31 de marzo de 2016

Reflexiones en la bañera (XXIV: nuevas sales Epson de Treets Traditions)

Ayer mi bañera me lanzó un serio ultimátum.
Llegué a casa dispuesta a tirarme al sofá para ver un par de capítulos de Downtown Abbey o El ala oeste aunque estén más que repetidos, porque andaba muy, muy, muy cansada, y de repente me sorprendió nada más abrir la puerta de mi "toilette"' juro que con el único fin de lavarme las manos, diciendo "¡yuju!, ¡estoy aquííí! Vale que no quieras gastar agua, hija mía, pero llevas dos meses y medio sin hundirte en mi gozosa superficie... ¿Es que ya no te gusto..? ¿Ya no me quieres...?"
Me dijo hazme lo que quieras, hazme enloquecer... Luego yo se lo tuve que hacer.

Sales Epson de Treets Traditions

Setenta y cinco días sin auto regalarme un baño gozoso, Dios mío, ¿qué he estado haciendo yo en estos meses?
El caso es que llené de nuevo la bañera anoche ¿y qué utilicé para aromatizar mi  ratito en el paraíso? ¡Otro producto de Treets traditions comprado en Renascence! Me temo que se han convertido en mi firma y mi tienda favorita cuando de baños gozosos se trata, desbancando a The Body Shop, superando a Rituals y a años luz de Ziaja..., claro que según y cómo, y ésa fue mi primera reflexión en la bañera.

1. Tradicionalmente siempre me han gustado los olores dulces... y ahora empiezan a cansarme, ¿me estaré haciendo mayor? ¿Es un gen que se desarrolla pasados los treinta y cinco?

2. Sin embargo tengo una teoría: una marca barata "patinará" mucho menos ofreciendo uno de esos olores dulces que otro pretendidamente natural. De Ziaja me enamora su gel de arándano rojo, pero si intentara emular la lavanda (algo que hasta ahora no ha hecho, creo), me parecería muy artificial, supongo.


Magia azul

3. Es en esos aromas naturales: lavanda, eucalipto..., donde demuestran todo su poderío las nuevas gamas de Treets Traditions. Sus líneas más afrutadas y tropicales no me atraen en absoluto, de su oferta "dulce" la única que me gusta de verdad es la de rosa empolvada y sólo a ratos (me chifla por ejemplo su manteca corporal, que es hidratación pura...), mientras que podría ducharme literalmente en todos absolutamente todos los productos de la gama de lavanda.

4. Por eso me daba mucha pena que ya no vendieran sales Epson de lavanda, que me hacían sentirme en Maestu recogiendo espliego..., pero entonces Edurne me dijo ¿has probado las de eucalipto? Destapó el tarro y ya no hubo marcha atrás. Amour fou en plena naturaleza.

5. Lo curioso es que en mis anteriores visitas a la tienda los envases de tono azul noche me llamaban a gritos, pero supuse que conformaban la línea masculina... simples prejuicios. La gama azul es la gama de eucalipto, que Edurme asimila al "hamán" y yo identifico con bosques en las serranías sureñas, de Huelva o Cádiz. Frescura mentolada, verde y con un deje dulce como resinoso al fondo.

Detalle de set en Renascence


6. Las nuevas sales Epson relajan igual que las antiguas, y el aroma es aún más envolvente sin saturar, te aísla y te hace sentirte en medio de un balneario, en ese sentido puede que la palabra "hamán" utilizada por Edurne fuese más certera de lo que yo creía...

7. Por supuesto, este producto ha desatado mi pasión y curiosidad por la línea azul. Cuando estuve en la tienda, me encantó ver que Edurne había empezado a elaborar cofres con distintos productos, y haciendo uso de una sana creatividad: por ejemplo, como "base" del set que nos ocupa no hay una cesta más o menos mona, no... ¡hay un molde para bizcocho que puede introducirse en el horno! Ideal para regalar a una amiga o hermana adicta a la repostería que quieres que empiece también a cuidar los detalles del tocador...

Bruma de almohada de lavanda

8. Cuando tengo un minuto libre, pienso en los nuevos rumbos que está tomando YouTube para mí. Me ha dado fuerte por los vlogs: es el contenido que más me gusta ver junto a los unboxings, por lo que he decidido que sea ése mi enfoque, voy encontrando un hueco a mi pequeño canal. Me gusta mostrar pedazos de mi realidad cotidiana, porque para describir un producto ya tengo el blog y prefiero escribir.

