12 de febrero de 2016

...Y los viernes de Cuaresma, sushi: hoy, Sushicatessen

Tradicionalmente, los católicos no comen carne durante los viernes de Cuaresma.
Esto, hoy en día, no es más que un símbolo, porque ahora este tipo de abstinencia no cuesta nada e incluso está de moda. Por otro lado, cada uno tiene su propia cadena de la que se deba y quiera librar para estar más "ligero de equipaje", como diría Machado: conozco gente que no fuma o fuma menos, los adictos al maquillaje como yo entramos en poti dieta, y he oído muchas veces a un sacerdote decir que el mejor sacrificio es una buena sonrisa cuando estamos cansados y no nos sale sola... el ayuno debe hacernos mejores personas, no machacarnos.

Comida japonesa en Logroño

...Pero, al hilo de "los viernes sin carne", os voy a hablar de uno de mis últimos hallazgos que ha derivado ya en auténtica pasión: la comida japonesa. Por supuesto, yo conocía los restaurantes nipones antes de trasladarme a Logroño, pero siempre pensé que eran para una ocasión especial, para "comer con mantel" y celebrar algo... Sin embargo, desde que Sushicatessen aterrizó en Logroño he descubierto el placer de comer japonés porque sí, porque es sano, pura proteína y puro hidrato de absorción lenta, del que te llena de energía por un gasto razonable.

Este "Sushi bar" pertenece a una cadena que abrió un emprendedor riojano y que tenía locales en Segovia, Valladolid y desde hace unos meses en la propia capital riojana. En su Twitter anuncia próximas aperturas en tantas otras ciudades. Se supone que está hecho para tomar comida japonesa a domicilio, pidiendo en su web, pero a mí lo que me gusta es visitar su restaurante en la calle Víctor Pradera de Logroño, porque adoro comer fuera de casa y estoy siempre buscando alternativas saludables.

"Arroz somos y en makis nos convertiremos"... de lo más cuaresmal

Uno de los más claros atractivos de esta cadena es el desenfado juvenil, el estudiado descuido que desprenden tanto su web y su carta como sus locales, decorados de forma minimal con dibujos semejando tiza en pizarra y reinventando proverbios tradicionales en clave japo: "Crucemos los palillos", "¿Qué le dice un california roll a otro? ¿Quieres rollo?" y mi favorito "Arroz somos y en makis nos convertiremos". También hay una maceta con una planta en cada mesita.
Hablemos ahora de la comida... y de sus precios. Ya sabéis que los japoneses suelen ser caros, pero en Sushicatessen  tienen ofertas muy razonables: un menú mediodía por 9,95 euros, un Sushi mix por 10,95, un menú vegano que contiene makis de aguacate, zanahoria, sésamo... y vainas japonesas (nada de pescado) por 12,95. Y siempre tienen promociones, packs de tres por dos y detalles como la "love box" por San valentín, para dos y con las piezas dispuestas en forma de corazón.

Mi elección

Que yo siempre acabe gastando unos veinte euros (lo equivalente a las dietas diarias que me conceden en la UNIR por asistencia a tribunales de exámenes o de defensas de trabajos de fin de Máster, que suele ser cuando me permito semejante capricho gourmet), es solo culpa mía: soy entre caprichosa y creativa y no me gusta pedir un menú sino apañármelo yo por mi cuenta.
Suelo pedir una ración de sashimi y otra de California rolls, pero un día de verdadera hambre añadí un cuenco de noddles con verdura: auténtica verdura oriental, con profusión de esas vainas verdes japonesas que me chiflan... y en lenguaje coloquial diré que "me quedé sentada", pero a la vez hice aún una digestión ligera.

California de aguacate, salmón y eneldo

Sin embargo normalmente suelo atenerme a la combinación de california roll más sashimi. El rollo californiano es lo contrario al maki: un corazón crudo consistente en pescado o verdura (o ambos), envuelto en alga nori y rodeado por una cobertura de arroz blanco con semillas de sésamo y alguna especia verde. La ración incluye seis unidades más dos de regalo, y mi variedad favorita es la de aguacate, salmón y eneldo: la mezcla resulta deliciosa. 

Sashimi de salmón cítrico

El sashimi es pura proteína porque son simples cortes de pescado crudo y macerado. Mi preferido es el de salmón cítrico: es curioso lo poquísimo que me gusta este pescado cocido y lo que me enamora marinado. El toque a limón es absolutamente embriagador.
Como es lógico, no suelo pedir postre, pero para que esta reseña fuera completa (todo sea por el método científico), en mi última visita pedí tres "mochis", aunque al final sólo comí dos:

Mochis de chocolate, de té verde y de coco

Los mochis son unas pequeñas bolitas de helado cubiertas de una pasta de arroz parecida a la de las empanadillas chinas al vapor que tanto me gustan, pero dulces. En la imagen veis dos bolitas aún intactas, perfectas, y el bocado de la tercera, que muestra su interior. Pedí un ejemplar de chocolate que estaba demasiado bueno, parecía una trufa de Goya helada; uno de coco algo insípido pero interesante gracias al envoltorio, y un último de té verde que no pude comer: ¡poseía un intenso sabor herbal y amargo! Al primer bocado pensé en Miss Potingues: es el postre perfecto para ti si no eres muy dulce y te apasiona el té.

