29 de mayo de 2015

Uñas de azúcar (II). Hope for love de Essence, romanticismo al alcance de mis manos

Cuando daba clases de literatura universal en un colegio de chicas, me di cuenta de que bastaba contar una bonita historia de amor para que mis alumnas me escucharan extasiadas.
Para "venderles" La divina comedia les hablé de Dante y Beatriz, y para que estudiaran Shakespeare, comencé por Romeo y Julieta. Aún hoy, en mis clases de la UNIR, todos los ejemplos que se me ocurren para ilustrar el temario  son románticos. Al final va a resultar que soy yo la que cae rendida ante la palabra más bonita de nuestro idioma..., de todos los idiomas.

Hope for love de Essence: 2,49 euros 

"Hope for love" es un esmalte de uñas rosa de la marca Essence. Fue verlo en Beautik y caer presa de un flechazo bucólico, casi renacentista. Hace un tiempo os hablaba de mi preferencia por las uñas dulces, "uñas de azúcar", pues quedan muy femeninas y minimizan riesgos. No me suelen gustar las lacas de Essence porque no me duran nada, pero tampoco lo hacen los esmaltes de Chanel o de Essie... No sos vos, soy yo, debería decirle a la sufrida pintura.
Pero mi nueva adquisición parece más duradera que las anteriores, y si además tiene un nombre tan inspirador con los términos "esperanza" y "amor " entrelazados (¡y encima en inglés!), ya es que me derriderriderrito.

Precioso tono, en clave girlie, precio irrisorio y tres días de color intacto..., convierten a este esmalte de uñas en hamor, ya saben, de ese que se escribe con hache.

27 de mayo de 2015

Dénim Look: Myriam de Beautik Logroño me maquilla con sombras de Pierre René

El color dénim es viejo y es nuevo, es embrujo casual y es asfalto de lujo, es óxido y es flamante destello. Un tono de etiqueta street style que siempre me ha hechizado, ya que adivinaba que no sólo era válido en la ropa sino también en el maquillaje, pero nunca conseguí hacer realidad mis sueños más tejanos.
Hasta ahora: en esta primavera me he decidido a investigar en serio para encontrar sombras que recreen este matiz en los párpados.

Zapatillas Kylie 
Bolso de Misako 

Todo empezó con este par de zapatillas de la firma Kylie: quería dar con un calzado muy cómodo pero bonito para la oficina y las encontré en el bazar que hay debajo de mi casa. Y ayer, cuando entré en Misako para cambiar el bolso que me regalaron mis tías, descubrí el mismo modelo elegido por ellas en un precioso tono dénim lavado que concordada con el fondo de mi nuevo calzado fetiche.
Estrenar conjunto y volver a fantasear con unos párpados vestidos de "blue jean" fue todo uno.

Sombras 65 y 60 de Pierre René: 3,60 €

Estuve trasteando en Internet y vi que Essence tiene un cuarteto llamado "Blue jean", pero sinceramente no confío en la calidad de las sombras de esa marca. También encontré que Mary Kay vende una sombra llamada "Frosted Dénim" realmente bonita, y la buscaré, pero de repente se me encendió la bombilla y me dije: "voy a buscar este tono a Beautik entre las sombras de Catrice o aún mejor de Pierre René".
Y ¡bingo!

Arriba, 65 Artic night. Abajo, 60 Jean 


Myriam de Beautik Logroño se emocionó con mi búsqueda y cuando me vio con estas dos sombras de ojos exclamó, "¡qué bonitas! ¿Quieres que te maquille con ellas?"
Y así fue como un martes bastante estresado, con un mar de actividades por corregir y una pizca de resaca emocional ha terminado con la calma absoluta de unas manos expertas maquillándome.

Look Dénim ojos abiertos 
Look Dénim ojos cerrados 
Look Dénim detalle 

Ya veis que Myriam es una artista y que las dos sombras son poderosas: se utilizó Artic night como base y se difuminó Jean por encima en clave de ahumado, con pinceles tipo lápiz de Real Techniques. Myriam maquilló mis pestañas y pintó con estos tonos mi línea de agua, cosa que yo nunca he hecho.
¿Necesito aclarar que me llevé a casa ambas sombras de ojos? Nada más mirarme en el espejo, brincaron y se metieron en mi bolsillo gritando ¡que querían ser sólo mías!

