24 de febrero de 2016

Las zapatillas de Harry Potter... y otras compras frikis en Primark

Después del recital me fui con mis seres queridos a comer "por ahí" (es decir, en un restaurante japonés), y tras la sobremesa, como conociendo a Subflava sabía que íbamos a recorrer media ciudad y yo iba con tacones les dije: "primero de todo necesito comprar un calzado cómodo y baratito". Estábamos en Gran vía y por eso terminamos en el ya mítico Primark de cinco plantas, tan admirado como denostado: puedo prometer y prometo que fue únicamente por esa razón.

(Aún así, matadme)

Mi primo el del iPhone estaba transfigurado: le chifla Madrid, le alucina la Gran Vía y le encandila Primark, hasta el punto de atreverse a entrar en semejante antro de perdición junto a tres mujeres (bloggers, por más señas). Andaba tan emocionado con la idea de que al fin su prima hobbit fuera a conocer el magnífico edificio propiedad de Amancio Ortega, que disparé un par de fotos y hasta me hice el selfie de rigor:

La verdad, es bonito

Esta crónica es la prueba empírica de que se pueden gastar menos de veinte euros (concretando, diecinueve) en dos objetos muy útiles, una chorrada inservible y un capricho "mono": allá vamos.


Adaldrida deslumbrada

Primera parada: tercer piso, calzado de mujer. Fuimos en directo a las zapatillas tipo Converse (nota mental: hacerme esta primavera con unas auténticas Converse All Star metalizadas o en rosa cuarzo). En Primark las había "de pega" pero de las de "lo molan todo":  con calaveras estampadas, temáticas de Star wars y... ¡¡¡de Harry Potter!!!
Fue verlas y entrar en trepidación.Costaban diez euros, pero sé que habría pagado hasta el billete de veinte por ellas. Hasta ahora no había podido hacerme con nada de la colección porque en Logroño no hallé nada más que pijamas y al ser la parte inferior tipo mallas no me gustan...
Pero ahí me estaban aguardando, unas zapatillas blancas de cordones burdeos y estampados al estilo college pero en mágico: una auténtica gozada. Le gustaron hasta a mi madre que al verme llegar por la noche a casa con ellas y no con los hirientes tacones suspiró de alivio y me dijo que eran preciosas: no hay nada más que añadir.

Zapatillas de Harry Potter: 10 euros

Luego, en la planta segunda que según Sub era la planta friki por excelencia encontré una camiseta de "Expecto patronum" absolutamente adorable, por ocho euros, en granate con un ciervo plateado; pero era demasiado transparente y sólo la había en la talla catorce que me estaba justa. ¿No te la quieres llevar en plan reto?, me preguntó mi amiga. Y no, por un motivo: necesito meter un top por debajo y por mucho que adelgazara no estaría cómoda.
Mi siguiente compra, ya no recuerdo en qué planta, fueron unos auriculares para mi mp3, que se me han roto los míos. Pero no unos normalitos, no: los había en forma de balón de fútbol, de calavera otra vez (triunfa el lado oscuro, amigas), y... ¡¡¡unicornios!!!

Mis nuevos auriculares mágicos: 3 euros

Otra vez le debo a Subflava el empujoncito para meter este complemento en mi bolsa y pasar por caja con él. Me parecieron lo más kitch del mundo y a la vez, sentí un raro orgullo cuando mi colega del mundo blogger exclamó: "¡son muy tú!"
Me hubieran justado más aún si fueran duros: no me convencen los auriculares de silicona porque no se mantienen correctamente en mis oídos. Sin embargo, por tres euros funcionan perfectamente: digamos que para escuchar música durante un viaje o por la calle son ideales, pero en la elíptica con el bamboleo se salen insidiosamente de las orejas.


Vela gardenia & Jasmine: 1 euro

Luego La tía Maruja dijo que quería ver las velas de Primark que estaban en la planta quinta me parece, y aunque Subflava apostilló que nunca había leído ninguna buena crítica de ellas, tanto LTM como yo nos llevamos una en formato de un euro de este apabullante aroma: gardenia y jazmín.
Huele a jardín del edén, floral, sensual y sublime, nada más abrir la tapa recordé mi viaje a Puerto Rico. Es un olor que se te cuela por todos los rincones del alma embriagándote.
Hoy la encendí: efectivamente, una vez prendida la llama se apaga la magia y huele a plástico quemado, pèro sigo pensando que en este tamaño tan bonito y por un euro vale la pena, porque sin encender huele sutilmente a delicia.
Y éstas iban a ser mis compras cuando ya en caja me enamoré sin remedio de un neceser en forma de tetrabrick vintage y kawaii (encadenando tres términos no castellanos, ahí, dándolo todo...)

