29 de julio de 2016

Mi pulsera de Charms Soufeel... personalizada

Recuerdo perfectamente el momento en el que estalló la fiebre Pandora en España: se me antojaba un furor (nada poético) desmedido por algo que estorbaba mucho en la muñeca (tanto dije junto no podía ser bueno), y además constituía un capricho muy, muy caro. Que esa misma cantidad de dinero (o mayor) me la puedo gastar yo en, digamos, libros y barras de labios, cierto es..., pero los disfruto mucho más... y el cincuenta por ciento es cultura :)


Soufeel

A principios de julio, justo cuando acababa de cobrar mi temario, de publicar mi artículo JCR y de cerrar una nueva presentación de mi poemario, leí este post en El rincón de Ro y de repente algo cortocircuitó en mi mente: pensé que una pulsera así podía hacerme recordar este momento tan especial que estoy viviendo, al comienzo y al final de tantas cosas: libro nuevo, asignatura nueva, sede nueva en septiembre, despedida de mi vieja sede (hoy es el último día y, lo peor no es esta rara nostalgia sino el hecho de que debo meter todos mis enseres personales en una caja de cartón cual película de Hollywood...)
Un par de detalles me acabaron de enamorar: uno, curioseando en la página web descubrí que había una pulsera de plata en forma de cordoncillo absolutamente preciosa... y era la más barata por añadidura, veinticinco euros. Y dos, en el blog de Ro vi que se podía personalizar el charm de turno con una foto especial:


Mi pulsera Soufeel

Lo primero me atraía porque quería una pulsera relativamente "desnuda": estoy muy de acuerdo con el parecer de Miss Potingues que he podido leer en muchas reseñas sobre este tipo de complementos: tanto charm encadenado me parece chabacano. Esta pulsera es la clásica y básica, no es blanca y lisa como otras sino que tiene ese aspecto de cadena envejecida que tanto me gusta y que casa tan bien con mis dos relojes Swatch: la he probado junto al Star Chief y me gusta mucho, aunque me convence aún más junto al Moon Plaided con correa milanesa que os muestro aquí.


Mi amiga Merl y yo

Y lo segundo... es una manía hortera mía, lo sé, pero desde hace un tiempo me llama a gritos la idea de estampar mis fotos más especiales con familia o amigos en tazas, neceseres etcétera, y creí que un simple y diminuto corazón de plata era una manera tímida y elegante de conseguirlo. Desde el principio tuve clara la imagen que deseaba perpetuar: una mañana feliz en Sevilla, en pleno parque de María Luisa en verano, mucho calor... Mi mejor amiga y yo acabábamos de comprar dos abanicos decorados a mano a un pobre hombre que se declaraba en paro.


Detalles...


Y aquí está, conmigo, ese momento. Personalizar el corazón resulta tan fácil como subir la foto a la aplicación de Soufeel en mi móvil, por detrás tiene piedritas de svarowski y cuesta diecinueve euros con noventa y cinco céntimos.
Había leído que los dijes corrían peligro de escaparse al abrir la pulsera, por lo que añadí, solamente, dos separadores, de plata también y tachonados de estrellas. Ya sabéis que mi libro se llama "La noche que no existe" y que mi editora, Marie Christine de Castillo, diseñó una maravillosa portada azul noche surcada de estrellas: es mi ilustración favorita y quería plasmarlo también. Cada uno vale quince euros.

Me ha costado el conjunto setenta y cinco euros, que no es nonada, pero que resulta la mitad de lo que me hubieran pedido en Pandora... Tanto la pulsera como los charms vienen en bolsitas de plástico individuales y herméticas, y todo el conjunto llega en un apetecible saquito de terciopelo. Además te regalan puntos para fidelizarte, aunque no he comprado más dijes y no creo que lo haga, ¡me gusta así!