P.S.: las he usado solas y también son preciosas. Aguantan intactas unas seis horitas y cuestan menos de cuatro euros.

25 de mayo de 2015

Outfit y regalos de Santo

Hoy toca post autobiográfico: un post de "makimarujeo". 
En el pasado fin de semana vinieron mis padres al Norte: fuimos a Pamplona a un interesantísimo seminario de filosofía en el que me colé, y a Maestu porque me habían invitado a recitar poemas: entonces fueron ellos quienes se colaron entre el público... Y el domingo, celebramos en familia mi santo, con un vermú en una terracita del Espolón.

Outfit de Pentecostés 

Mi madre y yo hemos "volcado" mi armario para llegar a la conclusión de que, con los vestidos que estoy reestrenando, tengo más ropa que el baúl de la Piquer.
Ayer le tocó el turno a este vestido de polka dots estilo navy que compramos en El Corte inglés hace mucho mucho tiempo y que llevaba años sin volver a vestir. Recordé que mi americana roja de Gerry Webber tiene unos ribetes y un trampantojo en forma de pañuelito sobresaliendo del bolsillo en ese mismo estampado y pensé, voy a combinarlos y a rematar el conjunto con mi rouge color fresón (Dare to wear de Essence), cuando mis señores padres me regalaron justo lo que me faltaba para completar el outfit: ¡un bolso rojo y un colgante rojo!

Colgante rojo

El colgante me recuerda mucho a las piezas grandes y desenfadadas de Uno de cincuenta, aunque con más armonía. Y el bolso es de... ¡¡¡Tommy Hilfiger!!! Casi me da un mal de la impresión, ya que salvo varias prendas de Adolfo Domínguez que es nuestro diseñador favorito, y algunas chaquetas de Gerry Webber que todavía es un lujo accesible, no suelo tener ropa de marca.
Pero es verdad que mi madre últimamente me decía "no compres bolsos de plástico malo", y que yo apunté en un par de ocasiones que andaba buscando un bolso rojo. Éste es de loneta impermeable y está imbuido del inconfundible estilo "preppy" que abandera la firma.

Infusor 

Mi tía Ana me ha regalado este práctico infusor, y entre ella y mi tía Concha me habían comprado otro bolso en Misako pero como también tira a rojo, lo voy a cambiar. Es como estar en posesión de un flamante cheque regalo de Misako, y sé que voy a disfrutar mucho eligiendo sustituto.

Zapatillas de Primark 
Mikado "Cotton lily" de Primark 

Por fin, mi primo el del iPhone junto a sus padres  (mis tíos) y su hermana (mi  prima que trabaja en Primark) me regalaron unas preciosas zapatillas estilo Victoria de rayas marineras y un mikado con aroma a suavizante. En general suelo odiar bastante los ambientadores que no son velas o tarts de Yankee candle, pero la referencia "Cotton lily" de Primark no huele a pino sintético ni a frutos rojos  (¡muerte y destrucción!), sino a sábanas recién planchadas.

Qué bien me tratan, cuántas gracias tengo que dar, cada día, ¡todos los días!

22 de mayo de 2015

Colección Brit tea de Essence, delicadeza dulce (mis elegidos)

Lo que más me gusta de las ediciones limitadas de Essence y Catrice es fotografiarlas y comentar sus atractivos con las dependientas de la perfumería Beautik, ¿de veras soy tan rara?

Me apasiona la creatividad que despliegan estas marcas low cost pero no me gusta ni un poco toda esa marea de ansias vivas que desata el fenómeno EL, por lo que prefiero contemplar la belleza desde fuera, y de vez en cuando picar con algo que me guste mucho. Las prisas no son buenas consejeras, y tengo el último colorete de Catrice de una deliciosa forma abombada para confirmarlo: en mi piel, tras varios usos, apenas pigmenta, a pesar de su precioso color mucho me temo que  más que blush sea bluff.

Brit tea de Essence 

Sin embargo, aguardaba la colección Brit tea de Essence con ilusión y una cierta urgencia por descubrir tonalidades empolvadas, esa delicadeza dulce que creí vislumbrar en las previews que ofrecían algunos blogs como el de Iris: porque vi que eran mis colores, ese matiz azucarado del que os hablé hace no mucho.
Brit tea es una edición que se basa por un lado en "lo inglés" y por otro lado en la primavera: nos hace imaginar a las protagonistas de las novelas austenianas o a la entrañable Miss Marple sentadas en su jardín, rodeadas de prímulas, gencianas y rosas de té, y delante de un exquisito carrito repleto de pastas y una tetera de porcelana de Dresden.

