29 de agosto de 2015

Mi visita al dermatólogo de la CUN (I): Ahumado con Bourjois... ¡¡¡y sin verrugas en el párpado!!!

Mi visita a la dermatóloga de la Clínica Universidad de Navarra ha dado mucho fruto, lunar aparte, así que le dedicaré una serie de entradas: éste es el primer post de la saga.
Me recibió la doctora Maider Pretel, que es muy buena profesional pero también muy humana, vamos, un verdadero encanto... No debía extrañarme el binomio porque lo mismo ocurre con mi endocrino, el doctor Salvador, y con mi dietista, la doctora Patricia Ibáñez, ambos de la misma clínica. La doctora Pretel me miró de arriba abajo, me aconsejó aún más hidratación corporal, me dijo que mi rostro estaba impecable, que nadie diría que sufro de rosácea... e hizo desaparecer en un minuto las dos verrugas que afeaban mis párpados. Tris, tras, ni lo ves... ¡ni lo verás!

¡¡¡Una primicia!!! Adaldrida sin verrugas en los párpados

Como dijo en una ocasión una comentarista anónima, es facilísimo. Es cuestión de un par de pinchazos de anestesia (eso sí, en los párpados, ug), un golpe maestro de bisturí... y pasar por caja (esta vez entraba dentro de un chequeo y me lo han regalado mis padres, afortunadamente.)
Me siento feliz sin ellas, para qué voy a mentiros. Yo me daba cuenta de lo que me afeaban pero nunca encontraba el momento y no sabía que fuera a resultar tan sencillo. Fue como un extra, el premio por todo un día de análisis y revisiones. "No, te las quitamos en un momento", dijo la doctora... y lo cumplió.

Ingredientes del ahumado limpio

He querido estrenar "nueva imagen" con un ahumado también muy sencillo, en realidad es el que me he estado haciendo durante los últimos días de verano y que ha sido muy "jaleado" por mi madre y mi tía Concha que a pesar de quererme mucho son mis jueces más temibles en cuestiones estéticas.
Podríamos llamarlo "ahumado limpio", y consiste tan solo en aplicar en el párpado móvil el pincel iluminador de Catrice, a continuación delinear a ras de pestañas superiores con un trazo grueso de Bourjois Clubbing Waterproof en el tono Ultra black, negrísimo y mate, y difuminarlo por todo el párpado con un pincel de lengua de gato o de corrector, sintético y plano (si es de Real Techniques, miel sobre hojuelas.)

Ahumado limpio con Bourjois


...Y otra foto


Después, a delinear de nuevo y a empuñar la máscara de pestañas Hipoalergénica de Bell #LaAmo, y un labial melocotón mal puesto (amores de barra...)
En realidad no iba a delinear el párpado inferior, pero decidí a hacer una prueba: yo lo que quiero es maquillar tan solo la línea de agua y nunca lo consigo, así que apliqué el lápiz por dentro y por fuera, qué remedio..., y luego con un bastoncillo desmaquillé el sobrante. Se ve un poco de resto en uno de los ojos, ya siento la imperfección, pero me parece que el truco puede resultar útil.

Quiero agradeceros vuestro cariño e interés, es realmente emocionante haber creado un pequeño rincón de fieles lectoras en esta esfera tan volátil.

28 de agosto de 2015

En el Corner Nars de Pampaluna: Alejandra me prueba el colorete Liberté

(Ya envié los tres coloretes de Nars a Irene, Sara y Rosa, con un regalito extra para hacerme perdonar la tardanza)
A modo de traca de final de fiestas, he terminado el verano en la Clínica Universidad de Navarra para hacer mi revisión con el endocrino y con unos cuantos doctores más, es decir, un señor chequeo médico en toda regla, que acabó con buenísimas noticias (independientemente de haber ralentizado mi pérdida de peso, mis análisis están perfectos), y con un pequeño susto porque me tienen que analizar un lunarcito que puede ser un carcinoma basovascular..., por lo que entre consulta y consulta, para rebajar tensión (¿he dicho alguna vez que odio los chequeos?), visité el Corte Inglés de Pamplona, y dentro de él, el rincón Nars, pues quería, deseaba, ¡ansiaba! ver con mis ojos el colorete Liberté que mareas enseñara en su blog aquí.

Liberté de nars

Liberté es un tono melocotón subido y muy cálido, que en el pan puede parecer incluso tono teja, pero aplicado queda un rubor soleado, quizás más albaricoque oscuro que melocotón propiamente dicho, un poco parecido, extrapolando en las mejillas, a cómo me quedaba en los labios mi añorado Lipglide de Revlon en el color Apricot Glaze. Es mate, pero no da un aspecto plano, algo que con todos mis respetos (y mi admiración que es de todos conocido) sucede o al menos sucede en mi piel con algunos coloretes mate de Nars, como son el Amour y el Gilda que regalé.
Estuve dudando bastante entre este rubor y el Angelika, porque me he convencido de que necesito un colorete rosa de verdad y porque parece mentira pero llevo años deseándolo y más desde que un maquillador de la talla de Alex Hanson me lo probó...



