25 de septiembre de 2016

Mi nuevo ritual de belleza: gama Harmony de Essential´aroms... y VLOG

En un principio, este post iba a constituir una nueva entrega de la saga (fuga) que bauticé hace un par de meses con el desalentador título de "Me equivoqué con..." Una equivocación que en este caso dolía mucho porque invertí setenta y dos euros en mi nueva rutina facial. Decidí esperar y seguir teniendo fe, a veces los productos necesitan su tiempo para asentarse...

Gama Harmony para piel sensible de Essential´aroms

En un par de días, la futura y aún hipotética reseña iba ya a titularse "sí pero no", pues al menos uno de los tres productos se había ganado mi corazón de pielroja. Y tras una semana de uso, me di cuenta de que sencillamente había caído en mis manos el mejor ritual que he usado en mi vida: a lo mejor de forma aislada ninguno de estos tres tarros me hubiera enamorado tanto o lo hubiera catalogado como la mejor experiencia cosmética de los últimos años, pero juntos brillan, y me hacen brillar.
¿Recordáis cuando los cosmetólogos repetían como un mantra que hay que seguir la misma línea de una firma para tu tipo de piel si quieres conseguir resultados?  Siempre pensé que era una estrategia de márketing, y picoteaba de aquí y allá: limpiador de supermercado, sérum de farmacia (cuando tenía dinero) y crema de cosmética bío comprada en herbolario...

INCI del agua micelar tónico Cleantonic

La línea Harmony de esta marca ecológica (que conozco desde que vivía en Sevilla, pues ya en la tienda Gea compraba su loción limpiadora a la manzanilla y sus hidrolatos, y que tiene sello Ecocert), me ha hecho entender mi rutina nocturna como un camino, un todo compuesto de unas partes hermanadas entre sí.
Lo que me atrajo de ella era su formulación, y lo que me hizo temer fue... su formulación. Me explico: el primer ingrediente, tanto del limpiador como del sérum como de la crema, es la manzanilla que es mi elemento favorito para cuidar mi piel, y ninguno de los tres tratamientos posee alcohol, petrolatos, siliconas ni parabenos.  Eso es bueno.
Pero... en dos de los tres hay aceite de naranja amarga y aceite de lavanda, dos aceites que sé que pueden sentarme mal. Me la jugué y, en un principio, pensé que la jugada no iba a salirme nada bien.

Cleantonic

Lo primero que probé fue el agua micelar- tónico: dos productos en uno que prometía retirar maquillaje, limpiar y reponer el manto hídrico de la piel. Aquí llegó la catástrofe: nada más abrirlo percibí un fuerte aroma a lavanda ¡y azahar! que me hizo temer un brote de rojeces. Y aunque lo usé y no hubo tal irritación, me acosté pensando que el producto era demasiado fuerte para mí.
Con el tiempo (y llevo usando este tratamiento casi un mes), ha sido todo lo contrario: mi piel se ha fortalecido. Y nunca he encontrado un limpiador integral que desmaquille tanto. Lo aplico con un tissue, primero por una parte y luego por otra, cuando me paso por la cara la parte interna del pañuelo, sale limpio.

Sérum

Debo decir sin embargo que el Cleantonic es el producto más agresivo de olor y el único que realmente me pareció demasiado para mi piel reactiva en un primer momento.
El sérum era el producto que más ilusión despertaba en mí, pues suelen ser muy caros estos elixires para piel sensible. Quería una alternativa al Intral de darphin que cuesta casi setenta euros, y lo he conseguido: un aceite de textura bastante seca, cuyo primer ingrediente es la camomila, y que se presenta en un frasquito medido de vidrio opaco y dispensador de gotero, muy profesional al estilo de casa como Skinceuticals que te piden cien euros por sus joyitas de alquimia.
Ha sido magia sobre mi piel. Noto cómo ahuyenta las rojeces de mi rostro. Lo adoro, y me parece baratísimo para lo que ofrece.

... y la crema

En la crema tenía puesta todas mis esperanzas y todas mis zozobras por no decir miedos, pues su primer ingrediente era la camomila(antes del aqua), y su segundo la naranja amarga. También tiene manteca de karité, un activo ingrediente que mantiene desde hace años un idilio con mi cutis sensible.
Debo decir que fue el primer producto que me enamoró, cuando aún no sabía si confiar en el limpiador ni en el suero. Huele a hierbas del campo pero no desprende aromas amargos ni ácidos, es fundente pero ligera, no resulta aceitosa ni cerúlea (dos texturas muy propias de herbolario que me dan problemas), es... adorable, Tiene una consistencia de crema batida, como la Creme Fraiche de Nuxe pero sin siliconas ni perfumes sintéticos. Fue amor, es amor y (espero) seguirá siendo amor.

Estos tres productos son, en realidad, cuatro, y me costaron setenta y dos euros todo en CataNatura. No guardé tíckets y no puedo detallar precios, pero Si divides setenta y dos entre cuatro te sale..., espera que cojo la calculadora.., dieciocho euros. En comparación, una ganga para la crema y el sérum y algo caro para un limpiador o un tónico, pero los tres botes unidos han construido mi piel durante el mes de septiembre. Tanto que, dejando aparte un par de granitos fruto de hacer deporte sin haberme desmaquillado previamente (muy mal), puedo mostrar mi piel al natural a lo largo de todo mi último vlog de YouTube:




Una excursión a Rodezno, bonito pueblo de la Rioja, con comida detallada en el interesante y baratísimo restaurante Casa Paco..., y una incursión en el mundo de Pokemon Go de la mano de mi primo.

