10 de mayo de 2016

Murcia, qué hermosa eres (II) Reencuentros, sorpresas y ¡comida típicamente murciana!

Si el año pasado me deslumbró Murcia, en este año me acabó de enamorar.
Vuelvo al mismo Hotel, La huertanica: treinta y cinco euros noche, ¿quién da más? No hay minibar ni jacuzzi (ni terraza, este año se han disculpado conmigo por no estar libres las habitaciones de la cuarta planta), pero desde mi ventana se sigue divisando el mismo fermoso panorama:

¡¡¡La catedral!!!

Además, este año tengo un iPhone y una afición creciente por grabar vídeos, así que pronto aparecerá en YouTube un especial "Mi viaje a Murcia", con planos del centro de la ciudad, trayecto en tranvía, campus de la Universidad en las afueras (con Jacarandas), e incluso cinco minutos de mi comunicación sobre la creatividad lingúística en el aula a partir de Vladimir Propp, Rodari y los blogs literarios.

Trapería

Mientras tanto, os dejo algunas fotos bonitas de la ciudad y os recomiendo una tasca maravillosa donde comeréis comida murcianica (y sana, sana). Este año tuve una Cicerone de honor, Lola, una profesora de Didáctica de la Lengua (aunque en realidad es especialista en literatura Hispanoamericana y colega de mi madre, a quien prometió que me iba a agasajar... y vaya si lo hizo.)

Casino real

Por la mañana, antes del congreso, fui a Misa en la catedral y a recorrer las calles, volví al magnífico Casino Real.  En el inminente vídeo os lo mostraré por dentro: no sólo me dejaron grabar sino que me invitaron; entré sin pagar la entrada. Luego encontré una perfumería Marvimundo y me sumergí en su universo, pero eso queda para otra entrada: mañana, a lo mejor...

Claustro de la Facultad de Letras

A medio día tomé el tranvía, medio de transporte que me emociona (y que también aparecerá en el vídeo), para ir al congreso (algo desangelado, no nos presentaron y lo primero que dijeron en público antes de exponer era quién faltaba por pagar la matrícula..., pero tampoco la podías pagar en mano, debía ser mediante una aplicación que a mí me falló), por lo que tras exponer nos fuimos y Lola me
enseñó el campus "bonito", el de la Merced donde está la facultad de Letras.

Recomendadísimo

Por la noche, en primer día nada más llegar busqué el Tommy Melsdel año pasado, aunque fuera para tomar una ensalada César, pero lo habían cerrado. Sin embargo, ayer Lola me llevó a un sitio sublime llamado Los toneles. Allí fui con Lola y Pedro, otro filólogo pedagogo absolutamente genial que hoy nos va a llevar a La Fuensanta, y comimos ensalada huertana, Zarangollo que a mí me suena a Sarandonga y que es revuelto de calabacín...




...¡Y parrillada de verduras! Dios mío qué ricas estaban. Y con la buena compañía se disfrutan mucho más. Pero ayer Murcia me reservaba otra sorpresa: Ángel, de Muak Up Shop acaba de trasladarse y renovar su tienda (hace una semana no más), y pude ir y gozar del nuevo espacio, diáfano y maravilloso.

Muak Up Shop, Avenida Victoria 1

Por cierto que me volví loca buscando la nueva dirección, pregunté a un chico por la calle y sin darme cuenta le dije "¿Avenida de la Victoria, por favor?" Me miró enfadadísimo y me dijo, "¡Señora aquí no tenemos de esas cosas!" Yo me quedé planchada y sin entender, y ne soltó ¡una perorata
contra el franquismo! Asunto del que yo estaba absolutamente ajena. Estamos generando una ligerísima obsesión, ¿no es cierto?
Ángel me recordaba, me dijo que varias clientes le habían hablado de mí y que sigue mi blog con entusiasmo, por lo que realmente me emocioné. Más anécdotas, imágenes de la tienda y compras, mañana... o pasado mañana. To be continued, siempre to be continued!

25 comentarios:

  1. Pues nunca he estado en Murcia! Pero en las fotos se ve preciosa :)

    ResponderEliminar
  2. Seguro que lo pasaste genial espero más información de esa tienda, mi hermana casada con un murciano suele ir!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  3. Murcia es una maravilla, por su clima, por su gastronomía, por su arte, ¡y por Salzillo! Y otra de mis ciudades es Cartagena, llena de mozos de la Armada, de siglos y de mar!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Lo que no puedo decir es si es caro o barato el bar, porque Pedro fue un caballero y se nos adelantó :)

    ResponderEliminar
  5. Se ve una precios ciudad y e encantaría visitarlaD

    Un besazo!
    El Tocador de Mia.

    ResponderEliminar
  6. No conozco Murcia así que tengo que solucionarlo :)
    Menuda parrillada rica, a mi me encantan.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  7. Qué locura lo de la Victoria... Besos. Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Locura? La ley de Memoria Histórica 52/2007 de 26 de diciembre en su artículo 15 dice: "Las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Entre estas medidas podrá incluirse la retirada de subvenciones o ayudas públicas."

      Otra cosa es que las instituciones y las personas individuales se la salten a la torera.

      En este país parece que da igual que hubiera una guerra civil o una dictadura. Lo siento, pero algunos no olvidamos. Todavía tenemos que pasar por calles con nombres de señores que tienen delitos de sangre y que conmemoran acontecimientos bélicos. Creo que en Alemania estas cosas no ocurren.

      En España no hubo Revolución como en otros países para que se instaurase la democracia. Hubo Transición. Los mismos siguieron en el poder con un asiento de otro color.

