13 de junio de 2016

¿Cuántos geles tienes en la ducha?

Me gustó mucho este post de Iris, que sólo entendería una potinguera de pro: lo normal es atesorar un  único bote de gel en la repisa de la bañera, que suele pertenecer a la marca Sanex o a alguna opción igual de neutra y eficaz..., pero a algunas mujeres nos pierden los aromas, las texturas distintas y, sobre todo, la posibilidad de jugar con diferentes productos según una infinita y deliciosa variable: el momento del día, si es ducha o baño, si necesitamos vitaminas o calma profunda...

Y yo... ¿cuántos geles tengo ahora mismo en mi bañera?

Moussel de Legrain

1. Moussel de Legrain... ¡para el pelo!

No falta nunca un mítico bote redondo y granate en mi tocador. Se trata de un gel rosa, espumoso e hidratante, rico en aceites esenciales cítricos, que huele a jabón de toda la vida con un fondo chispeante, radiante, por lo que sirve para despertar y relajar al mismo tiempo. Huele a mi infancia, a vacaciones de Navidad y verano, e incluso me inspira textos poéticos como éste.
Pero, por si todo lo anterior fuera un grano de anís, el gel Moussel es uno de los mejores "champús" que he tenido: en la fotografía podéis ver el brillo y cuerpo que aporta al pelo sin necesidad de añadir nada más.

Ziaja

2. Gel Fruity de arándanos y fresas silvestres y gel de Pan de jengibre de Ziaja.

Lo he dicho muchas veces: esta marca polaca no me gusta nada..., salvo en estos dos productos que sencillamente son después de Moussel mis geles de baño preferidos. El de jengibre es más bien crema de ducha y lo reservo para el Adviento y la Navidad, huele a eso, a casa encendida y portal de Belén...
El de arándano lo uso todo el año, relleno el tarro de jabón de manos con él, limpio brochas con él, es una locura de amor olfativo. Huele ácido y dulce y también guarda un rastro de aroma a infancia soñada, porque huele como a repostería de la abuela sin saturar. Y conste que no soporto ni el de chicle ni el de galleta de esta misma firma, y los aromas a comida me disgustan cada vez más..., pero esto está en otro nivel: otra calidad, otra delicadeza.

La Chinata/ Bourjois

3.  El más antiguo..., y el más nuevo en mi baño.

El gel más antiguo que tengo es el Delices de soleil de Bourjois, regalo de una lectora, que reservo para el verano y con cuentagotas porque una vez se termine no habrá más y lo adooooro. Huele a verano pero no a bronceador de zanahoria, un acorde muy aborrecido por mí. Huele a playa paradisíaca, a exotismo: a una salida fresca y bastante natural de coco  le sigue un fondo más que sutil de vainilla, una auténtica delicia cuyo regreso pido desde ya a la marca.

Mi última adquisición ha sido el gel en aceite y el aceite seco de higo de La Chinata, ya que vi una reseña de El mono Gretel y me enamoré. Aún recuerdo con nostalgia la línea de higo de Oleada... Pero no tienen nada que ver. Lloro. Este higo será mucho más natural, no lo dudo, pero es verde y como rasposo. Aún así les dedicaré mis próximas reflexiones en la bañera... de agua fría, por supuesto.

21 comentarios:

  1. Ay madre que me has dado cargo de conciencia! Pero es que a mí ese gel en aceite me huele a hoja de higuera, a tarde de agosto mediterránea y semi desértica, con su puntito a romero... y sin artificios. Y la piel me la deja de seda. Fue Miss Potingues la que me puso el diente largo con esos productos y ya no me pude resistir.Te iba a recomendar una colonia de Aqua di Parma con el mismico olor, pero ya me quedo quieta ajaja. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. El Moussel de champú? Eso tengo que probarlo...

