30 de mayo de 2016

Graduación UNIR 2016: trajes académicos, ahumado dorado & melocotón

En el pasado veintiocho de mayo se celebró la cuarta graduación de alumnos y alumnas de grados de la Universidad Internacional de La Rioja, y una vez más nos tocó vestir el traje académico, desfilar bajo los emocionantes acordes de "Pompa y circunstancia" y, por supuesto, hacernos mil fotos con colegas y amigos, de las que os ofrezco dos:

Con mi compañera María Gray

El traje académico consiste en una túnica negra, una especie de estola de distintos colores según licenciatura que se llama muceta, y un gorro a juego llamado birrete.
Tengo una relación de amor odio con el birrete: resulta muy vistoso pero... está lleno de flecos que se mueven si hay viento, se escapa a todos lados..., y es azul cielo, color correspondiente a los doctorados en cualquier especialidad de Letras. Este tono puede bailar entre el precioso turquesa claro que me tocó en suerte y un azulenco desvaído que me horroriza.
En realidad, yo soy doctora en Ciencias del espectáculo por lo que mi amiga y compañera Vicky bromeó diciendo que debería lucir el vivo azul entre marino y noche que corresponde a Ciencias, una tonalidad que me encanta... Y me impresionó el blanco inmaculado de Elena, doctora en Teología:

Con mi compañera Elena Álvarez

Lo que me alegró fue que en 2014 tuve serios problemas con la túnica a pesar de elegir talla L, y ahora, que "me vine arriba" y escogí la M, un tanto ceñida pero estuve muy cómoda con ella. Pero pasemos al maquillaje...
Este año los profesores no estábamos en el patio de butacas sino en el escenario, detrás del rector magnífico, los vicerrectores y los decanos..., así que había que sonreír y elegir el maquillaje adecuado: yo me decanté por tonos suaves en melocotón, mis favoritos, y en el párpado quise hacer algo a caballo entre un ahumado y un look un poco "bling bling" pero discreto.

Bodegón

Aprovoché para el medio ahumado la sombra negra con glitter de la paleta Sirenas versus unicornios de Make Up Recolution, los cinco euros mejor gastados de mi vida, y la apliqué en la esquina externa y la cuenca del párpado con el pincel en forma de lápiz de Mac. Luego, con el pincel de lengua de gato de un set de Martora, apliqué el mágico pigmento Old gold de Mac, intentando fundir el corte y dejando limpio el párpado inferior para evitar cataclismos en caso de emoción, que la hubo y mucha.

Look de cerca

Para no brillar cual luciérnaga elegí mi rubor mate preferido, el Peach de Loreal París, y acorde con él pinté mis labios con el sublime labial Peach fizz de Guerlain: la gama KissKiss La créme es muy untuosa pero razonablemente duradera.
Disfruté como una niña... vestida de profesora.

25 de mayo de 2016

Crema de día refrescante Bio Echinacea de NatAura, review & vlog

La última gota de una crema hidratante suele plantear hondas dudas existenciales: ¿será el momento de cambiar mi rutina? ¿Repongo? ¿Invierto en algo nuevo? ¿De dónde vengo y a dónde voy... en el espinoso terreno cosmético? ¿Vengo de Kiehl's... y voy hacia La Roche Posay?
Pero, si tal cambio vital se produce al principio de una nueva estación..., el paisaje parece despejarse: se impone un poco de originalidad e innovación en nuestros tocadores.

Crema de NatAura

Porque la piel en verano es distinta de la piel de invierno, yo tenía muy claro que no iba a reponer el Skin rescuer de Kiehl's que ya me saturaba un poco. Ante mí veía dos senderos bifurcarse (¡qué borgiana, yo!): Podía volver a la crema que utilicé en otoño, mi adorada Créme fraiche de Nuxe que milagrosamente se adapta a cualquier accidente metereológico, o explorar nuevos terrenos: mi piel pedía frescor y ligereza a gritos.
Y un día que entré en Renascence sólo por saludar a Edurne le confesé mis cavilaciones cosméticas, y ella me aconsejó probar NatAura. Una firma desconocida para mí pero que posee varios sellos que certifican su esencia orgánica, ya que el noventa y cuatro por ciento de sus ingredientes es natural.

