29 de abril de 2013

¿Cuándo llega la primavera? Outfit, Look... y Tag

El corazón tiene fechas que el calendario no entiende. La primavera llega oficialmente el veintiuno de marzo, pero en las venas se sumerge cuando a cada cual se le antoja. De repente cambia el aire. Grita ganas de primavera. El pistoletazo de salida suele ser la compra de un complemento o prenda de ropa saturada de color, como un estallido de fuego tras el invierno.

Por ejemplo, un foular amarillo.


Foular comprado en Desmán (Logroño): 8 euros

Rabiosamente amarillo, felizmente amarillo, resaltando sobre el abrigo negro como una canción de los Beatles tras el Réquiem de Mozart. Cien por cien algodón, cien por cien primavera.
La foto es un poco rara, pero con las rarezas que a mí me gustan: fui al Mercadona a por tomates con mi amiga Anita y de repente levanté los ojos y vi el foular en el espejo... y aunque me había deslumbrado en la percha y lo acababa de comprar, fue verlo de cuerpo entero y descubrirlo por segunda vez.

Es cuestión de colores: ¿cuándo se nos mete la primavera en el cuerpo? En mi caso...

1.- Cuando empiezo a teñir mis mejillas con el rubor Taj mahal de Nars, color de sol de tarde, naranja encendido y vitamínico.
2.- Cuando comienzo a pintarme los labios con corales ácidos y rojos radiantes. El melocotón me gusta todo el año, pero en abril el pastel cede paso al zumo de naranja, y los tonos labio se rinden ante el rojo carmín en su vertiente más luminosa.
3.- Cuando rescato del fondo del tocador mis sombras de ojos de color verde. No verde botella, no color abetos de Navidad, sino en sus tonalidades lima, oliva y musgo. El buen tiempo me abre las ganas de verde lima.

Look Cuándo llega la primavera


Ayer fue el día.
Pañuelo amarillo al cuello y unas gotas de Eau d´Hadrien de Annick Goutal en las muñecas.
En los pómulos, colorete Taj mahal: un poco tímido aún, muy difuminado..., pero presente ya. En los labios, el gloss naranja charol de Lola Make Up, nº3.
Y en los ojos, el lápiz cremoso Celebrate de Nars, difuminado a modo de halo por el párpado superior y el inferior, y un poco oscurecido a ras de pestañas gracias al lápiz Aigle Noir, también de Nars. Eso sí, debería haber completado con el jumbo Milk de Nyx bajo las cejas, que solo están peinadas.

¿Y tú? ¿Te animas a contar en tu blog cuáles son tus síntomas cromáticos, cómo se nota la primavera en tu maquillaje? ¿Y a acompañarlo de un look primaveral? Nomino a Gadi, a Miss Potingues, a Mareas, a Morgan, a Tita Hellen, a Rackel, a Iris..., por citar a la carrera, aunque por supuesto con entera libertad para hacerlo... o deshacerlo.

28 de abril de 2013

Los terminados de Adaldrida: Abril 2013

Abril ha sido el mes de las decepciones cosméticas, la perseverancia y las segundas oportunidades. He terminado muchos productos y de alguno de ellos me he despedido con suspiros y pañuelito enjugando mis ojos.

Terminados en la primera quincena del mes

1. Summer by Kenzo: he liquidado el penúltimo frasco del que es el perfume de mi vida y está descatalogadísimo. Guardo un envase sin abrir y en el próximo otoño compraré "Le mimosa" de Annick Goutal, que se le parece, pero... a pesar de todos los pesares, derramar la última gota de Summer me ha dolido en el alma.

2. Loción hidratante de White musk de Bodyfarm: mi piel se la bebe. Hidrata pero el cuerpo pide más, es como una droga y no me acaba de gustar esa sensación. El aroma es riquísimo pero dura muy poco porque parece "oxidarse", pronto evoluciona a un olor metálico que no me convence. No repetiré: estoy disfrutando la loción Coco addiction de Natural Honey, y quiero probar la de frangipani de Rituals.

3. Maquillaje solar en polvo de Shiseido: otra polvera azul que se desintegra en mis manos, en la foto quedaba un cerco pero lo he acabado ya. Repetiré: se ha convertido en el aire que respiro, pero... para usarlo como arma de retoques compraré una borla de algodón, no soporto el látex y la esponja que trae está fabricada con ese engorroso material.



Terminados en la segunda quincena del mes


4. Champú 5 essential oils de L´Occitane: fracaso y desolación. Al principio creía que me iba bien, pero es porque utilizaba el aceite de argán (que Dios guarde), como mascarilla prelavado. Cuando lo he probado au naturel queda un champú que limpia hasta dejar el pelo chirriante, eso sí..., pero que no evita la electricidad ni por un segundo, más bien la fomenta. He terminado usándolo como burbujas de baño: su olor es relajante y adictivo, pura lujuria cosmética.

