31 de julio de 2016

Haul Primark "Mi primer día de vacaciones"..., y clon de la paleta naked 3 de Urban Decay

Ayer fue mi primer día de vacaciones.
Estoy preparando un vídeo con estas primeras veinticuatro horas mágicas en las que visité el nuevo local de Renascence, compré protección solar de Isdin, asistí a uno de los emblemáticos recitales poéticos del festival Agosto clandestino, me zambullí en la piscina y disfruté de una inolvidable...

Paleta P.S. Nude eyes de Primark: 6 euros

¡¡¡Visita a Primark!!! Hacía meses que no entraba en "la casa de los horrores" y me apetecía mucho, fui con mi tía Isabel y tuve una suerte increíble. En primer lugar encontré unas "chancletas" de piscina por dos euros y una toalla de microfibra por seis: eso era lo que realmente iba buscando porque debía renovar sin falta mi mochila de deporte.

Verano fresa en Primark

Lo de las chanclas fue amor a primera vista: ¿cómo se puede conjugar el look marinero a rayas, el estilo "bling bling" que tanto me fascina y el color pastel de fresa en una sola prenda? Hélo aquí por sólo dos euros.
La toalla es larguísima y extra confortable, seca en un santiamén y una vez abierta no era color fresa...¡sino coral! Un coral afresado ácido, para que os hagáis una idea tiene tono de barra de labios
de Mac, una mezcla feliz entre Costa Chic e Impassioned.

Las sneakers más cómodas del mundo por once euros

Siguió mi racha de suerte al encontrar ¡por fin! las zapatillas blancas imitación de Adidas Stan Smith en mi número. Mañana mismo tiro las incomodísimas doradas de Mustang, no digo a la basura porque sufriría remordimientos pero sí a uno de esos contenedores de ropa para beneficencia.
No quiero precipitarme y les dedicaré post a estas "sneakers" cuando pase un tiempo prudencial, pero mi opinión de "veinticuatro horas sin quitármelas de los pies" es sencillamente eufórica. Adoro el calzado de Primark: son tan cómodas que asustan. Y cuestan once euros.

objetos de tocador

Estoy pensando en reordenar mi tocador (y mostraros el resultado, por supuesto), por lo que al pasar por la sección hogar me detuve. No suelo picar mucho en Primark ni en Ikea para amueblar mi casa porque, aunque lo que veo en blogs y vídeos me gusta (adoro el nuevo "Room Tour" que nos ha ofrecido Arro), no puedo evitar sentir que estoy decorando mi hogar con todos los demás.  Pero ayer encontré dos objetos muy especiales: un contenedor de mimbre con cubierta dorada y un preciosísimo tarro de cristal estilo bombonera para llenar de barras de labios... (To be continued)

Chollo en Primar


Pero el colmo de mi buena fortuna llegó en la sección cosmética: ya os conté que Primark había refrescado, corregido y mejorado a años luz su maquillaje, cayendo en el inspirador "estilo Zara", es decir, ofreciendo clones magníficos de los objetos de nuestros más caros desvelos.
Y en esta ocasión le ha llegado el turno a la paleta naked 3 de Urban Decay, que ya os he dicho alguna vez lo mucho que me tienta. He tenido un clon de Make Up Revolution pero en realidad no se parecía mucho, ya que abusaba de los tonos rosas claros y no poseía ningún topo o negro, como cuenta el original.
Sin embargo, mirad la comparación en este caso:

Collage hecho a partir de:
Arriba: foto mía/ abajo: Imagen de Urban Decay

Comenzaremos por el envase: metálico, rosado y con unos aires de buena calidad imponentes. Abres la cajita de los deseos y encuentras diez sombras parecidísimas a las de la paleta Naked 3 de Urban Decay, en tono si no en calidad (hablamos siembre de clon o de inspiración, no de igualdad absoluta.)  Las texturas se dividen en mate y sedosa/metalizada, y adivinad..., las mates pinchan y las sedosas son una maravilla.

"chuaches"

La paleta se abre con  ñuna sombra blanca y otra rosada-dorada que podrían haberse ahorrado: son tan claras que no se ven. Sin embargo el asunto se pone interesante a partir de la tercera sombra, un granate suave satinado absolutamente cautivador. Luego viene mi sombra preferida, un dorado cálido de llorar de alegría. Le siguen un topo claro y un rosa bebé que no pigmentan mucho pero son preciosos y estoy dispuesta a probarlos con primer debajo, a ver qué ocurre.
Y las cuatro últimas sombras son para enmarcarlas: un topo grisáceo más bien mate pero no del todo mate y de pigmentación decente, un topo cobrizo satinado y muy, muy pigmentado, y dos tonos "gris oscuro casi negro" muy interesantes, ya que no son muy densos pero sí aterciopelados y de buena pigmentación.

En resumen, una mañana radiante y fichajes ilusionantes a más no poder para comenzar el verano. Ilusión, ilusión a raudales.