Pero andaba debatiéndome cuando llegó una chica encantadora y muy profesinal, Alejandra, y me dijo... ¿quieres que te maquille con el Liberté? Y una vez comenzada la magia de los pinceles no hubo marcha atrás.
Me fascina lo profesionales que son las personas que atienden los rincones de Nars en El Corte Inglés, algo que se echa de menos en los muebles de la marca en Sephora, por ejemplo: el maquillador que te atiende en uno de estos corners suele ser inquieto y creativo, tener su propia formación y estar formado también por el grupo Shiseido al cual pertenece la marca.
Alejandra me aplicó la hidratante con color de Nars en el tono Groenlandia, de la cual me enamoré perdidamente. Me encantó la transparencia y el tono tan luminoso, aunque contiene silicona y creo que no me animaré con ella. Luego llegó el turno del rubor Liberté (que fue mi compra), aplicado en mejillas, muy difuminado en sienes y hasta en los párpados para completar un leve ahumado que yo me había perpretado en casa, y en los labios mezcló el gloss Giza, de un tono beige melocotón, con el rosa plateado Angelika.

Look Alejandra para Nars


Éste fue el resultado.
Reseño algo que puede ser una tontería... pero para mí es un gran paso y prueba una vez más cómo los buenos hábitos compensan: siempre que van a maquillarme solían pedirme que me sentara en una silla como de cineasta que para mí era similar al Everest... y me negaba a escalar. Esta vez me dije, "¡tú puedes!", me encomendé a mis horas de elíptica y monte... y ¡subí y bajé de un salto!
El colorete dura, y dura, y dura, como las famosas pilas en el anuncio del conejito. De hecho, por la tarde fuimos a Zarauz, nos regalamos un helado de yogur sin azúcar en la Heladería Italiana (una de las mejores de españa), pasemos por el paseo marítimo, sudamos la gota gorda, y al final... la inevitable sesión de fotos:

Liberté, seis horas más tarde

Liberté continuaba en su sitio, resistiendo ahora y siempre al invasor.
Alejandra y yo disfrutamos de una amena charla sobre distintos productos emblemáticos de Nars. ¡Cuánto sabes!, musitaba de vez en cuando. Y yo empecé a recordar... y es que mi historia de amor con esta firma se remonta a febrero del 2008.
Próximamente en Makimarujeos, un recorrido cosmético-sentimental a través de mi firma favorita.

25 de agosto de 2015

Ritual de belleza Verano 2015... Alquimia y vacaciones en la piel

Me quedan pocos días en Maestu: comienza la cuenta atrás hacia septiembre, y para combatir la incipiente saudade voy recopilando en mi mente (mi particular Cine-Exín), los buenos recuerdos. Y quizás los mejores del mes hayan sido los aperitivos y comidas de fin de semana en el jardín, rodeada de mis tíos, mis primos y sobrinos. Mientras disfrutamos de una paella o leemos bajo los árboles, mis primas y sobrinas abren mi neceser para cotillear en mis productos cosméticos de culto.
Y, como en los últimos tiempos han sido varias voces las que, dentro y fuera de la red, me han dicho aquello de "qué piel tan bonita tienes", quería compartir con todos vosotros cuáles han sido mis cuatro "varitas mágicas" en este mes bucólico:


Ritual de belleza

1. Tanto por la mañana como por la noche, he limpiado mi rostro con el agua micelar de Garnier, que cuesta unos cinco euros y que deja la tez fresca, impoluta y nada tirante, y luego he usado una maravillosa pastilla de jabón: Belle con arcilla blanca. Se compra en los supermercados Eroski pero es de lo más natural y eficaz. Me han enamorado su fórmula (aceite de coco, caolín y aceite de almendras dulces son sus primeros ingredientes), y lo chirriante de limpia que deja la piel a la par que resplandeciente y calmada. Gran hallazgo, que además es barato, aunque como formó parte de una compra de supermercado no recuerdo el precio.

2. En Maestu no hace calor, por lo que he podido rescatar un producto que me chifla: la loción limpiadora a la manzanilla de Essential´aroms que yo bautizaría de nuevo como "Aceite de belleza a la manzanilla", porque no lo utilizo como desmaquillante sino como "crema nocturna". Tras lavarme la cara por la noche, la embadurno delicadamente con este aceite, me acuesto y lo dejo actuar. Los ingredientes no pueden ser más naturales: aceite de almendras dulces, aceite de camomila y vitamina E. Nada más, nada menos.

3. Otro de mis grandes descubrimientos veraniegos han sido los aceites, esenciales y vegetales pero puros y en formato roll on, de la firma canaria Thermal Teide que compro en La bodeguita del Aloe (Haro). Por la noche utilizo a modo de contorno de ojos el de rosa mosqueta, que me costó cinco euros con veinte céntimos. Me gusta la facilidad de su aplicación (reconozco que el contorno se me resiste, siempre acabo extendiéndolo por las mejillas sin darme cuenta), pero sobre todo me encandila lo descansada y como "planchada" que deja la zona, es de los mejores contornos de ojos que he probado en mi vida.