5. Exfoliante facial de avena y miel de Queen Helene: huele a desayuno irlandés. Es un emplasto bastante grueso con gránulos diminutos pero que ¡rascan, mamá! En la piel se siente muy pesado y no es todo lo natural que debiera: posee avena, miel, glicerina y arcilla en su formulación, pero también dimenticona, perfume y un buen puñado de parabenos. Conclusión: no sirve para mi rostro.
Pero... lo he utilizado como exfoliante corporal y ha sido amor a segunda vista, o tacto. Es fundente, no desperdiga escamas por el suelo y deja una sensación reconfortante en las piernas cansadas. Y ya que cuatro euros es un precio irrisorio para un exfoliante (eso sí, corporal), repetiré.

6. Aceite de baño de la línea Ayurveda de Rituals: me lo regalaron mis tíos Javier y Eva y es puro oasis. El aceite flota en el agua perfumándola. Huele a mimos en la piel, a chimenea en invierno. Es un aroma de lujuria y a la vez te hace sentir en casa. Repetiré, aunque quiero probar antes el aceite lácteo de flor de cerezo de la misma firma.

7. Vinosource Creme sorbet de Caudalie: esta crema es perfecta para pieles mixtas y deshidratadas: contiene agua de uva biológica, repleta de poder antioxidante, y manteca de karité. Deja la piel jugosa, como más llena y muy fresca, hidrata muy bien sin aportar un átomo de brillo.
El problema es que la venden para piel sensible y, al menos en mi caso, no borra las rojeces. Anuncian camomila como uno de sus ingredientes, pero su porcentaje en la fórmula debe de ser muy bajo. Es un cóctel de energía, un auténtico sorbete y sí, lo recomiendo... but not for me.

26 de abril de 2013

Un año de Rituals en Logroño: hubo fiesta de aniversario... ¡y estuve allí!

Ayer día 25 de Abril, Rituals cumplía un año de vida en el local de la calle San Antón de Logroño, y Edurne, su encargada, me invitó a una fiesta que habían organizado. Y cuando Edurne habla de fiesta, se refiere a descuentos del veinte por ciento, regalito seguro con una compra y copas burbujeantes, flores rojas en el pelo y bombones y dulces chucherías alternando en los veladores con las cremas más embriagadoras de la firma.

Yo había prometido ir, pero al salir del trabajo pensé directamente en meterme en la cama... El día había acabado en chubasco. Sin embargo, pensé en la ilusión con la que me habían invitado, y vi que no podía resistirme.

Bombones y chucherías en un rincón

Entrar en Rituals es atravesar otra esfera. Todas las tiendas de esta firma tienen en común una atmósfera serena, minimalista y cálida a un tiempo, llena de aromas que sorprendentemente no saturan..., pero es que Edurne ha conseguido convertir el espacio de esta ciudad concreta en un trozo de hogar. Rituals Logroño es casa, es puerto. LLegas y te relajas.

Edurne me miró y me dijo: "necesitas un Martini". Yo me había aferrado ya a un zumo de piña, pero ella abrió una nueva botella de Martini Royal blanco para mí, puso hielos y lima en un vasito de plástico y hala, a disipar la saudade. En cada rincón había flores frescas y bombones, y cuencos de "besitos", ¿recordáis esos dulces químicos que saben a batido de fresa? Y tuve que aplicarme a ellos, ya que corría el riesgo de emborracharme...


Ayurveda y Martini...

Como estamos a fin de mes me contuve y solo adquirí un producto para regalar, pero estuve redactando una lista de deseos bien larga en mi memoria.
En primer lugar encontré un aceite corporal, tipo bruma, de la línea de Ayurveda, y mis ojos se encendieron como farolas. ¿Recordáis que dije que deseaba fervientemente un perfume con la fragancia de la deliciosa crema Honey Touch, y que incluso estuve utilizando el desodorante en spray de la gama como tal hasta que mi piel se rebeló? ¡Pues existe fragancia en aceite! Cuando cobre mi merecida nómina de abril... ya sabéis cuál va a ser mi primera escala.


Flor de loto y frangipani

El segundo descubrimiento de la tarde (y segunda futura escala tras rellenar mis arcas), es esta loción corporal, ligerísima pero sedosa, que se llama "Massage from Heaven" y que cede el paso a las cálidas y untuosas mantecas corporales del invierno. Huele a paraíso, tiene un toque floral con acabado dulce, como de helado de heladería italiana, absolutamente irresistible.

Tercer hallazgo: he visto que la línea de flor de cerezo y arroz con leche posee un producto altamente tentador. Un aceite de baño de acabado lácteo, de esos que blanquean ligeramente el agua además de perfumarla. Caerá.