23 de septiembre de 2016

Adiós a mi neceser de verano: productos más usados en agosto 2016

Ayer, oficialmente, terminó el verano.
Hoy llueve. Vuelvo a utilizar un neceser de tela, más amplio, labiales más oscuros y una base de maquillaje líquida. Digo adiós a mi polvera color azul piscina, a bronceadores que a la vez son iluminadores y a la ausencia casi total de maquillaje en los ojos: el otoño pide otra cosa.
Pero no quería despedir la temporada más alegre del año sin hablaros brevemente del maquillaje que la protagonizó:

Mi neceser de verano
Me ha "salido" un post bastante gamberro, en la línea de Bliur, bloguera a la que tanto admiro. Vamos allá.

1. Maquillaje compacto solar de Sisheido
Una polvera bonita dentro de su simplicidad, un producto práctico, y más desde que encontré en la portentosa perfumería Nan´Belle de Haro una borla de suave algodón para aplicarlo, un acabado de terciopelo y una fórmula que respeta mi piel, ¿qué más puedo pedir?

¿Qué más quieres, Federico?
Eres guapo y eres rico
Las mujeres te desean...
Qué más quieres, Federico *

(*) Espero que nadie se sienta ofendido por esta cancioncilla completamente heteropatriarcal que cantábamos con inocencia en nuestra niñez: aplicada en este contexto es una evidente broma.

2. Dúo de bronceador e iluminador Hollywood de W7
Es el producto "low cost" del verano. En infinidad de días lo he usado solo, sin base siquiera y sin nada más (la barra de labios se me presupone, la aplico nada más lavarme los dientes de mañana, ñam).
Me chifla el brillo satinado que tiene incluso la parte bronceada, huyo del concepto "polvos de sol mates" que es lo que se lleva ahora. Si yo naturalmente nunca voy a ser morena no sé por qué debo buscar la naturalidad cuando uso pote a todas luces: como dijo la inefable Alaska, "más es más".
Y sin embargo el brillo que aporta este producto es bastante discreto, sano y bonito, no es como para deslumbrar a una farola. Enciende la piel con un halo chic que hace muy oportuno el nombre con el que lo bautizaron desde la marca. Y ¡por menos de cinco euros!


3. Barra de labios Delicate de Dolce & Gabbana
Constituye, junto al Mauve mania de Maybelline y al Lasting finish número 35 de Rimmel By Kate Moss, mi triada labial veraniega. Este rouge de D&G es puro lujo dorado, me lo compré en Bilbao el dos de agosto y junto a mis labiales KissKiss de Guerlain y al Dolce Vita de Nars se ha convertido en mi labial favorito. La duración e hidratación son excelentes, pero lo que llega al alma es el color, un oro rosa femenino y perfecto.

4. En verano suelo maquillar muy poco mis párpados: uso rímel waterproof y fijador de cejas (lo primero de Urban Decay, lo segundo de Essence, para lograr el perfecto equilibrio), pero ambos se me han acabado por lo que no "salen en la foto".
De lo que sí hice uso y abuso fue del iluminador ciliar de Benefit: piqué con él cuando me diseñaron las cejas, me arrepentí porque para su cometido es demasiado denso y blanquecino y cuesta un riñón..., pero le encontré un fin alternativo y ahora lo utilizo a modo de "jumbo Milk de Nyx", es decir, difuminado por todo el párpado móvil; acompañado solo de máscara de pestañas deja un efecto ojo desnudo y mirada limpia realmente bonito... Eso sí, no lo volvería a comprar y por el precio que tiene no lo recomiendo.

... Y, por supuesto, el neceser más turquesa del mundo mundial, con un estampado como de cuadro metafísico y laberíntico. Me lo compré en la fiesta Prestige en Sephora y, ya sé que va a sonar pelín superficial esta frase pero... ¡me ha hecho muy feliz!

21 de septiembre de 2016

Roast Yourself Challenge: el poema

Mi primo el del iPhone me retó a hacer este "challenge" en el que viertes sobre ti todas las críticas que te han hecho en redes sociales, tanto las verdaderas y constructivas que han sido una valiosísima ayuda en tu camino como las más falsas y emponzoñadas que dolieron en su momento, y las conviertes en canción (como en el caso de Christian Villanueva) o en rap (como en el caso de JPelirrojo, Celopan o Curricé).

Mi PC supurando "amor"

En mi caso yo no sé cantar así que decidimos hacer un autorap del tipo "yo supuro amor", con el que tanto nos divertimos, pero Rodrigo me aconsejó escribirlo todo en un folio para no quedarme "en blanco" (valga el juego de palabras), y cuando vio el resultado me dijo... ¡¡¡pero si parece un poema!!!
Así que sí, volveré a hacer el gamberro con la genial aplicación AutoRap en un futuro próximo, pero para este reto he decidido convertir las críticas en endecasílabos y ofreceros este poema:


ROAST YOURSELF CHALLENGE
A mis queridos trolls

Eres gorda gordísima, parecen
tus mejillas pelotas de ping pong.
Depílate las cejas, que das grima,
quítate las verrugas, ¡qué falta de respeto!
Si compras pintalabios testados en ratones
eres irresponsable y tan hipócrita,
provida y reprimida meapilas,
el Juglar de la UNIR.
Tienes malos modales comiendo japonés,
te crees que escribes bien y eres barroca,
usando demasiados adjetivos
para un vulgar rubor, ¡superficial!

Comes salmón en viernes de cuaresma
y de postre bombones...
Y luego que las hordas te defiendan
en tu blog, ¡vaya fauna bellotera!


