30 de abril de 2012

Flormar, Primera parte: Look Pitufo y Oro


Hice una visita relámpago a la ciudad donde nací, Sevilla: horas fugaces de un viernes de feria, calles desiertas, y yo... en el Centro Comercial Los Arcos, con un único destino: el expositor de Flormar y sus infinitas lacas de uñas.
El mueble que yo tanto recordaba se ha convertido en una tienda hecha y derecha, con su local entre arcos blanquísimos y con un letrero de neón fucsia muy apropiado a la imagen que desprende esta firma low cost:


Flormar, CC Los Arcos, Sevilla



En primer lugar, en el primer golpe de vista que pueden abarcar nuestros ojos, se extiende una inmensa llanura de esmaltes de todos los colores, acabados, texturas que imaginar pueda la mente humana, y con precios que bailan entre los dos euros con noventa céntimos y los cuatro euros y medio. Yo ya conocía la gama normal, "Nail emanel", por lo que quise probar los esmaltes de neón y la línea Supershine.


Esmaltes de Flormar



Así es cómo llegaron a mis manos dos lacas muy especiales: el tono Neón nº 002, un azul pitufo sólido y muy cremoso, y el tono Supershine nº007, un dorado claro con subtono amarillo chillón surcado por mis burbujas doradas. Y, recordando una manicura que ofreció en su día Moli-art, decidí alternarlos en mis uñas recreando el "Look Pitufo y Oro"...

Look Pitufo y Oro


Ambos esmaltes cubren la uña aplicando únicamente dos capas, y la única pega que les encuentro es lo mucho que tardan en secar. Acostumbrada como estoy a firmas como Lola Make Up o Essie nails, la espera me desespera... se impone probar a toda prisa las gotas secantes de Essence...
¿os gusta Flormar?



27 de abril de 2012

Lime Crime: mi pequeño unicornio

Contemplando el escaparate de mi panadería habitual (que más que panadería es un bazar de caprichos y emergencias), encontré, junto a merengues y muñequitos de Bob Esponja...


Mi Pequeño Pony, 5,90 euros


¡¡¡Un Pequeño Pony!!!
Al momento se congregó en mi mente una muchedumbre de recuerdos. Y el espejismo tras el cristal no era ya un pedazo de plástico rosa con crines sintéticas y "edulcoloradas"... Eran mis sueños y deseos de niña, eran las navidades en casa de mis primos, era Madrid con escaparates encendidos. Era esa mezcla de envidia y admiración ante los juguetes ajenos. Era la privación, causa del deseo, ya entonces.
Era un objeto que deja de ser mera materia para convertirse en icono y símbolo.
Con veinticinco años de retraso, el pequeño pony se ha metido en mis bolsillos. En su momento, Los Reyes Magos lo consideraron una cumbre de la cursilería, no sin razón. Pero un símbolo no puede ya ser cursi, porque dice justo lo que yo quiero oír.

Y esa misma tarde llegaron a mi casa tres barras de labios de Lime Crime, la marca del unicornio.


Lime Crime


Yo había perdido mi precioso labial rojo Retrofuturist, el rojo de mi vida, así que pedí a Morgan que me  hiciera un pedido. Por cierto, no son productos baratos: he pagado 45 euros por tres lipsticks, pero a mi parecer merece la pena.


Retrofuturist

Retrofuturist: un rouge que ilumina el rostro. Flúor, alegre, dulce, una maravilla roja, una llamarada de alegría. Brilla como una joya, con centelleo translúcido y limpio. La textura es hidratante y firme al mismo tiempo. Si trabajas para la pequeña pantalla, éste es tu rojo: encenderas los píxeles.


Cosmopop


Cosmopop: un melocotón dulce y pálido, cremoso y muy favorecedor. Presenta un fuerte subtono naranja que la imagen, tomada bajo la luz del atardecer, no ha respetado: un matiz zanahoria que recuerda al Parrot de Hean, bien que su calidad es muy superior. Es grotescamente cremoso, pero aún así no se desmorona en el envase ni sobre los labios.