    ResponderEliminar
  3. Has olido la colonia Fleur de Figuier, de Roger & Gallet? Es muy veraniega y original, aunque quizá también un pelín rasposilla al final. Y ahora, lo que verdaderamente me pregunto: TE.BAÑAS.CON.AGUA.FRÍA??? Te admiraba por tu blog, pero ahora ya eres directamente una superwoman para mí... Besos (on the rocks!) Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es que en invierno me baño con agua muy caliente, es un mal hábito pero no puedo evitarlo. Así que llega el calor y no me baño, me ducho..., y claro, eso está muy bien para la ecología porque yo en la ducha tardo un segundo, pero no hago reflexiones en la bañera.
      Pero el verano pasado descubrí que una bañera llena de agua fresquita aliviaba muchísimo el calor...

      Eliminar
  4. El Moussel siempre ha sido mi favorito, aromas de infancia y elegancia garantizados. Miedo me da usarlo como champú, porque últimamente estoy de experimentos con el pelo, con resultados disparejos. También tengo el gel aceite de almendras de L'occitance, lo mejor: también el olor. Mi nostalgia va dirigida a geles como el de lavanda del Mercadona, tengo piel atópica y lo voy a sustituir por uno "natural" de herbolario, a ver si es capaz de transportarme a los campos de la Provenza. Es una pena tener que olvidarse del placer sensorial por culpa de los eczemas.

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo ganas de probar el gel de higo, aunque esperaba que oliese como la Fleur de figuer de R.&G. que ya ha nombrado Carmen y por lo que te leo, me da que no.
    Moussel debo ser de las pocas personas a las que no gusta. A mi hermana y mi madre les encanta.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  6. El tema de los geles es un mundo... Cuántos olores y sensaciones para ese momento mágico de la ducha! Y es que no se empieza igual el día, verdad? Ni se termina.. Ese baño de agua calentita por la noche, cuando ya solo queda ponernos nuestro pijamita y tumbarnos en nuestro sofá. Pero es tan efimero! Cómo me gustaría que existiera el perfume a piel recien salida de la bañera! No se le habrá ocurrido a nadie? Un perfume con olor a gel de baño y piel limpita que dure todo el día. Pero desde luego, soy de la opinión que mejor invertir en una loción corporal que nos hidrate bien la piel y sea respetuosa, porque el tema de los geles, es que da igual cual compres porque tras salir del baño, poco o casi nada queda de él en ti. Es un lujo tan fugaz para una ducha! y en mi caso, sucede que me da cargo de conciencia llenar la bañera siendo el agua un bien tan escaso y preciado. Me apunto lo de el Moussel para el pelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa pero si una persona tiene problemas dermatológicos no tiene más remedio que invertir en geles. Las generalizaciones no son buenas.

      Eliminar
    2. Bueno, aquí estamos hablando de geles, en plan golosina, capricho para los sentidos, todo ligado al "momento placer del baño". Para nada se ha tocado el tema de las personas que tienen problemas serios de salud, tales como pieles reactivas, intolerantes, etc. Por supuesto que los geles de tratamiento son cosa aparte y (yo la primera) merecen una consideración especial, y en ocasiones un desembolso importante. De todos modos, las lociones corporales de tratamiento es lo que realmente actúa a más largo plazo. En los cinco minutos de la ducha, el gel apenas hace efecto. Lamento el mal entendido y que te haya afectado.

      Eliminar
  7. A mi el gel de Moussel es que no me gusta nada y creo que soy algo rarilla porque normalmente a la gente le encanta pero a mi no.
    Yo soy de tener mi l geles también y tengo que controlarme para no comprar más.
    Un beso!
    El Tocador de Mia.