Con estos cuatro productos (y horas de sueño ilimitadas, todo hay que decirlo), mi piel amanecía reluciente...

Oktoberfest de Playmobil
Mi primo Edu ha cumplido los cuarenta este año pero sigue siendo el mismo niño curioso, juguetón y algo cabezota que yo recuerdo verano tras verano, y para conservar intacta la infancia interior ha resucitado nuestra pasión arrolladora por el mundo Playmobil. Tiene muñecos "de batalla" para sus hijos y auténticas piezas de colección para su disfrute personal, como esta deliciosa escena medieval de Oktoberfest que compró en Alemania.  Desgraciadamente, esta joya sólo se puede adquirir allí, o por internet en la página www.playmobil.de pero sólo sirven a territorio alemán, por lo que nos conformaremos con la contemplación...

Y así hemos disfrutado los domingos, entre coloretes de Nars, disfraces tiroleses y teatrillos infantiles.

23 de agosto de 2015

Rosa, rosae: Kiko y Sephora para acompañar una preciosa blusa

En estos días he estrenado una blusa rosa de la marca 4x4 que me compró mi madre en Pampaluna y que sinceramente creí que no me cabría... pero como he vuelto a adelgazar un par de kilos tras un retroceso importante, (más me vale porque el día veintisiete tengo revisión en la clínica), me armé de valor y me la probé.
Me cabía cerrada, conste, pero como más me gusta es sobrepuesta, encima de uno de mis queridos combos de pantalones negros + camiseta negra:

En mi campo, Las ferrerías (Maestu)

Esta opción nació como respuesta "decente" a las insinuaciones de mi madre sobre que la blusa transparentaba un poco. Para picarle, repuse que "la transparencia está de moda", pensando quizás en intrincadas realidades políticas..., pero mi tío Fiz llevó mi frase a terrenos más amenos citando con voz de censor franquista un verso de Juan Ramón Jiménez que dice:
¡La transparencia, Dios, la transparencia!
Desde luego, el gran poeta no pensaba en ninguna prenda de vestir ni en ningún chanchullo urbanístico mientras escribía esas cinco palabras, pero ¡lo que pudimos reírnos con aquella salida lírica!
Lo que nadie puede negar a la blusa es su delicado aire fifties, vaporoso y muy femenino, y aprovechando esta dulzura, decidí reinventar un look en torno al tono "batido de fresa", que ya sabéis que me chifla porque me recuerda a las meriendas de verano de mi niñez, y ya dijo Baudelaire Rilke que la infancia es la patria del hombre (y de la mujer... añado yo, y de las hobbits pijas... hoy toca ponerme poética.)

Look Rosa rosae 

El rosa es un color muy versátil y según la tonalidad lo puedes amar u odiar, puede parecerte cursi, fresco, "choni", alegre, infantiloide o rejuvenedor... todo depende del matiz. Y mi matiz rosa preferido es ése cercano a la cobertura de los pastelitos de la Pantera Rosa, al batido Ockey, un rosa fresa pastel muy dulce.
Para este look he usado, a parte de mi maquillaje solar compacto de Be+ (amor...), el dúo de coloretes Raspberry rose/ Peach de la colección Daring game de Kiko: la parte fresa mate en las mejillas y la parte "orgasm" en los párpados mezclada con el jumbo topo de Mesauda Milano, máscara de pestañas de Bell y la joya de la corona: un delicioso gloss rosa de Sephora en los labios.

OFF TOPIC: mi móvil ha tenido a bien morirse en este marco incomparable, el bucólico Maestu, por lo que sólo puedo conectarme a la red viniendo con mi ordenador a la casa rural del pueblo que tiene wifi. Estaré menos pendiente del blog en estos días aunque pretendo actualizar al menos una vez más antes de que termine el mes...
Lo que me ha acabado de matar es el "guasap": me quedo incomunicada temporalmente de mis queridas Blogueras por el mundo, del grupo familiar, de los amigos poetas, de... Ya lo dijeron hace un par de años los parodiadores del inolvidable grupo Jarcha: sin guasap sin gusasp, ¡no sé estar sin guasap!

19 de agosto de 2015

Maquillaje solar compacto spf 50 de Be+... en el Botiquín de Maestu

Cuando dije que en Maestu no había ni una sola tienda, mentía... o, mejor dicho, olvidaba los fabulosos productos de parafarmacia, tanto francesa como española, que adquiero verano tras verano en su bucólico "Botiquín".

Botiquín de Maestu 

Un botiquín es una farmacia pequeña, normalmente rural, que depende de una farmacia más grande y urbana, y nosotros en Maestu hemos tenido la suerte de depender de una farmacéutica audaz, Marta Tendero, que tiene su farmacia madre en Bernedo y que fue pionera en Álava introduciendo la firma de vinoterapia francesa Caudalie: de hecho, cuando en Sevilla no sospechábamos que pudieran existir tales productos, yo lo descubrí en este bucólico local.