Airborn unicorn

Airborn unicorn: unicornio nacido del aire, nombre poético donde los haya. Es un tono muy especial, lavanda subido pero aún dulce, con ese matiz ácido que se ha convertido en sello de la casa. La imagen sale un tanto oscura: de nuevo, luz de tarde.
Soy consciente de que la marca Lime Crime no está exenta de polémica, ya que han llovido sobre su autora acusaciones de plagio..., pero como las críticas se dirigen a los pigmentos sueltos y a mí lo que me dislocan son sus barras de labios... me quedo fuera de la discusión.

Estos labiales me parecen paradisiacos: duran una eternidad en la boca, y cuando desaparecen lo hacen de forma progresiva, bañándola de un tono a medio camino entre el labio mordido y ese color de la ropa desteñida al sol.

24 de abril de 2012

Uñas de piscina soleada con un toque metal glam... gracias a Morgan

Esta es una de esas historias que arrancan lágrimas al público cuando se relatan de viva voz, con evidente intención de emocionar.

Protagonista del cuento verídico: una personita bloguera llamada Morgan que, bajo una coraza rockera, esconde una sensibilidad propia de princesa del guisante. Se percata por un comentario mío de que me encantaría probar la crema universal de vainilla de Oriflame, y así, sin anestesia, me ofrece su tarrito sin estrenar vía correo electrónico.
Le contesto ofreciéndole el colorete 5 de Lola, y no tanto por agradecimiento, sino porque también yo vi en un comentario suyo que este rubor le haría ilusión y llevaba un par de días macerando la idea en la mente... es lo que se ha dado en llamar telepatía potinguera.


La cajira mágica de Morgan

Hasta aquí todo es normal: intercambio entre dos chifladas del potingue, o sea, Morgan y yo:  un conato de camelleo cosmético de los que tanto nos hacen disfrutar.

Pero lo que llegó ayer a mi casa es sencillamente inenarrable. Una cajita de cartón donde entre virutas de seda negra descansaba el afamado bálsamo de Oriflame, del que prometo reseña... rodeado por varios regalitos de ensueño, entre los que se cuentan una bolsita de moras de gominola, un colgante en forma de elefante en metal dorado cobrizo, una peineta en forma de mariposa turquesa con strass... y el esmalte nº6 con olor a sandía de Yes Love.


Esmalte nº6  aroma a sandía de Yes Love


Verlo y enamorarme locamente de él, fue todo uno. Tanto, que ha sido el esmalte que he llevado a la lectura poética. Es azul turquesa sólido, un poco oscuro pero aún en la gama de lo que yo llamo "turquesa soleado", ese color de piscina veraniega que me hace soñar... La textura es metalizada: la laca brilla con ese destello fulgurante que nace del acabado, no de glitter alguno.
Es facilísimo aplicar este esmalte: no salpica, no hace grumos y no huele a amoniaco ni a plástico, sino a... sandía. Un aroma dulce y sutil que permanece. Y es tan pigmentada que con dos capas cubre a la perfección, incluso una sola capa funcionaría.

Solo me queda decir, como susurraba Katherine Herpburn en "La costilla de Adán": gracias, gracias, gracias.

23 de abril de 2012

Off Topic: poesía, prensa y kimmidolls

¿Me permitís un poquito de publicidad, mmmm... subliminal? Mañana voy a recitar mi propia poesía en Logroño, dentro de las Jornadas Poéticas en Español que organiza el ayuntamiento y que coordina Paulino Lorenzo, un famoso poeta de esta tierra. Lo haré a las ocho en la Casa de los Periodistas, en la hermosa plaza de San Bartolomé.

La Rioja, sección Cultura, 20 de abril de 2012

Y el viernes casi me da un soponcio al ver en las páginas centrales de La Rioja mi foto a todo color. Y he podido constatar de forma empírica un hecho: en Logroño, todo el mundo lee un único periódico, éste. Me han parado por la calle los que me venden el pan todos los días, las dependientas de Sephora y de Misako, mis compañeros de la Unir... El cura que casó a mis padres y miles de amistades familiares han asaltado el teléfono de mi abuela.