El colorete...

De esta colección me quedo con la ya mítica crema iluminadora y con los esmaltes de uñas, pero reconozco que tanto el colorete como el trío de sombras son adorables y muy especiales. El rubor, cuyo precio no superará los cuatro euros, combina varios tonos de rosa en un trabajado relieve de flores estampadas, aunque estos detalles a mí se me antojan un poco dirigidos a fetichistas, pues con el uso el dibujo acaba por estropearse. Prefiero que la magia cromática resida en el envase, la verdad.

El trío de sombras... 

El trío me parece mucho más tentador que el colorete: contiene tres sombras pálidas, irisadas y muy femeninas. Pero lo único que yo hubiera comprado,  aparte de alguna laca de uñas, es la fabulosa crema iluminadora en el tono Make tea not war. Por supuesto llegué tarde, pues todas las unidades del maravilloso tubito habían volado... sólo un día después de que llegara a las tiendas: como iba comentando, se nos va de las manos el fenómeno EL...

La joya de la corona: Make tea not war 

Sin embargo, Myriam de Beautik me dejó su iluminador personal, el ejemplar comprado por ella misma, para que lo probara, lo inmortalizase y me muriera un poquito de envidia: me parece un producto perfecto que tampoco sobrepasa los cuatro euros y que regala un halo albaricoque, dorado pálido, renacentista a las mejillas. Huele a playa y a verano y me  parece que está  a nivel de síndrome de Stendhal  cosmético.
Me consuelo pensando en la cantidad de dimeticona que puede albergar cada gota de producto: por su reducido precio supongo que es muchísima, aunque no olvidemos que nuestra amiga la silicona es también el primer ingrediente en algunas de las aclamadas bases de maquillaje de Chanel.

Tea pical brittish 

La única compra que realicé fue la de este preciosísimo esmalte de uñas, color azúcar: un lila pálido a caballo entre la crema de lavanda y el tono batido de fresa. Yo quería un tono así y por dos euros y medio lo he conseguido: la textura es mate e irisada a un tiempo, como la capa de rosas de azúcar de una tarta en plena campiña inglesa.

20 de mayo de 2015

Señores de Givenchy, ¿por qué retiran los maravillosos Rouge Interdit Shine?

Señores de Givenchy:
Adoro su preciosista línea de maquillaje. Me hace pensar en Audrey Herpburn y en Liv Tyler y me hace desear la elegancia, exterior e interior. También me recuerda que el verdadero lujo, el único lujo necesario en estos tiempos de "vacas flacas", es aquél que remite a la Belleza, que regala luz a la mujer y le hace sonreír y sentirse guapa. Es eso lo que logran ustedes cada día, con inspiración artística que dura un segundo de incendio y con el trabajo callado que dura toda la vida después.

Rouge Interdit Shine en Sunshine 

Recuerdo cómo me asomaba de adolescente al mueble expositor de su exquisita marca, y evoco ahora mil momentos entretejidos con su historia.
Pero ninguno como el instante en el que descubrí la magia que encierra un pintalabios, cómo se puede iluminar todo el rostro con un gesto único. Y ese hallazgo para mí tiene un nombre: su barra de labios Rouge Interdit Shine en el tono Sunshine. La contemplaba con éxtasis en una época en la que ni soñar podía con su compra, y al final la adquirí el verano pasado, en unos días decisivos para mí, ya que estaba sopesando una de las decisiones más importantes de mi vida: la de adelgazar en serio. Concederme ese pequeño capricho alumbró esas horas y me encaminó en la buena dirección.