Envase airless

Edurne me recomendó la opción más suave y ligera, la crema refrescante que en realidad reza "20+", y yo... eh..., sí, tengo más de veinte años. Correcto.
Lo primero que llamó mi atención fueron los envases, diáfanos y en formato tarro (los tarros desprenden un aura de lujo que me enamora, no lo puedo evitar), pero con la comodidad e higiene propias del "airless", mediante un mecanismo que os enseño en el vídeo adjunto a esta crónica y que asegura una sensación como de estreno en cada nueva aplicación de la hidratante en nuestro rostro pálido.

INCI

Los ingredientes son bucólicos al noventa y cuatro por cien. El primero después del agua es la glicerina, y luego hay manteca de karité, Rosa de Damasco y todo un cóctel de hierbas del campo entre las que destaca la equinácea. Un detalle que me cautiva es la posibilidad de utilizar el producto también en el contorno de ojos, algo que yo hago por la mañana y me fascina la sensación elástica y como "despejada" que aporta...

Textura

La textura es siliconada sin poseer silicona, debido a su alto contenido en glicerina: resbala por la piel como una prenda de seda y a mí me parece que ejerce cierto poder como prebase.  En una semana mi piel se ha regularizado, sintiéndose hidratada pero ligera a la vez.
Y, lo mejor de todo: ¡¡¡borra rojeces!!!




La crema cuesta veinticuatro euros, aunque a mí me hicieron descuento y me salió por unos diecinueve. Y, para mayor caradura, Edurne me "contabilizó" esa compra para entrar en el sorteo mediante bingo que organizó en su fiesta de aniversario..., donde gané un ambientador ecológico en formato mikado.
En mi nuevo vídeo blog de YouTube os lo cuento todo..., ¡incluido el emocionante gol de mi primo Edu Cadarso!

23 de mayo de 2016

Los unicornios se van de fiesta..., con Make Up Revolution, H&M, Bell y Pierre René

El fin de semana que en breves minutos se nos irá de las manos ha sido gozoso e intenso: fiestas y celebraciones a rebosar. Ando preparando la siguiente entrega de la saga "Adaldrida´s life" en forma de mini vlog para YouTube y, mientras tanto, amenizo la espera con el look que llevé a los fastos del pasado sábado, a saber: la fiesta de medio aniversario de la tienda Renascence (que lleva ya seis meses alegrándonos la vida), y el pedazo de partido que nos regaló el NaturHouse La Rioja, en el que se proclamaron subcampeones de balonmano y yo pude celebrarlo, vivirlo ¡y grabarlo!

Momento Fan, tras el partido, con Ángel Fernández 
Con mi primo Edu Cadarso que marcó un golazo

Para asistir a todo este cúmulo de emociones me apetecía un maquillaje rompedor por un lado, aprovechando la paleta de Make Up Revolution que acabo de comprar, y por otra parte quería utilizar algún producto que hubiera comprado en Renascence, así que decidí probar la que se ha revelado como una pareja estupenda de primer orden: el combo de corrector multi mineral de Bell más polvos compactos de Pierre René en el tono Misty Beige, aplicados con la brocha Yachiyo que compré en Murcia. Aunque, ahora que lo pienso, más bien suena a trío, ¿verdad? Porque sin la brocha estos polvos pierden toda su gracia...

Ingredientes del look

Me encanta la piel tan limpia y a la vez uniforme que dejan estos tres productos unidos, sin cargar la piel pero aportando la cobertura justa. En el párpado móvil apliqué la sombra fucsia rojiza (la quinta por la derecha) en cuenca y esquinas, y la sombra violeta (que está al lado) en el centro del párpado llevándolo hasta el lagrimal. Por fin, con la brocha Smudge de Sephora, tracé una línea gruesa a ras de pestañas superiores con la sombra negra con purpurina diminuta (la primera por la derecha), que me pareció un tesoro: no se movió de su lugar en toda la tarde.