Y, como era un día tan especial, como todos parecían aún más emocionados que yo misma y encima el viernes cósmico que se estaba construyendo ante mis ojos iba a finalizar con un concierto para recordar, decidí concederme el capricho que me había negado durante tanto tiempo:


Ayua, "Bondad"


¡¡¡Una Kimmidoll!!!

Estas adorables figuras talladas en madera se han puesto de moda. Evocan la tradición japonesa de construir muñecas y regalarlas, en señal de amistad y amor.
A mí me tenían obnubilada desde hacía tiempo, pero gasto tanto en libros y maquillaje que no suelo permitirme ni un solo capricho que se salga de mis dos arraigados vicios...
Pero el 20 de abril me dije, ésta es una fecha para recordar, y corrí a la librería Santos Ochoa para adoptar mi muñeca japonesa.


 Kimmidoll, 17,90 euros


Me conmueve este amor de los japoneses hacia los detalles bellos y aparentemente minúsculos: el haiku, la grulla de papel, las muñecas bellamente talladas y con un significado espiritual...  Gracias a ese minucioso y delicado amor poseen una tradición cosmética tan sabia. Aún recuerdo cómo intentaba hace poco transmitir a Marie Christine del Castillo mi pasión por la firma Kenzoki, describiéndole los olores golosos, texturas exóticas y nombres poéticos que poseen sus productos. Ella lo captó muy bien, porque me dijo: Kenzo sería entonces el Ferrán Adriá de la cosmética...

No quise elegir una de cabello negro y me decanté por esta que simboliza la bondad, la amabilidad y el optimismo: tres virtudes que lucho día a día por alcanzar.
Además de su pelo plateado y lleno de luz, me fascina el ligero rubor, casi invisible, que tiñe sus mejillas... un rosa pálido que yo...¡atribuiría al colorete Hervana de Benefit!

21 de abril de 2012

Uñas magnéticas para un concierto... de Dani Martín

Sí, he tenido la inmensa suerte de escuchar a Dani Martín en un concierto grandioso. He podido palpar su humildad, su poesía que gira tan sabiamente entre la sensibilidad más absoluta y ese toque canalla que sabe manejar como nadie ("¡¡¡vamos a pasarlo de puta madre!!!", fue su primer grito de guerra, justo después de arrancarnos lágrimas con un "Mi lamento" en el que jugaban solo su voz y un soberbio piano...)
He saltado, he reído, he gritado, he llorado... ¿cómo no hacerlo ante el autor de canciones tan inefables como "Peter Pan"?




En el patio de butacas se apiñaban, repletos de ilusión, jóvenes, padres de familia bailando enfervorizados, niños de diez años con espadas de luz... y hordas de adolescentes que cada diez nanosegundos aullaban: ¡Guapo!
No se hable más: guapo. Qué cansinas podemos ser a veces las mujeres. Como guapo es guapo hasta morir, pero lo que brillaba ante el público era la belleza salvaje de sus letras, que hablan de sensibilidad o de la auténtica valentía, que hablan de amor y de sueños:




"Son sueños"... qué tema tannn brutal. Desde el comienzo hasta el fin, poesía pura


Dani se tomaba con humor ese único piropo, respondiendo, ante el aluvión monotemático: "eso dice mi madre"... Respuesta elegante donde las haya.

Nos regaló todo un repertorio, del que destaco por supuesto "Peter pan" y "16 añitos", "quiero aprender de ti", "contigo"...  Nos ofreció su propia versión de doss canciones que siempre me han dejado hecha trizas: Aquellas pequeñas cosas de Serrat y Aunque tú no lo sepas de Enrique Urquijo. Además de buen gusto para escribir, el chico tiene buen gusto para elegir...