Así quedan en el labio 

La última vez que acudí al rincón Givenchy en la portentosa perfumería Nan'Belle de Haro, vi  una nueva gama de labiales, lo cual siempre es una alegría..., pero mis amados Rouge Interdit Shine  habían volado. Y este tono amanecer o atardecer que tanto ha significado para mí, coral rojizo dorado... brilla por su ausencia.
Me acometió un rapto de nostalgia, y le escribí una elegía:

PLANTO POR UN PINTALABIOS

Mudanza tras mudanza, sobrevivo
a los expositores de labiales
nuevos, radiantes, siempre futuristas
y a la última moda.
                                    Me gustaba
mi viejo pintalabios rojo labio,
amanecer, dorado y encarnado,
con ese brillo húmedo que fue
rabiosa actualidad hace ya décadas,
y van y me lo quitan.
                                        Venden una
nueva versión, mejor, seguramente:
más cremosa, más cool, envuelta en cuero
y con cincuenta sombras.
                                               Devolvedme
la luz de aquellos labios de verano
limpio y ligeramente sonrojado.
Prefiero aquel rubor, aquella tarde
que no destruirá campaña alguna
de márketing, el rojo de mis sueños,
atardecer y llave hacia otra patria
donde los besos viven para siempre.


Si escuchan mi llanto, les pido que me devuelvan este rojo que no es rojo, que vuelvan los traslúcidos envases al mueble expositor o al menos que se incluya su tono en la nueva gama...

Con admiración,

Adaldrida.

19 de mayo de 2015

Una nueva maravilla: sombras de ojos Pierre René en Beautik Logroño

El pasado sábado fue un día lleno de ilusión, emoción a raudales..., pues entregué a mi editora mi quinto libro de poemas, ya por fin terminado, y ella le dio su visto bueno con un entusiasmo que me hizo muy feliz.
Podéis imaginar la tremenda alegría que me embargaba cuando salí de mi casa para dirigirme al gimnasio: tanta, que decidí detenerme en Beautik para chafardear un poco y celebrar el pequeño gran acontecimiento.

Sombras Pierre René  en Beautik Logroño 

Y encontré una novedad muy sabrosa: Mila ha traído una  breve selección de Bell y Pierre René a la tienda. También tenemos Bell en la perfumería Acoris, ¡al fin!, por lo que mi idilio con la base de maquillaje Illumi corrector puede seguir su curso de cuento de hadas: me va a resultar muy fácil reponerla a partir de ahora.
De Pierre René han traído sus famosos elixires, los polvos sueltos y... ¡las sombras de ojos!

Mis tres nuevas sombras de ojos 

Llevo un tiempo desencantada con el mundo de las sombras: sólo las de Stila o Urban Decay parecían gustarme, y ambas son caras y difíciles de conseguir. Y no es que sea yo una sibarita: es que  mis párpados son rebeldes y es que sólo hay una textura que de veras me enamora: el terciopelo cremoso, ése que puede aplicarse con la yema de los dedos. Y eso es algo que ni Mac ni Nars habían conseguido darme... y que he hallado en una sombra que cuesta tres euros y medio.
No todas las sombras de la firma poseen este acabado mágico, pero hay muchas que sí lo hacen. Arro las bautizó en un vídeo como "sombras metalizadas": yo las llamo maravilla.

De abajo arriba:
Dune, Me me y Luna

Ya descubrí este loco amor en Murcia, con la compra de la sombra Mocca; pero ahora lo tengo en casa, en una perfumería amiga  (y esta vez el adjetivo no es un tópico). En un ejercicio de contención decidí comenzar sólo con tres ejemplares.

Dune es un blanco irisado y cálido, tirando a vainilla. Una de esas "sombras luz" que llevo años ansiando. Se funde como crema en la piel dejando un halo de esplendor antiguo.
Me me es un marrón rosado o un rosa castaño muy luminoso, de matiz plateado.
Y Luna es la sombra más rompedora de mi colección, ya que no  es un topo ni un Nude, sino un azul lila, o lavanda, muy colorista y que he descubierto que arranca matices verdes a mis ojos color miel.

Look con sombras de Pierre René 
Con los ojos cerrados 

En este look comencé aplicando con el dedo meñique la sombra Dune en el lagrimal y en la esquina interna del párpado, difuminando luego con un pincel limpio. Acto seguido cubrí todo el párpado móvil con la sombra Me me (me chifla), y terminé delineando a ras de pestañas inferiores con la sombra morada, subiendo luego a las superiores y creando una esquina exterior poderosa y un rabillo luminoso.

Hasta mi abuela me dijo "tienes una luz especial en los ojos" aquella tarde. Las sombras de Pierre René te hacen brillar por muy poco dinero... y ahora puedes encontrarlas en Beautik.

