3 de agosto de 2016

Mi tocador re-ordenado... y ¡ganadora del Sorteo JCR!

Este post está dedicado a Lola.mine, que me lo inspiró
Lo prometido es duda, porque nunca se sabe si se cumplirá...
Es una frase de mi mejor amiga que me entusiasma, pero en esta ocasión lo prometido sí era deuda, como reza el proverbio original, y vengo a cumplirla. En primer lugar el número premiado en La ONCE del 1 de agosto fue el 3.618, por lo que nuestra flamante ganadora es:

¡¡¡María Rosa Cárcamo!!!

¡Enhorabuena! Tienes una semana para ponerte en contacto conmigo, y de paso leo mi correspondencia del mail de Makimarujeos, que soy un desastre con el correo y quiero pediros disculpas.

El tocador de Adaldrida- Filtro Instant de iPhone

En segundo lugar os muestro cómo ha quedado mi tocador, está casi concluido aunque mi ideal para dejarlo totalmente terminado sería comprar un carrito de madera de pino (o imitación) y colocarlo al lado con las cosas de maquillaje que guardo en el cuarto de baño, pero eso será en el siguiente capítulo que os enseñaré en septiembre.
Sé que ahora se estilan los tocadores blancos: en clave retro, de aire veneciano, pero sobre todo se han impuesto los modernos tocadores que evocan un camerino, con muebles Ikea y en cambio un carísimo espejo de luces empotradas...

Filtro Instant

Pero, como ya os conté, mi tocador es una pieza vintage que perteneció a mi familia, estaba arramblado en uno de los desvanes de la casa familiar en Maestu..., y me gusta así, la madera de pino me fascina y todos los muebles de mi habitación están hechos de ese material noble y plebeyo a la vez.
Junto al tocador, a su izquierda, tengo el maniquí que me regaló mi tía Ana con los collares, y el atril de madera que compré en Pampaluna con las revistas literarias y poemarios más significativos para mí. A la derecha colocaría el carrito.
Posee una diminuta balda debajo, en forma circular en donde se colocaba antaño la jofaina con agua para la "toilette", y allí he colocado yo el cesto de mimbre dorado de Primark que ahora mismo es un vacía todo o cajón de sastre.

Arriba, centro

En su superficie, en el centro, están mis perfumes y colonias, mi bruma de almohada de lavanda de Treets Traditions y delante una cestita de mimbre con el maquillaje que más suelo utilizar: un par de paletas de sombras de ojos, una polvera de polvos libres de Bourjois por si quiero sellar la base, un par de coloretes de L´Oreal parís y de Milani..., y el espejo de Super británico que me regalaron mis amigos Joaquín y Allende en su boda.

A la izquirda...

A la izquierda están las brochas y lápices, en el original guardabrochas que me regaló mi tía Conchita: en realidad es un guarda mandos de la tele y fue un regalo por equivocación, ya que iba destinado a otra de mis tías que sí tiene una hermosa tele, lo mío era un joyero... Pero cuando al abrirlo me vio tan emocionada exclamar "¡oooh, para guardar mis pinceles!", no quiso deshacer el equívoco, mi otra tía se quedó con el joyero y yo me llevé mi "guardabrochas" a casa. Me gusta mucho también que es de la tristemente desaparecida marca Musgo.

Delante de los pinceles se encuentra la "Zona Nars": un par de coloretes al descubierto y todo lo demás salvaguardado dentro de esta preciosa caja de Zakka (Madrid) que compré comn las blogueras Subflava, la tía Maruja y Tita Hellen en nuestra primera quedada de Blogueras por el mundo.

A la derecha...