Encontrarás Dragones...

Y mi cuarto descubrimiento no es para mí sino para él. Por vez primera me he decidido a chafardear un poco en la línea de hombre de Rituals, porque quería hacer un regalo. Hay una gama dedicada al ritual del hamman, pero el azul intenso de estos otros productos y la palabra "dragón" me engancharon, antes de oler su fragancia. El dragón de Rituals es azul y helado, y huele a menta japonesa y a bambú. Es un aroma viril pero fresco y herbal. Es como oler hierba recién cortada y luego morder el hielo de un cóctel: sugiere un hombre muy de ciudad pero con veleidades campestres.

Me quedo con la frase de despedida de Edurne. "Te vas más feliz que cuando entraste. Eso quiero yo". Y es que la encargada de una perfumería debe tener dotes de psicóloga, porque no vende precisamente frascos sino sensaciones y emociones.

To be continued, siempre to be continued.

23 de abril de 2013

Por menos de cinco euros: limpieza facial bío con Mythos (en Bodybel)

Una comentarista me preguntó qué opinaba de la marca de parafarmacia griega Mythos justo un par de días después de que yo la descubriese en el Bodybel de Gran vía de Logroño. Tras una semana y media utilizando uno de sus productos, voy a hablar de esta casa de packaging poético y corazón biológico.
Fue Susel, la dependienta más amable de la perfumería quien, conociendo mis aficiones de investigación cosmética, me condujo hasta el mueble de las novedades. Compartiendo estante con Bodyfarm, lucían radiantes los tarros de la nueva firma.

Mueble expositor de Mythos en el Bodybel

Lo primero que me atrajo fue la belleza de los envases, estampados con el delicado dibujo de un olivo.  Lo segundo fue constatar que las cremas costaban menos de diez euros y los limpiadores, champús y tratamientos comporales rondaban los cinco euros.
Con la proliferación de tiendas como Beautik y el mismo Bodybel habíamos llegado a gozar de maquillaje atractivo y asequible, pero la (buena) cosmética seguía, hasta ahora, siendo coto privado de la alta perfumería o parafarmacia. Sin embargo, estas casas griegas ofrecen principios activos deslumbrantes y transparencia en las formulaciones a precios competitivos, ¡por fin!

Mythos trabaja principalmente con el estracto de olivo como núcleo fundamental de su formulación, añadiendo elementos tan apetecibles como la salvia o la camomila, y excluyendo siliconas, alcoholes, parabenos y derivados petroquímicos de la lista de ingredientes.
Sus best sellers son las pastillas de jabón exfoliantes y anticelulíticas, y un fluido hidratante minimizador de poros que, por nueve euros con noventa céntimos, contiene jojoba, mirto y... ¡lentejas bío! Que curiosamente son el secreto a voces del carísimo sérum Global Perfect de Sisley. No se trata de comparar alta cosmética con soluciones de supermercado..., pero es un dato empírico que ambas propuestas comparten un mismo ingrediente orgánico.



Facial Cleansin Gel con olivo, camomila y aloe vera de Mythos...
+ un regalito de Clinique

Me declaro formalmente enamorada del gel limpiador facial con olivo, camomila y aloe vera de Mythos. Retira cualquier maquillaje, puedes utilizarlo en la zona ocular y deja la piel limpia, fresca, suave... Solo el olor cautiva: huele a frescor absoluto y a campo, pero no a lavanda. Es un gel transparente cuya aplicación refresca y alivia, pero no reseca lo más mínimo. Lo mejor: puedes aplicarlo sin necesidad de usar agua del grifo para aclarar. Yo lo emulsiono con el agua micelar del Mercadona y retiro con algodones, toallitas o un paño de mocrofibra. Es el limpiador más potente y delicado que haya probado nunca.

Susel me ha regalado un Chubby stick intense de Clinique, en el tono Super strawberry. Pero eso... ¡es materia para otro post!

19 de abril de 2013

Un reportaje gastronómico: El brunch de Tondeluna, arte y felicidad al filo del mediodía

Tondeluna es un restaurante rompedor que dirige el gran cocinero riojano Francis Paniego, Premio Nacional de Gastronomía 2012, encargado también de llevar la cocina del mítico hotel Echaurren en Ezcaray.
Se trata de un espacio muy original desde el punto de vista arquitectónico, pero confieso que donde a mí me gusta estar es en su terraza, que mira hacia el parque del Espolón, y en los días de primavera la visita un sol tímido que te baña sin hacerte daño... Y nadie te exige que vayas con prisas: te sientas un domingo, con amigos o con una novela, y ves pasar la mañana al sol.