Look Los unicornios se van de fiesta

En las mejillas apliqué de nuevo la sombra rojiza fucsia de la paleta, con la yachiyo y mucho cuidado para no tomar ningún otro color. Luego, para difuminar cortes apliqué unos broochazos limpios con el pincel de colorete de la colección "Make me pretty" de Essence.
En las pestañas he ensayado un pequeño truco de mi invención para engrosarlas: aplico una capa de rímel de Nars peinando bien desde la raíz, retiro el exceso posando varias veces sobre un bastoncillo y luego aplico una segunda capa pero sólo en las puntas y "a lo bruto"... para acabar peinando y retirando el sobrante. Creo que quedan mucho más densas y negras.

Con los ojos cerrados

En los labios, el Creamy Lip Melt en el tono Purple Patch de H&M, sí, pero sobre una capa de bálsamo para hacerlo jugoso, por lo que duró algo menos pero aportó el aire ingrávido que yo buscaba.

Con los ojos abiertos

Con esta paleta de sombras y este tubito mágico estoy "saliendo de mi zona de confort", expresión muy de moda que colateralmente suele significar cierta incomodidad pero que en esta ocasión implica fiesta hasta en mis labios y mis párpados. Creo que se me nota lo feliz que he sido durante todo este fin de semana. Emociones así brillan a lo largo de la semana entera, hasta saludar el sábado siguiente con una nueva ilusión.

21 de mayo de 2016

Look parisino en el "Louvre"... o cómo conseguir un flequillo ondulado con champú en seco

Ayer pude disfrutar de una auténtica cena parisina organizada por Ayedo, la asociación cultural con la que colaboro..., es decir, organizada por mí entre muchas otras personas. Yo me encargué de la decoración de la sala, en la que queríamos lograr una ambientación como de "museo Louvre"y acabé involucrándome tanto que quise ir maquillada y peinada al estilo parisino...

Bajo uno de "mis" cuadros...
y con una rosa hecha de servilleta
El maquillaje no implicaba mucho problema, ya que sabiendo que se me iba a complicar la tarde había "echado" al bolso todo lo necesario, pero cuando me miré en el espejo me di cuenta de que mi flequillo era un desastre.
No tenía tiempo de ir a casa a lavarme el pelo, además el resto del cabello estaba limpio y no es bueno abusar del agua, por lo que saqué del bolso mi peine de falso carey y decidí estrenar el champú en seco "Fresh" de Batiste que acaba a de comprar en Beautik. Había oído en el canal de Pórporaporpita que ella lo utilizaba como producto de acabado... y eso hice, aún no sé cómo. Juro que no hice otra cosa que aplicarlo sobre raíces y flequillo, masajear, agitar y peinar "haciendo ondas". El resultado fue éste:


Flequillo parisino... by Baptiste & Adaldrida


Respecto al maquillaje, había seleccionado sólo productos de marcas francesas para lograr un look parisino:

- Base Toleriane Fluide de La Roche Possay
- Colorete Peach de L´Oreal París: en cuanto me lo vieron las niñas qyue iban a bailar delante de los comensales, me pidieron que les maquillara y fue de lo más divertido.
- Sombra en mousse Infalible de L´Oreal París tono Forever pink: la que me regaló Mareas en rosa irisado como base.
- Sombra ahumada 163 Smoke de L ´Oreal París, aplicada con la brocha Smudge de Sephora: dos tesoritos vintage de mi tocador, dos productos que utilizaba yo en mis comienzos de mi pasión por el maquillaje, a los veinte años.
- Rouge Coco en el tono Mademoiselle, labial más parisino creo que no lo hay.

Con los ojos cerrados

Hice una pequeña trampa con el rímel, no tengo máscara de pestañas francesa y utilicé mi talla de viaje de la Better than sex de Too Faced (que os tengo que reseñar.)
Por cierto que me fotografié en plena calle, delante de la taberna irlandesa del pato borracho y la gente me miraba, incluso algunos padres que venían a la cena me piropearon, y yo, acostumbrada últimamente a retratar mis looks en la ventana de mi habitación me morí un poco de vergüenza.

La "ambientación!
La "mesa bufette"

Respecto a los cuadros, lo que hice fue elegir algunas obras del Louvre (con clara predilección por Leonardo, es que el Renacimiento me pierde...), imprimirlas en color y llevarlas a una papelería técnica para que me las hicieran en cartón pluma, quedan espectaculares. Es una forma genial de realzar fotografías... El "enmarcado" en papel charol oro fue idea de Leni, otra de las organizadoras.
 A las ocho y media comenzaba la fiesta: al entrar estaba todo a oscuras porque sobre la pared del fondo se proyectaba la imagen del museo, luego las niñas que habín tomado clases de baile nos ofrecieron un espectáculo con decorados pintados por una de las mayores, de bachillerato:

Los decorados...

