19 de febrero de 2017

¡Hasta siempre, Beautik Logroño! (Regalos de Catrice & Missha)

Ya es una (triste) realidad. Beautik Logroño ha cerrado sus puertas.
Ayer fue el último día y estuve un momento por la mañana para despedirme de Mila y toda la tarde acompañando a Myriam, que ya es mucho más que una dependienta para mí.

Último Selfie compartido ante el espejo del tocador

No puedo resumir en breves líneas lo que esta tienda ha supuesto en mi vida. Durante más de cuatro años fue mi casa, mi refugio, mi rincón para makimarujear a mis anchas. Una nueva colección de Essence en este local no significaba tan solo la posibilidad de llevarse a casa una brocha maja o un colorete bonito por menos de cinco euros, no: suponía toda una fiesta, un despliegue de fotos y conversación, sin reloj ni calendarios.


En Beautik Logroño descubrí la firma de cosmética coreana Missha, que a día de hoy es imprescindible en mi rutina de limpieza y en mi maquillaje. El nivel de asesoramiento que te ofrecían era algo que alucinaba.
Pero mi historia con esta tienda más mucho allá del maquillaje, con ser éste un asunto importante ya que como bien dijo Baltasar G, Pinel es "una grieta hacia el alma", y la evasión en estos tiempos oscuros en palabras de Tolkien se convierte en un derecho, el de sentirnos guapas para alegrar nuestra vida y así también la de los demás.

Y con ser el maquillaje algo nada frívolo en mi vida, Beautik ha supuesto mucho más: radiantes sábados por la mañana, momentos inolvidables, la primera vez que mi amiga Cris descubrió cómo un sencillo colorete sube no sólo el rubor sino la autoestima...



Por todo esto hoy me siento "huérfana de señales", como diría mi amigo Lord Scutum en tono trágico cómico, escondiendo tras la ironía y la pirueta carnavalesca un dolor auténtico. "Habrás arrasado", me comenta Ginger en Instagram: pues debo decir que en esta quincena de liquidación por cierre sólo me he hecho con un par de máscaras Glam & Doll de la última colección de Catrice, y con un champú en seco de la nueva gama de batiste (la de los botes plateados, no blancos), que es  puro amor renacentista.

Pero en este último día no hubo compras sino regalos. Myriam me regaló un botecito de la famosa BB Cream Perfect Cover de Missha, que ella siempre me recomendó, y que ha pasado a reinar en mi neceser de bolso pequeño mientras que la base de LRP (o lo que queda de ella) ha pasado al neceser de Mr Wonderful que tengo en el tocador...


Y por la mañana Mila me enseñó toda una caja de testers de Catrice nuevos y me dijo: "Elige lo que quieras". Me sentí como el día de Reyes de la última Navidad inocente de nuestra niñez, ese seis de enero en el que te acabas de enterar de que todo el tinglado lo organizan tus padres pero aún así recibes los regalos con alegría porque son regalos... y porque esa mentira es la verdad más bonita del mundo que construyen a tu alrededor los que te quieren.
Con el momento "elige" ocurrió algo parecido: creo que a toda potinguera le fascina la idea de escoger entre distintos objetos de maquillaje..., pero ¿tenía que ser para liquidar un negocio que termina?



Sea como sea, me llevé dos "pintalabios" de Catrice que aún no he probado, una talla de viaje del maquillaje All Matt que regalaré a mi prima (me equivoqué y quería el Photo Finish), y cuatro productos en polvo que me van a venir genial para mi paleta "Adaldrida on the run", que es la que más utilizo por las mañanas: maquillaje compacto en polvo HD tono 30 Sand Beige, colorete  tono 60 y dos sombras de ojos que me van a hacer un gran avío: la número 400 es un clon bastante aceptable de la Satin Taupe de Mac (en la imagen las podéis ver juntas), y el 860 Beauty and the Beige, un beige luminoso perlado con migro purpurinas que como base para un sencillo delineado de lunes o miércoles me parece fabuloso.


Como veis, los nuevos colores pugnan con los antiguos en mi paleta de reducidas dimensiones y no cabe todo..., pero tendré los recambios bien ordenados dentro de sus envases de plásticos e iré vistiendo la paleta de distintos tonos como si fuera una muñeca Barbie para niñas que han crecido ya.

En cuanto a Myriam de Beautik... pasa a ser tan sólo Myriam, y "nos veremos en los bares" o en las rutas de compras de belleza: termina la relación clienta-dependienta y comienza -continúa- una gran amistad.

11 comentarios:

  1. Precioso y triste texto. DA mucha pena cuando algo así cierra. A mí me pasó har´dos años con el Bodybell que solía visitar aasíduamente. Desde entonces, aunque en la otra tienda que hay en la ciudad me atienden estupendamente, no es lo mismo. La tienda apenas tiene vida, el orden de los productos es más caótico, cada vez veo más espacio hueco y menos productos y marcas interesantes...
    No sé en qué piensan los dueños de estos negocios, pero a veces son ellos los que los dejan morir mientras las dependientas luchan con uñas y dientes por defenderlos.
    Desde aquí, un abrazo a todas aquellas que trbajáis en tiendas de cosmética y que nos hacéis la vida un poquito más agradable.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Muy chulas tus últimas adquisiciones aunque con ese deje de tristeza que tiene este post. Más que el negocio, la marca o sus productos, se echan en falta las personas cuando la relación ha sido tan cercana como nos cuentas hoy.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Un post precioso Rocio, de verdad que tus palabras me emocionan, ya sabes que en mi tienes a una amiga y que espero y deseo que sigamos manteniendo esta bonita relación. Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito el post Rocío, es que eres ¡¡¡tan poética!!! también siento mucho el cierre de Beautik Logroño y todas las personas que hay detrás, en Valencia también lo cerraron hace un tiempo y a pesar de no tener ninguna relación de amistad con la personas que ahí estaban también lo sentí porque cuando la abrieron yo creo que fueron unas tiendas que se hicieron con mucha expectativa que a mi me encantaba donde poder encontrar cosmética low cost reunidas, en fin....

    Un besazo!!!!

    ResponderEliminar
  5. Primeras impresiones sobre los regalos: la BB cream es fantástica, la apliqué ayer con Beauty blender y deja un acabado bien bonito, mi piel no ha reaccionado mal.
    Las sombras son preciosas y bastante pigmentadas. El colorete es una castaña pilonga. A la basura va.

    ResponderEliminar
  6. es una pena, en Barcelona tamibén ha cerrado Beautik y, aunque la experiencia no ha sido buena cuando he ido porque no sabían los productos que quería o pedía, es cierto que hay personas detrás, ilusiones y muchas cosas más.

    Les has hecho un gran homenaje

    Muackss

    ResponderEliminar
  7. Vaya que lastima . Un post muy bonito.
    M.

    ResponderEliminar
  8. Qué penica más grande...deseo a todo el equipo de Beautik toda la suerte del mundo.

    ResponderEliminar
  9. Yo espero que a Myriam nunca le falte trabajo del bueno y que os volváis a ver, da mucha penita cuando pasan estas cosas y no funciona un negocio que te encanta.

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Qué pena dan estas noticias

    ResponderEliminar
  11. No me imagino pasear por esa calle y verlo cerrado.me va a dar una pena
    Muy bonito el post

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...