Y bueno, como he dejado claro ya que babeo, voy a hablaros de cómo maquillé mis uñas para el concierto. Estuve debatiéndome hasta el último minuto entre dos esmaltes: por un lado me apetecía estrenar públicamente la preciosa laca que ha sacado Rituals en su colección de primavera-verano, Freezed fantasy:


Anillo de Joe Cool para Azul de Mar


...Una fantasía de burbujas doradas que se entrelaza con glitter de color verde agua y verde oliva. Con solo dos capas la purpurina cubre la superficie entera de la uña y queda uniforme. Su duracción es casi sobrehumana, y por diez euros la relación calidad precio es imbatible. El tono posee un marcado toque disco... pero al final me decidí por el esmalte magnético de Kiko, en el tono 702.

Anillo en forma de hoja de Aristocrazy

Como el resto de esmaltes de Kiko que he podido probar, no dura intacto en las uñas ni siquiera cuarenta y ocho horas, pero el tono es electrizante.  Es la única laca de la firma que me ha tentado en mucho tiempo: lo primero que seduce es su acabado, metálico y cremoso a la vez. Mi tía Eva lo describe como "color cocacola". Yo diría que es un rojo chocolate que nos ofrece su brillo oscuro y goloso.

Y tú, ¿qué prefieres? ¿Burbujas primaverales con tornasol verde agua... o cocacola magnética?

19 de abril de 2012

Maquillaje YSL: En manos de Noelia Invernón

Ayer por la tarde tenía un plan más que apetecible: sentarme en una silla alta de maquillador, ante unas manos expertas que bailaran sobre mi rostro con sutileza y sabiduría.
Y si además me acompaña una buena amiga que dispara flashes atónitos y descubre por vez primera la magia del Touche eclat... el plan se convierte en la mejor manera de coronar un día de trabajo.

Al salir de la oficina, Camino y yo nos dirigimos al Bodybel de Gran Vía. Y en manos de Noelia Invernón, maquilladora de Yves Saint Laurent, dejamos correr la tarde entre pinceles.


Noelia maquillando... y Camino fotografiando

Noelia preparó mi piel limpiándola, aplicando prebase y maquillándola con Perfect Touch, el mítico fondo fluido con pincel incorporado. Nunca imaginé que llegaría asentir mi piel tan desnuda, tan cómoda y luminosa con un maquillaje: la gran pena es que no sea libre de aceites ni de siliconas.

A continuación, extendió por mis mejillas el Creme de blush en un refrescante tono fucsia que, bien difuminado, semeja un ligero rubor campestre. Utilizó los dedos, cosa que me encantó, y partió casi de la sien para luego barrer el color hacia el centro del pómulo, creando un tono saludable en toda la mejilla..


Los productos...

Trabajó mis ojos con el nuevo cuarteto de sombras a usar en mojado, trazando una línea a ras de pestañas con la sombra negra y un pincel húmedo. Hizo énfasis en la esquina externa del párpado, alargando el delineado, y ahumó el tono negro hacia la cuenca alegrando el maquillaje con otros dos tonos: un rosa presco y poderoso y un gris humo magnético, brillante.
Luego quiso emarcar mi mirada con la máscara Shocking, e incluso marcó mis pestañas inferiores, algo que yo nunca me he atrevido a hacer. Fue entonces cuando me enseñó un primer truco: para no manchar el párpado inferior, debo aplicar rímel en las pestañas superiores y peinar las inferiores con el goubillón ya casi seco, sin volver a tomar producto.


El resultado...

Yo quería probar las nuevas lacas de labios que ha sacado la firma, a caballo entre el gloss y el tinte labial, pero manteniendo el confort que ofrece una barra de labios. Noelia me aplicó el número 12, un rosa coral que está muy de moda, y pude ver cómo todo lo que promete la lujosa publicidad en este caso es cierto: tras el envase de las mil y una noches se puede ver una textura rica y ligera, que permanece como un soplo, que puede modularse capa sobre capa sin resultar excesivo. En el labio logra aunar el efecto tatuaje y el acabado vinilo que parecían irreconciliables.


El resultado...

