, comodidad y duración. Efectivamente, es el color que tanto me gusta para los labios y que se parecía a tus uñas. Muchas gracias por compartir esa información tan valiosa.

    ResponderEliminar
  8. Lo de treats en Estados Unidos lo peta, pero es lo que dices, aquí no hay bañera... aunque siempre nos quedarán los bañitos de pinreles!!

    Lo de la cosmética casera lo veo una tendencia en alza a todos los niveles. Besotes

    ResponderEliminar
  9. Buenísimo post, Adaldrida, muy útil. Solo tengo una pregunta: ¿alguna recomendación de hidratante/nutritiva/reafirmante corporal? Tengo un montón, ¡todas con parafina como primer ingrediente! Es un asco. Y lo malo es que quiero una crema buena pero coquetona: no una hidratante aséptica de farmacia tipo Eucerin, sino algo con su perfumito, su envasito... ¡Help! Besos. Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, justo ahora estoy investigando ese tema... Weleda tiene un aceite reafirmante de Granada bastante sublime. Y me gustan Korres y L' Occtane.

      Eliminar
  10. Creo que probaré Weleda, el anticelulítico me parece muy bueno, y es el complemento perfecto para el exfoliante de sal y café que te he copiado y que da unos resultados asombrosos... De L'Occitane nunca compro nada, ¡y el caso es que la tienda me entusiasma! Gracias y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no es mucha intromisión, te recomendaría la manteca de naranja de Greensensations, o la crema reafirmamte Lemongrass-argan oil de Acure Organics. Es que estoy contentísima con los dos, y más naturales imposible. Un abrazo a las dos!

      Eliminar
  11. Me gusta muchísimo el bricolaje cosmético sigue con el, porfi.

    ResponderEliminar
  12. Tus entradas de bricoleo cosmético me encantan.
    Y quiero probar los productos de Secretos del Agua (he localizado una pelu que los vende, no cerca pero haré una escapada a ver cuándo pillo el tren y voy).
    Un beso.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...