Me he dejado muchas cosas, pero es que sintetizar en un poema supone elegir.
Lo que me gusta de este challenge es que tiene una doble vertiente: por un lado exorcizas los insultos, sueltas toda la mier*a, y por otro haces examen de conciencia y te das cuenta de que las críticas constructivas te han servido un montón: obviamente no me puse a régimen porque un anónimo me llamara "careto deforme" durante un año y medio todos los días, pero sí me atreví a quitarme las
verrugas, cuidar mis cejas y cutículas gracias a vosotras, y también intenté desnudar mis post de barroquismos innecesarios y mejorar las fotografías. E intento tener mejores modales comiendo salmón crudo, aunque me cuesta.
Eso sí, sigo siendo una "próvida reprimida meapilas"..., ¡y a mucha honra!

20 de septiembre de 2016

Bésame mucho: hoy, Lipglass Candy Yum Yum de Mac

Acabo de disfrutar de un par de fines de semana en Zaragoza, tierra de gente firme y sincera, gente maja. En el primer viernes que pasé en suelo aragonés, a fines de septiembre, llegué con un poco de tiempo libre y antes de pedir al taxista que me llevara a mi lugar de trabajo me concedí un paseo por el rincón de Mac en el Corte Inglés del paseo de Sagasta.

Lipglass de Mac:

Lo que pretendía era saber con certeza si mi buen recuerdo de los brillos labiales de la firma era real o estaba idealizado, tamizado por la pátina del tiempo que todo lo pinta de color de rosa. Era el mejor momento porque todos los labiales de la marca gozaban de un 15% de descuento, es decir, si antes costaban casi veinte euros ahora pedían diecisiete por cada uno.

Tras casi un mes utilizando estos dos ejemplares debo decir que más bien mis recuerdos habían quedado cortos. El Lipglass de Mac es para mí una de las mejores opciones brillantes que ofrece el mercado, no solo por la riqueza de color sino por duración y confort en el labio.
El término "confort" abarca numerosas cualidades: la sensación de hidratación y de ligereza al mismo tiempo, la forma adorable en la que el producto se extiende sobre la superficie de la boca, y parece flotar sobre ella a la vez que se agarra como un tatuaje... El aroma del producto, dulce y cremoso pero sin llegar a empalagar ni molestar...  Toda una serie de síntomas que confluyen en una experiencia que no llega al nivel de "religiosa" pero roza lo sublime.

Derecha: Lychée Luxe - Izquierda: Candy Yum


En cuanto al color, me decanté por reponer un viejo conocido, el "Lychée luxe" que es un coral cremoso al estilo de un batido de melocotón con unos toques de sandía, un labial que he tenido y repetido a lo largo de estos diez años en los que conozco la casa..., y lanzarme con un color nuevo, lo cual no era difícil porque de Mac sólo he tenido el mencionado Lychée Luxe, el Russian red que me fascinaba y un gloss de edición limitada llamado Bateaux, un melocotón clásico de la colección Naughty Nautical.

Me ha encantado ver que la marca ha decidido trasponer al acabado brillo algunas de sus barras de labios más emblemáticas, como el St Germain, el Spice, el Myth o el Impassioned: cualquiera de los tres primeros me atraía: el Myth por ejemplo perdía su textura densa y secorra y quedaba ese precioso tono melocotón pálido-casi-blanco que siempre me ha enganchado. El Spice conservaba toda la esencia especiada y femenina del famoso perfilador que llevó por primera vez ese nombre... En cambio, el Impassioned en versión gloss perdía un punto fucsia en favor del coral, lo que le resta atractivo en mi opinión.

Candy Yum Yum en mis labios

Pero en cuanto mis ojos descubrieron la versión gloss de este mítico labial, dejaron de dudar al fin.
Candy Yum Yum: un nombre dulce y gamberro, tierno y pícaro que significó durante mucho tiempo un labial de culto, un tono de edición limitada ansiado, buscado e infinidad de veces no encontrado, una nueva cumbre de ansia cosmética y otro hito más dentro del coleccionismo del maquillaje. Una ola de furor poético y "amour fou" de la que yo no participé porque entonces no tenía cerca ningún punto de venta Mac, los labiales de esta casa habían dejado de interesarme y para colmo su acabado era mate, mi menos favorito dentro de las texturas de estos labiales.

Una hora después de aplicado

De repente lo encuentro, sin listas de esperas, sin agonía ninguna, en un sencillo viernes en Zaragoza y con una jugosidad y un acabado charol que enamoran.
Tiene ese punto rosa frío neón que pregonaban las reseñas en blogs, pero con un giro dulce y lacado. A una hora de aplicación en la boca no ha perdido fuerza pero sí algo de agresividad. Va retirándose sin parchear, dulcificando su tono por momentos. Sencillamente es el Labial Rosa de mi vida, con la textura perfecta.
Y es el protagonista absoluto de mi viaje a Zaragoza y de mi último VLOG, desde que aparezco en el minuto dos de la grabación con mis labios recién maquillados con Candy Yum Yum:



De hecho, en este vídeo entro en el local de L´Occittane del Centro Comercial Aragonia y me vuelvo a enamorar del perfume Flor de acacia que ya tengo en mi tocador y al que dedicaré una reseña..., y me prueblo los nuevos bálsamos labiales con color de la marca. Por supuesto, el tono Rosa ámbar me cautiva..., pero como no puedo dejar de pensar en el precioso candy Yum Yum de Mac, la nueva tentación ni siquiera consigue tentarme.