    ResponderEliminar
  8. A mí el aceite de La Chinata me gusta precisamente por ese toque verde, para verano me resulta más apetecible que el higo dulce.
    Yo voy terminando botecitos, peor tengo ahora mismo un desparrame en el baño que no es ni medio normal. No es que tenga 4 o5 en la bañera, es que tengo unos cuantos más en un mueble del baño para mis "antojitos" veraniegos (éste para la noche, éste para después de la playa, éste para cuando se me cargan los pies,...)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que lo nuestro (las potiadictas) no es ni medio normal. Hace meses que estoy intentando terminar todas mis cremas abiertas antes de comprar otra, y no hay manera de acabarlas. Yo creo que lo hacen a propósito para privarme del placer de comprar una nueva. Post potencial: me aburro de mi(s) crema(s), pero ellas no quieren dejarme...

      Eliminar
    2. Soy la estudiante que ha confesado que se "distrae en clase" y a la que has incluido (en el post anterior) en el grupo de ANEE (alumna con necesidades educativas especiales) sin conocerme de nada. Todos los alumnos se pueden distraer en clase si la clase es aburrida y no por ello necesitan adaptación curricular ni ayuda del Departamento de Orientación. Tus palabras me han herido profundamente. No sé si conoces UNIR. En esa universidad, la mayoría de los alumnos ya tenemos una carrera universitaria y estudiamos por placer. Si algo nos caracteriza es la falta de tiempo. Efectivamente, UNIR dispone de un excelente "Departamento de Orientación" que se ocupa de aquellos estudiantes que suspenden, que llevan bastante tiempo sin estudiar o que tienen circunstancias personales muy complicadas para compatibilizarlas con los estudios. Enseñan planificación y cómo hacer esquemas y resúmenes. Yo no tengo dificultades de aprendizaje por distraerme si la clase o los apuntes son aburridos. Mi actitud será moralmente censurable pero no se me puede incluir alegremente en un grupo de personas que verdaderamente necesitan ayuda para estudiar. La conveniencia de pertenencia a este grupo no se debería juzgar tan a la ligera. Yo rozo los cuarenta y me ha dolido el comentario. No me quiero ni imaginar lo que debe sentir un niño de siete años que lo único que necesita es clases más divertidas.

      Saludos

      Eliminar
    3. Yo solo he hecho un comentario, soy libre de hacerlo. Veo tiranteces absurdas. ¡Qué carárter se gastan algunas! Ni he dicho que tú fueras una alumna ANEE, ni he minusvalorado a este alumnado. Incluso pueden realizar estudios superiores. Si tu actitud es moralmente censurable, corresponde a Rocío juzgarlo. Ella sabe de qué trata todo esto, y solo lamento que haya molestado en algo en su blog, que es su casa, y yo una mera invitada, que no debe incomodar.

      Eliminar
    4. Me parece que estás mezclando anónimos y de ahí viene el malentendido

      Eliminar
  9. Coincidimos en moussel y en el de fresas y arándanos de ziaja, ambos me encantan. Eso sí, yo nunca he probado moussel en el pelo, me lo apunto!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. El higo verde y como rasposo es el aroma que me gusta a mí para ese aroma así que espero esas reflexiones en la bañera.
    El pan de jengibre de Ziaja lo adoro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Que largos me estáis poniendo los dientes, ese de higos me esta llamando....
    No me gusta nada de nada los baños, pero el verano pasado yo también le encontré su punto con el agua fresquita y un puñado de sales epson, fantástico.

    ResponderEliminar
  12. Yo geles "sólo" 3 (familiar, niños y uno caprichoso), pero acabo de contar 8 champús abiertos!!!!! Ésto no se justifica ni con mi psoriasis en el cuero cabelludo, me ha hecho reflexionar, y coincidiendo con una mudanza inminente voy a intentar cambiar este hábito,
    Somos un caso!!!!!!
    Olatz.

    ResponderEliminar
  13. Yo suelo usar jabones de pastilla, pero ahora en verano reconozco que los jabones en gel son mucho más refrescantes. Me apunto el de ziaja.

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Jajaja...
    A mi me pasa lo mismo q a ti: nunca tengo bastante con los geles y hay varios en la ducha según la ocasión, el momento y el día.
    ¿Tú tb almacenas en el armario más de los q puedes gastar?
    ;)

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...