29 de julio de 2016

Mi pulsera de Charms Soufeel... personalizada

Recuerdo perfectamente el momento en el que estalló la fiebre Pandora en España: se me antojaba un furor (nada poético) desmedido por algo que estorbaba mucho en la muñeca (tanto dije junto no podía ser bueno), y además constituía un capricho muy, muy caro. Que esa misma cantidad de dinero (o mayor) me la puedo gastar yo en, digamos, libros y barras de labios, cierto es..., pero los disfruto mucho más... y el cincuenta por ciento es cultura :)


Soufeel

A principios de julio, justo cuando acababa de cobrar mi temario, de publicar mi artículo JCR y de cerrar una nueva presentación de mi poemario, leí este post en El rincón de Ro y de repente algo cortocircuitó en mi mente: pensé que una pulsera así podía hacerme recordar este momento tan especial que estoy viviendo, al comienzo y al final de tantas cosas: libro nuevo, asignatura nueva, sede nueva en septiembre, despedida de mi vieja sede (hoy es el último día y, lo peor no es esta rara nostalgia sino el hecho de que debo meter todos mis enseres personales en una caja de cartón cual película de Hollywood...)
Un par de detalles me acabaron de enamorar: uno, curioseando en la página web descubrí que había una pulsera de plata en forma de cordoncillo absolutamente preciosa... y era la más barata por añadidura, veinticinco euros. Y dos, en el blog de Ro vi que se podía personalizar el charm de turno con una foto especial:


Mi pulsera Soufeel

Lo primero me atraía porque quería una pulsera relativamente "desnuda": estoy muy de acuerdo con el parecer de Miss Potingues que he podido leer en muchas reseñas sobre este tipo de complementos: tanto charm encadenado me parece chabacano. Esta pulsera es la clásica y básica, no es blanca y lisa como otras sino que tiene ese aspecto de cadena envejecida que tanto me gusta y que casa tan bien con mis dos relojes Swatch: la he probado junto al Star Chief y me gusta mucho, aunque me convence aún más junto al Moon Plaided con correa milanesa que os muestro aquí.


Mi amiga Merl y yo

Y lo segundo... es una manía hortera mía, lo sé, pero desde hace un tiempo me llama a gritos la idea de estampar mis fotos más especiales con familia o amigos en tazas, neceseres etcétera, y creí que un simple y diminuto corazón de plata era una manera tímida y elegante de conseguirlo. Desde el principio tuve clara la imagen que deseaba perpetuar: una mañana feliz en Sevilla, en pleno parque de María Luisa en verano, mucho calor... Mi mejor amiga y yo acabábamos de comprar dos abanicos decorados a mano a un pobre hombre que se declaraba en paro.


Detalles...


Y aquí está, conmigo, ese momento. Personalizar el corazón resulta tan fácil como subir la foto a la aplicación de Soufeel en mi móvil, por detrás tiene piedritas de svarowski y cuesta diecinueve euros con noventa y cinco céntimos.
Había leído que los dijes corrían peligro de escaparse al abrir la pulsera, por lo que añadí, solamente, dos separadores, de plata también y tachonados de estrellas. Ya sabéis que mi libro se llama "La noche que no existe" y que mi editora, Marie Christine de Castillo, diseñó una maravillosa portada azul noche surcada de estrellas: es mi ilustración favorita y quería plasmarlo también. Cada uno vale quince euros.

Me ha costado el conjunto setenta y cinco euros, que no es nonada, pero que resulta la mitad de lo que me hubieran pedido en Pandora... Tanto la pulsera como los charms vienen en bolsitas de plástico individuales y herméticas, y todo el conjunto llega en un apetecible saquito de terciopelo. Además te regalan puntos para fidelizarte, aunque no he comprado más dijes y no creo que lo haga, ¡me gusta así!

27 de julio de 2016

Iluminador Hollywood de W7 + gloss Orgasm de Nars = mi maquillaje en verano (VLOG)

Regreso de un fin de semana largo, que me ha sabido a vacaciones gracias a Santiago y a Santa Ana, y en el que he disfrutado de la paz del campo en Maestu: tranquilidad y buenos alimentos..., y muy poco maquillaje, el justo y necesario para dar calidez a mi piel y brillo a mi sonrisa:

Look de vacaciones

¿Cuál ha sido mi uniforme de color en los pasados (y deliciosos) días? El mínimo: unos brochazos de la polvera azul de Shiseido más que nada para proteger el rostro y, como dicen en las novelas rurales de Agatha Christie, "empolvar la nariz", unos toques mágicos de iluminador dorado y bronce en los pómulos y un precioso brillo labial que contiene toda la luz del verano en mil chispas doradas: casi no he necesitado sombra de ojos, apenas un poco de rímel, aunque sí se me nota el cansancio acumulado en la zona de la ojera y he decidido comprar un contorno digamos potente, de artillería pesada...

Hollywood/Orgasm

El dúo de polvos de sol e iluminador es un clon, al parecer, de una polvera de lujo que lanzó al mercado la deseada y (casi) inalcanzable Charlotte Tilbury: W7 ha captado la idea y colmado la sensación de verano y paraíso en la piel por menos de seis euros: un estuche de plástico bronce, mucho menos elegante, encierra lo que realmente importa, es decir, un polvo de textura fina y acabado jugoso en su doble vertiente oro pálido para iluminar y bronce dorado para dar un aspecto caramelo a la piel sin matificarla.
Creo que lo ha conseguido a plenitud. No tienes más que combinar ambos sobre la piel para respirar verano y lozanía meridional aunque tus ojeras hablen aún de exámenes por corregir y tribunales de Trabajos de Fin de Máster.