17 de septiembre de 2016

Maquillaje gafapasta: Look azul para mis gafas MO... y VLOG

He vuelto a rescatar mis gafas MO: las compré hace un año al graduarme la vista en Multiópticas y son azules, de montura de pasta, y... enormes. Mi madre piensa que me tapan la cara entera, pero lo que a mí me convenció de estas gafas es que dejan muy limpia y amplia la zona de los ojos, y me los puedo maquillar muy bien.


Look Azul para Multi Ópticas

Maquillar los párpados y pestañas cuando llevas gafas a diario puede resultar muy pesado, por lo que he decidido aportar mi granito de arena: no son pautas porque no soy maquilladora ni esteta ni especialista en el asunto, pero lo que sí puedo prometer y prometo son años y años de experiencia: decepciones y alegrías, derrotas y victorias, y un itinerario que va desde el pasotismo que mascuya: "no maquillo mis ojos, total si no van a verse detrás de los cristales para qué ", a un esperanzador "con las gafas realzaré mi look ".

MO

En primer lugar encontramos la eterna diatriba: ¿maquillar con un tono a juego con el color de las gafas o no?

En este caso como veis ver he decantado por un sí absoluto, pero es precisamente porque las monturas de pasta son amplias y dejan campo de visión (valga el juego de palabras). Teniendo a mano la sombra de ojos en lápiz de H&M en el tono "Blue planet ", un rabioso y electrizante azul noche, resultaba fácil la opción.
En este look llevo tan sólo el mencionado lápiz azul, aplicado a conciencia a ras de pestañas superiores y difuminado hasta la cuenca. La característica más sobresaliente de este jumbo es que mientras está fresco se emborrona con facilidad pero una vez seca dura intacto trillones de años.

Algo importantísimo a la hora del maquillaje gafapasta es el rímel: no puede caer en virutas por el párpado inferior porque con gafas el efecto ojera se multiplica aunque en un principio parezca lo contrario. No puede tardar horas en secar porque no hay nada peor que unos cristales manchados de máscara. Y por la misma razón es mejor que la fórmula no alargue las pestañas en exceso. Aquí llevo la máscara Audacious de Nars, pero es aún mejor elegir una fórmula "waterproof ".


Look azul para MO

Por último, también resulta vital cuidar el contorno de ojos para que no aparezca reseco ni cuarteado debajo de las gafas. Aquel día llevaba la crema Bright lift eyes de Kiko, que estoy probando y a primera vista me chifla, y el corrector Multi mineral de Bell que ya he terminado y que me ha parecido impagable por la luz ligera que regala a la mirada.
En los pómulos llevo el colorete "Tan" de los Cocoa Shock de Kiko, y en los labios mi amado y nunca suficientemente alabado rouge Electric Peach de los '"Metalic lip colours" de H&M.




Os dejo con mi último vlog, en el que retrasmito los principales fastos de las fiestas de la Vega en Haro, tan entrañables para mí. También aparezco al principio del vídeo con este mismo maquillaje, ya un poco ajado porque llevaba horas desde que vio la luz pero aún decente.
Y no puedo despedirme sin agradecer a un entrañable anónimo que ayer me escribió este conmovedor mensaje: "Tailoviu, no estés triste". Me encantaría de veras saber quién eres para agradecerte tu cariño, anónimo, ¡manifiéstate!

15 de septiembre de 2016

Rubor "Me & my Umbrella" de Essence, labios corinto y lágrimas en la perfumería

Ayer pasé por delante de mi querido local de Beautik en la calle San Antón, y decidí saltarme a la torera la potidieta. No es solo que el estrés por ciertos asuntos personales me pueda, en este caso concreto mi visita tenía un intenso sabor a despedida: lo que en verano  era una vaga amenaza se ha concretado y acelerado, y por desgracia el día que la perfumería Primor abra sus puertas en el Centro Comercial Berceo, Beautik Logroño cerrará las suyas.

Foto mía tratada con filtros Perfpix & My text on...

La pena que siento ahora mismo la guardo para mí sola, aunque ando preparando un post homenaje. Cuando llegué, Mila y Myriam estaban montando novedades de Essence y la cuidada colección "Me & my umbrella": vi el colorete y me pareció tan bonito que decidí comprarlo para fotografiarlo y acto seguido regalárselo a Myriam, por cuyas mejillas rodaron un par de lagrimitas traicioneras...

Colorete M & my umbrela de Essence

Recomiendo este rubor delicado y propio de coleccionista a, por una parte, aquellas chicas que realmente se dediquen a coleccionar maquillaje de la marca y no vayan a mancillar el exquisito grabado de su superficie, o a pieles blancas que no tengan en su tocador un colorete rosa calido claro.

Se trata de un colorete compacto, sin espejo, de envase negro lacado con estampado en blanco de corte otoñal: Las letras que anuncian el nombre de la colección, un paraguas y unas bucólicas hojas. Se abre el telón y bajo la filigrana te envuelve una tonalidad rosa, cálida y tierna, que me recordó  muchísimo al llorado colorete en crema Penny Lane de Nars, aunque también al Preppy pink de Kiko que acababa de comprar.

De los labiales de la colección el rosa viejo mate había ya volado (no miento cuando hablo del ansia  viva que provocan estas ediciones limitadas), pero quedaba el más bonito, un granate oscuro mate impresionante que sí me llevé a casa, junto a uno de los nuevos bálsamos Colour & Care de la firma, el color ciruela (08 Stand up for plum), luce así:

Look Me & my umbrella: labial solo

Look con el bálsamo 

En este look he buscado una mirada limpia, con una base clara y satinada y un delineado a ras de pestañas superiores con el Tattoo liner de Kat Von D, y mejillas en rosa cálido emulando el artístico rubor Me & my umbrella de Essence..,, sólo que utilizando lo que tenía en casa, es decir, la parte rosada de mi Cocoa Blush de Kiko, que ha resultado mucho más pigmentado y duradero de lo que esperé en un principio.