17 de mayo de 2015

Por menos de tres euros: rouge color regaliz rojo con Dare to wear de Essence

Continúo mi viaje cromático, a la caza y captura de un Rouge que me favorezca, que no me haga cara de cabaretera o de niña mal disfrazada de mujer (Anónimo dixit).
En el camino ha vuelto a encandilarme este pintalabios low cost, el Dare to wear de Essence, que al imbatible precio de dos euros con ochenta y nueve céntimos regala dulzura y sensualidad a partes iguales.

N. 4 Dare to wear de Essence, 2,89€

Essence no es mi marca favorita, de hecho no me gustaba mucho, pero en estos labiales de larga duración, al igual que en la máscara de pestañas Lash Princess, han dado un salto de calidad enorme, ¡y sin subir los precios!
Por eso se han convertido en mis barras de labios "de diario", y el número cuatro, Dare to wear, se ha transformado en mi rojo imprescindible.
Desde el primer instante que lo vi me sedujo, pero pensé que era amor imposible porque lo imaginaba más oscuro, más azul y menos dulce. ¡Qué equivocada estuve!

Dare to wear recién aplicado 
Dare to wear, dos horas más tarde 

Bastó un tissue y una prueba "real" para convencerme. El color es un rojo fresón alegre, fresco y lleno de vida, un tono regaliz rojo que brilla y centellea en el labio...
porque esa es la otra baza colosal de estos labiales: aportan un brillo jugoso y una hidratación cómoda. Y duran la vida entera.

Outfit rojo 

Aproveché para volver a "estrenar" mi americana roja de Gerry Webber, cerrándome todos los botones. La acompaño con pantalones negros, un top blanco y rojo con amapolas estampadas de H&M y un fular rojo de seda italiana. Cada vez me gusta más este color vital y luminoso.

Look rojo 

En el rostro, colorete Rose Gold de Sleek. Y en los párpados, unas sombras de las que hablaré próximamente..., en un nuevo capítulo de la saga "Una nueva maravilla".

15 de mayo de 2015

Ayer inauguraron Tiger en Logroño... y yo entré la primera

Qué emoción. Un Tiger en Logroño. Y ¡en frente de mi oficina!
Salgo del trabajo, camino por la Gran Vía y veo el local a medio abrir. En la puerta hay una dependienta fumando, mientras se oye cómo el resto de encargados trajinan dentro. La persiana metálica está medio entornada.
Es jueves catorce de mayo y van a inaugurar el primer bazar escandinavo en La Rioja. La vendedora me mira y pregunta ¿eres Blogger? Yo alucino, respondo afirmativamente  y ella me dice: "puedes pasar para hacer fotos".

Tiger en Logroño  (Gran Vía 28)

Entrar en una tienda media hora antes de su apertura oficial al público es una experiencia paranormal. En mi caso el choque ha sido aún más vivo porque es el primer local de la genial cadena danesa que tengo la suerte de pisar. Lo veo todo blanco, reluciente. Veo los mil artículos de scrapbooking o como quiera que se diga, la zona de papelería, la de cocina tan años cincuenta, un invernadero de metal en forma de casita y una cesta de picnic, patos de goma, juguetes pop y especias y té y chuches y sellos con letras del alfabeto...

Sellos y cosas monas para decorar 
Papelería 

Tiger es la cueva de Alí Babá, pienso. Un bazar entre kawaii y ochentero. Un peligro barato. Y recuerdo las palabras de mi amiga Myriam, encuentras muchas cosas que no sirven de nada pero cuestan solo un euro. Pero todo lo que ven mis ojos parece tener diseño y utilidad. Me prometo arrasar pero de modo consciente: no llevarme nada para lo que no vea cristalino un uso inmediato.

Libreta de tableta de chocolate 1 € 

Media hora después vuelvo a entrar con toda la mara humana. Y sin embargo no siento agobio en medio de la "bulla", porque los pasillos blancos me dan sensación de limpieza y las canciones que suenan en el hilo musical me hacen sentir como en casa: Beatles, The Mamas & the Papas... hasta Hellen Shapiro con su "Walkin back to happiness" ha venido a arrullarme.
Y sí, arraso un poco y me llevo varias cosas, pero todas menos una tienen utilidad, así que he cumplido con lo pactado. MI primera compra fue esta libreta en forma de chocolate mordido que utilizaré de agenda para la oficina.