Caudalie y Be+

Con el tiempo ha ampliado la estantería de cosmética, añadiendo firmas que me fascinan y que son muy difíciles de conseguir en Logroño: Farline y Be+ de Cinfa, dos buenñisimas marcas españolas. Estuve de nuevo en el botiquín de Marta Tendero, encargué un tubo de Kelual Emulsión para mi madre que pude recoger tan sólo dos horas más tardes, y me asomé a su ventanal desde el cual se divisa la mágica montaña alavesa:

Vistas desde el Botiquín 


... Y descubrí como novedad, este año, el maquillaje compacto solar de Be+.  Normalmente yo me apaño con mi polvera azul piscina de Shiseido, pero por una parte se me ha quedado algo clara, y por otra, en el campo no suelo "empolvarme la nariz", por lo que una protección en crema con color me parece la solución intermedia.

Be+ y Arko cápsulas 

Desde Cinfa aseguran que este producto posee una textura especial, y así es, pues siendo en crema adquiere en la piel un aspecto yo no diría empolvado (tampoco lo deseo), sino satinado pero sin un solo brillo. Como bien dijo Miss Potingues, el tono claro es más bien un tono medio, que más allá del quince de septiembre no me servirá si no lo matizo con polvos claros o, mi opción preferida, lo mezclo con un corrector fantasmal, pero ahora me está bien, tan sólo me enciende un poco la cara.

Maquillaje solar compacto de Be+


Trae una esponjita que supongo será de látex, pero resulta muy suave y no me irrita la piel, resbalando muy bien por ella, aunque la limpio tras cada aplicación.  Deja una piel impoluta, algo luminosa y fresca:

Así queda en la piel 

Pero lo que más me ha gustado es la formulación de esta pequeña polvera blanca, que hace honor a la fama de los laboratorios Cinfa y es impoluta: no contiene alcohol ni aceites minerales ni perfume, y casi tampoco posee siliconas (se cuela el Simethicone en la última línea del INCI.) Esto para mí era vital, no sólo porque me gusta cuidar mi piel sensible, sino porque pretendía usarlo al hacer deporte: la elíptica bajo el invernadero me ha hecho darme cuenta de que necesito protección. Y, como en la cuidad voy siempre maquillada con la polvera azul de Shiseido, no tenía yo en mi neceser ningún fotoprotector específico para el rostro.
Ayer probé a hacer deporte con ella: al ser tan respetuosa, la piel ha respondido muy bien:sin mostrar ningún síntoma de saturación. Y así, de paso, he podido comprobar empíricamente su alta resistencia al sudor: tras media hora de ejercicio, al desmaquillarme la toallita sale color maquillaje: Como Dior manda.


17 de agosto de 2015

Flechazo cosmético: Cake liner de Kryolan

Tras una semana ensayando con el pincel y la pastilla de color, debo declararlo a los cuatro vientos: ¡Amo el cake liner de Kryolan! Desde el primer momento, la primera "rayita" que tracé en su superficie supe que estaba hecho para mis ojos.
Vale la pena gastarse tres veces más que en el producto de Catrice: aunque pagué aproximadamente doce euros en Herbu frente a los aproximadamente cuatro que me pidieron en Beautik , ¡resulta treinta veces mejor!

Cake liner de Kryolan +pincel biselado de Martora 

También es que le he encontrado una buena pareja de baile espectacular: el pincelito biselado de Martora es fabuloso. Es recio pero flexible, bien cortado y preciso... incluso en mi pulso, que es bastante temblón. No me he atrevido a introducirlo en la línea de agua, pero a ras de pestañas superiores, reina.

Cake liner de Kryolan 

El delineador en cake es una pastilla de color, (en mi caso, marrón, pero ya me haré con el negro), que parece mate y seca como ninguna y que no va a pigmentar nada..., cuando de repentehumedeces el pincel, retiras el exceso de agua en la tapa, y surge la magia.
Es facilísimo "hacerse la raya" con este formato: lo que pierdes en rapidez lo ganas en comodidad. Pero lo que de verdad enamora del delineador de Kryolan es, por un lado, la duración que es buenísima, y por otra parte, el color tan sublime que regala al párpado: tanto, que no necesito otra cosa que una pasada de rímel para vestir mis ojos cada día.

Así queda en los párpados 

El cake liner marrón de Kryolan posee un embrujador tono topo que deja un halo de misterio maravilloso, emulando así mi tan buscado efecto "Mirada Laura Ponte". Pido disculpas por mis cejas asilvestradas, me las hicieron en Yves Rocher pero hace ya dos semanitas, voy a pedirle a mi madre que las limpie un poco más.

... Cuatro horas después 

Cuatro horas más tarde, el delineado permanece intacto, aportando su hechizo y duende a un look que sólo necesita completarse con el colorete Luster de Nars y con el labial Organza de L'Oreal París... ¡Cara de vacaciones!