Los nuevos bálsamos labiales Colour & Care de Essence son jugosos y muy pigmentados, contienen manteca de aguacate y realmente hidratan, duran mucho en el labio..., y con uno tengo suficiente, pues desprenden un olor sintético a chucherías que no puedo soportar.

Con este sencillo acto doy por terminada mi fallida época de sobriedad: sinceramente no es mi momento, no es Vodafón.

13 de septiembre de 2016

Agua de colonia fresca de Hierbas de Ibiza: una historia de amor imprevisible

En numerosas ocasiones los grandes romances comienzan en amistad..., o en enemistad: esos odios profundos y momentáneos que al calor de una simple llamita se convierten en amor intenso. Es lo que me ha sucedido a mí con el agua de colonia fresca de la casa Hierbas de Ibiza.

Hierbas de Ibiza

Se trata de uno de mis dos hallazgos olfativos del ya casi extinguido verano 2016, pero a mis lectores más antiguos les sonará haberme oído hablar de este perfume en no muy buenos términos, y los más observadores recordarán que una inmensa botella de este licor cítrico corona mi tocador desde el año 2014.

Lo cierto es que su utilidad hasta el pasado mes de julio era meramente estética, porque resaltaba muy bien entre el resto de los frascos, pero uso, lo que se dice uso real no le daba ninguno. Lo que me disuadía era su ausencia de dispensador, que me la hacía semejante a cualquier colonia de litro: o me duchaba en ella o me quedaba corta, y de ambas formas me parecía un aroma altamente suspiroso en mi piel (de los que duran un suspiro), y demasiado cítrico para mí.

Pero en las sofocantes noches de julio se me ocurrió finiquitarla como "bruma de almohada", y lo que en principio fue un medio para terminar con una fragancia que no me acababa de convencer..., acabó siendo el trampolín hacia una verdadera historia de amor.

Agua de colonia fresca: 35€/ 100 ml

En medio de las noches estrelladas de verano, arropada por un aroma mucho más rico en matices de lo que recordaba, mucho más delicioso de lo que imaginaba sin dejar de ser fresco, concebí la idea de repetir con este perfume, pero eligiendo el formato de cien mililitros con el que resulta más fácil viajar, y que sobre todo trae el ansiado dispensador de spray.

Lo conseguí en el Corte Inglés de Bilbao, el uno de agosto, junto al labial Delicate de D&G y mi paletita de diario de Mac, y junto a ellos ha sido uno de mis imprescindibles veraniegos: no es la colonia más duradera del mundo pero tiene una fijación razonable y resulta facilísimo reapllicarla, huele cítrico pero también agreste, a espliego y flores silvestres a pie de playa, a pinos a la orilla del mar.

Nunca estuve en Ibiza, pero esta fragancia me transporta a un verano que disfruté en Mazagón, la playa más bucólica del Sur, y se ha convertido en Mi Perfume de Verano.

11 de septiembre de 2016

Bésame mucho: hoy, Enigma Lipstick de Kiko Milano (colección Neo Noir)

Lo que más me atrae de las colecciones de Kiko Milano es el hecho de que, aun siendo efímeras, tienen un recorrido mucho más largo que las de otras firmas baratas como Essence o Catrice, que traen apenas tres o cuatro ejemplares de cada producto y fomentan no sólo la sensación de exclusividad..., sino la compulsión y la agonía.
Kiko, en cambio, ofrece menos ediciones limitadas pero más duraderas en el tiempo:

Enigma lipstick by Kiko

Suelen reponer productos cuando se acaban, e incluso suelen incluir en el lineal fijo algunos de sus éxitos más deslumbrantes: y por eso puedes practicar una compra más tranquila, al estilo de un largo noviazgo:

Llegué a Logroño y descubrí la nueva colección Neo noir un veintinueve de agosto, me llamaron la atención dos o tres productos de ella, pero decidí esperar un poco. De hecho, compré el dúo de coloretes en forma de chocolate por puro impulso, lo reconozco, y me salió mal aunque lograra luego el color deseado. Con este labial (y con la brocha y la polvera que os enseñaré más tarde), me sucedió todo lo contrario: lo vi, me unté el dorso de la mano con él, esperé a llegar al día siguiente con un paquetito mini de toallitas limpiadoras en el bolso para probármelo, cada vez estaba más enamorada, aún lo pensé un par de días más, y...

Mysterious Peach (nº2)
... y otra vuelta 

Al fin lo llevé a casa.
Recuerdo cómo Tita Hellen me había dicho "por wasap" que le habían defraudado estas barras de labios, pues le parecían menos mates y cubrientes de lo que esperaba. Con estas palabras sin saberlo aumentó mi interés, ya que el acabado mate me gusta sólo lo justo, por ejemplo para labiales rojos, y en general un labial muy cubriente cada vez se me hace más pesado.
En cambio, el labial "Enigma" es muy jugoso y sí, de consistencia algo transparente, pero en cambio la duración es buenísima. Pero para qué mentir, a mí no me cautivó ninguna de sus cualidades sino ese color miel tan maravilloso que posee:



Porque el color se llama "Melocotón misterioso", y la vendedora "me lo vendió" como un nude, pero yo no lo describiría de ninguna de las dos maneras, sino como un dulce, cálido y tentador color miel...
Os acabo de mostrar la foto de mi "primera prueba" en la tienda, por lo que en ella la aplicación es todo menos precisa, pero al mirarme al espejo tuve un "dejà vu": el resultado me evocó poderosamente el preciosísimo tinte labial número dos de Kiko que lanzaron en 2014 y que no compré por estar a poti-dieta, pero del que me llevé un "chuache" como recuerdo:



Dejando aparte el acabado, se parecen muchísimo. Ambos regalan un tono labio dulce y muy cálido, tirando a marrón miel, y una sensación óptica de volumen que al principio coincide con un brillo repulpante, como de nutrición, que luego se serena, se vuelve un poco más melocotón y aparece como un tono tatuado en la piel, aunque marcando un poco las arruguitas o pielecitas que podamos tener en los labios:


Sin embargo, con un poco de buen bálsamo labial podemos reconstruir su aspecto de hidratación espléndida, y aunque los labiales Enigma se declinan en tonos más potentes como un fucsia, un rojo y creo que un granate, junto a un colorete del mismo tono y unos ojos casi limpios el "Mysterious peach" consigue un efecto de "maquillaje de diario" tranquilo y sin estridencias pero con una boca jugosa y alegre:

Look Enigma
¿Melocotón? ¿Nude? ¿Miel? Yo diría que un poco de todo...¡todo un enigma!

9 de septiembre de 2016

La vuelta al cole (II): Easy Wear, Súperbritánico y VLOG

Ya estoy cómodamente instalada en Logroño y en septiembre, me gusta mi nueva vida, me gusta mi nuevo lugar de trabajo y voy enamorándome poco a poco de las nuevas rutinas de otoño-invierno, que iré desgranando en esta nueva sección.
Hoy os hablaré de dos de mis últimas adquisiciones off topic (es decir, no cosméticas), pero que tienen mucho que ver con esta sensación de estreno:

Photo by Mi primo el del iPhone 

Para encarar el nuevo curso cantando bajo la lluvia necesitaba un buen paraguas anti viento: fuerte, noble y atractivo... ¡un paraguas de verdad! Fui a buscarlo al centro comercial Berceo y, como le ocurría a Alaska, no lo encontré.
Así andaba cuando caí en las boutiques del Corte Inglés y me dije, "¿por qué no un chubasquero?" No tengo una prenda de invierno contra la lluvia, salvo una gabardina fresa entallada pero que es bastante fantasiosa y no tiene capucha...
Encontré este precioso impermeable de charol en azul noche: ¡mi tono y mi material favoritos! Lo firma Easy Wear y me costó 49,95 euros. Lo estrené hace apenas unas horas en la procesión de La Vega en Haro, y no me puede chiflar más: brillante y oscuro, con capucha y recubrimiento de poliuretano. Es absolutamente arrebatador.

Detalle
Me fascina su acabado, azul pero también plata, plomo, un poco tornasol... Me recuerda a las descripciones de las capas élficas en El señor de los anillos o a la capa de invisibilidad de Harry Potter...
La única pega es que la marca talla muy pequeño, y además mal: las mangas como siempre son enormes, tendré que hacer algo con ellas; y como de la talla L me cerraban solo los tres primeros botones pedí la talla XL, pues son casi idénticas. Trae más cuenta comprar la L y adelgazar dos kilos más:)


Agenda de Súperbritánico

Lo segundo que necesitaba para comenzar bien el curso, lo vi claro como la luz, era una agenda que me ordenase la vida. Tradicionalmente yo no las uso, nunca he tenido una y el año pasado casi muero en el intento de perpetuar esa pose de "por encima de todo soy poeta y bohemia", que además ya no es verdad o no es toda la verdad.
Así que como las detesto decidí comprar la más apetecible, la más motivadora, la más gamberra..., y di con esta de Súperbritánico que además es un claro homenaje a una de mis cantantes preferidas. No sólo me está facilitando la vida, ¡sino que me la está alegrando!


En mi nuevo vlog os la enseño, sección por sección, además de adentraros en el mágico mundo de la librería Santos Ochoa de Logroño, donde no sólo venden poesía y realizan una intensa vida cultural,  (en ella presenté mi libro, pero eso queda para otra vez), sino que vende productos de Súperbritánico, Mr. Wonderful... ¡y Sylvanian Families!

7 de septiembre de 2016

Bésame mucho: hoy, Metallic Lip Colour de H&M

Los labiales de H&M cuestan 9,95 euros, se declinan en colores poderosos y poseen un acabado y duración muy apetecibles: si algún defecto se les puede achacar es su cremosidad para mi gusto excesiva. Por eso bailé una jotica alrededor de esta nueva hornada de barras de labios, que me temo es edición limitada pero debería aterrizar en el lineal fijo: labiales metalizados de H&M, ¡venid a mí!

Metallic lip colour

Por lo general el acabado metálico suele secarme bastante los labios: me ocurre con la gama Frost de Mac, que ofrece tonos de ensueño pero a la que renuncié hace ya años. Pero si a una textura ya de por sí cremosa le añades este "freno ", el resultado será un espléndido equilibrio, el justo medio del que hablara el poeta latino Horacio aplicado al campo de la cosmética labial.
Los colores que ofrece H&M son también de puro ensueño: yo escogí el inevitable melocotón y un dorado frío muy especial, ya que este post de Miss Potingues había despertado una envidia insana en mi interior.