Casita  4€

Acto seguido encuentro una estructura de metal en forma de casita y la visualizo en mi baño, conteniendo todos mis frascos de limpieza e hidratación facial.
Quiero hacer un inciso sobre la estética: me ha enamorado el buen gusto que derrocha esta tienda. Con todos mis respetos, estoy algo cansada de encontrar "cosas monas" y, de repente, cruzar una esquina y darme de bruces con un falo gigante de goma: eso en Tiger al menos por ahora no pasa.

Lata para botiquín médico  3€

Mi siguiente compra es una adorable lata para guardar mis medicinas que ahora ruedan por un par de estantes. Me chiflan las cajas de metal y los mensajes de estética "hipster", imaginad qué será si ambos ingredientes se unen.

Calcetines 3 € 

Y lo más "hipster" que he tenido hasta ahora son estos calcetines de bigotones que acabo de traerme a casa. El color es un azul noche brillante maravilloso.

Cartera 4€

La última compra y la que más obnubilada me tiene es este  maxi monedero de boquilla "vintage" y piel en plata quemada. Tiene tres departamentos en los que caben las tarjetas, el dinero y un corrector más un pintalabios. Cómoda y preciosa.

Tatuaje 2€

Y ahora llega el turno de confesar la única compra disparatada e inútil de esta primera incursión: iba yo feliz por el pasillo central cuando escuché que decían "hay un tattoo temporal en forma de unicornio". Como siento debilidad por este animal mitológico, lo busco y pregunto por él. Ni qué decir tiene que me imaginaba un motivo pequeño, quizás en blanco y azul, pero puse tanto empeño en preguntar por él que cuando lo tuve delante, pese a saber que  ni  loca lo luciré..., ¡al final se metió en mis bolsillos !

13 de mayo de 2015

Colección Caramel de Mercadona: "chuches" de primavera

El viernes estuve haciendo la compra en Mercadona cuando me sentí dulcemente atacada por un paquete de regalices rojos, que se cruzó en mi camino para avasallarme a traición. Resistí, más o menos siguiendo el esquema de este diálogo con "La Otra":

- Mmmmmm, regaliz roooojo...
- Rocío, que te pierdes.
- Ay por favor, por favor y por favor. Quiero regaliz rojo.
- Es azúcar pura y calorías vacías, pa eso te compras chocolate (que tampoco)...
- No te oigo, no razono y quiero regaliz rojo.
- ¡Que no!
- Tirana de mi albedrío...
Así estábamos en un reñido mano a mano cuando se me ocurrió esta brillante salida (mejor dicho, se le ocurrió a La Otra):
- Mira, si quieres química dulce, te vas al Hobbit que la venden por unidades de a cinco céntimos y no en paquetes asesinos suceptibles de desaparecer de una sentada, te compras dos o tres palitos rojos después de una sesión de Gym y eres feliz como un regaliz con riesgo mínimo.

Y fiada de esta semi promesa seguí hacia adelante..., rumbo a la perfumería.

Hidra brillos Caramel de Deliplús 

Aquí es cuando yo mantengo que Dios posee un gran sentido del humor, y una buena dosis de justicia poética. Tenía que reponer el agua micelar, pero encontré una colección de lo más golosa llamada "Caramel": esmaltes de uñas en tonos cupcake, un colorete rosado en barra y cuatro lápices de labios de tonos muy dulces, envases muy años cincuenta y texturas cremosísimas.

Look con el Hidra brillo n. 15 de Deliplús
Foto by Beltrán Ibáñez de UNIR 

Me llevé dos de los cuatro hidrabrillos de Deliplús: el  número quince es un dulcísimo color "tarta de melocotón" brillante: el aspecto jugoso que regala  a los labios combina a la perfección con la base de maquillaje Illumi corrector de Bell  y con los polvos de sol de chocolate de Bourjois, especial mejillas.

Hidra brillo n. 14  de  Deliplús 

El tono 14 es un color praliné, también delicioso y de acabado crema. Estos labiales son muy fáciles de usar, mantienen el labio bastante humectado y dejan un ligero tinte cuando la capa de brillo se borra. Cuestan cuatro euros y medio cada uno.

outfit pastel 

Ayer estrené el coral, con una blusa vaporosa de flores y complementos dulces y muy pop: reloj Swatch básico rosa "cupcake", pulsera rosario de cristal de Murano, anillo de Aristocrazy y manicura marca Chupa chups en azul lavanda. ¡Azúcar sin sobresaltos!

