7 de septiembre de 2015

Vuelta al cole detox (I): aerobic en casa


¿Quién dijo cuesta de enero? La cuesta que de veras duele ¡es la de septiembre! La rutina, dulce rutina que antes me hacía feliz ahora me parece insípida, ¿por qué?
En mi caso afortunadamente no me deprime volver al trabajo, que me chifla, sino haber perdido este reino:

¡Ay, mi camino de Maestu a Leorza! (Foto mía)

¡Con deciros que no me atrevo a volver al gym porque sé positivamente que no veré las montañas mientras me entreno!
... Por he eso, en la segunda entrega de esta saga os daré mi receta definitiva de Green Smoothie, pero hoy os cuento cómo he cambiado por unos días mi rutina deportiva, y me he dado al baile tipo aerobic en casa, por si os resulta útil:

Todo el mundo abajo... a... ba... jooo 

Es gratis, fácil y satisfactorio, y no pierdes tiempo en ir ni en volver.
En primer lugar me pongo en modo aleatorio mis cinco canciones favoritas del momento, es decir (Pincha en el título para escuchar):
- Express Yourself, de Madonna: años ochenta en las venas, pura adrenalina,
- Surfin' USA: Los Beach boys que son alegría porque sí,
- Price Tag: adoro este tema de Jesse J, además estoy 100% de acuerdo con la letra,
- Dear Future Husband: Toda Meghan Trainor me gustaba, pero esto es dinamita pura y dura,
- y My heartbeat Song de Kelly Clarkson: canción que tiene más vitaminas que un zumo de naranja.

Todo esto suena y se repite durante media hora, tiempo en el que ¡no paro!: el paso que vertebra los demás al modo de "leif motiv" es el de dar saltitos hacia delante o hacia atrás al ritmo de la música y en distintas intensidades, y de rato en rato alterno tres pasos:

Saturday night, barabarabarabará, be my baby 

Comienzo con el paso del ocho, que creo que lo aprendí en el Curves o con el famoso baile del Saturday night ^_^: es como un paso de sevillanas pero atrás y adelante y a toda velocidad. Luego me voy literalmente abajo  (primera foto), doblando rodillas y agachando trasero con ritmo: cuesta pero es buenísimo, eso sí, suavecito como dice la canción.

... but I can shake it, shake it!

Y el tercer paso es mi favorito: ¡mueve tus caderas! Y los brazos a modo lanzadora de boomerang.
Estos pasos los he aprendido durante las clases de aerobic que recibí en el gimnasio Zeus de Sevilla en el año 1996 y en el Curves de Sevilla diez años más tarde. Las fotos fueron disparadas por mi primo el del iPhone con su flamante iPhone.

Te lo juro por un canguro: ¡Tras los treinta minutos de rigor acabas con agujetas y con una gran sonrisa!

11 comentarios:

  1. Como profesional del gremio, me abstengo de opinar más allá de decir que "quien mueve las piernas, mueve el corazón", y que bailar es uno de los mejores ejercicios que existen.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Qué divertido! Te voy a copiar.

    ResponderEliminar
  3. Yo me pongo videos de YT cuando no puedo salir a caminar (hoy por ejemplo, que llueve). Gente como Tiffany Rothe me motivan muchísimo con su simpatía.
    Me encanta verte activa y me chifla tu lista de reproducción.
    BESOS!

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor es ceñirse a la rutina que tan buenos resultados te ha dado. Los experimentos, con gaseosa. Las cosas que más cuesta perder (kilos, malos hábitos, complejos, quererse mal...) son las que se recuperan con mayor celeridad.

    ResponderEliminar
  5. Ya sé que bailar no es hacer elíptica... pero cambiar a veces es bueno y no por eso se recuperan kilos y malos hábitos. No todos los días son iguales y no siempre se puede ir al gimnasio. Está bien saber que hay alternativas aunque sean un poco "gaseosas"...

    ResponderEliminar
  6. Yo tengo una rutina establecida pero de vez en cuándo meto algún vídeo más movido y así voy quitando rigor a las pautas establecidas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me ha interesado mucho eso del paso de ocho..

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante. Yo también estoy imponiéndome unas rutinas. Te acabo de conocer y me quedo como seguidora. Decirte también que estoy de sorteo en mi blog por si te gusta... Un besito

    ResponderEliminar
  9. Yo de vez en cuando también me pongo música y a bailar como loca. La constancia está bien pero cambiar de vez en cuando también, al final si fuerzas mucho las cosas las acabas aborreciendo. Me encanta tu camiseta!!

    Silvia

    ResponderEliminar
  10. Si siempre haces lo mismo el cuerpo se acostumbra y el entusiasmo se pierde, de vez en cuando alternar está muy bien.

    Besotes

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...