En definitiva, toda una experiencia para disfrutar... solo o acompañado, en casa o fuera de ella.

18 comentarios:

  1. Yo, reconozco,que lo he probado poco. Pero no me entusiasma. Sin embargo a mi hermana le encanta.
    BESOS!

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, ¡pero si yo vivo en Valladolid! Voy a investigar a ver dónde está, que también soy de ir a los sitios.

    ResponderEliminar
  3. No sé, yo para Cuaresma lo veo todo excesivo (la cantidad, lo festivo y el mero de hecho de que haya postre), pero cada uno vive su fe como buenamente quiere. ¿Qué importa que comas carne o no si te pones hasta la coronilla de salmón y dulces?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente escribí esta entrada ayer, jueves de cuaresma, por lo que todo lo fotografiado pertenece a comidas anteriores, sobre todo, como digo en el post, momentos de trabajo intenso en los que voy a tribunales...
      Sencillamente quise hacer coincidir su publicación con el primer viernes de cuaresma. No pienso ir al japonés en viernes de cuaresma entre otras cosas porque los viernes como en casa de mi abuela, precisamente comida de vigilia (tortilla francesa muchas veces, que por cierto me encanta.
      Y no sé, pero el tono de este comentario me ha parecido ligera (no excesiva pero sí leve)mente agresivo. Ponerse hasta la coronilla es un término subjetivo, ¿no crees?

      Eliminar
  4. Adaldrida, permíteme una pregunta respecto a tu comentario anterior: la tortilla francesa es comida de vigilia por lo frugal, o tiene un significado que desconozco? En mi casa se comía potaje de garbanzos con acelgas y bacalao, y me ha llamado la atención tu ejemplo de menú...

    Aprovecho para decirte que yo, que no 'practico' la espirualidad de forma religiosa, siempre te encuentro muy coherente y respetuosa en tu forma de conducirte como católica. Espero que aproveches la Cuaresma :)

    ResponderEliminar
  5. Y pensaste bien, porque quiero ir ya y probarlo todo!!!
    Qué gustazo debe ser comer en un lugar tan original y accesible.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Pues yo no puedo con el sushi, ni con la mojama ni con ningún pescado crudo/en salazón/ ahumado. Me gustan fritos , al horno o plancha, bien hechos. Así que para mí sí que sería un sacrificio cuaresmal plantarme allí. Aunque por esos mochis, lo que sea!! Besos!

    ResponderEliminar
  7. Sin ánimo de ofender a nadie (y que conste que me gusta el sushi), creo que la mejor comida cuaresmal se prepara en Sevilla (y no soy de allí) aparte del potaje con acelgas y bacalao mencionado por otra comentarista, el pescado frito, los pestiños, los buñuelos de bacalao, las "papas aliñás", las gambas orly, las tortillas de camarones... Así que en mi humilde opinión, en Sevilla en Cuaresma es fácil pecar de gula aunque uno quiera guarde la vigilia porque la tentación está en todos sitios.

    ResponderEliminar
  8. Sandalia, gracias.
    En mi casa la comida de vigilia era potaje de garbanzos y tortilla. La tortilla, supongo que lo era por no ser ni carne ni pescado "festivo", pero es que a mí me encanta...

    Bea, por eso pensé en ti. Gretel, ¡hay menú vegetariano!

    Anónimo, más que ofender, ¡me das envidia!

    ResponderEliminar
  9. Para mí desgracia soy alérgica a las algas (nori en particular) por lo que todo el Sushi tiene en mí efectos volcánicos. Eso sí, doy buena cuenta de sashimis y tartares. Son de lo más sano. Enhorabuena por tu nueva pasión.

    ResponderEliminar
  10. Yo la verdad no soy de sushi prefiero otro tipo de comida:D
    Muack!
    El Tocador de Mia.

    ResponderEliminar
  11. solo lo he probado una vez y la verdad es que no nos gusto mucho. Pero quiero volver a otro sitio por probar alguna cosilla más. El caso es que lo veo en fotos y e parece super apetitoso

    ResponderEliminar
  12. Yo no lo he probado, pero tampoco me llama nada la atención, al lado de mi trabajo han abierto un missshusi o algo así y la verdad es que no tengo ninguna curiosidad, prefiero un buen potaje o unas buenas lentejas, :):):)

    Besos

    ResponderEliminar
  13. A mí el Sushi no me apasiona pero reconozco que el salmón me agrada bastante y más marinado. Un beso

    ResponderEliminar
  14. A mi el sushi no me gusta, pero el salmón, si!!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  15. Me apasiona el sushi y todo lo que has nombrado!
    El sitio me ha gustado muchísimo, es muy bonito y original.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  16. Qué rico el sushi (cómo lo echo de menitos) y los mochis son amor en bolitas, no hay ninguno que haya probado que no sea delicia pura.

    Besotes

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...