Maquillaje rural en verano

Y qué decir del gloss Orgasm..., me tiene hechizada. Viste los labios con un brillo sutil y efervescente, a veces metálico, a veces juguetón. Cambia según la luz del atardecer. Parece muy rosa de pronto, y de repente tan traslúcido y dorado. Es el brillo para cualquier ocasión.
Os dejo con unas imágenes animadas que lo enseñan en todo su esplendor: si al principio del vídeo acababa de llegar de la ciudad y luzco un "rouge" y un look completo de ojos, a lo largo de los días y las excursiones voy desprendiéndome del color hasta quedarme sólo con estos dos compañeros de viaje:



22 de julio de 2016

Agua de Victorio & Lucchino #1: en un jardín de Sevilla... por menos de diez euros

Cuando irremediablemente se acerca la ultima gota de mi perfume en verano... tiemblo, porque no me resulta nada fácil escoger fragancias veraniegas. Incluso las más especiales acaban fallándome por amargar demasiado en mi piel (como sucedió con la mítica Eau d'Hadrien de Annick Goutal), o por durar sólo un suspiro en ella, como me ocurrió con Hierbas de Ibiza o Pink pepper & Grapefruit de 4711.
Un perfume para el buen tiempo que dura, no es amargo y resulta delicioso y único es Acqua Allegoria Mandarín Basilic de Guerlain..., pero se terminó: parece que me lo bebo.

Mueble expositor de Victorio & Lucchino en IF

Así, con esta predisposición visité hace unos días la perfumería Bodybel de Gran Vía con mi amiga y compañera Vicky, pues ella necesitaba comprar productos capilares. Ambas quedamos prendidas en un mueble que semejaba un jardín: flores alegres y refrescantes dando vida al cartón, seis fragancias frescas pero especiales para soñar, y un nombre que es garantía de arte y buen hacer: Victorio & Lucchino, bajo el inconfundible sello Puig.
Las tres primeras fragancias de la colección vieron la luz en otoño de 2015, y ahora se le suman otras tres. Cada una cuesta 15,95 euros por 150 mililitros, precio increíble si hablamos de colonias que más bien parecen perfumes por diseño, marketing y sobre todo composición, pero es que además están rebajadas a 9,95 euros.
Me "quedé con la copla", pues ya sabéis que no me gusta comprar en esa tienda, y anteayer entré en IF para ver si las vendían. Y sí, allí me aguardaba de nuevo el mueble-jardín: y no me pudieron trabas para retratarlo.

Mi elección

Unos días atrás habían llamado mi atención la fragancia número uno y la seis, pero esta última la veo más adecuada para el invierno porque es floral pero su nota dominante es el melocotón, que aporta una suavidad jabonosa muy agradable en los meses fríos. Me recuerda a Petits et mamans de Bvlgari, posee esa misma delicadeza pero en clave floral y femenina, y en otoño creo que la adquiriré.

Para disfrutar de las vacaciones (y de la última semana de trabajo), he elegido la colonia número uno, que posee como notas olfativas bergamota, azahar y pachulí, también tiaré. Es una fragancia deliciosa, de esas que aportan frescura, calma y vitaminas a la vez, de esas que hacen que el termómetro baje varios grados en nuestra percepción... Además, el calor no la degrada ni descompone. Y, sobre todo, pese a la salida cítrica y chispeante no huele "a lo mismo", pues el azahar le aporta alegría y el tiaré y el pachuli le dan solidez y misterio.

Recién aplicada, la sensación es la de vagar por un patio sevillano: mil flores se abren ante ti acompañadas, como una banda sonora de fondo, por el frescor cítrico de los naranjos. Esa primera explosión dura relativamente poco y piensas, otro perfume suspiroso..., pero no: la fragancia queda en tu piel como un ligero rastro. De hecho fui a nadar a la piscina tras haberla probado, y al llegar a casa, por debajo del conocido olorcillo a cloro, el jardín persistía muy sutil pero real.
La sensación inicial evoluciona hacia algo menos radiante pero más íntimo: hueles como recién duchada con uno de esos exquisitos jabones de flores que se venden en algunas perfumerías.

20 de julio de 2016

Mi primera Zpalette, ¡chispas! y colección Mermaid de Nabla

En cuanto supe que Nabla había creado una nueva textura para sus sombras de ojos bautizada con el sugestivo nombre de "Celestial", un velo de color casi translúcido pero pigmentado y duradero, y que la colección que estrenaba este nuevo acabado se llamaba "Mermaid", sirena..., supe que debía sumergirme en un refrescante chapuzón en Maquillalia, mi tienda online de confianza para curiosear..., ¡y comprar!

Mi pedido a Maquillalia:
Zpalette - Colección Mermaid Nabla

La idea inicial era adquirir algunas sombras de la colección y una paleta de la misma firma para contenerlas, pero terminé con solo dos sombras, un preciosísimo colorete y ¡una Zpalette!
Las paletas de Nabla estaban agotadas y me alegro muchísimo, porque la calidad de las Zpalettes supera con creces la diferencia de precio. Elegí el tamaño pequeño para transportar (y rellenar) de un modo más fácil, y un estampado de edición limitada muy elegante y festivo. Trae imanes para pegar en la sombra que deseemos montar sobre el fondo de la paletita, aunque las de Nabla están ya imantadas, y el recubrimiento en tela plateada con glitter, el peso y la calidad de la tapa hacen de esta paleta una obra de arte.


Swatches: L-R Coralia/ Chemical bond/ Nereide

Para empezar a llenarla me decanté por dos sombras grises de la colección. Chemical bond es un color topo plateado, similar a Satin Taupe de Mac pero más frío, tira más a gris y sobre mi sombra en barra color topo de la gama Secretale de Bell debe quedar sublime. Nereide es un gris humo con mil chispas surcando su superficie y cierto subtono lila aunque nada evidente.
Ya sabéis que los tonos topo y humo son mis favoritos porque prestan profundidad y misterio a la mirada, pero en verano apetece algo más ligero. Por eso el acabado es tan oportuno: un topo plateado y un gris escarchado con matices malva aparecen ante nuestros ojos, no opacos ni pesados, sino acuáticos, húmedos, con un aire etéreo de escamas de sirena.