C/ Muro de la Mata, 9 (Logroño)

Me entusiasma el concepto "brunch". A medias entre un desayuno continental y un almuerzo castizo, disfrutado al filo de la una de la tarde, los doce euros que piden por él se me han quedado muy cortos para pagar tanta maravilla culinaria junta.
Este es un blog de belleza, pero comer bien y gozar comiendo también nos embellece... Todas las fotos son mías y fui feliz como perdiz disparando flashes contra los platos que me aguardaban.

Un refrescante comienzo...


LLegas y te ofrecen una copa de cava, pero tienen la deferencia de preguntarte si quieres cambiar esa exquisitez por una bebida algo más cotidiana. Yo opté por una botella de agua mineral. Acto seguido me trajeron un yogur de queso con confitura de tomate y manzana verde. El queso era poderoso, con sabor, pero muy suave, el tomate es ácido y dulce a la vez y las tajitas de manzana de cuento coronándolo me llegaron al corazón.


Barca de antxoa con pimientos asados...

Después llega el turno a esta delicada tosta, rebosante de pimientos rojos y surcada por la antxoa más larga del mundo. Buenísima.



El plato principal...

La "piéce de résistance" del brunch es este huevo de corral, cocido a 65 grados y frito luego, con puntillas, patatitas y choricillo.  Inefable. Un triunfo la presentación en cazuela bucólica, y otro acierto las patatas fritas cortadas en cuadrados minúsculos.

Take Two...


Una foto más para enseñaros la calidad el pan que acompaña este plato. Un pan artesanal y generoso.



La tostada...

A estas alturas te presentan ya una taza de café , que yo no quise, y la típica tostada con mantequilla y mermelada.
Hasta ese momento había disfrutado en soledad de la lectura de Orgullo y Prejuicio de Jane Austen (novela que habré leído unas doce veces en mi vida, pero a la que siempre regreso, aunque sigo prefiriendo Emma, leída unas trece veces, y Persuasión, que solo he leído en seis o siete ocasiones. ¿Dije ya que adoro a Jane Austen?)
Esta edición de Alba Minus es una joya: la encontré en Castroviejo (en la calle San Juan, también en logroño), y posee ilustraciones de Hugh Thomson y una certera traducción de Marta Salís.


... y el final

Por último, te agasajan con un zumo de naranjas natural, recién hecho, y con una bola de helado de café.
...Entonces llegaron mis amigas Montse y Camino y comentaron que mi tostada les daba envidia. Y yo pensé, "aaaay, que vuestros ojos no han visto lo que vino antes." Eso sí, aquél domingo no comí, no merendé... ¡y con suerte cené un tomate aliñado y un yogur!


Te vas con una sensación de felicidad en la que se entremezclan muchas ensaciones. No es solo la satisfacción que provoca una comida magnífica, es el tiempo sin reloj que has invertido, es la sombra de los árboles y las ráfagas de conversaciones que has disfrutado, es la visión de un trabajo sin tacha, bien fabricado, bien acabado.

No te puedes perder algo así.

17 de abril de 2013

Roman Holiday de Nars, ¿barra de labios o Velvet Matte Lip Pencil?

Mis padres me han hecho una visita relámpago..., ¡y venían con regalo para festejar mi reciente libro!
Esta vez ha sido mi madre la que, en pleno congreso en París, ha pensado en su hija y recordándola se ha demorado en los fabulosos almacenes Sephora de Champs Elysées. Y como conoce mi pasión por Nars y había oído que me apetecía el Roman Holiday...

Roman Holiday Velvet Matte Lip Pencil

... Me lo ha traído, solo que en formato lápiz cremoso y mate.
Imaginad mi sorpresa, al recibir un color que deseaba desde hace muchísimo tiempo, en una textura y un acabado completamente imprevistos. Lo que me tentaba del labial homónimo era su tonalidad inocente, "rosa pastel delicado" reza la página web oficial de la firma, pero también su transparencia, su jugosidad..., virtudes que han sido sustituidas por la idea de unos labios de moda, mates y sedosos.


Vacaciones en Roma (imagen tomada de Google)


François Nars ha tenido un gusto impecable al dar nombre a este color: elegancia que no tuvo al bautizar otros éxitos de la firma, por cierto. "Vacaciones en Roma" es una película deliciosa, tímida y fresca al mismo tiempo. Numerosas cualidades que comparte con la barra de labios: es tierna, inolvidable y llena de atractivos. El mayor de ellos, y ahora hablo del film, es Gregory Peck con su tez morena, sus manos poderosas y su hombría de bien. Todo él irradia luz, con el punto justo de oscuridad. Y esas cejas intensas, y esas miradas...

Un momento, que me recompongo. Ya.