11 de mayo de 2015

Reflexiones en la bañera (XX: sales Epsom)

Añadir un puñadito de sal al baño es un gesto que transmite serenidad, y aún más si las sales son inglesas, poseen propiedades que fomentan la relajación muscular y huelen a mis veranos en Maestu...
Hacía siglos que no llenaba la bañera y ayer, al volver de mi visita diaria al gimnasio, decidí montarme mi spa particular, "Hawai, Bombay, son dos paraísos...", gracias a las sales Epsom a la lavanda de Treets.

Mi baño, ayer 

Las Sales Epsom se componen de sulfato de magnesio hidratado, y penetran en el cuerpo por acción de ósmosis, ya que el estómago no las absorbe bien.
Son ideales para tomar un baño o añadirlas a tu exfoliante después delejercicio físico, porque relajan los músculos y la mente, y ayudan a fijar el calcio en los huesos. He leído que también ofrece beneficios para el cerebro y páncreas: se habla de diabetes y autismo pero no he visto ninguna estadística ni nada por el estilo: en cambio, acabo de experimentar la calma de músculos y hasta de huesos muy de cerca.
Las sales que comercializa Treets, además, huelen a espliego recién cortado en la montaña. Y en este marco incomparable, el lugar más relajante del mundo: mi bañera, me he puesto a reflexionar...

1. Alucino con la revista de Secretos de Belleza del Corte Inglés: aún siguen vendiéndonos Mac y Nars como "productos exclusivos". ¿Es que no conocen la calle Fuencarral de Madrid? No hablo de los Sephora porque me parece que pertenecen al mismo grupo, pero materialmente, la gente tiene derecho a saber que no necesita acercarse a un Corte Inglés para conseguir un ejemplar del colorete Luster.

2. Necesito encontrar una borla de polvos que quepa en mi adorada polvera color piscina. Maquillaje solar de Shiseido + borla suave libre de látex debe ser = a Paraíso cosmético.

3. He conseguido en Iberlibro un tomo antiguo de comedias de los Álvarez Quintero y estoy emocionada, encandilada, presa...: leyendo, paso las noches leyendo. Veremos el resacón literario de mañana, San Lunes.

4. Se nos va Blogger de las manos. Últimamente sueño con blogueras: el viernes soñé que Molinos, de Cosas (que) me pasan, recibía un premio en Bilbao y lo contaba en su espacio, y que le  entregaban una especie de Óscar vasco pero que se llamaba Patxi y tenía pinta de pelotari dorado. Lo dicho: sueños surrealistas. Hoy al menos he soñado que a La Tía Maruja le ofrecían un trabajo en Vitoria, lo cual  estaría muy bien.


5. No puedo dejar de ver este video de Ricky edit en YouTube que me descubrió mi primo el del iPhone. Me muero de risa cada vez que lo repito. No os perdáis tampoco la segunda parte, igual de delirante.

Y con esto y una  barrita de cereales... a disfrutar de una semana feliz. 

9 de mayo de 2015

Bricolaje cosmético: exfoliante anticelulitico de café "By Adaldrida"

Dedico este post a La Tía Maruja, porque es una constante fuente de inspiración. Gracias a su canal de YouTube, "Chulada cosmética", esta hobbit pija se ha lanzado alegremente al fabuloso mundo de la alquimia casera, y ahora da otro salto con doble tirabuzón y ¡alehop!, fabrica su primer exfoliante casero, que no será el último.

Mi anticelulitico en mi tocador  :)

El principio activo que suelen incorporar los productos contra la temida piel de naranja es la cafeína, y por lo visto hay una marca australiana llamada Frank que se está poniendo las botas vendiendo por casi trece euros un preparado anticelulitico consistente en café molido, azúcar moreno, sal y un aceite vehicular. Como bien dice LTM, eso lo podemos hacer en casa, y yo hoy lo he hecho y lo he probado.

Ingredientes 

INGREDIENTES:

- 3 cucharadas soperas de café soluble
- 3 cucharadas soperas de azúcar moreno
- 1 cucharada sopera de sal
- 75 ml de aceite de oliva virgen
- 1 ampollita de vitamina E

Y 10 gotas de aceite esencial de árbol de té, aunque me hubiera gustado hacerlo con aceite de enebro o ciprés que son más anticeluliticos, pero la gracia está en aprovechar lo que tenemos.