14 de agosto de 2015

¿Qué hay en mi bolsa de deporte? Outfit & dieta creativa... en Maestu

En Maestu las mañanas y las tardes son pura paz.
Por primera vez en años no tengo nada que hacer en verano: en mis pasadas vacaciones tuve que escribir dos capítulos para un manual de Didáctica de la Lengua, y en las anteriores, tuve que trabajar en la edición de un poema lituano, que una profesora de la Universidad de Vilnius traducía al español pero yo debía realizar la versión poética... nada menos que en endecasílabos.
Este año me he traído novelas de Agatha Christie y comedias de los Álvarez Quintero... y me dedico a leer frente a las montañas, ir a la fuente por agua, y practicar mucho, mucho deporte.

Elíptica en Maestu

A las largas caminatas por valles encantados he añadido mi rutina habitual de elíptica: el ayuntamiento de Maestu ha habilitado una parte del salón de usos múltiples como gimnasio, invirtiendo en una elíptica, una cinta de correr, una máquina de musculación, una bicicleta de spinning y un steper. Y sólo piden veinte euros al año por un horario ininterrumpido de nueve a nueve..., en un marco incomparable: ¡frente al paisaje más bonito de mi vida! Al ser acristalado, sufres el efecto invernadero y sudas mucho más, pero las vistas lo compensan todo.

Outfit de Gym rural

Tengo dos "modelitos" deportivos: uno para la mañana consistente en camiseta de H&M negra con uve doble de strass, mallas viejunas, mis zapatillas de Decathlon que cada día me gustan más, gafas de sol de Rayban para el camino y mi bolsa de deporte, que me regalaron en mi último congreso, en la Universidad de Navarra.

Mi bolsa de deporte 


Y... ¿qué llevo en esta bolsa de deporte?
1. Para empezar, ¡música! En Maestu no resulta tan imprescindible porque las vistas te dejan embobada y constituyen de por sí todo un entretenimiento, de hecho el primer día prescindí de mi querido mp3, pero he vuelto a él porque ayuda a marcar el ritmo. Es de la marca Lyon, me lo compré en febrero en una tienda de electrodomésticos de Logroño por 24 euros, y funciona muy bien.
Además de la mezcla de canciones ochenteras que ya tenía, (Madonna, Kylie Minoghe, Michael Jackson etc...) le he metido un chute discotequero actual, Bruno Mars, Christina Aguilera, Sia, Katy Perry, Enrique Iglesias... porque son pura energía sobre la elíptica.

2. Toallitas desmaquillantes: no encontré mis preferidas y tuve conformarme con el mal menor, Vitesse 0% que no tiene alcohol ni perfume ni parabenos pero sí siliconas, me produce sentimientos encontrados porque también contiene castaño de indias, bisabolol, romero y cafeína en la segunda línea de la fórmula, es un buen producto pero prefiero las de farline. No repetiré, creo, pero me parece una opción de supermercado muy interesante.

3. Agua refrescante de aloe vera: la compré en La bodeguita del aloe, como sustituta del agua thermal no sirve porque tiene perfume y éter etílico, pero me fascina como bruma corporal para después del ejercicio: refresca muchísimo, se nota el aloe sobre la piel y huele como el polo Calippo de lima de mi infancia.

Desayuno pre-deporte

Aunque no aparezca en la imagen, llevo siempre una botella de agua y un sobrecito de azúcar moreno por si me baja la glucosa, aunque nunca lo he necesitado porque antes de dirigirme al gym desayuno como una reina: tres galletas María y un plátano con media cucharadita de miel artesanal. No tomo plátano todos los días pero sí cuando hago deporte por la mañana, porque posee proteínas y potasio. La miel es lo único dulce que tomo en toda mi jornada, a excepción de la fruta, y la disfruto como el verdadero manjar que es.

Os deseo unas vacaciones tan idílicas como las mías, y que tengáis como yo un rincón del planeta al que regresar siempre.

12 de agosto de 2015

El rouge de mi vida: Lady Bug de Mac

Señoras y señores, redoble de tambores... Luces, cámara y acción. Con ustedes, la barra de labios que me compré en Bilbao, que viene a ser lo mismo que decir el rouge de mi vida: Lady Bug de Mac. Un labial rojo, elegante pero ligero, alegre, jugoso, apetecible y muy cómodo, ni muy cálido ni muy frío... ¡Es mi rojo!

Lady Bug de Mac 

Tengo fotos anteriores a las que voy a mostrar, de hecho ya en mi anterior post lo llevo puesto, pues al ser un rojo con un punto cálido, entre tomate y cereza, armoniza bien con párpados marrones y mejillas amelocotonadas (una de sus muchas virtudes), pero esas fotos tenían un no sé qué que no me gustaba, y  ahora me alegro de haber esperado porque puedo presentar este labial en un "marco incomparable": mi día en Pampaluna, con mi amiga Merl, jornada en la que no paré de reír y por eso  se ve todavía más acentuada su maravilla jugosa.