9. Y justo cuando más contenta estaba, cuando empezaba a progresar con el programa Movie maker sin depender de mi sufrido primo el del iPhone, como un audaz bebé dando mis primeros pasos... se me estropea el editor. Ya no me carga los vídeos... ¿Qué puedo hacer? ¿Alguna sugerencia?

10. Después de un baño tan relajante, me esperaba la camita. Mi tercer producto favorito de Treets traditions es la bruma de almohada de la línea de lavanda. Mucho más barata que la e L´Occittane e igualmente embriagadora. La compré en Navidades para mi madre, lo compartí con ella durante nuestro fin de semana en Madrid y caí rendida.
Últimamente me cuesta dormir,  y ayer la combinación de estos dos productos me hizo cerrar los ojos como un bebé... ¡y hasta me regaló sueños azules, de esos que te hacen sonreír durante todo el día y que inspiran un buen poema!

14 comentarios:

  1. El tema de la atracción por ciertos aromas, aparte de con fases viatles, también tiene que ver con alimentación, ejercicio, y mil cosas más. No es que te hagas mayor, es que vas cambiando.

    Por mi parte, siempre me he sentido agradada con esos aromas a lavanda y eucalipto. Me revitalizan, me ponen pilas y me relajan a un tiempo, me hacen sentir que odo está bien, y cada cosa donde debe estar.

    Grandes descubrimientos, querida Adaldrida.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Tengo que probar Treets más a fondo, de sus geles en espuma no he salido. Entiendo lo que dices de los aromas dulces y las marcas: creo que son más fáciles de lograr porque en la "vida real" muchos de ellos son ya de por sí artificiales (piruleta, cocacola...). Aromas de frutas y plantas ya es otro cantar.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Bea, no sabes cuánto he pensado en ti haciendo este post:)

    Gadi, qué gran reflexión.,El gel de Cocacola de Ziaja me hace mucha gracia,,aunque prefiero el de arándanos. Detesto los olores a chicle, pero el de piruleta del Mercadona me gusta... a ratos.

    ResponderEliminar
  4. Estoy deseando probar las sales de Epsom. Tengo entendido que mezcladas con el champú tratan los problemas más habituales del cuero cabelludo.
    A mí solo me gustan los olores florales y empolvados muy clásicos en los productos de tocador. Los olores a fruta, caramelos o chocolate me dan muchísimo asco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te gustaría la línea rosa, es floral y empolvada.
      Lo del champú no lo había oído, pero para quien no tenga bañera se pueden mezclar con crema y realizar un masaje exfoliante e hidratante a la vez.

      Eliminar
    2. Pues este consejo me lo aplico yo también, que no tengo bañera. No pican un poquito usadas así? Pues yo debo ser la mar de agradecida con los olores,me gustan dulces,cítricos, amaderados...Pero creo que el chicle y la coca cola no me dan buen punto... un beso!

      Eliminar
  5. Esa bruma de lavanda me vendría muy bien para dormir. Sabes donde puedo comprar esta marca online? Me da que por mi pueblito no la encuentras. Deberías darte más a menudo el capricho de llenar la bañera, al final sales nueva con el calorcito,el vapor y las sales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alba, hay una web que se llama cosméticos online que lo vende...

      Eliminar
    2. Muchas gracias por la respuesta

      Eliminar
  6. Me he quedado enamorada de Treets después de leer tu post y también me ha recordado que ya hace tres meses que no me doy un baño relajante en la bañera. A mí también me gustan más los olores naturales, sobretodo el olor a azahar y el olor a lavanda.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Hombra, rasca mamá, pero como todo exfoliante... Y el relax que aportan es divino.

    Voy a estar desconectada hasta el domingo a mediodía, que ando en un curso de teología retirada del mundanal ruido. ¡Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  8. Me parece a mi que vas a tener que desinstalar el programa y volverlo a instalar ante la duda... (es lo que cualquier informático te diría de buenas a primeras sin tener más información).

    Son unos meses muy atareados para todos, ni yo tengo tiempo para el gimnasio, es una locura.

    Me pasa como a ti, he pasado de olores dulces a maderas y flores. No sé, te van interesando cosas menos "fáciles" igual que las lecturas, buscas cosas menos obvias... digo yo.

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Sufro esa crisis de los olores "treinta y cinco años" chica porque Treets me tiene encandilada la nariz. Uso el exfoliante corporal de lavanda y la bruma de almohada en el pijama, las sábanas y es <3 <3
    Un beso.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...