Y luego comenzó el ágape, en el que las niñas que habían tomado clases de cocina nos repartían auténticas delicias francesas como tabla de quesos, quiche, brazo de gitano francés o canapés variados:

Endivias con dátil y queso brie
Postre de frutos rojos

La cena salió perfecta. Disfrutamos como niños, sobre todo al final cuando una de las mayores se puso a "pincha" en el equipo de música y la sala museo, sala de baile y buffet se trasformó una vez más en una discoteca improvisada.
Hoy mi flequillo ha abandonado ya la onda francesa, pero luce fresco y limpio, por lo que debo decir que Batiste, marca que ya me gustaba, me ha terminado de embrujar... a ritmo francés.

19 de mayo de 2016

Sirenas y buganvillas en el planeta azul: el color según Make Up Revolution y H&M

He vivido los largos meses del crudo invierno soñando, diciéndome... "cuando llegue el buen tiempo, me compraré la paleta Mermaids vs unicorns de Make Up Revolution". Si sus colores me seducían, su nombre tan mágico, tan de cuento de hadas,  me cautivaba por partida doble.
Podéis pensar... "si la paleta cuesta cinco euros y medio, podrías haberla comprado en el mismo momento en que te enamoró..." Y es que me gusta la sensación de rito a la hora de invertir, ya sean cinco o cincuenta y cinco euros en maquillaje. Que no digo yo que no los gaste, porque mentiría..., pero prefiero hacerlo con fundamento.

Color, mucho color...

La primavera llegó, inestable y lluviosa..., y el pensamiento "cuando llegue el buen tiempo" era como una promesa cada vez que pasaba por perfumerías Juliá en la Gran vía de Logroño, donde el pequeño mueble de la marca está casi a la altura del escaparate y los tonos verde agua me dedicaban guiños de futura felicidad cosmética.
Y cuando al fin la compré, porque el sol lucía ya y quería celebrar la primera reseña de mi último poemario en la revista Fábula..., no llegó sola.
El pasado lunes me acerqué a H&M a por unas mallas, que parece que las necesito para vivir (en el gym), y decidí dar una vuelta por la sección de belleza, cuando entre las novedades de la colección "Global Fushion" saltó a mis ojos un jumbo de rabioso y radiante color azul, entre noche y petróleo, de nombre "Blue planet"..., y unos tubitos llamados "Creamy lip melt" que me evocaron en un flash feliz a los famosos lipmix de Mac.


Look Sirenas y buganvillas en el planeta azul

El lápiz azul costaba seis euros con noventa y cinco céntimos, un precio que invita a arriesgar. Cualquier sombra de este color, en cualquiera de sus formas posibles, es una lotería ya que el pigmento azul Klein resulta tan desesperante como mágico: tiende a migrar... Pero en este caso, me sorprendió su solidez y su intensidad rayana en lo imposible: de hecho me decanté por la técnica del "color block" porque se hace muy difícil difuminar cortes sin llegar a tener las cejas azules.
El labial líquido en el tono Buganvilla es rosa y aterciopelado, al estilo de las cremas mates que ahora tanto se estilan pero... ¡hidrata el labio! Increíble y sin embargo cierto. Su duración es tan infinita como el confort que aporta..., y todo ¡por menos de siete euros!

Look Sirenas y unicornios en el planeta azul

Me llevé también el tono "Purple patch" sabiendo que estos tonos me pierden pero también me apagan la tez... En esta ocasión, no obstante, creo que aporta una luz distinta, más gótica pero no mortecina. Para aplicar ambos colores, que son densos y sólidos, utilucé un pincelito de Kryolan. Aguantan en perfecto estado de revista varias horas, hablando y bebiendo agua... sin dejar huellas moradas en el cristal de la copa.