Paso a ofreceros "chuaches" de ambas versiones para establecer la comparación empírica:


Roman Holiday Velvet en mis labios (foto mía)
... y el labial (foto mía pero de calidad muy inferior)


 
Como se puede ver, el color es idéntico en las dos, solo cambia la textura. Pero la textura es un elemento poderoso...
El mate en barras de labios no es mi acabado favorito. De hecho, solo tengo un labial declaradamente mate,  el Lady Danger de Mac... Pero el efecto terciopelo es una tendencia imparable, y la dulzura de este rosa pastel suaviza el posible golpe de efecto. Por otro lado, en ambas fotos se puede apreciar que el mate voluminiza ópticamente los labios finos.
En algún momento debía conocer lo que un color lolita mate podía hacer por mi boca, y mi madre me ha proporcionado esa oportunidad.

15 de abril de 2013

A dúo: anillos de las Mil y Una Cuentas y esmaltes Perfect Stay Gel shine de Astor

El mismo día que recibí un par de delicados anillos de Vanessa, del blog Las mil y una cuentas, decidí probar los esmaltes de uñas de efecto gel de Margaret Astor.
Había oído hablar mucho de estas lacas, de su duración y su brillo, del fascinante hecho de que incorporen base protectora y capa final de resplandor y larga vida en un solo producto... Vamos a verlos en acción: tres esmaltes diferentes para vestir dos anillos de cuento.


Satin Pink Manicure de Astor/
Paris Je Táime de Las mil y una cuentas

Había conocido la existencia de Vanesa, esta artesana de la bisutería, gracias a un post en El armario de Lu By Jane, y en cuanto vi que su especialidad vuela entre los estilos vintage y kawaii, me quedé atrapada. Pinché en la bandeja "Anillos", que han sido siempre mi complemento favorito, y en primer lugar saltó a mis ojos este diseño llamado "Paris Je t´aime". Me gusta su soporte en color oro viejo, su acabado de filigrana minimalista, su estampado parisino de delicadas flores, torre Eiffel y fondo pastel y aguamarina..., y la transparencia y brillantez del cristal que lo envuelve. Tiene el encanto de las cosas bien hechas, del trabajo bien acabado.

Para realzar este anillo romántico y algo barroco, elijo un rosa propio de manicura francesa: Satin Pink Manicure. Del mismo modo que existe el concepto "my lips but better" para aludir a un labial que realza la carnación natural de la boca, este esmalte sería un tono "mis uñas pero mejor". El acabado es muy brillante y ligero a la vez.


Anillo de Swarovski amarillo de Las mil y una cuentas

Hacía mucho tiempo que andaba buscando un anillo de piedra radiante. Un joyón facetado y lleno de diminutos arcoiris. Pero los buenos eran muy caros, y los baratos, muy malos. La bisutería debe tener siempre un punto de discrección para no hacerte parecer una niña disfrazada de princesa.
Este anillo cuesta quince euros y posee una sabia combinación: el soporte es "malo" (me refiero a latón o similar), y en cambio la piedra es de swarovski y eso se nota al primer fulgor. Tiene una luz que te embruja. No descarto hacerme con uno color agua, que es mi tono favorito, pero para un primer pedido elegí mi otra tonalidad preferida: ámbar amarillo, luz de tarde, luz de vela.


Red my mood de Astor

Compré este tono "por culpa de" Miss Potingues, que con sus cantos de sirena me lo metió literalmente por los ojos. Me encanta el juego de palabras que le da nombre: Read my mouth es un dicho muy popular entre los angloparlantes, "lee mi boca" para dejar algo claro... Pero "colorea de rojo mi humor" es un mandato mucho más interesante. Es lo que hace este corinto profundo y translúcido a la vez: avivar nuestro estado de ánimo. Es un rojo para sentirse poderosa.


Creme Brulée de Astor... siete días después de aplicado

Y ahora vamos a hablar de la permanencia. Este precioso beige topo y dulce fue mi primera opción y lo he llevado en las uñas a lo largo de una semana de batalla. Ha llegado al sábado, séptimo día tras su aplicación, lozano y brillante. Solo despuntaban un par de uñas y decidí no retocar sino... ¡cortar! ¿Conocéis algún esmalte que resista impoluto tras una buena poda? Perfect Stay Gel Shine de Astor lo hace.

13 de abril de 2013

Equivalenza: manzanas encantadas, ozono puro y... ¿ganas de cerrar el blog?


De repente he tenido un mal pensamiento: no tengo tiempo. A veces hablo de tonterías. Hablo de barras de labios del Mercadona que cuestan cuatro euros y medio. Hago malabares y actualizo el blog a altas horas de la madrugada. ¿Debería cerrar?
...Pero llego a casa, contemplo esta fotografía en mi ordenador y un rayo de inspiración divina me socorre. Y me digo: "aún no he hablado de Equivalenza. Se desvivieron por enseñarme su nueva tienda de Logroño."

