7 de agosto de 2016

"Adaldrida on the run", o mi Zpalette completa..., o correctores y rubores en godet by Mac

... O mi tocador en Maestu, también podría titularse este post.
Ya instalada plácidamente en el periodo vacacional, con tres largas semanas por delante para disfrutar del deporte, de la naturaleza, de la lectura y de la familia, en mi dulce reencuentro con mi dormitorio maestuano descubro justo lo que está de rabiosa actualidad: ¡un tocador blanco!

Mi tocador en Maestu

De madera, con encimera de mármol, si el tocador de mi dormitorio en Logroño era una pieza retro y emotiva éste lo es más aún porque directamente fue el que utilizaba mi abuela. Posee un espacio impresionante y un amplio cajón, y me gusta atesorar en él neceseres, polveras e incluso algún poemario que esté leyendo en ese momento. Y, en esta ocasión, me sirve de marco incomparable para presentaros mi Zpalette completa, no sólo llena de sombras de ojos sino de todo lo que puedo desear en mi día a día:

Mi Zpalette completa

La idea es que, en una mañana de prisas, con apenas cinco minutos para entrar en el cuarto de baño si es invierno o detenerme ante el tocador si es verano pueda, con estos deditos y un mínimo brochazo, salir "casi arreglada" a falta tan sólo de rímel ante el espejo y un poco de pintalabios aplicado en el ascensor o incluso en la calle...
Creo no equivocarme si describo así la realidad de la gran mayoría de mujeres trabajadoras, y por eso todas necesitamos una "paleta para todo" que nos facilite la vida, es producto clave en nuestro neceser: Urban Decay captó muy bien esta idea al lanzar al mercado su paleta "Naked on the run"..., y yo he creado mi propia versión:


Mi Zpalette completa... en invierno

La inspiración para abarrotar mi Zpalette no sólo de sombras de ojos sino equiparla con todo lo necesario surgió en Bilbao, en el rincón de Mac del Corte Inglés: iba a por la sombra Steamy y a por la mítica Satin Taupe y me encontré con todo un universo en formato godet: coloretes en polvo y en crema y correctores pueden combinarse ahora en nuestra paleta ideal.

Corrector Studio Finish NC20/ Colorete Melba
En realidad, salvo la sombra turquesa, mis compras de Mac en Bilbao no fueron descubrimientos sino viejos conocidos rescatados de nuevo:

Los coloretes de Mac no son en absoluto mis favoritos (pronto os ofreceré un post sobre mis equivocaciones con la firma), pero hay dos referencias que nunca me han fallado: el Sunbasque, un tono mejillas quemadas por el sol maravilloso, y el Melba, un maravilloso melocotón mate pero muy luminoso debido al color que aporta: es casi casi mi rubor melocotón preferido, y arregla cualquier "bad face day" al instante. Fue el que llevé en la defensa de mi tesis y esos detalles no se olvidan nunca. Era hora de que volviera a casa.

El corrector Studio Finish es uno de mis aciertos Mac, de estos productos con los que repites y repites, y tiene la virtud de ser bastante estirable, aunque no tanto como la base Toleriane Teint de LRP. De cualquier modo, en un día de prisas puedes tapar imperfecciones con él y salir a la calle con dignidad, nunca me ha producido granitos y el tono neutraliza mis rojeces.

Steamy de Mac/ Nereide de Nabla

Respecto a las sombras de ojos de mi "Paleta on the run", tenía claro que debía haber un gris humo o antracita, un turquesa soleado, un dorado y un topo: son estos los colores que me hacen perder pie, que me favorecen, que quisiera utilizar en cualquier día del resto de mi vida. Así que comencé llenando la Zpalette con el maravilloso tono Nereide de Nabla, un gris humo y húmedo, con mil chispas plateadas, y con el Steamy de Mac, mi hallazgo bilbaíno, una sombra de ojos que llevaba deseando siglos. Un turquesa radiante y misterioso a la vez.

Chemical bond de nabla Vs Satin Taupe de Mac

Alguien podría pensar que teniendo la sombra Chemical bond de Nabla era tirar el dinero comprar la Satin Taupe de Mac, pero lo hice con un motivo y una intención: el motivo es que se trata de un color mítico e histórico en mi neceser, un clásico del maquillaje actual y me apetecía volver a verlo en mi poder; la intención era la de comparar ambos tonos y realizar looks en los que una sombra potenciara a la otra, y efectivamente no me equivoqué.
El tono topo de Nabla es más etéreo y más plateado, pero más duradero. El topo de Mac tiene más fuerza, más pigmentación..., y menos permanencia. Para el invierno, me gustará tener ambos colores en una sola paleta-para-todo. Para el verano, cambiaré uno de los dos topos por la cautivadora sonra Citron de nabla:

Mi Zpalette en verano

Citron es un dorado verde lima muy especial: fue el tono que me hizo amar la marca Nabla a primera vista, durante mucho tiempo estuvo inaccesible en Maquillalia y de repente hace un par de meses la encontré. En la próxima entrada de este blog la veréis en acción, protagonizando un día de fiesta y haciendo juego a un bolso verde lima de Parfois y a unos tacones de vértigo. To be continued, siempre to be continued...

13 comentarios:

  1. Qué preciosidad de tocador y de paletita, chica. Me ha encantado la entrada. Sinceramente, creo que tienes un gusto genial para las sombras. Están todas en mi zona de confort totalmente. Tengo miedo de ir a Mac por si me encapricho de todo y tengo que empeñar mi vida entera, pero todo se andará.
    Sigue disfrutando el verano.
    B.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito el tocador! Y tienes razón, no puede estar más de moda :-) Tu paleta Adaldrida on the run me parece todo un acierto. Mis coloretes favoritos de MAC son Blushbaby y Gingerly, pero me ha parecido precioso el que enseñas. Satin Taupe es un básico y también creo que se complementa a la perfección con Chemical Bond. Steamy me la compré hace muchos años en un arrebato y después acabó siendo una de mis sombras favoritas. En verano la uso un montón, me encanta para delinear las pestañas inferiores y lo que más me gusta es combinarla con la sombra Club de MAC que es un marrón tornasolado precioso y me parece que tiene reflejos verdosos del tono exacto de Steamy. Tanto la he usado que en un viaje se hizo añicos pero lo solucioné con un poco de alcohol y está como nueva ;-) Espero ese post con la sombra Citron en acción! Un besote!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. B., muchas gracias.

    ¡Gracias por pasarte por mi blog, Marisa! Qu é honor. La mezcla Steamy-Club ya me la recomendó la dependienta, pero aún tengo la Label Whore de Too Faced, que son clones...

    Maríah bienvenida.

    ResponderEliminar
  5. Tengo una parecida a la steamy de MAC, creo que la voy a rescatar pronto, me encanta tu version y el tocador es de cuento.

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Una paleta muy apañada, el tono oro viejo lo veo muy combinable

    besitos!

    ResponderEliminar
  7. Preciosa la paleta!! y sobretodo, muy práctica :)

    Un besito!

    ResponderEliminar
  8. Más quisieran los tocadores blancos de Ikea parecerse a éste. Qué preciosidad.

    ResponderEliminar
  9. Pero que chula la paleta aunque me parece que el tocador ha acaparado más mi atención, es maravilloso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Un tocador precioso y una paleta que le merece, porque está muy bien pensada y es muy linda también.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  11. Rocío, ese tocador es una joya y más aún sabiendo de quién era. La idea de personalizar la paleta con todo lo necesario para "salir corriendo" me parece genial. Tomo nota, quizá me anime aunque sea mentalmente a idear la mía. Un beso!!

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...