Colorete Coralia/ swatches y transferencia

Sin embargo, la gran sorpresa de esta colección es el rubor Coralia. Hasta ahora los coloretes de esta marca me resultaban rxcesivamente mates, salvo el Regal mauve que no me hubiera favorecido. Y, al leer sobre la colección en distintos espacios, encontré "chuaches" de este melocotón bronceado que posee un brillo saludable y, no lo podía creer... ¡me recordaba tanto a mi añorado rubor Papa dont Peach de Too Faced!
También puede parecerse al Margin y al Sunbasque, los dos coloretes de Mac que más me gustan. Deja un halo de rubor campestre en las nejillas precioso, sin estridencias pero sin maticidades absolutamente inverosímiles.


Así queda en la piel

La imagen de la derecha demuestra cómo quedan los productos por la tarde, tras ocho horas después de la aplicación y sin retocar, lo cual demuestra la duración tan magnífica de estos tres productos: apliqué la sombra Nereide en la esquina externa y Chemical Bond en todo el párpado móvil, y el halo permaneció durante toda una jornada sin pliegue alguno.
La foto de la izquierda no tiene la mayor calidad del mundo porque fue hecha de noche, con luz interior, eso sí, recién estrenados tanto rubor como sombras, que poseen mis colores favoritos de todos los tiempos y, por tanto, dibujan en mi rostro el inconfundible halo de la felicidad potinguera.

18 de julio de 2016

Mi primer JCR, ¡chispas!: artículo sobre blogs de belleza, sorteo y Vlog

Últimamente ando en modo celebración, también a nivel consumista, para qué vamos a negarlo. No hay por qué.
Me han pagado el temario que hice para mi asignatura, y, sobre todo... ¡¡¡he publicado mi primer JCR!!! Para quienes no participéis en el mundillo universitario, las revistas JCR son revistas científicas del más alto nivel, incluidas en un índice que es algo así como el olimpo académico, pero justo por eso es muy difícil publicar en ellas: para empezar, en español y de mi materia hay muy pocas, de hecho yo he logrado acreditarme como Profesor Contratado Doctor sin ningún artículo JCR..., ¡pero siempre hay una primera vez!

Arbor, revista del CSIC

Fue justo el verano pasado, cuando más cansaba estaba yo, el momento en el que me llegó una propuesta para colaborar en un monográfico sobre mujer que iban a publicar en la revista del CSIC. Estuve a punto de decir no..., cuando me sugirieron un artículo sobre moda y blogs de maquillaje. Sobre lo que hay detrás de los blogs de maquillaje. ¿Es sólo maquillaje?

Si así fuera, no pasaría nada, sería muy lícito en este mundo tan necesitado de evasión creativa como bien dijera Tolkien..., pero es que después de una década como lectora de blogs de belleza puedo asegurar que detrás de cada uno subyacen inquietudes dignas de análisis y estudio.
En ese momento pensé en tres: la polémica de los nombres denigrantes para la mujer que desafortunadamente eligió la marca Masglo y su resonancia en espacios como el de La Tía Maruja y Tita Hellen, un par de posts sobre el lema "Porque yo lo valgo" y sobre el aborto que aparecieron en el blog Mil Caprichos..., y el espléndido vídeo que subieron a YouTube las conocidas blogueras Gadirroja y Miss Potingues, para participar en un concurso de la afamada periodista de belleza Beautyvictim. Pequeñas puntas de un iceberg fabuloso, una pléyade coral que desde puntos de vista, ideologías y formas de ver el naquillaje muy distintas nos conduce al mismo punto en común: la riqueza que se encuentra detrás de los a veces tan maltratados blogs de belleza.

Con ese material y una introducción algo más academicista sobre publicaciones de moda, me puse a trabajar... y salió esto. Es para vosotras: gracias a vosotras he conseguido publicar un JCR..., y por eso hoy voy a celebrar un pequeño sorteo entre mis seguidoras, como cuento en mi último vídeo blog:



Las reglas para participar son muy simples:
- Debes ser seguidora del blog con perfil habilitado (no necesitas tener un blog para seguirme)
- Debes dejarme un comentario en este post, diciendo que participas, cuál es tu nick y comentar lon que quieras despùés :)
El premio consiste en varios productos: el primero es el único que aún no he comprado, ya que la ganadora deberá elegir el suyo: un bote de crema colorante a la henna de Corpore sano, que ya he terminado y me sigue fascinando: en el vlog podéis ver todo mi proceso para teñirme en casa. Los siguientes productos son mis favoritos en maquillaje últimamente...

El premio del sorteo

- Miniatura del dúo Orgasm + Laguna de Nars
- Rouge baim de Sephora tono Enchanting blush
- Miniatura de la máscara better than sex de Too Faced

Esto último fue una sorpresa que me regalaron en Sephora al comprar los dos anteriores, así que lo añadí al sorteo...
El 31 de julio publicaré la lista de participantes, asignándoles un número por orden de aparición. El uno de agosto se realizará el sorteo por la ONCE, y el dos de agosto se publicará el ganador. ¡Buena suerte a todas!

