9 de agosto de 2016

Outfit & Look Citron con Nabla, Parfois, Mary Paz y Elogy

El verde lima es un color balsámico y refrescante.
Eso pensé al descubrir, en mis últimas rebajas en Parfois, unos encantadores bolsitos en tonalidades pastel por solo 9,95 euros: de tamaño medio, de bandolera y con cremallera, me parecieron cómodos y coquetos. Me llevé uno rosa maquillaje con flores inglesas estampadas en blanco..., y otro de este apetecible tono, que casa a la perfección con mis viejos tacones de Mary Paz:


Parfois/ Mary Paz
En realidad fue mi madre quien me recordó estos zapatos que dormían al fondo del armario, al ver mi reciente compra. Los puse frente a frente y el color era idéntico.
Sabéis que yo no suelo usar tacones (y menos en el campo, y menos de doce centímetros...), pero se iba a celebrar una entrañable fiesta y decidí ponerme "de tiros largos", ya que mis padres cumplían cuarenta años de casados y yo iba a ser "la hija de la novia":


Tacones Mary Paz
Los zapatos de Mary Paz siempre me han parecido incómodos (plástico, sentencia mi madre, aunque por ese precio qué vamos a pedir), pero en este caso sucedió un pequeño milagro. No voy a decir que con estos tacones me sienta a gusto pero los soporto bien, gracias a una horma ancha, una punta redondeada a lo "zapatitos de Minnie Mousse" y un tacón situado justo en el centro del talón. Y el tono, como ya he comentado, es el ideal para paladear los beneficios de la colorterapia: sólo su presencia me calma y me aporta vitaminas al mismo tiempo.


Look Elogy
Decidí combinar ambos complementos con el vestido de Elogy que compré en el pasado invierno para una boda: es verde, de escote en uve, ceñido hasta el talle y luego con vuelo evassé. Su color no me convencía, no soy muy de verde si no es el verde agua o el verde lima, de hecho al verlo en la percha me pareció muy ceñido y llamativo, tipo Ana Obregón..., pero mi madre me convenció y ahora me alegro. Y cuando adelgace los dos malditos kilos que el estrés de fin de curso me ha hecho coger, me sentará aún mejor.


El maquillaje...
Para acompañar esta sinfonía de verdes estrené mi paleta "Adaldrida on the run", aplicando el colorete Melba de Mac en las mejillas y la sombra Citron de Nabla en todo el párpado móvil, con la técnica del bloque de color: para momentos menos campestres puedo combinarla con el turquesa radiante de la sombra Steamy de Mac, pero dada la vistosidad de traje, zapatos y bolsos decidí no recargar.


Rubor Melba
Citron... cinco horas después

Aluciné con la duración de esta sombra de ojos, cualidad sin duda debida a su textura metalizada: sin ningún tipo de "primer" debajo, a la hora de la merienda en el campo lucía en todo su esplendor, tras cinco horas de festín.
Lo que sí retoqué fue el labial Delicate de Dolce & Gabbana que llevaba en la boca, aplicando encima una generosa capa de gloss Orgasm de Nars: como había adivinado, la mezcla resulta sublime. Como sublime e inolvidable fueron esa fiesta y ese día.

11 comentarios:

  1. Ay Rocío, manojito de claveles (como dice la canción), estás muy guapa. Me gusta el verde lima, aunque estoy viendo que esos zapatos me harían daño por experiencias previas. Muchas felicidades a tus padres!!! Vaya ejemplo para este mundo.

    ResponderEliminar
  2. Me en-can-ta esa sinfonía de verdes, del lima al ácido, pasando por el esmeraldado. Contrastes en monocromía que pueden ser un aburimiento, o un acierto inspirador, y en este caso es lo segundo.
    Muy guapa, esa sombra viste sola.
    Felicidades a tus padres!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo una carterita de ese color, que también está perdida al fondo del armario, aunque el color me encante. Es uno de esos bolsos baratos con los que me canso enseguida, cuando pasa un mes, empiezo a verles todos los defectos, y su material me parece incómodo, así que acabo abandonándolos. Pero, claro, los de piel...me parece una auténtita vergüenza el precio que tienen. Es uno de esos productos en los que nos toman el pelo a las mujeres, porque nos pierde un bolso bonito.
    La puntera Minnie Mouse de esos zapatos me parece una monada. Es un privilegio ver una historia de amor así en tus propios padres. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Qué fuerte que ese bolso y zapatos sean de compras tan lejanas son igualitos de color..

    ResponderEliminar
  5. Pues ese verde me encanta!!!!! muy guapa!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  6. Mira que es difícil acertar con tonos de verde, alucino con que fueran exactos los del bolso y zapatos! Y van genial con el tono petróleo del vestido, al que dan mucha alegría.
    Muy guapa, Rocío! Y enhorabuena a tus padres!

    ResponderEliminar
  7. No sé que decirte que me gusta más, los zapatos o el bolso o tu maquillaje o toda entera tú, porque te ves guapa de verdad.
    Tengo un bolso de Parfois y me ha salido buenísimo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Quién te iba a decir que años después ibas a encontrar el complemento perfecto de tus zapatos! Yo voy por épocas, la del verde la tuve muchos años atrás. No sé por qué pero todo lo que me llamaba la atención era verde. Este tono es muy bonito y veraniego y la sombra de ojos le va a la perfección. Me alegro de que disfrutaras este día tan importante para tus padres y para la familia. Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena a tus padres¡¡¡¡¡¡¡ y la hija de los novios iba muy guapa :):)

    No te preocupes por esos 2 kg, ya desaparecerán,

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Súper fresca esa sombra :)
    M.

    ResponderEliminar
  11. Muchas felicidades a tus padres! Esas celebraciones no pasan todos los días. Ibas guapísima y los pendientes son tambien muy chulos, además del conjunto y el labial.

    Besotes

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...