19 de noviembre de 2015

Colección Merry Berry de Essence (o "malos tiempos para la lírica... del maquillaje")

Anteayer llegó a las tiendas la que es, en mi opinión, la edición limitada más esperada del año o, al menos, la más esperada del año... por mí: la colección de Navidad de Essence.
Esto es así porque otras colecciones firmadas por grandes casas como Dior o Guerlain despiertan admiración pero hacen tiritar de frío al bolsillo, y en cambio por menos de tres euros la marca alemana me recuerda, con un visual repleto de lujosos tapones dorados y abetos, que ya (casi) es Navidad.
Y la Navidad me vuelve loca de alegría, de siempre: de cuando era niña, de cuando dejé de ser niña y de cuando sigo siendo niña (o sea, ahora). Y el año en el que diciembre me pille de vuelta y me descubra diciendo: "pues mira, me dan igual las luces, me dan igual los abetos, me dan igual los regalos, me dan igual mis padres, tíos, primos y abuela y me da igual que Dios se haya hecho pocket size sólo para mí...", ese día habré muerto aunque no lo certifique ningún médico forense.

Colección Merry berry de Essence- photo by Myriam de Beautik Logroño

Y si un maravilloso pintalabios bautizado con el poético nombre de "Let´s the berry tale begin", que además cuesta dos euros con cuarenta y nueve céntimos, me recuerda que se acerca mi mes favorito y me llena de ilusión... ¿soy rematadamente frívola?

Porque parece que tenemos el deber de estar tristes. Ahora toca. Es nuestra obligación como ciudadanos responsables. Justo anteayer iba canturreando por la calle, y un vecino me preguntó ¿por qué estás tan contenta? y yo, sin pensar, respondí, "la vida es tan bonita..." Él repuso que la vida es terrible y yo me sentí avergonzada, terminé casi reprochándome a mí misma por estar tan feliz, tan agradecida..., y luego lo pensé bien y llegué a varias conclusiones:
La primera: hay gente que te dice si debes ser feliz o no y más aún, señala que la alegría es un síntoma de inmadurez. Así que frente a esa opresión falocéntrica (u ovariocéntrica, de todo hay), me tomo mi propia felicidad como un acto de rebeldía.
La segunda: no ayudo a nadie con mi tristeza, ni siquiera con una indignación que resulta comprensible y muy legítima, y en cambio la felicidad irradia felicidad.
Cada día rezo por París, al escuchar las noticias me envuelve por un momento la oscuridad..., pero también cada día doy gracias por miles de pequeñas luces que brillan casi sin que nosotros reparemos en ellas. Porque siempre venderán más papel cuché los divorcios que las parejas eternamente enamoradas, y los actos de odio arañan más minutos en la tele que las heroicidades grandes o pequeñas que nos inundan a diario.

Y sí, cada día tiene una lámpara escondida en el rincón más imprevisible: unas veces será una luz cegadora, como la noticia de que he conseguido "los ansiados papeles"... y en otras ocasiones será un pequeño chispazo, como por ejemplo un mensaje de wassap anunciando la llegada a tiendas de una preciosa edición navideña, y una fotografía en la que Myriam de Beautik Logroño me muestra un visual en forma de abeto del cual "cuelgan" racimos de pintalabios color baya.

Pink & Perfect- Lets the berry tales begin- foto mía
El iluminador de la colección- foto mía

Porque en este post quería decir que lo que me atrae de la nueva colección de Essence, y lo que he reservado, son sus preciosos labiales color baya, uno rosa fúcsia apagado y otro color mora (en cambio el rojo rosado es mate y la textura no me convence)..., y su iluminador que irradia un halo dorado como de luz de vela, una polvera que grita chimenea y villancico y noche de reyes y cuento de hadas desde su troquelado de estrellas y su tono de oro pálido..., pero me ha salido "esto".

21 comentarios:

  1. Guau. Me has emocionado.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo quiero los dos labiales y el iluminador. Y mira que es raro que yo me antoje así de una EL.
    Y respecto a las emociones que "debe" vivir cada uno/a, me ha encantado tu reflexión.
    BESOS!