14 de julio de 2016

Me equivoqué con... (Decepciones en maquillaje, cosmética y moda Vol. I)

En este blog parezco la eterna enamorada: todo me fascina, todo lo admiro y todos los frasquitos que atesoro en mi tocador ofrecen una fiesta de fuegos artificiales cada vez que los abro...
Pero vosotras sabéis que eso no es (toda la) verdad: si aún sigo cautivada por muchas buenas compras que hice en el pasado, cercano o lejano, sonados fueron también algunos fiascos..., y en un arranque de honradez vengo a describirlos aquí:

Benefit


1. Decepciones en Benefit

Si algo nos ofende como consumidoras es pagar millonadas por productos de alta gama y que luego no colmen nuestras expectativas. Podría hablar (y lo haré) de marcas como Mac, pero ya casi no entro en sus tiendas y, en cambio, una firma que despierta en mí amores y odios por igual es Benefit.
Me parece excesivo el precio que piden en España por sus productos. Lo mejor que tiene Benefit, lo que realmente merece la pena pagar es su diseño de cejas, pero claro, eso no consiste en "algo" sino en alguien, maquilladores formados que hacen que los treinta euros pedidos te parezcan pocos en comparación con el servicio ofrecido.

En cambio, con casi todos sus productos me equivoqué:

- De sus famosos coloretes solo salvo el Coralista, y aunque es precioso ese tono se puede conseguir mucho más barato en otras marcas. Tuve el Bella Bamba y tuve que regalarlo pues me hacía parecer una muñeca pepona, y también regalé el Hervana que casi no se me nota..., y mi piel es blanca.
- Su maquillaje en polvo (y también el cremoso con el precioso envase en forma de tocadiscos) me provocaron granitos debido al alto porcentaje de silicona.
- Su lápiz iluminador no me parece tan maravilloso como para pagar veinticinco euros que todavía duelen en mi bolsillo.
- Pero el fracaso mayor lo tuve con este corrector y contorno de ojos: me hacía pliegues y me marcaba las líneas de expresión de una forma desaforada.

¿Cuál es mi conclusión? Lejos de mí picar/pecar con caprichos tan caros..., así ahorraré para visitar más a menudo el sublime y meritorio bar de cejas.

Tubitos (nada) mágicos


2. Decepciones con los contornos de ojos

Es que no he tenido ni uno que me haya gustado de verdad, por completo. No sos vos, soy yo, tendría que decir, o decía mientras compraba contornos de Ziaja, Mercadona etc. Entonces decidí dar el salto a "primera división" y me compré el de vitamina C de Sesderma, que en su versión tarro me gustó bastante... salvo por el formato. Lo malo es que con el tiempo probé el envase en forma de tubo, y por cinco euros más, era cinco veces peor. Menos luminoso, menos hidratante. Era como si le hubieran eliminado las burbujas a un botellín de Cocacola.

En el intermedio, entre tarro y tubo de Sesderma, me volví loca y, coincidiendo con una clase que me dio Natalia, una distribuidora de Mary Kay, me compré mi primer contorno "serio", el "Timewise repair" que me costó la friolera de cuarenta euros (aún me indigna pensarlo), y que me engatusó por su aplicador ergonómico de metal frío, lo único realmente bueno que tiene el producto. La fórmula picaba, no hidrataba y me atacaba los nervios. Me arrepiento tanto de esa compra que ganas me entran de confesársela a mi cura.

Zapatillas mustang

3. Decepción con Mustang

Pero no pensemos que en el "low cost" está la suprema sabiduría: lo barato también sale caro. Quise
buscar un clon de las flamantes Stan Smith de Adidas y más me hubiera valido invertir en el original.
Ya temblé cuando Mareas dijo que Mustang no es la mejor  marca de zapatillas, pues si en algo destaca esta bloguera es en su buen criterio al juzgar calidades. Pues se quedó corta: esto es un horror.
Por la parte de los dedos me roza, por el talón parece quedarme grande. Los cordones se desatan solos. No os cuento más.

Ea, ya me he descargado. Eso sí, no prometo asiduidad en esta nueva sección porque yo nací para cantar alabanzas..., y las críticas me desesperan un poco. 

11 de julio de 2016

Complementos metalizados: mi mochila dorada Top Queens

Se han puesto de moda los complementos metalizados. Oro, plata y bronce brillan a nuestros pies o en bandolera, aportando aires de fiesta nocturna a cualquier conjunto de lunes en oficina. Son poderosos y elegantes pese al destello, y triunfan.
El pasado verano me compré en Cabezón, mi zapatería de cabecera que está en Haro, unos zapatos de piel cobriza y dorada cómodos cual zapatillas y a la vez muy vestidos, mi madre me sugirió la idea de combinarlos con un bolsito dorado.

Look de viernes...

El pasado viernes tenía algo que celebrar..., y me pasé por Top Queens, la tienda en la que trabaja mi prima Claudia y que vende cualquier prenda por veinticinco euros. Me quedé prendida de esta mochilita desde que mis ojos la vieron: brillaba con aureola glam y casual a partes iguales. Claudia me animó diciendo que sólo habían traído un ejemplar por lo que al menos en Logroño es única en su especie. Las asas se pueden declinar en mil posiciones diferentes por lo que puede llevarse en bandolera, bajo el brazo  o incluso en la mano, cabe un universo dentro ¡y no pesa!

Combino ambos complementos con uno de mis conjuntos veraniegos favoritos: blusón de la marca Censured en color aguamarina, collar dorado de pedrería a juego, estilo "art nouveau", que me regaló mi madre y "leggins" básicos de H&M.
Los complementos brillantes me ponen de buen humor..., ¡me recuerdan que la vida es un regalo!

