3 de marzo de 2017

Bésame mucho: hoy, Kiko Milano (Ultra Glossy Stylo Vs Spring 2.0)

Ya sé que hay en mi tocador labiales como para utilizar en esta vida terrenal y para llenar la mitad de la otra, la eterna..., pero también voy terminando barritas de carmín: por ejemplo en el mes pasado se me agotó la que era mi "barra de labios de lunes a viernes", el tono Watermelon de los Lip balm de Flormar, y en otoño me quedé sin mi rojo de cabecera y sin un par de alegres melocotones, entre ellos el famoso Princess peach de Catrice que han retirado del lineal.


Tengo el Electric Peach de H&M y el Peach Fizz de Guerlain pero estoy reservando un poco ambos, por no decir que los guardo como oro en paño: el uno porque perteneció a una edición limitada y no habrá más, y el otro porque es una joya.
No resulta extraño entonces que entrara en el local de Kiko el pasado martes, al borde de la cuaresma y con la nómina recién cobrada (aunque en este mes muy esquilmada por diversos motivos), deseando hallar entre sus muebles expositores un labial de diario, un melocotón y un rojo... a ser posible muy baratos, y puede decirse que encontré lo que buscaba.


Al menos en lo que se refiere al primer objetivo: los Ultra Glossy Stylo son labiales que yo nunca había probado, altamente hidratantes, baratísimos y que logran labios "acuarelados", con mucho brillo y poca necesidad de precisión, de hecho en estas dos primeras imágenes me maquillé sin espejito mágico. Ideal en tiempos de prisa. Compré un fucsia para regalar (817), porque para mí ese tono de rosa tan subido y frío no es, y dos brillos que apenas prestan color al labio pero sí textura y brillo, ya delicado y dulce, ya raro y especial.
El 818 es un rosa muy claro, muy tierno, y sobre todo surcado por mil burbujas plateadas, como estrellas, como puntos de luz:


Sirve tanto para looks dulces, como para acompañar un ojo muy cargado, como para un #NoMakeup como en la imagen que acompaña estas líneas.
El 820 asusta en el envase al ser un azul turquesa, pero la misma textura del labial hace que luego el acabado sea casi traslúcido, un brillo con menos purpurina, más sólido, y con un reflejo azulado que blanquea ópticamente la dentadura y aporta algo de misterio a un maquillaje de diario.


Los Ultra Glossy Stylo suelen costar unos tres con noventa euros, pero ahora al menos en el local de Logroño andan rebajados a tres euros con cuarenta céntimos. Merecen muchísimo la pena porque aunque no duren una eternidad en el labio, le aportan confort y un color precioso.

Sin embargo, el rojo y el melocotón los encontré en la colección Spring 2.0, que ya había ojeado y me habían robado el corazón sus envases, diseños de nada más y nada menos que el creador del mítico Sony Walkman que durante tantos años fue mi más fiel escudero por las calles de Sevilla. De ahí los polvos e iluminadores con el icono del "pause" estampado en su pastilla, algo tan rompedor poco poco útil luego. Los coloretes me tentaron pero no tanto como para comprarlos...


... Y ante los labiales caí absolutamente rendida. Habrá quien diga que casi once euros es un precio excesivo para un labial de Kiko: me aburre y cansa rebatir con el típico argumento de que no es lo mismo un labial de linea fija que uno de colección, diseñado por Ross Lovegrove; por lo que sencillamente os pediré que antes de juzgar si es caro o barato (o sencillamente razonable), lo probéis.
Si el envase blanco nacarado, con matices dorados y líneas sinuosas que evocan la sensualidad de la mujer no os ha robado el corazón, lo hará la duración e hidratación del producto: esto sí que #EsUnaPasada. Cuatro horas intactas he llegado a disfrutarlos sobre mis labios.

2 tras una hora de aplicación
4 tras una hora de aplicación

Al contrario de los Ultra Glossy, estos labiales son sólidos y de textura poderosa, no etérea, ideales para eventos nocturnos o fines de semana.
El número dos es un melocotón como yo quería: alegre, soleado, luminoso y cremosísimo sin derretirse ni escurrirse por las comisuras, antes bien, fijándose en una apetecible semi permanencia.
El número cuatro es el nuevo rojo de mi vida. A caballo entre el rojo fresa y el rojo sandía, tiene ese matiz dulce y afrutado que yo suelo buscar en el rouge para que aporte fuerza sin resultar agresivo ni hacerme "cara de cabaretera".


Una fotografía al atardecer, borrosa o artística (ya cada cual decidirá), con todo el cansancio de un jueves ya a las siete p.m., con el maquillaje ya casi desaparecido del rostro y las ojeras incipientes..., pero este rojo puede con todo. Ilumina el rostro, el jueves y ¡la semana entera!

16 comentarios:

  1. El 818 me ha encantado, ese rosita suave casi transparente con brilli brilli ��
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de todo es que aunque parezca que no, ¡dura! Deja un halo Rosita natural labios sublimados por bastante rato.

      Eliminar
  2. Me gustan más los labiales cubrientes que nos enseñas en rojo y melocotón.Ultra Glossy me compré uno un verano que me pilló sin stick y no me hidrató nada por la manía que tienen mis labios de no llevarse bien con las vaselinas.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, es que yo no me lo tomo como bálsamo labial sino como un pintalabios que no seca... Pero antes y por la noche me pongo mi Crazy rumor. Con el lip balm de Flormar me ocurría lo mismo.

      Eliminar
  3. Me quedo con el último, sin duda.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hoy mismo estaba pensando en lo poco que me queda de mi labial 813, un nude la mar de bonito para diario. Estos Glossy de Kiko son todo un acierto! No conocía el de color turquesa, me lo apunto!
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. No son mi estilo pero visto así, en la foto se ven muy graciosos. Prefiero perder un poco más de tiempo e ir con algo más pulido y cubriente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que si se usa perfilador y pincel se consigue un acabado más pulido, pero me los probé casi sin mirarme al espejo.

      Eliminar
  6. Me gustan todos pero sobretodo el melocotón, yo también soy partidaria de esos tonos.

    ResponderEliminar
  7. Pues claro, si se te acaban no tienes más remedio que reponer¡¡¡¡ A mi me han regalado estas navidades una barra color ciruela y ahora me la pongo casi todos los días, me da la sensación que me alegra más la cara.
    En Deborah, han sacado también los shine que son de ese estilo.

    El rojo te queda estupendo como siempre...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Tengo dos glossys y son muy cómodos de llevar y cremositos, sin duda son grandes labiales. El rojo es precioso y todavía no he visto ni un sólo rojo "cabaretera", hay que dejar ya ese concepto, porque si alguien te ve como cabaretera, lo mismo, el problema no eres ni tú, ni el rojo... sino lo que tenga esa persona en el ojo (toma pareado!).

    Besazos encarnados como tu nuevo labial

    ResponderEliminar
  9. Sólo me he pasado por kiko últimamente atraída por los descuentos en máscaras de pestaas. Echaré un ojo a los labiales!!

    ResponderEliminar
  10. Oh qué bonitos todos menos el turquesa que me parece raro

    ResponderEliminar
  11. Ese rojo te queda de cine¡¡¡¡
    Un beso.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...