Neceser de Tokidoki: 5 euros

¡¡Pero si es de Tokidoki!!!, dijo Subflava. Yo no sabía qué era Tokidoki, pero esa carita naif y esa silueta de caja láctea me robaron el corazón. Por cinco euros, el neceser se metió en mis bolsillos y creo que lo llevaré a la oficina para alegrar mis jornadas laborales con el cepillo de dientes, la pasta blanqueadora Lacer Blanc Citrus, el aceite corporal Ayurveda de Rituals y la crema de manos con veinte por ciento de karité de L´Occitane, que hoy por hoy componen mi kit de cosméticos básicos para hacerme sentir como en casa antes de impartir una de mis clases on line.

15 comentarios:

  1. Me han encantado tus compritas, yo seguro que habría comprado todo de calaveras jajajajajaj Los auriculares de unicornios me ha robado el corazón, con lo que a mí me gustan!!
    Y el neceser... Ay madre!!! Simplemente lo quiero y necesito!!! Las cosas de Tokidoki son tan monas!!
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  2. Noooooo!!! No me digas que encendida no huele igual que apagada!!! Qué lástima! Hubiera sido demasiado bueno para ser verdad... Qué buen rato pasamos! Un besote!

    ResponderEliminar
  3. Adaldrida deslumbrada y deslumbrante :)
    Tengo viajes de andar mucho en vista y necesito zapatillas (tenis, como les decimos por aquí, ya tú sabes...)...a ver qué veo yo por ahí.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. Ay el neceser mola mil¡¡¡
    No me gustan las velas de Primark, me huelen todas fatal.
    Tuz zapas son preciosas, he visto unas de Vans de pastelitos que serán mías.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Si llego a ir con vosotras, me meto debajo de las camisetas de calaveras, prometido, no sea que tanto kawaii me dé reacción o algo.
    Ahora, divertidas esas compras, rato largo.

    Las velas de Primark me parecen una castaña pilonga, pero me gusta la idea de los auriculares de silicona. Aunque no te agraden, agreden menos al oído que los rígidos, proque se ajustan mejor (hacen menos daño), y porque, al hacer eso, necesitas menos decibelios para una audición óptima.

    Aún sigo pensando si admitimos mítico para ese Primark...pero creo que sí podría ser.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que se debería admitir el "mítico" para Primark cuando deje de existir y su recuerdo sea sólo un mito, incluso dudándose de su existencia, dentro de unos miles de años ajajaj. Pero Adaldrida es la experta en nuestra lengua, así que me fiaré.
      Por cierto, Gadi me ha quitado del teclado lo de "deslumbrada y deslumbrante" jajaja. Estabas guapísima.
      Unas crónicas la mar de divertidas, le sacáis un buen provecho a Madrid, ciudad en la que cada día me aburro más arrgg. Un abrazo!!!

      Eliminar
  6. Que monos los cascos!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Bueno, el mito tiene dos acepciones:
    una de relato, personaje u objeto atemporal que de alguna manera explica el origen de la vida u otro tema trascendental, (en esta línea va el mono Gretel y según eso el término NO se ajusta a Primark Gran Vía...)
    Y otro más en plan concepto de significación universal para una cultura y que remite a alguna realidad vital: este edificio ha sido tan alabado, denostado, para unos significa el capitalismo brutal, para otros la democratización de la ropa y para los frikis acceso a gran parte de sus objetos de culto... Y por eso creo que para bien o mal se le puede calificar de mítico.
    Toma ta me quedé a gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso, por la segunda, digo yo que sí me cabe en la definición. Pero cómo me gusta hablar de estas cosas con gente que sabe!!!
      Gracias!

      Eliminar
  8. In Love in love con ese neceser de Tokidoki. Muy fan.

    ResponderEliminar
  9. Ay por Dios esas zapatillas de Harry Potter. Las quiero.,Gracias gracias y gracias.
    M.

    ResponderEliminar
  10. Necesito esas zapatillas!!! Aunque nunca use de este tipo <3
    Muy propias esas compras para ti, los auriculares es que son tú totalmente. Me alegro que disfrutaseis todos esa tarde de compras, para mi a Primark lo que le falta es la venta online. Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
  11. La camiseta de spectro patronum ha de ser lo mas!! Y las bambas!!
    a mi tambien me encanta harry potter!!!
    Q pena q en mi ciudad no haya primark :(

    ResponderEliminar
  12. Que suerte!!!! y que ganas tengo de ir a ese Primark, la de chorraditas que hay!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Todavía no he entrado en ese Primark, te lo puedes creer? Me encantan tus zapatillas, son geniales y como te dije, los cascos y el estuche son de un kawaai imparable.

    Grandes compritas. Muases

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...