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, tenemos derecho a ser felices, y más en estas fechas donde lo que se nos anuncia es la grandeza de un poder mayor que nosotros, hecho carne. Y que esa dicha se refleje en un tarrito de maquillaje o en una caja de dulces, me parece perfecto, que sea omnipresente. Es un motivo más para dar esperanza a los que nos han dejado y a sus familias, y para recordarnos de donde viene la gran piedra sobre la que se construyó nuestro continente, y a donde va. Así que sigue siendo feliz, que con esta entrada me has dado un motivo para reflexionar esta mañana muy hermoso! Besos!

    ResponderEliminar
  4. Ante unos hechos tan terribles como los de París, siempre siento que el hombre pone en el escaparate del mundo lo peor pero también lo mejor del ser humano. Es innegable el drama, el dolor de tantas y tantas familias, pero me emociona ver como el mundo se vuelca, como se acoge y se expresa la solidaridad entre países vecinos. Lástima que nos quedemos en una simple pátina y no vaya la reflexión más allá.
    Hay que sembrar el día a día con sonrisas y pequeños destellos de luz contenidos muchas veces en un pintalabios, por qué no? Hoy es un pintalabios, mañana unas palabras bonitas de un amigo y pasado un villancico. La vida es preciosa, con sus luces y sus sombras, estoy de acuerdo.
    Un besote guapa.
    Lorena

    www.lorenavalera.com

    ResponderEliminar
  5. Hola, guapa:
    Hoy me temo que mi comentario va aser largo, porque me has tocado un punto sensble.
    Creo que hay demasiadas faltas de repseto, comenzando por decirle al otro si debe estar triste o no, cómo pensar, o cómo vestirse. Así comienza el fanatismo, eso también es violencia, y de la peor calaña porque es silenciosa, habitual, y sibilina.
    Siempre, siempre, pase lo que pase, hay motivos para la alegría, y lo bonito sería que todos fuéramos agradecidos por el mero hecho de abrir los ojos un día más y respirar. Si esa persona elige estar amargado, es respetable, es su decisión, pero tan lícito es su sentir como el tuyo, y eso no siginifca que a ti no te importe lo que sucede a tu alrededor, simplemente, eliges que no te afecte, o eliges vivir esa experiencia de ora forma, y nadie tiene derecho a hacerte sentirte culpable por estar alegre, ni siquiera tú misma.
    La alegría, frente a la desgracia, el saber apreciar lo bonito en el peor momento, no es síntoma de inmadurez, al contrario, es síntoma de consciencia porque no es que estés ausente de la situación, sino que, conociéndola, tomas tu decisión, la de celebrar la vida, la de no dejar que te hunda el dolor y la impotencia, la rabia, y otros sentimientos que no llevan a nada constructivo ni positivo.

    Con respecto a la colección, estoy deseando verla en directo. Quizá ese rojo que no te gusta se venga conmigo, y el iluminador...ay! el iluminador! Mira que me gusta un brillo.

    Un abrazo muy grande, y no dejes nunca de sonreir, irradias luz.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Es cierto, parece que si eres feliz es porque eres un teletubie. Y ya se me van haciendo cansinas la mezcla de churras con merinas que se trae cierta gente y cierta xenofobia hacia la comunidad árabe.
    La colección me encanta y es genial la idea de conjuntar uñas y pintalabios. Igual encuentre un buen sustituto asequible a mi suspirado y desaparecido rebel de mac.

    ResponderEliminar
  7. Hola,

    parece que se ha autoimpuesto que no se pueda disfrutar de la vida, porque ocurran desgracias o se esté pasando una mala situación o que no te puedas quejar porque hay otros que están peor que uno mismo. Cada uno es libre de sentir su vida como quiera... y yo creo que si vamos sonriendo y no amargados transmitimos un poquito más de felicidad alrededor..

    Besos,

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado la reflexión de tu post. El otro día estaba en el trabajo (soy enfermera) y una usuaria me dijo "¿por qué estás tan contenta?" En ese momento me hizo gracia la pregunta, y le contesté "anda, pues no sé". Si es que motivos para estar triste tengo, pero prefiero rebelarme e ir hacia el otro lado

    ResponderEliminar
  9. Que bonitos son esos labiales!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Tengo que decirte que es bonito estar feliz con tu vida y con tus cosas y no tienen porque reprenderte por ello ni nada ni nadie, porque lo importante somos nosotros, es nuestra vida y cómo nos sentimos y punto.
    Respecto a la colección: El iluminador me parece bonito pero no lo necesito pero los labiales tampoco los necesito y el labial matt me parece que lo pillaré.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por vuestros comentarios. Una compañera me ha dicho que por esa regla de tres deberíamos estar tristes siempre, siempre muere gente en distintos lugares, pero parece que hay muertos de primera y de segunda. Me ha recordado a lo impactada que estuve cuando murió en accidente de coche Lady Di, y mi tío me dijo "todos los días muere en accidente de tráfico gente igual en dignidad a lady Di".

