9 de diciembre de 2016

Mi viaje a Oporto: VLOG & haul (breve) de compras

Acabo de disfrutar de unos días únicos en Oporto: me invitaron a impartir una conferencia en un congreso internacional con todos los gastos pagados excepto el viaje, así que decidí comprar un billete de avión baratito (pero con Iberia) el domingo por la mañana y aprovechar toda una jornada de turismo antes de aplicarme al trabajo...


En el último minuto mi madre decidió venirse conmigo, además le pidieron una conferencia desde otra universidad así que hicimos vida académica paralela, pero ese domingo lo pasamos juntas con mi tío Fiz que vino desde Vigo. Si me seguís en Instagram alguna de estas fotos os sonarán ya por lo que no voy a cansaros con ellas; no he podido resistirme a abrir el post con la apabullante vista desde el avión aterrizando en tierra portuguesa...


Sin embargo esta por ejemplo es nueva y además no la disparé yo. Increíble lo bonitas que son las fachadas cubiertas de azulejos en esta ciudad se ven en estaciones de autobuses, iglesias, catedrales, casas de barrio, ¡hasta cuartos de baños!
Y esta otra fotografía tampoco se ha publicado hasta ahora: me la hizo mi madre en un arranque de orgullo maternal mientras dictaba mi conferencia en el seminario, sobre una comedia histórica de Calderón.


Comedia que por cierto es una joya, Gustos y disgustos son no más que imaginación: la historia de una reina celosa que se hace pasar por su amante para enamorar a su marido. ¡Si es que mi dramaturgo favorito no se andaba con chiquitas!
La facultad de letras de la Universidad de Oporto me pareció muy artística, y junto a las vistas panorámicas, los músicos callejeros, los árboles otoñales..., son claros protagonistas en el vídeo vlog de este precioso viaje, "recién salido del horno":



Como habréis visto, nos hizo un tiempo de ensueño, brillaba el sol y los árboles aún lucían rojos. Y, como habréis visto también, pude visitar la preciosa librería "de Harry Potter" (que en realidad se llama Lello), y una juguetería antigua que hay en esa misma calle, la "Rua das carmelitas", y que aunque no haya servido de escenario para ninguna película famosa y no haya que pagar tres euros para entrar en ella, recomiendo vivamente.
De estas dos tiendas son tres de las cuatro compritas que hice durante el viaje:


En la librería te descontaban los tres euros de la entrada en tu compra, así que me llevé esta preciosa bolsa de tela, (ya conocéis mi afición). También, diez o doce parca páginas para regalar y un ejemplar de Mathilda de Roald Dahl en inglés. En realidad lo que me apetecía era llevarme los cantos de Beedle el bardo, de la amplia sección de Harry Potter, pero solo estaban editados en portugués.


En la juguetería compré esta caja de lata vintage para almacenar maquillaje en mi tocador, y un par de cajas más para regalar en Navidad de esta misma hechura: luego, cuando hubo que hacer la maleta, me dediqué a meter en ellas la bolsa de aseo, los calcetines y la ropa interior...
Y éstos fueron mis dos únicas compras en Oporto... hasta que llegué al Duty free del aeropuerto con una hora y media de antelación.





Quería llevar una botella de un buen vino de Oporto para mis tías, y por trece euros encontré un "Reserva especial" con una carcasa dorada que lo protegió durante el viaje y que luego puedo quedarme yo como recuerdo... Al final le acompañó también una laca de OPI, "Yoga ta get this blue", para que mi manicura en azul oscuro casi negro de Nails Factory (número 130) dure aún más:


En la foto de la izquierda (junto al nuevo esmalte pero sin él en mis uñas) veis que el sublime color 130 comenzaba a saltarse en la punta de mis dedos meñique y anular, fruto de hacer un poco el bestia ya que no llevo ni diez días con él puesto. En la foto de la derecha, veis los mencionados dedos esmaltados con una ligera capita de OPI: ni se nota la diferencia por lo que estoy feliz como un regaliz.
Y ahora, sí que sí... sólo me queda esperar mi cumple y la navidad intentando cerrar con buen tino el trimestre. ¡To be continued!

13 comentarios:

  1. La caja es una preciosidad y de tu viaje, sabía por IG...¡qué escapada tan linda! Tanto el oporto como el esmalte, grandes hallazgos de Duty Free :)
    BESOS!

    ResponderEliminar
  2. Tu madre cada día está más guapa

    ResponderEliminar
  3. Me encantan esas cajas de metal, son muy apañadas.
    La laca de uñas, preciosa.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Cockburn's es muy bueno y ese que has elegido va genial con un queso ahumado. Si vuelves a Porto, no dejes de visitar sus bodegas.
    Tenías que haber comprado el libro en portugués (¡y mejor de un autor luso!). Conociendo bien el castellano de ayer y de hoy y algo de otra lengua románica, no tendrías problema para disfrutar al 80% de una buena novela de Eça de Queiroz o de un relato de Garrett.

    ResponderEliminar
  5. Oprto me encantó cuando estuve.. la pena es que tiene edificios bastante deteriorados que restaurados serian preciosos, no sé si ya tienen presupuesto para eso..

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me encanta todo lo que he visto de Portugal:Oporto, Lisboa, Madeira. Me siento como en casa, pero más europea. Horarios europeos (a los que no estamos acostumbrados, pero más racionales), menos gritos, mejor servicio al cliente, mejores maneras. Y toda la decadencia de lo viejo, pero respetado. No como aquí, que nos pusimos a tirar todo, y todo el centro es igual a cualquier capital: zaras, primarks, mango, etc. Edificios completos, preciosos y antiguos cines y teatros dedicados al consumo en masa. Es un gusto pasear por Lisboa o Roma y encontrar todavía muchísimas calles con comercios tradicionales con una idiosincracia reconocible del país. Siento una pena terrible de lo que estamos haciendo aquí con el urbanismo. Bss

    ResponderEliminar
  7. Qué viaje tan bonito, voy a ver el vídeo
    M.

    ResponderEliminar
  8. La madre y la hija, cada cual más guapa. Portugal tiene lugares maravillosos, y un aire atlántico melancólico digno de respirar.

    ResponderEliminar
  9. Muy bonita la bolsa, qué envidia la librería

    ResponderEliminar
  10. Que bonita es Oporto, yo también fui a esa preciosa librería!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  11. Peazo de viaje que te has marcado, lo de la entrada a la librería me ha dejado loca, pero si luego te lo descuentan no andamos mal del todo. Oporto debe ser una ciudad muy bonita y con mucha historia y la verdad es que la comida tenía una pinta excelente. Las uñas me chiflan.

    Muases enooormes!!

    ResponderEliminar
  12. La caja es preciosa y la manicura que llevabas y que retocaste sencillamente me encanta.
    Un beso.
    PD: No paso mucho por aquí pero es que no he tenido tiempo material.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...