A la derecha, mi platito de cerámica con el tarro de crema en forma de cupcake de Verde Doncella (Logroño), y dos de mis objetos de tocador más queridos: un convertible color de Stila y la sombra de ojos Marrón Glacé de Bourjois que fue la primera que usé en mi vida, en una edición especial que me regaló Lord Scutum, uno de mis mejores amigos.
Y, tras él, el tarro de Primark llenito hasta los topes de barras de labios:

El tarro de las esencias... digo, de los pintalabios :)

Mac, Lime Crime, Stila (otra joya del tocador, regalo de mi padre)..., pero también H&M y Flormar. Y un bálsamo de Crazy Rumors por si me estoy pintando los labios frente al tocador y veo que necesito "una ayudita".

Y esto es todo, amigas. Tengo un par de vídeos de YouTube y varios posts en mente, pues el comienzo de vacaciones ha sido muy rico: festival poético en Logroño, nueva presentación de mi último libro (con su correspondiente look y outfit, por supuesto), descubrimiento de la adorable firma Super británico en una conocida librería riojana, y compra de mi primer labial Dolce & Gabbana en Bilbao: ¿por dónde queréis que empiece? Sea como sea, elijáis lo que elijáis, to be continued, siempre to be continued...

13 comentarios:

  1. Empieces por donde empieces, estaremos deseando leerte.También esperamos ansiosas tus post de queja de mac, aunque entiendo que el verano es feliz y es mejor posts como éstos, de alabanza. Tu tocador ha quedado preciosisimo. Ojalá fuera yo tan apañada. Tengo una carita como de galletas vintage con todas las barras de labios y poco más. Eso si, cuando me puse a ordenarlas me asuste de ver todas las que tenía. Tengo como para tres vidas.
    Un beso fuerte, Rocío.
    B.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el post y me ha hecho mucha ilusión leerte y saber que de alguna manera lo inspiré...
    Nada tiene que hacer un mueble de Ikea al lado de un tocador con historia como el tuyo, tan femenino y tan lleno de cosas bonitas. ¿Será que el tocador refleja la personalidad de cada una?... ¡estoy por creer que sí!.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. B., dentro de poco haré post sobre mi Zpalette ya completa porque he comprado algunas cosas de Mac..., y justo después haré el post de decepciones de Mac.
    Lola millones de gracias.

    ResponderEliminar
  4. Envidia me da tu colorete de Stila, creo que haría buenas migas con la marca. Pero, no me atrevo a pedir on line internacional. Otra cosa, creo haberte leído tu decepción con los Coco Rouge de Chanel, pero no sé por qué. Hace un año compré uno y al cabo del año ha cambiado de color! Era rojo con un brillo anaranjado precioso, y ahora es color teja, sin ese brillo tan especial que tenía. Hacía unos meses que no lo usaba. ¿tú crees que es normal? Aunque no tiene mucha permanencia, me encantaba el color. Bss.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Que precioso tocador!!.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. A mí me apetece ver el look de la presentación, y el labial de D&G.
    M.

    ResponderEliminar
  7. Cómo me gusta la palabra "arramblado". Me interesa lo del pintalabios de D&G, estoy barajando comprarme el que dedicaron a Sofia Loren.

    ResponderEliminar
  8. Es un tocador maravilloso, realmente bonito! Me gusta de él, además del diseño, otra cosa, y es que no peca de excesivo espacio para almacenar cosas. Así se tiene realmente lo que se utiliza :D
    Ten buen día!

    ResponderEliminar
  9. Me gusta tu tocador. Los blancos de ikea son muy monos, pero parece que todas vivamos en la misma casa, la diferencia es revitalizante.
    Por mí, arranca por donde quieras.
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Es un tocador precioso, rezuma encanto y gusto por los detalles.
    Un besazo y mi enhorabuena a María Rosa .

    ResponderEliminar
  11. Cuánto "orden y concierto"!! Me gusta cada detalle, refleja coquetería. La verdad es que un espacio especializado es la mar de práctico... Besos!

    ResponderEliminar
  12. Pues está muy bonito, por cierto, en el Primor de Príncipe Pollo tienen crazy rumors de varios sabores-olores.

    Veo varias compras de potiquedadas, me gusta.

    Besotes

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...