Le tocaba el turno a mi amiga. Pedí a la maquilladora que ejemplificara en ella cuándo, cómo y dónde podía usarse el Touche Eclat, porque desde las pasadas navidades yo poseo el mítico pincel dorado y quería aprender cómo usarlo.
Noelia nos enseñó a aplicarlo en la zona de la ojera, siempre sobre el maquillaje y difuminando a toques con los dedos. Y a dar un par de pases mágicos en la zona alta del pómulo, desde la sien hasta el contorno del ojo, para borrar el cansancio de la cara. A delimitar la línea de los labios trazando el arco de Cupido para crear volúmenes... y a iluminar el párpado fijo, aplicando el producto desde el nacimiento de la ceja y difuminándolo  hacia la sien.

Ponerte en manos de un artista del color es algo que te cambia, te hace ver la Belleza. También he tenido la suerte de estar en manos de: Franc Delgado, de Nars (pincharaquí para verlo), Alex Hanson, maquillador internacional de Nars (pincharaquí para ver el vídeo)... y Olmo Longarbo, maquillador de Tous (pincharaquí para verlo.)

18 de abril de 2012

Botiquín de emergencias cosméticas... en la oficina

Se podría elaborar un bonito trabajo antropológico "curioseando" en el primer cajón de nuestra mesa de trabajo, ¿no os parece?
Para cualquier mujer activa de entre veinticinco y cuarenta y cinco años (por acotar el terreno de investigación), ese primer cajón de su escritorio en la oficina es una prolongación de su bolso....

Habrá quien lo llene de barritas energéticas, de novelas de Jane Austen por si acaso se abre un páramo en su jornada laboral, de notas amarillas... Si esa mujer es madre y su presunta conciliación pasa por llevarse el bebé a bordo (he conocido casos), los cajones de la mesa al completo habrán sido abducidos por chupetes, galletas y sonajeros...


Mi botiquín de primeros auxilios...



Yo tengo todo un botiquín de emergencias cosméticas, que hoy me ha sido más que útil.
Por uno de esos misterios inefables mi cuarto de baño ha amanecido cerrado... y mi poca fuerza no lo ha conseguido abrir. Detrás de la puerta infranqueable descansaban mi cepillo, mi laca, mi crema hidratante, mi...
He llegado al trabajo muy temprano: despeinada, sin pintar (ni hidratar), y dando gracias a Dios por haberme hecho friki, frivolilla, coquetuela... cualquier término que englobe a una dama que guarda todo un arsenal cosmético en su primer cajón.


Mi botiquín posee:

1. Productos de aseo de primera necesidad: Toallitas Frescas y perfumadas de Deliplús, cepillo de madera Tek, bálsamo calmante e hidratante de Fitoceuticals y colonia Monogotas de melón del Mercadona, fresca y picante y con un olor a chuche ácida que enamora.

2. Productos para una manicura rápida: Disolvente Express de Sephora, con una esponja humedecida en producto dentro del bote, y mi esmalte Candy Apple de Maybelline, color rojo dulce y brillante como las manzanas de caramelo de la feria.

3. Maquillaje: Polvera Bío Detox de Bourjois, máscara de pestañas de Catrice, brocha retrácil  perfecta de Sephora, en un color azul noche electrizante, sombra de ojos Party all night de Essence y colorete mineral Fresh honey de Mac.



Y tú... ¿qué guardas en ese cajón?

16 de abril de 2012

Per menos de 6 euros... Baked blush de Milani (Look y crónica)

Milani es una de las muchas marcas baratas que pueblan la red hoy en día: en países anglosajones es un habitual de los supermercados junto a firmas bien conocidas por el público español como Bourjois o Rimmel London.
Los españoles debemos conformarnos con hacer un pedido a Cherryculture... y sentarnos pacientemente a esperar. Los pedidos a ciertas páginas de maquillaje internacional me evocan aquella cancioncilla que incluyó Martín Gaite en uno de sus libros:

Sentadita en la escalera
esperando el porvenir,
y el porvenir que no llega
y no llega
y no llega...