9 de julio de 2016

Sorpresas te da la vida: Vitamin C Glow Boosting de The Body Shop

Hace calor. Mucho calor.
Y cualquier crema pesa en la piel, y en mi cutis sensible, si me hace sudar de más me provoca granitos. Aunque en invierno me pareciera celestial. El verano lo trastoca todo.
Lo malo es que ya tenemos una edad: antes, me salvaban la vida productos como el hidragel calmante de Carla Bulgaria Roses Beauty, ¡cuantísimos tubos de esa bendición se la bebido mi piel! Pero ahora necesito algo más que agua de rosas gelificada, y comienza la tortura emocionante búsqueda.

Vitamina C en The Body Shop

Así llegué un día a The Body Shop, para oler la nueva colección de Piñita colada (que no terminó de convencerme), y  como tengo confianza con la encargada le comenté mi problema: busco la ligereza de un cremigel fresco, pero con tratamiento y sin siliconas. No pido nada.
Ella sin dudarlo me recomendó el Vitamin C Glow boosting, y al ver el frasco, tocar el producto y dejarme invadir por su aroma..., caí en un trance, entré en éxtasis: tanto, tanto, que me fié de la dependienta cuando me dijo que no contenía siliconas y contenía vitamina C procedente de la baya camu camu, sesenta veces más antioxidantes que una simple y plebeya naranja... Cerré los ojos y por San Queremos me llevé la crema sin ni siquiera investigar sobre el resto de ingredientes: por el camino subían hasta mí olores de verano, de paraíso, cítricos y dulces..., y acariciaba la bolsa de cartón como si contuviera el bálsamo de Fierabrás.
Luego, ya en casa y tranquila, "cuando me paro a contemplar mi estado", miré el INCI y ¿qué encontré? Alcohol denat como primer ingrediente.

Textura paradisiaca


En un principio pensé en tirarla a la basura, pero me dolían los veintiséis euros que había pagado por ella y elegí... seguir cerrando los ojos. Por una vez mi instinto me decía que el producto me iba a ir bien pese a todo, y me arriesgué pensando, al primer síntoma de muerte y destrucción lo dejo y me entrego al poder calmante del agua termal.
Han transcurrido quince días, y el "amour fou" a primera vista se ha transformado en un amor consciente, reposado: la crema es magnífica y me da justo lo que necesito. Hace dos semanas mi piel tenía varios granitos "de calor" y estaba cansada, apagada y con más rojeces que de costumbre. Ahora, es otra piel.
Lo primero que noté es que los granitos desaparecieron en un par de días. Lo segundo fue la desaparición gradual de las rojeces. Lo tercero y definitivo fue la luz. Una luz increíble. Y, por supuesto, tanto la textura gelatinosa pero suave y fresquísima como el aroma embriagador seguían convirtiendo mi rutina diaria en una lluvia en medio del desierto.

INCI infernal

Conclusión: en cosmética, como en política, dos más dos a veces no son cuatro. Y hay que leer la lista completa de ingredientes: asustada ante el alcohol me había detenido ahí, cuando el INCI contiene también glicerina, aceite de sésamo, jugo de aloe vera, ácido hialurónico y camu camu. Y los ingredientes buenos han ganado la partida a los malos: la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

7 de julio de 2016

Rebajas en... Sephora: Rouge balm, Rouge cream y diseño de cejas (VLOG)

Me encandila el mes de julio: las terrazas en la calle, la piscina, los fines de semana en Haro, salir del "gym" con el pelo mojado y que no importe, más bien alivie..., y las rebajas de Sephora son algunos de sus alicientes. Siempre tienen sus productos al veinte por ciento de descuento por lo que suelo esperar a este mes para comprar maquillaje de la marca: sobre todo, labiales.

Rebajas en Sephora
En esta ocasión iba con más ilusión si cabe porque han renovado toda la gama y añadido una nueva línea muy interesante: los Rouge balm, "pintalabios" con textura bálsamo pero que ofrecen una muy buena duración. Llevaba largo tiempo encaprichada de uno de sus tonos, llamado "Enchanting blush" y que efectivamente recrea ese efecto de labios sonrojados que tanto me gusta. Y quería probar la gama normal de Sephora, por lo que elegí un rojo alegre y un rosa pastel, dos armas perfectas para el verano.

Labiales Sephora
De veras fue mi intención llevarme colores que no tuviera ya en casa: de hecho, hay una barra de labios de la gama Shine que se llama "My man" y que al pasar me puso cara de perro flaco y bizco..., y le dije fríamente no, al ser un naranja amelocotonado con brillos; razoné, tengo muchos así. Que luego la mente es muy cabrona puñetera astuta y me hizo pensar, justo los melocotones es lo que más usas y se te acabó el Ravishin de Mac y el Princess peach de Catrice, el Peachy de Lola se te ha puesto malo de puro viejo... mira que eres exagerada, sólo tienes dos melocotones en casa...
Pero vencí sobre mi cabeza y elegí estos colores que yo llamo "labio de fresa" y que tras terminar el Dolce Vita de Nars no tengo ninguno en mi tocador, si exceptuamos al Mademoiselle de Chanel que compré justo al agotar el anteriormente citado...