Ingredientes secos ya mezclados 

Mezclé primero el café, el azúcar y la sal. Las proporciones están alteradas, ya que según el modelo de LTM eran dos cucharadas de cada cosa creo, pero a mí la sal no me va mucho por lo que puse sólo una.

Añadiendo el aceite 

Luego enriquecí el aceite de oliva virgen con la ampollita de vitamina E Auxina, y con las gotas de árbol de té. Vertí este mejunje sobre los ingredientes secos y con una cuchara removí hasta obtener una textura de "crumble".
La preparación final  huele intensamente a café y aceite de oliva con un ligero matiz mentolado. No es un aroma desagradable, más bien curioso. Nada más terminarlo, me metí en la  ducha con el cuenco, tomé un puñadito, froté contra mis  cartucheras y aluciné.

Resultado final- foto sin filtro
(Las fotos anteriores tienen filtro Vintage de Samsung)

Quiero advertir aquí que los tratamientos por vía tópica para combatir la celulitis no funcionan sino como complemento de una dieta equilibrada y deporte constante. Yo esta mañana lo que he notado es una hidratación sin precedentes y una activación reafirmante que podía cortarse con cuchillo.
Y también, por qué no decirlo, me he sentido un poco palurda al recordar cómo he reverenciado exfoliantes de firmas como Rituals o Delarom pensando "oh, está hecho de sales suspendidas en aceite..." Sales y aceites que tenemos en casa, y podemos tener un magnífico producto por muy poco dinero y con cien por cien creatividad.

Ignoro cuánto tiempo me aguantará: al  carecer de agua su fórmula, no debería dar problemas. Irónicamente lo he guardado en un tarro de Nutella que tenía guardado de mi vida anterior.

8 de mayo de 2015

Doll's collection, la edición limitada más dulce y sicodélica de Catrice

Algo que no deja de sorprenderme es la cantidad de "previews" de las sucesivas colecciones de Catrice y Essence que veo en la red, y la casi  ausencia de reseñas "a posteriori", cuando a mí lo que me interesa es contar impresiones de lo que ven mis ojos, y viceversa: ¡me gusta encontrar opiniones empíricas!

Expositor de Beautik Logroño 

Doll 's collection es una colección sicodélica, dulce..., y mate. Justo por esta última razón no me han tentado las sombras de ojos, pese a que el tono lavanda pastel es de cuento de hadas, ni el delineador en forma de tintero, a pesar de su envase deliciosamente retro:

Detalle de la colección 

La gran baza de la edición, para quienes se atrevan con ella, son las pestañas postizas a lo Twiggy. Por un poco más de cinco euros, nos hallamos ante dos grupos de pestañas superiores, dos inferiores y un tubito de pegamento fisiológico. El modelo me parece requetebonito, pero yo carezco de maña para manejar pinzas.

Mis compras 

Así que llegamos a mis compras: una ha sido un capricho en toda regla, otra ha sido una necesidad, y la última fue un regalo. Cuando pasé por caja con mis dos chuches de colección y con una paletita que pronto reseñaré, Mila de Beautik Logroño añadió, por su cuenta y riesgo, el Labial Colour crush de la gama de larga duración de Essence: un fabuloso rosa sandía que ilumina el rostro más cansado del universo.
Tenía cristalino que quería llevarme el colorete, un rubor en crema mate en forma de bombonera abombada que desde la firma han bautizado como Ball blush. Es suave, sedoso y como de terciopelo, y el color es un rosa muñeca, empolvado y con un punto melocotón: un delirio.
Se ha terminado mi rímel, Lash Princess de Essence, y he pensado dar una oportunidad a la Glamour Doll de Catrice que tanto alaba Tita Helen.
Por lo pronto el goupillón no me gustó mucho porque es de silicona, pero al menos no tiene formas extrañas. Lo que me ha encantado es cómo separa las pestañas y cómo las define.

Así quedan en mi piel
Detalle de las pestañas 

En las fotos llevo una única capa, con algo de énfasis en las puntas, y me gusta mucho el aspecto limpio que aporta a la mirada para diario. ¡Y el rubor es un sueño de dulzura!