Y ahora... vamos a hablar de la paleta de mis amores. Contiene doce sombras cremosas, muy duraderas y pigmentadas, que se aplican mejor con esponjita, como bien advirtió Miss Potingues al reseñar las paletas de esta firma. De los doce colores, las seis primeras son tonalidades agua, más o menos intensas, para hacer honor al bando de las sirenas..., y las seis últimas son tonalidades diferentes, entre las que predomina el fúcsia y el morado, para hacer honor al bando de los unicornios. Aunque, como los unicornios también pueden ser azules, esta segunda parte de la paleta contiene un azul profundo y alegre absolutamente sublime, que ayer estrené.


Look Sirenas y unicornios en el planeta azul

En el párpado difuminé el lápiz de H&M, que incluso emborronado me hizo exclamar un "¡wow!" en toda regla, apliqué una segunda capa para mayor asombro, mezclé en la primera mitad con la tercera sombra de la paleta, color agua marina de intensidad media y matiz aún verdoso, y en las esquinas externas y cuenca difuminé el tono décimo, el azul unicornio, eléctrico pero algo menos intenso que el lápiz que, para mi alegría, permaneció sin hacer excursiones extrañas por la ojera durante toda la jornada.
Voy a usar esta paleta como si no hubiera un mañana, o más bien, ¡pintando cada mañana con tonalidades propias de sirenas y unicornios!

15 de mayo de 2016

Mis sneakers doradas de Mustang: "inspiración Adidas Stan Smith"

En ocasiones, veo zapatillas.
Están por todas partes, han invadido las calles. Un manto blanco y deportivo alfombra las aceras de mi ciudad. Las veo en mi oficina, las veo en los escaparates, las veo en quinceañeras y en mujeres de mi edad. En looks de gimnasio y  rematando vestiditos. Zapatillas everywhere: ¡ya era hora de que se pusiera de moda algo realmente cómodo!


Probándome deportivas en la zapatería

La belleza de las zapatillas deportivas blancas es atemporal aunque, como en todo cuando hablamos de terrenos tan personales, es cuestionable también. A mí me fascinan: me llevan de la mano a los veranos de mi primera adolescencia, con mis primas calzando unas flamantes Converse o Adidas Blancas que remataban sus larguísimas piernas, enfundadas en larguísimos Levis.
Entonces no me atrevía a vestir deportivas blancas, pensaba que había que tener clase y altura para lucirlas. Ahora que ando kilómetros diarios, pensé que había llegado el momento. Y me había jurado regalarme, cuando terminase el temario de mi nueva asignatura, unas Adidas Stan Smith con los adornos en dorado.

Stan Smith de Adidasd- Google Imágenes
Otra versión de Adidas - Google imágenes

Claro que, una vez terminado el trabajo y coincidiendo además con Pentecostés, me dirigí a Foot on Mars, la tienda deportiva más "in" de Logroño y vi que
a) no las había en dorado y
b) las verdes o azules costaban ochenta y cinco euros.
Y me dije, hoooombre, ¿no podría encontrar una buena imitación de una buena marca? Así, de esta forma épica dio comienzo la Historia De Una Búsqueda. Busqué en muchas tiendas, entre ellas Pull & Bear y Primark (donde, por cierto, Lasciate ogni speranza..., como relataré pronto).

Modelo de Andy Z


Al final me decanté por las tiendas clásicas, y en una zapatería llamada Raquel Pérez, de la calle Vara del rey, encontré unas Andy Z por treinta y cinco euros con la punta dorada, aunque
a) no había de mi número y tenían que encargarlo, y
b) el dorado era un poco bastante cantosillo, al ser acharolado.
En esos vericuetos andábamos cuando, en mi segunda visita a la tienda, el amable dueño me dijo, emocionado: "¡Han llegado unas Mustang doradas preciosas!"


Mis zapatillas doradas Mustang

Y sí, eran preciosas, y valían también treinta y cinco euros
Me encantan. Son comodísimas, tienen bastante suela por lo que amortiguan bien y son aptas para el gimnasio, además de suponer unos pocos centímetros de más; la planta es rugosa y de cierto relieve por lo que me servirán para andar por el campo y, sobre todo... ¡me parecen bellísimas!


En la calle...