Rouge Balm Sephora in "Enchanting blush"

Procedamos a hablar del Rouge Balm de Sephora: dejadme declarar desde ya cuánto lo amo. Es que es adorable, se funde amorosamente en el labio y lo hidrata, lo tiñe, y dura... He hecho la prueba de llevarlo a clase y no retocarlo: al final de los cuarenta y cinco minutos sin parar de hablar seguía teniendo los labios ruborizados y sobre todo hidratadísimos, sin ni uno de esos odiosos pellejitos que tanto detesto.
Esta línea se declina en unos seis tonos: el mío, un rosita, un coral potente y un rojo, un ciruela creo y un labial desnudo con matiz malva que era mi segunda opción. Creo que cuesta sobre los doce euros, pero durante todo este ves está al veinte por ciento de descuento.


Rouge Cream Sephora

Los otros dos labiales elegidos pertenecen a la gama básica de Sephora, llamada "Rouge Cream",  se
llaman "Love you Too" y "We have to talk". Nótese la creatividad en los nombres, románticos sin
llegar a lo erótico y nunca denigrantes para la mujer: no hay aquí busconas ni holgazanas, como
sucede con una firma de cuyo nombre no quiero acordarme, sino títulos delicados como "Wedding dress" o levemente pícaros como "My Man".
De todos, justo el "We have to talk" era el que menos me tentaba, pues en el imaginario pop que nos envuelve el "tenemos que hablar" suele significar reproches y rupturas, pero como el rojo que ostentaba tan cartel me encantaba me dije, ¿y por qué va a ser malo "hablar"? No podría ser preludio de una declaración amorosa...?

Abajo, We have to talk/ Arriba, Love you too

Sí, estoy muy tonta últimamente.
De cualquier manera, "Love you too" es un rosa batido de fresa cremoso, uno de esos colores "pastelito de la pantera Rosa" que tanto me gustan. No sé si toco mucho el violón (expresión de la época de los Álvarez Quintero que significa que patino), pero me recuerda a labiales como Syrup de Mac que me tientan desde hace años.
"We have to Talk" es un rojo alegre, veraniego, a caballo entre el tono sandía y el amapòla y con un
toque flúor. En esta imagen lo podéis ver en acción:

We have to talk...
Las tres barras de labios me costaron veintiséis euros. Pero también en la imagen veis mis cejas diseñadas y depiladas, que fue el otro gasto que hice en Sephora.  El diseño más tinte no fue
precisamente una rebaja, me costó treinta y dos euros que en un principio dolieron en mi bolsillo pero ahora me alegro, porque luego puedo ir a Yves Rocher y gastarme los seis euros de rigor en mantener la forma, pero no es lo mismo depilar que diseñar y me encanta cómo me han dejado las cejas: incluso sin nada, con un poco de bálsamo por encima par fijar como aparecen en la foto se ven
bonitas.
Tenía muchas ganas de probar el nuevo bar de cejas y fue una experiencia magnífica, como cuento en mi nuevo vlog en YouTube:



En el anterior post varias comentaristas alabaron las fotos, y es que por un lado he descubierto una aplicación llamada "Layout", que convierte varias imágenes en un "collage", y por otro me he lanzado al arte del maquillaje bucólico siempre que me sea posible. De camino al gimnasio paso por la zona peatonal de Calvo Sotelo que está adornada con arriates de plantas muy frondosos..., y de repente me dije, ¡qué gran telón de fondo para mis retratos cosméticos!

5 de julio de 2016

Aún sigo enamorada (IV) Especial mi neceser de primavera-verano

Mis favoritos de junio están todos dentro de mi neceser de verano, ése que compré durante la mágica noche Prestige de Sephora y cuya sola presencia y figura me relaja, con los efectos balsámicos propios de la geometría y la colorterapia.
Y en su interior, en mi bolso, todo un arsenal de belleza me sigue obnubilando día a día:

Mi neceser de verano

1. Aún sigo enamorada de la base de maquillaje Toleriane Teint de La Roche Posay, incluso en verano, pues al ser "estirable", esta base sirve como corrector, se puede utilizar en partes concretas del rostro y no pesa sobre la piel. Es una base maravillosa y la querré por siempre. "El amor flota desde entonces por mi habitación..."

2. Aún sigo enamorada de la miniatura de Orgasm + Laguna de Nars. Y cómo no si por veinte euros tengo, en una miniatura ideal, los dos tonos más míticos de la marca, y uno completa y equilibra al otro. Sigo mezclándolos y el resultado es un rubor radiante y amoroso pero cálido, que no pone de relieve la rojez de mi rostro.

Mi neceser de verano

4. Aún sigo enamorada de mi eyeliner "de dedo" color gris brillante, marca Sephora: es comodísimo de aplicar, queda bien en plan línea precisa pero también puede emborronarse para un delineado ahumado, y al ser gris no endurece los rasgos.

5. Aún sigo enamorada de los bálsamos de labios Crazy Rumors que compro en la perfumería Primor de Madrid: en el neceser guardo un par de ellos, uno para los labios y otro para las cejas, pues al ser naturales y contener una gran cantidad de cera, sirve muy bien para peinar, fijar y dar esplendor.

6. Aún sigo enamorada de la talla de viaje de la máscara de pestañas Better than sex de Too Faced, aunque la alterno con otras. Es este un amor de los maduros, que ve los defectos del ser amado pero los acepta: no es el rímel perfecto porque resulta demasiado suculento y si te descuidas hace grumos y efecto ojera, pero yendo con cuidando y descargando el producto, deja las pestañas más bonitas que he visto nunca, salvo quizás con la máscara Audacious de Nars: negras, densas, largas y rizadas.