Milani Baked blush

La espera ha merecido la pena, ya que hace un par de días llegaron estas dos cajitas doradas a mi tocador.
La firma describe sus rubores minerales como "una mezcla de polvos terracota italianos en mosaico con color intenso y brillo luminoso"... Bellísimas palabras que, junto a las fotos que vi en la reseña de Gadirroja, terminaron por tentarme.  Y no era tarea fácil...

Desde que probé los coloretes de Nars, no he vuelto a comprar un  rubor de gama media o baja. Me he vuelto sibarita, lo reconozco, aunque en el pasado año dejé que la casa inglesa Sleek me sedujera.
Antes de que Nars irrumpiera en mi vida, vaciando mis bolsillos y llenándolos de color, mi blush de cabecera fue el desaparecido tono Apricot Rose de L´Oreal: un melocotón bronceado pero con subtono rosa cálido que sienta bien a pieles claras, medias y morenas. Era el colorete universal.


Izquierda, Luminoso/ Derecha, Corallina

Los dos tonos que Gadirroja pidió generosamente en el sitio web, y que llegaron ¡un mes más tarde! a mis manos, son dos aproximaciones, una más suave y otra más intensa, a mi añorado Apricot Rose. La impecable presentación y la calidad que los envases encierran, sin embargo, superan cualquier posible comparación. En varios blogs internacionales leí que Milani ofrecía los mejores coloretes de gama media-baja, y mis ojos han podido comprobar la veracidad de esta afirmación.

Impregnan la brocha de forma sutil y firme, con suavidad y energía, y se asientan perfectamente en los pómulos, arropándoles con su luz durante toda la jornada. Y encienden la piel con un color renacentista, soleado, sobrenatural.


Arriba Luminoso/ Abajo Corallina

Luminoso es un melocotón pálido y dorado, radiante de luz como indica su nombre. Corallina no ha sido bautizado con igual fortuna: cualquier parecido entre un convencional tono coral y la explosión de rosa vivo surcado por burbujas doradas y vetas rojizas de esta caja mágica es mera coincidencia.

12 de abril de 2012

La cosa más dulce: tarta de cumpleaños y Fernando LLorente en miniatura


Este post no trata de unguentos milagrosos o colores convertidos en poesía sobre la piel: hoy hablaré de dos detalles dulces que la vida me ha regaladoo en esta última semana. Ambos tuvieron lugar en la oficina... y es que tengo la suerte de poseer el mayor tesoro que se puede disfrutar hoy en nuestro pais: ¡un trabajo de lo más dulce!


Imagen tomada bajo lus artificial



Hoy celebra su cumpleaños Lucía, una compañera de isla que tiene el superpoder de la sabiduría culinaria. La dueña del magnífico blog Ideas dulces y saladas nos ha sorprendido con una carlota de chocolate y natillas que tenía, antes de ser devorada por todos mis compañeros y por mí primero, este aspecto tan fulgurante.




Dos cosas muuuy dulces...


Y hace unos días otra compañera de trabajo, María, me regaló una miniatura del futbolista Fernando LLorente de lo más fiable. Es una joya del retrato en plástico: posee los magnéticos ojos azules, el cabello ensortijado y las manos poderosas del original.
Fernando LLorente juega en el equipo de mayor solera que conozco, después de mi adorado Betis, el Athletic de Bilbao... Y es dueño de las manos más poéticas que he podido ver en un hombre. Manos heroicas, dignas de protagonizar un poema épico.




Focalizando...


Un primer plano del muñeco: ¿no es empíricamente inefable? Y es que fue comprado en el mismo Bilbao...

10 de abril de 2012

En Sevilla: Gea se reinventa

Gea era una tiendecita con pastillas de jabón apelotonadas en una única estantería. Una maceta en la puerta, un cartel de Neobío que lo tapaba casi todo y un olor a lavanda, miel y vainilla natural flotando en el escaso y ligero aire. Gea era paz y conversación. Gea eran mis tardes en Sevilla antes de marcharme a vivir al Norte. Gea era artesanía y mimos de madre combinados con precisión quirúrgica, calidad de laboratorio.