Junto a la catedral de Pampaluna 

Mi mejor amiga vive en Algeciras... y yo en Logroño, y a pesar de la distancia quince años de amistad nos contemplan: somos casi hermanas, nos une una misma forma de vivir la religión, la poesía, la belleza... lo más hondo y verdadero de nuestras vidas, por lo que aprovechamos cualquier excusa para vernos: en mi ciudad, en la suya, en Madrid de fin de semana... o en Pampaluna por vacaciones. Ella no conocía esta fermosa ciudad a la que ha venido a hacer un curso, así que la llevé por el casco antiguo, a ver las murallas y la catedral, la iglesia de San Nicolás... Comimos en el baserri, tomamos café leyéndonos nuestros últimos poemas en el mítico café Iruña y nos quedamos prendidas de esta mágica plazuela:

Sonrisas rojas...

Empezamos a disparar fotos raras, en forma de rombo, tipo fotomatón... sin parar de reír. Ella llevaba un rojo de la colección Kate Moss para Rimmel London (el 31 creo recordar), ya que se le había terminado su favoritísimo, el Dubonnet de mac que yo le regalé... Y yo llevaba el sublime Lady Bug, acompañado tan sólo por el colorete Peach de L´Oreal París, jumbo color petróleo de Mesauda Milano y máscara de pestañas Definitive de Golden Rose.

Lady Bug en todo su esplendor

En esta última imagen podéis ver el brillo del labial, un destello carente en absoluto de purpurina, un resplandor que recrea el acabado de labios húmedos, de frutarecién  m ordida. Este efecto y su facilidad de aplicación se deben a la textura del labial, Lustre, una textura de la que yo siempre he huido por considerarla poco pigmentada y poco duradera. Ahora descubro que deja unos labios mil veces más bonitos que, por ejemplo, la textura Frost de la que tanto abusé al principio, y aún más que las texturas Amplified créme y Cremeshhen que eran mis preferidas hasta hoy.

Esta vez creo que sí: al fin encontré un rojo que favorece y puedo llevar a cualquier hora de cualquier día: mi rojo para celebrar cualquier momento feliz y para iluminar cualquier momento difícil.

10 de agosto de 2015

Cremoso de melocotón con crumble de galleta María... y rubor Peach de L´Oreal París Le blush

El melocotón es la fruta del verano: su color, su olor, su sabor..., todo en él invita a disfrutar, grita vacaciones debajo de un árbol, habla de vida y de joie de vivre. Es una fruta plena, radiante, aromática y llena de luz.

Y, por supuesto, tanto la fruta como el color me apasionan, no es ningún secreto. ¿Que sería de mi tocador sin barras de labios ni coloretes en tono durazno? Una de las cosas que más me enloquecían de las antiguas barras de labios Par la vie de Bourjois es que desprendían un sutil aroma a esta fruta sublime. Hasta es una de mis notas olfativas preferidas en un perfume...

Mi desayuno, ayer

Sigo en la idea de crear desayunos gozosos (o, como dice LTM, de "lightizar" postres), por lo que escalando un peldaño más en la idea del cremoso de frutas he incorporado varios pisos gracias a un crumble light de galletas María.
El vaso contiene:
- 1 yogur de fresa cero por ciento del Día: son mi nueva obsesión sana, tienen solo 39 calorías y están buenísimos.
- 2 galletas María
- 1/2 melocotón
- 1 galleta para decorar, aunque también me la comí ^_^

El crumble se hace con mantequilla y eso no, no, no gusta... así que lo que hice yo fue triturar las galletas sobre el yogur batido, amorosamente se forma una capa galletil sobre la primera capa de yogur y tras repetir un par de veces tan suculenta acción se corona la hazaña con trozos de melocotón... ñam.

Peach de L´Oreal París

Hoy me siento gamberra, supongo que os habéis percatado: son las doce de la noche y estoy sola en la capital riojana mientras toda mi familia danza por playa y campo, pero mañana voy a Pampaluna para ver a mi mejor amiga... y eso bien vale una noche solitaria en la gran ciudad.
Y aprovechando que el Ebro pasa por Logroño..., gracias a estas horas en mi pisito he podido subir a Youtube un vídeo que os tenía preparado sobre Su Majestad el Color Melocotón, con motivo de mi reencuentro con los coloretes de L´Oreal París y mi absoluto flechazo, arrobo, amour fou y proposiciones honestas de matrimonio canónico al sin par rubor de la firma francesa que recrea el perfecto melocotón y que escuetamente han bautizado desde la firma como "Peach". Ni más, ni menos.




(Nota mental: tengo que comprar un trípode porque sino os vais a marear viendo mis vídeos, parezco discípula del grupo Dogma que grababan cámara al hombro..., pues yo grabo móvil en mano y aunque el resultado no se le parece en el sentido de que no es ninguna obra de arte, sí nos une este cierto mareo ocular que despertamos en el sufrido espectador).