You´re Golden & Electric peach

"Electric Peach" es un melocotón amable, más brillante que metálico, con un perfecto equilibrio entre matices rosados y naranjas que lo hace cálido pero no amarillento, por lo que milagrosamente blanquea la dentadura:

Electric peach

"You're golden" es un dorado pálido y ambarino, una joya que refulge y que posee un raro matiz frío, como de ciencia ficción, que es el "culpable" de que este labial tampoco amarillee mucho los dientes. Este sí es rabiosamente metalizado, pero al poseer una tonalidad tan otoñal no pareces Robocop cuando te maquillas con él:

You´re golden

Ya sabéis que la prueba de fuego para saber si un labial te favorece es lucirlo "a cara lavada", y eso hice yo:

Dorada...

Se trata de un color que no sólo enciende los labios sino todo el rostro, envolviéndolo como en el halo embrujador e íntimo de una luz de vela.
Y efectivamente, hidrata el labio sin pesar en él ni derretirse sobre su superficie, con el punto justo de nutrición. Señores de H&M, un favor les pido: ¡quiero que los Metallic Lip Colour no vuelen nunca de su innovadora y acogedora sección de perfumería!

5 de septiembre de 2016

Preppy Pink & Tan de Kiko Milano... y reflexiones sobre la tolerancia

Señoras, desde pasado mañana me declaro oficialmente en Potidieta hasta que llegue el bendito viernes negro, salvando un par de visitas a Madrid y Sevilla en los que romperé tímidamente este pacto firmado ante notario... quiero decir, ante mí misma y ante mis queridos lectores.
- ¿Y cómo así, Adaldrida? ¿A qué viene una temporada de ayuno cosmético no siendo ninguna fecha especial?

Blush Cocoa Shock de Kiko..., de nuevo

Sencillamente, el final del verano ha sido una apoteosis: terror en la perfumería.
Entre que debía reponer productos de rutina facial y productos de maquillaje, viajes a Zaragoza donde hay un bonito Corte Inglés, e inauguraciones de tentadoras tiendas cuasi al lado de mi casa, mi tocador se desborda en cascadas. Mi copa rebosa. Ha llegado el momento del frenazo en seco, pero no os preocupéis... ¡tengo material acumulado como para llenar seis o siete reseñas!
Y quería empezar por el único de los "Cocoa Blush" de Kiko que a mi parecer merece la pena comprar: "Preppy Pink & Tan".

Preppy Pink & Tan

Como bien han dicho Miss Potingues y Tita Hellen, y las imágenes de mi anterior post demuestran, en general estos coloretes de la marca Kiko Milano resultan todo un capricho por el envoltorio y el aroma, pero en textura y acabado se quedan muy cortos. Es una pena. Pero entonces, -¡¡¡¡tachán!!!-, llega el dueto "Preppy Pink &Tan" para resarcirnos, y si la parte rosada sigue siendo muy pálida y polvorienta, la parte "soleada" del binomio es una auténtica joya.
Yo sigo insistiendo en que recrea fielmente el halo que regalan rubores famosos y preciosísimos como el Sunbasque de Mac y el Luster de Nars:

Tan
Tan... arrebatador. Tan tornasolado, tan melocotón bronce, tan bling bling sin dejar de ser tenue. Incluso al pleno sol, con las imperfecciones en mi piel causadas por el comienzo de curso, el cambio de cremas y no haberme desmaquillado en un par de ocasiones para hacer deporte (mea culpa), y con un mechón rebelde que tapaba mis ojos, aparece perfecto.
La mayor diferencia que hace destacar este dueto por encima de sus tres compañeros es ese matiz brillante y aún metálico que regalan a la piel ambos tonos. Aunque en la pastilla se vea la textura polvorienta y el acabado mate que caracteriza a los otros tres, en el pómulo se transforma: el bronce de un modo deslumbrante y de sorprendente persistencia, y el rosa de forma más que sutil pero igualmente duradero.

Captura de pantalla 

He visto en la página web de Kiko que no testan en animales. Es un tema que me preocupa, aunque cierto es que en ocasiones he comprado productos de una marca determinada, he sabido luego que dicha firma estaba en entredicho y he pensado, lo hecho hecho está y a lo mejor volvería a hacerlo. Creo que existe demasiada confusión en torno a este asunto, demasiadas marcas que antes sí y ahora no, como para exigir a una consumidora un rigor absoluto.

Todo esto viene a cuento de un anónimo que textualmente me dice: "no eres débil, eres irresponsable  e hipócrita". Resulta curioso cómo esta sociedad hipotéticamente se desvive por abolir ciertos dogmatismo de antiguo régimen y enseguida sobre sus ruinas construye otros dogmas aún más feroces. ¿Es un pecado tan horrible considerar que los Sensational lipsticks de Maybelline son excepcionales, al margen de erradas políticas de la marca, y que si se cruzan en mi camino a lo mejor volvería a caer?

3 de septiembre de 2016

Favoritos Random: mi verano 2016 (Y el vlog de Zarauz)

Tenía ganas de cerrar la época estival con una de estas enumeraciones caóticas que tanto juego dan en poesía y también en la esfera 2.0, como demuestran las reflexiones de Mareas, las potiduchas de Arroin80 y en general la proliferación en blogs de "Favoritos Random", que supone, creo, no sólo detallar lo que te ha cautivado en maquillaje sino en otras áreas de tu vida.
Así que me sumo: vamos allá. Sentaos que viene un post muy largo...

¿Habéis visto una botella más bonita?