La nueva Gea
Gea sigue siendo todo eso... pero con varios metros cuadrados de más.
Ahora tiene un escaparate que refulge. Brilla tanto que se convierte en espejo para las fachadas de la otra acera de la calle, en días de sol. Y la pequeña plantita se ha multiplicado por cinco flores violetas. Y han traído muchas nuevas líneas ecológicas, con testers y espacio entre expositor y expositor..., sin perder ese aire de pequeño jardín que la hacía tan especial.


La belleza está en el interior...

Inefablemente blanca, llena de luz y de carteles y con una estantería repleta de pociones que lavan el cabello a base de aloe vera orgánico... La otra alacena, cercana al ventanal y escalonada, atesora esplendorosas cremas faciales que aguardan un dueño. Una mesa de arquitecto sobre cuatro caballetes preside la estancia, coronada por una generosa torre de jabones, empacados o en deliciosas barras para cortar a granel.



Detalle del interior

Gea continúa alegrando la misma calle, Hernando del Pulgar, pero se ha trasladado al número Catorce. Ahora está aún más cerca del otro paraíso de esta esquina: la cervecería Europa. Puedo salir cargada con un par de bolsas de papel marrón y llamar por teléfono a mi madre para invitarla a tomar una Leffe y una tapa de guacamole, mientras le enseño mis nuevos tesoros. Comienza mi ritual de primavera.

8 de abril de 2012

Duelos en la cumbre: Mac Satin Taupe Vs Nars Ashes to ashes

Satin Taupe, de Mac: sombra prodigiosa, el tono más especial, versátil y moldeable de la firma canadiense. Amour fou, amor a primera vista y a primer tacto, mi primer amor. Satin Taupe: la primera sombra de Mac que tuve en mis manos y sobre mis párpados, la primera que compré... y también la última. Sombra gris y marrón, suave y poderosa. Sombra que se me cayó al suelo y a la que apliqué un quirófano de urgencias, compactándola con ginebra azul.



Mac derecha/ Nars izquierda

Satin Taupe de Mac y Ashes to ashes, de Nars: nuevo amor, amor antiguo. ¿Se parecen? ¿Se inspiran ambas en el mismo tono? Vamos a verlo...

La sombra de Nars es un rectángulo negro de goma que derrocha elegancia y coquetería. Se abre y deja ver un espejo diminuto, y un polvo prensado y finísimo de un tono marrón claro con una fuerte carga violeta que Satin Taupe no posee. En un primer contacto visual, la sombra redonda de Mac es algo más intensa y mucho menos rosada.


Mac/ Nars

Ashes to ashes posee ligeras partículas brillantes (lo que en cosmética llaman "shimmer"), pero en esencia el color es mucho más mate (y neutro) que Satin Taupe. Sin embargo, para mí la gran diferencia reside en el acabado húmedo y metálico que posee el tono de Mac, y que en la sombra de Nars brilla por su ausencia.

Conclusiones: ambas son especiales, ambas son un básico en nuestro tocador. No son clones pero sí variantes de un mismo tono: el marrón claro, frío y tornasolado que regala una mirada limpia y misteriosa.
Y un apunte final: para enfatizar un mismo look y darle ese toque especial, yo utilizaría la sombra de Nars por la mañana y la de Mac por la noche.

5 de abril de 2012

Por fin, y ahora que ya no vivo yo allí... ¡Nars en Sevilla!

Hay cosas que llegan a nuestra vida demasiado tarde, ¿verdad?
Ayer, al aterrizar en mi tierra para disfrutar del diluvio universal y de unos amigos también universales... me asaltó el poderoso aroma a azahar y el más poderoso aún deseo de ver con mis propios ojos el expositor que Nars ha colocado en pleno corazón del Sur.