Equivalenza en Logroño: Marqués de Vallejo, 1

Fue una tarde encantada. LLovizna de cuento, luz tamizada por unas cuantas gotas azules. Las calles parecían abrigar mis recuerdos más felices, sonaba música en mis oídos. Y, de pronto, Equivalenza. En la calle Marqués de Vallejo, claro.
Y Ana explicándome con entusiasmo que no son una cadena de imitaciones sino de tendencias olfativas. Y oler la equivalencia de Petits et mamans y extasiarme: es un poco más empolvada y duradera que la original. Sí, de veras, perdura en la piel aún más que la colonia de Bvlgari... Pero lo mejor es que se trata de diseños originales de un perfumista, que detalla las notas de cada creación.


Pirámide olfativa del perfume nº 106 de Equivalenza

Como ocurre con la fragancia número 106, equivalencia de Be Delicious de Dona Karan. Huele deliciosamente a manzana  pero tiene una salida muy fresca de pepino, pomelo y magnolia, y un fondo tierno de lirio de los valles. Compré un estilizado tarro de cien mililitros para mi madre. Me costó dieciocho euros, y sé que a ella no le agrada que gaste mucho más en un regalo. Así puedo completarlo con una crema de manos en forma de cupcake de Verde Doncella.

Quise comprar para mí unas sales de baño, pero no pude hacerlo porque... Ana se anticipó regalándomelas. Y antes de comenzar  a escribir el post decido "planearlo" en la bañera, estrenando este generoso frasco de sales de un intenso color añil, de la marca Alvinatur.


El reposo de la guerrera: Océano de Alvinatur

Y me digo también que hace mucho, mucho tiempo que no me dedico un baño gozoso. Y me pregunto por qué soy tan intensamente feliz un miércoles en medio de la vorágine laboral, y el viernes por la tarde me visita el bajón.
Las sales  huelen a limpio, a ozono puro, con un deje a suavizante de lavadora que soporto con gusto, porque no puedo chiflarme por los aromas a "ropa recién planchada y sábanas nuevas",  y quejarme luego de que se parezcan al detergente a la Marsella que uso para mi colada.

Finalizado el baño y ante la plantilla de Blogger, compruebo una vez más cuánta razón tenía Tomás de Aquino: tomar un baño es uno de los mejores remedios naturales para conjurar la tristeza.

8 de abril de 2013

La Dolce Vita en Mercadona: Batido de fresa y Fanta de naranja

La colección "Dolce Vita" de Deliplús inspira, alegra y te retrae a la infancia.
Todas esas tardes invernales de pastelerías y esos domingos veraniegos de parque y vasos altos con fanta y hielos jugetones se me vinieron a la mente al ver la combinación de fresas, fucsias y naranja neón que se ha sacado de la lluviosa chistera Mercadona para alegrarnos una primavera que parece no arrancar.

Dolce vita! en la perfumería de Mercadona


Una colección feliz. Con colores que te hacen feliz. Una edición limitada que, en palabras del poeta Garcilaso, "enciende el corazón y lo refrena": el naranja excita y el rosa calma, y la unión de ambos  logra una sabia combinación de sensaciones que conducen al bienestar.
La joya de la corona es el colorete, pero tras pasar un dedo por el probador me abstuve, porque tengo productos que logran ese efecto, como de rubor soleado. Mi elección podría resumirse en los dos sintagmas que titulan este post: Batido de fresa y falta de naranja.


Laca de uñas Dolce Vita! 3: 1,75 euros


Suelo huir de los esmaltes de uñas de Deliplús porque se me lascan muy pronto (al igual que los de Kiko y los nuevos de Essence, por desgracia), pero no pude resistirme a este rosa dulce y cremoso. Es el color de las capas de azúcar de los pasteles de mi infancia... y de los batidos Ockey.
En su acabado translúcido, de esos que Moli denominaría "jelly", reside a mi gusto la razón por la que dura al menos tres días intacto en mis uñas. A la noche del tercer día comienza a "despuntar", pero aún así, por un euro con setenta y cinco céntimos, poseo uno de los colores que andaba buscando para lucir en esta nueva temporada.


Barra de labios Dolce Vita! 2: 4,50 euros

Y en cuanto a los labios, éste va a ser mi color de tardes veraniegas. Un naranja vitaminado, fresco, sin rastro de esos matices amarillos o calabaza que entristecen o apagan las barras de labios de estas tonalidades (como le ocurría al malogrado My Beauty Rocket de Lime Crime). Dolce Vita 2 es un naranja puro, saturado, una llamarada de alegría.


En mis labios...