1. El vino de este verano; Chan de rosas de D.O. Rias baixas
Esto es novedad, porque hasta hace poco yo era poco menos que abstemia. Vale, es verdad que un día me bebí cinco chupitos de tequila y mis amigos me lo recordarán hasta la eternidad, igual que el mes en que fumé cuatro cigarros Ducados, uno por semana. Pero fueron episodios puntuales en mi vida y siempre rodeada de mis amigos poetas: sí, esos amigos que primero te incitan al mal para luego poder chantajearte con fotos :)
La realidad de mi día a día es que salvo algunos coqueteos con el valenciano, nunca bebo alcohol: detesto la cerveza y que nunca me había podido acabar una copa de vino.

Dándome a la bebida
... Hasta ahora, pues con este albariño apuré la copa y repetí. Chispeante, fresco, pura fruta. Sabe a uva, claro, pero también a piña y a melocotón, y madera al fondo. Mi tío me aseguró que tenía cuatro grados y que era pura fruta, y se nota. Te deja los ojos con estrellitas y una alegría por dentro, pero no te hace perder pie. Y la botella tan poética fue lo que me acabó de enamorar.




2. La playa de este verano: Zarauz
Yo soy chica de veraneo rural, campestre, pero nunca falla una visita a Zarauz en verano. Era la playa de mi abuela, con ella pasé los últimos veranos allí y me parece preciosa, rodeada de montes. La vista está a nivel de Síndrome de Stendhal. Es verdad que el tiempo no suele acompañar, pero es que en Zarauz se pueden hacer muchas cosas además de bañarse, es para mí la ventaja que tiene sobre ciertas playas del sur que son solo baño-sol-chiringuito. A mí esa vida me cansa. Y, como "bonos track",  en Zarauz están las mejores heladerías italianas del mundo.

Renacimiento reedita a Elena Fortún

3: La lectura de este verano: colección Celia de Elena Fortún, reeditada por Renacimiento
En realidad he estado leyendo las memorias de mi abuelo, ¡seis tomos!, pero son inéditas, así que como favorito literario del verano me quedo con la preciosa labor de la editorial sevillana Renacimiento, que anda publicando estas auténticas joyas de la Fortún.

De las memorias de mi abuelo me emociona cómo cuenta su historia de amor con mi abuela, y también me ha gustado cómo habla de la república y la guerra. Yo tengo a mi abuelo como el ideal de hombre de bien, y me ha gustado ver cómo no tenía nada claras sus simpatías por la monarquía o por la república, que desconfiaba del fascismo y que si se decidió por un bando concreto fue sólo después de los asesinatos de sacerdotes y quemas de iglesias, y tras el asesinato de mi bisabuelo que murió escribiendo cartas en las que pedía que nadie en la familia buscara venganza.
He intentado hablar de esto con la mayor delicadeza posible, delicadeza que os rogaría también en comentarios: recordad que se trata de mi familia...



4. El canal de YouTube de este verano
En Maestu no pude ver vídeo blogs, ocupación que se está convirtiendo en uno de mis "hobbies" favoritos, pero en Haro y Logroño he seguido con pasión a Sara Herrera, Aparichi Makeup y Arroin80. Y mi vició inconfesable: gustándome como me gustan los vlogs estoy enganchada a los vapes de Roenlared y JPelirrojo, y eso que comenzó cayéndome mal por aquel asunto tonto del maquillaje esclavo.
Pero sin dudarlo ni un minuto, mi nueva adición son los vlogs de PórporaPorpita . También comenzó mi interés, con un punto de rebeldía, a partir de un comentario de uno de mis lectores anónimos que le insultaba un poco motejándole de  hortera. En la red también ponen bonito al marido, llamándole carca y padre-novio: la gente es mala. Yo me parto de risa con ambos, y es una risa sana, fresca e inteligente. ¡Larga vida a PórporaPorpita!

Selfie camino de Leorza


5. El labial de este verano: Mauve Mania de la gama Sensational de Maybelline
Es absolutamente impresionante la nutrición y duración que regalan estas barras de labios. Embrujada estoy. En esta imagen llevaba dos horas con ella sobre la boca, sin retocar, y luce así. El color no es ni muy agresivo ni demasiado claro y enciende la piel: de hecho voy "a cara lavada" y no parezco necesitar nada más, aunque el verano, la felicidad y la crema de vitamina C de The Body Shop tienen casi toda la culpa, ahora quizás no resistiría la prueba.

6. El producto de maquillaje "low cost" de este verano: Hollywood de W7
Le dediqueñé este post, y sigo enamorada. Días hubo que solo iba con protección solar y con él en la cara, y te da un aspecto de Caribe y de lujo soleado a la piel increíble. Y no acartona la tez de puro mate, que a veces las tendencias parece que nos ahogan.

H&M, Maybelline y Rimmel London

7. La combinación de este verano: H&M + Maybellyne + Rimmel
En ropa y en maquillaje, éste ha sido el conjunto más repetido, el que ha triunfado. Se trata de una superposición: sobre un vestido básico de algodón azul marino, liso, sin nada, de H&M, he colocado este blusón largo y precioso de la misma firma que es su antítesis; blanco, luminoso, vaporoso y colorido. Me encada la mezcla y lo mejor es que gracias a la manga larga y al clima benigno de La Rioja lo puedo seguir usando en otoño en Logroño.

A este mix le van tonos dulces, la estética "cupcake" tan amada por mí. Y para conseguirlo, nada mejor que combinar el colorete Cosmopolitan de Maybelline, que me temo he dejado esperándome en Maestu, con el maravilloso labial número 35 de la colección de Kate Moss para Rimmel London, mi segunda opción este verano.

Estos han sido mis favoritos en este verano que ya es recuerdo, ¿cuáles fueron los tuyos?