Un melocotón puro

En el vídeo cuento lo que me ha emocionado encontrar de nuevo un rubor de L´Oreal París que coloree mis pómulos con tal maestría, un tono piel de melocotón perfecto porque es un melocotón perfecto: ni rosa ni naranja ni bronce, ni mate ni brillante, ni caro ni barato: el justo medio, la ardua mediocritas de la que hablaban nuestros clásicos. Un tono durazno puro y duro..., y preciosísimo.

Así queda en mi piel

¡Mirad cómo hace brotar la luz cálida del centro de mi piel, como encendida por la romántica llama de una vela!

8 de agosto de 2015

Emulsión facial de aloe vera y almendras dulces "By Adaldrida": oasis de vacaciones

Decíamos ayer... que iba a reservar la sección "Los terminados de Adaldrida" para aquellos productos que dieran ganas de repetir nada más rebañada la última gota. Es justamente lo que me acaba de suceder, y además con un producto salido de mis manos.

Emulsión facial "By Adaldrida"

Hace tres semanas decidí aprovechar lo que me quedaba de gel aloe Grisi (ese veinte por ciento difícil de rescatar) añadiéndole un ochenta por ciento de aceite de almendras dulces y dos gotitas de aceite esencial de árbol de té. Lo hice al buen tuntún, por no desperdiciar nada, y me quedé a media botella pensando "vamos a probar"..., porque  nunca nunca nunca creí que me fuera a salir un resultado tan requetebueno.

Tras batir mucho, agitando como si de una coctelera se tratara, aparece una loción ligera que hidrata y calma tanto o más que una (buena) crema de farmacia, y su textura es muy muy fluida y fresca, propia de verano pero ya no es gel sino una emulsión rica y líquida a la vez.
Ha sido magia: he encontrado mi crema de cabecera... y me la he "bebido" hasta la última gota, por lo que he decidido repetir.

Emulsionando...

Y como aquí no se trata de ir a Bodybel, Beautik o la perfumería Muro a por un tarro de La Roche Possay o Nuxe, me he vuelto a manchar las manos con alquimia.
A pesar de lo que amo el gel de Grisi, esta vez quería buscar un aloe vera aún más puro, comprado no en parafarmacia sino en un herbolario o tienda bío, y he tenido la suerte de encontrar una en Haro, especializada precisamente en aloe vera canario. La bodeguita del aloe es una de esas tiendecitas que a mí me gustan, tipo Gea en Sevilla. Está regentada con ilusión por Cristina y hay que jugar al escondite para encontrarla, ya que está en la Plaza del Marqués Francos... detrás de los jardines de La Vega.

Mi nueva Emulsión 

Allí encontré gel de aloe vera puro de Fuerteventura, pero estaba disponible en tubo y para mis mejunjes necesitaba un frasco con dispensador, así que me llevé la versión enriquecida con aceite de argán y camomila. EL INCI es propio de una égologa pastoril y el color es casi transparente como corresponde al auténtico aloe vera.

INCI del gel puro de aloe vera
con aceite de argán Fuerteventura 

Pensé que a lo mejor no tendría que emulsionar nada porque así me valdría, pero mi piel ahora ya no se conforma con texturas gelificadas...
Por eso lo vertí en el vaso de la batidora (son 250 mililitros) y completé con otros 250 de aceite de almendras dulces Marnys. Esta vez la proporción ha sido mitad y mitad, pero aún así me ha quedado un punto muy suelto y ligerito, como de loción blanquecina, tras sólo un par de minutos con la minipimer.

Subo una foto sin maquillaje, nada más que barra de labios, para que podáis ver lo bonita que deja la piel "mi mejunje":

Interior, con flash 

El aloe me costó 13,80 euros, el aceite, 9,90..., y he conseguido un par de botes hermosos. Así que un por menos de veinticinco euros me veo envuelta en este oasis: la crema de mi vida, o al menos, ¡la crema de mis vacaciones!

6 de agosto de 2015

De compras por el gran Bilbao: haul Herbu & perfumería del Corte Inglés

Bilbao es una ciudad que siempre me ha apasionado "de oídas": tengo tan buenos amigos de allí y me gusta tanto su chulería simpática que siempre pienso en ella como un paraguas maravilloso que protege a sus súbditos...
Ayer pude hacer una magnífica excursión a la gran urbe, con mis dos tíos más aventureros.

En San Mamés 

En primer lugar visitamos "la catedral", es decir, el estadio de San Mamés que han revestido y "puesto guapo". Tras trastear por Indautxu comimos en la Plaza Nueva de pintxos saludables (recomiendo el bacalao marinado de Víctor Montes y el taco de bonito de Plaza Unamuno), tomamos café en el mítico Café Iruña y callejeamos por el casco antiguo: en una tienda de souvenirs cerca de la "otra" catedral pude comprar el famoso "mapa de Bilbao", después de rezar un ratito mientras mis tíos tomaban otro café.

Herbu c/ Egaña, 13 

Por la mañana nos habíamos acercado a la antigua alóndiga que hoy es el centro Azkuna y aprovechando la proximidad me alargué a la calle Egaña donde me esperaba el centro comercial Herbu.

