13 de septiembre de 2016

Agua de colonia fresca de Hierbas de Ibiza: una historia de amor imprevisible

En numerosas ocasiones los grandes romances comienzan en amistad..., o en enemistad: esos odios profundos y momentáneos que al calor de una simple llamita se convierten en amor intenso. Es lo que me ha sucedido a mí con el agua de colonia fresca de la casa Hierbas de Ibiza.

Hierbas de Ibiza

Se trata de uno de mis dos hallazgos olfativos del ya casi extinguido verano 2016, pero a mis lectores más antiguos les sonará haberme oído hablar de este perfume en no muy buenos términos, y los más observadores recordarán que una inmensa botella de este licor cítrico corona mi tocador desde el año 2014.

Lo cierto es que su utilidad hasta el pasado mes de julio era meramente estética, porque resaltaba muy bien entre el resto de los frascos, pero uso, lo que se dice uso real no le daba ninguno. Lo que me disuadía era su ausencia de dispensador, que me la hacía semejante a cualquier colonia de litro: o me duchaba en ella o me quedaba corta, y de ambas formas me parecía un aroma altamente suspiroso en mi piel (de los que duran un suspiro), y demasiado cítrico para mí.

Pero en las sofocantes noches de julio se me ocurrió finiquitarla como "bruma de almohada", y lo que en principio fue un medio para terminar con una fragancia que no me acababa de convencer..., acabó siendo el trampolín hacia una verdadera historia de amor.

Agua de colonia fresca: 35€/ 100 ml

En medio de las noches estrelladas de verano, arropada por un aroma mucho más rico en matices de lo que recordaba, mucho más delicioso de lo que imaginaba sin dejar de ser fresco, concebí la idea de repetir con este perfume, pero eligiendo el formato de cien mililitros con el que resulta más fácil viajar, y que sobre todo trae el ansiado dispensador de spray.

Lo conseguí en el Corte Inglés de Bilbao, el uno de agosto, junto al labial Delicate de D&G y mi paletita de diario de Mac, y junto a ellos ha sido uno de mis imprescindibles veraniegos: no es la colonia más duradera del mundo pero tiene una fijación razonable y resulta facilísimo reapllicarla, huele cítrico pero también agreste, a espliego y flores silvestres a pie de playa, a pinos a la orilla del mar.

Nunca estuve en Ibiza, pero esta fragancia me transporta a un verano que disfruté en Mazagón, la playa más bucólica del Sur, y se ha convertido en Mi Perfume de Verano.

12 comentarios:

  1. Pues que buena pinta tiene ^_^ no sabía que estaba en el Corte inglés, al menos en el mío no me suena haberla visto pero prometo buscar y olerla en cuánto tenga ocasión.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Has logrado transportarme con tu descripción olfativa a un estado mental de relajación pura. Pues no me vendría nada mal como bruma de almohada para ayudarme a conciliar el sueño. Anoche mismo, estaba intentado dormirme (había visto un episodio de una serie y me había quedado intranquila viva) y no había manera. Mm...Lo bien que me habría venido!!

    ResponderEliminar
  3. A veces somos nosotras las que vamos madurando y eso nos permite apreciar o acudir a detalles que antes no habíamos contemplado...lo tengo clarísimo!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. No me gustan nada este tipo de aguas de colonia pero están bien para personas a las que les resultan pesados los olores fuertes o persistentes. Incluso en climas húmedos y calurosos necesito usar algo con más personalidad que una simple agua de colonia. Mis elecciones este verano han sido Jardins de Bagatelle, de Guerlain (como todos los años) y el Agua de la Reina de Egipto, de Alquimia. Una auténtica delicia.

    ResponderEliminar
  5. Curioso ese cambio. También nosotras vamos apreciando cosas diferentes con el pasod el tiempo. Era cuestión de sincronía.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Me encantaría probarla
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Qué buena descripción. Me dan ganas de probar.
    M.

    ResponderEliminar
  8. Huy a mí tan fresquitas no me gusta, las prefiero con olor a Coco :)

    ResponderEliminar
  9. Yo si que la conozco y me gusta mucho al igual que me gusta mucho Ibiza!!! es más, no deberías perderte una visita a la isla, yo la visité por primera vez en elv erano de 1989 y repeti initerrumpidamente hasta el 2000, es diferente y única!!! para mí forma parte de mi vida y de muchos, agradables e inolvidables recuerdos!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Se parece al agua de Álvarez Gómez?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, gracias a Dios no tiene nada que ver, es más femenina y aromática y no huele tanto a "limoncito "...

      Eliminar
  11. Pues me has tentado, nunca la he olido, no sé si me gustaría, pero tiene buena pinta, de momento yo estoy con el agua de neroli de herbissimo.

    Besotes

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...