Ayer las estrené. Vinieron unos primos segundos a comer en casa de mi abuela y llevé leggins negros con cremalleras de Zara, básico de cuello de cisne negro de H&M bajo un blusón fresa de Elogy (bastante vestido)... y las zapatillas doradas Mustang. Feliz como un regaliz con mi primer (auto) regalo temario terminado que coincide con Pentecostés o, lo que es lo mismo... mi auto regalo de santo.

13 de mayo de 2016

Haul & Vlog: Lo que me compré en Muak Up Shop... y especial Mi viaje a Murcia

En Muak Up Shop, Murcia, suena la música mientras te invade la luz: todo tiene su espacio, todo es blanco y diáfano, como la coqueta bolsita de Ziaja en la que te envuelven tus compras:

Mis comprasen Muak Up Shop


El local ha crecido. Y no sólo porque posea más metros cuadrados, esté ubicado en otro lugar (Avenida Victoria número uno, junto al parque de las tres copas), o venda productos aún más variados e incluso productos propios..., sino porque su dueño, Ángel, tiene un nuevo proyecto y ha aunado en la tienda maquillaje y juguetes de madera según la pedagogía Waldorf: fue una sorpresa gozosa encontrármelo, y lo cuento (con pelos y señales) en mi nuevo vídeo en YouTube, un recorrido por Murcia que incluye viaje en tranvía y parte de mi comunicación en el congreso:




Pero vamos a las compritas. Como habéis visto en el vlog, casi lo primero que vislumbré nada más entrar al local, después de las deliciosas muñecas y esa caja registradora de madera que es #AmorDelBueno, fueron unas brochas tipo yachiyo que decoraban el mostrador de la tienda. Lo mejor de todo es que yo ya sabía que Ángel vendía Yachiyos por haberlo visto en algún vídeo, no sé si de Arro, Póropraporpita o Reishe..., pero cuando lo he ido a comprobar no aparecía por ningún lado.

Compras en Muak Up Shop


El caso es que no me sorprendió ver una brocha Yachiyo en la tienda, pero sí lo hizo la suavidad, precisión del corte y el precio, ¡once euros con noventa y cinco céntimos! Se trata de una brocha vegana, de pelo sintético (hay otra de pelo de cabra pero preferí ésta, no soy la mayor ecologista del mundo desgraciadamente pero creo que en los últimos tiempos existen brochas perfectas y libres de crueldad animal), el mango es vegetal y fabricado a mano, y lo mejor de todo, la brocha pertenece ala marca personal de Ángel, Muak Up Shop.

Compras en Muak Up Shop

Algo que se percibe en la manera de presentar un producto que por calidad es de alto lujo y por precio no lo es: aparece envuelto en papel de seda rojo, y en una cajita rectangular con la ilustración de una dama japonesa (no me atrevo a especular si es geisha o no) en el frontal. De diez y medio como nota global.

Brocha Yachiyo de Muak Up Shop

La he usado no para aplicar colorete, ya que no me llevé a Murcia ningún rubor pigmentado, sino para extender la base de maquillaje Magic Cushion de Missha: el acabado fue sobrenatural, lo podéis ver en el vídeo. Las cerdas son suavísimas y tupidas pero ligeras, eso sí, la brocha de Nars (que yo nunca he tenido por su alto precio pero siempre me ha tentado), se me antoja más en forma de gota, ésta es más redondeada, me recuerda más por formato a la brocha de colorete de Real Techniques aunque la suavidad es muy muy superior.


Jumbos nude de Bell: 3, 4  y 2

Además, tenía muchas ganas de ver las novedades de Bell: concretando, las nuevas sombras de ojos no ya en formato lápiz sino en barrita, perfectas para mi mini neceser de bolso. Me llevé tres, de las cuales una es un magnífico bluff y las otras dos son ya indispensables para mí. Cuestan cuatro euros con noventa y cinco céntimos. que volvería a pagar gustosa en el caso del tono dos, un beige perlado ideal para iluminar el lagrimal o hacer una base luminosa, y el cuatro, un topo fuerte que en el párpado queda más metálico, mil veces más bonito que en el dorso de la mano: en el vídeo lo veis también en acción. El tres es un topo suave que en mis párpados, literalmente, no se ve. La piel se lo bebe.

Compras en Muak Up Shop

Por último, quise ver las famosas sombras de ojos mate de la colección Secretale: son muy sedosas, de verdad, aunque como el tono rosa viejo se había agotado y era el que me interesaba, no pensaba llevarme ninguno... Al final compré este gris verdoso, no para mí sino para regalar.