El acabado es mate pero no se acartona. El envase es pura golosina, y la duración, de escándalo. En la fotografía del anterior post llevo el tono 1 de esta colección, un fucsia intensísimo que solo me probé mojando los dedos en el tester y luego en mis labios, y dos horas después lucía intacto.

Sin embargo no me llevé a casa el tono fucsia, sino este naranja encendido y poderoso. Como toda la colección.

7 de abril de 2013

Celebrando mi nuevo libro... en Beautik Logroño, con los Pout Polish de Sleek Make Up

Las chicas de Beautik Logroño, Begoña y Mila, me pidieron que cuando saliese "La llave dorada" lo llevara a la tienda para celebrarlo con ellas, y solo un par de días después de que llegara el libro a mis manos, cumplí mi promesa.


Con Begoña y Mila, de Beautik Logroño
(ellas han subido esta foto al FB de la firma)

Tengo una cara de cansada que no puedo con ella, (era viernes)..., y el pelo no tan limpio como debería: pero una expresión de felicidad que ¡tampoco puedo con ella! Mi libro ha salido al mercado, la potidieta terminó, estamos en pascua y... han llegado a Beautik nuevos productos de Sleek Make Up, entre los que destacan sus preciosos Pout Polish.
Conozco muy bien los rubores de esta firma (aquí y aquí tenéis las reseñas que hice de ellos: me quedo con el Scandalous y con el Rose Gold, ambos de una calidad sorprendente), pero los bálsamos con color me han parecido toda una mina.



Peach Perfection- Electro Peach: 4,50 euros/u


Los Pout Polish de Sleek son bálsamos labiales con color. Su formato es muy parecido a los Tinted lip Conditioner de Mac, y el aroma que desprenden es también idéntico solo que aún más goloso. No es ya que huelan a vainilla, es que huelen a crumble de vainilla, es decir, a postre repleto de mantequilla tostada y galleta triturada.
Sin embargo, me parece quelos bálsamos que podemos conseguir en Beautik pigmentan, duran e hidratan el labio mucho más y por mucho menos dinero. La formulación es de matrícula de honor: aceite de coco, de aguacate y de almendras dulces. Cera de jojaba. Manteca de karité. Ausencia de petróleo y de siliconas oclusivas... Y una sarta de parabenos para equilibrar tanta irritante perfección cosmética.


Peach Perfection


Los colores que he elegido giran en torno a mi tonalidad favorita, como no podía ser de otro modo.  Peach Perfection es un melocotón pálido, lácteo, muy en la línea del desaparecido y llorado labial de Scarlet Johansson para L´Oreal París. En la imagen llevo solo una ligera capa, pero puede intensificarse.
Es un color delicado, empolvado, uno de estos tonos cupcake o maquillaje que triunfan en los vestidos de las damas en las galas hollywoodienses.


Electro Peach



Electro Peach es el melocotón que a mí más me gusta: fuerte, alegre pero con una suavidad dulce. Me recuerda a mi añorado Apricot Glaze de Revlon. Y es un bálsamo que dura y dura y dura en el labio, mientras lo colorea de brillo y jugosidad. Lo tiene todo.
EDITO: lo he probado también como colorete y es adorable: deja un velo translúcido y saludable en la piel, una sensación de "mejillas campestres", y al ser tan buena su formulación no creo que provoque cataclismos, a no ser que tu piel sea grasa.

Begoña y Mila se empeñaron en comprarme el libro, que yo pensaba regalarles..., así que salí de la tienda con el primer fruto "material" de mi nuevos poemas, ya que pagué por ambos tarros ¡solo unos céntimos más de los 9, 50 euros que ellan acababan de pagarme!

4 de abril de 2013

Cupcake hand cream en Verde Doncella (Logroño)

Una de mis aficiones favoritas es descubrir esquinas singulares en mi nueva ciudad.

Marqués de Vallejo/Hermanos Moroy (Logroño)

Y hace un par de días descubrí una esquina realmente especial, una de esas esquinas que hacen "chaflán" y nos envuelven en una atmósfera de fiesta. Marqués de Vallejo es una calle de piedra y lluvia, con iglesia al fondo y callejas de bares inefables surgiendo a izquierda y a derecha.
En ella han ubicado una de esas tiendas vintage llenas a rebosar de bolsitos, paraguas, anillos delicados. Una tienda joya: Verde doncella.


Detalle del escaparate: Cupcake hand creams

Entre todas las "monerías" que ofrece el local, con marcas como Disaster, Pepa Loves, Catalina Estrada,  me quedo con sus neceseres de boquilla retro en oro pálido y con sus cremas de manos de la marca inglesa NPW: con olor a cereza, coco o chocolate y presentadas en un cuidado envase con forma de Cupcake.


