1 de marzo de 2017

Los Terminados de Adaldrida: invierno 2017

Miércoles de ceniza, uno de marzo.
Hoy comienza la Cuaresma. Hoy comienza el mes de la primavera, que para mí es el trampolín que rompe la barrera psicológica para sentirme sumergida en ella aunque haya que aguardar al día veintiuno: algo ha cambiado ya en el ambiente, lo dicen los pájaros...


Y en este invierno que termina también se han acabado preciosos objetos de tocador en mi neceser: lo más llorado fueron las cremas de día y de noche de The Body Shop que me dejaron huérfana a mitad del mes de enero, cuando más desolado y desabrido era el clima.

La crema de día de aloe vera (que no aparece en la imagen porque se me acabó cuando estaba en Madrid) es una auténtica joya por dieciocho euros que cuesta y la compraré una y otra vez porque es calma total. La crema iluminadora de vitamina C cuesta el doble y también repetiré con ella porque es para mí el tratamiento de noche ideal: rico en principios activos pero no en textura gruesa. Tiene perfume como ingrediente algo que yo no suelo tolerar y que no es muy recomendable pero ¡oh misterio!, no me irrita sino todo lo contrario, me hidrata e ilumina la piel borrando rojeces, y pienso que es porque los ingredientes buenos (toneladas de glicerina, extracto de camu camu con bien de vitamina C y aloe vera que es como lluvia para mi piel), ganan la partida a los malos.

En cambio no he lamentado tanto el fin de la crema de aloe vera de Phytorelax: es cierto que mezclada con el aceite milagroso de La Chinata es un gran producto pero solo se queda muy muy corto de hidratación: por los siete euros que piden por ella en Primor me parece una buena crema de iniciación para pieles jóvenes o grasas pero nada más.


Un auténtico cataclismo ha supuesto en mi neceser el fin de mi preciosa polvera Prism glow de Missha: es tan bonita que ya la he incluido en mi bolso como espejito espejito mágico, pero el polvo voló. Aún teniendo silicona en su fórmula y extremando mucho la limpieza tras su uso es un maquillaje de diez y repetiré cuando viaje a Madrid. La protección de factor cincuenta y el precioso acabado "pin up" en la piel convierten a esta polvera en una joya aún si nos olvidáramos del embriagador envase que encierra su fórmula.

Tengo casi acabado este bálsamo en formato huevo de Balmi: lo compré en Primark pero también lo venden en Primor y Douglas, tiene petróleo pero también aceite de jojoba y manteca de karité. Es como un mitad y mitad, ni bueno ni malo y por eso se queda con un simple notable como nota, pero sé que repetiré porque me resulta muy cómodo el formato y porque le da cien mil vueltas en poder reparador al famoso huevo de EOS. Repetiré..., si en el camino no me enamoro perdidamente del nuevo huevo de La Chinata que promete un oasis de nutrición natural.


Respecto al maquillaje, he dicho adiós con pena suprema al colorete Taj Majal de Nars, que es verdad que ya era un artículo vintage en mi tocador (más o menos lo adquirí en 2008 cuando llegó la firma a España, al igual que el Luster que se me terminó en el pasado verano). Nueve años de rubor no están nada mal, y sólo puedo decir que es junto al mencionado Luster y al Orgasm uno de los coloretes más especiales que he tenido nunca, y quizás el más único en su especie: ese rubor encendido y soleado que regala no lo he visto en ningún posible clon, mientras que en los otros casos puedes consolarte muy dignamente con el Hot mama de The Balm y el Luminoso de Milani. En verano repetiré, y ya son tres los productos clásicos de Nars que quiero reponer.

He terminado mi querida base líquida Toleriane teint de La Roche Possay: sigue siendo mi favorita y la repondré aunque ahora ando explorando la BB cream Perfect cover de Missha que me está dando muchas alegrías. Y he llegado al final de mi comodín para unos labios alegres y naturales:
Durante el pasado invierno ❄️ no me despegué de lunes a viernes del bálsamo labial con color Watermelon de Formar, que deja un velo rosado rojizo, como de labio sano y apetecible, pero que no voy a reponer por ahora porque me apetece picotear en otras marcas, antes de sumergirme de lleno en mi tradicional potidieta cuaresmal.

12 comentarios:

  1. El Taj Mahal es una maravilla, hace honor a su nombre.
    Me tientas con el labial de Flormar y la polvera, tan linda.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. El Taj Mahal queda precioso en muchas pieles, la de Gadi y la tuya incluídas, pero a mí me hacía manchas, por eso lo heredó mi amiga.
    Lamentablemente, no conozco ninguno que se le parezca como para sustituirlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. me encanta ese colorete de nars, lo utilizo muchísimo en verano, queda precioso

    ResponderEliminar
  4. Hace años que no termino una polvera...temblaré cuando se me acabe mi querida joya de Too Faced. Tengo los bálsamos de huevo de La Chinata. El de cereza y el de oliva huelen suave y genial, el de higo, demasiado a higo. La fórmula es perfecta, los labios se quedan maravillosos, pero...los envases se destartalan!!! Ojalá la marca se de cuenta de ese terrible defecto que impide aprovechar algo tan estupendo como ese bálsamo...Buenas noches y dulces sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! Aún así tengo que verlo, iré a La Chinata hoy mismo o el sábado...

      Eliminar
  5. Qué cantidad de productos terminados. A mi me suele ocurrir que se me termina casi todo a la vez. Me pasa sobre todo con los desmaquillantes. Siempre que hablas de las cremas de The Body Shop me dan ganas de probarlas! Por varias cosas que comentas he recordado eso que siempre decimos de que está muy bien mirar los ingredientes pero a veces le ponemos la cruz a un producto y cuando lo probamos nos sorprende. Yo con mi piel sensible ya me he llevado unas cuantas sorpresas (tanto para bien como para mal...) Eres mi ídola por gastar un colorete entero de Nars y el Taj Mahal, nada menos! Yo tengo muy gastado el Luster y el Orgasm que fue los primeros que compré seguidos de Silvana, Taos y Exhibit A, que fue mi compra más inesperada pero me lo probaron en un evento y al poco tiempo me lo tuve que comprar porque queda tan bonito... Exhibit tiene un casi clon en Urban Decay, a los que dediqué un post el año pasado pero es verdad que no se me ocurre ninguno que se le acerque a Taj Mahal, es super especial. Perdona el tocho pero me encanta visitarte porque da gusto leerte pero no siempre tengo tiempo de pararme a comentar, pero cuando me pongo, me pongo. Un besazo gordo! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es un honor para mí leerte en mi rincón, Naoko! Sí, conozco ese clon de Urban Decay, aunque para mí clon supone baratura y
      me parece que Nars y UD van a la par de precio...
      Me has recordado que he acabado también un bote de gel limpiador de arándanos de Missha y no lo incluí, aunque acabo de hablar del producto en el blog.

      Eliminar
  6. Haz más terminados Rocío

    ResponderEliminar
  7. No he probado ninguno de tus acabados pero los huevos balsamo de La Chinata me han llamado mucho la atención, pasaré por la tienda


    Besos

    ResponderEliminar
  8. Una vez testeé la polvera de Misha y me pareció un polvo muy seco.

    ResponderEliminar
  9. No te imagino sin el Taj Mahal, es muy tú y es un naranja poderosísimo sin duda.

    El resto de cosas, vienen y van, pero ese colorete lo necesitas sin pensar.

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Taj Mahal con 9 años es una reliquia total y digno de hacerle un Requiem.
    La Perfect Cover de Missha es una pasada.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...