      Eliminar
    2. No creo que este sea el sitio. Y vaya por delante que me parece muy bien retirar los nombres de calles como Generalísimo Franco, etc. No solo legal (en función de la ley que citas), sino justo (nótese el matiz). Pero lo que me parece una locura es esa susceptibilidad a flor de piel. ¿Te parece normal, Anónimo, que ante la pregunta de una viandante por la calle de La Victoria la respuesta espontánea sea esa? En mi ciudad hay una calle del Duque de la Victoria, espero que a nadie le dé por atar los cabos que no son. (Rocío, perdona: como he dicho no es el sitio. Borra mi comentario si quieres). Carmen. Besos.

      Eliminar
    3. Lo ha dicho mejor que lo que yo podría decir. Victorias hay muchas, anónimo. Y no todas son ominosas.

      Eliminar
    4. El ducado de la victoria se concedio por haber ganado las guerras carlistas. Otra cruenta guerra a favor de una monarca muy cuestionada. El primer duque de la victoria tampoco lo hizo bien durante su gobierno. Si estais a favor de las guerras y que tengan calles los que las fomentan, alla cada uno con su conciencia. El ejemplo del duque de la victoria no es acertado, la verdad.

      Eliminar
    5. No te sulfures, anónimo. A muchos no les importa que España haya sido gobernada por militares. Ese tipo de gobiernos ha sido la mayor lacra de España desde el siglo XIX pero muchos lo siguen apoyando y ven bien que tengan monumentos y calles. El duque de la Victoria también fue el protagonista de una Guerra Civil aunque tenga una bonita estatua a caballo.

      Eliminar
  8. Yo nunca he ido a murcia!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Vamos a ver. Me parece que nadie ha dicho que le parezca bien el gobierno militar. A mí no me lo parece, y eso que a mi abuelo no lo mataron los fachas, sino los otros, que de todo hubo en esta triste historia.
    Lo que hemos dicho, tanto Carnen como yo, es que es una locura y una grosería que preguntes por una calle y te llamen facha, cuando ni te había pasado por la cabeza ni un duque ni una guerra ni nada, solo una dirección.
    Un poco de relax.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi abuelo estuvo luchando con los nacionales y a mí me avergüenza porque apoyó un golpe de estado.

      Eliminar
    2. Justamente, Rocío. Solo era eso. Y el ejemplo del Duque de la Victoria, condecorado por sus victorias (sí, sangrientas) contra el carlismo, pues me temo que no es ni más ni menos que un testimonio de la historia. No glorifica a nadie, que bien enterrados están él y sus descendientes en tres generaciones. Yo no quiero que en Atenas desaparezcan la calle de Alcibíades ni de Leónidas, y también se llevaron a algunos por delante... Borrar la historia no limpia la sangre. Y repito que me parece muy bien que desaparezcan los Generalísimos y los Molas del callejero. Carmen. (Rocío, tu blog es cada día mejor, y me atrevo a decir que estas polémicas lo confirman).

      Eliminar
    3. El general Espartero (el ínclíto Duque de la Victoria) no fue un dechado de virtudes. De hecho, salvo en Logroño, en su pueblo (Granátula de Calatrava) y la parada de metro de Príncipe de Vergara en Madrid (donde también tiene una estatua), apenas hay vestigios que lo recuerden. No hay sólo tres generaciones de duques de la Victoria. Hay seis. El último está vivo. Recibió el título en 2011. Antes de hablar, podíais investigar un poco. Al menos, no se metería la pata y se harían críticas con fundamento.

      Eliminar
  10. Adaldrida querida: qué tal si nos dices qué días vas a firmar en la Feria del Libro de Madrid...así cambiamos de tercio. No cambies tu forma de escribir, es por ser libre que te leemos. Ruego a quien lea un blog y no le guste lo que lee, que cierre la pestañita y no polemice en los comentarios. Igual que se cambia de canal o se apaga el televisor.

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito se ve el campus¡¡¡

    eso dinos que días vas a estar en la feria..

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Lo peor de este blog son los espontáneos que salen a "arreglar" las meteduras de pata de la académica con cuatro capotazos. Qué fauna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie ha faltado el respeto a nadie y vienes tu descalificando. Tus palabras te definen.

      Eliminar
    2. Un poco de respeto, si no a mí, a mis lectores. Aquí somos personas, no fauna.

      Eliminar
  13. ¡¡Que maravilloso viaje!! Esta es un ciudad que quiero conocer y disfrutar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. A mí lo que me parece fascinante es que los americanos hayan sido capaces de enterrar a sus muertos tanto azules como grises, con el máximo respeto para ambos bandos y hayan aprendido a pasar una página muy difícil pero necesaria. Me parece inreible que lo puedan hacer los americanos y no nosotros. Porque pienso que no olvidar es precisamente hacer esto. Aprender y proseguir. Mientras no lo hagamos y sigamos con el rencor enconado y enquistado que nos impida preguntar el nombre de una calle sin temor, siempre habrá dos Españas y seguiremos presa de nuestros errores. Tal vez algún día logremos superarlo. Gracias a todos los que luchan por encontrar el real y verdadero sentido de la concordia. Lo firmo como Anónimo, y me defino como una descendiente de las víctimas del franquismo que adora a Adáldrida y su admirable búsqueda de la belleza.

    ResponderEliminar
  15. No digo nada, ya dije todo lo que tenía que decir...

    Te puedes creer que me suena un montón el chico de la última foto? Es que no sé si es un compañero de facultad y todo! Porque se llama Ángel, que si no, diría que es él.

    Queremos firma de libros!!! Por cierto, que coincido que el claustro es para vivirlo de bonito.

    Muases enormes

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...