Aviso que las compras da ayer fueron "a lo grande", como propias de Bilbao. Afortunadamente tengo el resto del mes para reponerme en Maestu, donde no hay una sola tienda. Pero es que llevaba años queriendo probar la marca de maquillaje profesional Kryolan, concretamente el cake liner y el corrector de ojeras supracolor salmón, y supe que allí los vendían. No tenían la pastilla negra pero la buscaré en Madrid en septiembre. Me dijeron que también hay Herbu en Logroño, pero es más pequeño y no tiene Kryolan.

Haul Herbu 

Así que me hice con el delineador en pastilla marrón y con un pincelito biselado de Martora que parece buenísimo. Según cómo me funcione y cómo evolucione mi propia maña adquiriré el negro.
El supracolor salmón es todo un superventas de la firma, y aunque no suelo tener ojeras me apetecía mucho probarlo para maquillar a los demás y para momentos de clara necesidad que siempre surgen: al menos un tapaojeras hay que poseer.

Y los jumbos de Mesauda Milano son la gran sorpresa del día: no conocía la marca, no son baratos (quince euros por unidad) pero son absolutamente sublimes: se trabajan muy bien y quedan fijos por tiempo inmemorial.

Haul El Corte inglés 

Por la tarde fui al Corte Inglés porque necesitaba una crema de manos y aceite de almendras dulces, conseguí uno de esos frascos azules de Marnys con aspecto tan retro y me animé a probar Esdor... Y me llevé también una barra de labios de Mac cuya identidad revelaré un día de estos: to be continued!

4 de agosto de 2015

Dieta creativa: tosta de cremoso de ciruelas para desayunar

En agosto vuelvo a la vida sana que abandoné en julio por culpa del estrés es cuatro...
Dos feos kilos han venido a engrosar mi vida y me los quiero quitar de encima, junto con otros dos en este mes, con paciencia, elíptica y buen humor. Gracias a Dios no estoy loca del todo y no he cometido tonterías con la bollería industrial ni artesana (dejando aparte el fantástico Sandy que disfruté en The Golden Cupcake en Haro), por lo que me hice la prueba del azúcar y me salió  noventa y uno, un dato ideal...

Cremoso de ciruelas

Aún así he vuelto a mis esencias, y una de las cosas que más me ha motivado durante este año de dieta no dieta es inventar desayunos o meriendas llenas de creatividad, diversión y pocas calorías. Aprovechando la fruta de temporada me estoy haciendo unos postres cremosos de ciruela o melocotón maravillosos con:

1 yogur natural desnatado
1 melocotón o
2 ciruelas (en este caso escogí las deliciosas ciruelas claudias de la Nieves que por cierto, celebra su santo en estos días: felicidades a las Blancas, Nieves o Edurnes.)

Bato el yogur y pongo la mitad en el fondo de un vaso de cristal, lo cubro con trocitos de la fruta elegida, luego otra capa de yogur y lo corono todo con más fruta fresca troceada.

Tosta de cremoso de ciruela 

Mi madrina que es pediatra me dijo que faltaba más hidratos de carbono en ese desayuno y tras un episodio en el que me desmayé tras hacer deporte al sol, (no estoy acostumbrada, lo mio es el gym), decidí untar mi cremoso en un par de tostadas de espelta que compró mi madrina.

Muchas veces no tomo tostadas porque no sé con qué acompañarlas: la mantequilla y la margarina están descartadas, y el aceite de oliva aunque parezca sacrilegio no es de lo que más me guste... ¿por qué no adornar un pan original con una crema también original?

1 de agosto de 2015

Rebajas en... Bodybel: Perfumes de verano, L'eau par Kenzo

Hoy es mi primer día de vacaciones, viajo rumbo a Maestu con la maleta llena de ilusión... y con un perfume nuevo que compré ayer por la mitad de su precio y que se ha convertido en el tercer candidato del año a Perfume de mi vida.

Filtro Vintage de Samsung 

Como no quería llevar en el neceser la botella de Hierbas de Ibiza que para viajar me resulta incomoda (y a  la que también dedicaré post por petición expresa de Mareas y Tita Hellen), entré en Bodybel buscando un perfume de verano que no fuera cítrico y buscando también la última ganga de las rebajas de julio.
Yo iba con la idea de repetir la opción de hace un par de veranos: Halloween Blue drops de Jesús del Pozo que me encanta y sé que la tienen por 34 euros, pero de repente vi el frasco de cincuenta mililitros de este maravillosa fragancia de Kenzo por ¡veinticinco euros! A mitad de precio...

Las notas olfativas declaradas en diversos espacios son: una salida fresca de menta y mandarina, corazón de lirio de agua y durazno, y un fondo de vainilla y cedro... pero a mí me huele a ¡verano! A playa, a mar y a bronceador. La menta le da un toque refrescante que equilibra la mandarina, el melocotón aporta delicadeza y suavidad, y los acordes acuáticos y la madera arropada por vainilla lo convierten en un  olor fresco pero denso y no invasivo. Perfecto para comenzar las mejores vacaciones de mi vida.