Mi neceser de verano

7. Aún sigo enamorada de las sombras en lápiz de la gama Secretale de Bell que compré a Ángel en Murcia: tanto, que después de la sombra Diamond Lil de Stila, el dúo Cordura de Nars y la Satin Taupe de Mac son mis sombras favoritas de todos los tiempos, y más baratas no pueden ser. Duran, se tatúan en el párpado pero antes se funden amorosamente en él permitiendo un trabajo preciso y dúctil. Una posee un color topo misterioso y profunda, y otra ofrece un tono marfil luminoso: me maravillan.

8. Y, por último, aún sigo enamorada del "Balm stain" de la marca Wet´n Wild que compré en Primor Madrid el día de la presentación de mi libro: su tono, Coral Story, es un melocotón jugoso perfecto, y combina hidratación y permanencia con una sabiduría insospechada, para ser, también, un producto barato.

Éste ha sido mi neceser de primavera..., y seguirá siendo mi neceser de verano.

2 de julio de 2016

¿Contorno de ojos natural? ¡Descubre la cosmética artesanal Lara!

Hace un par de semanas pude disfrutar de unas entrañables fiestas en Logroño: las que conmemoran la victoria de los riojanos sobre los franceses en San Bernabé.
Aún recuerdo mi primer San Bernabé, hace cinco años, de la mano de Myriam Ferreira, coordinadora del grado de Humanidades de la Universidad Internacional de La Rioja, que comenzaba ya a ser mi alma gemela y una de mis mejores amigas aquí: las fiestas tenían un sabor renacentistas que me hechizó desde el comienzo por, entre otras virtudes, la profusión de jabones artesanos que encontré en su feria.


Bálsamo de manos y contorno de ojos artesanos "Lara"
En aquella primera vez vi columpios medievales en forma de dragón, y hasta un corral de comedias construido en cartón piedra en un solar del casco antiguo, cerca de la Iglesia de Santiago donde asistí a varias representaciones. San Bernabé no ha vuelto a ser tan fastuoso pues llegaron malos tiempos para la lírica...ero, con crisis o sin ella, en este tipo de fiestas de época abundan los mercadillos medievales y, en ellos, los puestos de jabones artesanos, que busco año tras año. En esta ocasión me llevé un pequeño susto al no hallar ninguno en la plaza del mercado, pero investigando un poco más llegué a la calle de la Cofradía del pez y me sumergí de lleno en el ambiente de la feria artesanal.Aún así no encontré la ya tradicional caseta de Abilia Martín pero sí descubrí la casa Lara, nombre de resabios literarios y nobles, como relato en mi nuevo vídeo blog en YouTube, donde también recojo el ambiente tan especial de la fiesta:




He tardado más de dos semanas en publicar esta crónica, mordiéndome las ganas porque deseaba ofreceros unas impresiones algo sólidas ya, fundamentadas en la rutina de al menos quince días. Ahora puedo decirlo ya, gritarlo a los cuatro vientos: no he encontrado nunca, jamás-en-la-vida, unos productos como estos. Nos hallamos ante la mejor crema de manos que he probado nunca, y el mejor contorno de ojos que, ídem de lienzo. Y el uno me costó ocho euros y el segundo, doce.

Bálsamo de labios Lara: 8 euros

El bálsamo de manos posee, efectivamente, una textura entre acuosa y oleosa, de emulsión campestre, y un aroma bastante "natural", donde el término no es alabanza sino lo contrario: muchos de los mejunjes que ofrecía la tienda olían muy bien (el contorno de ojos entre ellos), pero esto huele a mentol y medicamento, aunque sin duda no tan fuerte como mi amado aceite de árbol de té puro que mi madre ha calificado de "matarratas". Estoy acostumbrada a este tipo de olores medicinales en la piel y hasta me gustan porque me ofrecen la sensación de que "curan".Y este producto cura. Compuesto en su mayoría por glicerina y romero, deja las cutículas perfectas, alivia rojeces corporales y en tiempo récord me ha dejado los codos como los de un bebé.

Contorno de ojos Lara: 12 euros
El contorno de ojos también ofrece textura de bálsamo y huele a sorbete de limón campestre, a mojito en el campo. El aroma se queda sutil pero tozudamente prendido a tu ser, a tus manos que lo manipularon, al contorno de tus ojos. Es un olor que calma, que refresca, que nutre el alma, y como es absolutamente natural no irrita. Una tarde, tras el almuerzo fui a lavarme las manos y descubrí que no olían a comida sino a este tarrito tan bucólico...Sus ingredientes son aceite de salvia, aceite de camomila, aceite de lavanda y aceite de orégano, junto con una ración pequeña pero justa y necesaria de química. Me tiene cautivada este contorno de ojos. Hidrata como ninguno y no, no me ha borrado mis dichosas dos líneas de expresión, pero las ha atenuado, como veréis en la comparación entre estas dos capturas de pantalla:


Hace dos meses- maquillada/ ahora- sin maquillar

La primera pertenece a un vídeo blog publicado hace dos meses, "Un día cualquiera de dos a tres". La segunda, pertenece al video que acabo de publicar hoy. Juzgad vosotras: a mí me parece, que sin haber una diferencia que sería milagrosa y poco verosímil, este contorno atenúa y "descansa" mis línes de expresión.Me fascina encontrar joyas así en un ambiente familiar de diversión y fiesta.

 Aquí podéis encontrar la marca, que por cierto procede de Alicante. To be continued...