16 comentarios:

  1. Es rebonita. Y me encanta la idea de la foto, no sólo de una amiga sino de un momento.
    M.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonita, original y emotiva es tu pulsera.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Que especial el charm de tu pulsera!!.
    Yo tengo una Pandora original con algunos charms originales y otros que encontré en una página tirados de precio. Hice la inversión hace tiempo y me encanta ponerla en ocasiones especiales, para mí día a día no porque me pesa un montón en la muñeca jajaja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta la idea de la foto, pero siguen sin convencerme estas pulseras. Estéticamente, no me agradan.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Rocío creo que te equivocas al tildar de chabacanas las pulseras de dijes. Todo depende del momento, del número de charms, de su diseño...
    Fijate si se han popularizado que tú has caído con una idea similar. Y no creas que es mucho menos de lo que te hubieras gastado en Pandora o Thomas Sabo. También puedes "construir" una pulsera de Pandora por menos de 100€, prácticamente desnuda y con un charm que tenga algún significado para ti.
    Parece que estoy haciendo propaganda y me pagan por la publicidad pero nada más lejos de la realidad. Tengo una pulsera Pandora que me han regalado entre mi hermana y mi marido, a la que se han ido añadiendo algunos charms de mi hijo y mis amigas con un significado especial. No está abarrotada, no pesa y no molesta y no la encuentro en absoluto chabacana.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Estaba pensando en que alguien podía sentirse ofendida por mi reseña y nada más lejos de mi intención. No me refiero a que las personas que usen Pandora ni a que Pandora misma sean chabacanas, es cierta acumulación de charms lo que sí me parece vulgar, no puedo evitarlo.
    Pandora como marca puede ser una exquisitez y or ejemplo me encantan sus anillos, le regalé uno a una amiga y era precioso, con una piedra de cuarzo rutilado.
    Eso sí, que Pandora cuesta el doble que Soufeel es un dato empírico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Regalé un charm de Pandora que compré por ebay (¡Maldita crisis!). Estaba tan bien conseguido que la dependienta del stand del Corte Inglés creía que era auténtico. Lo examino de cerca, estuvo buscando para ver si estaba comercializado aquí, etc. Aunque por más que busqué en ebay no logré uno similar a ese.

      Eliminar
  7. Hola Ro! Hoy no puedo decir que me guste tu nueva adquisición, pero bueno, como suele decirse, para gustos los colores. La foto con tu amiga muy bonita! Un besote guapa!

    ResponderEliminar
  8. Él charm de Pandora que más me gusta (de hecho el único que me tienta) es uno en forma de espejo vintage que simbolizaría muy bien mi lado blogger y coqueto. No he visto nada parecido en Soufeel snif.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes pasarte por Miplata. Tienen charms bastante bien conseguidos y diseños muy originales.
      No me he sentido ofendida, Rocio. Es que creo que la afirmación es muy dura para venir de ti.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Yo no soy mucho de complementos (casi todo me molesta), pero una vez regalé una pulserita similar con su muñequito y fue un acierto.

    ResponderEliminar
  10. Hay muchos charms que no son de Pandora en algunas tiendas frikis de internet, con elementos de marvel, star wars, Harry Potter, te dejo donde más he visto, es una página de fiar:

    http://www.thinkgeek.com/interests/charm-bracelets/

    De todos modos, hay algunos charms de Pandora de cooperación con la asociación Española contra el Cáncer, algunos muy bonitos y esos creo que sí merecen la pena, por el diseño y el significado, pero coincido con todas en que lo mejor es llevar algo que tenga sentido y valor para ti.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo la moda de llevar un charm o una camiseta relacionado con el cáncer. Lo siento. Los enfermos queremos NORMALIDAD y no que nos recuerden 24 horas que estamos enfermos.

      Eliminar
  11. Disculpad mi exabrupto pero, como es un tema que me toca de cerca, veo mucho beneficio comercial con la enfermedad. Recientemente, al salir de la quimioterapia nos pidieron dinero para una ONG contra el cáncer que no existía (¡bendito internet!). Unos familiares me preguntaron por qué mi sobrina (que está sana) no tiene una muñeca pelona por quimioterapia (wtf?). Mi tía (cuyo marido y padre fallecieron por la enfermedad y en ese momento tenía a TRES parientes afectados) se negó a echar dinero en una cuestación de la AECC porque era la CUARTA del año y la increparon publicamente. Otro día al entrar en una farmacia se presignaron al vernos y una señora se salió. Un medíco ha escrito un artículo sobre mi caso sin pedirme permiso (y lo más divertido es que el señor al principio dio un diagnóstico erróneo y no lo ha contado). En la farmacia querían cobrarme 90 euros por unas cremas y unos complementos que no me hacían falta. Y así un largo etc. A lo que hay que sumar las frases de Mr Wonderful: "eres una guerrera" "no puedes ponerte triste" "tienes que luchar" que te hacen sacar el Increíble Hulk que tienes dentro y mandarlos a todos a freir monas. Disculpad mis batallas de "abuela cebolleta" pero te hartas.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...