Cherry Hand Cream de NPW: 11 euros


No son baratas: cuestan once euros y solo traen dieciocho gramos, pero son muy decorativas y el producto es de gran calidad. La crema de cereza fue mi elección: huele a tarta de frutas, a cerezas maduras, un aroma nada sintético que permanece sin tornarse invasivo.
En su formulación aparece una buena sarta de parabenos al final de la lista, pero su primer ingrediente es la manteca de cacao y el segundo, el aceite de oliva, y eso se nota.


Y si abrimos la cajita...

La crema es muy densa, por lo que cunde mucho. Casi hay que calentarla entre los dedos para extenderla, pero he comprobado que luego desaparece sin dejar una película grasa. Como si fuera alimento para la piel pero en contacto con ella cambiara de estado y se convirtiera en una bebida ligera.

Disfruté de lo lindo disparando flashes contra la encantadora tienda... hasta que apareció un compañero de trabajo mirándome socarronamente. Casi muero de la vergüenza, pero el descubrimiento y la crónica bien valen un minuto de sonrojo.

2 de abril de 2013

Duelos en la cumbre: Depende del frescor de la hierba, de Puig Vs Green Tea de Elizabeth Arden

Siempre que venimos a Haro, solemos hacer acopio de nuestra colonia de diario favorita: Depende del frescor de la hierba.
Varias de mis tías son auténticas enamoradas de la colonia que Puig, tristemente... ha decidido descatalogar. En la portentosa perfumería Nan´Belle encontrábamos los últimos frascos pero ya se acabaron del todo. Las dueñas del local, viendo mi cara desolada y tras cobrarme el lujoso pintalabios de Givenchy me recomendaron el Green Tea de Elizabeth Arden, muy parecido a la colonia de nuestros amores.
LLevo años resistiéndome a este superventas porque había oído que no perduraba en la piel, además de que solía costar su buena cincuentena de euros y de que yo  tenía en casa el Thé vert de Roger et Gallet.
Pero está a punto de terminarse, pensé a la vista del letrero de Gran Oferta que me mostraba la vendedora. He visto el té verde de Elizabeth Arden rebajado a unos veintiséis euros en distintas cadenas, IF, Prieto etc..., pero en Nan´ Belle cuesta solo ¡¡¡dieciséis euros con noventa y cinco céntimos!!!



Imagen tomada con el Iphone 4S de mi primo Rodrigo...
¡anda que no hay diferencia!

Aún así, me resistí un poco, me lo pensé durante la sobremesa y regresé por la tarde. Me parecía una excelente fragancia para la oficina, para guardar en el primer cajón de mi mesa y refrescarme de vez en cuando, por un precio más que razonable.
Y esta compra-chollo me inspiró la idea de realizar un "duelos en la cumbre" entre ambas fragancias herbales.

Depende... de Puig  huele a hierba recién cortada, pero carece del matiz resinoso que en ocasiones posee ese aroma, y pronto incorpora una nota dulce, como de jabón verde con un fondo de anís. Tiene una salida muy fresca y potente con gran presencia de alcohol, pero cuando se asienta deja un rastro a ropa recién lavada con un detergente herbal. Solo dura media hora en mi piel.
Greeen Tea de EA huele a té verde y también posee un fondo jabonoso. Es menos invasivo y más dulce que su homólogo de Roger et Gallet, aunque mucho menos duradero. La salida es menos explosiva que en Depende, más apagada pero eso es bueno porque significa que su proporción de alcohol es baja: de hecho no me escuece en la piel. La sensación que deja es de recién salida de la ducha. De sábanas nuevas, recién planchadas. En mi piel dura unas dos horas.


Mirad cómo reverbera el perfume en el mantel...


Hice una investigación empírica dejando caer unas centelleantes gotas de Elizabeth Arden en mi muñeca izquierda, y unas gotas de Puig en la derecha, y dándolos a oler. Como muestra elegí a mi tía Ana y a mi primo Rodrigo, ambos grandes amantes de nuestra colonia tradicional.

A los cinco minutos de aplicación, Rodrigo me dijo que las dos fragancias se parecían mucho, pero que él seguía prefiriendo Puig. Somos una familia de amores arraigados. Ana me dijo que Puig olía más, pero que no las distinguiría si yo hiciera un "juego de manos".
A los veinte minutos de aplicación, Puig había comenzado a desvanecerse pero aún olía: Rodrigo me dijo que le parecían muy similares, ¡y Ana me confesó que prefería Elizabeth Arden!

¿...Y yo? ¿Habría pagado el precio inicial por este perfume? Creo que no: volvería a la Baby Cologne de Suavinex como colonia favorita de diario. Pero nunca hubiera podido olvidar ese olor a hierba dulce, que ahora, un poco modificado, me acompaña otra vez.