Bell vs Starlaisa, D8


Para mi gusto, demasiado mate. No sé si por contrarrestar ese efecto, Ángel me enseñó una marca española que ha incluido en su local, Starlaisa, que vende sombras de ojos en godet por unos cinco euros, y acabó regalándome la D8, un color oro viejo con matices oliva impresionante.

La visita fue un sueño, y lo mejor fueron las palabras de aprecio y cariño de Ángel hacia este espacio, que siempre le agradeceré. Descubrió mi blog a raíz de mi visita del año pasado, en la que no me presenté casi (me da bastante vergüenza "ir de blogger"). Fueron algunas de sus clientes quienes le dijeron a posteriori, después de leer mi crónica, "eh, que ha estado Adaldrida en tu tienda, lo hemos visto", por lo que también a vosotras, como siempre, os estoy agradecida.
Continuará, ya lo sabéis... siempre to be continued!

10 de mayo de 2016

Murcia, qué hermosa eres (II) Reencuentros, sorpresas y ¡comida típicamente murciana!

Si el año pasado me deslumbró Murcia, en este año me acabó de enamorar.
Vuelvo al mismo Hotel, La huertanica: treinta y cinco euros noche, ¿quién da más? No hay minibar ni jacuzzi (ni terraza, este año se han disculpado conmigo por no estar libres las habitaciones de la cuarta planta), pero desde mi ventana se sigue divisando el mismo fermoso panorama:

¡¡¡La catedral!!!

Además, este año tengo un iPhone y una afición creciente por grabar vídeos, así que pronto aparecerá en YouTube un especial "Mi viaje a Murcia", con planos del centro de la ciudad, trayecto en tranvía, campus de la Universidad en las afueras (con Jacarandas), e incluso cinco minutos de mi comunicación sobre la creatividad lingúística en el aula a partir de Vladimir Propp, Rodari y los blogs literarios.

Trapería

Mientras tanto, os dejo algunas fotos bonitas de la ciudad y os recomiendo una tasca maravillosa donde comeréis comida murcianica (y sana, sana). Este año tuve una Cicerone de honor, Lola, una profesora de Didáctica de la Lengua (aunque en realidad es especialista en literatura Hispanoamericana y colega de mi madre, a quien prometió que me iba a agasajar... y vaya si lo hizo.)

Casino real

Por la mañana, antes del congreso, fui a Misa en la catedral y a recorrer las calles, volví al magnífico Casino Real.  En el inminente vídeo os lo mostraré por dentro: no sólo me dejaron grabar sino que me invitaron; entré sin pagar la entrada. Luego encontré una perfumería Marvimundo y me sumergí en su universo, pero eso queda para otra entrada: mañana, a lo mejor...

Claustro de la Facultad de Letras

A medio día tomé el tranvía, medio de transporte que me emociona (y que también aparecerá en el vídeo), para ir al congreso (algo desangelado, no nos presentaron y lo primero que dijeron en público antes de exponer era quién faltaba por pagar la matrícula..., pero tampoco la podías pagar en mano, debía ser mediante una aplicación que a mí me falló), por lo que tras exponer nos fuimos y Lola me
enseñó el campus "bonito", el de la Merced donde está la facultad de Letras.

Recomendadísimo

Por la noche, en primer día nada más llegar busqué el Tommy Melsdel año pasado, aunque fuera para tomar una ensalada César, pero lo habían cerrado. Sin embargo, ayer Lola me llevó a un sitio sublime llamado Los toneles. Allí fui con Lola y Pedro, otro filólogo pedagogo absolutamente genial que hoy nos va a llevar a La Fuensanta, y comimos ensalada huertana, Zarangollo que a mí me suena a Sarandonga y que es revuelto de calabacín...




...¡Y parrillada de verduras! Dios mío qué ricas estaban. Y con la buena compañía se disfrutan mucho más. Pero ayer Murcia me reservaba otra sorpresa: Ángel, de Muak Up Shop acaba de trasladarse y renovar su tienda (hace una semana no más), y pude ir y gozar del nuevo espacio, diáfano y maravilloso.