    ResponderEliminar
  12. Pues sí, qué bien lo supo expresar tu tío.
    No me gusta Essence. Hace años hice una "cata" y me pareció todo horrible. Quizá debería volver a probar algunas cosillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha cambiado mucho. Este año. Era de calidad media baja o declaradamente alta, ya ahora es calidad media con genialidades inesperadas.

      Eliminar
  13. Adaldrida, te voy a copiar una cita un poco larga, de Álvaro Cunqueiro, defendiendo sus (maravillosas) obras de la acusación de ser evasivas... La leo cuando voy a ceder a la tentación de estar triste (porque sí, es una tentación), para recordar que la alegría es una actitud más moral que la tristeza:
    "Yo, que no desconozco los grandes temas del siglo, y estoy atento a eso que llaman la coyuntura histórica, y acepto la gran patética de mi tiempo y quiero ayudar, en lo que me sea posible y aún bastante más, al hombre de estos días, tantas veces puesto en el filo de la navaja, no me dejo asustar por los profesionales de la angustia, y busco en la gran peripecia humana, tantas veces mágica aventura, tantas veces sueños espléndidos y mitos trágicos, la razón de continuar. De continuar contra la miseria, contra la violencia, contra el terror, contra la mentira. Es el hombre el animal más extraño, que decía el Estagirita, pero también la hierba más débil. Resiste porque sueña, y porque el amor hace olvidar el hambre. Yo no me evado ni ayudo a nadie a evadirse: me enfrento, simplemente, con los tristes, porque creo que la tristeza traiciona la condición humana. Dante encontró a los tristes en el Infierno. Le decían al gibelino: «Tristes fuimos en el dulce aire que del sol se alegra...». El gibelino y yo vamos, al borde la tiniebla, creyendo que toda hora es alba".

    ¿A que es chula?

    En otro orden de cosas: Essence ha mejorado muchísimo, sus labiales rojos son estupendos. Y esta colección tiene una pinta maravillosa. ¿Ese reflejo dorado que hacen los labiales no te recuerda a nuestros añorados labiales descatalogados de Bourjois...? Jo. Y en Internet no encuentro la colección por ningún lado. ¿Probaste los polvos corporales? Tan retro, me encantan... Besos. Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cunqueiro es el gran regalo de Mondoñedo al mundo.

      Eliminar
    2. Me encanta Cunqueiro, y me encanta la cita. No, Carmen, no he probado productos corporales, he ido a lo que más me llamaba. Escríbeme un mail, ¿vale?

      Eliminar
    3. Me encanta leer a Rocío y a sus comentaristas, cada post viene con sorpresa :)

      Eliminar
    4. No conocía la cita. Que bonita. La voy a copiar

      Eliminar
  14. Me ha gustado mucho tu reflexión. Tienes toda la razón al comentar que, con la cantidad de problemas que hay a nuestro alrededor, y que nosotros mismos tenemos a veces, parece que todos tenemos la obligación de estar tristes, sin mirar a las pequeñas alegrías que surgen todos los días (aunque a veces son demasiado sutiles como para apreciarlas).
    Los labiales y el iluminador son preciosos, la próxima semana voy a ver si los encuentro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado el post d hoy
    cada uno ha de tener derecho a estar triste o alegre sin tener q justificarse!
    respecto a essence cads día me gusta mas!

    ResponderEliminar
  16. Yo no ando triste, pero tiene un perfume a melancolía, me acuerdo sobre todo de mi abuelito Rafael, que ya no está, pero al mismo tiempo pienso que son etapas y que algo bueno tiene que venir según pasa el tiempo.

    Vivan los colores baya! Lo raro es que con lo bien que te sentarían esos colores no los tengas a pares. Muases

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...