Nars en el Corte Inglés del Duque (Sevilla)


LLegar al Corte Inglés de la Plaza del Duque, atravesando lluvias incipientes, calles cortadas, mareas de incienso y ráfagas de olor a cera y a jazmín fue una epopeya digna del rapsoda más curtido: desobedeciendo las más elementales reglas del sentido común la acometí, y así pude verme envuelta en las procesiones del Baratillo y del Buen Fin, disfrutando de la belleza litúrgica... o ganando indulgencias para poder gastarlas a continuación.

El expositor resplandecía solitario. Me llevé un clásio, la sombra "ashes to ashes", y una novedad, el fabuloso velvet lip gloss en el tono Happy days.



Días felices... y llenos de ceniza


La sombra tiene ese tacto sedoso y aterciopelado  que le permite adherirse a los dedos y vestir la mirada en un minuto mágico. En la página oficial definen el tono como un marrón violeta de textura chispeante. Yo había escuchado que era clon de la preciosa Satin Taupe, pero carece del matiz grisáceo que caracteriza a la sombra superventas de Mac. Ambas son belleza hecha color neutro, y ambas bastan para iluminar los ojos en un miércoles cualquiera.

El velvet lip gloss tiene un acabado de gelatina, transparente y húmedo. Es mucho más duradero de lo que podríamos pensar, y el color que conseguí ("Días felices") es el de un caramelo de naranja que en el labio se vuelve aún más dulce: un cítrico rosado con burbujas doradas navegando en su fondo.


Velvet lip gloss de Nars en Habby Days


Nars en Sevilla... ¡es una pura maravilla!

1 de abril de 2012

Poti regalos para mamá

Es muy frecuente leer, en las cadenas de preguntas que a veces se suceden en los blogs, esta duda existencial:

"¿Le robabas la barra de labios a tu madre?"

Hay quien confiesa seguir tomando prestado no solo el labial, sino la americana de Adolfo Domínguez o unas preciosas gotas de Chanel número cinco... siempre hay quien hace periódicas incursiones al lavabo materno y revuelve entre míticas polveras, dispuesta al asalto cosmético: mamá siempre será mamá.

En mi caso, la historia surge al revés: es ella quien me "saquea"... y yo me dejo saquear solo por el placer de ver cómo se le iluminan los ojos cuando descubre algo mío que pueda funcionar en su piel.


Tocador arremolinado

Toda mi casa luce tan impoluta que cualquier invitado podría creer que el orden es mi punto fuerte... pero mi tocador revela el caos que realmente me caracteriza: así apareció a los ojos de mi madre el día en que aterrizaba en La Rioja. Nada más verlo quiso sentarse ante él para rebuscar, pues venía necesitada de alguna sombra de ojos y algún pintalabios.

Mi madre tiene la piel mucho más tostada que yo y adora los tonos dorados y los cálido beiges. Escogió cinco tesoros caros y baratos, mezclando Mercadona con Mac, Rituals y... ¡Nars!


Potiregalos

1. Las sombras individuales de Nars son todo un capricho: el envase en miniatura te hace sentir como en una casa de muñecas, pero la calidad del polvo prensado no es ningún juego. El tono Fez es un rico cacao que me cautivó, pero para mis ojos es demasiado cálido, y en los de mi madre consigue una mirada llena de misterio.

2. Sombra Ging bananas de Mac... para encender los párpados en verano.

3. Sombra Platinum  en tono bronce: fue una edición limitada y me fascina ese color... pero ahora que tengo la paleta Naked2 de Urban Decay repleta de bronces tornasolados no he sabido ni he querido decir no.

4. Barra de labios de Rituals: fue un enésimo intento mío por conseguir una barra de labios desnuda que me sentara bien... Es cremosa pero firme, una delicia de labial, pero el color luce mucho mejor en la piel tostada de mi madre. Tiene una chispa dorada que lo hace especial, pero aún así me queda deslavado, y sé que mi madre lo hará revivir.

5. Barra de labios dorada de la colección Ladies de Mercadona: otra joya pensada para ella.


Oro viejo, cacao y un punto de amarillo exótico para la primavera y el verano... porque madre no hay más que una... ¡y potingues hay muchos!