Muak Up Shop, Avenida Victoria 1

Por cierto que me volví loca buscando la nueva dirección, pregunté a un chico por la calle y sin darme cuenta le dije "¿Avenida de la Victoria, por favor?" Me miró enfadadísimo y me dijo, "¡Señora aquí no tenemos de esas cosas!" Yo me quedé planchada y sin entender, y ne soltó ¡una perorata
contra el franquismo! Asunto del que yo estaba absolutamente ajena. Estamos generando una ligerísima obsesión, ¿no es cierto?
Ángel me recordaba, me dijo que varias clientes le habían hablado de mí y que sigue mi blog con entusiasmo, por lo que realmente me emocioné. Más anécdotas, imágenes de la tienda y compras, mañana... o pasado mañana. To be continued, siempre to be continued!

7 de mayo de 2016

Paleta "Lights of orient" de Essence + nuevo kohl de Sephora = embrujo árabe

Las ediciones limitadas de Essence son lujo democrático, un oasis al alcance de la mano. De la última, "Lights of orient", elijo con los ojos cerrados la paleta de sombras: bajo un envase de embrujo (árabe) encontramos seis tonalidades preciosas y muy útiles, que compré justo el día en que terminé mi temario para la Unir.

Paleta Lights of orient

Cuesta cinco euros y medio y tiene todos los colores que pueden apetecerme para vestir mis párpados: un blanco piedra para iluminar el lagrimal, un preciosísimo tono oro viejo tipo Woodwinked de Mac, un rosado y un color rojizo, y dos castaños ceniza, uno satinado y otro mate.


Los seis tonos de la paleta

Las sombras son sedosas y muy pigmentadas, y duran una eternidad aunque he utilizado el primer de Milani, que saldrá en mis favoritos de mayo porque es una maravilla y he caído en la cuenta de que sólo reseñé su compra, hace ya unos meses en una de mis visitas a Madrid.
Para enfatizar la mirada, he utilizado un par de productos que compré en Sephora esa misma tarde: la máscara Better than sex de Too faced en talla viaje, que reseñaré más adelante pero que a primera pasada deja pestañas enormes, negrísimas y bien definidas, y el nuevo "kohl" líquido de Sephora, ¡tan fácil como jugar con los dedos!

Fingertip kohl de Sephora

Seis euros con noventa es lo que cuestan estos comodísimos delineadores en formato tintero pero con una cualidad que los hace únicos, aptos para jugar: ¡se adaptan al dedo como si fueran un dedal! Y así puedes "hacerte la raya" con lo que bien podría ser la prolongación de tu propio índice. Hay que intentar descargarlo un poco de tinta porque sino "pinta" demasiado. Lo compré en tono azul eléctrico mate, tono que aún no he probado, y en gris antracita brillante, el que utilizo en este look, junto a la sombra ceniza satinada en todo el párpado móvil, la sombra ceniza mate en las esquinas externas para dar profundidad y un toque embrujador de la sombra rojiza en la cuenca del párpado:

Look de embrujo árabe

Para este look elegí, además, la base Toleriane teint de La Roche Posay, el rubor Wake up Spring! de Essence, y un labial que se metió en mis bolsillos en aquella tarde, colándose de rondón ya que los labiales líquidos y mates no suelen gustarme nada, hice votos de no comprarlos..., pero vi esta tonalidad de un encendido y a la vez dulce rojo sandía y se me olvidaron todas mis promesas. Eso sí, cuando llevaba tan sólo un cuarto de hora el labial sobre la piel de mi boca recordé con horror mis propósitos, y, sobre todo, la razón que los sustentaba...
Se trata del Lip Cream Stain de Sephora en el tono Watermelon slice, que como acabo de aclarar  no me convence por textura, pero cuyo color es alucinante. Lo vi, me enamoré, lo probé sobre mis labios, me miré al espejo, volví a enamorarme un poquito, y en cuanto quise despegar los labios y algo parecido al pegamento me lo impidió, en cuanto noté que mi boca se cuarteaba por momentos, el amor se convirtió en odio...
Ha terminado en el neceser de mi amiga Micaela, aunque puedo prometer y prometo que buscaré este mismo tono en otra marca y otro acabado, probablemente en Murcia, ¡adonde viajo mañana!